EMBESTIDAS TRAS EMBESTIDAS DE UNA TURQUÍA SIN SALIDA.


“Ponto es un territorio ocupado, como Armenia y Kurdistán, que sepan que no necesitan a los griegos para estar convencidos; la actitud del régimen turco que va contra todo el mundo para salvar su cuello, basta”.

El Helenismo del Ponto como pueblo indígena

N. Lygeros

Traducción al español de Olga Raptopoulou

Resultado de imagen para Ponto ocupado

Un elemento, que no hemos aprovechado en toda su magnitud que deberíamos, es el hecho que el Helenismo del Ponto es un pueblo indígena. Dicho elemento no sólo es indiscutible, sino existía antes del genocidio. Muchos en el campo de la lucha póntica simplemente no conocen lo provisto en los 46 artículos de los derechos de los pueblos indígenas, que han sido declarados por las Naciones Unidas en 2007, gracias al trabajo espectacular hecho por los indígenas australianos. Bajo este concepto, promovemos, a nivel práctico, los derechos de los griegos del Ponto. El Helenismo del Ponto no ha sido genocidiado. Ha sufrido el genocidio, pero al final sobrevivió. Y si ha sobrevivido, es porque vivía incluso antes del genocidio. Así que el punto de referencia de los griegos del Ponto es la civilización de un pueblo indígena. En consecuencia, esto tiene que ser entendido por todos los luchadores del Ponto, para que no se vean encerrados en la cuestión de reconocimiento, ya que hemos superado incluso el tema de la penalización. Dicho de otro modo, Ponto no sólo es una víctima, sino un pueblo indígena y por lo tanto cuenta con derechos que debemos reivindicar, si queremos, francamente, luchar contra la barbarie del genocidio. El objetivo no sólo es coser la herida, que otros preferirían olvidar, como si no hubiera existido jamás. Y todos aquellos que todavía no han entendido que Ponto es un territorio ocupado, como Armenia y Kurdistán, que sepan que no necesitan a los griegos para estar convencidos; la actitud del régimen turco que va contra todo el mundo para salvar su cuello, basta.

http://www.lygeros.org/articles.php?n=25981&l=es

 

Anuncios

Armenia Occidental firma el Derecho del Mar


 

N. Lygeros

Traducción al español de Olga Raptopoulou

A través del tiempo, Armenia Occidental avanza de manera muy dinámica, porque ha fundado sus posiciones en un estatus jurídico serio y, además, aprovecha efectivamente el Derecho de los Pueblos Indígenas. Por lo tanto, ha decidido el 9 de agosto de 2016 firmar el Derecho del Mar, de modo que active sus derechos de soberanía. Armenia Occidental pone en marcha, poco a poco, todos los medios del Derecho Internacional, porque las víctimas del genocidio no se han olvidado de nada, incluso si eso fuera el objetivo de la barbarie. Siguiendo las provisiones del Tratado de Sévres que la incumben, dado que jamás firmó el Tratado de Lausana, muestra a todos que no intenta abandonar el Mar Negro, por mucho que los serviles se consternen. De hecho, mientras que Kurdistán sigue luchando por su liberalización, Armenia Occidental se esfuerza no sólo a través del procedimiento, sino también a través del propio mar. La firma de la Convención de Montego Bay es un paso más hacia el objetivo, la resistencia al olvido. Armenia Occidental continúa su trabajo legalmente e institucionalmente. De tal manera, demuestra en concreto que no es una entidad utópica. En este contexto, se está preparando, después de este acto histórico, para establecer su Zona Exclusiva Económica. En consecuencia, demuestra delante de todos de que no ha olvidado su territorio y que su acceso al mar no sólo es una visión, sino una realidad en proceso.

Ahora que la Armenidad ha sobrevivido esta más fuerte y señala el camino.


La civilización de los Armenios

N. Lygeros

Traducción al español de Olga Raptopoulou

La civilización de los Armenios
tiene raíces muy profundas
y si cortas el árbol
se fortalecen
por lo tanto la Armenidad
ha resistido el genocidio
porque las raíces
ya eran grandes
y los genocidas
no pudieron
eliminarlas;
recuerda entonces
que cada Armenio
es resistencia,
cada recuerdo suyo
es un comienzo,
cada acto
una liberación
del yugo
de la barbarie
y ahora que
la Armenidad
ha sobrevivido
esta más fuerte
y señala el camino.

