Los Príncipes de Arabia sionista, acaban de sellar su unión y solidaridad mutua con sus amados vecinos tras recibir la visita del “enviado” ”el dios en la tierra”:


Resultado de imagen para dios tierra prometida

Raymond Berberian en Rupen Berberian

Prensa Hipócrita
El Genocidio de la población palestina y la usurpación por los invasores judíos sionistas internacionales de gran parte del territorio podía haber sido otro si no mediaran los dueños de la batuta. Muchas veces el heroísmo, la vehemencia, la desesperación, el amor a la propia tierra y el mismo suicidio no siempre resultan aconsejables.
El sionismo europeo con su versión Nazi, en particular, el de los EEUU, emparentado con los mandamases del Estado judío, logró comprarles la moral a los magnates del golfo para atraerlos a su guarida. Una vez paralizados, la exterminación de la población palestina, tan añorado por el pueblo judío mundial fue determinante.
Los Príncipes de Arabia sionista, Qatar y demás doncellas del golfo acaban de sellar su unión matrimonial y solidaridad mutua con sus amados vecinos tras recibir la visita del “enviado” ”el dios en la tierra”: Su eminencia el Bibi Natanyahu: el civilizado Genocida; quien fuera honrado y agasajado como héroe; abrazado y besado al estilo folklórico de la región.

Resultado de imagen para dios tierra prometida


Dominada la serpiente, Israel ya tiene campo libre para concretar sus planes de exterminio; amparados en el silencio de la prensa hipócrita, el beneplácito de los musulmanes de la Meca y el resto del mundo, salvo excepciones, claro, a seguir masacrando sin miramientos, hombres, mujeres y niños palestinos indefensos sobre sus terruños ancestrales.
La astucia de los usureros colonos internacionales logró desviar la vista de sus demás vecinos, ya acaramelados, gozando de la camiseta sionista con la estrella manchada con sangre palestina. Lo que les allanó el camino a seguir coronando su obra macabra de lesa humanidad y, como si eso fuera poco, apuntar contra Siria, Iraq e Iran.
Aquí no se trata de quien tiene derechos, se trata de una irracionalidad demencial, de un país invadido y destruido, de niños muertos a tiro por expertos francos tiradores israelís.
Es cierto, Palestina perdió su batalla. Perdió gran parte de su territorio, pero no su honor. Tal vez su error, desde un principio fue no haber sabido agraciarse por los dueños de la Meca y hermanarse con los demás amos del golfo; tal vez…- digo- por ese descuido haya perdido la delantera y también su oportunidad.
Palestina bien podía haber pedido ayuda a Rusia o China; ¿por qué no? ¿Acaso El Estado judío no se respalda en los EEUU, Europa y Turquía?. Podía haber sido la solución, en vez de esperar un Papa Noel de entre sus distraídos hermanos árabes. ¿Usted cree que no? Siria estuvo a punto de ser devorada por la langosta a no ser por la providencial intervención de Rusia.
El enano David y el gigante Goliat, fábula gastada entre los ingenuos, es sólo un mito, un panfleto; un invento de los escribas de tiempos idos a modo de levantar la moral y alimentar la vanidad de los esclavizados judíos de entonces. Ese párrafo es uno de los tantos trucos maliciosos consagrados como sagrados.
Nadie ignora que las Naciones Unidas es un circo de marionetas manejado por los usureros imperialistas.

MENTIRAS : PROPAGANDA SIONISTA ANTES DE LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL

El pase de diapositivas requiere JavaScript.


La unión hace la fuerza; eso lo sabemos todos. Por desgracia, los únicos que podían haber respaldados a los palestinos se aliaron a sus enemigos. Con el cuento de “LA TIERRA PROMETIDA”, (léanse Globo Terráqueo). No por nada Israel posee hoy luz verde para seguir concretando de un modo u otro su Genocidio contra la humanidad entera. Es por ello que los autodenominados “dioses en la tierra”, descendiente directo de la serpiente del Paraíso necesitan del respaldo de sus vecinos pro sionistas, lacayos de los EEUU. No por nada cantan y bailan los rabinos agradeciendo a Jehová y a Trump por el traslado de la embajada de EEUU a Jerusalem. No por nada un monarca saudí aconseja a los palestinos a obedecer el mandato de los EEUU y bajar los brazos. No por nada, el futuro premio nobel de la paz logra mover montañas y actrices porno.
Soy hijo de sobrevivientes del Genocidio perpetrado por el Estado turco contra el pueblo armenio, el asirio y demás minorías cristianas sobre su suelo ancestral, negado generosamente por Israel, Turquía, EEUU y España, no así el “shoah” por supuesto.
No podría negar que lo acontecido en Palestina como en Siria e Iraq sacude mis fibras más íntimas y me repugna constatar tanta crueldad manifiesta contra los niños palestinos y el resto de la población árabe palestina, por quienes durante siglos y más siglos predicaron la paz, la honradez y la moralidad entre los “animales”, que somos tú, yo y el resto de la humanidad, cuya imagen de seres humanos, según el libro consagrado, es puro engaño.
Siglos y más siglos nos fueron tomando el pelo ocultándose tras distintas clases de máscaras de bestias sanguinarias y hoy descaradamente la arrancan vanagloriadas por ellas.
Después de todo, consagrados como sagrados, poseen un gran guía espiritual; sobre todo una sabiduría moral, consagrada como sagrada; El Talmud.
raymond_berberian14@yahoo.com.ar
“Estoy convencido de que aún nada me ha convencido”

Anuncios

CONTRA MACRI Y EL ANGLO-SIONISMO


Revolución Popular Noticias

 

Cúneo volvió más fuerte que nunca

 —————————————————————————————————————————–

“Sucios piratas” Editorial de Cúneo 14/05/2018


 

 

Publicado el 14 may. 2018

SUSCRIBIRSE 136 MIL

“Sultán Erdogan” afirmó que “la Turquía Moderna es la continuación del Imperio Otomano”


Diario Armenia 

 

En conclusión, el presidente Erdogan, al afirmar que la actual República de Turquía es la continuación del Imperio Otomano, ha admitido inadvertidamente que Turquía es responsable de los daños genocidas, territoriales y económicos causados ​​por el Imperio Otomano al pueblo armenio.

Nuevas contradicciones de Turquía: Una nueva oportunidad para la Causa Armenia

 

Durante décadas Turquía mantiene una política negacionista en relación al Genocidio Armenio. Inclusive los sucesivos gobiernos turcos consideran que la República Moderna de 1923 no es la responsable de las acciones genocidas que se desarrollaron entre 1915 – 1923 en manos del extinto Imperio Otomano.

Sin embargo, hace unas semanas el actual líder de Turquía el “Sultán Erdogan” afirmó que “la Turquía Moderna es la continuación del Imperio Otomano”y en palabras textuales manifestó: “Vemos a Sultán Abdul Hamid II como una de las personalidades más importantes, visionarias y de mentalidad estratégica que han puesto sus sellos en los últimos 150 años de nuestro estado” (de acuerdo al Times of London). En base a estas declaraciones, el líder del partido AKP (Partido de Justicia y el Desarrollo) en el poder desde 2003, esta efectivamente asumiendo que Turquía es responsable de las acciones cometidas por el Imperio Otomano. Asimismo, Erdogan asistió a una ceremonia a principios de este mes para conmemorar el centenario de la muerte del Sultán Abdul Hamid II, el “Sultán Rojo”, esta acción confirma que el actual gobierno claramente está recuperado el legado de Abdul Hamid. No obstante, la máxima autoridad de Turquía ignoró convenientemente y estratégicamente el hecho de que el Sultán Rojo había ordenado el asesinato de 300.000 armenios entre 1894 y 1896.

Avanzando en el análisis, es importante recordar que el Sultán Hamid fue quien revocó las reformas “Tanzimat” (cuyo significado en turco es regulación y organización) de principio del Siglo XX. Es fundamental recordar que esta política de renovación buscaba modernizar el aparato político, económico, burocrático y social del Imperio Otomano debido a las presiones provenientes de las potencias occidentales. Sin embargo, durante su dominio el Imperio Otomano disminuyó tanto cultural como económicamente, pasando a ser conocido como “el hombre enfermo de Europa”. Asimismo, adoptó una ideología panislamista, abogando por un renacimiento musulmán en todo el Imperio, en contraste con las tendencias y los gustos europeos que se pusieron de moda en las últimas décadas. Razón por el cual, una gran parte de la literatura otomana de esta época se centra en las tensiones entre los modos de vida “alafranga” (estilo europeo) y “alaturca” (estilo turco).

