ANGLÓFILOS : MUNDIAL 1930 DESTRUIR LA PATRIA GRANDE.


Ruben Demirjian

Fue creada por masones en la Taberna de los Freemasones de Inglaterra. 11 jugadores, el 11 es un numero usado en rituales como el 11-S,11-M -Inicialmente era 12 jugadores +1, 13, como el Consejo de los 13, Simbología masona. La cancha es un rectángulo del culto negro a Saturno. En la presentación y clausura hay símbolos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

VINIERON A ROBARNOS EL PAÍS


 

Ruben Demirjian

 

LA HISTORIA NO MIENTE .MIENTEN LOS LIBROS. VENCIMOS AL U.K. EN DOS OPORTUNIDADES. INVASIONES INGLESAS.LUEGO LOS VENCIMOS POR TERCERA VEZ EN VUELTA DE OBLIGADO. MALVINAS FUE SU PESADILLA. PERO AHORA ,NOS PUSIERON A MACRI, UN VIRREY.

QUE NO TE PASE ESTO EN LA CIUDAD DE LOS GLOBOS


Ruben Demirjian

 

UN CICLISTA ACCIDENTADO MIENTRAS SE PREOCUPAN POR LA DECORACIÓN DEL PROTOCOLO .UN COLECTIVO QUE SE INCENDIA MIENTRAS LAS FUERZAS DE SEGURIDAD NO HACEN NADA.

 

Los Dönmeh – El Secreto Más Susurrado del Medio Oriente –


Este articulo, de Wayne Madsen, publicado en dos partes en strategic-culture.org en Octubre de 2011, se encarga de analizar a la secta turca de los Dönmeh, descendiente de judíos, que tanta influencia han tenido en los acontecimientos históricos de este último tiempo en dicha zona.

Hay un histórico “gorila de 300 kilos” [“800-pound gorilla”, una fuerza muy poderosa] que está al acecho en el fondo de casi cada serio incidente militar y diplomático que implica a,

Israel, Turquía, Irán, Arabia Saudí, Irak, Grecia, Armenia, los kurdos, los asirios, y algunos otros actores en Oriente Medio y Europa del Sudeste.

 

Se trata de un factor que generalmente sólo es susurrado en recepciones diplomáticas, conferencias de prensa y sesiones de grupos de expertos debido a la naturaleza explosiva y polémica del asunto.

Y es el secretismo anexo a dicho asunto la que ha sido la razón de tanto malentendido acerca del actual resquebrajamiento de las relaciones entre Israel y Turquía, un creciente fortalecimiento de las relaciones entre Israel y Arabia Saudí, y el aumento de la enemistad entre Arabia Saudí e Irán…

Aunque conocida por historiadores y expertos religiosos, la centenaria influencia política y económica de un grupo conocido en turco como los “Dönmeh está recién comenzando a cruzar los labios de turcos, árabes e israelíes que han sido reacios a hablar de la presencia en Turquía y en otras partes de una secta de turcos que descienden de un grupo de judíos sefarditas que fueron expulsados de España durante la Inquisición española en los siglos XVI y XVII.

Esos refugiados judíos de España fueron bienvenidos para instalarse en el Imperio otomano y durante los años ellos se convirtieron a una secta mística del Islam que finalmente mezcló la Kábala judía y creencias sufíes islámicas semi-místicas en una secta que finalmente defendió el secularismo en la Turquía post-otomana.

Es interesante que la palabra “Dönmeh” no sólo se refiere a los judíos “poco fiables conversos” al Islam en Turquía sino que es también una despectiva palabra turca para un travestido, o alguien que afirma ser alguien que no es.

La secta Dönmeh del judaísmo fue fundada en el siglo XVII por el rabino Sabbatai Zevi, un kabalista que creyó que él era el Mesías, pero que fue obligado a convertirse al Islam por el sultán Mehmet IV, el gobernante otomano.

Muchos de los seguidores del rabino, conocidos como Sabateos, pero también “cripto-judíos”, proclamaron en público su fe islámica, pero en secreto practicaban su forma híbrida de judaísmo, que no fue reconocida por las autoridades rabínicas judías dominantes.

Como era contra sus creencias casarse fuera de su secta, los Dönmeh crearon un clan sub-social más bien secreto.

 


Los Dönmeh Suben al Poder en Turquía

Muchos Dönmeh, junto con judíos tradicionales, se convirtieron en poderosos líderes políticos y comerciales en Salónica.

Fue ese grupo principal de Dönmeh el que organizó a los secretos Jóvenes Turcos, también conocidos como el Comité de Unión y Progreso, los secularistas que depusieron al sultán otomano Abdulhamid II en la revolución de 1908, que proclamaron la República post-otomana de Turquía después de la Primera Guerra Mundial, y que instituyeron una campaña que despojó a Turquía de gran parte de su identidad islámica después de la caída de los otomanos.

Abdulhamid II fue vilipendiado por los Jóvenes Turcos como un tirano, pero su único verdadero crimen parece haber sido rechazar reunirse con el líder sionista Theodore Herzl durante una visita de éste a Constantinopla en 1901 y rechazar las ofertas de dinero de los sionistas y de los Dönmeh a cambio de que a los sionistas les fuera concedido el control de Jerusalén.

Como otros líderes que se han cruzado con los sionistas, el sultán Adulhamid II parece haber sellado su destino con los Dönmeh con la siguiente declaración ante su corte otomana:

“Aconsejo al doctor Herzl que no dé pasos más adelante en su proyecto.

