Operativo Miedo


 

El Gobierno buscó instalar el miedo de ser gaseado, golpeado, arrestado o allanado. Varios manifestantes terminaron sin un ojo. Cómo fueron las maniobras de pinzas para apresar docentes y militantes sociales. Conjeturas sobre el origen de las piedras.

Los argentinos con algo de suerte empezarán el 2018 con el pie derecho. No es el caso del profesor Daniel Sandoval. El 2 de enero lo van a operar de un ojo. Ya perdió la visión. La intervención quirúrgica será para que, además, no pierda el globo ocular. Sandoval enseña Química en una escuela de Villa Soldati. El lunes fue al Congreso y terminó con 15 balazos de goma en el cuerpo. Cinco de ellos en la cabeza. Fue una de las víctimas del verdadero Operativo Miedo montado por el Gobierno nacional para instalar el terror o el temor. Miedo de ser golpeado. De ir preso y quedar procesado. Miedo de sufrir un allanamiento de madrugada.

Tal como se informa aparte, el profesor de Química Sandoval fue uno de los blancos de la Operación. Con 34 años cumplidos, egresado del Instituto Joaquín V. González, el lunes 18 de diciembre se le ocurrió ir a una manifestación contra la poda en las jubilaciones. Llevó consigo un líquido peligroso: tereré.

Maestros y profesores no solo fueron gaseados y baleados. Las policías requisaron sus micros como si fueran barrabravas.

Francisco Escobar es profesor de Historia. El lunes era responsable de un micro que iba a Congreso cargado de docentes. La caravana estaba formada por once micros. Contó que les habían recomendado ir todos sentados porque la Bonaerense estaba haciendo retenes. Cuando andaban por Avellaneda, cerca del Puente Pueyrredón, los pararon. Subieron tres policías. Francisco reconoció a uno. Un chico.

–Pibe, ¿qué haces?

El profesor relató a este diario que el policía “se puso colorado hasta la punta del último pelo”.

–Somos docentes. Y yo soy el profe Escobar, ¿te acordás? Vos fuiste alumno mío.

El muchacho no le respondió. Bajó rápido del colectivo con sus dos acompañantes y los dejó ir.

“Había sido alumno mío, pero no sé si en la Escuela Normal Antonio Mentruyt de Lomas de Zamora o en la 378 de Banfield Este, cerca del límite con Lanús”, contó el profesor. “Para vivir doy clase en tantas escuelas que a veces ni me acuerdo de dónde es cada alumno.” Escobar terminó la escuela secundaria y se fue a vender café a la feria de La Salada. Quiso estudiar Ciencia Política pero no le daba el tiempo. Después de La Salada trabajó en una fábrica textil gracias a un amigo, Emanuel Ríos, dirigente del Suteba, el Sindicato Único de Trabajadores de la Educación de Buenos Aires.

“En el fondo me dio pena el pibe policía”, dijo. “Se sonrojó y se fue a los saltitos.”

El micro paró en la Nueve de Julio y Belgrano y los docentes caminaron hacia el Congreso. “Estaba raro todo. Parecía una pelea entre agrupaciones, pero peleas ficticias. Somos todos profes, docentes. Las compañeras se asustaban. Cada pelea formaba una estampida y la gente corría y se empujaba. Para muchos era la primera marcha. Una chica, pobre, se puso a un costadito, llorando. Pensó que venían a tirarnos tiros. Un compañero nuestro, Guillermo Ayala, que se quedó ayudando a una alumna del Profesorado 103, fue detenido.”

Historia Antigua en primer año. Latinoamericana en segundo. Argentina del siglo XIX en tercero. En quinto, Historia Mundial Contemporánea. En sexto, Historia argentina de los últimos años. Esos son los cursos que da Escobar, de 38 años y 12 de docente. Con las marchas de diciembre de 2017 y el chico policía ganó una historia más para la Historia. Pero él, como otros profesores y maestros, quedó con una obsesión: ¿qué pasó de verdad en la calle?

Los hechos

Decenas de relatos obtenidos por PáginaI12 entre participantes de las manifestaciones, sobre todo de la última, permitieron sacar conclusiones y diseñar conjeturas. La tarea recién se inicia. Serán bienvenidos relatos precisos de lectores y lectoras, y naturalmente videos con indicación de día, hora y lugar. Entretanto, aquí van los puntos para un primer examen:

  • Las entidades más importantes, como los gremios docentes, las organizaciones sociales con referencia en la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular, las dos vertientes de la Central de Trabajadores Argentinos o los sindicatos de la CGT, terminaron cerca de las vallas levantadas por la Policía de la Ciudad. Pero no estuvieron solas en la zona.
  • El sitio fue ocupado por manifestantes que muy pronto se pusieron violentos. Forcejearon con las fuerzas de seguridad para tumbar las vallas o arrojaron piedras y cascotes.
  • La identidad de esos grupos todavía no fue esclarecida. “No sabemos si son imbéciles que arruinan los actos masivos o miembros de servicios de inteligencia infiltrados como en la segunda marcha por Santiago Maldonado”, dijo uno de los presentes. Otro ofreció una visión distinta: “Había pequeños grupitos anarquistas o trotskistas que creen en la acción violenta directa, hubo algunos que se desprendieron de las columnas grandes. También llegaron a formar parte de los que tiraban piedras chicos de los barrios que fueron sueltos o con amigos a buscar bardo o a descargar la bronca”.
  • Hubo dos etapas en la actitud de las fuerzas de seguridad. En la primera la Policía de la Ciudad aguantó los piedrazos y cuando repelió la agresión lo hizo con agua de presión baja y postas de goma que molestaban pero no dañaban. En un segundo momento o apareció otro cuerpo de la policía porteña o empezó a funcionar la Policía Federal de manera feroz. Puede ser que hayan sucedido ambas cosas a la vez. Aumentó la presión de los chorros de agua. Aumentó la potencia de las balas de goma. Motos de los grupos de élite de la Federal embistieron atropellando.
  • Es incierto el origen de una parte de los gases. Algunos manifestantes dicen haber visto que venían de arriba, como disparados desde edificios. Otros afirman haber detectado granadas especiales, que explotan con una fuerza mayor que un cartucho normal de gas lacrimógeno.
  • El grueso de los detenidos no salió de los grupos violentos, fuesen profesionales o aficionados, anarquistas o embroncados. Las fuerzas de seguridad lograron su botín de arrestados recién luego de avanzar desde las vallas rumbo a Plaza de Mayo o a las calles laterales. Lo hicieron en forma de cacería, buscando atrapar más bien a los sueltos o a los que se habían quedado ayudando a otros. Es el caso de Sandoval. También el de Ayala. O el de Eva Luna, la chica de 26 años que narró lo que ayer publicó PáginaI12. “Yegua, ahora vas a ver lo que es el rigor”, le dijo un policía mientras la tiraba al piso, le pisaba las dos piernas y le doblaba los brazos para precintarla como a una encomienda.
  • Por simple ejercicio previo, los que tiran piedras se escapan más rápido. Así fue. El resto fue carne de arresto.
  • En el discurso oficial, los militantes de organizaciones sociales y sindicales y los manifestantes políticos sin máscaras ni cascotes quedaron mezclados con los de máscara y cascote. Todos son los que cometieron “un atentado”, según dijo Mauricio Macri. O los que no deberían ser liberados, de acuerdo con la recomendación del fiscal Germán Moldes.