Por lo tanto, y en base a lo expuesto hasta aquí, se pueden plantear dos cuestiones esenciales a saber y considerar a partir de las declaraciones recientes de Erdogan. En primer lugar, este “legado recuperado” si lo contrastamos con las acciones que viene desarrollando Ankara en su política domestica y externa hace determinar que en realidad existe un importante grado de conectividad entre la búsqueda de Erdogan por recuperar el legado “hamidiano” y la política islamista o neo – otomanista que ejecutan y llevan adelante las autoridades turcas en la actualidad. En ese sentido, la declaración de persona no grata a un ministro turco por parte de los Países Bajos, la cancelación de las actividades de campaña en Alemania y la suspensión de la visita del Primer Ministro turco a Dinamarca, todo en el marco de la campaña electoral de 2017 en Turquía por la reforma de la constitución, permitirían explicar posiblemente los fundamentos de esta vuelta de “alaturca” o más bien la profundización de las tensiones entre esta visión y la “alafranga” representada principalmente por los sectores laicos “kemalistas”.

El segundo factor y, no menos relevante como lo explica Alfred de Zayas, es que un Estado sucesor es responsable de los crímenes cometidos por su régimen predecesor. Además, un Estado que es una continuación de una entidad anterior es aún más responsable porque no hay diferencia entre los dos, como admitió Erdogan hace dos semanas. Además, en su estudio, Alfred de Zayas citó al profesor M. Cherif Bassiouni quien considera que: “En derecho internacional, la doctrina de la continuidad jurídica y los principios de la responsabilidad del Estado hacen responsable a un “Gobierno sucesor respecto de las reclamaciones derivadas de violaciones del gobierno anterior”. De Zayas concluyó que “los reclamos de los armenios por sus propiedades confiscadas erróneamente no desaparecieron con el cambio del Sultanato al régimen de Mustafa Kemal”.

Sin lugar a dudas, las declaraciones de Erdogan permiten por un lado comprender el sentido de esta vuelta de “alaturca” y la profundización del debate entre el sector kemalista – laico (identificado con la visión “alafranga”) y el ala islamista conservador representado por el actual gobierno y vinculado con el enfoque y estilo “alaturca”. Un ejemplo del mensaje de rechazo por parte de Ankara hacia el “club de Europa” se identifica a partir del reciente reconocimiento del Genocidio Armenio por parte de los Países Bajos (Holanda) aliado histórico de Turquía en el marco de la OTAN.

En conclusión, el presidente Erdogan, al afirmar que la actual República de Turquía es la continuación del Imperio Otomano, ha admitido inadvertidamente que Turquía es responsable de los daños genocidas, territoriales y económicos causados ​​por el Imperio Otomano al pueblo armenio.

La confesión de Erdogan debe presentarte como una nueva evidencia y posibilidad de acción con respecto a las demandas en el marco de la lucha por la Causa Armenia.

Lic. Lucas Koussikian*

*Licenciado en Relaciones Internacionales. Se especializa en temas vinculados al Cáucaso y Medio Oriente

El Reino Patagónico del Judio Popper.


Ruben Demirjian

 

El judaísmo argentino como comunidad, comenzó su existencia sólo cuando se estableció también para ellos (Los Judíos F.R.C) la igualdad frente a la ley, lo que ocurrió a partir del año 1953.” Es decir, que la colectividad judía existe en Argentina merced al triunfo de la masonería en Caseros y la instauración del sistema demo liberal, empresa financiada por la banca Rothschild

Pienso lo triste que debe ser para los mercaderes de aguas sucias, no poder trasladar las Pirámides de Egipto a Disneyland.


Raymond Berberian

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El artículo tiene un año. Pero  los depredadores no…

Raymond Berberian

GEOGRAFÍA DE Lo ABSURDO
Las guerras poseen su parte atractiva y también instructiva. Por ejemplo Vietnam y el napalm, Afganistán y los drones, libia y su incalculable fortuna, Iraq y sus recuerdo de Babilonia, Siria por su petróleo y sus valores humanos; Deir Ez-zor, (donde fue dinamitada una iglesia, por los respetuosos islamitas religiosos del Kalifa, respaldados por los monarcas feudales de Arabia y Qatar; histórica iglesia para todos los descendientes de los que sobrevivieron a la barbarie turca; una suerte de recordatorio, que conservaba huesos de mártires armenios masacrados durante el Genocidio del Estado turco perpetrado contra la población armenia. Entonces eran pueblos, países y ciudades poco conocidos hasta que fueron bombardeados en defensa del Gran Imperio Cultural Capitalista Sionista Norteamericano y… civilizado, estilo Primer Mundo.
Se sabía que en Iraq existían reliquias históricas de gran valor, además de abundante petróleo y, se pensó que sería más fácil disfrutar de esos tesoros en Suiza, Inglaterra o en algún museo de La Gran Manzana.
Pienso lo triste que debe ser para los mercaderes de aguas sucias, no poder trasladar las Pirámides de Egipto a Disneyland. ¿Por qué creen que Bush (cara de hiena) mató a Husein? Pues; lo hizo precisamente para proteger a esos tesoros llevándolos en bandeja a su guarida, así no los podrían robar nadie más.
Afganistán. ¿Qué es Afganistán para EEUU? Nada. Apenas una sombra para Rusia. Ah; eso sí: el opio medicinal y los lapislázuli… ¿Por qué Trump el “TERMINATOR” quiere un muro entre los EEUU y México igual al de Israel en Palestina ocupada? Es para evitar contaminaciones y contagios de enfermedades de razas inferiores de los denominados “latinos” y también, para evitar que algunos mexicanos le arrebaten el monopolio de la droga. Ya logró ahogar a Venezuela habiéndole prometido el oro y el moro, pero al no querer acceder la misma a ponerse en cuatro patas ante sus venerables usureros, ni convertirse en esclavos de los Rockefellers, le dio vuelta la cara. Total Venezuela no es sionista como lo es Arabia Saudita y Qatar. No reverencia a Israel.
Volviendo a las matanzas y las guerras educacionales e instructivas… Aprendimos que tanto en Siria como en Turquía e Iraq se extiende el universo de los kurdos y, que la palabra kurdo significa lobo; que los asirio-babilónicos cristianos sufrieron el Genocidio al igual que el pueblo armenio; y que en las laderas de la montaña sacra de los armenio: El ARARAT, existen pueblos antiguos llamados Yazedi, cuyo símbolo es el pavo real y su adoración es el sol. Ellos al igual que la armenidad poseen el lema de la eternidad.
Que en Egipto como en el Sinaí, recordado gracias a Moisés y sus mandamientos, está siendo eliminado por los islamitas “Hermanitos del ISI”, otro de los pueblos cristianos más antiguos de nuestra humanidad: los Koptos, cuyo origen remonta a la legendaria desaparecida Atlántida.
Sabíamos donde quedaba Iran, pero gracias a los informativos ya podemos confirmarlo. Azerbaiyán y Qatar subsisten gracias a las camisetas de los jugadores europeos; los emiratos también y además vuelan.
Ya el hombre común cuenta con un espectro cultural de alta complejidad jerarquía educacional. Sabe, gracias a la televisión, donde figura el muro de los lamentos y cómo lo veneran.
Hablando de todo un poco y sin ánimo de ofender, los EEUU debieran aprender una vez por todas a afinar sus punterías con el manejo de sus armas, no puede ser que se equivoquen de objetivo cada vez que lanzan un ataque cultural preventivo y por error bombardean hospitales, refugios, escuelas y mezquitas. A Dios gracias, no manipulan armas químicas; tan sólo las producen y las dividen entre sus discípulos…
Respetuosamente raymond_berberian14@yahoo.com.ar

LA JUDERÍA TURCA MANEJA LAS PROFECÍAS


LA JUDERÍA TURCA MANEJA LAS PROFECÍAS

LA HISTORIA NO MIENTE .MIENTEN LOS LIBROS. Pareciese que los poderosos se estuviesen esforzando para que se cumplan las profecías. Las que escribieron los mismos de siempre.

Los Dönmeh – El Secreto Más Susurrado del Medio Oriente –


Este articulo, de Wayne Madsen, publicado en dos partes en strategic-culture.org en Octubre de 2011, se encarga de analizar a la secta turca de los Dönmeh, descendiente de judíos, que tanta influencia han tenido en los acontecimientos históricos de este último tiempo en dicha zona.

