Corría el Año 1943 en Jaffa,”yafa” Palestina.


Raymond Berberian 

Corría el Año 1943 en Jaffa,”yafa” Palestina.
La familia aristócrata practicaba el “golf”, era sin duda el grito de la actualidad, un signo de jerarquía y de alta burguesía. Y la moda lo era todo, además, digna de ser imitada. Zapatos “golf”, medias de lana “golf”, pantalón ancho ceñido en las pantorrillas “golf”, salsa “golf”…, cinturón y tiradores “golf”, saco “sport”… “golf”. Así, me había presentado en la sala de recepciones, dormitorio comedor, frente a los invitados.
Mi padre al verme llegar, abrió los ojos más no poder, se estiró con deleite contra el respaldo de su sillón de caña y quedó observándome un rato largo antes de pronunciarse.
-: ¡Estás muy elegante, hijo! Exclamó. Ellos son tus tíos- dijo- (señalando a una extraña pareja de vestimenta estrafalaria, sentada con las piernas cruzadas. No hacían más que sonreír y mirarme como si yo fuese un motivo de risa). Han venido desde América de los dólares y quieren conocerte –agregó mi padre- ¡Salúdalos Charles! ¿Quieres?
Sin dejar de sonreír, el hombre, luciendo una dentadura (de Oro), intentó impresionarme; tiró de una gruesa cadena (de Oro) que le sobresalía del pantalón y miró la hora, en un reloj (de Oro). Extrajo del bolsillo interior de su saco una cigarrera (de Oro), eligió un cigarrillo, lo olió, lo acarició, le aplastó la punta y lo introdujo en una boquilla (de Oro), activó un lujoso encendedor (de Oro), aspiró lenta y profundamente una bocanada y me largó en la cara dos anillitos (de Humo). Toda una cátedra con estilo Yanqui.
-: ¡Vamos Charles, háblales en inglés! Lo aprendiste en el colegio ¿o no? –insistió mi padre.
Papá solía dirigirse a mí en presencia de sus amistades en armenio, en árabe y también en francés, para demostrar mi singular grado de cultura.
-: Please talk with us, dear Charles. I’m Rose- pronunció la mujer observándome de pies a cabeza; quien, al igual que el fulano, en ningún momento borró su neoyorquina sonrisa de la boca. La misma, pese a su goma de mascar, lucía además ocho dedos ensortijados, dos enormes pulseras (de Oro) y un colgante (de Oro), con un diamante… como para que no pase desaparecido su estatus (de Oro).
No pudiendo negarme, comencé mi alocución, diciendo:
-: “I am Charles… Welcome to… our… country… and… and happy birthday to you… dear aunt Rose… and…you… man. Thank you … and so long… Ladies and gentlemens… merci, shnor hagalem, chukran”.
Culminé mi notable “bienvenida” exhibiendo mis dos colmillos caninos.
Está demás decir que mi padre se puso a lloriquear de emoción.
Estuve a punto de preguntarles qué entendían ellos de “Paz”, siendo ciudadanos dilectos del dólar, mas preferí callarme. De todos modos –me dije- no me lo sabrían explicar, porque el Oro es una suerte de ebriedad que adormece la conciencia, altera la autenticidad y procura una realidad de autoengaño.
Raymond raymond_berberian14@yahoo.com.ar 

Anuncios

CON LA FORTUNA DE MILLONES DE ARMENIOS y asirios MASACRADOS, CUALQUIER BURRO ES UN SEÑOR


Raymond Berberian 

Entiendo que el flamante Sultán Erdogan estuvo edificando un palacio con mil habitaciones, baños privados y tazas higiénicas con arabescos tallados en cobre, al propio estilo otomano, será –digo- para hospedar a sus esposas y concubinas al igual que el legendario Rey Salomón que, teniendo mil esposas se enamoró de la Reina de Saba, (de Etiopía o del Yemen, vaya a saber).
El palacio tiene un enorme jardín para recrear a sus pajaritos, además un bunker anti bombas atómicas en su subsuelo. Eso sí que no lo entiendo. ¡¡Pero, qué tonto soy!!
¡Para protegerse, claro!, de las bombas atómicas norteamericanas almacenadas en Israel, el día en que las diferencias entre ambas naciones dejen de ser una ficción y un panfleto publicitario.

Resultado de imagen para CON LA FORTUNA DE MILLONES DE ARMENIOS y asirios MASACRADOS, CUALQUIER BURRO ES UN SEÑOR
Por mi parte lo veo perfecto; es bueno ser precavido. Uno nunca sabe las vueltas del destino: “puede morir el Rey o el burro…”.
Y hablando de todo un poco: Usted estará enterado, supongo, de lo que sucede en Siria con los kurdos y de la famosa coalición con más de cuarenta naciones que dieron el “Sí” ante Dios, la Patria y Las Naciones Unidas; cuarenta naciones de las que nadie arriesga un peón, mucho menos un caballo o una torre; donde todos necesitan exhibir y comprobar nuevas armas en busca de interesados en los mercados de pulgas, darles utilidad a sus aviones de caza y bombarderos en vista a una posible conflagración con Rusia; experimentar cómo destruir instalaciones petroleras sirias y, de paso, apuntar contra alguna que otra camioneta de los Ala Wakbar y; ¡Mamá Mírame! ¡¡Soy el Imbatible!!

Resultado de imagen para CON LA FORTUNA DE MILLONES DE ARMENIOS y asirios MASACRADOS, CUALQUIER BURRO ES UN SEÑOR
De paso, “tiernamente”, EEUU arroja víveres y suministros, como sin querer; por error ¡claro! a los sanguinarios yihadistas.
Recordemos que también por “error”, EEUU tuvo bastantes aciertos “errando” en Afganistán y Paquistán durante los siete años de cultura yanqui y sus drones y ahora, dé la casualidad, reitera, sin querer sus errores “acertadamente” en favor de los yihadistas: mercenarios criminales, recogidos en más de ochenta países, en contra de la población kurda que resiste valientemente entre la espada y la pared en Ain El Arab (Kobaní), ciudad kurda situada en Siria; cercana a Turquía.
Entre nosotros, con la mano en el corazón; Turquía, siendo un invasor, atraído por las Manzanas del Paraíso y otras yerbas, siempre quiso acabar con los kurdos, del mismo modo que con los armenios, los asirios y demás minorías cristianas. Al igual que hoy, introduciendo disimuladamente a sus milicias y terroristas en Alepo, Kessab y Deir Ez Zor, en Siria; canalizando su enfoque contra la población armenia; procurando, a río revuelto, sacarle una buena tajada al conflicto; por un lado, ofreciendo a los islamitas la posibilidad de derrotar a los kurdos y por el otro, impidiendo a los kurdos de Turquía acudir en ayuda de sus hermanos.
No nos engañemos, la alianza de Turquía en la coalición contra los islamitas es pura payasada; nada más que esto: ¡payasada! Turquía, por supuesto, disimula su apoyo a los yihadistas, del mismo modo que se obstina en negar el genocidio armenio acontecido en (Haiastán) Armenia Milenaria, cien años atrás.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.


