VINIERON A ROBARNOS EL PAÍS


 

Ruben Demirjian

 

LA HISTORIA NO MIENTE .MIENTEN LOS LIBROS. VENCIMOS AL U.K. EN DOS OPORTUNIDADES. INVASIONES INGLESAS.LUEGO LOS VENCIMOS POR TERCERA VEZ EN VUELTA DE OBLIGADO. MALVINAS FUE SU PESADILLA. PERO AHORA ,NOS PUSIERON A MACRI, UN VIRREY.

Anuncios

LOS MEDIOS AFINES AL GOBIERNO JUNTO A LA JUSTICIA MACRISTA : OPERACIÓN NISMAN.


 

 images (9)TRTRTT

Minuto1 con Gustavo Sylvestre C5N Bloque 1 01/06/18

 

Minuto1 con Gustavo Sylvestre C5N Bloque 1 01/06/18 @C5N @gatosylvestre #M1 @VillarruelDario @PedroBriegerOk @FerLAlonso @manifiestoarg @CharlyOngania @cardellif @nicobocache @GTerrasini #RelatoJudicial

 

25398674_10155226273623697_1701310445088111997_n

Con Música del Indio Solari “EE.UU. SHOW BÉLICO PRIVADO”.


 

EEUU COMO REPTIL MUESTRA EL CULO Y TE DEPREDA

 

Publicado el 2 jul. 2017

Tipas y cronistas muy mal pagos y unos pelusas cuidando el jardín toda la gran oferta, de un fino anfitrión . Con Música del Indio Solari : ‘VINO MARIANI’

El Ara San Juan fue hundido por los ingleses.


La hipótesis de que lo hundieron los ingleses!

 

 

(VIDEO) La Armada Rusa afirma que la “Armada Real Británica y de Chile hundieron al ARA San Juan”


 

Así lo público un informe ruso del portal Newsstreet.ru. Rusia sabría donde está el ARA San Juan pero el Gobierno de Mauricio Macri se niega a darles el permiso para buscarlo.

Una nota recientemente publicada en el sitio ruso Newsstreet, plantea la existencia de un informe del Consejo de Seguridad del Kremlin en el que se detalla lo ocurrido con el submarino ARA San Juan.

Según la publicación “Un nuevo informe del Consejo de Seguridad que circula en el Kremlin dice que el presidente Donald Trump hizo una solicitud para una conversación urgente (14 de diciembre) con el presidente Putin , en el que el primer mandatario ruso informó que la Armada Real Británica y la Armada de Chile estaban realizando maniobras en el Atlántico Sur cerca de Islas Malvinas y que, de hecho, fueron ellos quienes hundieron al ARA San Juan.”

El informe continúa relatando los datos proporcionados por los familiares de los tripulantes que recibieron mensajes de que estaban siendo perseguidos por un helicóptero de la Marina Real Británica y un buque de guerra de la Armada de Chile. “El MI pudo confirmar que la Royal Navy británica y la Armada de Chile habían llevado a cabo maniobras antisubmarinas en las aguas alrededor de las Islas Falkland. El barco Yantar descubrió que el submarino hundido de San Juan fue dañado de acuerdo con el tipo de daño de las armas utilizadas por el avión antisubmarino  de la fuerza naval chilena C-295.”

“Luego de que el Ministerio de Defensa de Rusia informó al Ministerio de Defensa Nacional de Chile sobre los hallazgos basados ​​en la información recibida por Yantar sobre la causa del hundimiento del San Juan, el informe señala que la flota chilena comenzó su propia investigación y esto llevó al hecho de que el 13 de diciembre fueron pasados a retiro cinco altos almirantes. Estos son sus nombres: el vicealmirante Kurt Hartung, el contraalmirante Jorge Rodríguez, el contraalmirante David Hardy, el contraalmirante Hernán Miller y el contraalmirante L. Mario Montejo”, asevera el informe ruso.

Así tambien, el informe denuncia que el gobierno de EEUU colaboró con la flota chile proporcionándoles el AQS-24B Minehunting System, un sistema experimental que habría identificado al submarino argentino como “objetivo electrónico.

En este sentido, según el portal pajarorojo.com.ar “la Marina rusa llegó a la conclusión de que el ARA San Juan se hundió a unos 200 kilómetros al suroeste. Pidió que se autorizara a su buque oceanográfico Yantar a buscarlo en esa nueva ubicación pero la misma le fue denegada, según se les hizo saber, no por decisión de la Armada, sino por la del Gobierno nacional”.

Fortaleciendo esta hipótesis, en el programa MauroA24 confirmaron la información de que -el día de su desaparición- el ARA San Juan realizó ocho comunicaciones. Dichas comunicaciones fueron ocultadas por la Armada a la información pública.

Fuentes: newsstreet.ru  /  kontrainfo.com

Trump, Macri y el submarino


Para explicar la dificultad que tiene Macri con la adversidad se puede hacer un ejercicio hipotético:

¿que hubiera pasado si hubieran rescatado a los 44 con vida? ¡Hubiera entrado en escena Macri y los globos amarillos, y salido de escena el Capitán Balbi!

El comportamiento de Los Jefes de Estado se mide sobre todo en tiempos de crisis, por su reacción ante situaciones de desastre o peligro extremo.

Donald Trump y Mauricio Macri son dos presidentes con inmensos problemas para encarar la adversidad y las críticas.

Trump mostró su poco temple en numerosos momentos durante el primer año de su presidencia. Huracanes devastadores en Houston y Puerto Rico, incendios forestales en California, francotiradores en varios incidentes y el manejo de la crisis con Corea del Norte son algunas de las situaciones graves en las cuales a Trump se lo vio mal preparado.