Hay un histórico “gorila de 300 kilos” [“800-pound gorilla”, una fuerza muy poderosa] que está al acecho en el fondo de casi cada serio incidente militar y diplomático que implica a,

Israel, Turquía, Irán, Arabia Saudí, Irak, Grecia, Armenia, los kurdos, los asirios, y algunos otros actores en Oriente Medio y Europa del Sudeste.

 

Se trata de un factor que generalmente sólo es susurrado en recepciones diplomáticas, conferencias de prensa y sesiones de grupos de expertos debido a la naturaleza explosiva y polémica del asunto.

Y es el secretismo anexo a dicho asunto la que ha sido la razón de tanto malentendido acerca del actual resquebrajamiento de las relaciones entre Israel y Turquía, un creciente fortalecimiento de las relaciones entre Israel y Arabia Saudí, y el aumento de la enemistad entre Arabia Saudí e Irán…

Aunque conocida por historiadores y expertos religiosos, la centenaria influencia política y económica de un grupo conocido en turco como los “Dönmeh está recién comenzando a cruzar los labios de turcos, árabes e israelíes que han sido reacios a hablar de la presencia en Turquía y en otras partes de una secta de turcos que descienden de un grupo de judíos sefarditas que fueron expulsados de España durante la Inquisición española en los siglos XVI y XVII.

Esos refugiados judíos de España fueron bienvenidos para instalarse en el Imperio otomano y durante los años ellos se convirtieron a una secta mística del Islam que finalmente mezcló la Kábala judía y creencias sufíes islámicas semi-místicas en una secta que finalmente defendió el secularismo en la Turquía post-otomana.

Es interesante que la palabra “Dönmeh” no sólo se refiere a los judíos “poco fiables conversos” al Islam en Turquía sino que es también una despectiva palabra turca para un travestido, o alguien que afirma ser alguien que no es.

La secta Dönmeh del judaísmo fue fundada en el siglo XVII por el rabino Sabbatai Zevi, un kabalista que creyó que él era el Mesías, pero que fue obligado a convertirse al Islam por el sultán Mehmet IV, el gobernante otomano.

Muchos de los seguidores del rabino, conocidos como Sabateos, pero también “cripto-judíos”, proclamaron en público su fe islámica, pero en secreto practicaban su forma híbrida de judaísmo, que no fue reconocida por las autoridades rabínicas judías dominantes.

Como era contra sus creencias casarse fuera de su secta, los Dönmeh crearon un clan sub-social más bien secreto.

 


Los Dönmeh Suben al Poder en Turquía

Muchos Dönmeh, junto con judíos tradicionales, se convirtieron en poderosos líderes políticos y comerciales en Salónica.

Fue ese grupo principal de Dönmeh el que organizó a los secretos Jóvenes Turcos, también conocidos como el Comité de Unión y Progreso, los secularistas que depusieron al sultán otomano Abdulhamid II en la revolución de 1908, que proclamaron la República post-otomana de Turquía después de la Primera Guerra Mundial, y que instituyeron una campaña que despojó a Turquía de gran parte de su identidad islámica después de la caída de los otomanos.

Abdulhamid II fue vilipendiado por los Jóvenes Turcos como un tirano, pero su único verdadero crimen parece haber sido rechazar reunirse con el líder sionista Theodore Herzl durante una visita de éste a Constantinopla en 1901 y rechazar las ofertas de dinero de los sionistas y de los Dönmeh a cambio de que a los sionistas les fuera concedido el control de Jerusalén.

Como otros líderes que se han cruzado con los sionistas, el sultán Adulhamid II parece haber sellado su destino con los Dönmeh con la siguiente declaración ante su corte otomana:

“Aconsejo al doctor Herzl que no dé pasos más adelante en su proyecto.

No puedo regalar ni siquiera un puñado del suelo de esta tierra porque no es mía propia sino que pertenece a la nación islámica entera. La nación islámica luchó la yihad por esta tierra y la ha regado con su sangre.

Los judíos pueden guardar su dinero y sus millones. Si el Estado del califato islámico es destruido algún día ¡entonces ellos serán capaces de tomar Palestina por ningún precio!

Pero mientras yo viva, prefiero empujar una espada en mi cuerpo a ver la tierra de Palestina cortada y separada del Estado islámico”.

Después de su destitución por los Jóvenes Turcos Dönmeh de Ataturk en 1908, Abdulhamid II fue encarcelado en la ciudadela Dönmeh de Salónica.

Él murió en Constantinopla en 1918, tres años después de que Ibn-Saud aprobara una patria judía en Palestina y un año después de que Lord Balfour concediera Palestina a los sionistas en su carta al barón Rothschild.

Uno de los líderes de los Jóvenes Turcos en Salónica era Mustafá Kemal Ataturk, el fundador de la República de Turquía.

Cuando Grecia consiguió la soberanía sobre Salónica en 1913, muchos Dönmeh, sin haber logrado ser clasificados de nuevo como judíos, se trasladaron a Constantinopla, más tarde rebautizada como Estambul.

Otros se movieron a Izmir, Bursa, y a la recién proclamada capital de Ataturk y futura sede del poder Ergenekon, Ankara.

Algunos textos sugieren que los Dönmeh no eran más de 150.000 y principalmente se encontraban en el ejército, el gobierno y los negocios. Sin embargo, otros expertos sugieren que los Dönmeh pueden haber representado a 1,5 millón de turcos y que eran aún más poderosos que lo que muchos creían y que se extendían a cada faceta de la vida turca.

Un influyente Dönmeh, Tevfik Rustu Arak, era un cercano amigo y consejero de Ataturk y sirvió como ministro de Asuntos Exteriores de Turquía entre 1925 y 1938.

Ataturk, que era supuestamente un Dönmeh él mismo, ordenó que los turcos abandonaran sus propios nombres musulmanes y árabes. El nombre del primer Emperador “cristiano” de Roma, Constantino, fue borrado de la ciudad turca más grande, Constantinopla.

La ciudad fue denominada Estambul, después de que el gobierno de Ataturk en 1923 objetara el nombre tradicional. Ha habido muchas preguntas sobre el propio nombre de Ataturk, ya que “Mustafá Kemal Ataturk” era un seudónimo.

Algunos historiadores han sugerido que Ataturk adoptó su nombre porque él era un descendiente de nada menos que el rabino Zevi, ¡el auto-proclamado Mesías de los Dönmeh!

Ataturk también abolió el uso en Turquía de la escritura árabe y obligó al país a adoptar el alfabeto occidental.

 


Turquía Moderna – Un Estado Sionista Secreto Controlado por los Dönmeh

Las sospechadas fuertes raíces judías de Ataturk, información que ha sido suprimida durante décadas por un gobierno turco que prohibió cualquier crítica hacia el fundador de la moderna Turquía, comenzaron a salir a la superficie, primero, sobre todo fuera de Turquía, y en publicaciones escritas por autores judíos.

El libro de 1973 Los Judíos Secretos, del rabino Joachim Prinz, sostiene que Ataturk y su ministro de Finanzas Djavid Bey, eran ambos comprometidos Dönmeh y que ellos estaban en buena compañía porque,

“demasiados de los Jóvenes Turcos en el recién formado Gabinete revolucionario rezaban a Alá, pero tenían su verdadero profeta (Sabbatai Zevi, el Mesías de Esmirna)”.

Se dice en The Forward del 28 de Enero de 1994, que Hillel Halkin escribió en The New York Sun que Ataturk recitaba la plegaria judía Shemá Yisrael (“Oye, oh, Israel”), diciendo que era “mi rezo también”.

Dicha información está sacada de una autobiografía escrita por el periodista Itamar ben-Avi, que afirma que Ataturk, entonces un joven capitán del ejército turco, reveló que él era judío en una barra de hotel de Jerusalén una noche lluviosa durante el invierno de 1911.

Además, Ataturk asistió a la escuela básica Semsi Effendi en Salónica, dirigida por un Dönmeh llamado Simon Zevi.

Halkin escribió en el artículo del New York Sun acerca de un correo electrónico que él recibió de un colega turco:

“Ahora sé – y no tengo la menor duda – que la familia del padre de Ataturk era en efecto de linaje judío”.

Fue Ataturk y el apoyo de los Jóvenes Turcos al sionismo, la creación de una patria judía en Palestina, después de la Primera Guerra Mundial y durante el dominio nacionalsocialista en Europa, lo que atrajo a Turquía hacia Israel y viceversa.