http://lygeros.org/articles.php?n=19346&l=es

EL TERROR OTOMANO Y SU VIAJE INTERMINABLE


El imperio de horror

N. Lygeros

Traducción al español de Olga Raptopoulou

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Ese fue el año de 1529.
Entonces el imperio de horror decidió
sitiar la ciudad de Viena
porque la caída de Constantinopla no era suficiente.
El horror había pasado por Belgrado en 1521,
Rodas en 1522, Buda en 1526
y en 1527 capturó Bosnia, Croacia, Eslovaquia y Dalmacia.
La nueva se difundió por todo el mundo.
Y los pueblos estaban gimiendo.
Veinte mil delis devoraban a todos.
Hurgaban en todo.
El horror aterrorizaba a los pueblos por dondequiera que pasase.
El imperio mostró a todos lo que significaba la civilización en su vocabulario.
El mero asesinato de los civiles no era suficiente.
Los otomanos masacraban a inocentes, decapitaban a los hombres,
violaban a niñas, destripaban a mujeres embarazadas,
empalaban embriones para exhibir el terror
y detrás dejaban la compasión desgarrada.
Esas escenas habían sido transcritas en las crónicas turcas
para que no estuviesen olvidadas tras la muerte
de los testigos;
tan orgullosos estaban por sus actos.
Después de dichos actos, mandaron mensaje a convertir su fe,
pero los sitiados respondieron que preferían morir.

12341600_1190880664273822_9113483695663167416_n

http://www.lygeros.org/articles?n=22537&l=es

 

La resistencia de Palmira/Nuestras hazañas


N. Lygeros

Traducción al español de Olga Raptopoulou

La resistencia de Palmira

La resistencia de Palmira
ya no es teórica
porque ahora
la civilización sufre
el ataque de la barbarie
mientras pertenece
al patrimonio de la Humanidad;
por lo tanto
no te quedes
inmóvil ante nosotros
y di tú también
que cualquier pensamiento
en destruir monumentos
es inaceptable
porque se trata de
nuestra memoria
es decir, la obra
de los seres humanos
que dejaron una huella
para la historia
del futuro
si no vas a hacer
nada.

http://www.lygeros.org/articles?n=19756&l=es

N. Lygeros

Traducción al español de Olga Raptopoulou

Nuestras hazañas

Nuestras hazañas
en la época bizantina
contra los árabes
y sus invasiones
durante el siglo séptimo
parecen como las gestas
de Europa
y es absolutamente lógico
ya que se ocurren
por la misma razón,
ya que el concepto
de la Reconquista
desempeña un papel dominante
y constituye
doctrina entera
para España
porque todos los cristianos
ya no podían
soportar
el secuestro de las mujeres,
los cautivos,
las condenas
provocadas
por los escudos verdes.

http://www.lygeros.org/articles?n=19637&l=es

Es la misma


N. Lygeros

Traducción al español de Olga Raptopoulou

Es la misma
Humanidad
que permite
el regreso
a los pueblos
indígenas
porque vivían
milenios
en su patria
y un genocida solo
no puede excluirlos
de este derecho
porque es lo justo;
por esta razón
nos organizamos
y preparamos
a nuestra gente
cuando quieren
realmente
volver
a nuestros lugares.

http://www.lygeros.org/articles?n=19351&l=es

“Y ahora que la Armenidad ha sobrevivido esta más fuerte y señala el camino”


La civilización de los Armenios

1526479_10153177538080941_3721030499957714766_n

ed198-language_tree

N. Lygeros

Traducción al español de Olga Raptopoulou

La civilización de los Armenios

tiene raíces muy profundas
y si cortas el árbol
se fortalecen
por lo tanto la Armenidad
ha resistido el genocidio
porque las raíces
ya eran grandes
y los genocidas
no pudieron
eliminarlas;
recuerda entonces
que cada Armenio
es resistencia,
cada recuerdo suyo
es un comienzo,
cada acto
una liberación
del yugo
de la barbarie
y ahora que
la Armenidad
ha sobrevivido
esta más fuerte
y señala el camino.

descarga (19)

http://www.lygeros.org/articles.php?n=19346&l=es

Cruzada contra el Genocidio/Sólo la palabra genocidio


N. Lygeros

Traducción al español de Olga Raptopoulou

Cruzada contra el Genocidio

Cruzada contra el Genocidio
por parte de todos los países libres
se necesita para la lucha
dado que la propaganda
de los sistemas
de la indiferencia
y el olvido
nunca se detiene
entonces piensa desde ahora
que vas a hacer
para prepararte después
ya que nadie te va a querer
mientras estas vivo
y no has muerto
porque solamente tu obra
te honrará
por lo tanto
comienza desde ahora
tus actos
porque tus movimientos
no son suficientes
y tendrás que prepararte
para la resistencia
y el sacrificio
debido a la compasión.