Macri, en su respuesta (o falta de ella), por la desaparición del submarino ARA San Juan mostró algunas de las mismas características que Trump. En los primeros momentos el Presidente argentino actuó como si no existiera una situación de suma gravedad. Continuó con su agenda habitual, viajó a La Rioja para un tour de un emprendimiento solar, al Chaco para inaugurar una planta cloacal, visitó una escuela en Corrientes, habló en foros de inversión, reuniones de banqueros, asistió a encuentros con famosos en Olivos, y hasta se tomó tres días de vacación en Chapadmalal con su familia. Después, hasta se permitió bromear con el submarino perdido: en la escuela de Corrientes comparó cómo el Gobernador de esa provincia atajó un penal con el gigantesco avión ruso que buscaba al ARA San Juan, y en un discurso público que pronunció al día siguiente que la Armada comunicara que habían dado por muertos a los 44 tripulantes del submarino Macri dijo: “Le pido a los argentinos que buceen dentro de cada uno de Uds. qué es lo que los va a mover, en qué van a dar la vida para salir adelante”.

En ningún momento de las primeras tres semanas desde la desaparición del submarino Macri demostró empatía con las familias de las víctimas. Ni tampoco se dirigió a la Nación en un momento tan duro. Dio una sola y breve conferencia de prensa, que duró tres minutos, en la que no aceptó preguntas de la prensa. Sus ministros no ayudaron, el único que habló fue Oscar Aguad, el Ministro de Defensa, que twitteó información errónea el primer día, se reunió con las familias una sola vez y reconoció en un programa de televisión que los 44 tripulantes estaban muertos, sin comunicar lo mismo previamente a los familiares.

Este es un gobierno que se construyó acusando a Aníbal Ibarra por su responsabilidad en las muertes de Cromagnon y a CFK por las de Once. Es un Gobierno que, a la vez que no hizo nada para esclarecer el incendio mortal de Iron Mountain, mostró desdén para las familias de los bomberos fallecidos.

La falta de cuidado hacia los familiares se notó en varios hechos, no menores. Cuando aún el Gobierno no había dado por muertos los 44 tripulantes del submarino, de repente cerraron sus cuentas bancarias, una señal de que sí los daban por muertos. Hace unos días la armada depositó 279 pesos en las cuentas de los tripulantes desaparecidos en concepto de “costos de navegación”. Y finalmente esta semana desalojaron a los familiares que estaban en hoteles de Mar del Plata.

Con mi mirada de norteamericano veo grandes similitudes con la manera en que Trump y Macri rehuyen la adversidad, como si la proximidad con ella los contaminara. Pero, al mismo tiempo, veo una gran diferencia entre ambos: el papel de la prensa y la justicia. Sin que Estados Unidos sea la panacea de la prensa libre, todavía quedan muchos medios serios, periodistas que investigan y ponen a Trump en evidencia. Y sin creer que nuestro sistema de Justicia sea perfecto está a años luz del de Comodoro Py.

En Argentina todos elogian a Macri y su gobierno por la manera en que comunican. Pero en el caso del submarino desaparecido la responsabilidad de la comunicación quedó en manos del vocero de la Armada, el Capitán Enrique Balbi, quien en la adversidad ha hecho un trabajo maravilloso. Pero hay algo que me llama la atención –y tengo muchos años de experiencia en cubrir desastres y accidentes en toda América Latina– es la primera vez que veo a un Gobierno rehuir la tarea de informar a la población.

Para explicar la dificultad que tiene Macri con la adversidad se puede hacer un ejercicio hipotético: ¿que hubiera pasado si hubieran rescatado a los 44 con vida? ¡Hubiera entrado en escena Macri y los globos amarillos, y salido de escena el Capitán Balbi!

* Corresponsal en Argentina y América del Sur de ABC News, de la cadena de televisión norteamericana ABC

https://www.pagina12.com.ar/81224-trump-macri-y-el-submarino

EL MUNDO SE NOS CAGA DE RISA


El Destape | El Editorial de Roberto Navarro: ¿Qué dicen los medios del mundo sobre Argentina?

Suscribite a nuestro canal.
Suscribite a El Destape Web para que no callen nuestra voz: http://www.eldestapeweb.com/contenido…

Seguí a El Destape en Twitter: http://www.twitter.com/ElDestapeWeb
Y en Facebook: http://www.facebook.com/ElDestapeWeb

El huevo PRO de la serpiente.


“Qué hermosa apariencia tiene la falsedad”.

William Shakespeare.

La imagen puede contener: comida

Por JORGE ELBAUM | 31 de octubre de 2017

El periodista Jorge Elbaum señala que la “escena marquetinera del macrismo no solo obnubiló votantes, esperanzados con una derecha dialoguista y republicana, sino que sedujo –al igual que en tiempos de la primera Alianza- a distintos observadores” que hoy realizan “malabarismos teóricos para explicar las mutaciones de aquello que estaba en su origen”. Además, puntualiza que todos los movimientos del oficialismo exponen “la identidad intrínseca y estructural de un modelo oligárquico”.

Qué hermosa apariencia tiene la falsedad”

William Shakespeare

Desde la asunción del gobierno de Mauricio Macri, distintos periodistas e investigadores describieron al modelo del PRO y de “Cambiemos” como la expresión de una derecha moderna, republicana y democrática. La expusieron, incluso, ajena a los modelos tradicionales corporativos y discriminatorios, característicos de las diferentes formas que asumieron a lo largo de la historia.  Gran parte de sus análisis se concentraron en la discursividad, la cultura política, la observación de sus usos tecnocráticos, su presentación pública y sus manifestaciones comunicacionales. Todos esos análisis dejaron de lado llamativamente dos aspectos centrales de cualquier caracterización política situada: su vínculo con la esfera de la producción y el trabajo y su impronta en relación a la utilización de la violencia “legítima” del Estado.