Pinzas

Los manifestantes quedaron en medio de una maniobra de pinzas de las fuerzas de seguridad. A las cuatro de la tarde gases y escaramuzas llegaron hasta lejos del Congreso, en el monumento al Quijote de Nueve de Julio e Hipólito Yrigoyen donde dos horas antes la mayor molestia para las columnas sindicales de bancarios, obreros de la alimentación y encargados de edificios eran el sol blanco y los 33 grados de temperatura.

La maniobra de pinzas terminó siendo política. Pareció invertirse la carga de la prueba. Como si las organizaciones que manifestaron contra el recorte a trabajadores en actividad, a receptores de pensiones y Asignación Universal por Hijo y a jubilados tuvieran que demostrar que no ejercen la acción directa violenta.

En el fondo sobrevuela una novedad que los dirigentes sociales detectaron en los últimos meses. Textualmente: “Hay una actitud antipobre de las fuerzas de seguridad en los barrios del sur de la ciudad de Buenos Aires y en el conurbano, y esta hostilidad está generando mucho odio”.

Los docentes del conurbano consultados acordaron con esa interpretación. Marcharon contra los ataques generales y contra lo que en la jerga administrativa bonaerense los funcionarios llaman “armonización”. La palabra es amable. El objetivo no: consiste en poner en línea el funcionamiento del Instituto de Previsión Social por el sistema del Anses. Eso reduciría las jubilaciones docentes, que hoy son mayores a las de otros trabajadores. Sin embargo hay una diferencia de aportes. A los docentes les descuentan el 16 por ciento, no el 11 por ciento de su salario.

“Además de perjudicarnos con lo sueldos quieren meternos miedo pero no lo van a conseguir”, dijo Anahí Ponce, profesora y a la vez estudiante de Ciencias de la Educación.

El martes, ya con la noticia de la poda jubilatoria y de asignaciones aprobada horas antes, Anahí se subió a un micro que iba a La Plata a reclamar por los derechos jubilatorios. Lo frenaron después del peaje de Hudson y los hicieron bajar. Dos docentes se quedaron arriba “para que no nos plantaran nada”. La policía los puso contra el micro, en una línea, con bolsos y mochilas. Lo mismo a los pasajeros de otros dos micros. Cantaron el himno.

–¿Qué es? –le preguntaron a Anahí mientras le revisaban la mochila.

–Una campanita para tocar cumbia –contestó.

Mientras, al chofer le sacaron herramientas y el tenedor y el cuchillo que usaría para almorzar.

–A la vuelta te lo devolvemos.

Anahí, de 29 años, contó que de regreso el chofer pasó por el retén y no hubo devolución. También dijo que cantar el himno fue una forma de “canalizar la impotencia, porque no solo quieren desmovilizarnos sino que hace rato que vienen lastimando nuestros sentimientos, porque uno sale con el sindicato por los derechos de los docentes pero también por los chicos hostigados por la policía todos los días, y por Santiago Maldonado y Rafael Nahuel”.

Gonzalo Martinez

Eduardo López, dirigente de la Unión de Trabajadores de la Educación, dijo que el ánimo sigue “altísimo en los delegados, incluso entre los menores de 30 que no tienen experiencia de represión contra ellos”. Señaló: “Me dicen que luchar tiene sentido, y que si antes la Argentina salió de peores también va a salir de ésta”.

Gustavo Muñoz, del MTL, Movimiento de Trabajadores para la Liberación, contó que su micro también fue parado camino a La Plata.

–Estos elementos contundentes quedan acá –dijo un policía.

Tiró sobre el asfalto un martillo, un cuchillo para cortar hielo, un serruchito y tres tenedores.

–Comemos sandwiches. Usamos hielo para el jugo. Y los tenedores son del chofer.

Los policías trajeron una bolsa con un candado adentro.

–En los colectivos suele haber algún candado. Y quizás llaves francesas. A lo mejor no las conocen.

–Me estás tomando el pelo –dijo el oficial a cargo.

–No, vos a mí –respondió Muñoz.

Cuando llegaron a La Plata se enteraron de que en algunos medios de comunicación ya habían aparecido como “agresores”, el mismo adjetivo que América 24 prodigó a varios de los detenidos del lunes.

No era la primera requisa. En Gaona habían pasado por otra junto a otros 19 colectivos que salieron de Merlo y Moreno, donde según Muñoz, secretario adjunto de la CTA de la zona, “hay un trabajo muy fuerte de todos, más allá de las diferencias, con el kirchnerismo, el Evita, la Ctep, las CTA y sectores de la CGT, una cosa que no se ve en todos lados”.

En el oeste siguieron marchando el viernes 22. Pero ya no por las jubilaciones sino pidiendo justicia por Zulema Soto, la vecina de localidad de Francisco Álvarez que el 16 de noviembre sufrió la invasión de uniformados que le robaron, la violaron, la torturaron y la dejaron inconsciente tras creer que la habían matado. La mujer descubrió que dos de los uniformados son policías de la comisaría primera de Moreno.