http://www.lygeros.org/articles?n=19428&l=es

                                                     Sólo la palabra genocidio

N. Lygeros

Traducción al español de Olga Raptopoulou

Sólo la palabra genocidio
cobra sentido para nosotros
porque es solamente
la invención de Lemkin
que condena al verdugo
a nivel internacional;
las otras palabras
tienen sentido
sólo para las emociones
y no para el Derecho
que está basado
en una terminología
muy concreta
para evitar
los trucos
de un sistema
de propaganda
que quiere
escapar
el reproche
degenerando
el significado del crimen
contra la Humanidad
a través de una
retórica legalista.

http://www.lygeros.org/articles?n=19427&l=es

El golpe del Papa


N. Lygeros

Traducción al español de Olga Raptopoulou

El golpe del Papa
sorprendió a los genocidas
porque creían simplemente
que a través del protocolo
le habrían desarmado
y ahora vuelve
para recordarles
otro cristiano más
que no les tiene miedo
y no se ha olvidado de nada
sobre el crimen
contra la Humanidad
que cometieron
incluso si pasaron
cien años
porque los Justos
continúan la obra
que protege
a los inocentes
por la barbarie
y los golpes
son movimientos
en el tablero de ajedrez
que constituyen
actos.

images (7) images (6)

http://www.lygeros.org/articles.php?n=19215&l=es

Pensamientos transcendentales


N. Lygeros

Traducción al español de Olga Raptopoulou

1) Piensa que eres el otro.

2) Piensa que eres el otro otro.

3) Piensa que eres el complementario del otro.

4) Piensa que no existes sin el otro.

5) Piensa que se necesita obra para la Humanidad.

6) Piensa que sólo a través de la obra ayudas la evolución.

7) Piensa que perteneces a la Humanidad que no pertenece a tí.

8) Piensa que eres el regalo del Tiempo a la Humanidad.

9) Piensa que serás necesitado después.

10) Piensa que vives el después y que la continuidad es el principio.

Sólo entonces serás policíclico.

http://www.lygeros.org/articles?n=19206&l=es

El cambio de la fase hebreo-armenia


Asociación de Amistad Ellinoarmenikis

N. Lygeros

Traducción al español de Traducción al español de Eduardo Lucena González y Olga Raptopoulou

El cambio de postura de la diáspora judía en las Naciones Unidas no ha dejado de provocar repercusiones en el plano histórico. De hecho, como continuación de esta declaración positiva sobre la cuestión del reconocimiento del genocidio de los armenios, algunos expertos han empezado a revelar fuentes que hasta ahora no habían sido explotadas, como testimonio de las atrocidades cometidas contra la población judía en el Imperio Otomano. Esta población, que era una de las más pobres de entre las no musulmanas, en realidad no pretendía reivindicaren lo que atañe al no disfrute de la propiedad. Este hecho fue utilizado por Turquía con el fin de desarrollar su propaganda sobre la naturaleza liberal del Imperio Otomano. A medida que el estado de Israel cuidadosamente evitaba tener otro enemigo en la región, la combinación táctica de estos puntos de vista ha llevado a los investigadores a una forma de neutralidad hacia Turquía. El problema, como tan acertadamente ha dicho Elie Wiesel, es que la neutralidad nunca está del lado de la víctima; y Turquía se aprovechó de este campo libre no sólo para el establecimiento de su propaganda, sino también para criticar los casos armenios y griegos, proyectando el contra-ejemplo judío en apoyo de su intolerancia. Sin embargo, el examen histórico de sus afirmaciones demuestra claramente la falta de sustrato objetivo. Esto es exactamente lo que confirma la existencia de las nuevas fuentes antiguas que no habían sido explotadas por los centros de investigación histórica o, para ser más precisos, que no habían circulado entre el público. Este nuevo acceso directo a fuentes que describen con precisión los hechos y las acciones del Imperio Otomano contra los judíos valida finalmente la historia de estas olvidadas (en los archivos) víctimas. Este nuevo enfoque permite asimismo afrontar de una manera más estratégica el problema del reconocimiento del genocidio. Incluso los más reticentes entre los armenios para reclamar el genocidio y su reconocimiento no podrán ya utilizar ese pretexto de los judíos, dado que, en realidad, no existe ya. Además, de ahora en adelante es posible establecer una verdadera mezcla estratégica que justifique los esfuerzos de los armenios, los griegos y los judíos contra la barbarie turca y su intento de completar sus genocidios a través de un genocidio de la memoria. Tenemos, pues, que cotejar toda nuestra información con la de los archivos judíos para resaltar el carácter sistemático de la barbarie turca. En el marco del genocidio de los armenios también hubo víctimas griegas y judías que deberían ser utilizadas en la acusación contra Turquía. Esta vez podemos demostrar mediante pruebas que el genocidio de los armenios pertenece a un extermino aún más mayor que afecta a todas las poblaciones no musulmanas. Nuestros análisis de la obra de Alejandro Caratheodori acerca de la ley islámica adquieren a partir de ahora otro valor. De hecho, la integración de las atrocidades cometidas contra los judíos corresponde a la aplicación de los fundamentos mismos del derecho islámico, que es muy permisivo en cuanto a cualquier acción en contra de un no musulmán. Ya no contamos sencillamente con una confrontación entre cristianos y musulmanes que corresponde a una guerra de religiones. La oposición se lleva a cabo en la “musulmanidad” a través de su negación. Y también nos hallamos frente a una forma de absolutismo religioso. Lo que significa qué paradójico es nuestro enfoque del kemalismo, ya que este último, bajo el pretexto de restaurar el orden en el Imperio Otomano tras la intervención de los Neoturcos, fue más allá de todos los esfuerzos llevados a cabo hasta entonces para dar coherencia al estado turco. Lo cual viene a significar que toda la estructura turca fue construida sobre cimientos de genocidio. Y la actual Turquía no es sino el hijo de este genocidio. Ello explica las dificultades del reconocimiento del genocidio, así como el impacto a que Turquía se va a someter tras el cambio de la fase hebreo-armenia.