No puedo regalar ni siquiera un puñado del suelo de esta tierra porque no es mía propia sino que pertenece a la nación islámica entera. La nación islámica luchó la yihad por esta tierra y la ha regado con su sangre.

Los judíos pueden guardar su dinero y sus millones. Si el Estado del califato islámico es destruido algún día ¡entonces ellos serán capaces de tomar Palestina por ningún precio!

Pero mientras yo viva, prefiero empujar una espada en mi cuerpo a ver la tierra de Palestina cortada y separada del Estado islámico”.

Después de su destitución por los Jóvenes Turcos Dönmeh de Ataturk en 1908, Abdulhamid II fue encarcelado en la ciudadela Dönmeh de Salónica.

Él murió en Constantinopla en 1918, tres años después de que Ibn-Saud aprobara una patria judía en Palestina y un año después de que Lord Balfour concediera Palestina a los sionistas en su carta al barón Rothschild.

Uno de los líderes de los Jóvenes Turcos en Salónica era Mustafá Kemal Ataturk, el fundador de la República de Turquía.

Cuando Grecia consiguió la soberanía sobre Salónica en 1913, muchos Dönmeh, sin haber logrado ser clasificados de nuevo como judíos, se trasladaron a Constantinopla, más tarde rebautizada como Estambul.

Otros se movieron a Izmir, Bursa, y a la recién proclamada capital de Ataturk y futura sede del poder Ergenekon, Ankara.

Algunos textos sugieren que los Dönmeh no eran más de 150.000 y principalmente se encontraban en el ejército, el gobierno y los negocios. Sin embargo, otros expertos sugieren que los Dönmeh pueden haber representado a 1,5 millón de turcos y que eran aún más poderosos que lo que muchos creían y que se extendían a cada faceta de la vida turca.

Un influyente Dönmeh, Tevfik Rustu Arak, era un cercano amigo y consejero de Ataturk y sirvió como ministro de Asuntos Exteriores de Turquía entre 1925 y 1938.

Ataturk, que era supuestamente un Dönmeh él mismo, ordenó que los turcos abandonaran sus propios nombres musulmanes y árabes. El nombre del primer Emperador “cristiano” de Roma, Constantino, fue borrado de la ciudad turca más grande, Constantinopla.

La ciudad fue denominada Estambul, después de que el gobierno de Ataturk en 1923 objetara el nombre tradicional. Ha habido muchas preguntas sobre el propio nombre de Ataturk, ya que “Mustafá Kemal Ataturk” era un seudónimo.

Algunos historiadores han sugerido que Ataturk adoptó su nombre porque él era un descendiente de nada menos que el rabino Zevi, ¡el auto-proclamado Mesías de los Dönmeh!

Ataturk también abolió el uso en Turquía de la escritura árabe y obligó al país a adoptar el alfabeto occidental.

 


Turquía Moderna – Un Estado Sionista Secreto Controlado por los Dönmeh

Las sospechadas fuertes raíces judías de Ataturk, información que ha sido suprimida durante décadas por un gobierno turco que prohibió cualquier crítica hacia el fundador de la moderna Turquía, comenzaron a salir a la superficie, primero, sobre todo fuera de Turquía, y en publicaciones escritas por autores judíos.

El libro de 1973 Los Judíos Secretos, del rabino Joachim Prinz, sostiene que Ataturk y su ministro de Finanzas Djavid Bey, eran ambos comprometidos Dönmeh y que ellos estaban en buena compañía porque,

“demasiados de los Jóvenes Turcos en el recién formado Gabinete revolucionario rezaban a Alá, pero tenían su verdadero profeta (Sabbatai Zevi, el Mesías de Esmirna)”.

Se dice en The Forward del 28 de Enero de 1994, que Hillel Halkin escribió en The New York Sun que Ataturk recitaba la plegaria judía Shemá Yisrael (“Oye, oh, Israel”), diciendo que era “mi rezo también”.

Dicha información está sacada de una autobiografía escrita por el periodista Itamar ben-Avi, que afirma que Ataturk, entonces un joven capitán del ejército turco, reveló que él era judío en una barra de hotel de Jerusalén una noche lluviosa durante el invierno de 1911.

Además, Ataturk asistió a la escuela básica Semsi Effendi en Salónica, dirigida por un Dönmeh llamado Simon Zevi.

Halkin escribió en el artículo del New York Sun acerca de un correo electrónico que él recibió de un colega turco:

“Ahora sé – y no tengo la menor duda – que la familia del padre de Ataturk era en efecto de linaje judío”.

Fue Ataturk y el apoyo de los Jóvenes Turcos al sionismo, la creación de una patria judía en Palestina, después de la Primera Guerra Mundial y durante el dominio nacionalsocialista en Europa, lo que atrajo a Turquía hacia Israel y viceversa.

Un artículo en The Forward del 8 de Mayo de 2007 reveló que los Dönmeh dominaron entre la dirigencia turca,

“del Presidente abajo, así como diplomáticos claves… y una gran parte de las élites militares, culturales, académicas, económicas y profesionales de Turquía”,

…mantuvieron a Turquía fuera de una alianza durante la Segunda Guerra Mundial con Alemania, y privaron a Hitler de una ruta turca hacia los yacimientos petrolíferos de Bakú.