Pero, de eso no se habla… No se dice que el interés del Estado turco al igual que la coalición es despedazar a Siria y apoderarse del petróleo del mismo modo que lo acontecido en Irak, Libia y las que vendrán a colación…
Por lo que deduzco, Erdogan tiene varias caras que asoman según cada ocasión; actúa inmerso en su disfraz de camaleón imitando a sus grandes maestros, sus ancestros salvajes de Asia Central.
Nuestros hermanos de Turquía lo conocen bien y saben el modo de engatusarlo. En las recientes elecciones presidenciales, fue votado, recordando aquél lema: “Malo y conocido, vale más que bueno por conocer”
Conscientes, tanto como nosotros, los de la diáspora, de su alianza carnal con Azerbaiyán y; de que su lisonjear diplomático con Armenia es sólo apariencia, los armenios diseminados por el mundo hemos aprendido contra viento y marea no confiar en las risas de las hienas…
La casta turca lleva instinto de víbora. Esa frase me recuerda la diputada israelí refiriéndose a las madres y niños palestinos al compararlos de pequeñas víboras que deben ser exterminados; pero Turquía, salvando distancias y excepciones, agrupa a varios millones de esa selecta calaña.
RUPÉN Respetuosamente

Las naciones poderosas sueñan con amigos desinteresados…


guerra_fria

Raymond Berberian 

Existen más imágenes en nuestra oscuridad que en todo el sol del mediodía… R.B
SUEÑOS Y REALIDADES “1”
El Año Verde, los imperialistas se desprenderán de sus máscaras…
La sonrisa es un reclamo de honorarios…
La aparatosidad es el pan nuestro de cada día…
La pobreza: duele en el bolsillo…
Los ricos navegan en la indiferencia…
El obrero y el empresario se roban mutuamente y el policía que calla, se gana la coima…
El pordiosero no estafa moralmente a los inmorales…
Los perros moldean en las veredas sus obras de Arte Contemporáneo…
La dignidad es una reliquia…
La risa del patrón no alude a un aumento de sueldo…
Las naciones poderosas sueñan con amigos desinteresados…
Mañana, será otro día para inventar sueños…
///
raymond_berberian14@yahoo.com.ar

Después de los bizantinos, persas,árabes, mongoles y tártaros; cayeron como langostas barridas por una escoba los mongoloides turcos otomanos y establecieron su salvajismo en Asia Menor. 


Raymond Berberian 

… El Amor y el Odio son cara y cruz de una misma moneda…
EL REINO DEL TERROR
Desde el día de su invasión al territorio armenio de los Hamshen en el siglo X1V, Turquía trató de falsificar la historia de los armenios. Los Hamshen, fueron una de las comunidades armenias establecidas en las inmediaciones del Mar Negro, allá por Trebizonda. Fueron conducidas por dos Príncipes armenios Haman y Shapur Amatouni. “Shen” significaba lugar de residencia. “Ham-shen”: lugar de residencias de los seguidores del Príncipe “Ham-an”. Lo mismo Arta/shen, Nou/shen y She/nok.
Con los regimientos “jenizares” los más salvajes y criminales de todas las épocas, compuestos por extranjeros cedidos como tributo por las conquistas otomanas. Porque la conquista en aquellos tiempos significaba recaudar oro, caballos y jóvenes que eran entregados contra la voluntad de sus padres para ser entrenados a matar. Los “jenizares” fueron quienes presionaban bajo amenaza de muerte a los armenios a islamizarse. Aquellos que optaban por convertirse, lo hacían evitando pagar tributos, impuestos leoninos y dejaban de ser perseguidos. Los que se negaban eran simplemente asesinados a golpes de machetes, característica de esos carniceros. La idea de los turcos era borrar todo vestigio histórico de origen armenio en el suelo usurpado por ellos y de paso, la cristiandad. Así también fueron eliminados caldeos, asirios, siríacos, griegos y libaneses.
A lo largo de sus seiscientos años de brutal ocupación, Turquía llegó a controlar las minorías que habitaban nuestra Armenia Histórica; una Armenia que se extendía sobre tres mares, poseía tres lagos “Van”, hoy usurpado por Turquía; “Ourmía”, en poder de Irán y el lago “Sevan” que quedó en lo que es hoy muestra Armenia, décima parte de lo que fue. Fuera de sus fronteras, asoma el Ararat, la eterna y majestuosa montaña sacra, eterno emblema de la armenidad.
Después de los bizantinos, la presencia de los persas, de los árabes, mongoles y tártaros; cayeron como langostas barridas por una escoba los mongoloides turcos otomanos y establecieron su salvajismo en Asia Menor.

Resultado de imagen para sefardíes otomanos
Expulsados por los Reyes Católicos de España, aparecieron por Salónica y Constantinopla los “sefardíes”. Con tal de agraciarse con los Sultanes de turno y su imperio no tuvieron ningún reparo en convertirse al Islam; traían un plan bajo la manga: su venganza de los cristianos, aunque fuera en el fin del mundo. Su simpatía por los turcos por supuesto no era gratis, pretendían comprarle Palestina que se encontraba bajo su mando. Pero, Turquía se la negó. Entonces dirigieron su ponzoña contra los cristianos, principalmente contra los armenios que ya acaparaban el comercio, la industria, los bancos y la cultura; eran quienes movían la economía del país.

Resultado de imagen para sefardíes otomanos
…No sé por qué razón se me cruza aquello de la antigua serpiente de la Biblia enroscada del árbol de la sabiduría que sedujo a Eva hablando maravillas de la fruta prohibida como para que se la ofreciera a Adán…
La intervención sediciosa de ideologías maquiavélicas llegó a convencer a los turcos de que los armenios representaban un peligro latente, un tumor maligno para la Nación y que en cualquier momento volverían a recuperar su país.
Todo coincidió con La Primer Guerra Mundial y el descontrol reinante. Fueron aniquilados los armenios y los recién llegados tomaron su lugar. Ya eran los dueños de los bancos, de las industrias, de la usura y del comercio. Turquía estaba en pleno apogeo y en la gloria; tenía palacios construidos por armenios, Santa Sofía como tantas otras iglesias habían sido convertidas en mezquitas y el país se sentía sólido, más sólido aún con la fortuna de los armenios en las arcas de Turquía y las más lindas mujeres armenias confiscadas en los harenes y en los prostíbulos. Una vez más, Turquía con su afán de limpieza étnica se había sacado del terreno a un millón y medio de ciudadanos turcos de origen armenio, cometiendo el genocidio más atroz y despiadado de la historia humana, uno de tantos que no se archivaron en la cuenta de la lesa humanidad turca otomana y que, aún pese a las innegables evidencias es negado por el Estado turco y sus aliados.
…Jesús podrá volver a nacer a cada instante en nosotros, si es que en nuestros corazones existe un pesebre disponible…
Raymond raymond_berberian14@yahoo.com.ar

Me preguntaron en un reportaje televisivo, por qué había venido a la Argentina y recuerdo haber contestado: “Vine en busca del Paraíso”


Raymond Berberian

SOPLABAN OTROS VIENTOS
Cuando alguien se derrama en sentimientos y se enamora, sea de un ser humano, de una planta o de un país, suele producirse un lazo que cuesta quebrar.
Me preguntaron en un reportaje televisivo, por qué había venido a la Argentina y recuerdo haber contestado: “Vine en busca del Paraíso” No me imaginaba que el “Paraíso” en cuestión, pudiera tener callos. Aún así, traté de seguir remando mi futuro tras la ilusión de habérmelo encontrado.
Argentina es un país precioso, sin duda alguna; fácil de amar y de enamorarse; lo mismo su gente. Es accesible y afectuosa con el extranjero. No puedo comprender que el país de la abundancia y de enormes recursos naturales tenga dificultades con mantener en alto sus bien merecidos laureles. Un argentino que ama su tierra, honestamente, no trasladaría su fortuna, mejor dicho: el fruto de su trabajo, en secreto, al exterior. Eso es desconfiar en sus propios valores patrios y para mí, sin duda alguna, es traición a la patria, con más razón si encuadrara dentro de la ilegalidad.

tetete

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.


No nos engañemos, el patriotismo no es el futbol; no es pintarse el rostro con los colores de la propia bandera, mucho menos colocarse un emblema en la solapa. Que yo sepa, llevar una cruz colgando del cuello no le hace cristiano a nadie. Es la dignidad, es entender que cualquier argentino al obrar con decencia, honra y representa a su nación; es un embajador sin cartera y su imagen es juzgada y catalogada por los cuatro costados de los qué dirán.
Una nación que debiera ocuparse de brindar bienestar, prosperidad, salud, paz, trabajo digno, educación y cultura a su pueblo; proteger como reliquias a sus pueblos originarios, esta siendo avasallada por la corrupción. Son muchos más de lo que se podría imaginar los sin techos durmiendo en las veredas de la lujosa urbe argentina.

16 - 1
A la Argentina le faltaría extender sus brazos, sembrar caminos, vías férreas, luz eléctrica, carreteras asfaltadas, agua potable, cloacas, hospitales, escuelas y facultades con profesores especializados y bien remunerados en cada rincón de la República: esto sería hacer patria. La soberanía no acaba con las Islas Malvinas, estas son apenas el talón de Aquiles.
Incalculables latifundios que pertenecen a los pueblos originarios amerindios, fueron rematados por centavos a los buitres del Norte. Y tú lo sabes… Hasta se les ha permitido cercar, tener guardias armadas e implantar su bandera. Lo triste es, que aún se siguen ofertando en las grandes pizarras.
A mí me duele, porque desde que me radiqué en este bendito suelo y de eso hace mucho, tengo la impresión de que todavía nadie acertó poner en funcionamiento todo el poderío de ese país. Argentina ha sido contaminada de una grave e innegable enfermedad social, más allá de la ambición innata de ciertos dirigentes, pertenecientes al Partido “Bolsillista”, que en vez de ocuparse de lo nacional, se van a lo personal; agravado, por el exceso de tolerancia y confianza con algunos allegados de los países limítrofes. Me refiero a la delincuencia y la droga infiltrada que encontró tierra fértil para sus mercados, haciéndose patria en patria ajena.
Lamentablemente Argentina ya no representa el Paraíso de las mil y una noches que vine a buscar, es la pesadilla, la inseguridad, es el asalto a mano armada, la delincuencia amoral en pleno, incluso entre los supuestos guardianes del orden. Y me pregunto: un agente de policía “corrupto”, expulsado de la institución, ¿de qué se ocuparía…? Un “violador” liberado por los jueces, ¿a qué se dedicaría? Puedes sacar tus propias conclusiones.
Yo he sido asaltado tres veces y tengo suerte de poder contarlo. No creo que exista alguien que en esos últimos años no haya sufrido un robo, una extorción, un asalto. Y decir que vine en busca del Paraíso… En verdad no lo lamento por mí, sino por mis hermanos: argentinos. Puedo compartir su inquietud y su dolor. No por mí- repito- porque pese a todo amo ese país y me acostumbré a tolerar sus trapos sucios y también disfrutar el aleteo de sus palomas blancas. Entiendo que aún así, sigue siendo uno de los países donde todavía se respira una relativa paz. Argentina sigue siendo una bendición para cualquier errante como yo. Tan sólo temo… tan sólo temo –repito- que a la hora de mi partida… no vaya defraudado.
Respetuosamente. Raymond raymond_berberian14@yahoo.com.ar

Dios que creo Adán y Eva sin niñez, ni ombligo, ya maduros y blancos… Pregunto: a imagen y semejanza ¿de quién?.


“¿Alguien podría explicarme por qué todos los profetas, filósofos, sabios, próceres y caciques fueron hombres? Si no hubiese existido una Elena, el Caballo de Troya no le habría ocurrido a nadie…”

Resultado de imagen para profetas

Raymond Berberian 

Aleccionadores de la moral
SER IGNORANTE NO ES UN PECADO; PECADO, ES NO RECONOCERLO.
El libro consagrado como sagrado, dice que Dios creó el mundo en siete días. Supongo que el octavo fue un feriado.
De que existe una inteligencia superior a nuestros dos dedos de frente, no cabe ninguna duda. De que todavía no nos hemos desprendido de la piel de víbora; tampoco.
Dios que creo Adán y Eva sin niñez, ni ombligo, ya maduros y blancos… Pregunto: a imagen y semejanza ¿de quién? ¿De allí se derivaron en asiáticos y africanos…?

Imagen relacionada
De niño mis padres me habían explicado que las niñas nacían en una rosa gigante que aparecía de noche y los varones de una coliflor, bien de madrugada.
Me pregunto: ¿existe acaso una diferencia entre ambos engaños? ¿Los argumentos oficiales, establecidos por las doctrinas “oficiales” y los expuestos por mis padres…?
Cuando Caín, por cuestión de celos, peleó con su hermano Abel por la posesión de su madre y lo mató, se internó al Este del Paraíso y de allí se trajo de regreso varias mujeres de raza inferior. Qué curioso; por un momento pensé que Caín quedaría soltero purgando su pecado cardinal. Ahora Ud. saque sus propias conclusiones… Creer en absurdos es llenarse los bolsillos de agujeros…
¿Alguien podría explicarme por qué todos los profetas, filósofos, sabios, próceres y caciques fueron hombres? Si no hubiese existido una Elena, el Caballo de Troya no le habría ocurrido a nadie…
Nos han tomado el pelo durante miles de años y todavía siguen con la gran farsa. Me pregunto: ¿Quién tiene la culpa? ¿El zorro o la liebre?
¿Dios está en los cielos? ¿Cuáles cielos, los de este mundo o los de otras galaxias?
Aquello de “Ingeniero del Espacio” encuadra perfecto, es un simple tapón para encerrar lo desconocido en una botella y arrojarla al mar. La comparación se ajusta y cuaja perfectamente en nuestro cerebro humano.
Ya sé, no congeniar con los credos consagrados es ser revolucionario; es patear el tablero, es manejar fuera del circuito establecido; para muchos, es insensatez. Es parecido a cortarle la inspiración a las que lloran la muerte de un ser querido, riéndose en el velatorio.
O sea: es prohibido mover el piso a las estructuras de nuestra esclavitud moral, puesto que desmoronaría el altar de los profetas consagrados como sagrados.
Preferible seguir la caravana de los crédulos, aunque el camino conduzca a ninguna parte.
Es similar a un médico que desconoce la enfermedad de su paciente y culpa al virus. Con ello se lava las manos.
Así fueron las respuestas dadas por los sabios, visionarios y caciques a nuestros interrogantes de siempre.
Con todo respeto a mis hermanos; yo, como ser humano, daría vuelta, patas para arriba el proceder de la humanidad y comenzaría todo de nuevo respaldado en nuevas sabidurías, razonamientos y criterios. ¡Iría con la verdad, de que nada se sabe sobre la realidad de nuestra existencia y que todas las estructuras doctrinarias no son más que suposiciones y relatos de ficción!
Hace miles de años que la humanidad dejó de evolucionar porque dejó de reflejarse en el fundamento de su existencia.
Raymond Respetuosamente
***

Yo venía a hacer un país y él ya lo tenía hecho desde los inicios de los tiempos


Raymond Berberian

Libros de Rupén…
EL INDIO DE SAN JUAN…
El recomendado dijo ser oriundo de la provincia de San Juan, que había venido a Buenos Aires atraído por el prestigio que representa poner las suelas en la Gran Urbe.
Era un hombre más bien silencioso, de aspecto rudo y rostro repleto de arrugas. No aventuraba palabra alguna, salvo para responder a las preguntas que se le formulaba. Su trabajo consistía en lavarle la cara a un pequeño local que acababa de adquirir, donde pensaba inaugurar cuanto antes a escasos metros de la Catedral Palermitana, un estudio fotográfico.
Según mis cálculos, la pintura, la habilitación, el armado, la vidriera y el cartel, en el peor de los casos, no excederían los quince días hábiles y ya esa cifra había trepado al doble sin vista de un horizonte.
El hombre se presentaba a trabajar un día, faltaba otro, llegaba a cualquier hora, pero eso sí: siempre esgrimiendo argumentos y excusas inobjetables. Era tan amable, tan voluntarioso y cordial que difícilmente se le podía reprochar su falta de cumplimiento con lo pactado.
Un día al verlo llegar fuera de horario no resistí más, puse cara de enojo. En realidad el enojo era conmigo por haber confiado en un desconocido sin más referencias que mi intuición.
Al día siguiente lo estaba esperando desde temprano en la puerta del local, decidido a encararlo, apoyado en la cortina metálica y haciendo gárgaras con el verso que pensaba recitarle.
El hombre apareció cerca del mediodía, venía caminando lentamente con una sonrisa pegada a los labios. Verlo tan tranquilo me irritó aún más y lo enfrenté. Le dije que me estaba haciendo perder tiempo y dinero, que el local debía haberse inaugurado un mes atrás y todavía estabamos en veremos. Con que faltaba una pincelada por aquí, otra por allá; eran cosas de nunca acabar.
No me prestó oído, me saludó como de costumbre y se puso a trabajar. En su rostro no se le acumuló ninguna arruga nueva.
De pronto tuve una extraña sensación, como que al hombre, mi presencia le era intrascendente, que tampoco le conmovían mis broncas.
El indio seguía sonriendo suavemente ajeno a todo, removiendo sus pinturas. Su indiferencia llegó a afectarme tanto que finalicé desorientado. Yo, ya estaba en pie de guerra, montado en un imaginario alazán blanco, y del indio… ni noticias. “Este infeliz se está burlando de mí”- me dije, ideando modificar mi estrategia que hasta allí no había pegado al blanco. “El no me ha de derrotar, la razón está de mi lado”-me dije-.
De pronto me pareció ridículo gastarme en enojos sin que el contrincante esté dispuesto a responder, era como gritarle a una pared esperando que reaccione. En realidad no deseaba llevar los hechos a extremos, tampoco ofender al pobre hombre, mi intención era manifestar mi bronca y desahogarme, es todo; que sepa lo que pienso, y listo.
Me ocurrió de repente, mediar la astucia como un recurso observándolo retocar una pared trepado sobre una escalera, y le confesé, como quien no quiere las cosas, mi gran admiración por los Amerindios. Era una manera de demostrarle lo ilustrado que era. Le hablé de la sensibilidad de los guaraníes, mencioné con gran elocuencia los misterios del Cuzco, el Titicaca, el Machu Pichu y el Valle de la Luna. Allí el hombre, como que hubiese recibido un impacto de bala, se detuvo. Giró la cabeza hacia mí, abrió los ojos como no lo había hecho jamás. Por primera vez notaba que sus ojos eran de color miel, salpicados de un verde profundo.
-:“Nosotros en San Juan tenemos una Santa Popular que hace milagros. Va gente a visitarla de todos partes. Ella tuvo una historia muy triste, murió de sed escapando de los tiranos con un niño en brazos. Huyó a las montañas y allí murió, aun muerta siguió amamantando a su pequeño hasta que finalmente fue localizada y enterrada allí mismo.

Resultado de imagen para difunta correa

…Delinda Antonia Correa… Murió debajo de un algarrobo. Quien quita una piedra al santuario donde se encuentra enterrada sufre inconvenientes. Por eso todo el mundo reza por su alma y nadie toca nada.”

Imagen relacionada

Resultado de imagen para valle de la luna
-:“Son supersticiones me imagino” -interrumpí.
-:“No, no lo son, créame, don; es real. Se han registrado desbarrancar autos por llevarse algún recuerdo de los alrededores de la tumba. Le dicen La Difunta Correa, era una india de mis pagos”

Rozas aclara sobre la concurrencia a la Cabalgata de la Fe
Ponía tanta énfasis en su relato que mi hizo olvidar el enojo y pasar por alto los días perdidos.

Resultado de imagen para difunta correa
-:“El Valle de la Luna está en San Juan” –acotó sonriendo un rato después, orgulloso de pertenecer a su tierra, agregando.-: “Posee un micro clima único en el mundo. Allí en el cielo es común ver platos voladores, don. Debería usted conocer mi San Juan”.
De a poco nos estábamos haciendo amigos. Yo, con mi bagaje de extranjero a cuestas y mi particular modo de querer ganarle tiempo al tiempo y él con su reloj desacelerado, la diferencia era notable, abismal.

 

Resultado de imagen para valle de la lunaResultado de imagen para valle de la luna

Yo venía a hacer un país y él ya lo tenía hecho desde los inicios de los tiempos y sin embargo algo nos hermanaba: teníamos un profundo respeto el uno hacia el otro. Los dos, de una y otra manera tocábamos la cabeza de la serpiente que enlaza la historia de la humanidad.

Resultado de imagen para valle de la luna
Conversar con él me elevó a las invasiones españolas y portuguesas en este sector de América y me estremecí. Me estaba poniendo en la piel del indio, percibía cómo iban siendo explotados, marginados, ultrajada su dignidad como seres humanos, sustraído su territorio y lo peor: haberles confundido su identidad.
Aunque no me una ningún vínculo afectivo, cultural o de sangre con la existencia del indio, el simple hecho de encontrarme sobre este suelo sin el debido consentimiento de sus auténticos dueños me hacía sentir un intruso. Estuvo comiendo el pan que ellos sembraron, forjando una nueva residencia sobre la de ellos.
Llegué a este rincón del mundo queriendo encontrarme con indios con plumas, gauchos tomando mate con bombilla, luciendo facones, boleadoras, zapateando malambo y bailando el chamamé al son de la acordeona. Para mi decepción Buenos Aires me recordó a París. Los guaraníes, mapuches, quechuas, ranqueles, tobas, wichis, aymaras y diaguitas y tantos otros difícilmente reconocibles a simple vista, salvo por algún rastro característico imborrable en su fisonomía, a pesar de la sangre española, usaban vestimenta europea. Y qué pena.
El indio, de San Juan, me había conquistado ofreciéndome su trasparencia, la misma que ofreciera a los invasores de su tierra.
Hoy, que el tiempo ha transcurrido, no sabría quien de los dos llegó a admirar más al otro.
Al finalizar su trabajo, José, que jamás confesó ser un indio, se despidió de mí con un afectuoso abrazo que atesoro como una de las experiencias más caras de mi vida.
_: ¡Adiós don…! -exclamó-. Voy a hablar de usted en mi pueblo, ¿sabe don?
…Fueron sus últimas palabras.
Nunca más lo volví a ver, supe que había regresado a sus pagos esa misma noche.

Raymond raymond_berberian14@yahoo.com.ar

Aunque les duela a muchos…


Raymond Berberian 

QUE ME ARROJEN LA PRIMERA PIEDRA
Iba con mis escritos tocando puertas de una institución a otra y regresaba a casa desanimado sin un pan debajo el brazo.
“¡A ese, yo lo conozco, me sacó las fotos de mi casamiento y ahora se la da de escritor!” “¡Es un Catolíc!” –me tildaban algunos, despectivamente, como diciendo: “Él no es un armenio de los nuestros, no es un pura sangre tradicional como lo somos los de nuestro grupo”.
Nunca olvido aquella pareja de ancianos que me encararon con “Tun haies, ¿insh bess, haieren ches quider?; ¡amote!” (Eres armenio y no sabes hablar armenio… Es una vergüenza.)

ggeree
Desde que tengo memoria viví atragantado con una espina y hoy, aunque fuera lo último que pronuncio, quiero exponerla ante mi gran familia de Venerables Capitanes, Comandantes, Coroneles y Generales.
Fui, y sigo siendo marginado por animarme a pensar y tener la osadía de revelar mi propio criterio, armarme de opiniones distintas que no cuajan con las de ellos y de no pertenecer a sus prestigiosas instituciones políticas. No faltó quién trató de desmerecerme diciendo que según mi apellido, yo no era el clásico armenio de pura sangre, ya que los auténticos apellidos armenios poseen denominaciones de santos y ciudades. Entonces, me dije, los Naregatzí y los Arzrouní no estarían actualizados.
Durante mucho tiempo busqué hacerme amigo de algún miembro de esa supuesta Patria tan personal en el exilio, fue cuando escribí: “En los ojos del amigo sólo leo la envidia”.
Al principio me negaba comprender que entre hermanos de una misma ascendencia y origen podía existir tanto fanatismo, tanta obsesiva rivalidad, incluso odio disimulado tras una hipocresía convencional. Traté de convencerme de mil maneras, diciéndome: todos ellos son mis hermanos y yo los amo; pero… Ellos, eran los Señores y yo un pobre soñador ingenuo; un Quijote, un injerto que deseaba colarse con su literatura y su particular enfoque de su propia armenidad en medio de ellos y acoplarse a sus supuestas glorias prohibitivas.
Supongo, se creerían más armenios que otros al discriminar a un hermano, sea por su condición económica o por no congeniar con su mentalidad tradicional. No comprendían que podía existir entre los marginados una diversidad de criterios que les sería útil contemplar.
No obstante reconozco que poseían todo el derecho de errar en la egolatría y también de equivocarse. Yo, a esos hermanos; (no generalizo por supuesto) de la Apocalipsis, los compararía con la mentalidad del turco, el turco no reconoce su típica soberbia de ignorante.
Sentirse armenio, Estimados Señores de la Batuta, no consiste únicamente en saber hablar el idioma, en pertenecer a un grupo político cerrado; es aceptar, respetar, amar y rescatar a la oveja perdida, no por lo que posee, sino por lo que es. Por otro lado, yo, como escritor, me manejo en varias lenguas expresando mi armenio y con ello aunque les duela a muchos, respetando a los demás, honro mis raíces.
Raymond raymond_berberian14@yahoo.com.ar

Son los que se animan a torcer el brazo de la mayoría, quienes, en definitiva, se postulan de Cristo, para que sean crucificados, conforme a la mayoría.


Raymond Berberian 

Los Muros de la incomprensión
Si la gran mayoría piensa igual no significa que tenga razón. Piensa igual, porque no le cabe pensar distinto y porque prefiere, por comodidad, respaldarse en los demás. El hombre ha sido disciplinado y sometido, consciente o inconscientemente a dudar de sus propios criterios.
Quienes han impulsado cambios en la mentalidad generalizada fueron atacados, envidiados y hasta asesinados, pero luego fueron llorados y comprendidos.
Si un transeúnte levanta los ojos y hace que observa un punto fijo en el cielo, todos aquellos que lo cruzarían lo imitarían por reflejo y hasta creerían ver lo inimaginable.
Sabemos que la excepción no hace a la regla, pero la regla nadie la sostiene, más que la “excepción”. Son los que se animan a torcer el brazo de la mayoría, quienes, en definitiva, se postulan de Cristo, para que sean crucificados, conforme a la mayoría.
El ser humano se reproduce y se multiplica sin entender los reales motivos de su existencia, ni cual es su verdadera misión en la Tierra, mucho menos le interesa recuperar su esencia mística, descubrir los innumerables mundos de su interior que lo vinculan con lo desconocido.

 

imperialismoSe olvida que es sólo un grano de arena en la inmensidad del universo y que solo, jamás podrá atravesar el horizonte de los misterios salvo hermanándose con su otro yo. Crecer, ganarse la vida y tener un buen pasar no es más que un paso sobre un largo camino que conduce al infinito. Y la vida es corta para despreciarla maniobrando en sentido contrario a las virtudes que nos fueran concedidas.
Se maniobra con odio, porque obrar con amor es mucho más fácil, no consume energía creativa, no desgasta, no agota. Porque no se entiende que amar a los demás sea una manera de amarnos en ellos mismos y porque… no nos damos cuenta que navegamos a la deriva de nuestro propio destino, que es imprescindible corregir el rumbo, caso contrario, estaríamos al igual que ahora, condenados a estrellarnos contra los muros de la incomprensión.
Raymond raymond_berberian14@yahoo.copm.ar

“Tal vez nuestro mundo se encuentra patas para arriba y eso me obliga ver las cosas al revés como que el revés fuera lo normal”.


Raymond Berberian 

Colgado de LA COLA DEL BARRILETE
El tiempo vale el aprecio que le tengamos; el error es cotizarlo en el Mercado Negro.
Comer para vivir y vivir para comer, son diferentes enfoques. Si diéramos vuelta las normas establecidas nos sorprendería encontrarnos con que la libertad es un espejismo y la honestidad, una ilusión.
Desde ya es cómodo hablar de paz con un cañón apuntando a la multitud.
Más vale profetizar sobre el amor, la hermandad y la igualdad, al igual que los predicadores… Pero si pudiésemos dar vuelta el sentido de esas mismas palabras y advertir lo que esconden; ¡la sorpresa que nos llevaríamos…!; sería como haber aterrizado en la otra cara de la luna.
Tal vez nuestro mundo se encuentra patas para arriba y eso me obliga ver las cosas al revés como que el revés fuera lo normal. Que los sujetos “A IMAGEN Y SEMEJANZA” fueran jardines de rosas para que los transeúntes recojan las de su agrado, donde los locos descargan sus problemas en una botella y la arrojan al mar.
Donde todavía se sueña con nadar como los peces, volar como las aves y amar telepáticamente. Donde la muerte es incierta; donde nadie depende de un nombre, razón social, ni de procurarse por el “pan nuestro de cada día”. Donde rige aquello de Dartañan: “Uno para todos y todos para uno….”
¡NO! ¡Por favor no! No me despierten…
Raymond raymond_berberian14@yahoo.com.ar

La magia disfrazada lleva cara de Santa Momia.


 Raymond_berberian
El Santo Bolsillismo El hombre se queja con que el mundo se atranca; con que sus hijos nacen sabiendo lo que él ignora; con que la existencia está plagada de púas metálicas y el futuro incierto y tambalea.
En efecto, los aparatos confeccionados por el hombre producen mayor grado de ignorancia y acortan el talento genuino y el tiempo. Cumplen con la misión por lo que han sido creados. A los dueños de la batuta les Interesa que la noche patine sobre la nada. Los grandes capitales se adueñaron de la opinión mayoritaria, las cárceles y el pan cotidiano. Han modificado los conceptos; todo está planeado y listo para ser ejecutado. Las noticias que debemos ser difundidas y las que han de ser negadas. Han cambiado el clima con tanta basura y chimenea. Han arrancado los árboles, robado las aguas y la canilla. Ya no hay por qué quejarse, ni de quien mofarse. El “bolsillismo” se ha puesto de onda. La magia disfrazada lleva cara de Santa Momia. La esperanza es de fabricación casera, lo demás se importa de Estados Unidos, Japón y China. Raymond raymond_berberian14@yahoo.com.ar ***

Fin de la conversación
Escribe un mensaje…

SOBRE EL GENOCIDIO ARMENIO Y EL PAPEL KURDO : “Las minorías y las excepciones son golondrinas que erraron su primavera”.


Raymond Berberian

TURCOS Y KURDOS, MUY BUENA GENTE… MASH AL-láh Quisiera que alguien me explicara sobre cómo debería reaccionar habiendo sido informado tardíamente que mi familia materna fue masacrada por los kurdos junto a otras familias armenias en Diarbekir (ciudad de residencia de mis ancestros). Alguien de mi entorno, me había explicado que los kurdos no eran todos iguales, que formaban varias tribus con objetivos y enfoques políticos diferentes, entre los cuales había adoradores del sol cuyo simbolismo es el pavo real, al igual que los yezidi de origen armenio; musulmanes y también cristianos y, que los kurdos cristianos eran originariamente asirios, un pueblo que aún le da pelea al tiempo. En este momento tan particular de mi vida, (y pido disculpas por involucrarme tanto en un asunto puntual y personal), no podría distinguir entre quien es quien y por ende, me limito a acusar y colocar a todos buenos, malos y errados en una misma bolsa. Los kurdos, de religión musulmana, (revelado por uno de ellos), aquél entonces aliados de los turcos, fueron quienes masacraron a los armenios de Diarbekir, entre ellos mis familiares, los Mendildjian. Tengo entendido que entre los turcos hubo mucha gente buena que se animaron a salvar armenios de morir masacrados. Pero eran turcos y eran kurdos quiénes degollaban a los armenios y eran quiénes los desvalijaban quedándose con sus bienes y humillaban a sus mujeres. A mí personalmente no me conforma todo lo que me podrían decir a favor de esos energúmenos genocidas y aunque… y aunque, hoy corra en sus venas sangre nuestra y hubiesen confesado su crimen, no me habría devuelto los míos. Que conste que por culpa de ellos nací y crecí fuera de mis raíces. Esa es una de tantas razones que me imponen señalar a los turcos como a los kurdos de criminales y lo voy a hacer en la medida de mis posibilidades para que el mundo se entere de quienes son los turcos y quienes son los kurdos. Aún así, no me embarga ningún sentimiento de venganza sino de justicia. Simplemente apelo a la conciencia mundial, si es que la tuvo o la tiene. El turco es turco, no me importa cuántos hubo santos entre ellos, del mismo modo los kurdos; no me interesa cuántas fueron las obras humanitarias que hayan cometido durante el Genocidio perpetrado contra la población armenia sobre sus tierras ancestrales desde 1915 a 1923, ni cuántos piadosos hayan existido entre ellos. Dos millones de criaturas humanas fueron exterminados. Las minorías y las excepciones son golondrinas que erraron su primavera. Si hubiesen sido conscientes y verdaderos devotos de su fe, habrían salido a la calle a ofrecer sus pechos a las balas en defensa de sus hermanos; habría sido un gesto de nobleza para con la dignidad humano; pero, no lo hicieron; más bien se ocultaron en sus casas a observar desde las ranuras de sus persianas el teatro de operaciones, lo que para mí los tilda de cobardes, traidores y tan responsables, al igual que aquellos otros que mataban sin piedad a las pobres criaturas. Ya ven; con o sin esa buena gente el genocidio fue dándose acabo. ¡Claro…! Lo que pasó, pasó… y ya no tiene remedio. Dirán algunos. Todos los que piensan así están equivocados. Dentro de mí lo sigue pasando, al igual que a muchos de mis hermanos. El genocidio de mi gente está incorporado en mí y eso no me lo quita nadie. Y esos cobardes el Estado turco, todavía se aferran a su negacionismo, como que “YO NO FUI…” ¡Fueron los alemanes! Tal vez y tan sólo tal vez, si esos energúmenos hubiesen pedido perdón, mi corazón les habría perdonado. Quiera Dios reciban su merecido castigo y paguen por sus pecados en sus próximas vidas. Tengo plena confianza que eso ha de ocurrir, porque Aztvats Menz -e (Dios es grande). Raymond raymond_berberian14@yahoo.com.ar

LA HISTORIA NO MIENTE, MIENTEN LOS LIBROS DE HISTORIA


Raymond Berberian 

La vida es un palacio de mentiras que desmantela el tiempo. R.B
Respetuosamente raymond_berberian14@yahoo.com.ar

cropped-copia-de-images-76

Vaya mi humilde homenaje y mis lágrimas de cristal a quienes simbolizan El Árbol de Los Pájaros Perdidos.
“24” de Abril 1915. “24” de Abril 2017
LA HISTORIA NO MIENTE,
MIENTEN LOS LIBROS DE HISTORIA
El Genocidio perpetrado por el Estado turco, al igual que cualquier otro exterminio de etnias milenarias, que los hubo y los hay. Mientras exista una memoria activa, queda como lacras imborrables en el archivo de la humanidad.
Yo, Rupén, descendiente de los sobrevivientes de la familia armenia, recordaré y honraré cada 24 de Abril, amen de los tiempos, a nuestros mártires y a todos nuestros hermanos asirios, caldeos, griegos, siríacos, yezidi caídos por la barbarie de las ignorancias, así también a las demás pueblos que sufrieron y sufren iguales persecuciones y asesinatos selectivos. No hay, ni habrá perdón ni olvido en mi corazón para quienes fueron verdugos de nuestros familiares; cuyos herederos hoy se atribuyen y gozan inmerecidamente de nuestras herencias históricas y nuestra Montaña Sacra EL Ararat. Llevo mis cicatrices prendidas de la memoria.
Pido piedad a Alá para aquellos turcos, kurdos y circasianos que al igual que unas bestias carroñeras fueron capaces de revolcarse y embadurnarse con sangre de inocentes derramada sobre la Tierra Sagrada de nuestros ancestros.
La vida es un palacio de mentiras que desmantela el tiempo. R.B
Respetuosamente raymond_berberian14@yahoo.com.ar

 

La pelea de los animales es arte marcial, un bombardeo es arte bélico…


Raymond Berberian

DISPAREN CONTRA RUPÉN

Las chicas de los Supermercados preguntan si soy un “consumidor final”…
Conquistar una viuda, es hacerse de un botín de guerra…
Mientras corre dinero por debajo de la mesa del clero, las aguas benditas pierden su efecto…
En algunas regiones de África la gente sufre hambre, porque los civilizados les quitó el canibalismo…
La agresividad es un modo de reclamar…
Con un ojo en compota, la vida toma color rosa…
La pelea de los animales es arte marcial, un bombardeo es arte bélico…
El restaurante es un museo de arte culinario…
Las doctrinas sostienen la ignorancia…
Cuando la mujer pierde la cabeza, se embaraza…

ut677
Entre tantas verdades, se rescatan verdades…
El beso es el punto de partida para el abordaje…
La mujer prueba, el hombre comprueba…
Estar en pareja, es terapia de grupo…
Convivir no es precisamente el vivir con…
Alinearse con el enemigo, no es hacerse de amigo…
El artista sueña que el mundo admira el Arco Iris que lleva de crucifijo…
Podemos tener conducta cristiana sin haber sabido de Cristo…
Cuando se da para quitar, se quita…
El adulterio excita la parte tonta de nuestra fantasía…
Llorar o reír son remedios primitivos que no se adquieren con recetas…
raymond_berberian14@yahoo.com.ar

Turquía que aclare sus buenas intenciones y cuales son sus intereses por reconocer en nosotros,(ARMENIA) a su gran amor imposible


Raymond Berberian 

LAS ÁGUILAS TAMBIEN MUEREN s
Turquía considera a los armenios sobrevivientes del genocidio, como que abandonaron su país “Turquía” por propia voluntad, por consiguiente tanto ellos como lo asirios, siríacos, griegos, kurdos, lazes laces y yezidí pertenecen a la diáspora turca.
Pues bien, que Turquía, (hoy potencia mundial junto con Israel, apadrinada por los EEUU), exponga en bandeja sus buenas intenciones, que aclare cuales son sus intereses por reconocer en nosotros a su gran amor imposible: su diáspora turca, y nosotros gustosamente las estudiaremos.
No sabría decir cuántos de nosotros estaríamos dispuestos a jugarnos la vida en volver bajo las condiciones actuales, aunque…, si exagerara, supongo que no excederían los dedos de una mano. No obstante eso, algunos irían como turistas a rezar sobre el suelo de nuestros ancestros y, casi seguro, les sería obsequiado un libro ilustrado, recordatorio de quien fuera uno de los cabecillas del Genocidio contra la población armenia en Anatolia y Cilicia: Mustafá Kemal, alias el “Ataturc”.
Por otro lado, tengo entendido que Armenia (República Independiente) no está capacitada o no considera de su incumbencia acordarnos, los ocho millones de hermanos diseminados por el mundo, una suerte de identidad, un simple carnet que nos reconozca como: Armenios Occidentales, procedente de Turquía” Pero eso sí, nos ofrece un Pasaporte, lo cual es un honor para cualquiera de nosotros, pero es algo como ofrecerle un traje de etiqueta al que le falta zapatos o un tatuaje en la nuca o la espada.
Nuestra prolongada estadía fuera de nuestras raíces, nos ha permitido adquirir documentaciones de diversas nacionalidades. Para mí; La nacionalidad y el origen son dos cosas distintas. Yo, por ejemplo, poseo más de una nacionalidad en mi haber, mas ninguna señala mi origen. Eso da a entender que no siempre las nacionalidades comulgan con el origen.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.


Si bien el origen se pierde en la historia de los tiempos, en algunos casos excepcionales como el nuestro, se sostiene y se lo trata de reflotar con lo que uno quiere ser y eso, va más allá de la denominación, la fisonomía, el carácter y la idiosincrasia.
Gran parte de mi vida fui francés, incluso me identifiqué como francés, al igual que aquel africano en mi paso por Dakar (África Occidental) me preguntó si era francés y le dije que sí y él, henchido el pecho, replicó: (¡Comme moi!) Igual que yo. (Je m’apelle Renault 4) Me llamo Renault 4.
En el fondo me estaba engañando a mí mismo, escondiéndome en una apariencia adoptiva con la que, en honor a la verdad, entre los dos habíamos llegado a congeniar bastante.
Siempre presentí que en mí existía otro ser al que no le daba cabida, un ser que jugaba al escondite dentro de mí, por momentos se asomaba debajo de mi honda superficie del que me era imposible ocultar, ni siquiera razonando aquella conclusión de mi padre, huérfano de Diyarbekir quien fuera rescatado y conducido a Alepo Siria al igual que mi tía Arek y chamir, mi madre: (¡Toi tu est français, l’Arménie n’existe plus!) ¡Tú eres francés: Armenia no existe más!
Un día alguien me señaló una iglesia armenia, era un domingo. La gente había comenzado a salir y bajaba por las escalinatas.
Me sentía motivado, como cuando de chico en París, pegaba mis narices en las vidrieras que exhibían soldaditos de plomo.
Fantaseaba con los rostros de las mujeres comparándolas con mi madre que apenas recuerdo. Era mi gran familia perdida en el olvido. Sonreía, pero nadie me devolvía la mirada. Fue cuando me di cuenta que yo era la oveja perdida reflotada de un universo desconocido.
Y fueron pasando los años tratando de curar aquella espina que seguía hiriéndome. No faltó quién me dijera que mi apellido no era el de los puros y auténticos armenios, puesto que mi apellido se refería a un oficio; no así a nombres de santos. Sabía, sin embargo, que habría una puerta en algún recodo del camino de tantas que sobre la marcha me fueran cerradas en mi cara, una que yo mismo inventaría y eso fue lo que hice.
Mientras iba tropezando, peleándome contra los molinos de viento, fui haciéndome un camino paralelo y sacando mis propias deducciones: Tratar de no morir, antes de tiempo. Y si parto; estar convencido que habrá quienes me relevarían y llevarían mi balsa a buen puerto.
Con paciencia, las águilas también mueren…
Rupén raymond_berberian14@yahoo.com.ar
***