Yo venía a hacer un país y él ya lo tenía hecho desde los inicios de los tiempos


Raymond Berberian

Libros de Rupén…
EL INDIO DE SAN JUAN…
El recomendado dijo ser oriundo de la provincia de San Juan, que había venido a Buenos Aires atraído por el prestigio que representa poner las suelas en la Gran Urbe.
Era un hombre más bien silencioso, de aspecto rudo y rostro repleto de arrugas. No aventuraba palabra alguna, salvo para responder a las preguntas que se le formulaba. Su trabajo consistía en lavarle la cara a un pequeño local que acababa de adquirir, donde pensaba inaugurar cuanto antes a escasos metros de la Catedral Palermitana, un estudio fotográfico.
Según mis cálculos, la pintura, la habilitación, el armado, la vidriera y el cartel, en el peor de los casos, no excederían los quince días hábiles y ya esa cifra había trepado al doble sin vista de un horizonte.
El hombre se presentaba a trabajar un día, faltaba otro, llegaba a cualquier hora, pero eso sí: siempre esgrimiendo argumentos y excusas inobjetables. Era tan amable, tan voluntarioso y cordial que difícilmente se le podía reprochar su falta de cumplimiento con lo pactado.
Un día al verlo llegar fuera de horario no resistí más, puse cara de enojo. En realidad el enojo era conmigo por haber confiado en un desconocido sin más referencias que mi intuición.
Al día siguiente lo estaba esperando desde temprano en la puerta del local, decidido a encararlo, apoyado en la cortina metálica y haciendo gárgaras con el verso que pensaba recitarle.
El hombre apareció cerca del mediodía, venía caminando lentamente con una sonrisa pegada a los labios. Verlo tan tranquilo me irritó aún más y lo enfrenté. Le dije que me estaba haciendo perder tiempo y dinero, que el local debía haberse inaugurado un mes atrás y todavía estabamos en veremos. Con que faltaba una pincelada por aquí, otra por allá; eran cosas de nunca acabar.
No me prestó oído, me saludó como de costumbre y se puso a trabajar. En su rostro no se le acumuló ninguna arruga nueva.
De pronto tuve una extraña sensación, como que al hombre, mi presencia le era intrascendente, que tampoco le conmovían mis broncas.
El indio seguía sonriendo suavemente ajeno a todo, removiendo sus pinturas. Su indiferencia llegó a afectarme tanto que finalicé desorientado. Yo, ya estaba en pie de guerra, montado en un imaginario alazán blanco, y del indio… ni noticias. “Este infeliz se está burlando de mí”- me dije, ideando modificar mi estrategia que hasta allí no había pegado al blanco. “El no me ha de derrotar, la razón está de mi lado”-me dije-.
De pronto me pareció ridículo gastarme en enojos sin que el contrincante esté dispuesto a responder, era como gritarle a una pared esperando que reaccione. En realidad no deseaba llevar los hechos a extremos, tampoco ofender al pobre hombre, mi intención era manifestar mi bronca y desahogarme, es todo; que sepa lo que pienso, y listo.
Me ocurrió de repente, mediar la astucia como un recurso observándolo retocar una pared trepado sobre una escalera, y le confesé, como quien no quiere las cosas, mi gran admiración por los Amerindios. Era una manera de demostrarle lo ilustrado que era. Le hablé de la sensibilidad de los guaraníes, mencioné con gran elocuencia los misterios del Cuzco, el Titicaca, el Machu Pichu y el Valle de la Luna. Allí el hombre, como que hubiese recibido un impacto de bala, se detuvo. Giró la cabeza hacia mí, abrió los ojos como no lo había hecho jamás. Por primera vez notaba que sus ojos eran de color miel, salpicados de un verde profundo.
-:“Nosotros en San Juan tenemos una Santa Popular que hace milagros. Va gente a visitarla de todos partes. Ella tuvo una historia muy triste, murió de sed escapando de los tiranos con un niño en brazos. Huyó a las montañas y allí murió, aun muerta siguió amamantando a su pequeño hasta que finalmente fue localizada y enterrada allí mismo.

Resultado de imagen para difunta correa

…Delinda Antonia Correa… Murió debajo de un algarrobo. Quien quita una piedra al santuario donde se encuentra enterrada sufre inconvenientes. Por eso todo el mundo reza por su alma y nadie toca nada.”

Imagen relacionada

Resultado de imagen para valle de la luna
-:“Son supersticiones me imagino” -interrumpí.
-:“No, no lo son, créame, don; es real. Se han registrado desbarrancar autos por llevarse algún recuerdo de los alrededores de la tumba. Le dicen La Difunta Correa, era una india de mis pagos”

Rozas aclara sobre la concurrencia a la Cabalgata de la Fe
Ponía tanta énfasis en su relato que mi hizo olvidar el enojo y pasar por alto los días perdidos.

Resultado de imagen para difunta correa
-:“El Valle de la Luna está en San Juan” –acotó sonriendo un rato después, orgulloso de pertenecer a su tierra, agregando.-: “Posee un micro clima único en el mundo. Allí en el cielo es común ver platos voladores, don. Debería usted conocer mi San Juan”.
De a poco nos estábamos haciendo amigos. Yo, con mi bagaje de extranjero a cuestas y mi particular modo de querer ganarle tiempo al tiempo y él con su reloj desacelerado, la diferencia era notable, abismal.

 

Resultado de imagen para valle de la lunaResultado de imagen para valle de la luna

Yo venía a hacer un país y él ya lo tenía hecho desde los inicios de los tiempos y sin embargo algo nos hermanaba: teníamos un profundo respeto el uno hacia el otro. Los dos, de una y otra manera tocábamos la cabeza de la serpiente que enlaza la historia de la humanidad.