Un artículo en The Forward del 8 de Mayo de 2007 reveló que los Dönmeh dominaron entre la dirigencia turca,

“del Presidente abajo, así como diplomáticos claves… y una gran parte de las élites militares, culturales, académicas, económicas y profesionales de Turquía”,

…mantuvieron a Turquía fuera de una alianza durante la Segunda Guerra Mundial con Alemania, y privaron a Hitler de una ruta turca hacia los yacimientos petrolíferos de Bakú.

En su libro The Donme: Jewish Converts, Muslims Revolutionaries and Secular Turks, el profesor Marc David Baer escribió que muchos avanzaron a posiciones elevadas en las órdenes religiosas sufíes.

Israel siempre ha estado poco dispuesto a describir la masacre turca de los armenios en 1915 como “genocidio”.

Siempre se ha creído que la razón de la reticencia de Israel era no trastornar los cercanos lazos militares y diplomáticos de Israel con Turquía. Sin embargo, más pruebas están siendo descubiertas de que el genocidio armenio fue en gran parte el trabajo de los dirigentes Dönmeh de los Jóvenes Turcos.

Historiadores como Ahmed Refik, que sirvió como un oficial de Inteligencia en el ejército otomano, afirmaron que el objetivo de los Jóvenes Turcos era destruir a los armenios, que eran en su mayoría cristianos.

Los Jóvenes Turcos, bajo la dirección de Ataturk, también expulsaron a los cristianos griegos de las ciudades turcas e intentaron cometer un genocidio a escala más pequeña de los asirios, que eran también principalmente cristianos.

Un Joven Turco de Salónica, Mehmet Talat, fue el funcionario que implementó el genocidio de los armenios y asirios.

Un mercenario venezolano que sirvió en el ejército otomano, Rafael de Nogales Méndez, notó en sus anales del genocidio armenio que Talat era conocido como el “hebreo renegado de Salónica”.

Talat fue asesinado en Alemania en 1921 por un armenio cuya familia entera se perdió en el genocidio ordenado por el “hebreo renegado”.

Algunos historiadores del genocidio armenio creen que los armenios, conocidos como buenos hombres de negocios, fueron puestos en la mira por los Dönmeh, que tenían grandes conocimientos comerciales, porque aquéllos eran considerados como competidores comerciales.

No es, por lo tanto, el deseo de proteger la alianza turco-israelí lo que ha hecho que Israel evite cualquier interés en buscar los motivos detrás del genocidio armenio, sino el conocimiento de Israel y de los Dönmeh de que fueron los dirigentes Dönmeh de los Jóvenes Turcos los que asesinaron no sólo a miles de armenios y asirios sino que también acabaron con las costumbres y formas musulmanas tradicionales de Turquía.

El conocimiento de que fueron Dönmeh, en una alianza natural con los sionistas de Europa, los responsables de las muertes de cristianos armenios y asirios, de la expulsión de Turquía de los cristianos Ortodoxos griegos, y de la erradicación cultural y religiosa de tradiciones islámicas turcas, haría surgir en la región una nueva realidad.

En vez de chipriotas griegos y turcos viviendo en una isla dividida, armenios que preparan una vendetta contra los turcos, y griegos y turcos peleándose por territorios, todos los pueblos atacados por los Dönmeh comprenderían que ellos tuvieron un enemigo común que fue su verdadero perseguidor.

Desafiando al Gobierno Dönmeh – La Batalla de Turquía contra el Ergenekon

Es la purga de los adherentes kemalistas de Ataturk y su régimen secularista Dönmeh la que está detrás de la investigación de la conspiración Ergenekon en Turquía.

La descripción de Ergenekon se corresponde completamente con la presencia de los Dönmeh en la jerarquía diplomática, militar, judicial, religiosa, política, académica, comercial y periodística de Turquía.

Ergenekon intentó detener las reformas instituidas por sucesivos líderes turcos no-Dönmeh, incluyendo la reintroducción de costumbres y rituales islámicos turcos tradicionales, planeando una serie de golpes, algunos exitosos como el que depuso al gobierno islamista de Refah (Bienestar) del Primer Ministro Necmettin Erbakan en 1996, y algunos fracasados, como la Operación Sledgehammer, que estaba destinada a deponer al Primer Ministro Recep Tayyip Erdogán en 2003.

Algunos reformistas inclinados al islamismo, incluidos el Presidente turco Turgut Ozal y el Primer Ministro Bulent Ecevit, murieron en circunstancias sospechosas.

El depuesto Primer Ministro democráticamente elegido Adnán Menderes fue ahorcado en 1961, después de un golpe militar.

Los políticos y los periodistas estadounidenses, cuyo conocimiento de la historia de países como Turquía y el precedente Imperio otomano a menudo es severamente deficiente, han pintado la fricción entre el gobierno de Israel y el gobierno turco del Primer Ministro Erdogán como basada en el cambio de Turquía hacia el islamismo y el mundo árabe.

Lejos de ello, Erdogán y su Partido de Justicia y Desarrollo (AKP) parecen haber visto finalmente un modo de liberarse de la dominación y la crueldad de los Dönmeh, ya sea en la forma de seguidores kemalistas de Ataturk o intrigantes y complotadores nacionalistas en Ergenekon.

Pero con el “Día de la Independencia” de Turquía ha llegado la dura crítica a los Dönmeh y sus aliados naturales en Israel y el lobby de Israel en Estados Unidos y Europa.

Turquía, como un miembro de la Unión Europea, estaba bien para Europa mientras los Dönmeh permanecieran a cargo y permitieran que la riqueza de Turquía fuera saqueada por banqueros centrales como ha ocurrido en Grecia.

Cuando Israel lanzó su sangriento ataque contra el barco turco de ayuda a Gaza el Mavi Marmara, el 31 de Mayo de 2010, la razón no era tanto apartar el barco del bloqueo israelí de Gaza.

La brutalidad de los israelíes al disparar a turcos desarmados y a un turco-estadounidense, algunos a boca de jarro, según un informe de Naciones Unidas, indicó que Israel estaba motivado por algo más:

  • venganza y desquite por la represalia del gobierno turco contra Ergenekon

  • la purga del ejército turco y de los principales líderes de Inteligencia de los Dönmeh

  • la reversión de las políticas religiosas y culturales anti-musulmanas establecidas por el hijo favorito de los Dönmeh, Ataturk, aproximadamente noventa años antes

En efecto, el ataque israelí contra el Mavi Marmara fue en venganza por el encarcelamiento por parte de Turquía de varios oficiales militares superiores, periodistas y académicos turcos, todos acusados de ser parte del complot de Ergenekon para derrocar al gobierno del AKP en 2003.

Escondido en el complot de golpe Ergenekon está el hecho de que los Dönmeh y Ergenekon están relacionados por su historia, al ser kemalistas, fervientes laicistas, pro-israelíes y pro-sionistas.

Con temperamentos ahora caldeándose entre Irán por un lado e Israel, Arabia Saudí y Estados Unidos por otro, como resultado de una dudosa afirmación por parte de la aplicación de la ley estadounidense en cuanto a que Irán estaba planeando realizar el asesinato del embajador Saudita ante Estados Unidos en suelo estadounidense, la relación cercana y antigua aunque sigilosa entre Israel y Arabia Saudí está saliendo a un primer plano.

La conexión israelí-saudita había florecido durante la Operación Tormenta del Desierto, cuando ambos países fueron el blanco de los misiles Scud de Sadam Hussein.

Parte 2

26 Octubre 2011

Versión original en ingles


Lo que sorprenderá a aquellos que pueden estar ya sorprendidos acerca de la conexión Dönmeh con Turquía, es la conexión Dönmeh con la Casa Saud en Arabia Saudí.

Un reporte ultra-secreto de la Mukhabarat iraquí (Dirección General de Inteligencia Militar), “La Aparición del Wahabismo y Sus Raíces Históricas – The Emergence of Wahhabism and its Historical Roots“, datado en Septiembre de 2002 y publicado el 13 de Marzo de 2008 por la Agencia de Inteligencia de Defensa (DIA) estadounidense en su forma traducida al inglés, apunta a las raíces Dönmeh del fundador de la secta wahabita saudita del Islam, Muhammad ibn-Abdul Wahhab.

Gran parte de la información está sacada de las memorias de un tal “Mr. Humfer” (como está escrito en el informe de la DIA; “Mr. Hempher”, como lo ha escrito el registro histórico), un espía británico que usó el nombre “Mohammad”, que afirmaba ser un azerí que hablaba turco, persa y árabe y que entró en contacto con Wahhab a mediados del siglo XVIII con una visión de crear una secta del Islam que finalmente daría origen a una rebelión árabe contra los otomanos y prepararía el terreno para la introducción de un Estado judío en Palestina.