http://www.lygeros.org/articles?n=3278&l=es

Día de conmemoración del Genocidio del Helenismo del Ponto


N. Lygeros

Traducción al español de Eduardo Lucena González y Olga Raptopoulou

Quisiera en primer lugar deciros que es un honor que estemos aquí. Pero no quiero daros las gracias por ello, puesto que se trata de un deber. Es lógico estar aquí. Es de esperar. Simplemente muchos no lo creen y están aquí por otros motivos. No nos importa. Nunca antes nos ha importado. Por una razón muy simple: los muertos no votan. Ocupémonos, pues, de ellos ya que vamos al grano. Estoy muy contento con lo que he visto hoy, con lo que está detrás de mí, porque está también sin duda por delante. Ya sabéis que con los griegos del Ponto todo se vuelve extraño. Frente al monumento me pusieron detrás del sacerdote y ahora en este acto me han puesto delante de los jóvenes. Supongo que habrá un término medio. Vais a entenderlo también. La idea es simple. No venimos aquí sólo para decir que hemos venido y que volveremos de nuevo el año que viene. Venimos aquí porque hay una necesidad. Oímos tanto, pero vemos tan poco… Muchos movimientos pero pocos actos. Los griegos están por los valores, no por las autoridades. Nadie en Grecia cree en ellas. Ni antes, ni ahora, ni en el futuro. Por eso somos diacrónicos. Las autoridades cambian. A veces colaboran. A veces nos torturan. A veces nos reprimen. Para nosotros la ley se convierte en ley sólo cuando es humana. No aceptamos el Derecho Romano. La ley, cuando es dura, no la aceptamos. Tenemos que entender por fin que la cuestión del genocidio no es una cuestión histórica. La historia lo registró. El problema es que ahora es humano. Si lo olvidamos, si no afirmamos su existencia, desaparece. No hay que esperar nada, pero nada, de los académicos. ¡Jamás! Ellos vienen siempre después. Cuando estudian el problema. No esperéis nada de los historiadores. Ellos también vienen después para explicarnos lo que nos sucedió. La historia está escrita por hombres, no por especialistas. Lo que ha sido escrito por los griegos del Ponto inspiró a Lemkin a inventar la palabra genocidio, combinando una palabra griega y una palabra latina con el fin de mostrarnos a todos que no es una cosa local. Tampoco nacionalista. Es algo universalmente humano. Carecemos tanto de inteligencia que no entendemos que cada vez que alguien usa la palabra genocidio reconoce automáticamente el de los griegos pónticos, armenios y asirios. Porque estos fueron los genocidios que constituyeron el ejemplo para que Lemkin inventara esta palabra. Porque no había palabras. Falta tanto entendimiento que durante el día de conmemoración del genocidio continuamos pidiendo un minuto de silencio. No hemos entendido nada. Eso fue lo que querían los genocidas. Callarnos. Lo mismo se anota en la Biblia, donde se dice: incluso si se callan los hombres gritarán las piedras. Nadie nos puede obligar a guardar silencio. Guardamos silencio por uno, no por un genocidio. El objetivo del genocidio es no hablar. Normalmente deberíamos gritar para demostrar a los genocidas que no han sido capaces de hacer bien su trabajo, que estamos todavía aquí después de tantos años y no pensamos irnos. No trataremos de mirar el Ponto desde lejos. ¡El Ponto está ocupado! Debemos, por tanto, seguir esta lucha para prepararnos. La cuestión no es sólo la disculpa. Son muchos los que piden perdón. No hacen nada más que eso. Incluso si se disculpan, ¿qué puede cambiar? Que sepáis (los que no saben de estrategia) que en algún momento ellos pedirán perdón y algunos de nosotros nos detendremos. Y no han entendido que esto es sólo el principio. El procedimiento de la rectificación presenta muchos estadios. El reconocimiento es el primero de ellos. Nada más. En la fase de rectificación las disculpas no bastan. ¿Por qué? Porque no puedes matar a tantas personas y luego pedir perdón. No os quedéis solamente en esta palabra. Esta palabra es solamente la primera, no la última. Debemos entender que también nosotros, si queremos el reconocimiento internacional, debemos reconocer otros genocidios. Me alegro porque este año la asociación Panpontia ha reconocido el genocidio de los asirios. Es también una carencia para Grecia, ya que somos tres genocidios. Una trinidad de genocidios con el mismo verdugo, con la misma estrategia. Y nosotros hemos reconocido sólo los dos primeros, el de griegos y armenios, y no entendemos que si vamos a los tribunales nos dirán: Pero si ustedes mismos no reconocen