“El mecanismo de meter miedo cada vez es más agresivo pero, a diferencia de otros momentos, la gente sale”, dijo Escobar, el profesor de Historia. “El lunes salió gente que nunca en su vida se había movilizado. Salieron los que tenían bronca por la represión de Gendarmería del jueves anterior. Aunque a veces nos tiremos abajo a nosotros mismos, la veo distinta. Hubo manifestaciones y en la noche del lunes las calles se llenaron de pibes con cacerolas. Capaz que soy muy positivo, ¿no? Pero es lo que veo y lo que pienso.”

martin.granovsky@gmail.com 

Anuncios

SE VIENE EL ESTALLIDO


BATALLA CAMPAL

Comenzaron los CACEROLAZOS contra la reforma previsional.

SE VIENE EL ESTALLIDO bersuit

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

MACRI : CON LOS VIEJOS NO!.


 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

 

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Cristina Kirchner : EL DIA QUE NO ESTEMOS NOSOTROS…


Cuando Cristina advirtió sobre la reforma laboral

 

CFK sobre las leyes laborales Tomate 2 minutos para escucharlo y fijate el “cambio” que hoy vivimos

 

LEY LABORAL MACRISTA DEL EMPLEO ESCLAVO

Argentina de Pie

Argentina de Pie

edgvideos

Casa Rosada – República Argentina

COCAINÓMANOS – El Presidente


 

 

Banda – El Presidente /Tema – Cocainómanos – http://www.ojoelpresidente.com.ar https://www.facebook.com/large.nielsen
Grabado en – Tana Records – https://www.facebook.com/tanarecords

EL MUNDO SE NOS CAGA DE RISA


El Destape | El Editorial de Roberto Navarro: ¿Qué dicen los medios del mundo sobre Argentina?

Suscribite a nuestro canal.
Suscribite a El Destape Web para que no callen nuestra voz: http://www.eldestapeweb.com/contenido…

Seguí a El Destape en Twitter: http://www.twitter.com/ElDestapeWeb
Y en Facebook: http://www.facebook.com/ElDestapeWeb

El huevo PRO de la serpiente.


“Qué hermosa apariencia tiene la falsedad”.

William Shakespeare.

La imagen puede contener: comida

Por JORGE ELBAUM | 31 de octubre de 2017

El periodista Jorge Elbaum señala que la “escena marquetinera del macrismo no solo obnubiló votantes, esperanzados con una derecha dialoguista y republicana, sino que sedujo –al igual que en tiempos de la primera Alianza- a distintos observadores” que hoy realizan “malabarismos teóricos para explicar las mutaciones de aquello que estaba en su origen”. Además, puntualiza que todos los movimientos del oficialismo exponen “la identidad intrínseca y estructural de un modelo oligárquico”.

Qué hermosa apariencia tiene la falsedad”

William Shakespeare

Desde la asunción del gobierno de Mauricio Macri, distintos periodistas e investigadores describieron al modelo del PRO y de “Cambiemos” como la expresión de una derecha moderna, republicana y democrática. La expusieron, incluso, ajena a los modelos tradicionales corporativos y discriminatorios, característicos de las diferentes formas que asumieron a lo largo de la historia.  Gran parte de sus análisis se concentraron en la discursividad, la cultura política, la observación de sus usos tecnocráticos, su presentación pública y sus manifestaciones comunicacionales. Todos esos análisis dejaron de lado llamativamente dos aspectos centrales de cualquier caracterización política situada: su vínculo con la esfera de la producción y el trabajo y su impronta en relación a la utilización de la violencia “legítima” del Estado.

La escena marquetinera del macrismo no solo obnubiló votantes, esperanzados con una derecha dialoguista y republicana, sino que sedujo –al igual que en tiempos de la primera Alianza- a distintos observadores que confundieron la delicadeza infantil de los globos y su musicalización evangélica de optimismos abstractos, con un territorio fértil para la construcción de equitativos consensos ciudadanos. Esos mismos referentes “biempensantes” postularon una “pacificación” de las álgidas discusiones políticas que se diversificaron como producto de la reimplantación, durante doce años, del Proyecto Nacional. Los medios hegemónicos, y sus intelectuales orgánicos, caratularon de “grieta” a lo que supuso un nuevo patrón de distribución de la renta, donde se beneficiaba a los trabajadores y desocupados, cuestionando la matriz instalada desde 1976 hasta los inicios del siglo XXI.

La “concordia” anunciada tuvo, desde sus orígenes, la subyacente intencionalidad de disolver la capacidad de transformación que se anidaba en la continuidad -y profundización- del debate público ciudadano, con el sector más empobrecido de la sociedad, empoderado como sujeto social legitimado. La publicidad de una “derecha moderna” duró poco y sus difusores hacen en la actualidad malabarismos teóricos para explicar las mutaciones de aquello que estaba en su origen. Paralelamente, el gobierno de cambiemos empezó a mostrar a su “rey desnudo”, apelando a una discursividad más autoritaria y persecutoria, combinándola con las consabidas frases hechas, eslóganes e invitaciones a esperanzas abstractas y meritocráticas.

La escenificación “popular” del macrismo se instituye en la actualidad a partir de fotos carentes de espontaneidad, montadas en calles desiertas o rutas despejadas de potenciales opositores. Todos sus movimientos exponen la identidad intrínseca y estructural de un modelo oligárquico que requiere de tres condiciones para perpetuarse: (a) acoplarse a las corrientes internacionales que disciplinan a los trabajadores, para garantizar su renta, (b) reimplantar el sitial de privilegios para sus grupos hegemónicos, para legitimar su dominación, y (c) apelar a la represión como mecanismo de visibilización de autoridad.

El populismo “bueno”

Para llegar al resultado electoral de ayer Cambiemos recorrió un camino que incluyó créditos personales, retraso hasta hoy del aumento de combustibles, extensión del Fútbol para Todos gratuito a los abonados de Cable y dejar la nueva tanda de tarifazos para lo que queda del año. Publicado en Página/12 En todo el país, la Anses … Sigue leyendoEl populismo “bueno”

MACRI ES LA CONTINUIDAD DE JULIO ROCA


Ruben Demirjian

La comunidad indígena alertó que los pueblos originarios están padeciendo una “cacería que recuerda el genocidio de Julio Argentino Roca en la Campaña del Desierto”.