Las memorias de Humfer son contadas por el escritor y almirante otomano Ayyub Sabri Pashá en su obra de 1888 “El Comienzo y la Difusión del Wahabismo”.

En su libro The Dönmeh Jews, D. Mustafa Turan escribe que el abuelo de Wahhab, Tjen Sulayman, era realmente Tjen Shulman, un miembro de la comunidad judía de Basora, Iraq.

El informe de Inteligencia iraquí también declara que Rifat Salim Kabar, en su libro The Dönmeh Jews and the Origin of the Saudi Wahhabis, revela que Shulman finalmente se estableció en el Hejaz, en el pueblo de Al-Ayniyah, en lo que es ahora Arabia Saudita, donde su nieto fundó la secta wahabita del Islam.

El informe de Inteligencia iraquí declara que Shulman había sido desterrado de Damasco, El Cairo y La Meca por su “charlatanería”. En el pueblo, Shulman engendró a Abdul Wahhab.

El hijo de Abdul Wahhab, Muhammad, fundó el moderno wahabismo.

El informe iraquí también hace algunas asombrosas afirmaciones sobre la familia Saud.

Cita al libro de Abdul Wahhab Ibrahim al-ShammariEl Movimiento Wahabita: La Verdad y las Raíces, que declara que el rey Abdul Aziz ibn-Saud, el monarca del primer reino de Arabia Saudí, descendía de Mordechai bin-Ibrahim bin-Moishe, un comerciante judío también de Basora.

En Nejd, Moishe se integró a la tribu Aniza y cambió su nombre a Markhan bin-Ibrahim bin-Musa.

Finalmente, Mordechai casó a su hijo, Jack Dan, que se convirtió en Al-Qarn, con una mujer de la tribu Anzah del Nejd. De esa unión nació la futura familia Saud.

El documento de Inteligencia iraquí revela que el investigador Mohammad Sakher fue el objetivo de un contrato saudita para un golpe de asesinato por su examen de las raíces judías de los Saud.

En el libro de Said NasirLa Historia de la Familia Saud, se afirma que en 1943 el embajador saudita ante Egipto, Abdullah bin-Ibrahim al-Muffadal, pagó a Muhammad al-Tamami para fabricar un árbol genealógico que mostrara que los Saud y los Wahhab eran una familia que descendía directamente del profeta Mahoma.

Al comienzo de la Primera Guerra Mundial, un oficial judío británico de India, David Shakespeare, se reunió con Ibn-Saud en Riad, y más tarde condujo un ejército saudita que derrotó a una tribu opuesta a Ibn-Saud.

En 1915 Ibn-Saud se reunió con el enviado británico a la región del Golfo, Bracey Cocas.

Cocas hizo la siguiente oferta a Ibn-Saud:

“Pienso que ésta es una garantía para su supervivencia, al igual que está en el interés de Gran Bretaña que los judíos tengan una patria y una existencia, y los intereses británicos son, por supuesto, en vuestro propio interés”.

Ibn-Saud, el descendiente de los Dönmeh de Basora, respondió:

“Sí, si mi reconocimiento significa tanto para usted, reconozco mil veces el conceder una patria a los judíos en Palestina u otra parte que Palestina”.

Dos años más tarde, el secretario británico de Exteriores Lord Balfour, en una carta al barón Walter Rothschild, un líder de los sionistas británicos, declaró:

“El gobierno de Su Majestad ve favorablemente el establecimiento en Palestina de un hogar nacional para el pueblo judío”.

El trato tenía el apoyo tácito de dos de los principales actores en la región, ambos descendientes de los Dönmeh judíos que apoyaban la causa sionista:

  • Kemal Ataturk

  • Ibn-Saud

La actual situación en el Oriente Medio debería ser vista bajo esta luz, pero la historia de la región ha sido purgada por ciertos intereses religiosos y políticos por razones obvias.

Después de la Primera Guerra Mundial los británicos facilitaron la llegada al poder del régimen de los Saud en las antiguas provincias de Hejaz y Nejd del Imperio otomano.

Los Saud establecieron el wahabismo como la religión estatal del nuevo reino de Arabia Saudí y, al igual que los kemalistas Dönmeh en Turquía, comenzaron a moverse contra otras creencias y sectas islámicas, incluidos sunitas y chiítas.

Los wahabistas Saud llevaron a cabo lo que los kemalistas Dönmeh fueron capaces de conseguir en Turquía:

un fracturado Oriente Medio que estaba maduro para los designios imperialistas occidentales y que puso los fundamentos para la creación del Estado sionista de Israel.



Los Estados Profundos y los Dönmeh

Durante dos visitas a Turquía en 2010, tuve la oportunidad de hablar del “Estado profundo” de Ergenekon con importantes funcionarios turcos.

Fue más que evidente que las discusiones sobre la red Ergenekon y sus conexiones “extranjeras” son un tema altamente sensible.

Sin embargo, también fue susurrado por un funcionario superior turco de política exterior que había otros “Estados profundos” en naciones circundantes, y,

  • Egipto

  • Arabia Saudí

  • Jordania

  • Siria,

…fueron mencionados por su nombre.

Considerando los vínculos entre Ergenekon y los Dönmeh en Turquía y los cercanos vínculos de Inteligencia y militares entre los Saud, descendientes de los Dönmeh, y los wahabitas en Arabia, los informes de cercanos vínculos entre el expulsado Presidente egipcio Hosni Mubarak y su jefe de Inteligencia Omar Suleiman y el gobierno de Binyamin Netanyahu en Israel pueden ser vistos bajo una luz completamente nueva…

Y esto explicaría el apoyo de Erdogán a la revolución de Egipto:

en Turquía, fue una revolución democrática la que frenó la influencia de los Dönmeh.

La influencia de los wahabitas salafistas en el nuevo gobierno de Libia también explica por qué Erdogán fue agudo al establecer relaciones con los rebeldes con sede en Benghazi para ayudar a suplantar la influencia de los wahabitas, los aliados naturales de sus enemigos, los Dönmeh (Ergenekon) de Turquía.

El deseo de Erdogán de aclarar el registro histórico restaurando la historia purgada por los kemalistas y los Dönmeh, le ha atraído acerbas declaraciones por parte del gobierno de Israel en cuanto a que él es un neo-otomanista que está absorto en la formación de una alianza con la Hermandad Musulmana en los países árabes.

Claramente, los Dönmeh y sus hermanos sionistas en Israel y en otras partes están preocupados por el revisionismo histórico en cuanto a los Dönmeh y los sionistas, incluido su papel en el genocidio armenio y asirio, y su negación del genocidio siendo expuesta.

En Egipto, que fue una vez un reino otomano, fue una revolución popular la que echó abajo lo que puede haber equivalido a los Dönmeh en cuanto al régimen de Mubarak.

La egipcia “Primavera Árabe” también explica por qué los israelíes fueron rápidos para matar a seis policías egipcios de frontera muy poco después de que nueve pasajeros turcos fueron asesinados a bordo del Mavi Marmara, algunos al estilo ejecución, por tropas israelíes.

La doctrina Dönmeh es abundante en referencias a los amalecitas del Antiguo Testamento, una tribu nómada que se ordenó que fuera atacada por los hebreos desde Egipto por el dios judío para hacer espacio para los seguidores de Moisés en la región Sur de Palestina.

En el bíblico Libro de los JuecesYahvé sin éxito ordena a Saúl:

“Ahora anda y golpea a Amalek y dedícate a la destrucción de todo lo que ellos tienen. No les salves la vida sino que mata tanto a hombres como mujeres, y niños, bueyes, y ovejas, camellos y burros”.

Los Dönmeh, cuya doctrina está también presente entre los hasídicos y otras sectas ortodoxas del judaísmo, parecen no tener ningún problema al sustituir a los armenios, asirios, turcos, kurdos, egipcios, iraquíes, libaneses, iraníes y palestinos, por los amalecitas al llevar a cabo sus asaltos militares y pogroms.

Con los gobiernos reformistas en Turquía y Egipto mucho más dispuestos a examinar el trasfondo de aquellos que han dividido al mundo islámico – Ataturk en Turquía y Mubarak en Egipto – los Saud están probablemente muy conscientes de que es sólo una cosa de tiempo antes de que sus vínculos con Israel, tanto modernos como históricos, sean totalmente expuestos.

Tiene sentido que los Saud hayan sido exitosos al diseñar un dudoso complot que involucraba a agentes del gobierno iraní tratando de asesinar al embajador Saudita ante Washington en un restaurante de Washington DC sin nombre.

El informe de Inteligencia iraquí podría haber estado refiriéndose a los sionistas y a los Dönmeh cuando declaraba:

“se esfuerza por… matar musulmanes, destruir y promover disturbios”.

De hecho, el informe de Inteligencia iraquí se estaba refiriendo a los wahabitas.

Con la nueva libertad en Turquía y Egipto para examinar sus pasados, hay más razón para que Israel y sus partidarios, así como para que los Saud supriman las verdaderas historias del Imperio otomano, la Turquía secular, los orígenes de Israel y la Casa Saud.

Con diversos actores que ahora andan buscando indirectamente la guerra con Irán, la verdadera historia de los Dönmeh y su influencia en los acontecimientos pasados y actuales en el Oriente Medio se hacen más importantes.

por Wayne Madsen
Octubre 2011

del Sitio Web Strategic-Culture

traducción de Editorial-Streicher
24 Mayo 2016

del Sitio Web Editorial-Streicher

 

Ruben Demirjian

Con Música del Indio Solari “EE.UU. SHOW BÉLICO PRIVADO”.


 

EEUU COMO REPTIL MUESTRA EL CULO Y TE DEPREDA

 

Publicado el 2 jul. 2017

Tipas y cronistas muy mal pagos y unos pelusas cuidando el jardín toda la gran oferta, de un fino anfitrión . Con Música del Indio Solari : ‘VINO MARIANI’

ARA San Juan: Piratas ingleses cipayos argentinos


Crónica Televisión

 

 

Minuto Uno: Programa 12/04/2018 (parte 1)

Preparan otra masacre impune para este viernes: Israel amenaza con matar a más palestinos si vuelven a protestar


 

Israel amenaza con matar a más palestinos si vuelven a protestar

El ministro de asuntos militares de Israel, Avigdor Lieberman, indicó que el ejército israelí responderá con puño de hierro a los manifestantes palestinos, para luego advertir de que aquellos que se aproximen a la frontera entre Gaza y los territorios ocupados de Palestina arriesgan sus vidas.

El ministro israelí de asuntos militares, Avigdor Lieberman, habla con comandantes del ejército.

En declaraciones formuladas el martes durante su visita a un asentamiento cercano a la frontera, el titular ultraderechista israelí dejó claro que las fuerzas de guerra del régimen de Israel no dejarán de dar “respuesta severa” a las marchas masivas de los palestinos en esta zona, según recoge la agencia estadounidense AP.

Israel mantiene una postura clara y no tiene previsto cambiarla, así que cualquier palestino que “se acerque a las zonas fronterizas arriesgará su vida”, amenazó Lieberman.

Estas afirmaciones se producen días después de que las fuerzas israelíes reprimieran el viernes de manera brutal las protestas del Día de la Tierra palestina o la Gran Marcha del Retorno en la Franja de Gaza, donde 18 palestinos perdieron la vida y otros 1400 resultaron heridos.

Los crímenes israelíes y el uso de municiones reales para dispersar a los palestinos levantaron críticas y condenas de todo el mundo, incluidas la Organización de las Naciones Unidas (ONU), y la Unión Europea (UE) que pidieron investigaciones independientes.

Los comentarios de Lieberman han planteado la posibilidad de más derramamiento de sangre de los palestinos este viernes, cuando se espera otra marcha de los palestinos para repudiar las brutalidades del régimen israelí.

Las autoridades israelíes señalan que los soldados estacionados en la mencionada zona tenían órdenes de atacar a quienes se acerquen a la frontera.

Entretanto, la oenegé pro derechos humanos Human Rights Watch (HRW) acusó el martes a Lieberman y a otros altos funcionarios israelíes de ordenar, de manera ilegal, el uso de fuego real contra los manifestantes palestinos que no representaban ninguna amenaza para los militares.

“El alto número de muertos y heridos fue la consecuencia previsible de otorgar libertad a los soldados para usar la fuerza letal” con impunidad, hecho que supone una “violación de las leyes internacionales”, lamentó la HRW.

Por su parte, Ismail Radwan, un alto responsable del Movimiento de Resistencia Islámica de Palestina (HAMAS), aseguró que los palestinos seguirán protestando pese a las amenazas de Lieberman.

Radwan puntualizó de igual modo que las palabras del ministro israelí deberían ser vistas como “evidencia de un crimen de guerra” que Israel cometió el viernes pasado en la Franja de Gaza.

Fuente: Hispan TV

“El reconocimiento del genocidio Armenio perpetrado por el Estado turco depende de la aprobación de Israel”.


 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Raymond Berberian en Rupen Berberian

HOY, CIEN AÑOS MÁS,
CIEN AÑOS MENOS
El genocidio de la familia armenia sobre sus raíces ancestrales con un saldo de más de un millón y medio de mártires, fue ideado y orquestado a la sombra de la Primera Guerra Mundial por los ministros del Estado turco (deunmé): judíos sefardí en colaboración de Alemania. Sobre aproximadamente cuatro millones que comprendía nuestra comunidad, cerca de medio millón de armenios sobrevivió al hambre y la sed. De 1915 a 1923, cerca de tres millones de seres humanos fueron masacrados sobre sus raíces ancestrales por turcos entre armenios, asirios y demás pueblos cristianos.
Yo pertenezco a la segunda generación y me asombra notar que los de mi edad e incluso las generaciones siguientes se hayan olvidado por completo quienes fueron los causantes de nuestra desgracia común. No sé en qué basan sus expectativas, sus esperanzas, sabiendo que el obstáculo mayor hacia un posible y formal reconocimiento del genocidio y sus crímenes de lesa humanidad perpetrados por el Estado turco depende, aunque parezca inverosímil, de la aprobación de Israel al reclamo armenio sobre sus derechos, sus bienes, sus tierras y su lógica indemnización.
No nos engañemos: Israel no respaldaría jamás a los armenios; no obstante reconocer que con ello comete una grave injusticia, lo mismo que su amado comodín: Los Estados Unidos y, España, con su cargo de consciencia por haberse desprendido de los Sabios de Sión. No lo harían; no sólo por su parentesco carnal con Turquía, sino porque entienden, a modo de refregarlo en las narices del mundo, que su shoah fue, es, y será, la mayor y única desgracia humana de la clase élite: Amantes de la Paz, dioses en la Tierra.
Nunca; e insisto: ¡nunca! El judaísmo tendió una mano a los armenios; ¡jamás! Y si lo hayan hecho, que yo ignore, habría tenido un costo leonino. Fueron los armenios quienes socorrieron judíos durante el régimen Nazi y ellos lo saben. Poseen un museo donde se expone los nombres y retratos de los judíos que fueron salvados. No así, de las familias protagonistas armenias.
¿Ingratitud? No; simplemente usura intelectual internacional.
No es de olvidar que muchos de los sobrevivientes del genocidio fueron rescatados, socorridos y tratados como hermanos por sirios, libaneses, iraquíes, palestino y otros pueblos de la región. Mis padres, huérfanos de Diyarbekir, Antigua Dikranaguerte, como tantos otros de Cilicia (Guiliquia) Antiguo Reino de Armenia, encontraron refugio en Alepo, Siria.
Yo no entiendo, ni lo concibo que importantes organizaciones y cerebros de nuestra comunidad en la diáspora lisonjean con los herederos de quienes fueron los causantes de nuestra adversidad, sin contemplar su carnicería humana en los territorios palestinos.
Tal vez yo esté equivocado, no entienda nada de la hipocresía internacional con que, para seducir a una víbora consista en silbar en su idioma. Para mí; un pueblo capaz de arrancarles los ojos a unos niños, es peor que las bestias… Son ejemplos de un salvajismo extremo e impío que debería ser señalado al mundo como una falla de una mentalidad endemoniada.
El burro tropieza una sola vez con la misma piedra y nosotros, los armenios de la diáspora diseminados por el mundo, seguimos cometiendo el mismo error: confiar en la bendición de la Serpiente del Edén.
Respetuosamente raymond_berberian14@yahoo.com.ar

LA HISTORIA NO MIENTE- RUPEN BERBERIAN/RUBEN DEMIRJIAN


Ruben Demirjian

EL HERMANO ARMENIO.

