Ataques turcos a un líder político alemán con Armenia de fondo


 

Las elecciones alemanas del 24 de septiembre de 2017 se han convertido en objeto de un duro debate en las ya tensas relaciones entre Alemania y Turquía. Hay que recordar que el presidente turco, Tayip Erdogan en un gesto internacional sin precedentes pidió a sus compatriotas residentes en el país germano que no votaran a Merkel, es decir a la coalición democratacristiana, ni al SPD, ni a los Verdes “por ser enemigos de Turquía”.

Resultado de imagen para Cem Özdemir armenia

Estas declaraciones curiosamente son un apoyo indirecto a la extrema derecha de Alternativa para Alemania que puede entrar en el Bundestag o Parlamento, por primera vez desde la siniestra etapa nazi, las encuestas apuntan que pueden conseguir un 8 % de votos, el doble que en los últimos comicios.

Cem Özdemir, líder de los verdes alemanes

Cem Özdemir, líder de los verdes alemanes

Ahora, el alcalde de la capital turca, Ankara, Melih Gokcek insultó al candidato del Partido Verde alemán Cem Özdemir, uno de los impulsores en el Parlamento alemán de la adopción del genocidio armenioaprobada hace poco más de un año, utilizando el término “servidor armenio” y “traidor”. En una red social bajo una foto del político alemán puso “Siéntate bien, servidor armenio”.

Resultado de imagen para Cem Özdemir armenia

En este caso llueve sobre mojado porque en una visita del presidente Erdogan a Alemania en 2014 se dirigió a Özdemir personalmente llamándolo “presunto turco” –a pesar de que tiene la nacionalidad turca- y calificando de “feas” sus críticas.

Resultado de imagen para Cem Özdemir armenia

Tras aprobarse la resolución a favor del genocidio armenio recibió amenazas de muerte además de insultos como calificarlo de “cerdo armenio” o “deshonroso asimilado alemán”. Desde entonces lleva protección policial. Precisamente se acaba de conocer la condena en Duisburgo de 30 días al turcoalemán Bekir Sipahi por negar el genocidio además de mandar duros mensajes en una red social contra Özdemir.

Erdogan redobló entonces sus críticas hacia él diciendo que aparece gente con “la sangre podrida pero nuestro país sabe darles la lección que merecen”.

Özdemir es hijo de inmigrantes turcos, nació en Bad Urach, ha publicado varios libros sobre la inmigración turca en Alemania. En 1994 fue el primer diputado alemán de origen extranjero y en 2008 se convirtió en el primer responsable de un partido alemán procedente de una familia inmigrante. Diputado alemán entre 1994 y 2002 y del Parlamento europeo de 2004 a 2009 volvió al Bundestag en la última legislatura desde 2013 tras no salir elegido en 2009.

La coalición Alianza 90/Los Verdes obtuvo el cuarto puesto en las elecciones de 2013 con un 8,4 % de votos y 63 escaños. Ahora espera mejorar esos resultados aunque las encuestas apuntan que perderán votos y escaños.

A pesar de los insultos y acusaciones turcas por su defensa del genocidio armenio, eso no le ha ahorrado críticas al régimen de Ereván del que dijo que “cuanto más cerca de Putin, menos libertad para los medios de comunicación, ONG y homosexuales”. Casado con una argentina de origen armenio dijo que su conciencia hacia el genocidio aumentó tras el asesinato del periodista Hrant Dink.

Resultado de imagen para Cem Özdemir armenia

El parlamentario turco-armenio del Partido Democrático de los Pueblos (HDP), Garo Paylan, escribió como respuesta al regidor de Ankara y sus ataques, en una red social: “el nombre de Cem Özdemir permanecerá en la historia como orgullo de Turquía pero el tuyo es una vergüenza y usted quedará como un racista, fascista”.

http://periodistas-es.com/ataques-turcos-lider-politico-aleman-armenia-fondo-90564

Anuncios

“Bienvenidos al infierno” Hamburgo como metonimia política


Como ya resulta previsible, la cumbre del G-20 en Hamburgo -desarrollada en julio de 2017- fue significada por los discursos mediáticos dominantes como un triunfo de Europa con respecto al aislacionismo de Trump. Contra el “credo proteccionista trumpiano” y el “negacionismo climático”, la Unión Europea habría logrado consensuar la ratificación del pacto de París en materia de cambio climático y la reafirmación del “comercio libre” como bases irrenunciables de su desarrollo. La conclusión esgrimida, en resumen, es que la Cumbre ha resultado exitosa por arribar a unos acuerdos mayoritarios, a pesar del disenso de EEUU en estas materias.Una interpretación oficial semejante, sin embargo, apenas da cuenta del sentido de esos presuntos “logros”. Considerando que la Cumbre de París acerca del cambio climático consiguió un acuerdo in extremis que no tiene carácter vinculante, su ratificación también carece de fuerza de ley. En cuanto al consenso en torno al “libre comercio” no parece constituir más que una renovación del consenso neoliberal que ya prevalece en los gobiernos europeos. Hay razones, por tanto, para sospechar sobre el valor de los acuerdos conseguidos. Estrictamente, el G-20 ha operado como un ritual de alineamiento o, si se quiere, una declaración de intenciones del bloque europeo, del que se descuelga parcialmente el gobierno estadounidense.

Dicha interpretación también elude toda referencia a las graves omisiones del G-20, comenzando por la falta de debate en torno a las crecientes brechas entre ricos y pobres, las injusticias globales que contribuye a producir y sus intervenciones neocoloniales en las guerras que asolan Medio Oriente y parte de África. Tampoco contempla poner a debate el “credo librecambista” que, a efectos reales, no supone otra cosa que la consolidación de la desigualdad internacional de los términos del intercambio, el deterioro del tejido económico local y la primacía de las corporaciones trasnacionales y la gran banca a escala global. Cualquier objeción al dogma del “libre mercado” se convierte, según estos analistas, en una apología del “credo proteccionista”, como si los problemas endémicos del paro, el empleo precario, la pobreza y la exclusión social, la desigualdad socioeconómica, la desindustrialización, la protección y preservación del medioambiente, la concentración de riqueza o la regresividad tributaria se resolvieran mágicamente a partir de la autorregulación del mercado.

En la retórica neoliberal de los analistas, la Unión Europea representaría el siglo XXI, en contraposición al nacionalismo caduco de Trump. En efecto, en el análisis dicotómico que plantean, el nacionalismo derechista de Trump resulta indefendible. Lo que, en cambio, ni siquiera se plantea es la posibilidad de cuestionar un credo neoliberal que está arrasando lo que otrora conocimos como economía del bienestar, incluso si ese bienestar tuviera como contracara perversa el malestar de las periferias.

El presunto “éxito” de la Cumbre, por tanto, no significa nada distinto que la escenificación política de la hegemonía del neoliberalismo, del que EEUU dejaría de ser, al menos momentáneamente, su adalid. Desde otra perspectiva, sin embargo, interpretar esa escenificación como un “éxito” es insostenible. No sólo no se han abordado los problemas socioeconómicos y geoestratégicos fundamentales –constatando el autismo político de los gobiernos-, sino que no hay ningún signo de un cambio relevante de rumbo político. La respuesta del G-20 no es otra que seguir caminando hacia el abismo de la Europa del capital, fracturada en materia de derechos, militarizada en sus fronteras y lanzada a una nueva cruzada colonial.

Hay al menos otros cuatro elementos para juzgar la Cumbre como un fracaso rotundo. En primer lugar, las reuniones paralelas a tres bandas entre EEUU, Rusia y China, en las que se abordaron a puertas cerradas no sólo cuestiones militares o nuevas alianzas diplomáticas sino también un reparto geoestratégico que rivaliza con el protagonismo asumido por la Unión Europea, compensando el aislamiento político de EEUU. En segundo lugar, es dudoso que la ratificación de acuerdos comerciales y medioambientales preexistentes fortalezca a Merkel como mentora de la Cumbre, especialmente porque el desarrollo de una alianza tripartita paralela (el G3) podría reconfigurar la hegemonía mundial y debilitar seriamente la posición económica no sólo de Alemania sino de toda Europa, perdiendo probablemente a su mayor aliado militar o, cuando menos, reduciendo de forma significativa la colaboración mutua. En tercer término, el propio credo neoliberal se revela inconsistente, al admitir “el papel de los instrumentos legítimos de defensa en el ámbito comercial” (sic) o la necesidad de un “comercio justo” (sic), lo que no puede significar nada distinto a la legitimación de cierto intervencionismo estatal que pretendía excluir (como ya venía haciendo, a pesar de sus declaraciones en sentido contrario, con el salvataje billonario a la banca privada).

Finalmente, los numerosos disturbios producto del choque frontal entre policía y manifestantes arroja una imagen muy distinta a la que pretendía dar la anfitriona: no la vigencia del estado de derecho sino la evidencia de un estado policial que reprime con virulencia a quienes se enfrentan al actual orden mundial. La pretendida imagen de moderación policial frente a las protestas ha cedido a la imagen de una ciudad desierta y arrasada por las batallas campales que acompañaron toda la cumbre, con un saldo de cientos de heridos y detenidos. Con ello, la lección que Merkel pretendía dar al presidente turco Erdogán por su giro autoritario se ha visto frustrada de forma clamorosa.

-II-

Simultáneamente al desarrollo de la cumbre del G-20, otra Hamburgo irrumpía en la calle. Además de desarrollarse pocos días antes una cumbre social alternativa, poniendo en la mesa de debate aquellas problemáticas de primer orden que la cumbre oficial eludió, decenas de miles de activistas participaron en sucesivas protestas públicas, algunas encabezadas con el lema “bienvenidos al infierno”.