El poder y la mentira


 
  • “¿Usted sintió alguna vez que tenía el ciento por ciento del poder?”, preguntó Eduardo Aliverti a Cristina Kirchner en el programa de Víctor Hugo, haciendo referencia al poder completo que le confería su cargo de presidenta. Cristina Kirchner se tomó un segundo para pensarlo y su respuesta sonó segura, aunque con cierta sorpresa: “No, en ningún momento, y si tuviera que ponerle un porcentaje diría que fue el 25 por ciento”. O sea que una presidenta elegida por el 54 por ciento de los votos tiene acceso sólo al 25 por ciento del poder y el 75 por ciento restante lo ocupa el uno o dos por ciento de la población que representa al poder económico. Una democracia donde el 54 por ciento tiene menos poder que el uno o dos por ciento tiene una falla grave.

Hay una forma de comprobarlo: la ley de medios propuesta por el Poder Ejecutivo durante su mandato fue discutida a lo largo de seis meses en todos los ámbitos de la sociedad, desde las universidades, los gremios y los barrios. Luego fue materia de intensos debates parlamentarios y en cada una de esas instancias recibió aportes y recortes. Al final el parlamento aprobó una ley para impedir la presencia de monopolios y situaciones dominantes en el mundo de los servicios de comunicación audiovisual. La ley nunca se pudo aplicar: ganó el 75 contra el 25 a pesar de que había sumado el respaldo de la mayoría del Parlamento y la mayoría de la sociedad.

Otra consecuencia que se deriva de la anterior y que demuestra cómo se ejerce esa forma de poder: Una parte de la sociedad –incluyendo a una parte de ese 54 por ciento que la había votado– fue convencida, por los mismos medios concentrados que iban a ser afectados por la desmonopolización, que eran neutrales, que la información amañada (periodismo de guerra) que producían era objetiva y veraz, aunque la generaran para defender sus intereses monopólicos amenazados por la ley. Toda la campaña contra la presidenta que había producido esa ley antimonopólica fue asumida como información objetiva y neutral aunque provenía de las grandes empresas de medios que serían afectadas por esa ley antimonopolio. Todas las denuncias de corrupción fueron originadas en esta puja. Mucha gente que las creyó, nunca tuvo el mínimo reflejo de duda, no se animaron a pensar que era una guerra declarada en defensa de privilegios e intereses amenazados. Hubo un efecto rebaño. Un reflejo consciente a creer lo que en cualquier contexto no podía ser creíble. Un rechazo a ver con criterio propio y, en cambio, asumir el criterio que devenía del poder. La verdad, o mejor dicho “el conjunto de reglas por las cuales se discrimina lo verdadero de lo falso y se ligan a lo verdadero efectos políticos del poder” (como señala Michel Foucault), está siempre relacionada con el poder. Otra vez la democracia donde gana el 75 por ciento del poder que representa al uno o dos por ciento de la gente contra el 25 por ciento del poder, que representa al 54 por ciento de los habitantes de un país.

La idea de la mentira es como una flor que se abre. Apenas se puede vislumbrar la relación de la mentira con los intereses del poder, va quedando al descubierto. Pero una gran cantidad de personas prefiere todavía aceptar en forma acrítica el producto que le ofrecen los grandes medios de comunicación concentrados. El contraste entre verdad y mentira es a veces tan grande que parece que hubieran elaborado la información para lobotomizados. En el último recital de La Renga hubo un homenaje a Santiago Maldonado y seguramente a él le hubiera gustado cuando el grupo cantó “ya que vas a escribir, dijo, cuenta de mi pueblo, pobreza y dolor sólo trajo el progreso, la cultura de la traición y los indios en los museos”. Y al final dice: “me preguntó de qué se ocupaban allá en la Capital, y yo sólo tuve palabras para definir la injusticia y que sólo aspiraban al fruto de la propia codicia”.

Desde la desaparición forzada de Santiago Maldonado, los grandes medios, los mismos que sostienen las acusaciones de corrupción contra el gobierno anterior, trataron de esconder la responsabilidad de este gobierno y de la Gendarmería con una cortina de mentiras que puso a prueba la estupidez blindada de mucha gente. La versión de que Santiago Maldonado había sido herido en un ataque guerrillero contra un puestero de la estancia de Benetton era de por sí absurda. La versión que difundió Jorge Lanata de que los mapuches recibían instrucción militar de los kurdos y de Isis demostraba la ignorancia de los servicios de inteligencia  porque los kurdos y las milicias de Isis son enemigos mortales. Esa misma información decía que los mapuches eran financiados por un importante banco desde Londres y cualquiera ve las casas humildes, casi chozas en las que viven. Gendarmería exhibió el armamento que les habían requisado como si se tratara de sofisticadas armas de guerra compradas con los millones que les llegan de Londres y lo que mostró fueron unas hileras patéticas de hondas y herramientas de labranza. Un disparate detrás de otro y, sin embargo, absurdo más absurdo van amasando el sentido común implícito para mucha gente, de que los mapuches están “montonerizados”, como dijo un Miguel Angel Pichetto, ya totalmente funcional al oficialismo.

La sociedad camina por un precipicio llevada por el gobierno sobre un fino hilo de mentiras, desde las corrupciones usadas como artillería de difamación, hasta las que demonizan a los mapuches que reclaman sus territorios y ahora detonan con un caradurismo que asombra el peritaje sobre el caso Nisman de la misma gendarmería defendida a capa y espada por el gobierno en el caso Maldonado. El resultado fue anunciado por Clarín mucho antes de que se llevara a cabo y casualmente coincide con el interés del gobierno macrista, aunque contradice todos los peritajes realizados con anterioridad por la junta médica y los peritos forenses de la Corte en condiciones mucho menos dudosas. Los 28 peritos de Gendarmería que firman el informe comprometen a toda la institución en conclusiones que no se pueden sostener, como la participación de dos asesinos que no explica cómo entraron ni cómo salieron del departamento y del edificio y sin que hubiera huellas ni señales que lo confirmen. Explica las manchas de sangre que demuestran el suicidio como esparcidas de esa manera por los sicarios para disimular, afirman que fue drogado pero no dicen cómo. No explican por qué usaron un arma conocida. Todos los elementos han sido forzados para llevar a una conclusión que sirva políticamente a este gobierno. El uso que darán al informe fue explicado por Elisa Carrió: “El gobierno de Cristina mató a Alberto Nisman”. Es el titular que buscan, lo único que les interesa.