Resultado de imagen para valle de la luna
Conversar con él me elevó a las invasiones españolas y portuguesas en este sector de América y me estremecí. Me estaba poniendo en la piel del indio, percibía cómo iban siendo explotados, marginados, ultrajada su dignidad como seres humanos, sustraído su territorio y lo peor: haberles confundido su identidad.
Aunque no me una ningún vínculo afectivo, cultural o de sangre con la existencia del indio, el simple hecho de encontrarme sobre este suelo sin el debido consentimiento de sus auténticos dueños me hacía sentir un intruso. Estuvo comiendo el pan que ellos sembraron, forjando una nueva residencia sobre la de ellos.
Llegué a este rincón del mundo queriendo encontrarme con indios con plumas, gauchos tomando mate con bombilla, luciendo facones, boleadoras, zapateando malambo y bailando el chamamé al son de la acordeona. Para mi decepción Buenos Aires me recordó a París. Los guaraníes, mapuches, quechuas, ranqueles, tobas, wichis, aymaras y diaguitas y tantos otros difícilmente reconocibles a simple vista, salvo por algún rastro característico imborrable en su fisonomía, a pesar de la sangre española, usaban vestimenta europea. Y qué pena.
El indio, de San Juan, me había conquistado ofreciéndome su trasparencia, la misma que ofreciera a los invasores de su tierra.
Hoy, que el tiempo ha transcurrido, no sabría quien de los dos llegó a admirar más al otro.
Al finalizar su trabajo, José, que jamás confesó ser un indio, se despidió de mí con un afectuoso abrazo que atesoro como una de las experiencias más caras de mi vida.
_: ¡Adiós don…! -exclamó-. Voy a hablar de usted en mi pueblo, ¿sabe don?
…Fueron sus últimas palabras.
Nunca más lo volví a ver, supe que había regresado a sus pagos esa misma noche.

Raymond raymond_berberian14@yahoo.com.ar

Aunque les duela a muchos…


Raymond Berberian 

QUE ME ARROJEN LA PRIMERA PIEDRA
Iba con mis escritos tocando puertas de una institución a otra y regresaba a casa desanimado sin un pan debajo el brazo.
“¡A ese, yo lo conozco, me sacó las fotos de mi casamiento y ahora se la da de escritor!” “¡Es un Catolíc!” –me tildaban algunos, despectivamente, como diciendo: “Él no es un armenio de los nuestros, no es un pura sangre tradicional como lo somos los de nuestro grupo”.
Nunca olvido aquella pareja de ancianos que me encararon con “Tun haies, ¿insh bess, haieren ches quider?; ¡amote!” (Eres armenio y no sabes hablar armenio… Es una vergüenza.)

ggeree
Desde que tengo memoria viví atragantado con una espina y hoy, aunque fuera lo último que pronuncio, quiero exponerla ante mi gran familia de Venerables Capitanes, Comandantes, Coroneles y Generales.
Fui, y sigo siendo marginado por animarme a pensar y tener la osadía de revelar mi propio criterio, armarme de opiniones distintas que no cuajan con las de ellos y de no pertenecer a sus prestigiosas instituciones políticas. No faltó quién trató de desmerecerme diciendo que según mi apellido, yo no era el clásico armenio de pura sangre, ya que los auténticos apellidos armenios poseen denominaciones de santos y ciudades. Entonces, me dije, los Naregatzí y los Arzrouní no estarían actualizados.
Durante mucho tiempo busqué hacerme amigo de algún miembro de esa supuesta Patria tan personal en el exilio, fue cuando escribí: “En los ojos del amigo sólo leo la envidia”.
Al principio me negaba comprender que entre hermanos de una misma ascendencia y origen podía existir tanto fanatismo, tanta obsesiva rivalidad, incluso odio disimulado tras una hipocresía convencional. Traté de convencerme de mil maneras, diciéndome: todos ellos son mis hermanos y yo los amo; pero… Ellos, eran los Señores y yo un pobre soñador ingenuo; un Quijote, un injerto que deseaba colarse con su literatura y su particular enfoque de su propia armenidad en medio de ellos y acoplarse a sus supuestas glorias prohibitivas.
Supongo, se creerían más armenios que otros al discriminar a un hermano, sea por su condición económica o por no congeniar con su mentalidad tradicional. No comprendían que podía existir entre los marginados una diversidad de criterios que les sería útil contemplar.
No obstante reconozco que poseían todo el derecho de errar en la egolatría y también de equivocarse. Yo, a esos hermanos; (no generalizo por supuesto) de la Apocalipsis, los compararía con la mentalidad del turco, el turco no reconoce su típica soberbia de ignorante.
Sentirse armenio, Estimados Señores de la Batuta, no consiste únicamente en saber hablar el idioma, en pertenecer a un grupo político cerrado; es aceptar, respetar, amar y rescatar a la oveja perdida, no por lo que posee, sino por lo que es. Por otro lado, yo, como escritor, me manejo en varias lenguas expresando mi armenio y con ello aunque les duela a muchos, respetando a los demás, honro mis raíces.
Raymond raymond_berberian14@yahoo.com.ar

Son los que se animan a torcer el brazo de la mayoría, quienes, en definitiva, se postulan de Cristo, para que sean crucificados, conforme a la mayoría.