En su libro The Donme: Jewish Converts, Muslims Revolutionaries and Secular Turks, el profesor Marc David Baer escribió que muchos avanzaron a posiciones elevadas en las órdenes religiosas sufíes.

Israel siempre ha estado poco dispuesto a describir la masacre turca de los armenios en 1915 como “genocidio”.

Siempre se ha creído que la razón de la reticencia de Israel era no trastornar los cercanos lazos militares y diplomáticos de Israel con Turquía. Sin embargo, más pruebas están siendo descubiertas de que el genocidio armenio fue en gran parte el trabajo de los dirigentes Dönmeh de los Jóvenes Turcos.

Historiadores como Ahmed Refik, que sirvió como un oficial de Inteligencia en el ejército otomano, afirmaron que el objetivo de los Jóvenes Turcos era destruir a los armenios, que eran en su mayoría cristianos.

Los Jóvenes Turcos, bajo la dirección de Ataturk, también expulsaron a los cristianos griegos de las ciudades turcas e intentaron cometer un genocidio a escala más pequeña de los asirios, que eran también principalmente cristianos.

Un Joven Turco de Salónica, Mehmet Talat, fue el funcionario que implementó el genocidio de los armenios y asirios.

Un mercenario venezolano que sirvió en el ejército otomano, Rafael de Nogales Méndez, notó en sus anales del genocidio armenio que Talat era conocido como el “hebreo renegado de Salónica”.

Talat fue asesinado en Alemania en 1921 por un armenio cuya familia entera se perdió en el genocidio ordenado por el “hebreo renegado”.

Algunos historiadores del genocidio armenio creen que los armenios, conocidos como buenos hombres de negocios, fueron puestos en la mira por los Dönmeh, que tenían grandes conocimientos comerciales, porque aquéllos eran considerados como competidores comerciales.

No es, por lo tanto, el deseo de proteger la alianza turco-israelí lo que ha hecho que Israel evite cualquier interés en buscar los motivos detrás del genocidio armenio, sino el conocimiento de Israel y de los Dönmeh de que fueron los dirigentes Dönmeh de los Jóvenes Turcos los que asesinaron no sólo a miles de armenios y asirios sino que también acabaron con las costumbres y formas musulmanas tradicionales de Turquía.

El conocimiento de que fueron Dönmeh, en una alianza natural con los sionistas de Europa, los responsables de las muertes de cristianos armenios y asirios, de la expulsión de Turquía de los cristianos Ortodoxos griegos, y de la erradicación cultural y religiosa de tradiciones islámicas turcas, haría surgir en la región una nueva realidad.

En vez de chipriotas griegos y turcos viviendo en una isla dividida, armenios que preparan una vendetta contra los turcos, y griegos y turcos peleándose por territorios, todos los pueblos atacados por los Dönmeh comprenderían que ellos tuvieron un enemigo común que fue su verdadero perseguidor.

Desafiando al Gobierno Dönmeh – La Batalla de Turquía contra el Ergenekon

Es la purga de los adherentes kemalistas de Ataturk y su régimen secularista Dönmeh la que está detrás de la investigación de la conspiración Ergenekon en Turquía.

La descripción de Ergenekon se corresponde completamente con la presencia de los Dönmeh en la jerarquía diplomática, militar, judicial, religiosa, política, académica, comercial y periodística de Turquía.

Ergenekon intentó detener las reformas instituidas por sucesivos líderes turcos no-Dönmeh, incluyendo la reintroducción de costumbres y rituales islámicos turcos tradicionales, planeando una serie de golpes, algunos exitosos como el que depuso al gobierno islamista de Refah (Bienestar) del Primer Ministro Necmettin Erbakan en 1996, y algunos fracasados, como la Operación Sledgehammer, que estaba destinada a deponer al Primer Ministro Recep Tayyip Erdogán en 2003.

Algunos reformistas inclinados al islamismo, incluidos el Presidente turco Turgut Ozal y el Primer Ministro Bulent Ecevit, murieron en circunstancias sospechosas.

El depuesto Primer Ministro democráticamente elegido Adnán Menderes fue ahorcado en 1961, después de un golpe militar.

Los políticos y los periodistas estadounidenses, cuyo conocimiento de la historia de países como Turquía y el precedente Imperio otomano a menudo es severamente deficiente, han pintado la fricción entre el gobierno de Israel y el gobierno turco del Primer Ministro Erdogán como basada en el cambio de Turquía hacia el islamismo y el mundo árabe.

Lejos de ello, Erdogán y su Partido de Justicia y Desarrollo (AKP) parecen haber visto finalmente un modo de liberarse de la dominación y la crueldad de los Dönmeh, ya sea en la forma de seguidores kemalistas de Ataturk o intrigantes y complotadores nacionalistas en Ergenekon.

Pero con el “Día de la Independencia” de Turquía ha llegado la dura crítica a los Dönmeh y sus aliados naturales en Israel y el lobby de Israel en Estados Unidos y Europa.

Turquía, como un miembro de la Unión Europea, estaba bien para Europa mientras los Dönmeh permanecieran a cargo y permitieran que la riqueza de Turquía fuera saqueada por banqueros centrales como ha ocurrido en Grecia.

Cuando Israel lanzó su sangriento ataque contra el barco turco de ayuda a Gaza el Mavi Marmara, el 31 de Mayo de 2010, la razón no era tanto apartar el barco del bloqueo israelí de Gaza.

La brutalidad de los israelíes al disparar a turcos desarmados y a un turco-estadounidense, algunos a boca de jarro, según un informe de Naciones Unidas, indicó que Israel estaba motivado por algo más:

  • venganza y desquite por la represalia del gobierno turco contra Ergenekon

  • la purga del ejército turco y de los principales líderes de Inteligencia de los Dönmeh

  • la reversión de las políticas religiosas y culturales anti-musulmanas establecidas por el hijo favorito de los Dönmeh, Ataturk, aproximadamente noventa años antes

En efecto, el ataque israelí contra el Mavi Marmara fue en venganza por el encarcelamiento por parte de Turquía de varios oficiales militares superiores, periodistas y académicos turcos, todos acusados de ser parte del complot de Ergenekon para derrocar al gobierno del AKP en 2003.

Escondido en el complot de golpe Ergenekon está el hecho de que los Dönmeh y Ergenekon están relacionados por su historia, al ser kemalistas, fervientes laicistas, pro-israelíes y pro-sionistas.

Con temperamentos ahora caldeándose entre Irán por un lado e Israel, Arabia Saudí y Estados Unidos por otro, como resultado de una dudosa afirmación por parte de la aplicación de la ley estadounidense en cuanto a que Irán estaba planeando realizar el asesinato del embajador Saudita ante Estados Unidos en suelo estadounidense, la relación cercana y antigua aunque sigilosa entre Israel y Arabia Saudí está saliendo a un primer plano.

La conexión israelí-saudita había florecido durante la Operación Tormenta del Desierto, cuando ambos países fueron el blanco de los misiles Scud de Sadam Hussein.

Parte 2

26 Octubre 2011

Versión original en ingles


Lo que sorprenderá a aquellos que pueden estar ya sorprendidos acerca de la conexión Dönmeh con Turquía, es la conexión Dönmeh con la Casa Saud en Arabia Saudí.

Un reporte ultra-secreto de la Mukhabarat iraquí (Dirección General de Inteligencia Militar), “La Aparición del Wahabismo y Sus Raíces Históricas – The Emergence of Wahhabism and its Historical Roots“, datado en Septiembre de 2002 y publicado el 13 de Marzo de 2008 por la Agencia de Inteligencia de Defensa (DIA) estadounidense en su forma traducida al inglés, apunta a las raíces Dönmeh del fundador de la secta wahabita saudita del Islam, Muhammad ibn-Abdul Wahhab.

Gran parte de la información está sacada de las memorias de un tal “Mr. Humfer” (como está escrito en el informe de la DIA; “Mr. Hempher”, como lo ha escrito el registro histórico), un espía británico que usó el nombre “Mohammad”, que afirmaba ser un azerí que hablaba turco, persa y árabe y que entró en contacto con Wahhab a mediados del siglo XVIII con una visión de crear una secta del Islam que finalmente daría origen a una rebelión árabe contra los otomanos y prepararía el terreno para la introducción de un Estado judío en Palestina.

Las memorias de Humfer son contadas por el escritor y almirante otomano Ayyub Sabri Pashá en su obra de 1888 “El Comienzo y la Difusión del Wahabismo”.

En su libro The Dönmeh Jews, D. Mustafa Turan escribe que el abuelo de Wahhab, Tjen Sulayman, era realmente Tjen Shulman, un miembro de la comunidad judía de Basora, Iraq.

El informe de Inteligencia iraquí también declara que Rifat Salim Kabar, en su libro The Dönmeh Jews and the Origin of the Saudi Wahhabis, revela que Shulman finalmente se estableció en el Hejaz, en el pueblo de Al-Ayniyah, en lo que es ahora Arabia Saudita, donde su nieto fundó la secta wahabita del Islam.

El informe de Inteligencia iraquí declara que Shulman había sido desterrado de Damasco, El Cairo y La Meca por su “charlatanería”. En el pueblo, Shulman engendró a Abdul Wahhab.

El hijo de Abdul Wahhab, Muhammad, fundó el moderno wahabismo.

El informe iraquí también hace algunas asombrosas afirmaciones sobre la familia Saud.

Cita al libro de Abdul Wahhab Ibrahim al-ShammariEl Movimiento Wahabita: La Verdad y las Raíces, que declara que el rey Abdul Aziz ibn-Saud, el monarca del primer reino de Arabia Saudí, descendía de Mordechai bin-Ibrahim bin-Moishe, un comerciante judío también de Basora.

En Nejd, Moishe se integró a la tribu Aniza y cambió su nombre a Markhan bin-Ibrahim bin-Musa.

Finalmente, Mordechai casó a su hijo, Jack Dan, que se convirtió en Al-Qarn, con una mujer de la tribu Anzah del Nejd. De esa unión nació la futura familia Saud.

El documento de Inteligencia iraquí revela que el investigador Mohammad Sakher fue el objetivo de un contrato saudita para un golpe de asesinato por su examen de las raíces judías de los Saud.

En el libro de Said NasirLa Historia de la Familia Saud, se afirma que en 1943 el embajador saudita ante Egipto, Abdullah bin-Ibrahim al-Muffadal, pagó a Muhammad al-Tamami para fabricar un árbol genealógico que mostrara que los Saud y los Wahhab eran una familia que descendía directamente del profeta Mahoma.

Al comienzo de la Primera Guerra Mundial, un oficial judío británico de India, David Shakespeare, se reunió con Ibn-Saud en Riad, y más tarde condujo un ejército saudita que derrotó a una tribu opuesta a Ibn-Saud.

En 1915 Ibn-Saud se reunió con el enviado británico a la región del Golfo, Bracey Cocas.

Cocas hizo la siguiente oferta a Ibn-Saud:

“Pienso que ésta es una garantía para su supervivencia, al igual que está en el interés de Gran Bretaña que los judíos tengan una patria y una existencia, y los intereses británicos son, por supuesto, en vuestro propio interés”.

Ibn-Saud, el descendiente de los Dönmeh de Basora, respondió:

“Sí, si mi reconocimiento significa tanto para usted, reconozco mil veces el conceder una patria a los judíos en Palestina u otra parte que Palestina”.

Dos años más tarde, el secretario británico de Exteriores Lord Balfour, en una carta al barón Walter Rothschild, un líder de los sionistas británicos, declaró:

“El gobierno de Su Majestad ve favorablemente el establecimiento en Palestina de un hogar nacional para el pueblo judío”.

El trato tenía el apoyo tácito de dos de los principales actores en la región, ambos descendientes de los Dönmeh judíos que apoyaban la causa sionista:

  • Kemal Ataturk

  • Ibn-Saud

La actual situación en el Oriente Medio debería ser vista bajo esta luz, pero la historia de la región ha sido purgada por ciertos intereses religiosos y políticos por razones obvias.

Después de la Primera Guerra Mundial los británicos facilitaron la llegada al poder del régimen de los Saud en las antiguas provincias de Hejaz y Nejd del Imperio otomano.

Los Saud establecieron el wahabismo como la religión estatal del nuevo reino de Arabia Saudí y, al igual que los kemalistas Dönmeh en Turquía, comenzaron a moverse contra otras creencias y sectas islámicas, incluidos sunitas y chiítas.

Los wahabistas Saud llevaron a cabo lo que los kemalistas Dönmeh fueron capaces de conseguir en Turquía:

un fracturado Oriente Medio que estaba maduro para los designios imperialistas occidentales y que puso los fundamentos para la creación del Estado sionista de Israel.



Los Estados Profundos y los Dönmeh

Durante dos visitas a Turquía en 2010, tuve la oportunidad de hablar del “Estado profundo” de Ergenekon con importantes funcionarios turcos.

Fue más que evidente que las discusiones sobre la red Ergenekon y sus conexiones “extranjeras” son un tema altamente sensible.

Sin embargo, también fue susurrado por un funcionario superior turco de política exterior que había otros “Estados profundos” en naciones circundantes, y,

  • Egipto

  • Arabia Saudí

  • Jordania

  • Siria,

…fueron mencionados por su nombre.

Considerando los vínculos entre Ergenekon y los Dönmeh en Turquía y los cercanos vínculos de Inteligencia y militares entre los Saud, descendientes de los Dönmeh, y los wahabitas en Arabia, los informes de cercanos vínculos entre el expulsado Presidente egipcio Hosni Mubarak y su jefe de Inteligencia Omar Suleiman y el gobierno de Binyamin Netanyahu en Israel pueden ser vistos bajo una luz completamente nueva…

Y esto explicaría el apoyo de Erdogán a la revolución de Egipto:

en Turquía, fue una revolución democrática la que frenó la influencia de los Dönmeh.

La influencia de los wahabitas salafistas en el nuevo gobierno de Libia también explica por qué Erdogán fue agudo al establecer relaciones con los rebeldes con sede en Benghazi para ayudar a suplantar la influencia de los wahabitas, los aliados naturales de sus enemigos, los Dönmeh (Ergenekon) de Turquía.

El deseo de Erdogán de aclarar el registro histórico restaurando la historia purgada por los kemalistas y los Dönmeh, le ha atraído acerbas declaraciones por parte del gobierno de Israel en cuanto a que él es un neo-otomanista que está absorto en la formación de una alianza con la Hermandad Musulmana en los países árabes.

Claramente, los Dönmeh y sus hermanos sionistas en Israel y en otras partes están preocupados por el revisionismo histórico en cuanto a los Dönmeh y los sionistas, incluido su papel en el genocidio armenio y asirio, y su negación del genocidio siendo expuesta.

En Egipto, que fue una vez un reino otomano, fue una revolución popular la que echó abajo lo que puede haber equivalido a los Dönmeh en cuanto al régimen de Mubarak.

La egipcia “Primavera Árabe” también explica por qué los israelíes fueron rápidos para matar a seis policías egipcios de frontera muy poco después de que nueve pasajeros turcos fueron asesinados a bordo del Mavi Marmara, algunos al estilo ejecución, por tropas israelíes.

La doctrina Dönmeh es abundante en referencias a los amalecitas del Antiguo Testamento, una tribu nómada que se ordenó que fuera atacada por los hebreos desde Egipto por el dios judío para hacer espacio para los seguidores de Moisés en la región Sur de Palestina.

En el bíblico Libro de los JuecesYahvé sin éxito ordena a Saúl:

“Ahora anda y golpea a Amalek y dedícate a la destrucción de todo lo que ellos tienen. No les salves la vida sino que mata tanto a hombres como mujeres, y niños, bueyes, y ovejas, camellos y burros”.

Los Dönmeh, cuya doctrina está también presente entre los hasídicos y otras sectas ortodoxas del judaísmo, parecen no tener ningún problema al sustituir a los armenios, asirios, turcos, kurdos, egipcios, iraquíes, libaneses, iraníes y palestinos, por los amalecitas al llevar a cabo sus asaltos militares y pogroms.

Con los gobiernos reformistas en Turquía y Egipto mucho más dispuestos a examinar el trasfondo de aquellos que han dividido al mundo islámico – Ataturk en Turquía y Mubarak en Egipto – los Saud están probablemente muy conscientes de que es sólo una cosa de tiempo antes de que sus vínculos con Israel, tanto modernos como históricos, sean totalmente expuestos.

Tiene sentido que los Saud hayan sido exitosos al diseñar un dudoso complot que involucraba a agentes del gobierno iraní tratando de asesinar al embajador Saudita ante Washington en un restaurante de Washington DC sin nombre.

El informe de Inteligencia iraquí podría haber estado refiriéndose a los sionistas y a los Dönmeh cuando declaraba:

“se esfuerza por… matar musulmanes, destruir y promover disturbios”.

De hecho, el informe de Inteligencia iraquí se estaba refiriendo a los wahabitas.

Con la nueva libertad en Turquía y Egipto para examinar sus pasados, hay más razón para que Israel y sus partidarios, así como para que los Saud supriman las verdaderas historias del Imperio otomano, la Turquía secular, los orígenes de Israel y la Casa Saud.

Con diversos actores que ahora andan buscando indirectamente la guerra con Irán, la verdadera historia de los Dönmeh y su influencia en los acontecimientos pasados y actuales en el Oriente Medio se hacen más importantes.

por Wayne Madsen
Octubre 2011

del Sitio Web Strategic-Culture

traducción de Editorial-Streicher
24 Mayo 2016

del Sitio Web Editorial-Streicher

 

Ruben Demirjian

Con Música del Indio Solari “EE.UU. SHOW BÉLICO PRIVADO”.


 

EEUU COMO REPTIL MUESTRA EL CULO Y TE DEPREDA

 

Publicado el 2 jul. 2017

Tipas y cronistas muy mal pagos y unos pelusas cuidando el jardín toda la gran oferta, de un fino anfitrión . Con Música del Indio Solari : ‘VINO MARIANI’

LA HISTORIA NO MIENTE- RUPEN BERBERIAN/RUBEN DEMIRJIAN


Ruben Demirjian

EL HERMANO ARMENIO.

NOS ENSEÑA ·”EL HOMBRE DE LA BOLSA·”

PARRAVICINI; SANTIAGO MALDONADO


 

Ruben Demirjian

LA HISTORIA NO MIENTE .MIENTEN LOS LIBROS.
EN ESTA ENTREGA VEMOS LOS DISTINTOS PROCESOS DE MACRI HASTA LLEGAR A LA PSICOGRAFÍA DEL MAPA DONDE ENCUENTRAN A SANTIAGO MALDONADO.

MACRI : CON LOS VIEJOS NO!.


 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

 

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

BENJAMIN SOLARI PARRAVICIN -SUBMARINO ARA SAN JUAN


 

Ruben Demirjian

BENJAMIN SOLARI PARRAVICINI: “La capitanía del “barco mundo”, ha caído en sopor. El barco mundo luce una capitanía de “globo inflado”, el que resistirá poco los embates del temporal que trepa. ¡Estallará la capitanía! y el barco mundo a la deriva, marchará hasta las costas del OM. ¡Y el OM salvará al justo!” (BSP 1972)

24273327_10213308601964716_462075776_n (1)


El barco mundo , es un barco submarino , mirado por el mundo , se convierte en barco mundo . la capitanía del barco mundo entra en sopor , los capitanes del ‘barco mundo” entran en sopor . Sopor es entrar en adormecimiento , entumecimiento , estado alterado , pesadez , etc . sopor en interpretación médica , es el estado intermedio entre entre la pérdida de consciencia y el estado de coma . El dibujo muestra claramente un barco submarino , pero se ve una abertura arriba , está en el mar , se ve en el dibujo . y por la parte abierta , es obvio que entraría el agua de mar , por eso abajo se ve la imagen de una persona que entraría en sopor . con esa filtración los capitanes del barco resistirán poco la embates del temporal que trepa ! ….el barco mundo , a la deriva marchara hasta las costas del OM…. ha dicho BSP que el OM llega a la argentina … suponiendo que así es , más allá de la interpretación que le de cada uno a OM , habla de las costas argentinas . allí se salvará al justo ! ..OM llega a las costas OM es OSO MAR.Rusia llega y salvara contando la verdad

2cpyps3

O M : OSO MAR

RUSIA CONTARÁ LA VERDAD.AHÍ CAERÁ EL LEÓN DE LOS MARES.

SERGIO MONOR vs RUBEN DERMIJIAN


los genociDIOS de DIOS en ARMENIA con SERGIO MONOR vs RUBEN DERMIJIAN

 

Sergio Monor

MACRI ES LA CONTINUIDAD DE JULIO ROCA


Ruben Demirjian

La comunidad indígena alertó que los pueblos originarios están padeciendo una “cacería que recuerda el genocidio de Julio Argentino Roca en la Campaña del Desierto”.

SARTRE Y HEGEL : LOS PODEROSOS EN SU DERROTA FINAL .