Es en este contexto donde Hamburgo constituye una metonimia política del presente: desplaza al antagonismo radical entre elites globales y movimientos sociales altermundistas. En efecto, Hamburgo se transformó en una ciudad tomada, lejana al adagio de las democracias parlamentarias y, en particular, al supuesto respeto a libertades fundamentales como el derecho de reunión y manifestación, así como a un principio de proporcionalidad en las actuaciones policiales.

Los discursos periodísticos dominantes se han limitado a repetir la versión oficial de los acontecimientos. Presentados los manifestantes como “violentos antisistema”, cualquier atisbo de crítica a la actuación policial se convierte ella misma en anti-sistémica. Si por su parte el presidente alemán Frank-Walter Steinmeier ha condenado enérgicamente los disturbios “contra la cumbre del G20”, calificando a los que participaron en los mismos como “brutales delincuentes violentos” (sic), los medios se limitaron a señalar mayoritariamente en la misma dirección, como si los grupos disidentes estuvieran, ipso facto, excluidos de la ciudadanía y de toda representación política.

Lo que es peor: de las marchas pacíficas que se sucedieron en Hamburgo no se retuvo más que la dimensión espectacular de los enfrentamientos, pese al despliegue de un dispositivo policial extraordinario en el que participaron más de 20.000 agentes ante la concurrencia de unos 100.000 activistas. Las numerosas detenciones y las reiteradas cargas policiales, completamente desmesuradas, ya de por sí son indicativas de este blindaje en el que la protesta pública no tenía cabida en tanto demanda política. La reducción de esta demanda a un enfrentamiento entre “fuerzas del orden” y activistas reducidos a “delincuentes violentos” (mayoritariamente “extranjeros” según el portavoz del Gobierno alemán, Steffen Seibert) muestra a las claras el empeño gubernamental en desacreditar cualquier reivindicación colectiva como presunta desestabilización del orden público.

“Marcha radical”, “extremistas” que buscan crear el “caos”, “vandalismo antisistema” y “oleada de violencia” son las etiquetas preferidas de la prensa oficial, comenzando por “El País” y “El mundo” que, una vez más, no han dudado en tomar partido abiertamente por el G-20, sin el menor atisbo crítico. El mensaje repetido de fondo es claro: no hay lugar para la protesta pública que cuestione la globalización capitalista y exija transformaciones sociales profundas. Lo que no encaja con el consenso neoliberal no tiene cabida en la escena de esta extraña forma de “democracia sin democracia”.

Resultado de imagen para Hamburgo muestra que la protesta pública

No procede decepcionarse ante estos discursos del establishment, ante todo, porque nunca suscitaron ilusión más que para unas elites globales que constatan lo sabido: sus prioridades políticas son completamente contrarias a las nuestras. Sus movimientos son cada vez más previsibles y, sin embargo, la virulencia represiva con la que actúan es signo de lo que pretenden evitar: la movilización colectiva de una ciudadanía disidente. Aunque insistan en que tomar la calle es inútil, el megadispositivo policial y el empeño con que han arremetido contra los grupos manifestantes en Hamburgo muestra que la protesta pública sigue siendo un medio central, aunque no exclusivo, para perturbar esta suerte de paz sepulcral en la que malvivimos.

La otra Hamburgo simboliza así la promesa de otro mundo posible y la reconstrucción de una resistencia global ante la globalización capitalista. Constituye una renovación del impulso rebelde que no acepta que la actual gobernanza sea la última palabra. La contracumbre de Hamburgo evoca una exigencia sistemáticamente desoída por el bloque europeo dominante: la necesidad de parar las guerras imperialistas, de abrir fronteras, defender la justicia ambiental, abogar por otra forma de distribución de la riqueza y, en suma, reclamar derechos sociales globales, como el derecho a la salud, al trabajo digno y a la educación escolar. Es tarea de esa resistencia global torcer el pulso de unos mandatarios que, haciéndose portavoces de los poderes económico-financieros globales, ratifican su decisión de dar las espaldas a un proyecto de sociedad donde los mercados no sean la instancia decisoria en la que se juega nuestro porvenir compartido.

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

 

EL DEMIURGO Y LAS 10 PORTADAS DE PERIÓDICOS QUE LE ENTREGO A MOISÉS…


vlcsnap-2016-06-12-07h47m18s012

LOS SIONISTAS TIENEN LA FORMULA QUE FUE REPARTIDA POR MOISÉS A LAS 12 TRIBUS ,ESA FORMULA CONSISTE EN ESTAR 1000 PASOS DELANTE DE CUALQUIER MORTAL.

DE TAL MANERA CREAN REALIDADES.

ALGORITMOS QUE FUNCIONAN MÁGICAMENTE.

EL DEMIURGO  NECESITABA  DE LA  RAZA JUDÍA PARA SERVIRLE DE REPRESENTANTE EN LA TIERRA

DICHA RAZA SE CARACTERIZA POR SU VIOLENCIA Y AVARICIA SIENDO LA MAS EFECTIVA PARA DOMINAR EL MUNDO.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Y CREO  LA MENTIRA DE LOS 6.000.000.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

LO CURIOSO ES LA FECHA EN QUE EMPEZÓ LA MENTIRA JUDÍA.: 1915.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

1915 HOLOCAUSTO ARMENIO HOLOCAUSTO REAL

REALMENTE SILENCIADO POR EL MUNDO.

Ruben Demirjian.

 

Alemania reconoció genocidio armenio y desafía a TurquíaA


La Gran Epoca

Alemania reconoció genocidio armenio y desafía a Turquía

(Foto: Spencer Platt/Getty Images)

Los diputados alemanes adoptaron el jueves por una amplia mayoría una resolución que reconoce el genocidio armenio en la época otomana, un texto criticado por Turquía, un socio clave para resolver la crisis migratoria en Europa.

descarga (6)
El texto titulado “Recuerdo y conmemoración del genocidio de los armenios y de otras minorías cristianas hace 101 años” fue adoptado por casi la totalidad de los diputados presentes en el Bundestag, la cámara baja del parlamento alemán, y sólo un diputado votó en contra y otro se abstuvo.
En el inicio de los debates, Norbert Lammert, el presidente del Bundestag, destacó que esta asamblea no era ni “un tribunal” ni “una comisión de historiadores” pero que servía para que los diputados alemanes asumieran “sus responsabilidades” respecto a esta resolución.

Lambert lamentó las “numerosas amenazas, incluso de muerte” contra algunos diputados, sobre todo los de origen turco. Estas amenazas son “inaceptables” y “no nos dejaremos intimidar”, agregó.

La mayoría de oradores destacaron que esta resolución no era contra las autoridades turcas actuales sino contra el gobierno de la época, responsable de las matanzas de 1915.
Inmediatamente después de la votación, el ministro de Relaciones Exteriores de Armenia, Edward Nalbandian, elogió en un comunicado el “aporte notable de Alemania en el reconocimiento y en la condena internacional del genocidio armenio, así como la lucha universal para evitar genocidios y crímenes contra la Humanidad”.

Esta resolución sin embargo no involucra al gobierno de la canciller Angela Merkel.

Pocas horas antes de la votación, el primer ministro turco, Binali Yildirim, dijo que la iniciativa del Bundestag ponía a prueba la “amistad” entre Alemania y Turquía.
En el texto, propuesto por los grupos parlamentarios de la mayoría -los conservadores de la CDU/CSU y el SPD- así como por los Verdes (oposición), el Bundestag “deplora los actos cometidos por el gobierno de los Jóvenes Turcos de la época, que conllevaron al exterminio casi total de los armenios”.

El Bundestag también lamenta “el papel deplorable del Reich alemán que, como principal aliado militar del Imperio Otomano (…) no actuó para poner fin a este crimen contra la Humanidad”.

La adopción de esta resolución complicará las relaciones, ya tensas, entre Ankara y Berlín, a raíz de la aplicación de un polémico acuerdo con la Unión Europea, impulsado por Berlín, que ha contribuido a reducir drásticamente el flujo de migrantes hacia Europa.
El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, amenaza con no aplicar el acuerdo si no consigue la exención de visados para los ciudadanos turcos que quieran viajar al espacio europeo de Schengen.

Erdogan llamó el martes a Angela Merkel para expresarle sus “preocupaciones” si la resolución era aprobada y advertirle que “esta trampa” podría “deteriorar todas nuestras relaciones con Alemania”.

Merkel, por su parte, no participó en el voto por razones de agenda pero apoyó la resolución el martes durante un ensayo de la votación, dentro del grupo parlamentario conservador.

El texto ha desatado preocupación incluso dentro del gobierno alemán. El ministro de Relaciones Exteriores, Frank-Walter Steinmeier, se mostró cauto ante la iniciativa y su portavoz dijo “esperar” que no supondrá “inconvenientes duraderos en las relaciones con Turquía”.

El jefe del grupo parlamentario de la CDU, Volker Kauder, aseguró al contrario que no se trataba de “sentar [a Turquía] en el banco de los acusados” sino de favorecer la reconciliación “diciendo las cosas por su nombre”, en declaraciones el jueves en la televisión pública ARD.

El presidente armenio, Serge Sarkissian, advirtió que “no sería justo no llamar genocidio al genocidio de los armenios únicamente porque enfada al jefe de Estado de otro país”, refiriéndose al presidente turco.

La resolución del Bundestag es una nueva etapa en el reconocimiento oficial de Alemania del genocidio, después de que el año pasado el presidente alemán, Joachim Gauck, utilizara, por primera vez, el término “genocidio” para calificar las masacres perpetradas contra los armenios en 1915.

Los armenios consideran que 1,5 millones de los suyos fueron asesinados de manera sistemática al final del Imperio Otomano.