Nunca podrán probarlo porque no existen pruebas y el peritaje de Gendarmería solamente se limita a forzar elementos para llevarlos a esa conclusión por los pelos. Pero el bombardeo mediático sirve a la estrategia del oficialismo de destruir al kirchnerismo y a la ex presidenta y más ahora en que Cristina Kirchner es candidata en las elecciones legislativas. La función de los medios, su asociación con el gobierno conservador para atacar a sus adversarios y defender a sus miembros ya es abierta y no existe ni siquiera la intención de disimularla. Y se completa con la persecución contra las voces disidentes en los medios como fue esta semana el despido de Roberto Navarro de C5N, como culminación de una larga lista de cierres de medios, aprietes con el retiro de la pauta pública y listas negras de periodistas que quedaron sin trabajo.

Las acusaciones de corrupción tendrían que generar por lo menos algunas dudas en cualquier persona razonable, fueron hechas por alguien interesado y no han encontrado ni el dinero K ni la ruta del dinero K. Las mentiras que se dicen sobre los mapuches y la desaparición forzada de Santiago Maldonado fueron tan evidentes como grotescas. Y este último peritaje, cuyo resultado fue anticipado antes de que se realizara, un resultado que fue reclamado por el gobierno porque lo necesitaba para que Carrió haga su campaña, tendría que hacer reflexionar a cualquier persona decente, a cualquier persona sensible o razonable. Pero estos procesos de propaganda mediática son capaces de alienar a personas razonables, decentes y sensibles. No importa que, al trabajar con la información, los medios concentrados no duden en usar la mentira para defender sus intereses. No importa que la mentira sea también la herramienta del gobierno para ocultar su responsabilidad en una desaparición forzada. La verdad es un tesoro manipulado por el poder. El 75 contra el 25. La democracia real, la que plantea igualdad ante la ley, igualdad de oportunidades, otra vez quedó muy lejos.

Allegados y familiares de Macri blanquean 2319 millones y el gobierno sale a la caza del que filtró la lista


por 

Publicado en EL DISENSO el 29 agosto, 2017  en Nación/Política
Resultado de imagen para Allegados y familiares de Macri blanquean 2319 millones y el gobierno sale a la caza del que filtró la lista

 

Lejos de preocuparse por el origen del dinero blanqueado, la diferencia en las declaraciones juradas o la falta de pago de los impuestos durante años, el gobierno está que trina porque se filtró a la prensa el listado con los nombres de quienes se acogieron a la ley de blanqueo. Amigos íntimos, familiares y hombres de confianza de Macri encabezan una nómina difundida por Horacio Verbitsky, quien se encuentra investigando omisiones en las declaraciones juradas presidenciales.

Marcelo Mindlin

Mindlin, socio de Joe Lewis, ha sido generosamente beneficiado por el gobierno de Macri. La compra de acciones del FGS y condonaciones millonarias de deuda, hicieron posible que Mindlin lograra $15.166 millones de ganancias en el primer trimestre de 2017. El empresario es un hombre agradecido, y con apenas el 20% de la deuda condonada por el gobierno de Mauricio, aprovechó a comprar IECSA, la histórica constructora de la familia Macri. El diputado Rodolfo Tailhade fue el encargado de exponer los vínculos societarios entre Mindlin, Macri y la brasilera Odebrecht.

Resultado de imagen para Allegados y familiares de Macri blanquean 2319 millones y el gobierno sale a la caza del que filtró la lista

En esta oportunidad, Mindlin blanqueó bienes por 770 millones de pesos, que equivalen a 44 millones de dólares.

Vaciando ANSES: El amigo millonario de Macri compró las acciones del FGS en Petrobrás
Macri le perdonó millones a Lewis y el socio de Lewis compró IECSA
Macri le regala a Odebrecht 20 millones de los jubilados y ANSES ya lleva perdidos mas de 1600 millones del FGS
Pampa Energía: $15.166 millones de brotes verdes en el primer trimestre para Mindlin
El diputado Tailhade expuso detalles de la sociedad entre Odebrecht, Macri y Mindlin

Gianfranco Macri

El hermano del presidente quedó a cargo de los negocios familiares luego de que Mauricio largara su carrera política. Gianfranco, actualmente encargado del armado de Cambiemos en provincia, es el cotitular del terreno en Bella Vista valuado en 900 millones que al presidente se le olvidó declarar durante los últimos 22 años, donde erigió el imponente Golf Club, la exclusiva sede de importantes reuniones del más selecto grupo de paladar negro del PRO. El hermano menor del presidente busca competir por la intendencia de San Miguel en 2019, donde Cambiemos ya intentó ingresar sin éxito con el padre del Ministro Frigerio.

Antes de zambullirse de lleno en la política, Gianfranco aprovechó la volteada para blanquear bienes por 622 millones de pesos, que equivalen a 35,5 millones de dólares, 5 veces más que los bienes actualmente declarados por el primer mandatario entre su DDJJ y su fideicomiso tuerto.

Nicolás Caputo

Nicky Caputo es el “hermano de la vida” de Mauricio. Compañero desde la época del Cardenal Newman, juntos fundaron Mirgor en 1983. Fue testigo de su casamiento con Awada y su fortuna se multiplicó sideralmente como contratista de la Ciudad de Buenos Aires. Si bien Macri aseguró que Caputo no había licitado ni una sola obra durante su gestión, la realidad es que si licitó, y ganó, a través de la empresa SES S.A. de la que posee el 50%. Desde que Macri asumió la presidencia, Caputo fue vicepresidente del Merval y tras su paso por la CNV fue designado como Cónsul General en Singapur. Su cercanía a Macri no le impidió adjudicar licitaciones dentro del Plan RenovAr, para construir 2 parques eólicos con CP Renovables S.A. – CPR, subsidiaria de la empresa Central Puerto Sociedad Anónima – CPSA que es propiedad del Grupo SADESA, donde el amigo del presidente es accionista mayoritario.

Nicky Caputo blanqueó 565 millones de pesos, que equivalen a 26,5 millones de dólares.