La escena marquetinera del macrismo no solo obnubiló votantes, esperanzados con una derecha dialoguista y republicana, sino que sedujo –al igual que en tiempos de la primera Alianza- a distintos observadores que confundieron la delicadeza infantil de los globos y su musicalización evangélica de optimismos abstractos, con un territorio fértil para la construcción de equitativos consensos ciudadanos. Esos mismos referentes “biempensantes” postularon una “pacificación” de las álgidas discusiones políticas que se diversificaron como producto de la reimplantación, durante doce años, del Proyecto Nacional. Los medios hegemónicos, y sus intelectuales orgánicos, caratularon de “grieta” a lo que supuso un nuevo patrón de distribución de la renta, donde se beneficiaba a los trabajadores y desocupados, cuestionando la matriz instalada desde 1976 hasta los inicios del siglo XXI.

La “concordia” anunciada tuvo, desde sus orígenes, la subyacente intencionalidad de disolver la capacidad de transformación que se anidaba en la continuidad -y profundización- del debate público ciudadano, con el sector más empobrecido de la sociedad, empoderado como sujeto social legitimado. La publicidad de una “derecha moderna” duró poco y sus difusores hacen en la actualidad malabarismos teóricos para explicar las mutaciones de aquello que estaba en su origen. Paralelamente, el gobierno de cambiemos empezó a mostrar a su “rey desnudo”, apelando a una discursividad más autoritaria y persecutoria, combinándola con las consabidas frases hechas, eslóganes e invitaciones a esperanzas abstractas y meritocráticas.

La escenificación “popular” del macrismo se instituye en la actualidad a partir de fotos carentes de espontaneidad, montadas en calles desiertas o rutas despejadas de potenciales opositores. Todos sus movimientos exponen la identidad intrínseca y estructural de un modelo oligárquico que requiere de tres condiciones para perpetuarse: (a) acoplarse a las corrientes internacionales que disciplinan a los trabajadores, para garantizar su renta, (b) reimplantar el sitial de privilegios para sus grupos hegemónicos, para legitimar su dominación, y (c) apelar a la represión como mecanismo de visibilización de autoridad.

El populismo “bueno”

Para llegar al resultado electoral de ayer Cambiemos recorrió un camino que incluyó créditos personales, retraso hasta hoy del aumento de combustibles, extensión del Fútbol para Todos gratuito a los abonados de Cable y dejar la nueva tanda de tarifazos para lo que queda del año. Publicado en Página/12 En todo el país, la Anses … Sigue leyendoEl populismo “bueno”

El poder y la mentira


 
  • “¿Usted sintió alguna vez que tenía el ciento por ciento del poder?”, preguntó Eduardo Aliverti a Cristina Kirchner en el programa de Víctor Hugo, haciendo referencia al poder completo que le confería su cargo de presidenta. Cristina Kirchner se tomó un segundo para pensarlo y su respuesta sonó segura, aunque con cierta sorpresa: “No, en ningún momento, y si tuviera que ponerle un porcentaje diría que fue el 25 por ciento”. O sea que una presidenta elegida por el 54 por ciento de los votos tiene acceso sólo al 25 por ciento del poder y el 75 por ciento restante lo ocupa el uno o dos por ciento de la población que representa al poder económico. Una democracia donde el 54 por ciento tiene menos poder que el uno o dos por ciento tiene una falla grave.

Hay una forma de comprobarlo: la ley de medios propuesta por el Poder Ejecutivo durante su mandato fue discutida a lo largo de seis meses en todos los ámbitos de la sociedad, desde las universidades, los gremios y los barrios. Luego fue materia de intensos debates parlamentarios y en cada una de esas instancias recibió aportes y recortes. Al final el parlamento aprobó una ley para impedir la presencia de monopolios y situaciones dominantes en el mundo de los servicios de comunicación audiovisual. La ley nunca se pudo aplicar: ganó el 75 contra el 25 a pesar de que había sumado el respaldo de la mayoría del Parlamento y la mayoría de la sociedad.

Otra consecuencia que se deriva de la anterior y que demuestra cómo se ejerce esa forma de poder: Una parte de la sociedad –incluyendo a una parte de ese 54 por ciento que la había votado– fue convencida, por los mismos medios concentrados que iban a ser afectados por la desmonopolización, que eran neutrales, que la información amañada (periodismo de guerra) que producían era objetiva y veraz, aunque la generaran para defender sus intereses monopólicos amenazados por la ley. Toda la campaña contra la presidenta que había producido esa ley antimonopólica fue asumida como información objetiva y neutral aunque provenía de las grandes empresas de medios que serían afectadas por esa ley antimonopolio. Todas las denuncias de corrupción fueron originadas en esta puja. Mucha gente que las creyó, nunca tuvo el mínimo reflejo de duda, no se animaron a pensar que era una guerra declarada en defensa de privilegios e intereses amenazados. Hubo un efecto rebaño. Un reflejo consciente a creer lo que en cualquier contexto no podía ser creíble. Un rechazo a ver con criterio propio y, en cambio, asumir el criterio que devenía del poder. La verdad, o mejor dicho “el conjunto de reglas por las cuales se discrimina lo verdadero de lo falso y se ligan a lo verdadero efectos políticos del poder” (como señala Michel Foucault), está siempre relacionada con el poder. Otra vez la democracia donde gana el 75 por ciento del poder que representa al uno o dos por ciento de la gente contra el 25 por ciento del poder, que representa al 54 por ciento de los habitantes de un país.