Muchos historiadores y más de 20 países, entre ellos Francia, Italia y Rusia, reconocieron el genocidio de los armenios.

Turquía afirma por su parte que se trató de una guerra civil, a la que se añadió la hambruna, en la que murieron entre 300.000 y 500.000 armenios y otros tantos turcos cuando las fuerzas otomanas y Rusia se disputaban el control de Anatolia.

Reproducido bajo licencia CreativeCommons –Reconocimiento no comercial 3.0 España-

Artículo original aquí.

http://www.lagranepoca.com/internacionales/64814-alemania-reconocio-genocidio-armenio.html

Las relaciones internacionales han cambiado. Armenia encuentra cada vez mas solidaridad de Naciones dispuestas a enfrentar atropellos de países imperialistas.


Reconocimiento histórico de un crimen de Lesa Humanidad
El genocidio armenio
Barómetro Internacional

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El 24 de abril de 2015 se cumplieron 100 años del genocidio de Armenia, calificado por muchos historiadores como el primero del siglo XX. Se estima que cerca de un millón y medio de armenios perdieron sus vidas, al llevarse a cabo actos de limpieza étnica, por parte del Imperio Turco-Otomano. Esta matanza ha sido olvidada de la historia mundial y muchas personas desconocen el exterminio sufrido por este pueblo y la impunidad que aún persiste.
La República de Armenia se encuentra ubicada en el sur del Cáucaso. Este país fue el primero en declarar el cristianismo como religión oficial en la segunda mitad del Siglo III. Comparte frontera al oeste con Turquía, al norte con Georgia, al este con Azerbaiyán y al sur con Irán y la República Autónoma de Najicheván de Azerbaiyán. Los armenios vivieron sometidos al yugo del Imperio Otomano desde 1375 hasta la creación de la República en 1918. Los otomanos disputaban el control del territorio con la Rusia Zarista y los Persas.

El contexto internacional presente en 1915, año que inicia la masacre contra el pueblo Armenio, fue la Primera Guerra Mundial y el derrumbe del Imperio Otomano, también conocido como Imperio turco otomano. En Turquía, un grupo de oficiales llamados los Jóvenes Turcos, que luego se autodenominó Comité de Unidad y Progreso, se unió a Alemania para combatir a los Aliados. La propaganda turca de ese entonces mostraba a los armenios como saboteadores y como una “quinta columna” al servicio de los rusos. Bajo estas consideraciones el pueblo Armenio (cientos de intelectuales, religiosos, profesionales y ciudadanos destacados) fueron sujetos a deportaciones, expropiaciones, secuestros, tortura, masacre e inanición. La gran mayoría de la población armenia fue forzosamente removida desde Armenia y Anatolia a Siria, donde una gran parte de la población fue enviada al desierto para morir de hambre y sed. Mujeres y niños fueron raptados y brutalmente abusados. Toda la riqueza del pueblo armenio fue expropiada. Después de menos de un año de calma al final de la Primera Guerra Mundial, las atrocidades contra el pueblo armenio fueron reanudadas entre 1920 y 1923, donde los restantes armenios fueron víctimas de más masacres y expulsiones.

Sobre el genocidio armenio existen testigos que afirman haber presenciado las deportaciones y las atrocidades cometidas contra el pueblo armenio, entre ellos, destacan diplomáticos y ciudadanos de los Estados Unidos, Alemania, Rusia, árabes de Siria. Igualmente oficiales turcos fueron testigos de la masacre mientras tomaban parte de ésta. Dieron sus testimonios bajo juramento en los tribunales de posguerra donde se sometió a juicio a los Jóvenes Turcos, organizadores del Genocidio Armenio.

La Comunidad Internacional también ha reconocido esta matanza como un genocidio. Hasta la fecha, más de 22 países del mundo han expresado su reconocimiento entre ellos, Argentina, Bélgica, Bolivia, Canadá, Chile, Chipre, Francia, Grecia, Italia, Líbano, Lituania, Holanda, Polonia, Rusia, Eslovaquia, Suecia, Suiza, Uruguay, el Vaticano y Venezuela. Uruguay fue el primer Estado en reconocer la causa del pueblo de Armenia, en 1965.

El Papa Francisco condenó recientemente el crimen y lo calificó como el primer Genocidio del Siglo XX y “una tragedia inaudita”. Esta condena generó ataques verbales y amenazas por parte del gobierno turco de Tayyip Erdogan, quien considera que no existen pruebas que vinculen al Imperio Otomano con el exterminio de la población armenia.

De la misma manera las Naciones Unidas, parlamentos nacionales y regionales se han unido a la causa del pueblo Armenio.

-En 1985 la Subcomisión de Derechos Humanos de la ONU reconoció el Genocidio Armenio como un crimen de lesa humanidad. Los crímenes de guerra y de lesa humanidad no prescriben, es decir, no cesa la responsabilidad penal por el transcurso del tiempo.

– El presidente del Parlamento alemán, Norbert Lammert, reconoció, en el mes de abril de 2015, el “genocidio” armenio, utilizando por primera vez ese término para calificar los hechos impulsados por el Estado turco contra la población armenia. Lammert se refirió a la muerte de millón y medio de armenios en 1915 como “crimen masivo” y “limpieza étnica” en la que reconoció además la responsabilidad alemana como aliada de Estambul.

– El Parlamento Latinoamericano (Parlatino), aprobó el viernes 31 de julio de 2015, casi por unanimidad (solo una abstención), una resolución de reconocimiento del Genocidio Armenio. Este nuevo reconocimiento del crimen de lesa humanidad perpetrado por el Estado turco, se suma a las resoluciones aprobadas por parlamentos sudamericanos durante este año, como es el caso de la Cámara de Diputados de Chile, el Senado Federal de Brasil y la Asamblea Legislativa del Estado de Río de Janeiro.

Por su parte, los países que no utilizan el término genocidio para referirse a las matanzas contra los armenios son: Israel, Estados Unidos, Reino Unido y España.

Turquía, como heredera política del Imperio Turco Otomano es señalada como responsable de la matanza, pero este país se niega a reconocer que haya sido un genocidio y los interpreta como un capítulo más en el contexto de la Gran Guerra, que había comenzado en 1914. Las autoridades turcas aceptan que se cometieron atrocidades, pero rechazan que hubiese la intención sistemática de destruir a los cristianos armenios. De hecho, afirman que muchos turcos musulmanes también murieron durante lo que definen como el caos saos saos de la guerra.

Cabe destacar que el genocidio tiene graves implicaciones legales ya que obliga a Turquía a castigar a los responsables, si están vivos (no es el caso actual); reconocer formalmente el crimen; e indemnizar a las víctimas. El Estado turco estaría obligado internacionalmente a asumir la responsabilidad de los hechos. El artículo número dos de la Convención sobre Genocidio de 1948, de la Organización de Naciones Unidas, describe genocidio como las acciones llevadas a cabo con la intención de “destruir, total o parcialmente, una nación, una etnia, raza o grupo religioso”.

El reconocimiento efectuado por algunos países al genocidio armenio ha generado el rechazo por parte de Turquía. El gobierno turco retiró a su embajador en el Vaticano y acusó al Papa de “discriminar en el sufrimiento de las personas”. El canciller de Turquía, Mevlüt Çavusoglu, expresó al respeto: “El Papa desestimó las atrocidades que turcos y musulmanes sufrieron durante la Primera Guerra Mundial y sólo resalta el sufrimiento de los cristianos, especialmente de los armenios.

Años previos, el gobierno turco también había reaccionado contra la posición de Francia y los Estados Unidos en este tema. En 2006, Turquía condenó la posición del parlamento de Francia, el cual aprobó una propuesta para declarar como crimen la acción de rechazar el “genocidio” armenio. En 2012, la propuesta se convirtió en ley, pero fue suspendida por el más alto tribunal constitucional de Francia.

De la misma manera en marzo de 2010, el embajador turco fue llamado por su país en protesta por la decisión del congreso estadounidense de aprobar una resolución que tipifica los sucesos como “genocidio”. El gobierno de Barack Obama objetó esta iniciativa y solicitó que la resolución no fuese aprobada por el Congreso.

La República de Turquía y la República de Armenia firmaron un acuerdo en octubre de 2009, para el restablecimiento de relaciones diplomáticas y la reapertura de su frontera común, aún no concretado, sin embargo tanto el gobierno de Armenia, como la diáspora dispersa en países como Francia, Rusia, Líbano, EEUU, Argentina, las instituciones como el Consejo Nacional Armenio y el Centro Armenio de la República Argentina continúan su lucha incansable para tratar de sensibilizar al mundo sobre esta causa.

La Comunidad Internacional debe continuar apoyando a Armenia en su lucha por el reconocimiento del genocidio del que fueron víctima por parte de Turquía. Es importante que los organismos internacionales de integración tales como la Unasur, la Celac, Mercosur y la ALBA, se unan al reconocimiento efectuado por mas de 22 países, además del Parlamento Alemán y el Parlamento Latinoamericano, entre otros. Es difícil que la Organización de las Naciones Unidas (ONU), obligue con una Resolución a Turquía a reparar esta deuda histórica, pues como es bien conocido por muchos de nosotros, este país es aliado tradicional de EE.UU en Oriente Próximo y miembro de la OTAN, por lo que cualquier sanción sería vetada.

En la actualidad las relaciones internacionales y la geopolítica internacional se han reconfigurado. Los países que históricamente han sido objeto de injusticias, despojos e intervenciones, como lo ocurrido en Armenia, encuentran cada vez mas la solidaridad de países dispuestos a hacerle frente a los atropellos de los países imperialistas, a fin que se imponga la legalidad internacional, cese la impunidad y se respete el derecho internacional.

Fuente original: http://barometrointernacional.bligoo.com.ve/por-carmen-victoria-montes-reconocimiento-historico-de-un-crimen-de-lesa-humanidad

Racismo y civilización


Fuente : Pagina/12

Por José Pablo Feinmann

Nuestra literatura está atragantada de textos racistas. También la de los países restantes de Suramérica. No “restantes” porque son lo que queda después de nosotros. Somos semejantes en muchas, demasiadas cosas como para establecer diferencias sustanciales. Somos un continente que ha tenido y sufrido una historia similar, no idéntica pues nada es idéntico, lo similar establece un paralelismo y no un bloque, no una mismidad. Esa mismidad surge dentro de las diferencias, surge como diferencia, pero se establece, existe como destino compartido, paralelo. Eso nos permite señalarla. Nosotros, los pueblos de Suramérica, tenemos una mismidad que es la de nuestros destinos compartidos, la de nuestro origen y la de nuestro despojo. En junio de 2013, el presidente Evo Morales se presentó en la reunión de los Estados productores de petróleo, en Moscú. Llevó a cabo un operativo asombroso y profundo. Hasta ese momento deambulaba por Internet un texto impecable. Se le atribuía al cacique Guaicaipuro Cuauhtémoc, se decía que era falso ya que lo había escrito el venezolano Luis Britto García. Qué pena: el texto es magnífico. Pero ese sabor a falsía, le erosionaba sus verdades. Evo decidió solucionar la cuestión. Lo hizo suyo, leyó ese texto en esa reunión de países productores de petróleo. Sólo él, un auténtico descendiente de los pueblos originarios de América del Sur, sólo él, un indio como lo fuera el cacique Guaicaipuro, podía hacer suyo el lenguaje –calmo pero perfecto en su denuncia económica y civilizatoria– de su antepasado. Ahora no había nada que discutir. Todas las verdades del texto de Cuauhtémoc eran asumidas por Evo Morales. Ese texto ya no era un invento de algún escritor temerario que había inventado a un cacique evanescente, de leyenda, que decía habladurías destinadas a transitar los caminos anónimos, inverificables, ligados a la falsedad o al rencor, de los laberintos de Internet. El que hablaba era Evo Morales, en su condición de presidente de Bolivia. El discurso de Evo dibuja con exquisita precisión el saqueo de eso que se llama “descubrimiento de América”. Ese saqueo, deducía, había posibilitado el despegue del capitalismo en Europa. Y su revolución industrial. Hay un elemento original y presentado casi en la modalidad del humor oscuro, doloroso por lo siniestro, pero real. El saqueo de la conquista y las matanzas que lo hicieron posible han generado (para ese continente) una deuda externa de dimensiones monstruosas: “Informamos a los descubridores que nos deben, como primer paso de su deuda, una masa de 185 mil kilos de oro y 16 millones de plata, ambas cifras elevadas a la potencia de 300. Es decir, un número para cuya expresión total serían necesarias más de 300 cifras, y que supera ampliamente el peso total del planeta Tierra. Muy pesadas son esas moles de oro y plata. ¿Cuánto pesarían calculadas en sangre?”. También en grandes autores europeos existe ese reconocimiento. (Salvo que Evo pide a Europa que pague su deuda y, argumenta, sólo existe un medio: que los europeos entreguen la entera Europa a los americanos, a los indoamericanos, dice, pero poca participación tendría Argentina en esa espléndida cobranza, pues se sabe: descendemos de los barcos, de modo que sugerimos al presidente Evo reclame a Europa para Suramérica toda.)

Tanto Adam Smith como Karl Marx destacaron la importancia de nuestro continente para el capitalismo. Marx, incluso, llega a afirmar, en las primeras páginas del Manifiesto, que el “descubrimiento” de América posibilitó la creación de la gran industria. Claramente: hubo capitalismo porque hubo conquista de América. Para todo pensador europeo y para los europeos en general el concepto de “descubrimiento” expresa la ratio europeísta. América es, en efecto, descubierta para Europa. La mirada europea, al ser la de la civilización, descubre todo territorio en que su codicia se deposite. La civilización introduce en la Historia todo territorio descubierto. Así, los conquistados estarán siempre en deuda con los conquistadores, aun cuando éstos saqueen sus riquezas: sin ellos, quedarían fuera de la Historia. No es casual que Hegel haya creado la expresión “pueblos sin historia” para aquellos que permanecen ajenos o rezagados ante la marcha de la historia, que es la de Occidente.

Suramérica habrá de ser pensada, hoy, por nosotros, suramericanos, por medio de dos conceptos: 1) conquista en tanto saqueo; 2) condición de posibilidad del surgimiento y desarrollo del capitalismo occidental. Este segundo punto es el que menos ha sido pensado. Está en el discurso de Evo Cuauhtémoc Morales que hemos citado. La deuda que tienen con nosotros es tan inmensa que apenas si alcanzaría con que nos dieran la Europa entera para cancelarla. No es una propuesta disparatada. Si se hicieron a sí mismos con lo que se llevaron de Suramérica, lo que nos deben es, entonces, el ser. Han sido y son Europa por el saqueo de las colonias. Esa deuda tienen. Para cancelarla tienen que darnos el ser. Si algo son, eso que son se lo deben a los saqueados y masacrados de las colonias. Lejos siquiera de imaginar alguna forma de devolución, el Occidente capitalista (trágicamente hoy) lleva su racismo al extremo. Los “esclavos” y los “monstruos” que fabricaron con su rapiña, desesperados, hambrientos, quieren “entrar” en Europa. O porque ahí hay comida o porque huyen de regímenes sanguinarios siempre sostenidos y armados por Europa, según sus intereses. Igual sucede con el porteño que detesta a losbolitas volitas, los paraguas, los yoruguas o los perucas porque “vienen a robarse el país” o porque “no trabajan” o porque “roban” o “porque trabajan demasiado”. Este racismo porteño viene desde los inicios del siglo XIX. Siempre estuvo en Buenos Aires la “civilización”, la “gente bien”, los “blancos”. El odio al Otro siempre es racial. El Otro es el negro. La negritud es enemiga de la civilización. No mencionemos aquí, por haberlo hecho otras veces, el racismo en El matadero o en Facundo. Pero no dejemos pasar Amalia, de 1851, novela publicada en Uruguay por el exiliado unitario José Mármol, distinguido representante de la élite porteña. Ya David Viñas hizo un gran trabajo en su clásico Literatura argentina y política. Ahí analiza la descripción que realiza Mármol de dos habitaciones duramente diferenciadas: la de Amalia y la de Rosas. Con Amalia apela al romanticismo espiritualista. Con Rosas, al naturalismo, a ese naturalismo que había extremado Echeverría para describir a los secuaces del Restaurador en tanto bestias. Expulsado de la condición humana, el Otro se convierte en lo absolutamente Otro, nada importará matarlo. Esta reducción del Otro a la condición de bestia es la condición de posibilidad de todo verdadero racismo. En la conquista de América ese papel lo juega el Evangelio. Al no tener los indios “alma”, al negarse a la evangelización, sólo restaba matarlos o esclavizarlos, dándoles un trato aún peor que a los animales. El tema es uno de los más calientes de este momento histórico. Los bárbaros atacan las ciudades de la opulencia. Con sólo odiar a los bolivianos o a los paraguayos, todo porteño puede sentirse un europeo. ¿Qué son los bolitas volitas volitas y los paraguas? Inmigrantes, la figura pre-humana y la escoria social más odiada (y temida) en Europa. “El primer ministro británico”, escribe Cahal Milmo en The Independent de Inglaterra (texto publicado el 37/07/2015 en este diario, Página/12), “David Cameron, calificó ayer de ‘enjambre’ a los migrantes”. Acudiendo a una terminología adecuada a sus propósitos, que sólo de ese modo pueden expresarse sin caer en la corrección política o el progresismo de mejores modales (en el que cayeron quienes se apresuraron a criticarlo), el ministro Cameron dijo: “Esto (la inmigración indeseada) nos pone a prueba, lo acepto, porque hay un enjambre de inmigrantes que llega a través del Mediterráneo buscando una vida mejor”. Aquí, a los inmigrantes, también se los supo tratar. Cameron necesita urgente a un Miguel Cané que le redacte una Ley de Residencia, ésa, la 4144, también llamada Ley Cané y que él nombraba como “deliciosa ley de expulsión”. (Cané, además, padecía una paranoia sexual con los inmigrantes: “¡Violarán a nuestras vírgenes!”.) Pero hay que detenerse en el notable y preciso concepto de enjambre que Cameron utiliza. Remite, ante todo, a las abejas. Una abeja es un insecto. Al calificar a los grupos de inmigrantes en tanto “enjambre”, Cameron los deshumaniza, los reduce a la condición de insectos. Los inmigrantes son insectos. Los piojos también. Los inmigrantes son, para Cameron, eso que los judíos eran para Hitler: insectos, piojos. El piojo no debe formar parte de la comunidad nacional porque vive a costo de ella, le chupa la sangre, es parasitario. Es “un cuerpo extraño en el organismo nacional”. También los bolitas volitas volitas y los perucas y los paraguas son eso. “El judío”, escribe Hitler, o le dicta a Rudolf Hess durante los días de su prisión, “fue siempre un parásito en el organismo nacional de otros pueblos (…) Propagarse es una característica típica de todos los parásitos, y es así cómo el judío busca siempre un campo de nutrición” (Adolf Hitler, Mi Lucha, capítulo XI: La nacionalidad y la raza). El odio al Otro, al diferente, desde el odio al negro, al judío, a los inmigrantes indeseados o a las travestís, es un arma política para seducir a los mediocres, a los resentidos, a los que no tienen otro modo de sentirse algo sino por medio del odio a algún otro. “Vienen a robarnos Alemania”, dice un neonazi. Por consiguiente, Alemania es mía. “Vienen a robarnos el país”, dicen los argentinos del odio. Por consiguiente, Argentina es de ellos. Qué sencillo, pero enfermo, modo de apropiarse de un país que, saben, nunca fue de ellos ni lo será.

http://www.pagina12.com.ar/diario/contratapa/13-278458-2015-08-02.html

ALEXIS TSIPRAS : “QUIERO SER EL JOVEN NESTOR KIRCHNER DE GRECIA”


Ruben Demirjian

11209514_871973699504652_7930002095929659704_n

11667535_871973686171320_8189510791685355878_n

Imagen :  Argentina Kirchnerista

———————————————————————————————————————————————————–

ESTUVE EN ARGENTINA Y VI EL ÉXITO QUE TUVO. ALLÍ SE PROBO QUE HAY VIDA DESPUÉS DE UNA REESTRUCTURACIÓN  DE DEUDA . DESPUÉS DEL DEFAULT, ARGENTINA EMPEZÓ A CRECER  A UNA TASA ANUAL  DEL 8% ANUAL, LA SEGUNDA MAS ALTA EN EL MUNDO DESPUÉS DE CHINA.

JOSEPH STIGLITZ

1510638_10153561666483816_6817271066344372605_n

VAMOS GRECIA QUE SE PUEDE

images (4)

Nestor Kirchner.

Cristina Kirchner: “Los argentinos saben por qué los griegos han votado ‘no'”


Fuente  : RT

Cristina Kirchner

Tras conocerse los resultados del referéndum griego, la presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, ha celebrado el rechazo de los ciudadanos de ese país contra el programa de rescate propuesto por los acreedores.

Tras conocerse los resultados del referéndum griego, la presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, ha celebrado el rechazo de los ciudadanos de ese país contra el programa de rescate propuesto por los acreedores.

“Rotunda victoria de la democracia y la dignidad. El pueblo griego le dijo no a las imposibles y humillantes condiciones que se le pretenden imponer para la reestructuración de su deuda externa”, ha escrito la presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, en su cuenta de Twitter después de que se conociera el aplastante triunfo del ‘no’ en el referéndum griego.

“Los argentinos sabemos de qué se trata. Esperamos que Europa y sus líderes comprendan el mensaje de las urnas”, ha expresado la mandataria. “No se le puede exigir a nadie que firme su propia acta de defunción. Aún resuenan las palabras del presidente Kirchner”, ha añadido.

El voto por el ‘no’ obtuvo una abrumadora victoria al conseguir el 61,31 por ciento de los sufragios. De este modo, los ciudadanos del país heleno han rechazado las nuevas medidas de austeridad que la Troika de acreedores propuso a Atenas a cambio de la liberación de nuevos fondos.

http://actualidad.rt.com/actualidad/179388-cristina-kirchner-referendum-griego

CFK : “Díganme si ustedes alguna vez, vieron alguna película sobre la batalla del río Dniéper, fue la batalla más grande de la Segunda Guerra Mundial”.


11182301_10154229328353539_7550406643583276138_n

Sitio Oficial de Cristina Fernández de Kirchner

De batallas militares y batallas culturales…

La penetración cultural y la desinformación a través de los vectores de la cultura.

This is what we mean by cultural penetration and disinformation through the vectors of culture.

More than 3 million people died at the crossing of the Dnieper River battle, while taking the west bank of the river and Kiev, that was occupied from 41 to 43 by the Nazis. Tell me, have you ever seen a movie about the Battle of the Dnieper River? The greatest battle of World War II?. And tell me how many of you have seen a film about D-Day? The allies landing in Normandy?
This is what we mean by cultural penetration and disinformation through the vectors of culture.
CFKARGENTINA.COM
De batallas militares y batallas culturales…
La penetración cultural y la desinformación a través de los vectores de la cultura.

Estamos fomentando la cultura a través del cine, ¿cómo qué no?

Ustedes habrán visto que el día sábado pasado 9 de Mayo, la Federación Rusa festejó el triunfo sobre el nazismo con un inmenso desfile militar. Ustedes saben que murieron durante la Segunda Guerra Mundial 27 millones de rusos, de la antigua Unión Soviética, de los cuales 9 millones eran del ejército soviético y el resto eran de poblaciones. En el cruce del río Dniéper,  cuando toman la margen occidental del río y Kiev que desde el año 41 hasta el 43 estuvieron los nazis, murieron en esa batalla más de 3 millones de personas.

Díganme si ustedes alguna vez, vieron alguna película sobre la batalla del río Dniéper, fue la batalla más grande de la Segunda Guerra Mundial.

Y les pregunto a todos: a qué todos vieron alguna película sobre el desembarco en Normandía de los aliados? Murió gente, sí, pero creo que murieron 200 y pico mil soldados contra 3 millones y pico que murieron en esa batalla del Río Dnieper.

De estas cosas es la que hablaba recién el gobernador de Formosa, de lo que es la penetración cultural y la desinformación a través de los vectores de la cultura. Y la cinematografía y las imágenes hoy son uno de los vectores de la cultura más importante, y aquí tenemos el honor, sí, de ser el gobierno que más ha hecho por este sector, el cinematográfico y por la cultura en general de los últimos 50 años, claramente.

Más sobre la sede regional NEA – Formosa de la Escuela Nacional de Experimentación y Realización Cinematográfica, una inversión de $13.000.000.
vlcsnap-2015-05-12-21h04m47s267
No estamos dándoles elementos solamente para que los chicos investiguen o estudien, estamos despertando la formación de nuevos horizontes.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

https://www.facebook.com/CFKArgentina

RT Arqueólogos encuentran el lugar donde pudo refugiarse Hitler en Argentina


RT

Publicado: 11 may 2015

Un grupo de arqueólogos ha descubierto en la provincia de Misiones, en el noreste de Argentina, un complejo de edificios preparado en los años 1940 supuestamente para acoger a algunos de los más altos jerarcas del Nacionalsocialismo alemán.

La presencia de un gran número de artefactos en un lugar muy aislado de la selva misionera revelan que una persona o grupo quería refugiarse en el lugar durante años, pasar desapercibido para los vecinos y que esta persona o colectivo mantenía ciertos vínculos con el III Reich. Algunos creen incluso que quien habría querido esconderse en el complejo podría ser el máximo responsable de las atrocidades de los nazis en Europa durante laSegunda Guerra Mundial, el propio Adolf Hitler.

“He entrevistado a varios testigos directos”, relata el historiador argentino Abel Basti. “A esto se le han sumado ahora documentos desclasificados del FBI, de la CIA, de los servicios de inteligencia que hablan de un Hitler vivo en la Patagonia argentina con un seguimiento de esto. En un dossier de la CIA hay una foto de Hitler en el exilio con otro nazi, de apellido Citroën”.

SEPA MÁS: Se revelan secretos sobre asilo de nazis en EE. UU.

Según datos oficiales, Argentina albergó al menos a 180 criminales militares alemanes. Parte de ellos cambiaron de identidad para camuflarse en la vida cotidiana de las ciudades. Erich Priebke, Dinko Sakic y Adolf Eichmann son algunos de los nazis que se ocultaron en estas tierras. Si bien en los documentos no se pudo comprobar la llegada de Hitler a Argentina, hay estudios locales que aseveran su presencia.

SEPA MÁS: “Hitler planeaba apoderarse de América Latina”

“Encontramos un conjunto de construcciones cuya explicación es muy difícil”, dice el arquitecto y arqueólogo Daniel Schavelzon. “La hipótesis que manejamos hasta hoy —que sigue siendo una hipótesis y necesitamos más de un año para comprobarlo y cerrar el tema— está relacionada con la mitad de la década de los 1940 y con algunos aspectos del nazismo”.

A su vez, el historiador Osvaldo Bayer recuerda que en la zona había colonias alemanas que practicaban el nazismo, escuelas alemanas y clubes alemanes que seguían la misma línea política.

http://actualidad.rt.com/actualidad/174553-arqueologia-refugio-hitler-argentina

El genocidio armenio no lo planearon fundamentalistas religiosos: «Eran masones proto-fascistas».Los jóvenes turcos


guiamenc

El genocidio armenio no lo planearon fundamentalistas religiosos - Eran masones proto-fascistas

¿Por qué el Papa Francisco hizo esos comprometidos comentarios sobre el Genocidio Armenio que causaron tanto furor en Turquía? Para ayudar a comprender la verdadera historia detrás de las atrocidades de 1915 y 1916, Aleteia entrevistó al historiador y escritor alemán Michael Hesemann, quien estuvo en la misa en San Pedro por la conmemoración del centenario del genocidio, también conocido como Metz Yeghern [el Gran Mal].

La atrocidad implicó el exterminio sistemático, por parte del gobierno otomano, de sus súbditos armenios, minoritarios dentro de su patria histórica, que se encuentra dentro del territorio que constituye la actual Turquía. El número total de personas muertas en lo que también se conoce como el Holocausto armenio se estima entre 1 y 1,5 millones.

En un nuevo libro, titulado El Genocidio Armenio (Völkermord an den Armeniern), Hesemann revela por primera vez el contenido de documentos nunca antes publicados sobre “el mayor crimen de la Primera Guerra Mundial”, y cómo el Papa Benedicto XV y la diplomacia vaticana trataron de detener las deportaciones de los armenios al desierto de Siria, salvar a las víctimas y evitar la masacre de todo un pueblo.

En esta entrevista, Hesemann comparte sus hallazgos, que incluyen pruebas de la participación masónica, y expresa tanto su admiración por Francisco por llamar la atención sobre el genocidio de los cristianos y las minorías étnicas, y su decepción por la ausencia del embajador de Alemania ante la Santa Sede en la misa conmemorativa.

– Dr. Hesemann, ¿que le llevó a escribir un libro sobre lo que los documentos contenidos en los archivos del Vaticano revelan sobre el Genocidio Armenio?.

-En realidad fue una especie de coincidencia. Yo trabajo como historiador de la “Pave the Way Foundation” (www.ptwf.org), en una importante investigación de todos los aspectos de la vida de Eugenio Pacelli, el hombre que finalmente se convirtió en el Papa Pío XII.

»Desde 1917-1925, Pacelli fue nuncio en Munich, así que navegué por los archivos de la Nunciatura Apostólica en Munich, sólo para descubrir una carpeta con el título “La persecución de los armenios” .

»Lo abrí y encontré una carta del entonces arzobispo de Colonia, el cardenal von Hartmann, al Canciller alemán, Graf (conde) Härtling, en el que califica la persecución de los armenios como “no menos brutal que la persecución de los cristianos en los primeros siglos del cristianismo”. El arzobispo solicitaba una intervención alemán urgente, por desgracia, en vano.

»En la misma carpeta encontré una copia de una carta escrita por el Papa Benedicto XV al sultán, pidiendo misericordia para los armenios inocentes. Estos documentos me tocaron mucho y despertaron mi curiosidad. Sentí que sólo había tocado la punta de un iceberg, y estaba seguro de que iba a encontrar más datos, y de hecho lo hice: he encontrado unas 2.500 páginas hasta ahora.

»Pronto me di cuenta de que ningún historiador había trabajado aún con la mayoría de estos documentos, y que toda esta información era obviamente desconocida incluso para los principales expertos en el Armenocidio.

»Dada la importancia de su contenido, me decidí a escribir un libro, poniendo los documentos en el contexto de lo que ya sabemos acerca de los acontecimientos de 1915-1918.

– ¿Cuál fue el descubrimiento más sorprendente e inesperado en los archivos del Vaticano sobre el genocidio armenio?
-El descubrimiento más sorprendente fue que el genocidio armenio era, de hecho, sólo una parte de un plan más grande: el exterminio de todas las minorías no musulmanas en el Imperio Otomano.

»El movimiento “Jóvenes Turcos” gobernante entró en contacto con las ideas europeas sobre el nacionalismo, y con el concepto de que sólo un estado homogéneo puede ser un Estado fuerte.

»Ellos creían que la debilidad del Imperio Otomano estaba causada por su carácter multirreligioso y multiétnico. Querían “curar” esta “debilidad” mediante la eliminación de todos los elementos “extranjeros”, lo que significaba primero a los cristianos, que sumaban el 19% de la población a principios de 1914. Además de los armenios, también arameos y cristianos asirios, grecocatólicos y grecoortodoxos, fueron perseguidos y asesinados.

»La pretensión de Turquía de una conspiración entre Rusia y algunos líderes armenios no era más que una mentira para justificar esas medidas. Si ese fuera realmente el caso, ¿por qué mataron a mujeres y niños inocentes, también? Y ¿por qué no se perdonó a los demás grupos cristianos, que nunca estuvieron bajo sospecha?

»De hecho, el Secretario de Interior de Turquía, Talaat Bey, dijo francamente a Johann Mordtmann, de la Embajada de Alemania, según un informe de éste a Berlín: “El gobierno (turco) usa la guerra para deshacerse de los enemigos internos – los cristianos indígenas de todas las denominaciones – sin intervenciones diplomáticas de naciones extranjeras “.

»Esto también es lo que leemos en algunos de los documentos del Vaticano, por ejemplo, un informe escrito por el P. Michael Liebl, misionero capuchino austriaco, que descubrió en Samsun : “No los armenios, sino los cristianos fueron condenados (a muerte) en una reunión secreta de los Jóvenes Turcos hace 5 o 6 años en Salónica”.

– ¿Qué medidas adoptó Benedicto XV a nivel diplomático para ayudar a salvar a los armenios de la deportación al desierto de Siria ?
-Ya en junio de 1915, el Vaticano tenía una vaga idea de lo que había ocurrido en el este de Anatolia. Un mes más tarde, no había ninguna duda acerca de las horribles masacres llevadas a cabo contra la mayoría de la población masculina armenia. Durante todo el mes de agosto de 1915, Mons. Dolci – el Delegado Apostólico en Constantinopla – hizo todo lo humanamente posible para interferir diplomáticamente – sin ningún éxito .

»Cuando los drásticos informes llegaron al Vaticano en septiembre de 1915, el Papa Benedicto XV no perdió más tiempo y decidió actuar. Envió una carta autógrafa al Sultán Mehmet V, pidiendo misericordia para los armenios. Los turcos se negaron incluso a recibirla. Durante dos meses, Mons. Dolci intentó de todo para entregarla a su destinatario, pero no fue recibido por el Sultán.

»Sólo cuando pidió ayuda tanto al embajador alemán como al de Austria, [las dos potencias europeas aliadas de Turquía durante la Primera Guerra Mundial, nota de ReL] se le concedió una audiencia. Cuando después de otras cuatro semanas, el sultán respondió, la mayoría de las deportaciones ya se había realizado. Todas las promesas de los turcos de poner fin a las masacres o de salvar a un grupo u otro – o de hacerles regresar a casa – resultaron ser mentiras.

»En diciembre, el Papa Benedicto habló del fracaso de todas las intervenciones diplomáticas en su alocución a los Cardenales en el consistorio del 6 de diciembre de 1915. En ella, habló del “afligido pueblo armenio, ya casi completamente llevado al exterminio”.

»En junio de 1916, el Patriarca armenio católico tuvo que informar a la Santa Sede: “El proyecto de exterminación de los armenios en Turquía sigue en marcha. ( … ) Los armenios exiliados … son expulsados ​​continuamente al desierto y despojados de todos los recursos vitales. Ellos perecen miserablemente por el hambre, las enfermedades y el clima extremo. ( … ) Es cierto que el gobierno otomano ha decidido eliminar el cristianismo de Turquía antes de que la guerra llegue a su fin. Y todo esto sucede en la cara del mundo cristiano”.

– ¿Por qué es esto está saliendo sólo ahora a la luz?
-Sí, buena pregunta. Por supuesto, los archivos del pontificado de Benedicto XV sólo se han abierto desde la década de los 90. Además de esto, no muchos historiadores tienen acceso a ellos. Y tal vez nadie tenía ni idea de lo que iba a encontrar allí – es sólo una suposición.

– Entre los documentos contenidos en su libro, se incluye una carta escrita por el superior de los capuchinos en Ezrurum, P. Norbert Hofer, al Vaticano, en octubre de 1915, que afirma: “El castigo de la nación armenia (por supuestas revueltas) no es más que un pretexto utilizado por el gobierno turco masónico para exterminar a todos los elementos cristianos en este país”.
Muchos lectores pueden sorprenderse al escuchar mencionar a los masones en relación con el genocidio armenio, particularmente a la luz de la voluntad de unir a Turquía con el Islam sunní como religión de Estado. ¿Puede explicar la relación de los masones con el genocidio armenio, y quiénes eran los “Jóvenes Turcos” a los que ha hecho referencia anteriormente? -Sí, por supuesto. Hubiera sido fácil y más bien populista culpar al Islam del genocidio armenio, especialmente ahora que nos enfrentamos a horribles acontecimientos de nuestro tiempo en la misma región, como la masacre del ISIS contra cristianos y yezidíes en el norte de Siria y e Irak.

»Pero ninguno de los responsables políticos del genocidio, ni Talaat ni Enver ni Kemal Pasha, era un musulmán fanático. Los jóvenes turcos eran muy distintos de los fundamentalistas. Eran un movimiento joven, revolucionario, iniciado por académicos turcos que habían estudiado, en la mayoría de los casos, en París, donde entraron en contacto con los ideales de la masonería y del nacionalismo europeo. Muchos de ellos fueron aceptados por las logias masónicas y, de hecho, la Logia de Tesalónica se convirtió en una especie de cuartel nacional para ellos.

Talaat Bey, también llamado Talaat Pashá, era masón, Gran Maestro del Gran Oriente en Turquía, formado en Francia y su ideología homogeneizadora: su nacionalismo implicaba exterminar las minorías; asesinado en Alemania después de la guerra por un terrorista armenio, los nazis entregaron su cuerpo con honores a Turquía en 1941

»Talaat Bey – el principal responsable del Genocidio Armenio – fue incluso Gran Maestro del Gran Oriente de la Masonería Turca. Eso es un hecho histórico. La ideología de los Jóvenes Turcos se puede describir como “proto-fascismo”. Sólo que la raza no jugó un papel como elemento unificador, ya que no existe una “raza pura” turca . Más bien, fue sustituido por la religión, en este caso, el Islam sunní.

»Por lo tanto, el Islam fue instrumentalizado por razones políticas. Se dio a todos los que participaron en los asesinatos una razón de ser, una justificación para sus actos. Pero detrás de esto estaba el plan maestro de una ideología política, que utilizaba la religión para sus fines, buscando la homogeneización de la nación turca.

– Como historiador que ha estudiado en profundidad los hechos y circunstancias que rodean el genocidio armenio, en particular los documentados en los archivos del Vaticano, ¿qué piensa usted de la reacción de Turquía a las declaraciones del Papa Francisco del domingo, en las que calificó la masacre armenia de “genocidio”?
-Estoy muy agradecido al Santo Padre. El domingo, no sólo vimos una hermosa, digna y solemne conmemoración del martirio armenio, sino que también experimentamos la victoria de la verdad sobre la diplomacia.