Raymond Berberian 

Los Muros de la incomprensión
Si la gran mayoría piensa igual no significa que tenga razón. Piensa igual, porque no le cabe pensar distinto y porque prefiere, por comodidad, respaldarse en los demás. El hombre ha sido disciplinado y sometido, consciente o inconscientemente a dudar de sus propios criterios.
Quienes han impulsado cambios en la mentalidad generalizada fueron atacados, envidiados y hasta asesinados, pero luego fueron llorados y comprendidos.
Si un transeúnte levanta los ojos y hace que observa un punto fijo en el cielo, todos aquellos que lo cruzarían lo imitarían por reflejo y hasta creerían ver lo inimaginable.
Sabemos que la excepción no hace a la regla, pero la regla nadie la sostiene, más que la “excepción”. Son los que se animan a torcer el brazo de la mayoría, quienes, en definitiva, se postulan de Cristo, para que sean crucificados, conforme a la mayoría.
El ser humano se reproduce y se multiplica sin entender los reales motivos de su existencia, ni cual es su verdadera misión en la Tierra, mucho menos le interesa recuperar su esencia mística, descubrir los innumerables mundos de su interior que lo vinculan con lo desconocido.

 

imperialismoSe olvida que es sólo un grano de arena en la inmensidad del universo y que solo, jamás podrá atravesar el horizonte de los misterios salvo hermanándose con su otro yo. Crecer, ganarse la vida y tener un buen pasar no es más que un paso sobre un largo camino que conduce al infinito. Y la vida es corta para despreciarla maniobrando en sentido contrario a las virtudes que nos fueran concedidas.
Se maniobra con odio, porque obrar con amor es mucho más fácil, no consume energía creativa, no desgasta, no agota. Porque no se entiende que amar a los demás sea una manera de amarnos en ellos mismos y porque… no nos damos cuenta que navegamos a la deriva de nuestro propio destino, que es imprescindible corregir el rumbo, caso contrario, estaríamos al igual que ahora, condenados a estrellarnos contra los muros de la incomprensión.
Raymond raymond_berberian14@yahoo.copm.ar

“Tal vez nuestro mundo se encuentra patas para arriba y eso me obliga ver las cosas al revés como que el revés fuera lo normal”.


Raymond Berberian 

Colgado de LA COLA DEL BARRILETE
El tiempo vale el aprecio que le tengamos; el error es cotizarlo en el Mercado Negro.
Comer para vivir y vivir para comer, son diferentes enfoques. Si diéramos vuelta las normas establecidas nos sorprendería encontrarnos con que la libertad es un espejismo y la honestidad, una ilusión.
Desde ya es cómodo hablar de paz con un cañón apuntando a la multitud.
Más vale profetizar sobre el amor, la hermandad y la igualdad, al igual que los predicadores… Pero si pudiésemos dar vuelta el sentido de esas mismas palabras y advertir lo que esconden; ¡la sorpresa que nos llevaríamos…!; sería como haber aterrizado en la otra cara de la luna.
Tal vez nuestro mundo se encuentra patas para arriba y eso me obliga ver las cosas al revés como que el revés fuera lo normal. Que los sujetos “A IMAGEN Y SEMEJANZA” fueran jardines de rosas para que los transeúntes recojan las de su agrado, donde los locos descargan sus problemas en una botella y la arrojan al mar.
Donde todavía se sueña con nadar como los peces, volar como las aves y amar telepáticamente. Donde la muerte es incierta; donde nadie depende de un nombre, razón social, ni de procurarse por el “pan nuestro de cada día”. Donde rige aquello de Dartañan: “Uno para todos y todos para uno….”
¡NO! ¡Por favor no! No me despierten…
Raymond raymond_berberian14@yahoo.com.ar

La magia disfrazada lleva cara de Santa Momia.


 Raymond_berberian
El Santo Bolsillismo El hombre se queja con que el mundo se atranca; con que sus hijos nacen sabiendo lo que él ignora; con que la existencia está plagada de púas metálicas y el futuro incierto y tambalea.
En efecto, los aparatos confeccionados por el hombre producen mayor grado de ignorancia y acortan el talento genuino y el tiempo. Cumplen con la misión por lo que han sido creados. A los dueños de la batuta les Interesa que la noche patine sobre la nada. Los grandes capitales se adueñaron de la opinión mayoritaria, las cárceles y el pan cotidiano. Han modificado los conceptos; todo está planeado y listo para ser ejecutado. Las noticias que debemos ser difundidas y las que han de ser negadas. Han cambiado el clima con tanta basura y chimenea. Han arrancado los árboles, robado las aguas y la canilla. Ya no hay por qué quejarse, ni de quien mofarse. El “bolsillismo” se ha puesto de onda. La magia disfrazada lleva cara de Santa Momia. La esperanza es de fabricación casera, lo demás se importa de Estados Unidos, Japón y China. Raymond raymond_berberian14@yahoo.com.ar ***

Fin de la conversación
Escribe un mensaje…

SOBRE EL GENOCIDIO ARMENIO Y EL PAPEL KURDO : “Las minorías y las excepciones son golondrinas que erraron su primavera”.