La idea de la mentira es como una flor que se abre. Apenas se puede vislumbrar la relación de la mentira con los intereses del poder, va quedando al descubierto. Pero una gran cantidad de personas prefiere todavía aceptar en forma acrítica el producto que le ofrecen los grandes medios de comunicación concentrados. El contraste entre verdad y mentira es a veces tan grande que parece que hubieran elaborado la información para lobotomizados. En el último recital de La Renga hubo un homenaje a Santiago Maldonado y seguramente a él le hubiera gustado cuando el grupo cantó “ya que vas a escribir, dijo, cuenta de mi pueblo, pobreza y dolor sólo trajo el progreso, la cultura de la traición y los indios en los museos”. Y al final dice: “me preguntó de qué se ocupaban allá en la Capital, y yo sólo tuve palabras para definir la injusticia y que sólo aspiraban al fruto de la propia codicia”.

Desde la desaparición forzada de Santiago Maldonado, los grandes medios, los mismos que sostienen las acusaciones de corrupción contra el gobierno anterior, trataron de esconder la responsabilidad de este gobierno y de la Gendarmería con una cortina de mentiras que puso a prueba la estupidez blindada de mucha gente. La versión de que Santiago Maldonado había sido herido en un ataque guerrillero contra un puestero de la estancia de Benetton era de por sí absurda. La versión que difundió Jorge Lanata de que los mapuches recibían instrucción militar de los kurdos y de Isis demostraba la ignorancia de los servicios de inteligencia  porque los kurdos y las milicias de Isis son enemigos mortales. Esa misma información decía que los mapuches eran financiados por un importante banco desde Londres y cualquiera ve las casas humildes, casi chozas en las que viven. Gendarmería exhibió el armamento que les habían requisado como si se tratara de sofisticadas armas de guerra compradas con los millones que les llegan de Londres y lo que mostró fueron unas hileras patéticas de hondas y herramientas de labranza. Un disparate detrás de otro y, sin embargo, absurdo más absurdo van amasando el sentido común implícito para mucha gente, de que los mapuches están “montonerizados”, como dijo un Miguel Angel Pichetto, ya totalmente funcional al oficialismo.

La sociedad camina por un precipicio llevada por el gobierno sobre un fino hilo de mentiras, desde las corrupciones usadas como artillería de difamación, hasta las que demonizan a los mapuches que reclaman sus territorios y ahora detonan con un caradurismo que asombra el peritaje sobre el caso Nisman de la misma gendarmería defendida a capa y espada por el gobierno en el caso Maldonado. El resultado fue anunciado por Clarín mucho antes de que se llevara a cabo y casualmente coincide con el interés del gobierno macrista, aunque contradice todos los peritajes realizados con anterioridad por la junta médica y los peritos forenses de la Corte en condiciones mucho menos dudosas. Los 28 peritos de Gendarmería que firman el informe comprometen a toda la institución en conclusiones que no se pueden sostener, como la participación de dos asesinos que no explica cómo entraron ni cómo salieron del departamento y del edificio y sin que hubiera huellas ni señales que lo confirmen. Explica las manchas de sangre que demuestran el suicidio como esparcidas de esa manera por los sicarios para disimular, afirman que fue drogado pero no dicen cómo. No explican por qué usaron un arma conocida. Todos los elementos han sido forzados para llevar a una conclusión que sirva políticamente a este gobierno. El uso que darán al informe fue explicado por Elisa Carrió: “El gobierno de Cristina mató a Alberto Nisman”. Es el titular que buscan, lo único que les interesa.

Nunca podrán probarlo porque no existen pruebas y el peritaje de Gendarmería solamente se limita a forzar elementos para llevarlos a esa conclusión por los pelos. Pero el bombardeo mediático sirve a la estrategia del oficialismo de destruir al kirchnerismo y a la ex presidenta y más ahora en que Cristina Kirchner es candidata en las elecciones legislativas. La función de los medios, su asociación con el gobierno conservador para atacar a sus adversarios y defender a sus miembros ya es abierta y no existe ni siquiera la intención de disimularla. Y se completa con la persecución contra las voces disidentes en los medios como fue esta semana el despido de Roberto Navarro de C5N, como culminación de una larga lista de cierres de medios, aprietes con el retiro de la pauta pública y listas negras de periodistas que quedaron sin trabajo.

Las acusaciones de corrupción tendrían que generar por lo menos algunas dudas en cualquier persona razonable, fueron hechas por alguien interesado y no han encontrado ni el dinero K ni la ruta del dinero K. Las mentiras que se dicen sobre los mapuches y la desaparición forzada de Santiago Maldonado fueron tan evidentes como grotescas. Y este último peritaje, cuyo resultado fue anticipado antes de que se realizara, un resultado que fue reclamado por el gobierno porque lo necesitaba para que Carrió haga su campaña, tendría que hacer reflexionar a cualquier persona decente, a cualquier persona sensible o razonable. Pero estos procesos de propaganda mediática son capaces de alienar a personas razonables, decentes y sensibles. No importa que, al trabajar con la información, los medios concentrados no duden en usar la mentira para defender sus intereses. No importa que la mentira sea también la herramienta del gobierno para ocultar su responsabilidad en una desaparición forzada. La verdad es un tesoro manipulado por el poder. El 75 contra el 25. La democracia real, la que plantea igualdad ante la ley, igualdad de oportunidades, otra vez quedó muy lejos.