»Si uno sabe cómo Turquía intenta, fanáticamente, por todos los medios, desacreditar los acontecimientos de 1915-1916, si uno sigue la cronología de sus amenazas contra países mucho más grandes y más poderosos que el Vaticano – naciones como Francia, Alemania y los EE.UU. – uno se hace una idea de lo que se necesita para levantarse y llamar “genocidio” a lo que, de hecho, fue el primer genocidio del siglo XX.

»¡Gracias, Papa Francisco! ¡Qué grande, maravilloso y político Papa, que actuó como conciencia moral del mundo, enseñándonos que, como cristianos, no debemos tener miedo de la verdad!

»La reacción turca a su valiente afirmación era de esperar. Siempre es lo mismo. Afirman que el Papa está mal informado, a pesar de que sabe la verdad por sus propios archivos. Por cierto, ¿cuándo van los turcos a abrir los suyos?

»Los turcos incluso llegan a hablar de racismo. ¿Deberíamos ahora aceptar que, desde el punto de vista de Turquía, no es nada racista matar casi toda una nación, un grupo religioso y étnico, pero sí que es racista para llamar a esto un genocidio?

»Es muy triste que los turcos no se den cuenta cómo se excluyen a sí mismos de la comunidad de naciones civilizadas por tales actos. Quiero decir, yo soy alemán y mi nación cometió el crimen más horrible en la historia, el Holocausto. Pero por lo menos, admitimos lo que hicimos, lo lamentamos profundamente y hemos intentado todo lo posible por la reconciliación y la indemnización.

»Como católico, creo que todo pecado y todos los crímenes pueden ser perdonados, pero sólo si hay confesión y arrepentimiento. Pero lo que no se arrepiente ni se confiesa tampoco puede ser perdonado. ¡Turquía sólo tiene un modo de superar el trauma y la culpa del capítulo más oscuro de su historia, y que es el de confesarlo y pedir perdón! Y todos vamos a perdonar. Si no, estas heridas quedarán siempre abiertas, incluso después de 100 años.

– ¿Qué lecciones de la historia del genocidio armenio podemos aprender nosotros hoy, particularmente a la luz de la actual persecución de los cristianos en África y Oriente Medio?
-Si hay una lección que debemos aprender del genocidio armenio, es esta: Nunca volver la cabeza, nunca mirar hacia otro lado cuando un hermano sufre persecución.

»Todos nosotros, todas las naciones del mundo civilizado y en primer lugar Alemania – el aliado de Turquía – compartimos su culpa, porque permitimos que esto sucediera. Por oportunismo, dando prioridad a otros temas, por lo que Francisco llama con razón “la globalización de la indiferencia”, que es tan mala. “Caín, ¿dónde está tu hermano Abel?”. Por esto, nadie puede nunca decir que no tiene nada que ver con el genocidio armenio, el holocausto o el destino de nuestros hermanos cristianos en Siria e Irak.

»Ignorar su suerte y su sufrimiento nos hace culpables, también. No evitar un crimen que ocurre ante tus propios ojos te hace cómplice del agresor. Nunca debemos ignorar, no debemos ser indiferentes, tenemos que aprender a actuar de manera responsable.


Annette Schavan, embajadora alemana en la Santa Sede,
no acudió a la oración especial del Papa Francisco por
el centenario del genocidio armenio

image007
»Por esto me avergüenza que, entre todos los diplomáticos presentes en la Basílica de San Pedro en la mañana en la conmemoración de los mártires armenios, la que faltaba era Annette Schavan, la embajadora alemana ante la Santa Sede. Sobre todo porque, como ya he explicado antes, Alemania, aliada de Turquía, tiene una responsabilidad especial ante este martirio. En su caso, el oportunismo ganó a la verdad. Y eso es una pena. Sólo podemos mirar al futuro si no tenemos miedo del pasado.

TURQUIA CONTRA TODOS (HACETE CARGO DE UNA VEZ)


11167912_663026100509968_3724906872910246914_n

Fuente : Grupo IAN

Cuestionó a los gobiernos de Francia, Alemania, Austria y Rusia. Acusó también a Estados Unidos de alinearse con Armenia pese a que el presidente estadounidense Barack Obama no usó el término “genocidio” en su mensaje anual.

127CONTRA

El  presidente turco censuró a los mandatarios de otras naciones que reconocieron como genocidio la matanza de armenios por parte de los turcos otomanos en el centenario de la masacre.
Recep Tayyip Erdogan acusó el sábado a Francia, Alemania, Austria y Rusia -cuyos líderes o parlamentos describieron la matanza como genocidio- de apoyar “reclamaciones elaboradas en base a mentiras armenias”. Acusó también a Estados Unidos de alinearse con Armenia pese a que el presidente estadounidense Barack Obama no usó el término en cuestión en su mensaje anual.
Erdogan dijo que “uno por uno, deberían limpiar antes las máculas de sus propias historias”.
Los historiadores calculan que hasta un millón y medio de armenios fueron masacrados en lo que se considera generalmente como el primer genocidio del siglo XX. Turquía lo desmiente.
Sábado 25 de abril de 2015/ 100 años de la masacre de más de un millón y medio de armenios a manos del Imperio Otomano llegan con polémicas, reconocimientos, reclamos renovados de justicia e incidentes diplomáticos entre el Vaticano y Turquía, país que rechaza la responsabilidad y la denominación de “genocidio” para referirse a estos trágicos hechos. © Noticiero Visión Siete Internacional/ TV Pública/ Argentina.

“Pues bien, Erdogan, nosotros los hijos y nietos de quienes han sobrevivido al Genocidio perpetrado por tus abuelos, somos la resurrección de nuestra Gran Familia que ustedes los turcos, trataron de borrar”


IMG_20141130_014942824

MisceláneaS
Segunda Parte

58803_294591834000244_1530885701_n

Raymond Berberian
Mustafa Kemal, alias Ataturc, El Hitler Turco, Genocida de Armenios y cristianos, reconocido por el Padre de Turquía moderna: un (deünme). Él y sus secuaces Taleat, Enver, Djemel y otros, fueron responsables de un millón y medio de mártires armenios. Me refiero a civiles, ancianos mujeres y niños arrancados de sus terruños, despojados de sus bienes, condenados a morir de sed y hambre por los desiertos de Siria. Las niñas mas agraciadas iban siendo repartidas o vendidas como esclavas por $5 la unidad. (Los hombres habían sido previamente convocados por el ejército a cavar trinchera y romper piedras, trincheras que terminarían siendo sus tumbas).
En la era del carnicero Sultán Rojo ABDUL HAMID, había ordenado el exterminio de 300 000 armenios. Y aquí agrego otra estadística que un hermano me acaba de enviar: HEMSHIN ES ARMENIA… En el siglo 15, la región de Hamshen fue incorporado al Imperio Otomano.
LAS MASACRES HAMIDIANAS (HACE 121 AÑOS)
LA MASACRE DE ADANA (HACE 106 AÑOS)
— MASACRE DE JUNIO DE 1894 / OCTUBRE 1895 / ENERO 1896 / TURQUIA.
— MASACRE DEL 13 DE ABRIL DE 1909 / ADANA.
— GENOCIDIO DE ABRIL DE 1915 / 1918 / 1923 / TURQUIA.
— MASACRE DEL INVIERNO DE 1920 / MARASH.
— MASACRE DE 1922 /1923 / IZMIR.
— MASACRE DE ENERO 1937 A OCTUBRE 1938 / DERSIM.
— ASESINATOS DE 6 / 7 DE SEPTIEMBRE 1955 / TURQUIA
— SUMGAIT 1988.
— BAKU 1990.
— MARAGHA 1992.
— GURGEN MARGARYAN 2004.
— HERANT DINK 2007.
— ALEPPO OCTUBRE DE 2012 / SYRIA.
— SAVE KESSAB ABRIL DE 2014 / SYRIA.
Como verán, no fueron pocas… y el Genocidio, de nuestra Gran Familia armenia prosigue, mientras el culpable no reconoce su crimen.
EL PASADO ES MEMORIA
***

10703711_800204860021303_7446137605744014861_n (1)
Hoy, a cien años del Genocidio de armenios, Turquía se obstina en negar los hechos y Erdogan su flamante presidente, reclama a los descendientes de los que sobrevivieron en el exilio, que presenten pruebas, evidencias y testigos.
Pues bien, Erdogan, nosotros los hijos y nietos de quienes han sobrevivido al Genocidio perpetrado por tus abuelos, somos la resurrección de nuestra Gran Familia que ustedes los turcos, con la conspiración de oficiales alemanes y la indiferencia del mundo civilizado occidental trataron de borrar.
Aunque no creo que lo entiendas, Erdogan. Cada uno de nosotros, hoy, representa un mártir viviente, un testimonio vivo ante los ojos de Al-láh.

10712996_786031918107087_898373001813895066_n
Inconfundiblemente y con todo respeto: ¡eres “cabeza” de turco! como la mayoría de tus hermanos que aun cuentan con su buena estrella. Con tu odio hacia los armenios, kurdos y cristianos lograste contaminar a Aliev, uno de tus parientes lejanos rescatado como tú de las hordas de Asia Central, dictador petrolero de Azerbaiyan y, a Don Mammon Husein, Presidente de Pakistán, este último, tan personal, que ni siquiera reconoce a Armenia como Estado.