Entre los mayores blanqueadores también se encontró al primo del Jefe de Gabinete Marcos Peña Braun, Alejandro Jaime Peña Braun, quien blanqueó 109 millones de pesos, suma equivalente a 6,2 millones de dólares y al cuñado de Pablo Clusellas Zorraquín, actual Secretario Legal y Técnico de la presidencia y hombre de confianza de Macri desde las épocas del Cardenal Newman que supo llegar a la dirección de distintas empresas del grupo SOCMA. Apoderado de MacAir y de otras subsidiarias del Grupo Macri, Clusellas también se encargó de idear el fideicomiso tuerto en el que Macri intento dar una imagen de transparencia en la declaración y manejo de sus bienes. Además, “Pablito” le lleva los números al Golf Club de Gianfranco. El cuñado de Clusellas es Manuel Lucio Torino Ortíz, casado con su hermana Susana, quien blanqueó 353 millones de pesos, el equivalentes a 20,1 millones de dólares.

En junio de 2016 te contamos que junto con la Reforma Previsional, el saqueo legal a los fondos del ANSES, el Congreso también votó el blanqueo de capitales, y si bien desde la oposición se solicitó la exclusión de “familiares” de funcionarios para acceder al beneficio, la exclusión a todas luces no fue tal. Cambiemos cuidó con mucho detalle que relaciones parentales quedaban debidamente incluidas en el blanqueo, dejando un nutrido grupo de amigos y familiares directos que podrían hacer uso de la ley de blanqueo, y que oficiando de “testaferros” pueden legalmente declarar cuantiosos bienes evadidos al fisco, como por ejemplo los primos o los amigos contratistas de obras públicas. En el detalle original de la Ley de Blanqueo, Franco Macri había quedado excluido.

El 24 de noviembre Franco Macri se presentó en la justicia ante el juez Casanello y dijo ser el único responsable de todos los movimientos de las sociedades offshore investigadas, intentando desligar completamente a su hijo Mauricio de la causa Panamá Papers. Apenas 4 días después, Mauricio, tal vez agradecido por esta gentileza de papá, hizo caso omiso al artículo 99 inciso 3 que prohibe al ejecutivo legislar en materia tributaria, y a través del Decreto 1206/2016 del Boletín Oficial, se aseguró que su padre quedase habilitado para blanquear.

La filtración y exposición de los blanqueadores en primera plana molestó al oficialismo, y las presiones se dirigieron a la cabeza de Alberto Abad, Director de la AFIP. En la agencia que preside el funcionario, se desató una caza de brujas para dilucidar como llegó el listado a manos de la prensa. Es que el gobierno de Cambiemos tiene entre sus prioridades garantizar el secreto fiscal para que los que estatizaron su deuda, hoy blanqueen su evasión.

http://www.eldisenso.com/politica/allegados-familiares-macri-blanquean-2319-millones-gobierno-sale-la-caza-del-filtro-la-lista/

“Bienvenidos al infierno” Hamburgo como metonimia política


Como ya resulta previsible, la cumbre del G-20 en Hamburgo -desarrollada en julio de 2017- fue significada por los discursos mediáticos dominantes como un triunfo de Europa con respecto al aislacionismo de Trump. Contra el “credo proteccionista trumpiano” y el “negacionismo climático”, la Unión Europea habría logrado consensuar la ratificación del pacto de París en materia de cambio climático y la reafirmación del “comercio libre” como bases irrenunciables de su desarrollo. La conclusión esgrimida, en resumen, es que la Cumbre ha resultado exitosa por arribar a unos acuerdos mayoritarios, a pesar del disenso de EEUU en estas materias.Una interpretación oficial semejante, sin embargo, apenas da cuenta del sentido de esos presuntos “logros”. Considerando que la Cumbre de París acerca del cambio climático consiguió un acuerdo in extremis que no tiene carácter vinculante, su ratificación también carece de fuerza de ley. En cuanto al consenso en torno al “libre comercio” no parece constituir más que una renovación del consenso neoliberal que ya prevalece en los gobiernos europeos. Hay razones, por tanto, para sospechar sobre el valor de los acuerdos conseguidos. Estrictamente, el G-20 ha operado como un ritual de alineamiento o, si se quiere, una declaración de intenciones del bloque europeo, del que se descuelga parcialmente el gobierno estadounidense.

Dicha interpretación también elude toda referencia a las graves omisiones del G-20, comenzando por la falta de debate en torno a las crecientes brechas entre ricos y pobres, las injusticias globales que contribuye a producir y sus intervenciones neocoloniales en las guerras que asolan Medio Oriente y parte de África. Tampoco contempla poner a debate el “credo librecambista” que, a efectos reales, no supone otra cosa que la consolidación de la desigualdad internacional de los términos del intercambio, el deterioro del tejido económico local y la primacía de las corporaciones trasnacionales y la gran banca a escala global. Cualquier objeción al dogma del “libre mercado” se convierte, según estos analistas, en una apología del “credo proteccionista”, como si los problemas endémicos del paro, el empleo precario, la pobreza y la exclusión social, la desigualdad socioeconómica, la desindustrialización, la protección y preservación del medioambiente, la concentración de riqueza o la regresividad tributaria se resolvieran mágicamente a partir de la autorregulación del mercado.

En la retórica neoliberal de los analistas, la Unión Europea representaría el siglo XXI, en contraposición al nacionalismo caduco de Trump. En efecto, en el análisis dicotómico que plantean, el nacionalismo derechista de Trump resulta indefendible. Lo que, en cambio, ni siquiera se plantea es la posibilidad de cuestionar un credo neoliberal que está arrasando lo que otrora conocimos como economía del bienestar, incluso si ese bienestar tuviera como contracara perversa el malestar de las periferias.

El presunto “éxito” de la Cumbre, por tanto, no significa nada distinto que la escenificación política de la hegemonía del neoliberalismo, del que EEUU dejaría de ser, al menos momentáneamente, su adalid. Desde otra perspectiva, sin embargo, interpretar esa escenificación como un “éxito” es insostenible. No sólo no se han abordado los problemas socioeconómicos y geoestratégicos fundamentales –constatando el autismo político de los gobiernos-, sino que no hay ningún signo de un cambio relevante de rumbo político. La respuesta del G-20 no es otra que seguir caminando hacia el abismo de la Europa del capital, fracturada en materia de derechos, militarizada en sus fronteras y lanzada a una nueva cruzada colonial.