MACRI – “ESTADO SINIESTRO”


DINiYA2XcAA8998

c5n

 

“Bienvenidos al infierno” Hamburgo como metonimia política


Como ya resulta previsible, la cumbre del G-20 en Hamburgo -desarrollada en julio de 2017- fue significada por los discursos mediáticos dominantes como un triunfo de Europa con respecto al aislacionismo de Trump. Contra el “credo proteccionista trumpiano” y el “negacionismo climático”, la Unión Europea habría logrado consensuar la ratificación del pacto de París en materia de cambio climático y la reafirmación del “comercio libre” como bases irrenunciables de su desarrollo. La conclusión esgrimida, en resumen, es que la Cumbre ha resultado exitosa por arribar a unos acuerdos mayoritarios, a pesar del disenso de EEUU en estas materias.Una interpretación oficial semejante, sin embargo, apenas da cuenta del sentido de esos presuntos “logros”. Considerando que la Cumbre de París acerca del cambio climático consiguió un acuerdo in extremis que no tiene carácter vinculante, su ratificación también carece de fuerza de ley. En cuanto al consenso en torno al “libre comercio” no parece constituir más que una renovación del consenso neoliberal que ya prevalece en los gobiernos europeos. Hay razones, por tanto, para sospechar sobre el valor de los acuerdos conseguidos. Estrictamente, el G-20 ha operado como un ritual de alineamiento o, si se quiere, una declaración de intenciones del bloque europeo, del que se descuelga parcialmente el gobierno estadounidense.

Dicha interpretación también elude toda referencia a las graves omisiones del G-20, comenzando por la falta de debate en torno a las crecientes brechas entre ricos y pobres, las injusticias globales que contribuye a producir y sus intervenciones neocoloniales en las guerras que asolan Medio Oriente y parte de África. Tampoco contempla poner a debate el “credo librecambista” que, a efectos reales, no supone otra cosa que la consolidación de la desigualdad internacional de los términos del intercambio, el deterioro del tejido económico local y la primacía de las corporaciones trasnacionales y la gran banca a escala global. Cualquier objeción al dogma del “libre mercado” se convierte, según estos analistas, en una apología del “credo proteccionista”, como si los problemas endémicos del paro, el empleo precario, la pobreza y la exclusión social, la desigualdad socioeconómica, la desindustrialización, la protección y preservación del medioambiente, la concentración de riqueza o la regresividad tributaria se resolvieran mágicamente a partir de la autorregulación del mercado.

En la retórica neoliberal de los analistas, la Unión Europea representaría el siglo XXI, en contraposición al nacionalismo caduco de Trump. En efecto, en el análisis dicotómico que plantean, el nacionalismo derechista de Trump resulta indefendible. Lo que, en cambio, ni siquiera se plantea es la posibilidad de cuestionar un credo neoliberal que está arrasando lo que otrora conocimos como economía del bienestar, incluso si ese bienestar tuviera como contracara perversa el malestar de las periferias.

El presunto “éxito” de la Cumbre, por tanto, no significa nada distinto que la escenificación política de la hegemonía del neoliberalismo, del que EEUU dejaría de ser, al menos momentáneamente, su adalid. Desde otra perspectiva, sin embargo, interpretar esa escenificación como un “éxito” es insostenible. No sólo no se han abordado los problemas socioeconómicos y geoestratégicos fundamentales –constatando el autismo político de los gobiernos-, sino que no hay ningún signo de un cambio relevante de rumbo político. La respuesta del G-20 no es otra que seguir caminando hacia el abismo de la Europa del capital, fracturada en materia de derechos, militarizada en sus fronteras y lanzada a una nueva cruzada colonial.

Hay al menos otros cuatro elementos para juzgar la Cumbre como un fracaso rotundo. En primer lugar, las reuniones paralelas a tres bandas entre EEUU, Rusia y China, en las que se abordaron a puertas cerradas no sólo cuestiones militares o nuevas alianzas diplomáticas sino también un reparto geoestratégico que rivaliza con el protagonismo asumido por la Unión Europea, compensando el aislamiento político de EEUU. En segundo lugar, es dudoso que la ratificación de acuerdos comerciales y medioambientales preexistentes fortalezca a Merkel como mentora de la Cumbre, especialmente porque el desarrollo de una alianza tripartita paralela (el G3) podría reconfigurar la hegemonía mundial y debilitar seriamente la posición económica no sólo de Alemania sino de toda Europa, perdiendo probablemente a su mayor aliado militar o, cuando menos, reduciendo de forma significativa la colaboración mutua. En tercer término, el propio credo neoliberal se revela inconsistente, al admitir “el papel de los instrumentos legítimos de defensa en el ámbito comercial” (sic) o la necesidad de un “comercio justo” (sic), lo que no puede significar nada distinto a la legitimación de cierto intervencionismo estatal que pretendía excluir (como ya venía haciendo, a pesar de sus declaraciones en sentido contrario, con el salvataje billonario a la banca privada).

Finalmente, los numerosos disturbios producto del choque frontal entre policía y manifestantes arroja una imagen muy distinta a la que pretendía dar la anfitriona: no la vigencia del estado de derecho sino la evidencia de un estado policial que reprime con virulencia a quienes se enfrentan al actual orden mundial. La pretendida imagen de moderación policial frente a las protestas ha cedido a la imagen de una ciudad desierta y arrasada por las batallas campales que acompañaron toda la cumbre, con un saldo de cientos de heridos y detenidos. Con ello, la lección que Merkel pretendía dar al presidente turco Erdogán por su giro autoritario se ha visto frustrada de forma clamorosa.