NOS ENSEÑA ·”EL HOMBRE DE LA BOLSA·”

No se confundan, el shoah no fue el mayor genocidio de todas las épocas. Fue uno de tantos


Raymond Berberian en Rupen Berberian

EL ABISMO
Genocidios los hubo en el mundo entero. Se recuerdan aquellos de las hordas salvajes de los otomanos mongoloides de Asía Central con sus pretensiones de llegar a Roma. Siguen presentes; hechas cicatrices; lo acontecido en Norte y Sudamérica contra los pueblos originarios amerindios. Genocidios los hubo y los hay en África. Apenas cien años atrás, el Estado turco perpetró uno de los más horrendos y despiadados genocidios contra la población armenia, la asiria-babilónica y demás pueblos originarios de la región sobre sus raíces ancestrales.
Genocidios ocurren hoy día a espaldas del mundo moderno y civilizado occidental del Imperio usurero sionista yanqui, en Palestina, Siria e Iraq, nada menos que por quienes exhibieron llorando su parodia de desgraciados sobre los escenarios mundiales durante cinco mil años y, para colmo, nos la hicieron tragar. Aquello de los Nazis, fue el que acaparó la atención, fue el más difundido, el más publicitado y filmado nada menos que por Holly-Wood; más allá de haberle sacado una buena y lógica tajada por cada lágrima vertida durante su actuación en la ONU. Porque las desgracias para algunos, son negocios productivos para otros. Bien sabemos que las noticias son propagandas comerciales, quien paga más, difunde más y a su antojo…
No se confundan, el shoah no fue el mayor genocidio de todas las épocas. Fue uno de tantos… En realidad ningún genocidio es peor que otro, sólo cambian los estilos y la mano de obra barata y mueren seres humanos.
Acabo de escuchar a un rabino decir, desde Israel, que los judíos conforman una comunidad religiosa, que los palestinos no son enemigos de los judíos, que él es norteamericano, nacido en los EEUU de padres polacos y, que de ningún modo sería aceptable, para él, Jerusalén como capital de un Estado judío, tal como apunta Donald Trump;(el Murciélago de la Paz); presidente sionista de EEUU.
También entre los soldaditos “intocables” de Israel, existen quienes piensan que una cicatriz es por donde se escapa la luz. Desde ya sería imposible para el Imperio sionista internacional coincidir con ese razonamiento extremadamente humano y sensato, después de tantos esfuerzos y suculentos resultados obtenidos.
Todos sabemos que Israel como nación fue obsequiada al “judío errante” por los evangelistas, los evangélicos y los masones sionistas británicos, no porque esas tierras: palestinas, “supuestamente desocupadas”, les pertenecía históricamente por ley celestial, según dicta el Libro “consagrado sagrado”. Que yo sepa, salvo el muro de los lamentos, Israel, si que existió en el pasado, no le brindó ninguna reliquia histórica a la humanidad; ¡nada! No existe nada que certifique su dominio como pueblo culto sobre las tierras de Canaán, ni siquiera en Egipto, en el Sinaí o Babilonia, donde dicen haber estado de esclavos.
Por el contrario nosotros, los armenios, nuestra historia antigua está a la vista. Nuestros reyes mandaron sobre tres mares. Todo nuestro suelo ancestral esta plagado de obras y monumentos que certifican con más justicia y razón nuestros reclamos ante el Mundo.
Ningún presidente norteamericano, bien amaestrado, encajado en su sillón presidencial por el sionismo, se atrevió mencionar la palabra “Genocidio” en sus discursos, refiriéndose a lo ocurrido al pueblo armenio en manos de los turcos sobre sus tierras ancestrales. El negacionismo turco tiene su valor en coimas. Israel misma niega la existencia del Genocidio contra el pueblo armenio, a fin de congraciarse con Turquía y seguir monopolizando su Shoah.
Una farsa bien elaborada, que permanece vigente cinco mil años, a la larga y por cansancio, simula tener cierta veracidad. Lo verídico e incuestionable, incluso reconocido por la Biblia “judía”, menciona al Sagrado Monte Ararat como que pertenece a Armenia y a su pueblo milenario, aunque esté “momentáneamente” usurpado por el Estado turco junto a las provincias linderas originarias.
Palestina Existe, existió y existirá, no fue un invento; una donación al “palestino errante” por los magnates del golfo. Es tierra de Canaán. Todas las modificaciones y trasformación que ocurran sobre su suelo: Llámese “Israel” EEUU, o lo que fuere, en nada modifica, en su esencia, la Tierra Santa de Palestina.
Tanto Israel como Turquía son invasores y por ende, intrusos. Francia se había apropiado de Argelia y tuvo que ceder a la razón. Lo mismo, tarde o temprano, habrá de acontecer tanto con Turquía como con Palestina.
Hoy el Estado judío acaba de cometer otro genocidio, más allá del palestino, no le alcanza bombardear la franja de Gaza, matar las ovejas de los pastores palestinos, arrancar los milenarios olivares, asesinar a los pescadores, envenenar los cultivos; sino contra toda la cristiandad: La Basílica del Santo Sepulcro ha sido obligada por orden de las autoridades israelí a cerrar sus puertas por primera vez en su historia. En las demás iglesias y conventos hubo atentados y escrituras irrespetuosas contra sus puertas y fachadas… ¿Por qué? ¿Acaso el turismo cristiano mundial escatima sus divisas al visitar Tierra Santa?
Y yo se lo diré: El resentimiento, llámese odio residual generacional, remonta a cuando Jesús se separó del judaísmo, su alejamiento fue considerado por los rabinos una ofensa a sus leyes morales, incluso lo mandaron a matar. Su odio es doctrinario, en cuanto a los “no judíos”, su odio es racismo talmudense; en otras palabras: sionismo nazi.
No se conformaron con ello, fueron ideando parásitos con tal de debilitar y confundir al cristianismo. Aparecieron los masones, los testigos de Jehová, las diferentes sectas, los predicadores evangelistas y de los otros, los anglicanos sionistas etc.etc. Y ahora se dan el lujo de cerrar las puertas del Santo Sepulcro tal como impedir a los fieles musulmanes asomarse a las explanadas de Al Aqsa. Imagínese; tan sólo 

 

El enorme fallo sobre el caso Nisman como pieza de ficción política


 

Los cuentos de su señoría
El informático Lagomarsino quedó acusado de ser parte de una conspiración internacional no identificada, junto a asesinos no identificados, que entraron mágicamente al departamento del fiscal y lo golpearon sin dejar el menor rastro. La evidente intención de culpar al “populismo” y, si se puede, a Venezuela.

¿Quienes fueron los autores del supuesto homicidio de Alberto Nisman, uno que habría disparado y otro que lo acompañaba? Desconocidos, no se los pudo identificar. ¿La forma en la que entraron al edificio Le Parc? Desconocida. ¿El método con el que entraron al departamento del fiscal? No se sabe. ¿La forma en la que salieron del baño, sin dejar ni una pisada, sin que hubiera una mancha de sangre? Se ignora. ¿El método con el que salieron del departamento dejando trabas del lado de adentro en la puerta principal y en la de servicio? Tampoco se sabe. ¿La forma en la que salieron del edificio sin cruzarse con nadie, sin que nadie los viera, sin que los capte ninguna de las cien cámaras que sí funcionaban? No hay ni siquiera una hipótesis.

Las 656 páginas del juez federal Julián Ercolini sobre la muerte de Alberto Nisman no aportan ni una prueba ni una evidencia de lo que ocurrió. Lo único que queda en pie son interrogantes y preguntas para las que ni el magistrado ni el fiscal Eduardo Taiano tiene respuesta alguna.

1 Diego Lagomarsino fue procesado como cómplice del supuesto homicidio.¿Cómplice de quién? No se sabe. El juez dice que el informático fue parte de un plan criminal, que integró una especie de organización con los supuestos homicidas “que no han podido ser identificados”. En el texto del juez no hay ni siquiera una teoría sobre los asesinos. Y lo más llamativo es que no menciona contactos de Lagomarsino, ni llamadas ni whatsapp con los que podrían ser sus colegas de banda. No hay un testigo que mencione que lo vio en una reunión rara, sospechosa. ¿Lagomarsino era parte de un servicio de inteligencia? El juez no lo afirma para nada. No encuentra ni un vínculo.

2 ¿Cuál fue el móvil del supuesto crimen? Según dicen los teóricos, si un homicidio se produce delante de diez testigos o si hay una filmación, el móvil no tiene la menor importancia: está claro quién fue. Pero si un homicidio tiene un autor dudoso o desconocido, el móvil pasa a tener mucha importancia. Hay que determinar la relación entre el homicida y la víctima. El móvil llena los huecos de una descripción incompleta, afirma la teoría. En las 656 páginas de Ercolini no hay móvil alguno. ¿Por qué Lagomarsino habría de participar del asesinato de Nisman? ¿Porque Nisman denunció a Cristina por el Memorándum? Está claro que no era kirchnerista. Basta mirar sus posteos anti-K en Facebook muchísimo antes de la muerte del fiscal y muchísimo antes de que Nisman pegara la voltereta de estar muy cerca del gobierno de Néstor y Cristina para pasar a  denunciar al mismo gobierno que antes elogiaba. ¿Participó del crimen porque era parte de una organización o servicio de inteligencia? No hay una sola prueba del juez en ese sentido. Ni en ningún sentido. Y eso que la investigación está en la justicia federal desde hace 15 meses y, si se suma toda la pesquisa anterior, ya pasaron casi tres años sin que apareciera evidencia alguna de un móvil. De esos tres años, dos fueron bajo administración macrista que se desespera por encontrar alguna prueba que involucre al gobierno anterior.

3 ¿Por qué Lagomarsino aportó su arma? La participación que el magistrado le imputa al informático es haber aportado la pistola, sabiendo que se iba a usar para matar a Nisman. Pero el dato relevante es que se trata de una Bersa que estaba inscripta en el Registro a nombre de Lagomarsino. O sea que entregó el arma inmolándose. En minutos se sabría que estaba a nombre suyo. No tiene el menor sentido ni explicación. Ercolini dice que se necesitaba un arma “amiga” para simular un suicidio, pero si la pistola hubiera sido de origen desconocido, nada cambiaba la situación: se diría que tal vez Nisman compró el arma muchos años antes. Basta mirar la Bersa para ver que se trata de una pistola viejísima. En cualquier caso, nuevamente el juez hace especulaciones y no explica por qué Lagomarsino habría puesto el cuerpo, inmolándose, en el supuesto plan criminal. No hay otro ejemplo igual en el mundo de alguien que deja una pistola a su nombre en un homicidio de repercusión nacional e internacional.

4 ¿Nisman no pidió el arma? El fiscal y el juez sostienen que es inverosímil que Nisman le haya pedido el arma a Lagomarsino. En primer lugar, desconocen un hecho probado: las llamadas, ese sábado, fueron siempre de Nisman a Lagomarsino. Fueron varias llamadas, reiteradas, porque en dos oportunidades el informático no atendió. Exhiben insistencia de Nisman, no voluntad de contacto de Lagomarsino. Pero, además, el custodio Rubén Benítez contó que también a él Nisman le pidió un arma, exactamente con el mismo argumento: que era para defender a sus hijas, que la custodia podía ser interceptada. El magistrado dictamina que no le cree a Benítez, que se contradice en sus versiones y sugiere que él y Lagomarsino fueron parte de un mismo plan. Sin embargo, no hay una sola llamada entre ellos, no hay testigos ni siquiera de un encuentro entre custodio e informático. Ercolini supone que fueron cómplices, no presenta una sola prueba.

5 Simular un suicidio. Ese es el centro de las 656 páginas del fallo de Ercolini. Según él, los homicidas, hicieron todo para armar la escena de un suicidio. Sin embargo, no explica lo más elemental ¿por qué el arma aparece en el hombro de Nisman? ¿por qué no se lo pusieron en la mano o cerca de la mano? No hay mejor indicio de un suicidio que el arma en la mano o al lado.

6 La mecánica. La Gendarmería, fuerza que depende del gobierno de Mauricio Macri y específicamente de Patricia Bullrich, dictaminó que a Nisman le dieron una tremenda paliza, le fracturaron la nariz, casi le partieron el labio, le pegaron en el hígado y en una pierna. Recién después le dieron ketamina, no se sabe cuánto ni cómo, porque no tiene rastros de ninguna inyección. Frente a este diagnóstico disparatado de una fuerza que no tiene la menor experiencia en autopsias, el Cuerpo Médico Forense, que no dependía de Cristina sino de la Corte Suprema, dijo que Nisman no tenía golpes y sólo registraba pequeñas cantidades de clonazepan. Los forenses, con miles de autopsias a sus espaldas, dijeron además de que no hay evidencia científica de accionar homicida ¿Cuál hubiera sido la lógica? Que el juez convocara a todos los profesionales de uno y otro lado, para que abrieran un debate delante de él. Ercolini esquivó esa alternativa. Como la coalición política-mediática-judicial quería apuntar, sí o sí, contra el gobierno anterior, se imponía dictaminar homicidio. Y eso se hizo, en contra de la ciencia.

7 La escena, parte II. Nisman murió de un único disparo en la sien (el lugar habitual de los suicidas), con el arma apoyada. En todo el departamento no hay rastros de pelea, pese a que para el juez y la Gendarmería recibió una tremenda paliza: no se rompió nada, el departamento estaba igual que el día anterior, según testimonió la madre del fiscal. Nisman terminó con la cabeza contra la puerta del baño, lo que impedía abrirla. Nada explica el magistrado sobre cómo se armó esa escena, cómo hicieron los dos supuestos homicidas para pegarle el tiro y salir dejando la cabeza apoyada contra la puerta y sin que hubiera ni una pisada ni se manchara la alfombra del pasillo. Nuevamente, los peritos de la Policía Federal dictaminaron que no había ninguna persona dentro del baño en el momento del disparo, mientras que la Gendarmería sostuvo que hubo dos personas, una sosteniendo a Nisman y la otra disparándole. En lugar de reunir a todos y obligar a un debate, Ercolini simplemente tomó la versión hecha a medida del comité de Cambiemos con sede en Comodoro Py.

8 El complot más grande del mundo. ¿Qué es lo que demuestra que a Nisman lo mataron? Que hubo un complot que se concretó en la desprotección del fiscal. Por ejemplo, la seguridad privada del edificio Le Parc tenía enormes baches: ni se anotaban como correspondía las entradas y salidas ni funcionaban todas las cámaras. Ese estado de cosas no fue producto de la dejadez, de la mala administración o incluso de la voluntad de algunos de los que viven en las torres para que no queden registradas las visitas, tal vez, de amores clandestinos. No, esa situación fue parte del complot. Otra parte del plan fue la presencia de un prefecto, afuera de Le Parc, vigilando. Y también de agentes de inteligencia de la Prefectura, a los que les dicen pasteros, que realizaban rondas. Otra parte del plan fue la ineficiencia de la custodia de la Federal que, como está probado, dirigía el propio Nisman de manera despótica: los usaba de cadetes para que le vayan a comprar comida o a entregar sobres. Más allá de eso, en ninguna parte se aporta una prueba de la relación real, concreta, de todo eso con la muerte del fiscal. El punto culminante del disparate fue la sugerencia de que un puesto de diarios era parte del operativo de espionaje que rodeó el supuesto homicidio. Ercolini dedicó páginas a señalar que el quiosquero era raro, que no vendía diarios, que cerró poco después, que no tenía permiso. En conclusión, que era un espía. El que arruinó todo fue el propio quiosquero que se presentó a declarar. Alfredo Juan Zabaleta le dijo al fiscal Taiano que puso el puesto en 2009, cinco años antes de que Nisman se mudara a Puerto Madero y seis antes de la denuncia del fiscal por el Memorándum. Eso lo saca de la cancha como servicio de inteligencia destinado al plan de vigilancia de Nisman: es que ninguna agencia de espionaje podía prever que el fiscal se separara de su pareja, la jueza Sandra Arroyo Salgado, con la que convivía en Pilar y que se fuera a vivir a Le Parc. Además, en su declaración, Zabaleta dejó entrever que cerró el puesto porque no pagó o se atrasó en el pago a los distribuidores de diarios y le cortaron la provisión. Entonces empezó a pedirle ejemplares a sus colegas, hasta que se fundió. Hoy trabaja en un ministerio, contratado por la administración Macri. La historia del quiosquero-espía exhibe la debilidad de las pruebas que, si se las mira un poco de cerca, no son pruebas.

9 Sin salida. El fallo de Ercolini deja el caso en un callejón sin salida. Es que el juez le hace la venia a los intereses políticos nacionales e internacionales cuyo objetivo es adjudicarle responsabilidad al gobierno “populista” anterior, instalar la idea de una autoría iraní o venezolana o de agentes de inteligencia vinculados al kirchnerismo. Y en ese marco, Lagomarsino es acusado de cómplice de personas que no se pueden encontrar ni identificar. Es que hay un problema: no existen. O por lo menos Ercolini no aporta ni una prueba sobre su existencia.

raulkollmann@hotmail.com

https://www.pagina12.com.ar/86197-los-cuentos-de-su-senoria