Hay al menos otros cuatro elementos para juzgar la Cumbre como un fracaso rotundo. En primer lugar, las reuniones paralelas a tres bandas entre EEUU, Rusia y China, en las que se abordaron a puertas cerradas no sólo cuestiones militares o nuevas alianzas diplomáticas sino también un reparto geoestratégico que rivaliza con el protagonismo asumido por la Unión Europea, compensando el aislamiento político de EEUU. En segundo lugar, es dudoso que la ratificación de acuerdos comerciales y medioambientales preexistentes fortalezca a Merkel como mentora de la Cumbre, especialmente porque el desarrollo de una alianza tripartita paralela (el G3) podría reconfigurar la hegemonía mundial y debilitar seriamente la posición económica no sólo de Alemania sino de toda Europa, perdiendo probablemente a su mayor aliado militar o, cuando menos, reduciendo de forma significativa la colaboración mutua. En tercer término, el propio credo neoliberal se revela inconsistente, al admitir “el papel de los instrumentos legítimos de defensa en el ámbito comercial” (sic) o la necesidad de un “comercio justo” (sic), lo que no puede significar nada distinto a la legitimación de cierto intervencionismo estatal que pretendía excluir (como ya venía haciendo, a pesar de sus declaraciones en sentido contrario, con el salvataje billonario a la banca privada).

Finalmente, los numerosos disturbios producto del choque frontal entre policía y manifestantes arroja una imagen muy distinta a la que pretendía dar la anfitriona: no la vigencia del estado de derecho sino la evidencia de un estado policial que reprime con virulencia a quienes se enfrentan al actual orden mundial. La pretendida imagen de moderación policial frente a las protestas ha cedido a la imagen de una ciudad desierta y arrasada por las batallas campales que acompañaron toda la cumbre, con un saldo de cientos de heridos y detenidos. Con ello, la lección que Merkel pretendía dar al presidente turco Erdogán por su giro autoritario se ha visto frustrada de forma clamorosa.

-II-

Simultáneamente al desarrollo de la cumbre del G-20, otra Hamburgo irrumpía en la calle. Además de desarrollarse pocos días antes una cumbre social alternativa, poniendo en la mesa de debate aquellas problemáticas de primer orden que la cumbre oficial eludió, decenas de miles de activistas participaron en sucesivas protestas públicas, algunas encabezadas con el lema “bienvenidos al infierno”.

Es en este contexto donde Hamburgo constituye una metonimia política del presente: desplaza al antagonismo radical entre elites globales y movimientos sociales altermundistas. En efecto, Hamburgo se transformó en una ciudad tomada, lejana al adagio de las democracias parlamentarias y, en particular, al supuesto respeto a libertades fundamentales como el derecho de reunión y manifestación, así como a un principio de proporcionalidad en las actuaciones policiales.

Los discursos periodísticos dominantes se han limitado a repetir la versión oficial de los acontecimientos. Presentados los manifestantes como “violentos antisistema”, cualquier atisbo de crítica a la actuación policial se convierte ella misma en anti-sistémica. Si por su parte el presidente alemán Frank-Walter Steinmeier ha condenado enérgicamente los disturbios “contra la cumbre del G20”, calificando a los que participaron en los mismos como “brutales delincuentes violentos” (sic), los medios se limitaron a señalar mayoritariamente en la misma dirección, como si los grupos disidentes estuvieran, ipso facto, excluidos de la ciudadanía y de toda representación política.

Lo que es peor: de las marchas pacíficas que se sucedieron en Hamburgo no se retuvo más que la dimensión espectacular de los enfrentamientos, pese al despliegue de un dispositivo policial extraordinario en el que participaron más de 20.000 agentes ante la concurrencia de unos 100.000 activistas. Las numerosas detenciones y las reiteradas cargas policiales, completamente desmesuradas, ya de por sí son indicativas de este blindaje en el que la protesta pública no tenía cabida en tanto demanda política. La reducción de esta demanda a un enfrentamiento entre “fuerzas del orden” y activistas reducidos a “delincuentes violentos” (mayoritariamente “extranjeros” según el portavoz del Gobierno alemán, Steffen Seibert) muestra a las claras el empeño gubernamental en desacreditar cualquier reivindicación colectiva como presunta desestabilización del orden público.

“Marcha radical”, “extremistas” que buscan crear el “caos”, “vandalismo antisistema” y “oleada de violencia” son las etiquetas preferidas de la prensa oficial, comenzando por “El País” y “El mundo” que, una vez más, no han dudado en tomar partido abiertamente por el G-20, sin el menor atisbo crítico. El mensaje repetido de fondo es claro: no hay lugar para la protesta pública que cuestione la globalización capitalista y exija transformaciones sociales profundas. Lo que no encaja con el consenso neoliberal no tiene cabida en la escena de esta extraña forma de “democracia sin democracia”.

Resultado de imagen para Hamburgo muestra que la protesta pública

No procede decepcionarse ante estos discursos del establishment, ante todo, porque nunca suscitaron ilusión más que para unas elites globales que constatan lo sabido: sus prioridades políticas son completamente contrarias a las nuestras. Sus movimientos son cada vez más previsibles y, sin embargo, la virulencia represiva con la que actúan es signo de lo que pretenden evitar: la movilización colectiva de una ciudadanía disidente. Aunque insistan en que tomar la calle es inútil, el megadispositivo policial y el empeño con que han arremetido contra los grupos manifestantes en Hamburgo muestra que la protesta pública sigue siendo un medio central, aunque no exclusivo, para perturbar esta suerte de paz sepulcral en la que malvivimos.

La otra Hamburgo simboliza así la promesa de otro mundo posible y la reconstrucción de una resistencia global ante la globalización capitalista. Constituye una renovación del impulso rebelde que no acepta que la actual gobernanza sea la última palabra. La contracumbre de Hamburgo evoca una exigencia sistemáticamente desoída por el bloque europeo dominante: la necesidad de parar las guerras imperialistas, de abrir fronteras, defender la justicia ambiental, abogar por otra forma de distribución de la riqueza y, en suma, reclamar derechos sociales globales, como el derecho a la salud, al trabajo digno y a la educación escolar. Es tarea de esa resistencia global torcer el pulso de unos mandatarios que, haciéndose portavoces de los poderes económico-financieros globales, ratifican su decisión de dar las espaldas a un proyecto de sociedad donde los mercados no sean la instancia decisoria en la que se juega nuestro porvenir compartido.