-II-

Simultáneamente al desarrollo de la cumbre del G-20, otra Hamburgo irrumpía en la calle. Además de desarrollarse pocos días antes una cumbre social alternativa, poniendo en la mesa de debate aquellas problemáticas de primer orden que la cumbre oficial eludió, decenas de miles de activistas participaron en sucesivas protestas públicas, algunas encabezadas con el lema “bienvenidos al infierno”.

Es en este contexto donde Hamburgo constituye una metonimia política del presente: desplaza al antagonismo radical entre elites globales y movimientos sociales altermundistas. En efecto, Hamburgo se transformó en una ciudad tomada, lejana al adagio de las democracias parlamentarias y, en particular, al supuesto respeto a libertades fundamentales como el derecho de reunión y manifestación, así como a un principio de proporcionalidad en las actuaciones policiales.

Los discursos periodísticos dominantes se han limitado a repetir la versión oficial de los acontecimientos. Presentados los manifestantes como “violentos antisistema”, cualquier atisbo de crítica a la actuación policial se convierte ella misma en anti-sistémica. Si por su parte el presidente alemán Frank-Walter Steinmeier ha condenado enérgicamente los disturbios “contra la cumbre del G20”, calificando a los que participaron en los mismos como “brutales delincuentes violentos” (sic), los medios se limitaron a señalar mayoritariamente en la misma dirección, como si los grupos disidentes estuvieran, ipso facto, excluidos de la ciudadanía y de toda representación política.

Lo que es peor: de las marchas pacíficas que se sucedieron en Hamburgo no se retuvo más que la dimensión espectacular de los enfrentamientos, pese al despliegue de un dispositivo policial extraordinario en el que participaron más de 20.000 agentes ante la concurrencia de unos 100.000 activistas. Las numerosas detenciones y las reiteradas cargas policiales, completamente desmesuradas, ya de por sí son indicativas de este blindaje en el que la protesta pública no tenía cabida en tanto demanda política. La reducción de esta demanda a un enfrentamiento entre “fuerzas del orden” y activistas reducidos a “delincuentes violentos” (mayoritariamente “extranjeros” según el portavoz del Gobierno alemán, Steffen Seibert) muestra a las claras el empeño gubernamental en desacreditar cualquier reivindicación colectiva como presunta desestabilización del orden público.

“Marcha radical”, “extremistas” que buscan crear el “caos”, “vandalismo antisistema” y “oleada de violencia” son las etiquetas preferidas de la prensa oficial, comenzando por “El País” y “El mundo” que, una vez más, no han dudado en tomar partido abiertamente por el G-20, sin el menor atisbo crítico. El mensaje repetido de fondo es claro: no hay lugar para la protesta pública que cuestione la globalización capitalista y exija transformaciones sociales profundas. Lo que no encaja con el consenso neoliberal no tiene cabida en la escena de esta extraña forma de “democracia sin democracia”.

Resultado de imagen para Hamburgo muestra que la protesta pública

No procede decepcionarse ante estos discursos del establishment, ante todo, porque nunca suscitaron ilusión más que para unas elites globales que constatan lo sabido: sus prioridades políticas son completamente contrarias a las nuestras. Sus movimientos son cada vez más previsibles y, sin embargo, la virulencia represiva con la que actúan es signo de lo que pretenden evitar: la movilización colectiva de una ciudadanía disidente. Aunque insistan en que tomar la calle es inútil, el megadispositivo policial y el empeño con que han arremetido contra los grupos manifestantes en Hamburgo muestra que la protesta pública sigue siendo un medio central, aunque no exclusivo, para perturbar esta suerte de paz sepulcral en la que malvivimos.

La otra Hamburgo simboliza así la promesa de otro mundo posible y la reconstrucción de una resistencia global ante la globalización capitalista. Constituye una renovación del impulso rebelde que no acepta que la actual gobernanza sea la última palabra. La contracumbre de Hamburgo evoca una exigencia sistemáticamente desoída por el bloque europeo dominante: la necesidad de parar las guerras imperialistas, de abrir fronteras, defender la justicia ambiental, abogar por otra forma de distribución de la riqueza y, en suma, reclamar derechos sociales globales, como el derecho a la salud, al trabajo digno y a la educación escolar. Es tarea de esa resistencia global torcer el pulso de unos mandatarios que, haciéndose portavoces de los poderes económico-financieros globales, ratifican su decisión de dar las espaldas a un proyecto de sociedad donde los mercados no sean la instancia decisoria en la que se juega nuestro porvenir compartido.

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

 

GRUPO CLARIN : EL GRAN ASESINO EN ARGENTINA .


 

Grupo Clarin : Tenes la licencia para envenenarnos.

Ruben Demirjian

Patricio rey y sus redonditos de ricota.
MUSICA (INDIO SOLARI -SKAY)
LETRA ‘ES HORA DE LEVANTARSE, QUERIDO ( DORMISTE BIEN?)’
UNA ANALOGÍA SOBRE LOS GRUPOS MEDIÁTICOS “EL CAROZO DEL ASUNTO ES TU TEMOR”…
Tenes la licencia para envenenarnos
Por Ruben Demirjian

Toda la gran mentira que circula de noche y te hace mal de día

Clarin ya no te cree mas nadie .
Musica Pier

Ruben Demirjian

 

 

U lie : MIENTES.


 

19884143_271684976643329_7986505314663919100_n.jpg

El nuevo libro del periodista de investigación Chuck Lewis reúne 935 mentiras de personalidades estadounidenses, con las cuales intentaron cambiar la opinión pública sobre hechos controvertidos. Les presentamos los 10 engaños principales.