Raymond Berberian

TURCOS Y KURDOS, MUY BUENA GENTE… MASH AL-láh Quisiera que alguien me explicara sobre cómo debería reaccionar habiendo sido informado tardíamente que mi familia materna fue masacrada por los kurdos junto a otras familias armenias en Diarbekir (ciudad de residencia de mis ancestros). Alguien de mi entorno, me había explicado que los kurdos no eran todos iguales, que formaban varias tribus con objetivos y enfoques políticos diferentes, entre los cuales había adoradores del sol cuyo simbolismo es el pavo real, al igual que los yezidi de origen armenio; musulmanes y también cristianos y, que los kurdos cristianos eran originariamente asirios, un pueblo que aún le da pelea al tiempo. En este momento tan particular de mi vida, (y pido disculpas por involucrarme tanto en un asunto puntual y personal), no podría distinguir entre quien es quien y por ende, me limito a acusar y colocar a todos buenos, malos y errados en una misma bolsa. Los kurdos, de religión musulmana, (revelado por uno de ellos), aquél entonces aliados de los turcos, fueron quienes masacraron a los armenios de Diarbekir, entre ellos mis familiares, los Mendildjian. Tengo entendido que entre los turcos hubo mucha gente buena que se animaron a salvar armenios de morir masacrados. Pero eran turcos y eran kurdos quiénes degollaban a los armenios y eran quiénes los desvalijaban quedándose con sus bienes y humillaban a sus mujeres. A mí personalmente no me conforma todo lo que me podrían decir a favor de esos energúmenos genocidas y aunque… y aunque, hoy corra en sus venas sangre nuestra y hubiesen confesado su crimen, no me habría devuelto los míos. Que conste que por culpa de ellos nací y crecí fuera de mis raíces. Esa es una de tantas razones que me imponen señalar a los turcos como a los kurdos de criminales y lo voy a hacer en la medida de mis posibilidades para que el mundo se entere de quienes son los turcos y quienes son los kurdos. Aún así, no me embarga ningún sentimiento de venganza sino de justicia. Simplemente apelo a la conciencia mundial, si es que la tuvo o la tiene. El turco es turco, no me importa cuántos hubo santos entre ellos, del mismo modo los kurdos; no me interesa cuántas fueron las obras humanitarias que hayan cometido durante el Genocidio perpetrado contra la población armenia sobre sus tierras ancestrales desde 1915 a 1923, ni cuántos piadosos hayan existido entre ellos. Dos millones de criaturas humanas fueron exterminados. Las minorías y las excepciones son golondrinas que erraron su primavera. Si hubiesen sido conscientes y verdaderos devotos de su fe, habrían salido a la calle a ofrecer sus pechos a las balas en defensa de sus hermanos; habría sido un gesto de nobleza para con la dignidad humano; pero, no lo hicieron; más bien se ocultaron en sus casas a observar desde las ranuras de sus persianas el teatro de operaciones, lo que para mí los tilda de cobardes, traidores y tan responsables, al igual que aquellos otros que mataban sin piedad a las pobres criaturas. Ya ven; con o sin esa buena gente el genocidio fue dándose acabo. ¡Claro…! Lo que pasó, pasó… y ya no tiene remedio. Dirán algunos. Todos los que piensan así están equivocados. Dentro de mí lo sigue pasando, al igual que a muchos de mis hermanos. El genocidio de mi gente está incorporado en mí y eso no me lo quita nadie. Y esos cobardes el Estado turco, todavía se aferran a su negacionismo, como que “YO NO FUI…” ¡Fueron los alemanes! Tal vez y tan sólo tal vez, si esos energúmenos hubiesen pedido perdón, mi corazón les habría perdonado. Quiera Dios reciban su merecido castigo y paguen por sus pecados en sus próximas vidas. Tengo plena confianza que eso ha de ocurrir, porque Aztvats Menz -e (Dios es grande). Raymond raymond_berberian14@yahoo.com.ar

LA HISTORIA NO MIENTE, MIENTEN LOS LIBROS DE HISTORIA


Raymond Berberian 

La vida es un palacio de mentiras que desmantela el tiempo. R.B
Respetuosamente raymond_berberian14@yahoo.com.ar

cropped-copia-de-images-76

Vaya mi humilde homenaje y mis lágrimas de cristal a quienes simbolizan El Árbol de Los Pájaros Perdidos.
“24” de Abril 1915. “24” de Abril 2017
LA HISTORIA NO MIENTE,
MIENTEN LOS LIBROS DE HISTORIA
El Genocidio perpetrado por el Estado turco, al igual que cualquier otro exterminio de etnias milenarias, que los hubo y los hay. Mientras exista una memoria activa, queda como lacras imborrables en el archivo de la humanidad.
Yo, Rupén, descendiente de los sobrevivientes de la familia armenia, recordaré y honraré cada 24 de Abril, amen de los tiempos, a nuestros mártires y a todos nuestros hermanos asirios, caldeos, griegos, siríacos, yezidi caídos por la barbarie de las ignorancias, así también a las demás pueblos que sufrieron y sufren iguales persecuciones y asesinatos selectivos. No hay, ni habrá perdón ni olvido en mi corazón para quienes fueron verdugos de nuestros familiares; cuyos herederos hoy se atribuyen y gozan inmerecidamente de nuestras herencias históricas y nuestra Montaña Sacra EL Ararat. Llevo mis cicatrices prendidas de la memoria.
Pido piedad a Alá para aquellos turcos, kurdos y circasianos que al igual que unas bestias carroñeras fueron capaces de revolcarse y embadurnarse con sangre de inocentes derramada sobre la Tierra Sagrada de nuestros ancestros.
La vida es un palacio de mentiras que desmantela el tiempo. R.B
Respetuosamente raymond_berberian14@yahoo.com.ar

 

La pelea de los animales es arte marcial, un bombardeo es arte bélico…


Raymond Berberian

DISPAREN CONTRA RUPÉN

Las chicas de los Supermercados preguntan si soy un “consumidor final”…
Conquistar una viuda, es hacerse de un botín de guerra…
Mientras corre dinero por debajo de la mesa del clero, las aguas benditas pierden su efecto…
En algunas regiones de África la gente sufre hambre, porque los civilizados les quitó el canibalismo…
La agresividad es un modo de reclamar…
Con un ojo en compota, la vida toma color rosa…
La pelea de los animales es arte marcial, un bombardeo es arte bélico…
El restaurante es un museo de arte culinario…
Las doctrinas sostienen la ignorancia…
Cuando la mujer pierde la cabeza, se embaraza…

ut677
Entre tantas verdades, se rescatan verdades…
El beso es el punto de partida para el abordaje…
La mujer prueba, el hombre comprueba…
Estar en pareja, es terapia de grupo…
Convivir no es precisamente el vivir con…
Alinearse con el enemigo, no es hacerse de amigo…
El artista sueña que el mundo admira el Arco Iris que lleva de crucifijo…
Podemos tener conducta cristiana sin haber sabido de Cristo…
Cuando se da para quitar, se quita…
El adulterio excita la parte tonta de nuestra fantasía…
Llorar o reír son remedios primitivos que no se adquieren con recetas…
raymond_berberian14@yahoo.com.ar