lo que dicen. Somos tres. Y no estamos separados. Tres, como dice la religión. Una trinidad. Esta misma trinidad es la que obtuvo los resultados. Hasta en Suecia. Hasta en la Unión Europea y en Australia. Separados no lo logramos. El genocida tiene plan, tiene estrategia, tiene geopolítica. La víctima no entiende hasta dónde son capaces de llegar. E incluso si le avisan, dice: Esto no puede estar sucediendo. Sin embargo, sucede. Tenemos que ser serios. Porque, en efecto, hay algunos aquí que creen que organizando estos eventos es suficiente para evitar un futuro genocidio. Pero incluso ahora tienen lugar genocidios. Y estos eventos se hacen solamente para motivar a los jóvenes. ¿Cuántas veces habéis visto jóvenes vestidos de negro? Pues eso es lo que les espera, porque en un genocidio no hay juventud sino sólo ancianos. Los genocidios funcionan a través de los siglos. Lo habéis dicho muy bien: Hablamos hasta a los que no han nacido. Eso es lo que van a recordar. Lo que hicimos, lo que hacemos, lo que vamos a entregarles. No es suficiente contar que éramos sólo víctimas. Los griegos del Ponto no nacieron víctimas. Poseían ya una cultura y por poseer una cultura se convirtieron en víctimas de la barbarie. Porque se trata de barbarie. Se lo oía muy sencillamente decir a un señor: ¿De qué hablamos cuando escuchamos acerca del proceso de adhesión? Es inaceptable. Es muy simple: el genocidio es criterio; no podemos tener una barbarie incorporada a la civilización. Está muy claro todo el contexto: no hay ninguna diplomacia sobre ello, no podemos discutir si hubo genocidio o no; el genocidio existe. Primero el genocidio y luego hablamos. De otra manera no tiene sentido. Nos rechazamos a nosotros mismos. Seguimos haciendo lo mismo que nuestros antecesores, quienes no hicieron nada. El genocidio de los armenios está prohibido en Turquía. Puedes ser condenado a diez años de prisión sólo por mencionarlo. Lo mismo se aplica para las zonas ocupadas en Chipre. Y sin embargo, nosotros nos preguntamos todavía qué debemos hacer. Es muy simple: tenemos que ser nosotros mismos en este artículo. Es importante que incluso el genocidio de los griegos del Ponto también esté prohibido, porque si no, no hemos molestado a la barbarie. La barbarie es sencilla: cuando le miráis a la cara ya sabéis quiénes sois. No es necesario llorar cada vez. Sin embargo existe la necesidad de luchar, la necesidad de una batalla, y esta batalla debe tener seguidores. No podemos ser sólo nosotros, siempre los ancianos. ¿Y después? Aquí vemos ya ancianas con nosotros. Son jóvenes, pero se han vestido de negro, con la luz del negro, eso que permite a los hombres entender qué es el color. Nos vestimos con los trajes tradicionales y creemos que tienen valor, cuando lo que estamos es en carnaval. Hay que entender que cada detalle tiene sentido, sí, cada detalle. Aquí estamos todos juntos porque no nos hemos olvidado de nuestros muertos. Pero muy a menudo nos olvidamos de los no nacidos. Estamos cansados a veces, pero ¿quién se atreve a decirle a una víctima del genocidio que está cansado por su culpa? Ellos ni siquiera tuvieron el derecho a cansarse, el derecho a llorar. No es suficiente. Estamos aquí por la dignidad humana. Si no hacemos algo nosotros, el resto se va a olvidar de ellos. Somos los que representan a la Humanidad, tal y como ellos la representaron. Son crímenes contra la Humanidad y no tienen nada de local. Por lo tanto, debemos entender que si estamos unidos es entonces cuando surgen las verdaderas dificultades. Al construir este monumento tuvimos problemas. ¡Eso es bueno! Anotamos un punto. Si erigís un monumento y no tenéis problemas, no hay necesidad de erigirlo. (Dirigiéndose a Constantinos Fotiadis) Escribiste libros y tuviste problemas. ¡Eso es bueno! Anotaste un punto. No hay nadie que luche contra la barbarie sin afrontar problemas. Los que no tienen problemas (es muy simple) es porque no hacen nada que moleste. Lasker, campeón del mundo de ajedrez, decía: “No busques la mejor jugada; busca la buena, la que moleste al oponente”. Quería preguntaros cuántas veces habéis molestado a la barbarie, a cuántas listas negras pertenecéis porque consideran inaceptable lo que hacéis, promocionando la cuestión del genocidio. Si lo evaluáis con detenimiento, se entiende por qué nosotros en Grecia al tener a alguien que ha producido una obra decimos simplemente “digno” cuando se muere. Debemos entender, por consiguiente, que si el Ponto se convirtió en una víctima de la barbarie es porque la civilización que había creado era importante. Molestaba y acosaba. En Grecia hemos superado muchos estadios sobre la cuestión del Ponto. Hemos pasado de lo inexistente y gradualmente hemos llegado a hacerlo chiste. Ahora pasamos a la reivindicación. Pero se necesita orgullo, entusiasmo, tenacidad y resistencia. No terminaremos ahora. Cuando escucháis que esta lucha se lleva a cabo para ser reconocida por Turquía, esto no será sino al final. Lo que queremos, el presidente lo ha dicho muy bien, es el reconocimiento internacional. El reconocimiento internacional no va a tener lugar por parte de Turquía. El reconocimiento vendrá de los países que respetan a la civilización, que creen que son inaceptables los que promocionan la barbarie, y por esta razón tenemos ahora por fin que pasar a la siguiente etapa y prohibir esta barbarie. No hay griego que acepte la barbarie, por el simple motivo de que va en contra del Helenismo. No podemos simplemente decir que no nos molesta desde el momento en que creemos que así es. Por el contrario, nos molesta porque cada vez que alguien insulta al genocidio insulta a nuestros antepasados ​​y nosotros no decimos nada. Lo llamamos libertad de expresión o expresión libre, cuando de lo que se trata es de asquerosidad libre. Es una cobardía libre porque no tenemos agallas y no hay tiendas para comprarlas. Pero, por suerte, los que vinieron del Ponto vinieron con agallas. Así que todos debemos entender, incluso si no somos griegos pónticos (no importa, no somos todos perfectos), lo siguiente: la contribución del Ponto al Helenismo es un asunto de gran envergadura, y creemos que se trata simplemente de una cuestión de una parte de la población. Nada más lejos de la verdad. El Ponto es un punto de referencia. Y si no lo fuera, no habría sufrido el genocidio. Yo quiero que veáis también una cosa muy simple: cuando hablamos sobre el genocidio de los griegos pónticos, los pónticos hablan de Imperio bizantino. Los pónticos hablan de Imperio bizantino, porque estaban allí, incluso después de Imperio bizantino. Los pónticos cantaron a Constantinopla porque estaban todavía allí, en el Ponto. En este punto, ¿cuál es el problema? Que después de los pónticos no había nadie. ¿Quién le canta al Ponto? ¿A lo que vivió? He aquí el problema de ser el último. Cuando eres el último, hablas del penúltimo. Pero cuando eres el último, ¿quién habla de ti? Hay que entender muy claramente –es un consejo del propio Cristo– que los últimos serán los primeros. Deben entender los pónticos que ya no son los últimos, sino los primeros que reivindicarán cosas muy concretas para mostrar, como punta de lanza, a los demás que no se arrodillaron, que no se vieron paralizados incluso después de un genocidio, que están todavía aquí y siguen luchando porque sencillamente los genocidas no tuvieron éxito. Los otomanos, los Jóvenes Turcos, Kemal… no fueron suficientes para destruirnos. Me diréis que es lógico que con los griegos el enemigo siempre debe ser más fuerte, porque de lo contrario no jugamos. Así que cada vez que oigo a alguien que me dice: “pero, ¿es posible hacerles resistencia a ellos, que son una potencia, que tienen tanta población, que tienen tal economía?” Por supuesto que es posible, porque nosotros no hacemos nada más que eso desde hace siglos. Siempre éramos débiles, siempre nos quejábamos, pero siempre estamos aquí. Por esta razón hemos elegido como lema de Grecia: “¡Grecia nunca muere!”. Así que los que creen que vamos a morir, los que tienen el síndrome de Estocolmo, los serviles y los traidores no nos molestan. Desde hace siglos vivimos con todos ellos. Nunca nos molestaron en la tarea de continuar siendo un regalo para la Humanidad. El Helenismo es este regalo. El Helenismo del Ponto es parte de dicho regalo. No miréis a los pónticos de manera miserable. Si cometen errores al reivindicar algo, decídselo. Dejadme daros un ejemplo. Como veis en las banderas, algunos han puesto el águila monocefálica al revés. Si creían que no les iba a decir nada, se equivocan. ¡Que cambien las banderas, que las bajen si el águila está al revés, porque ya no constituyen un lema! El Ponto mira hacia Constantinopla. El Ponto mira lo que tenemos que mirar también nosotros. Constantinopla es el centro desde hace siglos. No elegimos cualquier otra ciudad para bautizarla como la Ciudad. Ninguna otra. Una es la Ciudad. Y si ahora está ocupada, no importa, será nuestra otra vez. Muchas gracias.

http://www.lygeros.org/articles.php?n=15324&l=es

Los cimientos del estado kemalista son los huesos de los armenios y con su sangre cuajó el acero turco. En otras palabras, no existe una base turca limpia.


images2b252852529

Asociación de Amistad Ellinoarmenikis 

El genocidio de los armenios no es sólo un día de conmemoración

imagesww2

N. Lygeros

Traducción al español de Eduardo Lucena González y Olga Raptopoulou

El genocidio de los armenios no es sólo un día de conmemoración, sino una realidad también. El genocidio no existe únicamente el 24 de abril y no lo recordamos sólo en esta fecha. Es un crimen contra la Humanidad y, por lo tanto, no se puede borrar de nuestra memoria por mucho que quiera el régimen turco. No se nos olvida, además, porque Turquía no ha reconocido todavía dicho genocidio. No quiere aceptar que Kemal no era sino un Hitler más. Que Kemal es un genocida. Kemal, el genocida.

1175407_10202232957332390_967041903_n

 

Este es su nombre, y no otro, y mientras Turquía no lo acepte participará en el genocidio de la memoria. Los cimientos del estado kemalista son los huesos de los armenios y con su sangre cuajó el acero turco. En otras palabras, no existe una base turca limpia. Y aun reconociendo Turquía el genocidio de los armenios se desprende lo mismo. Por supuesto, esto no quiere decir que no haya una solución, ya que hay un esfuerzo por minimizar el papel de Kemal con los intentos de los neootomanos.

 

       Pero tampoco esto quiere decir que él no sea el continuador de un esfuerzo otomano de extinguir cualquier elemento no musulmán del Imperio Otomano. No olvidemos que los primeros informes oficiales sobre los problemas existentes se dan ya en 1878 en la Conferencia de Berlín por parte de la delegación armenia. Tampoco nos olvidamos, desde luego, de que las primeras matanzas masivas tienen lugar en 1894. Y consideramos que el genocidio armenio se inicia a partir de ese momento y no sólo desde 1915. Nosotros no confundimos los símbolos institucionales con la realidad histórica. Porque no nos lo permitimos. Y no podemos olvidar que el pueblo armenio es un pueblo cristiano, y que esta característica fue una de las justificaciones utilizadas para su genocidio.

Armenios en Hungría contra estatua de Atatürk en Budapest

 

Kemal fue simplemente la culminación del horror y de la barbarie, pero ambos habían existido antes. Esta barbarie, por lo tanto, no es una de las innovaciones de Kemal, sino un precedente.

images (39)

Y no es casual, sino necesario, que la Operación Némesis

 

images (27)

golpeara a animales como Talaat Pasha.