Las 10  mayores mentiras de los políticos de EE.UU. desde 1950 hasta ahora

La selección de las 10 mayores mentiras de los personajes históricos de EE.UU. efectuadas durante varias décadas y que afectaron a cientos, miles y, en algunos casos, millones de vidas, incluidas en el libro ‘935 Lies: The Future of Truth and the Decline of America’s Moral Integrity’ (‘935 Mentiras: El futuro de la verdad y la decadencia de integridad moral de EE.UU.’) fue realizada por el portal billmoyers.com, que esta semana efectuó una entrevista al autor de la obra.

1. El presidente de EE.UU.,Barack Obama, el 6 de junio de 2009 (y en otras numerosas ocasiones) dijo: “Si le gusta el plano de la asistencia sanitaria que tiene, usted puede mantenerlo”.

Saul Loeb / AFP

Sin embargo, los nuevos estandartes de la Ley de Protección al Paciente y Cuidado de Salud Asequible, denominada ‘Obamacare’, resultaron no compatibles con las promesas del presidente, que fue su promotor. Muchos estadounidenses consideran la reforma sanitaria de Obama como el mayor fracaso de su presidencia.

2.El presidente de EE.UU., George W. Bush, afirmó el 29 de mayo de 2003: “Hemos encontrado las armas de destrucción masiva [en Irak]. Así como los laboratorios biológicos”.

Tim Sloan / AFP

En el período previo a la invasión de Irak en el 2003 por la coalición liderada por EE.UU., la Administración Bushofreció muchas razones para invadir y derrocar a Saddam Hussein del poder, pero la de las armas de destrucción masiva fue la más importante. La falsa afirmación fue el principal argumento para la guerra y la ocupación del país árabe, que se cobró la vida de cerca de medio millón de iraquíes y unos 5.000 soldados de la coalición. En abril del 2005, la CIA concluyó su investigación sobre las armas de destrucción masiva en Irak, sin encontrar nada.

3. El vicepresidente Dick Cheney, el 26 de agosto de 2002, aseveró: “En pocas palabras, no hay duda de que Saddam Hussein tiene armas de destrucción masiva. No hay duda de que él las está acumulando para usarlas contra nuestros amigos, contra nuestros aliados y contra nosotros”.

El exvicepresidente de EE.UU. sigue convencido de que la invasión de Irak fue justificada.

4. James W. Johnston, director ejecutivo de la empresa tabacalera RJR Nabisco, 14 de abril de 1994 afirmó: “El consumo de cigarrillos no es más adictivo que el café, té o twinkies [pastelito relleno de crema]”.

Gabriel Bouys / AFP

Durante más de medio siglo, los fabricantes de cigarrillos estadounidenses negaron que sus productos fueran adictivos y peligrosos y ocultaron que sus propias investigaciones lo confirmaban. La cita proviene de un testimonio escrito presentado en una audiencia en el Congreso en 1994, durante la cual los ejecutivos de las siete compañías tabacaleras más grandes admitieron que el hábito de fumar sí puede provocar algunos riesgos para la salud de los fumadores, pero negaron que los cigarrillos fueran adictivos y que fueran manipulados los niveles de nicotina para aumentar la adicción.

5. El presidente de EE.UU., Ronald Reagan, el 13 de noviembre de 1986, hablando del escándalo Irán-Contra rechazó cualquier trato con terroristas: “A pesar de las historias tremendamente especulativas y falsas sobre las armas para rehenes y los presuntos pagos de rescate, no —repito— no traficamos con armas, ni hicimos cualquier trato por rehenes. Tampoco lo vamos a hacer”.

AFP

El escándalo Irán-Contra estalló cuando se reveló que el Gobierno de EE.UU. había vendido secretamente armas a Irán a pesar de un embargo. Más ilegal aún resultó que parte del dinero de las ventas se dirigía a los rebeldes anticomunistas en Nicaragua, aunque el Congreso había prohibido expresamente la administración de fondos. Posteriormente salió a la luz que el suministro de armas al Gobierno de Teherán favorecería la liberación de los rehenes capturados en el Líbano mediante la influencia que Teherán tenía en el grupo que los había secuestrado.

6. El subsecretario del Estado, Thomas Enders, de la Administración Reagan sobre la masacre de El Mozote, el 8 de febrero de 1982, señaló: “No hay ninguna evidencia que confirme que las fuerzas gubernamentales [de El Salvador apoyadas por EE.UU.] masacraron sistemáticamente a los civiles en la zona de operaciones”.

Enders hizo esta declaración una semana después de que en los periódicos norteamericanos empezaran a aparecer los testimonios de la masacre de cerca de 800 aldeanos inocentes en una campaña de contrainsurgencia contra las guerrillas de izquierda efectuada por el Gobierno salvadoreño derechista.

7. El presidente de EE.UU., Richard Nixon, sobre el robo en el Watergate, dijo el 29 de agosto de 1972: “Puedo decir categóricamente que… nadie en el personal de la Casa Blanca, nadie en esta administración, actualmente empleada, estaba involucrado en este extraño incidente”, refiriéndose al allanamiento de la sede del Comité Nacional del Partido Demócrata en el complejo de oficinas Watergate.

De hecho, muchos de los miembros del personal de Nixon estuvieron involucrados en lo que vendría a ser conocido como ‘el escándalo Watergate’. En junio de 1973, el exconsejero de la Casa Blanca, John Dean, declaró que había discutido el encubrimiento del Watergate con Nixon por lo menos 35 veces.