Turquía que aclare sus buenas intenciones y cuales son sus intereses por reconocer en nosotros,(ARMENIA) a su gran amor imposible


Raymond Berberian 

LAS ÁGUILAS TAMBIEN MUEREN s
Turquía considera a los armenios sobrevivientes del genocidio, como que abandonaron su país “Turquía” por propia voluntad, por consiguiente tanto ellos como lo asirios, siríacos, griegos, kurdos, lazes laces y yezidí pertenecen a la diáspora turca.
Pues bien, que Turquía, (hoy potencia mundial junto con Israel, apadrinada por los EEUU), exponga en bandeja sus buenas intenciones, que aclare cuales son sus intereses por reconocer en nosotros a su gran amor imposible: su diáspora turca, y nosotros gustosamente las estudiaremos.
No sabría decir cuántos de nosotros estaríamos dispuestos a jugarnos la vida en volver bajo las condiciones actuales, aunque…, si exagerara, supongo que no excederían los dedos de una mano. No obstante eso, algunos irían como turistas a rezar sobre el suelo de nuestros ancestros y, casi seguro, les sería obsequiado un libro ilustrado, recordatorio de quien fuera uno de los cabecillas del Genocidio contra la población armenia en Anatolia y Cilicia: Mustafá Kemal, alias el “Ataturc”.
Por otro lado, tengo entendido que Armenia (República Independiente) no está capacitada o no considera de su incumbencia acordarnos, los ocho millones de hermanos diseminados por el mundo, una suerte de identidad, un simple carnet que nos reconozca como: Armenios Occidentales, procedente de Turquía” Pero eso sí, nos ofrece un Pasaporte, lo cual es un honor para cualquiera de nosotros, pero es algo como ofrecerle un traje de etiqueta al que le falta zapatos o un tatuaje en la nuca o la espada.
Nuestra prolongada estadía fuera de nuestras raíces, nos ha permitido adquirir documentaciones de diversas nacionalidades. Para mí; La nacionalidad y el origen son dos cosas distintas. Yo, por ejemplo, poseo más de una nacionalidad en mi haber, mas ninguna señala mi origen. Eso da a entender que no siempre las nacionalidades comulgan con el origen.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.


Si bien el origen se pierde en la historia de los tiempos, en algunos casos excepcionales como el nuestro, se sostiene y se lo trata de reflotar con lo que uno quiere ser y eso, va más allá de la denominación, la fisonomía, el carácter y la idiosincrasia.
Gran parte de mi vida fui francés, incluso me identifiqué como francés, al igual que aquel africano en mi paso por Dakar (África Occidental) me preguntó si era francés y le dije que sí y él, henchido el pecho, replicó: (¡Comme moi!) Igual que yo. (Je m’apelle Renault 4) Me llamo Renault 4.
En el fondo me estaba engañando a mí mismo, escondiéndome en una apariencia adoptiva con la que, en honor a la verdad, entre los dos habíamos llegado a congeniar bastante.
Siempre presentí que en mí existía otro ser al que no le daba cabida, un ser que jugaba al escondite dentro de mí, por momentos se asomaba debajo de mi honda superficie del que me era imposible ocultar, ni siquiera razonando aquella conclusión de mi padre, huérfano de Diyarbekir quien fuera rescatado y conducido a Alepo Siria al igual que mi tía Arek y chamir, mi madre: (¡Toi tu est français, l’Arménie n’existe plus!) ¡Tú eres francés: Armenia no existe más!
Un día alguien me señaló una iglesia armenia, era un domingo. La gente había comenzado a salir y bajaba por las escalinatas.
Me sentía motivado, como cuando de chico en París, pegaba mis narices en las vidrieras que exhibían soldaditos de plomo.
Fantaseaba con los rostros de las mujeres comparándolas con mi madre que apenas recuerdo. Era mi gran familia perdida en el olvido. Sonreía, pero nadie me devolvía la mirada. Fue cuando me di cuenta que yo era la oveja perdida reflotada de un universo desconocido.
Y fueron pasando los años tratando de curar aquella espina que seguía hiriéndome. No faltó quién me dijera que mi apellido no era el de los puros y auténticos armenios, puesto que mi apellido se refería a un oficio; no así a nombres de santos. Sabía, sin embargo, que habría una puerta en algún recodo del camino de tantas que sobre la marcha me fueran cerradas en mi cara, una que yo mismo inventaría y eso fue lo que hice.
Mientras iba tropezando, peleándome contra los molinos de viento, fui haciéndome un camino paralelo y sacando mis propias deducciones: Tratar de no morir, antes de tiempo. Y si parto; estar convencido que habrá quienes me relevarían y llevarían mi balsa a buen puerto.
Con paciencia, las águilas también mueren…
Rupén raymond_berberian14@yahoo.com.ar
***

Los colonos sionistas en Palestina,los turcos en Asia Menor, los azerís en el Cáucaso SON TODOS EXTRANJEROS.


Raymond Berberian 

En otras palabras, los ciudadanos de los EEUU, salvo los pueblos originarios amerindios, el resto son “extranjeros”…

Veneno reptiliano

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

AHH ME OLVIDABA DE MAURICIO MACRI.EL TAMBIÉN ES REPTIL.AUNQUE DICEN QUE ES LA VERGÜENZA DE LOS SANGRE FRÍA…

El Comandante Hugo Chavez de Venezuela había dicho que los gobernantes del mundo no eran seres humanos sino, reptilianos: serpientes venenosas, pertenecientes a la mafia judía iluminati; (resultados de la unión de los ángeles caídos con humanos).
Yo diría que la vida personal de cada ser humano es precisamente eso: “personal” que no debiera incumbir a nadie, no así las aberraciones “personales”…
Confieso que me conmovieron las expresiones de Melania, la Primera Dama de las Primeras Damas, del flamante Presidente racista de los EEUU, el sionista Trump. Melania, junto a él, daba impresión de ser una maniquí de exhibición, parecida a una muñeca inflable manejada a control remoto, puesta a merced de los caprichos de un magnate sionista, por cuando debía sonreír o permanecer en el molde. Vestía un traje color verde pistacho del cuello a los pies y era conducida, mejor dicho arrastrada de la mano por su Amo y Señor, Emperador de las finanzas del Imperio Materialista. Sólo le faltaba el látigo y una cuerda atada al cuello. No sé, para mí, estaría amaestrada a cumplir con un papel que le desbordaba. Amenazada, tal vez, ella y toda su parentela, puesto que desentonaba claramente con el desborde de felicidad con resto de los hijos y familiares presentes de su Amo y Señor.
Si no me equivoco, América de Norte es territorio indio, invadido por la mala y habitado por extranjeros de todo el mundo. En otras palabras, los ciudadanos de los EEUU, salvo los pueblos originarios amerindios, el resto son “extranjeros” al igual que los colonos sionistas invasores en Palestina: igual que los turcos en Asia Menor y los azerís en el Cáucaso ¡son extranjeros! El hecho de negarles a los refugiados del Medio Oriente el acceso a los EEUU, por la simple escusa de ser musulmanes es una crueldad característica, acostumbrada entre los sionistas. Similar criminalidad es cometer genocidio. Podía haber decretado, como Sheriff de Kansas City, el derecho de admisión con las averiguaciones de antecedentes; pero cerrarles las puertas a esa pobre gente, incluso a los de doble nacionalidad, cuyos países han sido devastados por los del Primer mundo, en especial, por los dueños de la batuta norteamericana; es criminal, es falto de sensibilidad, de humanismo, es racismo, es sionismo, es… en definitiva: vomitar veneno reptiliano.
Respetuosamente….

“Nunca fui real como ahora”


Nunca pensé lo reconfortante que es rencontrarse consigo mismo y poder reiterar aquello: “Nunca fui real como ahora”

Copia de images (76)

Expresar mi “armenio” en otros idiomas adquiera un panorama de comprensión y de hermandad inimaginable.

Raymond Berberian

IMÁGENES NOCTURNAS
Ante todo, quisiera aclarar, que no tengo ningún conocimiento específico, mucho menos científico sobre lo que intento develar. Mi tesis gira únicamente en torno de mis propias intuiciones.
Por las noches, a solas, comienzo sintonizando ondas que circulan por el espacio. Al igual que los peces que nadan en el mar sin ser percibidos a simple vista, las ideas flotan en el espacio y pueden ser recogidas y clasificadas por cualquiera de nosotros.
Sé perfectamente que no soy quien, por capricho, se da por escribir, sino que soy un intermediario entre la “Plenitud y la Nada”.
El hecho de poder expresar mi “armenio” en otros idiomas, sin herir la susceptibilidad de nadie, me estuvo abriendo a lo largo de esos años un panorama de comprensión y de hermandad inimaginable
El amor es perceptible en muchas formas, es la base de nuestra existencia terrenal. Mientras podemos identificarnos en él, una suerte de trasparencia se adhiere a nosotros que hace que nuestra mente adquiera dimensión inusitada. Es como contactarnos con el universo; es la misma sensación de volar por la eternidad junto al pensamiento.
En general, los seres humanos nacen con distintas vocaciones. En algunos se hacen evidentes, porque adjuntan todo su potencial de su energía libre. Otros, simplemente las dejan pasar, sin percatar que con ello se desconectan de la energía celestial. Acontece con los adolescentes por inconscientes de su inconsciencia.
El estado de pureza al que me refiero lleva a sentirse rico de amor pese a tener agujeros en los bolsillos.
Registrar el pensamiento me lleva a mentalizarme de que esa debió haber sido desde un principio mi misión en la tierra. Nunca pensé lo reconfortante que es rencontrarse consigo mismo y poder reiterar aquello: “Nunca fui real como ahora”
IMÁGENES NOCTURNAS “2” PARTE
Quien canta para sí, es como aquél que grita, no oye el cantar de los demás…
La mujer es un ángel, siempre y cuando no lo sepa…
La ignorancia es una fuente de cultura inagotable…
Si supiéramos que moriríamos mañana, ya estaríamos muertos…
La mentira es un salvoconducto de la verdad…
Negar lo ocurrido, es confirmar su existencia en la nada…
Decir “Te Quiero”, es como mandar un abrazo por escrito…
Cordialmente Raymond raymond_berberian14@yahoo.com.ar
***

 

Yo debo morir para que tú me reemplaces y tú debes desaparecer para que yo permanezca en los demás.


Raymond Berberian 

YO, TÚ, ÉL Y NOSOTROS…
Si buscáramos la verdad en lo desconocido, nos enfrentaríamos con la mayor de todas las decepciones: de que tú y yo somos hermanos, aunque seamos diferentes, física, mental y tengamos arraigadas costumbres y educaciones opuestas; de que somos, de que fuimos o de que hemos de seguir siendo…
Hoy disiento con la moral de ciertos pueblos cuando pude haber pertenecido a los mismos en anteriores existencias. Cualquiera de nuestras actitudes, aun siendo en defensa propia, son posturas erróneas y apuntan negativamente en nuestro haber. No me extrañaría y no hay nada malo en ello, que en otras vidas, “yo”, haya sido judío, cristiano, mahometano, budista, ateo, caníbal o adorador del Sol Naciente. El hecho de ponerme en contra de algunas de esas creencias o razas, basándome en su comportamiento criminal, sería atacarme a mí mismo en ellas. Nadie sabe qué cantidad de vidas nos tocó hasta aquí de nuestro recorrido por la existencia, ni a quiénes ocupó nuestra alma. En definitiva, la discriminación es una de las ridiculeces del hombre de todas las épocas. Acaso también uno de sus pecados cardinales, puesto que en la esencia todos somos iguales, aunque con distinta clase de evolución, de conciencia, de sensibilidad, de educación moral y de desigualdad. Somos partículas vivientes de un Todo. La misma alegría que experimentamos al contactarnos con personas desconocidas, comprueba a las claras de que las mismas han, de alguna manera, pertenecido a nuestro círculo y es también posible que nos estemos viendo reflejados en ellos; estemos discretamente recreando nuestras virtudes y visualizando nuestros defectos en ellos. Salgamos de una base: no amamos ni odiamos, sino a nosotros mismos en los demás. En realidad los terceros no existen; estás tú y yo. Tú eres mi espejo y yo, el tuyo. Yo debo morir para que tú me reemplaces y tú debes desaparecer para que yo permanezca en los demás. Nos encadenamos aliándonos unos a otros para que sigamos andando al paso de la humanidad. Ser hombre o mujer indistintamente es un simple accidente que no se adquiere por merecimiento. La naturaleza no hace distingos de sexos. Nosotros somos quienes los subastamos y los discriminamos, del mismo modo que nos oponemos inconscientemente a la hermandad del “Yo”.
Raymond. Poeta de la Patria Robada. “La vida es un obsequio” ¡Tenlo en cuenta!
raymond_berberian14@yahoo.com.ar

Recurrir a Dios es egoísmo. Uno no se clama: ¡Dios de todos!¸sino ¡Dios mío! …


Me costó convencerme de que mi nombre no representaba a nadie más que a él mismo y que yo era la célula viva, perteneciente a otra dimensión, a una realidad abstracta aún no manifiesta como integridad…

Raymond Berberian 

Para meditar 11
No se hace patria sobre el hambre de los pueblos…
Con cerrar los ojos se ve tanto o más de lo que nos brinda la vista…
Respetar la naturaleza es honrar nuestra esencia divina…
Mientras corre dinero por debajo de las mesas de los cleros, las aguas bendecidas seguirán contaminadas…

CVVvN5tW4AE9UHb


Dar una moneda a un pordiosero a la vista de todos, simula un pago para la limpieza de la propia conciencia…

12274698_10203869066646190_4973171364257334188_n

En esta sociedad  Jesús  no hubiese llegada ni siquiera  a  la ultima cena… 


El mismo agradecimiento es un premio abusivo e innecesario, a no ser para enviciar la conciencia…
El hecho de dar lleva su recompensa implícita…
La inocencia propiamente dicha, es egoísta…
Quien se debate entre la vida y la muerte actúa con egoísmo…
El inconsciente es egoísmo…
Los celos se encuentran emparentados con el egoísmo…
Recurrir a Dios es egoísmo. Uno no se clama: ¡Dios de todos!¸sino ¡Dios mío! …
Las mismas enseñanzas alimentan a unos, maduran a otros y enriquecen a terceros…
Hacer oído sordo y desviar la vista de aquello que ocurre más allá de nuestras narices es ser cómplice potencial de lo que le acontece a los demás…
Me costó convencerme de que mi nombre no representaba a nadie más que a él mismo y que yo era la célula viva, perteneciente a otra dimensión, a una realidad abstracta aún no manifiesta como integridad…
Raymond. Poeta de la Patria Robada.
“La vida es un obsequio” ¡Tenlo en cuenta!

raymond_berberian14@yahoo.com.ar

No nos engañemos: Israel no respaldaría jamás a los armenios


Raymond Berberian 

HOY, CIEN AÑOS MÁS,
CIEN AÑOS MENOS
El genocidio de la familia armenia sobre sus raíces ancestrales con un saldo de más de un millón y medio de mártires, fue ideado y orquestado a la sombra de la Primera Guerra Mundial en colaboración de Alemania, por los ministros del Estado turco (deunmé): judíos sefardí ladinos, expulsados de España por los Reyes Católicos. Sobre aproximadamente cuatro millones que comprendía nuestra comunidad, cerca de medio millón sobrevivió al hambre y la sed.

Resultado de imagen para judíos sefardí ladinos, expulsados de España por los Reyes Católicos.
Yo pertenezco a la segunda generación y me asombra notar que los de mi edad e incluso las generaciones siguientes se hayan olvidado por completo quienes fueron los causantes de nuestra desgracia común. No sé en qué basan sus expectativas, sus esperanzas, sabiendo que el obstáculo mayor hacia un posible y formal reconocimiento del genocidio y sus crímenes de lesa humanidad perpetrados por el Estado turco depende, aunque parezca inverosímil, de la aprobación de Israel al reclamo armenio sobre sus derechos, sus bienes, sus tierras y su lógica indemnización.
No nos engañemos: Israel no respaldaría jamás a los armenios; no obstante reconocer que con ello comete una grave injusticia, lo mismo que su amado comodín: Los Estados Unidos y, España, con su cargo de consciencia por haberse desprendido de los Sabios de Sión. No lo harían; no sólo por su parentesco carnal con Turquía, sino porque entienden, a modo de refregarlo en las narices del mundo, que su shoah fue, es, y será, la mayor y única desgracia humana de la clase élite: Amantes de la Paz, dioses en la Tierra.
Nunca; e insisto: ¡nunca! El judaísmo tendió una mano a los armenios; ¡jamás! Y si lo hayan hecho, que yo ignore, habría tenido un costo leonino. Fueron los armenios quienes socorrieron judíos durante el régimen Nazi y ellos lo saben. Poseen un museo donde se expone los nombres y retratos de los judíos que fueron salvados. No así, los de las familias protagonistas armenias.