IMG_20141129_172650430
“Pido disculpas a mis lectores por mi insistencia en ese tema y no porque me toca de muy cerca, sino porque es algo que involucra a toda la humanidad al igual que otros genocidios que ocurrieron y ocurren. La maldad debe ser combatida con la verdad y la justicia desinteresadamente sea donde sea y el culpable pagar por ello. El olvido y el perdón no deben servir de trampolín hacia la impunidad”.
***

imagesSSS32
Qué curioso, pueblos que han conocido la persecución, el aislamiento y la esclavitud; al liberarse, en vez de ser comprensivos con quienes sufrieron similar asedio, destilan más crueldad, odio y despotismo que quienes fueron sus amos.

david-y1-goliat-1-638
En el libro de cuentos, para abuelas tiernas y sentimentales, “consagrado como sagrado”; cuenta, que cinco mil años atrás, cien más o menos no vienen al caso; total no existen registros, el “bueno” de David, rodeado por sus esposas, concubinas, siervos y siervas, vagando a la buena de Dios a campo abierto, se encontró con el bruto más bruto de aquellos tiempos, el “Gigante Goliat” quien desafiante y cara de pocos amigos, le había cortado el paso, a él, a sus esposas, concubinas, siervos y siervas. No venía solo, claro; lo acompañaban miles de brutos bien brutos y, David, olfateando la situación y sin medir palabras, le arrojó una piedra con su honda, tan acertadamente que al Gigante le perforo el yelmo y le dobló las rodillas.
Y el cuento sigue…

david-contra-goliat

Me pregunto; primero: ¿cómo logró el pequeño David, nuestro infaltable héroe Bíblico, el “bueno de la película”, arrancarle el pesado sable a Goliat, el Gigante y cortarle la cabeza en presencia del ejército de brutos que lo acompañaba? Luego; no me explico por qué motivo ninguno de ellos – los brutos- hizo ademán de pararle la mano.

IMG_20141129_174916691
Ya sé: cómo no lo pensé antes…: Los brutos quedaron en el molde porque David, el buen zorro, se adelantó y les tapó la boca ofreciéndoles un préstamo a largo plazo en dólares y así, David, fue Bíblicamente consagrado como gran benefactor y las abuelas de las abuelas tiernas y sentimentales pudieron contar el cuento a sus nietas, lágrimas en los ojos.
¿Por qué, más adelante, al correr del tiempo, los herederos de David, sus esposas, concubinas, siervas y siervos, fueron esclavizados en Babilonia? ¿Por qué, según el cuento de la reina Ester fue amenazado su continuidad como pueblo en Persia? ¿Por qué aquello del trágico éxodo y mudanza de Egipto? ¿Por qué fueron echados de España y gran parte de Europa y finalmente, por qué aquello del shoah en tiempos de Hitler? ¿Por qué de todas esas desgracias no existen explicaciones? ¡Tanta injusticia, pobre gente! Y ahora…. no entiendo ¿por qué sus descendientes quieren vengarse de los palestinos y de otros que no les hicieron daño alguno? Y, ¿Por qué Lieberman, el Canciller israelí, niega reconocer el Genocidio de armenios perpetrado por el Estado turco, copiándole al Sheriff, Premio nobel de la Paz y del petróleo? Será, porque el hecho de mencionar el genocidio del pueblo armenio por los dueños de la batuta provoca agujeros en sus bolsillos de los turcos –digo.
Me extraña que Israel, que comparte con Armenia el Arca de Noé junto al Ararat en su escudo nacional y se acople a Noé; le de la espalda a los armenios.
Rupén raymond_berberian14@yahoo.com.ar
rupenberberian41@gmail.com
4582 8652
Lágrimas en las mejillas del cielo.+++
María Delpuente. “NOVELAS”
LA BALADA DE LOS SUEÑOS. “ AFORISMOS”

Archivos Vaticanos: Europa tenía cientos de pruebas del genocidio y no hizo nada


Fuente : Soy Armenio

Klaus Lange Hazarian

Archivos Vaticanos arrojar de cómo a pesar de cartas, documentos e informes de Papas y sultanes otomanos que mostraban cómo se desarrollaba el genocidio armenio, la “pasividad gradual de la diplomacia europea” trabajaba sólo para “preservar a toda costa la integridad del imperio otomano”.

carte-deportation

La revista jesuita italiano La Civiltà Cattolica destacó que los documentos recién publicados demuestran cómo la Santa Sede, siempre informado sobre los eventos, no permaneció pasiva, sino que se comprometió firmemente para enfrentar el tema del Genocidio Armenio”. “Benedicto XV fue el único gobernante o líder religioso que expresó una protesta contra el crimen masivo”.

El genocidio armenio se considera que comenzó 24 de abril 1915 con una masacre de armenios en Estambul. Durante los próximos ocho años, 1,5 millones de armenios serían asesinados y millones más desplazados.

Sin embargo, estos homicidios fueron perpetrados antes, cuando gran parte de la región aún estaba bajo dominio otomano.

Por ejemplo, el 27 de marzo 1896, en una carta del Padre franciscano Domenico Werson que servía como misionero en Aleppo, relató la masacre de cristianos en Marash y sus vecindades.

La mayor parte de los documentos de la serie recién publicada son archivos de la Congregación para las Iglesias Orientales. Fueron publicados en una serie de cuatro libros por el sacerdote jesuita Padre Georges-Henry Ruyssen. Antes de su lanzamiento, la última edición de La Civiltà Cattolica publica un resumen, en las que demuestra que los documentos sobre la “Cuestión Armenia” datan de finales del siglo 19 y la primera mitad del siglo 20.

La colección de documentos incluye cartas de los Papas y de los sultanes otomanos; documentos y despachos de Secretarios de Estado del Vaticano y prefectos o secretarios de otros dicasterios vaticanos; documentos e informes de los delegados apostólicos; y cartas de patriarcas y obispos armenios con información de primera mano.

También hay informes de testigos oculares que describen claramente lo que estaba pasando.

Los documentos señalan las acciones del Papa Benedicto XV, quien envió dos cartas personales al sultán Muhammad V Reshad el 10 de septiembre 1915 y el 12 de marzo de 1918, respectivamente, en un esfuerzo de varios intentos de mediación llevadas adelante por la Santa Sede para ayudar a los armenios.

El Papa León XIII intentó una mediación a partir de 1859. La Santa Sede quiso mediar con Djemal Pasha, comandante del ejército turco en Siria, para la libertad de 60 armenios condenados a muerte en 1917. El cardenal Pietro Gasparri,Secretario del Vaticano, con la mediación con Mustafá Kemal Pasha en 1921, intentó la salvaguarda de las vidas y los bienes de los sobrevivientes cristianos en Turquía.

La Santa Sede no sólo ayudaba en la diplomacia, sino que también trató de ayudar a los refugiados que sobrevivieron.

La Civiltà Cattolica escribe que la Santa Sede “movilizó un continuo flujo de ayuda financiera y suministros en una época en que no había otras organizaciones humanitarias internacionales más allá de la Cruz Roja”.

1958214_1599242556998151_4082498910381879918_n

La Santa Sede especialmente asistió a los huérfanos fundando “muchos orfanatos” abiertos a personas de todas las confesiones religiosas. Niñas armenias huérfanas también fueron acogidas en el orfanato en el Palacio Apostólico de Castel Gandolfo, cerca de Roma.

Los documentos registran que los países no tomaron postura alguna sobre el genocidio y no defendieron al pueblo armenio, aun cuando los primeros signos de genocidio eran visibles.

La Civiltà Cattolica subrayó que a finales del siglo 19, la cuestión del futuro de los armenios “fue olvidada poco a poco”, porque la “pasividad gradual de la diplomacia europea” trabajó para “preservar a toda costa la integridad del imperio otomano”.

Arzobispo Augusto Bonetti, el delegado apostólico en Constantinopla de 1887-1904, resumió la situación internacional así: Francia y Rusia estaban dirigidos a preservar “la integridad de Turquía“. Francia había hecho importantes inversiones de capital en la región, mientras que Rusia quería que las actividades turcas sean inactivo así podría centrarse en el Lejano Oriente”.

En opinión del arzobispo Bonetti, Alemania tenía un interés material en la continuación de la guerra entre los griegos y los turcos, mientras que Inglaterra tenía “intereses políticos importantes de Turquía.”

En vísperas del 100 aniversario del genocidio armenio, la publicación de estos documentos puede arrojar luz sobre las razones por las que este genocidio se perpetró en medio de una indiferencia política general.

http://www.soyarmenio.com.ar/2015/03/archivos-vaticanos-europa-tenia-cientos.html

A cien años del genocidio armenio-LIBROS DE RUPÉN


019c3-arton98086-480x387

LIBROS DE RUPÉN

LA TARDE DEL TIEMPO
POEMARIO en prosa DE RUPÉN
Antes de nacer
no supe qué hacía
Después
no supe contestar los años que tenía
Construí mi verdad con horas mojadas
de sudor y melancolía
Hice una torre con un cielo en lo alto
elevé un muro con un cielo dentro
armé un cielo con fusil y miedo
Antes de nacer tuve un refugio
me transformé en vagabundo bohemio artista y mendigo
tuve una desmedida barba que barría mis penas por el piso
mi pelo ya era blanco
antes del invierno
antes del otoño
mucho antes del arrepentimiento
antes que cantase el pájaro en mi pecho
pero
no supe qué hacía
no supe que volvía
no supe que yacía en mi refugio…
***
Cordialmente. Rupén
***
raymond_berberian14@yahoo.com.ar
rupenberberian41@gmail.com
4582 8652
Lágrimas en las mejillas del cielo.
María Delpuente. “NOVELAS”
LA BALADA DE LOS SUEÑOS. “ AFORISMOS”

https://www.facebook.com/raymond.berberian?fref=nf&pnref=story