El fin del poder oculto está en la filosofía

Ruben Demirjian

El deseo del hombre, el miedo a la muerte y el sometimiento al otro; el contacto con la materia del esclavo y la creación de cultura; la desilusión del amo.
HEGEL

ARMENIA ES HORA DE MOVER


Ruben Demirjian

“EL LADO OSCURO DE ACUARIO”.Tema de Bruce Dickinson

LA MASONERIA BRITANICA EN LA CAIDA DE PERON.!


 

 

Transcurría el año 1954. Perón había arrasado en las últimas elecciones al radicalismo por dos a uno. El país se recuperaba de la atroz crisis provocada por la terrible sequía de dos años que nos llevó a aceptar comer pan negro. La industria florecía desplazando importaciones. Se había construido el gaseoducto desde Comodoro Rivadavia con el sólo esfuerzo del pueblo y el Estado.

El régimen aparecía inconmovible por muchos años. Pese a que los anglosajones pusieron todas las piedras necesarias para sabotear al país. La Iglesia, las Fuerzas Armadas, el Movimiento Justicialista apuntalaban un Estado sólido, pero la Masonería acérrima enemiga del régimen como se constata en todas sus publicaciones, infiltró sus adeptos en el movimiento peronista.

El masón Bevaqua Ministro de Salud Pública reemplazó al nacionalista Carrillo, eminencia científica reconocido mundialmente y puntal del peronismo de la primera hora.

El masón Méndez San Martín reemplazaba al profesor Dr. Ivanizsevivh. Mendé, de católico a divorciado y de sexo normal a homosexual máximo baboso conocido en el país se valía de sus artes para impulsar la defenestración de aquellas excelencias que hacían honor a la patria y enaltecían la figura de Perón.

Mendé fue quizás el responsable de la muerte prematura de Eva Perón. La inducía a perseverar, pese a su enfermedad, en su agotadora tarea y fue quien proponía los médicos que debían atenderla, que siempre eran los más mediocres. Era preciso sacarse de encima lo antes posible a Eva Perón, porque era el freno a sus apetencias de destruir a Perón y al peronismo.

El Ministro de Marina, almirante García, también era un conspicuo miembro de la masonería al igual que Juan Atilio Bramuglia, el General Adaro, el Senador Soler y muchos otros.

Perón no creyó en el poder de la Masonería hasta que fue derrocado, e incluso lo denunció en su libro “La fuerza es el derecho de las bestias”. Tuvo su cuota de responsabilidad por haber nombrado a todos estos que le ocultaron su pertenencia a las logias, desoyendo las impugnaciones de los nacionalistas y especialmente la denuncia que le hiciera llegar Francisco Franco, de que los masones preparaban su derrocamiento.

Las infames y traidoras declaraciones de Tessaire el 5 de octubre de 1955 confirman que ya antes de encumbrarse en la máxima jerarquía peronista estaba destinado por la Masonería a la que pertenecía, a traicionar a su Presidente, al Movimiento Peronista de la que era el máximo dirigente como Presidente del mismo, a las masas peronistas y a la Iglesia Católica.

Cabe recordar que Tessaire fue quien organizó la célebre reunión del Luna Park para lanzar las más terribles y calumniosas acusaciones contra la Iglesia y sus Obispos, así como el masón Méndez San Martín fue el creador de la UES, destinada a llevar a Perón contra la Iglesia acusando a los sacerdotes como insidiosos opositores.

La Iglesia era la única Institución que podía romper la unanimidad de la opinión pública en favor de Perón, y a esa ruptura tendió la masonería mediante sus infiltrados en el Movimiento Peronista, y otros numerosos dentro de la Iglesia.

Fue Tessaire el artífice y pergeñador de la quema de la bandera argentina y endilgada a los católicos en el día de Corpus Christi y el diseñador de la quema de los templos católicos a manos de sicarios pagados por esa masonería para atribuirlo a Perón.
El acto del Luna Park fue promocionado en coincidencia de la visita del Cardenal Ruffini, delegado Papal al Congreso Eucarístico de Rosario, ya programado desde hacía un par de años. El acto de neto corte espiritista fue organizado con apresuramiento poco antes, haciéndolo coincidir con la visita de Ruffini, quien luego protestaría ante el vicepresidente Jazmín Hortensio Quijano. Perón al entrevistarse con Ruffini confirmó su total adhesión a la Iglesia Católica. No intuyó el poder del ocultismo y cuando Franco le hizo advertir sobre la conspiración masónica para derrocar a los dictadores”, le respondió: “a los masones los tengo en el bolsillo”.

Ese acto constituyó un hito histórico en el programa para el derrocamiento de Perón, donde encontramos una íntima correlación entre la plutocracia internacional y el mundo ocultista, mundo del cual participaban muchos peronistas sin conocer sus reales finalidades o como traidores, actuando a sus órdenes.

Poco a poco desde dentro de la Iglesia y desde dentro del peronismo, los agentes de la sinarquía fueron agriando las relaciones entre el Pueblo, la Iglesia y el Ejército, hasta lograr su ruptura, a partir del cual se produce la anarquía, y la decadencia total del país: partidos políticos caóticos, Iglesia débil y hasta anarquizada y fuerzas armadas transformadas en bandas armadas en lucha entra sí, contra el pueblo y sometidos todos a los poderes Internacionales.
Así por ese camino se llegará, en noviembre de 1954, a la que el gran masón y espiritista Alberto Tessaire, en el mismo local del Luna Park, donde cuatro años antes se había producido el primer conato, lanzaría el comienzo público de la lucha contra la Iglesia, que culminaría el 16 de junio de 1955 con la quema de diez templos católicos, los cálices usados como recipientes de orín, los santos descabezados, los templos saqueados de todas sus reliquias, y hordas de masones, espiritistas, comunistas, trotskistas, socialistas, todos bajo los vibrantes y masónicos símbolos.

Cabe hacer notar que los templos quemados fueron todos del microcentro de la capital, pero ninguno en el resto de la ciudad, de la provincia de Bs.As. o en el interior del país, ni en ningún lugar donde vivía la gente humilde que amaba a Perón.

Viene bien recordar un hecho acaecido cinco años antes en Santiago de Chile, y que refleja los planes largamente acariciados por la masonería de derrocar a Perón. Una delegación de la masonería argentina participó de una reunión con los masones chilenos en 1950, con el objeto de coordinar su actividad contra el gobierno argentino de Perón. Veamos una frase del discurso de recepción de la delegación argentina, pronunciada por el Hermano Hernán Vaccaro Podestá en el salón de la Gran Logia Chilena, en Santiago de Chile:

“El Pueblo Masónico Chileno, respetuoso de vuestra jurisdicción Masónica ilustres Hermanos Argentinos, pero con amplio sentido de sus afectos por toda la Masonería Americana, mira atentamente el desenvolvimiento de vuestras actividades masónicas en vuestra generosa tierra y, por qué no decirlo, con afecto sincero en esta oportunidad. Más de una vez la preocupación ha invadido nuestros espíritus al veros sumidos en un terreno tan difícil, tan intolerante, tan contrarias a nuestras prácticas.”

“En la oscuridad de esta noche transitoria, los Masones Chilenos vemos en la Masonería Argentina el brillo de la luminosa luz que sabrá guiar, a masones y profanos, al terreno que siempre le ha correspondido en el concierto de las naciones de América.” (Trascripto de la revista “SIMBOLO”, órgano oficial de la Masonería Argentina, junio de 1950, página 179).
Aquí en este párrafo el dirigente masón chileno preanuncia con cinco años de anticipación el incendio de los templos católicos de Buenos Aires: “En LA OSCURIDAD DE LA NOCHE TRANSITORIA, los Masones Chilenos vemos en la Masonería Argentina EL BRILLO DE LA LUMINOSA LUZ (el resplandor de los incendios) que sabrá GUIAR, A MASONES Y PROFANOS, al terreno que siempre le ha correspondido en el concierto de las naciones”. Traducido quiere decir que el incendio de Templos por masones y no masones (profanos) guiará al derrocamiento del gobierno y el sometimiento del país a la OEA y demás organismos internacionales donde la Masonería ejerce su influencia como instrumento del imperialismo anglosajón.

Al caer el régimen, Tessaire, contando con la impunidad que le otorgaba su calidad de masón, y de acuerdo con los masones que formaban la cúpula de las fuerzas triunfantes, y cuyos méritos fueron gratificados por la Gran Logia Unida de Inglaterra que dispuso el ascenso al grado 33 a muchos jefes de la Revolución “Libertadora”, resolvió por su propia voluntad, entregarse a las autoridades de esa Revolución. Hizo entonces las siguientes declaraciones (a continuación de estas) que fueron firmadas, y luego se avino a dar lectura de un documento-confesión que fue filmado y transmitido a la población por toda la prensa, por la televisión, radio y salas cinematográficas.

Aparecería sólo en el film, durante 22 minutos dando lectura al texto de su infame traición, el documento más infamante en los anales de la historia Argentina, cuyo contenido es necesario que la juventud de hoy conozca, y los peronistas viejos recuerden aquella traición, especialmente hoy, en que hijos espirituales de Tessaire, agrupados en lo que es actualmente este peronismo kirchnerista – y antes fue menemista o duhaldista o caffierista o…- consuman la gran apostasía.

El masón, rey de los traidores, Almirante Alberto Tessaire, Vicepresidente de la Nación, Presidente del Senado de la Nación y Presidente del Partido Peronista, desde cuya sede impartió la orden de quemar los templos sin el más mínimo conocimiento de Perón, oscuro punto que la Historia debe clarificar ya que la Revolución Libertadora no lo hizo.

Ese derrocamiento en donde la masonería inglesa y sus esbirros en el país de la manos del Almirante Tessaire jugaron un papel determinante, llevó al ilustre hermano grado 33 Winston Churchill a expresar en un jubiloso y exaltado discurso, decir “La caída de Perón es la mejor noticia que he recibido después de nuestro triunfo en la guerra …”
Huelgan las palabras…

Dante Calori

Un ejemplo más de que la historia argentina no es como nos la contaron en la escuela…

http://unidosxperon.blogspot.com.ar/2013/06/16-de-junio-del-55-el-dia-del-comienzo.html

Anunnaki salve a la Reina.


Ruben Demirjian

 

Antes de la batalla, unas fuertes lluvias sacudieron la región de Waterloo. Sabedor que su artillería se vería resentida por aquella meteorología (lo mismo que sus jinetes, debido al suelo empantanado), el «Pequeño corso» decidió aguardar a que el tiempo se calmase y la tierra se secase. Por ello, esperó hasta el mediodía para lanzar su ataque. Ese tiempo permitió a los prusianos llegar hasta la zona, flaquear al ejército galo y derrotar a Bonaparte.

Napoleón tenia ganada la batalla solo una lluvia podría salvar a la reina