Resultado de imagen para judíos sefardí ladinos, expulsados de España por los Reyes Católicos.
¿Ingratitud? No; simplemente usura internacional.
No es de olvidar que muchos de los sobrevivientes del genocidio fueron rescatados, socorridos y tratados como hermanos por sirios, libaneses, iraquíes, palestino y otros pueblos de la región. Mis padres, huérfanos de Diyarbekir, Antigua Dikranaguerte, como tantos otros de Cilicia (Guiliquia) Antiguo Reino de Armenia, encontraron refugio en Alepo, Siria.

Resultado de imagen para judíos sefardí ladinos, expulsados de España por los Reyes Católicos.
Yo no entiendo, ni lo concibo que importantes organizaciones y cerebros de nuestra comunidad en la diáspora lisonjean con los herederos de quienes fueron los causantes de nuestra adversidad, sin contemplar su carnicería humana en los territorios palestinos.
Tal vez yo esté equivocado, no entienda nada de la hipocresía internacional con que, para seducir a una víbora consista en silbar en su idioma. Para mí; un pueblo capaz de arrancarles los ojos a unos niños, es peor que las bestias… Son ejemplos de un salvajismo extremo e impío que debería ser señalado al mundo como una falla de una mentalidad endemoniada.
El burro tropieza una sola vez con la misma piedra y nosotros, los armenios de la diáspora diseminados por el mundo, seguimos cometiendo el mismo error: confiar en la bendición de la Serpiente del Edén.
Respetuosamente… Yo.

 

En nombre de sus becerros de oro…


Raymond Berberian 

“IN GOLD WE TRUST”
LA BATALLA DE LOS CERDOS
No sabría decir si conviene estar al tanto de las atrocidades que hombres “a imagen y semejanza…” acometen a favor de los Venerables Hermanos de Guantes Blancos: Honorables Tesoreros de las Finanzas del Mundo; en nombre de sus becerros de oro, negro, o; mirar para otro costado.
El hecho de enterarse de los últimos acontecimientos, hace que uno se sienta con las manos atadas y, el mirar para otro costado, hace que uno, quiera o no, sea cómplice, amparado en su propia cárcel de muchedumbre.
Ahora bien, me pregunto: ¿cuál es la formula para no estar involucrado? ¿La pérdida de la razón…? ¿La inconsciencia?
Había pensado que la crueldad entre los hombres pertenecía a tiempos idos, que aquello de la Salomé y la cabeza decapitada gracias a sus encantos, sería sólo una leyenda prohibida para menores de edad.


Tendría 17 años, apenas cumplidos, cuando me topé por primera vez con una cabeza decapitada, sujeta del cabello por unos hombres, mientras a gran velocidad recorrían en un vehículo blindado las calles de Jaffa (Yafa) Palestina, amenazando a la población de abandonar la ciudad o recibir el mismo trato. De aquel entonces pasaron muchas aguas bajo los puentes. Y me vuelvo a enterar de que existen bípedos, parecidos a aquellos invasores, sujetos de su ignorancia folklorica generacional y de una exacerbada estupidez racista, que siguen cometiendo iguales bestialidades que sus antecesores, en honor a sus Cerdos Mandamases, sumisos y en cuatro patas ante los Venerables de Guantes Blancos: Honorables Tesoreros y Propietarios de la economía mundial.
Había leído sobre el salvajismo de los mongoles, de los hunos, de los bárbaros otomanos turcos, de los tártaros; de los Mayas y sus sacrificios humanos… Había leído… Pero para mí, el mundo de los poderosos se había modernizado. Había practicado el arte de defenderse “fuera de casa” y con ello la democracia y su ponderosa civilización; bombardeando hospitales, “por error”, destruyendo países, “sin error”, asaltando sus tesoros milenarios y masacrando sus poblaciones y que otros… acaso los más sofisticados super-celestiales galácticos, defendiéndose contra las malas lenguas y haciendo alarde de su holocausto, estuvieran lanzando su ejército tras los malos niños “terroristas” palestinos para llevarlos de trofeo a sus cárceles.
Vuelvo a decir; no sabría si lo mejor, lo más terapéutico es quedarse al margen e ir creyendo que la plaga jamás habrá de tocarnos la médula.
Por esas causalidades, imprevistamente cayera la langosta y se derrumbara el cielo sobre nuestras espaldas, mejor pensar a lo grande, que “Estaba Escrito…” (Mektub).
Se me hace que la humanidad debería despertarse de una vez por todas de su profundo y prolongado letargo de cinco mil años; tomar conciencia de quienes son sus verdaderos verdugos; aplastar la cabeza de la “Honorable Serpiente de Guantes Blancos”, para que el mundo pueda volver a gozar en paz otros “cinco mil años”, hasta la siguiente puesta en escena de un nuevo episodio de una misma parodia intitulada: “La colonización de la Tierra… Prometida” (Léanse, Globo Terráqueo) por los Venerables Hermanos de Guantes Blancos.
Raymond. Respetuosamente. raymond_berberian14@yahoo.com.ar