 Y no es casual, sino necesario, que el tribunal de Berlín absolviera a Soghomon Tehlirian.

 

SoghomonTehlirian

 Incluso la justicia institucional aceptó que una víctima puede ser transformada en un Justo por necesidad. Y eso lo hizo mucho antes de que el concepto de genocidio fuera reconocido o más bien inventado por Raphael Lemkin; lo que significa que la justicia institucional ya tenía desde entonces reconocida la barbarie del crimen contra la Humanidad. Porque esto es el genocidio de los armenios. Es la demostración en la práctica de la barbarie. Dicho de otra forma, el día de conmemoración es sólo un símbolo, mientras que la realidad nunca ha dejado de existir, ya que su existencia ni siquiera es reconocida por el régimen turco.

http://www.lygeros.org/articles.php?n=9238&l=es

Los ocho estadios de Stanton


Asociación de Amistad Ellinoarmenikis

N. Lygeros

Traducción al español de Eduardo Lucena González y Olga Raptopoulou

Foto : sigmagrupo.com

El análisis de Stanton tiene como objetivo profundizar en la noción de genocidio. Los ocho estadios de Stanton ofrecen una visión más dinámica del genocidio siendo la última aún más comprensible. La terminología utilizada es la siguiente: clasificación, simbolización, deshumanización, organización, polarización, preparación, exterminio, negación. El marco general de esta teoría crea condiciones de intemporalidad. Se explica, de una manera, que un genocidio no puede tener lugar en dos días; se necesita tiempo para organizarse y convertirse en un sistema. Ya que el genocidio no es sólo un crimen contra unas décimas de personas; es un crimen sistemático, un crimen contra la Humanidad. En consecuencia, el estadio de clasificación requiere mucho tiempo. El estadio de simbolización necesita condiciones especiales provocando indirectamente el odio irracional. En otras palabras, esto resulta en la creación de una doctrina para preparar el estadio de deshumanización también. La idea de los fanáticos es que las víctimas no son seres humanos sino animales y en este sentido tienen todo el derecho a extinguirlos. La propia organización del genocidio tiene todas las características de una estrategia planificada, una táctica coordinada y una cadena de suministro. El genocidio no es solamente un acto de pasión sino tiene una estructura destructiva. Polarización muestra el contexto de la discriminación racial a través de las herramientas de propaganda y rumores. La culpa de todo son las víctimas mientras que los bárbaros deben cumplir con su deber. La preparación es muy cruel porque constituye la aplicación real de la doctrina estratégica. Normalmente en esta fase los organismos estatales o institucionales están involucrados, también. Es aquí también que nos encontramos con el sistema real con su jurisprudencia relevante. La culminación de todo esto es el exterminio, cuyo blanco tiene las características de una masa anónima. Sin embargo, la comisión del delito no sucede por casualidad. El crimen ataca por cualquier medio bárbaro cada blanco bloqueado. Los seres humanos no son más las personas, los animales, las víctimas. Se trata simplemente de blancos; y sólo eso; y el exterminio ya es una misión. El que resiste en la ejecución de ella, se opone al sistema. En el estadio de exterminio la ejecución de los seres humanos significa la ejecución de una misión. Por lo tanto, no se trata de un movimiento espontáneo en un estado de ira. Y no atañe sólo a la propiedad. El blanco es el ser humano. El trabajo es el homicidio. El crimen está en contra de la Humanidad. El último estadio de la clasificación de Stanton es la negación de culpabilidad. Negar la culpabilidad es una consecuencia natural de todo el procedimiento. Y podemos llamar a este estadio “genocidio de la memoria”. La resistencia de las víctimas que tiene lugar a través de los sobrevivientes causa efectos secundarios a la totalidad del sistema. En consecuencia, el sistema se organiza de nuevo para evitar reconocer sus crímenes. La memoria es el único capaz de trascender la muerte. Por lo tanto, se convierte en el próximo objetivo del sistema. Los ocho estadios de Stanton demuestran que el término “genocidio” no puede aplicarse a donde queremos sino donde es debido.

http://lygeros.org/articles?n=2494&l=es

El grito de la Humanidad


Asociación de Amistad Ellinoarmenikis

N. Lygeros

Traducción al español de Eduardo Lucena González y Olga Raptopoulou

Son tan escasos los humanos
que oyen el grito de la Humanidad
que la sociedad quiere convencerrnos
de que no existe, y, si acaso existe,
está siempre callado.
De mis oídos corre sangre.
En silencio te espero.

http://www.lygeros.org/articles.php?n=3244&l=es