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

 

GUERRA ENTRE RUSIA Y EE.UU. DIBUJOS ANIMADOS


 

Ruben Demirjian

Con música de Patricio rey y sus redonditos.
“Союзмультфильм” Soyuzmulfilm, la productora de dibujos de animación más importante de la URSS. Era el equivalente soviético a la Warner Bros norteamericana. Para hacer frente a la invasión nazi,luego de los años de la pos-guerra, Occidente siempre nos hizo pensar que la Televisión de la URSS era una monotonía, sin opción de cambiar de canal; pero la realidad era bien diferente.

——————————————————————————————————————————————-Ruben Demirjian

Canal oficial

https://www.youtube.com/user/333Reydereyes

MACRI EL FANTOCHE


Ruben Demirjian

Parravicini y su visión de sangre en Argentina, al igual que la emitida por Francisco, tiene un responsable : LA POLITICA NEOLIBERAL DE MAURICIO MACRI

Cristina: ¿Qué hay detrás de la compra de armas a Estados Unidos?


Fuente : orsai

Uno no puede dejar de asombrarse que en el marco de la situación económica y social del País, el Estado destine más de 2.0000 millones de dólares para la compra de sofisticado armamento de guerra, constituyendo la mayor adquisición de armas de los últimos 40 años.

Cristina: ¿Qué hay detrás de la compra de armas a Estados Unidos?

 

El lapso de 40 años no es casual. Remite a que las últimas adquisiciones de esa magnitud y naturaleza fueron realizadas por la última Dictadura Cívico-Militar. Repárese en el hecho de que ni siquiera para el único conflicto bélico que tuvo el País durante el siglo XX, Guerra de Malvinas, se realizó una operación similar.

La primera imagen que seguramente advierte la sociedad es ¿para qué destinar semejante cifra a la compra de armamento, cuando se suspende la entrega de medicamentos en el PAMI; se eliminan programas sociales, educativos y de salud; se les mezquina a docentes y científicos; se ahoga selectivamente a muchas Provincias y podría seguir con una larga lista.

Una segunda aproximación podría ser desde un lugar más específico como es la defensa y el desarrollo de la industria nacional armamentística. La pregunta obligada sería ¿por qué razón se destinan 2000 millones de dólares a la compra de material de guerra que no importa transferencia tecnológica -por estricta aplicación del código de seguridad que Estados Unidos impone a la venta de las armas que produce- y por otro lado, en el área de Defensa, se desmontan programas de desarrollo de industria nacional que generan trabajo para los argentinos y soberanía tecnológica?

Y la tercera, desde una perspectiva geopolítica y estratégica de seguridad nacional, ¿por qué razón compramos armas para una guerra convencional de despliegue territorial con el fin declarado públicamente por el Embajador de nuestro país ante los Estados Unidos (país proveedor del armamento) de desarrollar una “lucha contra el terrorismo”, cuando nuestro país no tiene ni puede tener una hipótesis de conflicto similar a las que se desarrollan en otras regiones del planeta?

Para ser más precisos aún: nuestro país es el único país, junto a EEUU, que en el continente americano sufrió la acción del Terrorismo. AMIA y la Embajada de Israel son los dos atentados, junto al de las Torres Gemelas, que tuvieron lugar en territorio americano. En síntesis: la agresión terrorista sólo puede darse, como en gran parte del planeta, bajo una metodología que nada tiene que ver con la guerra convencional, y para la cual el armamento adquirido, claramente, no sirve.

Sin embargo, hay algo peor aún: la operación de compra de armamento para guerra convencional, sumada a la declaración pública de que es para la “lucha contra el Terrorismo”, nos introduce de lleno en el plano geopolítico en una hipótesis de conflicto que no sólo nos es ajena, sino que pone en peligro la seguridad nacional. Esta claro que no ya bajo la forma de una invasión o ataque territorial, sino de una de las formas preferidas del Terrorismo: el ataque sobre objetivos civiles, metodología utilizada, precisamente y aunque parezca una redundancia, para provocar terror, en el más literal sentido de la palabra.

Seguramente la sociedad verá con mayor preocupación, y razón le asiste, el primero de los abordajes: ¿por que gastar tanta plata en armas de guerra cuando hay tantas necesidades en el país que no tienen ninguna respuesta por parte del Gobierno?

Pero es necesario señalar a tiempo, que la irresponsabilidad de introducir a la Argentina en conflictos que no le son propios, puede ocasionarnos problemas y dolores que tenemos la obligación de tratar de evitar que sucedan. A no ser que el tan promocionado “volver al mundo” sea algo mucho más tenebroso: transformar al País en comprador de armas de guerra, en un mundo donde la guerra ha pasado a ser, desde hace tiempo, un excelente negocio para un selecto club de países y una tragedia para todos los pueblos.

PIER Y EL INDIO NOS MUESTRAN LA CARA DE MACRI, CLARIN, FONDOS BUITRES Y DEMÁS HIERBAS


Toda la gran mentira que circula de noche y te hace mal de día

CLARÍN:EL CULO QUE VALÉS ES TU SECRETO…

Ruben Demirjian

Be Blogger (Official)

Writing is all about finding the courage to write. And courage is all about realizing that some things are more important than fear.

Conocer Ushuaia

Aquí podrás conocer en fotografiás, videos, relatos, mapas y tracks este excelentísimo lugar en el fin del mundo y sus alrededores.

¡Viajando se aprende!

Viajes en todas sus facetas

Objetivo Boca

Noticias del mundo Azul y Oro.

Revista Enlace Santiago

La conexión con la realidad

Truth Troubles

Why people hate the truths of the world.

Mystic Land

Let's mend the broken

El sabañon

Blog de Adrián Gastón Fares, director de cine y escritor argentino (nacido en Buenos Aires, Lanús)

elamorquenuncafue

MI HiSTORIA EN un BLOGS🦋🦋🦋🦋🦋🦋🦋🦋🦋🦋

SKYLINE REPORTS

comedy magazine

Kone, Krusos, Kronos

A personal forum to express ideas, experiences, stories, etc.

SI SUPIERAS LO QUE PIENSO

Lo que uno desecha otro lo aprovecha

lifetrapblog

- End The Cycle Of Negativity -

Yummy Cook Book Blog

Its all about Cooking ...

Multiversal

un blog de Pablo Giordano

Genç Yazarlar Kulübü

Edebiyat burda,kahve tadında!

A %d blogueros les gusta esto: