EL TERROR OTOMANO Y SU VIAJE INTERMINABLE


El imperio de horror

N. Lygeros

Traducción al español de Olga Raptopoulou

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Ese fue el año de 1529.
Entonces el imperio de horror decidió
sitiar la ciudad de Viena
porque la caída de Constantinopla no era suficiente.
El horror había pasado por Belgrado en 1521,
Rodas en 1522, Buda en 1526
y en 1527 capturó Bosnia, Croacia, Eslovaquia y Dalmacia.
La nueva se difundió por todo el mundo.
Y los pueblos estaban gimiendo.
Veinte mil delis devoraban a todos.
Hurgaban en todo.
El horror aterrorizaba a los pueblos por dondequiera que pasase.
El imperio mostró a todos lo que significaba la civilización en su vocabulario.
El mero asesinato de los civiles no era suficiente.
Los otomanos masacraban a inocentes, decapitaban a los hombres,
violaban a niñas, destripaban a mujeres embarazadas,
empalaban embriones para exhibir el terror
y detrás dejaban la compasión desgarrada.
Esas escenas habían sido transcritas en las crónicas turcas
para que no estuviesen olvidadas tras la muerte
de los testigos;
tan orgullosos estaban por sus actos.
Después de dichos actos, mandaron mensaje a convertir su fe,
pero los sitiados respondieron que preferían morir.

12341600_1190880664273822_9113483695663167416_n

http://www.lygeros.org/articles?n=22537&l=es

 

Anuncios

2 comentarios el “EL TERROR OTOMANO Y SU VIAJE INTERMINABLE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s