AFP

8. Richard Nixon sobre las operaciones encubiertas en Chile para derrocar al recién elegido presidente marxista, Salvador Allende, el 4 de enero de 1971 dijo: “Para nosotros lo de intervenir [en Chile] —intervenir en una elección libre y ponerla al revés— creo que habría tenido repercusiones en toda América Latina…”

Las operaciones encubiertas de EE.UU. en Chile, financiadas a través de la CIA, llevaron a un violento golpe de Estado liderado por el general Augusto Pinochet que derrocó al Gobierno de Allende.

9. El presidente de EE.UU., Lyndon Johnson, sobre la Guerra de Vietnam aseguró en octubre de 1964: “No estamos a punto de enviar muchachos americanos a nueve o diez mil kilómetros de casa para hacer lo que los muchachos asiáticos deberían estar haciendo por ellos mismos”.

AFP

En total, 3.403.000 soldados estadounidenses fueron desplegados en el sudeste de Asia entre 1964 y 1975. Aproximadamente 60.000 personas murieron y más de 150.000 resultaron heridas. Millones de vietnamitas, camboyanos y laosianos también murieron en la guerra.

10. El senador Joseph McCarthy, el 9 de febrero de 1950 aseveró: “Tengo aquí en mi mano una lista de 205 [empleados del Departamento de Estado] que son reconocidos por el secretario de Estado como miembros del Partido Comunista y que, sin embargo, aún están trabajando y moldeando la política del Departamento de Estado”.

Esta declaración dio el impulso a un fenómeno conocido como ‘macartismo’, que consiste en delaciones, acusaciones infundadas, denuncias, interrogatorios, procesos irregulares y listas negras contra personas sospechosas de ser comunistas. McCarthy iba a acusar a una serie de instituciones y personalidades públicas de ser simpatizantes comunistas, no obstante, sus acusaciones eran casi todas falsas.

adam-Schiff-pedido.jpg
TODOS LOS POLÍTICOS NOMBRADOS ,EN CAMPAÑA ELECTORAL, PROMETÍAN EN CASO DE ACCEDER A  DICHOS CARGOS : RECONOCER EL GENOCIDIO ARMENIO
NINGUNO CUMPLIÓ
TODOS . U lie : MIENTES.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Ruben Demirjian

Angelo Mariani y la paradoja con el actual imperio.


EE UU EL CULO QUE VALES ES TU SECRETO UNA VEZ MAS

 

Angelo Mariani, en 1863, creo una bebida que mezclaba vino con extractos de hojas de coca. Lo llamo con su nombre y el mismo producía en las personas el mismo efecto que la cocaína en nuestros días. Te llevaba a un estado de éxtasis, pero ante el descontrol podías terminar mirando crecer las flores desde abajo. Angelo realizaba grandes fiestas donde servia su vino e invitaba a los notables de la epoca. Ricos, la nobleza, artistas, intelectuales y hasta algunos papas fueron grandes entusiastas que disfrutaban de las fiestas y la bebida. Todas terminaban por lo general en orgías y descontrol.

Letra Vino Mariani de Indio Solari

Vas a invitar a los notables
y a las celebridades underground
van a sonar aplausos (para todos hoy)

Ohhhh, ohhhh, ohhhh

Tu pulgada probando en el bar
te atenderá un amigo fiel
vas meneando tu cabeza con satisfacción (y qué!)
Si en las mesas estelares nada falta

Ohhhh, ohhhh, ohhhh

Un lugar allí y una oferta más
no vas a bromear con eso
lucirás la risa mas ingenua sin dudar
tu corazón vacilara la noche de hoy

Ohhhh, ohhhh, ohhhh

Tipas y cronistas muy mal pagos
y unos pelusas cuidando el jardin
toda la gran oferta, de un fino anfitrión

Ohhhh, ohhhh, ohhhh

Luces y el mejor DJ atronador
y premios en un escenario
el culo que vales, es tu secreto una vez más
total no es más que el mundo de plateas de hoy
Tomado de AlbumCancionYLetra.com
Ohhhh, ohhhh, ohhhh

Ruben Demirjian

 

The Godly Chic Diaries

Smiling • Writing • Dreaming

LiefsCarolien.nl

Inner beauty, Food, Lifestyle and with a sparkle of personal

MiddleMe

Becoming Unstuck

ADARSH SHARMA

We are talking about something we know nothing about.

Chaotic Shapes

Art and Lifestyle by Brandon Knoll

YANGSEKARANG

Berbagai Itu Adalah Hal Yang Indah

Pueblos Progresista del Mundo

Abre tu mente, es hora de la Unidad, Unidad

Schnippelboy

Ein Tagebuch unserer Alltagsküche-Leicht nachkochbar

ECO SOCIAL...OJO CRÍTICO

"Ignoran que la multitud no odia, odian las minorías, porque conquistar derechos provoca alegría, mientras perder privilegios provoca rencor".

Acto

política y cultura

Poems of Mariana

They tell it all

InvestInYourselfFirst!!

Be A Warrior 🎯 And Get Out From The Misconceptions Of Your Life!!

TAXI PONTIANAK tlp 0813 4500 6566

taksi pontianak, taksi bandara pontianak, taksi singkawang, taksi sambas, taksi selakau, taksi tebas, taksi pemangkat, taksi singkawang, taksi mempawah, taksi sui pinyuh, taksi bengkayang,taksi ngabang, taksi Entikong,taksi melawi, taksi nanga pinoh taksi sekadau,taksi sanggau,taksi sintang, taksi balai karangan, taksi putussibau, taksi balai berkuak, taksi sandai, taksi tayan, taksi nanga tayap,taksi ketapang, taksi palangkaraya,taksi pangkalan bun, taksi banjarmasin, taksi sampit, taksi badau, taksi nanga silat, taksi seluas, taksi aruk, taksi tanjung ketat,

A %d blogueros les gusta esto: