El enorme fallo sobre el caso Nisman como pieza de ficción política


 

Los cuentos de su señoría
El informático Lagomarsino quedó acusado de ser parte de una conspiración internacional no identificada, junto a asesinos no identificados, que entraron mágicamente al departamento del fiscal y lo golpearon sin dejar el menor rastro. La evidente intención de culpar al “populismo” y, si se puede, a Venezuela.

¿Quienes fueron los autores del supuesto homicidio de Alberto Nisman, uno que habría disparado y otro que lo acompañaba? Desconocidos, no se los pudo identificar. ¿La forma en la que entraron al edificio Le Parc? Desconocida. ¿El método con el que entraron al departamento del fiscal? No se sabe. ¿La forma en la que salieron del baño, sin dejar ni una pisada, sin que hubiera una mancha de sangre? Se ignora. ¿El método con el que salieron del departamento dejando trabas del lado de adentro en la puerta principal y en la de servicio? Tampoco se sabe. ¿La forma en la que salieron del edificio sin cruzarse con nadie, sin que nadie los viera, sin que los capte ninguna de las cien cámaras que sí funcionaban? No hay ni siquiera una hipótesis.

Las 656 páginas del juez federal Julián Ercolini sobre la muerte de Alberto Nisman no aportan ni una prueba ni una evidencia de lo que ocurrió. Lo único que queda en pie son interrogantes y preguntas para las que ni el magistrado ni el fiscal Eduardo Taiano tiene respuesta alguna.

1 Diego Lagomarsino fue procesado como cómplice del supuesto homicidio.¿Cómplice de quién? No se sabe. El juez dice que el informático fue parte de un plan criminal, que integró una especie de organización con los supuestos homicidas “que no han podido ser identificados”. En el texto del juez no hay ni siquiera una teoría sobre los asesinos. Y lo más llamativo es que no menciona contactos de Lagomarsino, ni llamadas ni whatsapp con los que podrían ser sus colegas de banda. No hay un testigo que mencione que lo vio en una reunión rara, sospechosa. ¿Lagomarsino era parte de un servicio de inteligencia? El juez no lo afirma para nada. No encuentra ni un vínculo.

2 ¿Cuál fue el móvil del supuesto crimen? Según dicen los teóricos, si un homicidio se produce delante de diez testigos o si hay una filmación, el móvil no tiene la menor importancia: está claro quién fue. Pero si un homicidio tiene un autor dudoso o desconocido, el móvil pasa a tener mucha importancia. Hay que determinar la relación entre el homicida y la víctima. El móvil llena los huecos de una descripción incompleta, afirma la teoría. En las 656 páginas de Ercolini no hay móvil alguno. ¿Por qué Lagomarsino habría de participar del asesinato de Nisman? ¿Porque Nisman denunció a Cristina por el Memorándum? Está claro que no era kirchnerista. Basta mirar sus posteos anti-K en Facebook muchísimo antes de la muerte del fiscal y muchísimo antes de que Nisman pegara la voltereta de estar muy cerca del gobierno de Néstor y Cristina para pasar a  denunciar al mismo gobierno que antes elogiaba. ¿Participó del crimen porque era parte de una organización o servicio de inteligencia? No hay una sola prueba del juez en ese sentido. Ni en ningún sentido. Y eso que la investigación está en la justicia federal desde hace 15 meses y, si se suma toda la pesquisa anterior, ya pasaron casi tres años sin que apareciera evidencia alguna de un móvil. De esos tres años, dos fueron bajo administración macrista que se desespera por encontrar alguna prueba que involucre al gobierno anterior.

3 ¿Por qué Lagomarsino aportó su arma? La participación que el magistrado le imputa al informático es haber aportado la pistola, sabiendo que se iba a usar para matar a Nisman. Pero el dato relevante es que se trata de una Bersa que estaba inscripta en el Registro a nombre de Lagomarsino. O sea que entregó el arma inmolándose. En minutos se sabría que estaba a nombre suyo. No tiene el menor sentido ni explicación. Ercolini dice que se necesitaba un arma “amiga” para simular un suicidio, pero si la pistola hubiera sido de origen desconocido, nada cambiaba la situación: se diría que tal vez Nisman compró el arma muchos años antes. Basta mirar la Bersa para ver que se trata de una pistola viejísima. En cualquier caso, nuevamente el juez hace especulaciones y no explica por qué Lagomarsino habría puesto el cuerpo, inmolándose, en el supuesto plan criminal. No hay otro ejemplo igual en el mundo de alguien que deja una pistola a su nombre en un homicidio de repercusión nacional e internacional.

4 ¿Nisman no pidió el arma? El fiscal y el juez sostienen que es inverosímil que Nisman le haya pedido el arma a Lagomarsino. En primer lugar, desconocen un hecho probado: las llamadas, ese sábado, fueron siempre de Nisman a Lagomarsino. Fueron varias llamadas, reiteradas, porque en dos oportunidades el informático no atendió. Exhiben insistencia de Nisman, no voluntad de contacto de Lagomarsino. Pero, además, el custodio Rubén Benítez contó que también a él Nisman le pidió un arma, exactamente con el mismo argumento: que era para defender a sus hijas, que la custodia podía ser interceptada. El magistrado dictamina que no le cree a Benítez, que se contradice en sus versiones y sugiere que él y Lagomarsino fueron parte de un mismo plan. Sin embargo, no hay una sola llamada entre ellos, no hay testigos ni siquiera de un encuentro entre custodio e informático. Ercolini supone que fueron cómplices, no presenta una sola prueba.

5 Simular un suicidio. Ese es el centro de las 656 páginas del fallo de Ercolini. Según él, los homicidas, hicieron todo para armar la escena de un suicidio. Sin embargo, no explica lo más elemental ¿por qué el arma aparece en el hombro de Nisman? ¿por qué no se lo pusieron en la mano o cerca de la mano? No hay mejor indicio de un suicidio que el arma en la mano o al lado.

6 La mecánica. La Gendarmería, fuerza que depende del gobierno de Mauricio Macri y específicamente de Patricia Bullrich, dictaminó que a Nisman le dieron una tremenda paliza, le fracturaron la nariz, casi le partieron el labio, le pegaron en el hígado y en una pierna. Recién después le dieron ketamina, no se sabe cuánto ni cómo, porque no tiene rastros de ninguna inyección. Frente a este diagnóstico disparatado de una fuerza que no tiene la menor experiencia en autopsias, el Cuerpo Médico Forense, que no dependía de Cristina sino de la Corte Suprema, dijo que Nisman no tenía golpes y sólo registraba pequeñas cantidades de clonazepan. Los forenses, con miles de autopsias a sus espaldas, dijeron además de que no hay evidencia científica de accionar homicida ¿Cuál hubiera sido la lógica? Que el juez convocara a todos los profesionales de uno y otro lado, para que abrieran un debate delante de él. Ercolini esquivó esa alternativa. Como la coalición política-mediática-judicial quería apuntar, sí o sí, contra el gobierno anterior, se imponía dictaminar homicidio. Y eso se hizo, en contra de la ciencia.

7 La escena, parte II. Nisman murió de un único disparo en la sien (el lugar habitual de los suicidas), con el arma apoyada. En todo el departamento no hay rastros de pelea, pese a que para el juez y la Gendarmería recibió una tremenda paliza: no se rompió nada, el departamento estaba igual que el día anterior, según testimonió la madre del fiscal. Nisman terminó con la cabeza contra la puerta del baño, lo que impedía abrirla. Nada explica el magistrado sobre cómo se armó esa escena, cómo hicieron los dos supuestos homicidas para pegarle el tiro y salir dejando la cabeza apoyada contra la puerta y sin que hubiera ni una pisada ni se manchara la alfombra del pasillo. Nuevamente, los peritos de la Policía Federal dictaminaron que no había ninguna persona dentro del baño en el momento del disparo, mientras que la Gendarmería sostuvo que hubo dos personas, una sosteniendo a Nisman y la otra disparándole. En lugar de reunir a todos y obligar a un debate, Ercolini simplemente tomó la versión hecha a medida del comité de Cambiemos con sede en Comodoro Py.

8 El complot más grande del mundo. ¿Qué es lo que demuestra que a Nisman lo mataron? Que hubo un complot que se concretó en la desprotección del fiscal. Por ejemplo, la seguridad privada del edificio Le Parc tenía enormes baches: ni se anotaban como correspondía las entradas y salidas ni funcionaban todas las cámaras. Ese estado de cosas no fue producto de la dejadez, de la mala administración o incluso de la voluntad de algunos de los que viven en las torres para que no queden registradas las visitas, tal vez, de amores clandestinos. No, esa situación fue parte del complot. Otra parte del plan fue la presencia de un prefecto, afuera de Le Parc, vigilando. Y también de agentes de inteligencia de la Prefectura, a los que les dicen pasteros, que realizaban rondas. Otra parte del plan fue la ineficiencia de la custodia de la Federal que, como está probado, dirigía el propio Nisman de manera despótica: los usaba de cadetes para que le vayan a comprar comida o a entregar sobres. Más allá de eso, en ninguna parte se aporta una prueba de la relación real, concreta, de todo eso con la muerte del fiscal. El punto culminante del disparate fue la sugerencia de que un puesto de diarios era parte del operativo de espionaje que rodeó el supuesto homicidio. Ercolini dedicó páginas a señalar que el quiosquero era raro, que no vendía diarios, que cerró poco después, que no tenía permiso. En conclusión, que era un espía. El que arruinó todo fue el propio quiosquero que se presentó a declarar. Alfredo Juan Zabaleta le dijo al fiscal Taiano que puso el puesto en 2009, cinco años antes de que Nisman se mudara a Puerto Madero y seis antes de la denuncia del fiscal por el Memorándum. Eso lo saca de la cancha como servicio de inteligencia destinado al plan de vigilancia de Nisman: es que ninguna agencia de espionaje podía prever que el fiscal se separara de su pareja, la jueza Sandra Arroyo Salgado, con la que convivía en Pilar y que se fuera a vivir a Le Parc. Además, en su declaración, Zabaleta dejó entrever que cerró el puesto porque no pagó o se atrasó en el pago a los distribuidores de diarios y le cortaron la provisión. Entonces empezó a pedirle ejemplares a sus colegas, hasta que se fundió. Hoy trabaja en un ministerio, contratado por la administración Macri. La historia del quiosquero-espía exhibe la debilidad de las pruebas que, si se las mira un poco de cerca, no son pruebas.

9 Sin salida. El fallo de Ercolini deja el caso en un callejón sin salida. Es que el juez le hace la venia a los intereses políticos nacionales e internacionales cuyo objetivo es adjudicarle responsabilidad al gobierno “populista” anterior, instalar la idea de una autoría iraní o venezolana o de agentes de inteligencia vinculados al kirchnerismo. Y en ese marco, Lagomarsino es acusado de cómplice de personas que no se pueden encontrar ni identificar. Es que hay un problema: no existen. O por lo menos Ercolini no aporta ni una prueba sobre su existencia.

raulkollmann@hotmail.com

https://www.pagina12.com.ar/86197-los-cuentos-de-su-senoria

Anuncios

Operativo Miedo


 

El Gobierno buscó instalar el miedo de ser gaseado, golpeado, arrestado o allanado. Varios manifestantes terminaron sin un ojo. Cómo fueron las maniobras de pinzas para apresar docentes y militantes sociales. Conjeturas sobre el origen de las piedras.

Los argentinos con algo de suerte empezarán el 2018 con el pie derecho. No es el caso del profesor Daniel Sandoval. El 2 de enero lo van a operar de un ojo. Ya perdió la visión. La intervención quirúrgica será para que, además, no pierda el globo ocular. Sandoval enseña Química en una escuela de Villa Soldati. El lunes fue al Congreso y terminó con 15 balazos de goma en el cuerpo. Cinco de ellos en la cabeza. Fue una de las víctimas del verdadero Operativo Miedo montado por el Gobierno nacional para instalar el terror o el temor. Miedo de ser golpeado. De ir preso y quedar procesado. Miedo de sufrir un allanamiento de madrugada.

Tal como se informa aparte, el profesor de Química Sandoval fue uno de los blancos de la Operación. Con 34 años cumplidos, egresado del Instituto Joaquín V. González, el lunes 18 de diciembre se le ocurrió ir a una manifestación contra la poda en las jubilaciones. Llevó consigo un líquido peligroso: tereré.

Maestros y profesores no solo fueron gaseados y baleados. Las policías requisaron sus micros como si fueran barrabravas.

Francisco Escobar es profesor de Historia. El lunes era responsable de un micro que iba a Congreso cargado de docentes. La caravana estaba formada por once micros. Contó que les habían recomendado ir todos sentados porque la Bonaerense estaba haciendo retenes. Cuando andaban por Avellaneda, cerca del Puente Pueyrredón, los pararon. Subieron tres policías. Francisco reconoció a uno. Un chico.

–Pibe, ¿qué haces?

El profesor relató a este diario que el policía “se puso colorado hasta la punta del último pelo”.

–Somos docentes. Y yo soy el profe Escobar, ¿te acordás? Vos fuiste alumno mío.

El muchacho no le respondió. Bajó rápido del colectivo con sus dos acompañantes y los dejó ir.

“Había sido alumno mío, pero no sé si en la Escuela Normal Antonio Mentruyt de Lomas de Zamora o en la 378 de Banfield Este, cerca del límite con Lanús”, contó el profesor. “Para vivir doy clase en tantas escuelas que a veces ni me acuerdo de dónde es cada alumno.” Escobar terminó la escuela secundaria y se fue a vender café a la feria de La Salada. Quiso estudiar Ciencia Política pero no le daba el tiempo. Después de La Salada trabajó en una fábrica textil gracias a un amigo, Emanuel Ríos, dirigente del Suteba, el Sindicato Único de Trabajadores de la Educación de Buenos Aires.

“En el fondo me dio pena el pibe policía”, dijo. “Se sonrojó y se fue a los saltitos.”

El micro paró en la Nueve de Julio y Belgrano y los docentes caminaron hacia el Congreso. “Estaba raro todo. Parecía una pelea entre agrupaciones, pero peleas ficticias. Somos todos profes, docentes. Las compañeras se asustaban. Cada pelea formaba una estampida y la gente corría y se empujaba. Para muchos era la primera marcha. Una chica, pobre, se puso a un costadito, llorando. Pensó que venían a tirarnos tiros. Un compañero nuestro, Guillermo Ayala, que se quedó ayudando a una alumna del Profesorado 103, fue detenido.”

Historia Antigua en primer año. Latinoamericana en segundo. Argentina del siglo XIX en tercero. En quinto, Historia Mundial Contemporánea. En sexto, Historia argentina de los últimos años. Esos son los cursos que da Escobar, de 38 años y 12 de docente. Con las marchas de diciembre de 2017 y el chico policía ganó una historia más para la Historia. Pero él, como otros profesores y maestros, quedó con una obsesión: ¿qué pasó de verdad en la calle?

Los hechos

Decenas de relatos obtenidos por PáginaI12 entre participantes de las manifestaciones, sobre todo de la última, permitieron sacar conclusiones y diseñar conjeturas. La tarea recién se inicia. Serán bienvenidos relatos precisos de lectores y lectoras, y naturalmente videos con indicación de día, hora y lugar. Entretanto, aquí van los puntos para un primer examen:

  • Las entidades más importantes, como los gremios docentes, las organizaciones sociales con referencia en la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular, las dos vertientes de la Central de Trabajadores Argentinos o los sindicatos de la CGT, terminaron cerca de las vallas levantadas por la Policía de la Ciudad. Pero no estuvieron solas en la zona.
  • El sitio fue ocupado por manifestantes que muy pronto se pusieron violentos. Forcejearon con las fuerzas de seguridad para tumbar las vallas o arrojaron piedras y cascotes.
  • La identidad de esos grupos todavía no fue esclarecida. “No sabemos si son imbéciles que arruinan los actos masivos o miembros de servicios de inteligencia infiltrados como en la segunda marcha por Santiago Maldonado”, dijo uno de los presentes. Otro ofreció una visión distinta: “Había pequeños grupitos anarquistas o trotskistas que creen en la acción violenta directa, hubo algunos que se desprendieron de las columnas grandes. También llegaron a formar parte de los que tiraban piedras chicos de los barrios que fueron sueltos o con amigos a buscar bardo o a descargar la bronca”.
  • Hubo dos etapas en la actitud de las fuerzas de seguridad. En la primera la Policía de la Ciudad aguantó los piedrazos y cuando repelió la agresión lo hizo con agua de presión baja y postas de goma que molestaban pero no dañaban. En un segundo momento o apareció otro cuerpo de la policía porteña o empezó a funcionar la Policía Federal de manera feroz. Puede ser que hayan sucedido ambas cosas a la vez. Aumentó la presión de los chorros de agua. Aumentó la potencia de las balas de goma. Motos de los grupos de élite de la Federal embistieron atropellando.
  • Es incierto el origen de una parte de los gases. Algunos manifestantes dicen haber visto que venían de arriba, como disparados desde edificios. Otros afirman haber detectado granadas especiales, que explotan con una fuerza mayor que un cartucho normal de gas lacrimógeno.
  • El grueso de los detenidos no salió de los grupos violentos, fuesen profesionales o aficionados, anarquistas o embroncados. Las fuerzas de seguridad lograron su botín de arrestados recién luego de avanzar desde las vallas rumbo a Plaza de Mayo o a las calles laterales. Lo hicieron en forma de cacería, buscando atrapar más bien a los sueltos o a los que se habían quedado ayudando a otros. Es el caso de Sandoval. También el de Ayala. O el de Eva Luna, la chica de 26 años que narró lo que ayer publicó PáginaI12. “Yegua, ahora vas a ver lo que es el rigor”, le dijo un policía mientras la tiraba al piso, le pisaba las dos piernas y le doblaba los brazos para precintarla como a una encomienda.
  • Por simple ejercicio previo, los que tiran piedras se escapan más rápido. Así fue. El resto fue carne de arresto.
  • En el discurso oficial, los militantes de organizaciones sociales y sindicales y los manifestantes políticos sin máscaras ni cascotes quedaron mezclados con los de máscara y cascote. Todos son los que cometieron “un atentado”, según dijo Mauricio Macri. O los que no deberían ser liberados, de acuerdo con la recomendación del fiscal Germán Moldes.

Pinzas

Los manifestantes quedaron en medio de una maniobra de pinzas de las fuerzas de seguridad. A las cuatro de la tarde gases y escaramuzas llegaron hasta lejos del Congreso, en el monumento al Quijote de Nueve de Julio e Hipólito Yrigoyen donde dos horas antes la mayor molestia para las columnas sindicales de bancarios, obreros de la alimentación y encargados de edificios eran el sol blanco y los 33 grados de temperatura.

La maniobra de pinzas terminó siendo política. Pareció invertirse la carga de la prueba. Como si las organizaciones que manifestaron contra el recorte a trabajadores en actividad, a receptores de pensiones y Asignación Universal por Hijo y a jubilados tuvieran que demostrar que no ejercen la acción directa violenta.

En el fondo sobrevuela una novedad que los dirigentes sociales detectaron en los últimos meses. Textualmente: “Hay una actitud antipobre de las fuerzas de seguridad en los barrios del sur de la ciudad de Buenos Aires y en el conurbano, y esta hostilidad está generando mucho odio”.

Los docentes del conurbano consultados acordaron con esa interpretación. Marcharon contra los ataques generales y contra lo que en la jerga administrativa bonaerense los funcionarios llaman “armonización”. La palabra es amable. El objetivo no: consiste en poner en línea el funcionamiento del Instituto de Previsión Social por el sistema del Anses. Eso reduciría las jubilaciones docentes, que hoy son mayores a las de otros trabajadores. Sin embargo hay una diferencia de aportes. A los docentes les descuentan el 16 por ciento, no el 11 por ciento de su salario.

“Además de perjudicarnos con lo sueldos quieren meternos miedo pero no lo van a conseguir”, dijo Anahí Ponce, profesora y a la vez estudiante de Ciencias de la Educación.

El martes, ya con la noticia de la poda jubilatoria y de asignaciones aprobada horas antes, Anahí se subió a un micro que iba a La Plata a reclamar por los derechos jubilatorios. Lo frenaron después del peaje de Hudson y los hicieron bajar. Dos docentes se quedaron arriba “para que no nos plantaran nada”. La policía los puso contra el micro, en una línea, con bolsos y mochilas. Lo mismo a los pasajeros de otros dos micros. Cantaron el himno.

–¿Qué es? –le preguntaron a Anahí mientras le revisaban la mochila.

–Una campanita para tocar cumbia –contestó.

Mientras, al chofer le sacaron herramientas y el tenedor y el cuchillo que usaría para almorzar.

–A la vuelta te lo devolvemos.

Anahí, de 29 años, contó que de regreso el chofer pasó por el retén y no hubo devolución. También dijo que cantar el himno fue una forma de “canalizar la impotencia, porque no solo quieren desmovilizarnos sino que hace rato que vienen lastimando nuestros sentimientos, porque uno sale con el sindicato por los derechos de los docentes pero también por los chicos hostigados por la policía todos los días, y por Santiago Maldonado y Rafael Nahuel”.

Gonzalo Martinez

Eduardo López, dirigente de la Unión de Trabajadores de la Educación, dijo que el ánimo sigue “altísimo en los delegados, incluso entre los menores de 30 que no tienen experiencia de represión contra ellos”. Señaló: “Me dicen que luchar tiene sentido, y que si antes la Argentina salió de peores también va a salir de ésta”.

Gustavo Muñoz, del MTL, Movimiento de Trabajadores para la Liberación, contó que su micro también fue parado camino a La Plata.

–Estos elementos contundentes quedan acá –dijo un policía.

Tiró sobre el asfalto un martillo, un cuchillo para cortar hielo, un serruchito y tres tenedores.

–Comemos sandwiches. Usamos hielo para el jugo. Y los tenedores son del chofer.

Los policías trajeron una bolsa con un candado adentro.

–En los colectivos suele haber algún candado. Y quizás llaves francesas. A lo mejor no las conocen.

–Me estás tomando el pelo –dijo el oficial a cargo.

–No, vos a mí –respondió Muñoz.

Cuando llegaron a La Plata se enteraron de que en algunos medios de comunicación ya habían aparecido como “agresores”, el mismo adjetivo que América 24 prodigó a varios de los detenidos del lunes.

No era la primera requisa. En Gaona habían pasado por otra junto a otros 19 colectivos que salieron de Merlo y Moreno, donde según Muñoz, secretario adjunto de la CTA de la zona, “hay un trabajo muy fuerte de todos, más allá de las diferencias, con el kirchnerismo, el Evita, la Ctep, las CTA y sectores de la CGT, una cosa que no se ve en todos lados”.

En el oeste siguieron marchando el viernes 22. Pero ya no por las jubilaciones sino pidiendo justicia por Zulema Soto, la vecina de localidad de Francisco Álvarez que el 16 de noviembre sufrió la invasión de uniformados que le robaron, la violaron, la torturaron y la dejaron inconsciente tras creer que la habían matado. La mujer descubrió que dos de los uniformados son policías de la comisaría primera de Moreno.

“El mecanismo de meter miedo cada vez es más agresivo pero, a diferencia de otros momentos, la gente sale”, dijo Escobar, el profesor de Historia. “El lunes salió gente que nunca en su vida se había movilizado. Salieron los que tenían bronca por la represión de Gendarmería del jueves anterior. Aunque a veces nos tiremos abajo a nosotros mismos, la veo distinta. Hubo manifestaciones y en la noche del lunes las calles se llenaron de pibes con cacerolas. Capaz que soy muy positivo, ¿no? Pero es lo que veo y lo que pienso.”

martin.granovsky@gmail.com 

RT : Lo que la TV no te mostró


RT en Español

La TV solo muestra disturbios, pero la mayoría de los argentinos se manifestaron de forma pacífica. Suscríbete a nuestro canal de eventos en vivo: https://www.youtube.com/user/Actualid… RT en Twitter: https://twitter.com/ActualidadRT RT en Facebook: https://www.facebook.com/ActualidadRT RT en Google+: https://plus.google.com/+RTenEspanol/… RT en Vkontakte: http://vk.com/actualidadrt Vea nuestra señal en vivo: http://actualidad.rt.com/en_vivo

DOS IMÁGENES QUE NO MOSTRARON LOS MEDIOS


25398674_10155226273623697_1701310445088111997_n

En el primer video se ve como reprimen y resisten.

 

En el segundo se ve lo que ningún medio mostró /  cientos de miles de autoconvocados contra el gob.Macri /Y LA EMBOSCADA

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Este discurso de Axel Kicillof te va a hacer abrir los ojos. TE OCULTAN TODO


CACEROLAZO Contra la Reforma Provisional . Reforma Previsional . Ley Previsional Congreso

SE VIENE EL ESTALLIDO


BATALLA CAMPAL

Comenzaron los CACEROLAZOS contra la reforma previsional.

SE VIENE EL ESTALLIDO bersuit

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La chica que salía de trabajar y fue detenida


 

Damiana salía de trabajar, a unas cuadras del Congreso, y quedó en medio de una corrida de Gendarmería. Los efectivos la agarraron mientras ella estaba en el piso, la manosearon y la trasladaron a la fuerza.

Damiana Negrin Barcellos es la joven que ayer salía de su trabajo, a unas cuadras del Congreso, y quedó en medio de una corrida de Gendarmería que perseguía a manifestantes al voleo en medio de la movilización contra la reforma laboral. Damiana corrió para ponerse a resguardo, pero los efectivos la confundieron con una manifestante y la detuvieron de manera violenta. Fue trasladada a los gritos y aún continúa detenida.

 

 

Las imágenes quedaron registradas en un video grabado desde un balcón, en un primer piso. Damiana está sentada en el piso y es sostenida por varios efectivos. Uno la hace parar, la cachea y manosea su cuerpo y luego le pone las esposas. El audio no permite escuchar las explicaciones que la joven intenta esgrimir frente a los gendarmes para que la suelten hasta que los efectivos la arrastran hasta un camión de traslado. Allí los gritos de la chica para que la suelten se escuchan desgarradores.

La joven aún se encuentra detenida en la Unidad Especial de Investigaciones de la Gendarmería, en Rafael Castillo 750, con sus padres y abogado. Además de Damiana, otros 44 manifestantes fueron detenidos ayer producto del operativo represivo desplegado por policías y gendarmes en las inmediaciones del Congreso.

https://www.pagina12.com.ar/82920-la-chica-que-salia-de-trabajar-y-fue-detenida

 

Cristina Kirchner recibió en su casa a Dilma Rousseff


Un entrañable y solidario encuentro
La senadora recibió la visita de la ex presidenta brasileña. Ambas resaltaron que los gobierno de la Argentina y Brasil aplican la misma política de ataque a los dirigentes opositores que cuentan con un respaldo de las corporaciones mediáticas.

La senadora Cristina Kirchner recibió hoy en su casa a la ex presidenta de Brasil, Dilma Rousseff. “Un entrañable encuentro”, así lo calificó CFK luego de terminar una de las semanas más dura de los últimos dos años de “persecución política” en su contra. Durante el encuentro Dilma le transmitió su “solidaridad” ante los embates del juez Claudio Bonadio.

Según reveló la propia CFK, en la charla que mantuvieron en su departamento ubicado en el porteño barrio de Recoleta, analizaron la coyuntura de ambos países, donde los dirigentes opositores son “perseguidos” con procesos judiciales que apuntan a “ocultar el desastre económico” puesto en marcha por los gobiernos de Michele Temer y Mauricio Macri.

Dilma llegó a las 15 compañada por su secretario y la charla con CFK fue a solas. “Conversamos sobre la realidad que se está imponiendo en nuestros países” y, particularmente, del proceso mundialmente conocido como “Lawfare”, comentó Cristina. Esta operatoria, explicó, “consiste en la utilización del aparato judicial como arma para destruir a la política y a los líderes opositores”.

Quienes vieron de soslayo algunos tramos de la charla describieron el tono del encuentro como “una reunión de viejas amigas” que “intercambiaron experiencias” sobre el punto en común entre ambas: la “persecución no solo contra dirigentes políticos sino también contra empresarios”.

Además, coincidieron en que en esto “nada tiene que ver la lucha contra la corrupción” que pregonan los funcionarios de gobierno y se comprometieron a seguir juntas las eventualidades de lo que ocurra.

En sendos mensajes publicados en las redes sociales hay varias imágenes que la muestran a CFK junto a Dilma en el living de la vivienda porteña de la senadora. CFK, quien mañana asume formalmente como senadora, obtuvo hace poco más de un mes 3,5 millones de votos y ahora debe enfrentar el pedido de desafuero que ingresó el jueves al Senado que realizó la justicia federal donde la acusan de traición a la patria por haber firmado el Memorándum con Irán.

El mismo día en que se hicieron esos pedidos contra la senadora electa también fue detenido durante la madrugada su ex secretario Legal y Técnico, Carlos Zannini. Corrieron la misma suerte el entonces canciller Héctor Timerman, además de otros dirigentes vinculados al kirchnerismo. A todos se los acusa del supuesto delito de “traición a la patria” por impulsar ese acuerdo con la República Islámica de Irán.

“Solidaridad con la querida amiga Cristina”, tuiteó Dilma minutos más tarde, junto con una fotografía del encuentro. Ayer, Roussef participó en Buenos Aires de un congreso sobre sociología organizado por el Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (Clacso), en el que también estuvieron el ex presidente de Uruguay, José “Pepe” Mujica y el vicepresidente de Bolivia, Álvaro García Linera.

Solidariedade à querida amiga @CFKArgentinahttp://dilma.com.br/solidariedade-cristina-kirchner/ 

CFK, por su parte, contó que durante la charla sobrevoló la cuestión del andamiaje de denuncias que los poderes Ejecutivo y Judicial ponen en marcha para dejar afuera de la arena política a los principales dirigentes opositores.

Se trata de “una matriz que tiene otra pata fundamental en los medios de comunicación, una instancia central en esta estrategia de persecución”, definió Cristina. “El objetivo –agregó- es el mismo en Brasil y acá: ocultar el desastre económico que están llevando a cabo los gobiernos neoliberales en la región.”

Dilma conoce muy bien de lo que se habla. En 2016, el Parlamento brasileño la suspendió en su cargo de presidenta electa tras una serie de denuncias por supuesta corrupción en su administración, fogoneadas desde los tribunales de ese país y desde los principales medios opositores.

Primero se la denunció por reasignar fondos a destinos que no habían estado inicialmente incluidos en la previsión de gastos de Estado. En su defensa durante el “impeachment” (juicio político), Rousseff aclaró que ese procedimiento se encontraba dentro de las atribuciones que tienen los jefes de Estado de ese país, varios de los cuales había hecho maniobras similares durante sus respectivas administraciones. Eso no bastó. Tras su destitución asumió su vicepresidente Michel Temer, quien puso en marcha una serie de políticas de ajuste que jaquea a los sectores más empobrecidos de ese país.

A CFK se la acusa de “traición a la patria” por haber establecido un acuerdo internacional de carácter político con Irán para que los cinco ciudadanos iraníes imputados en el atentado a la AMIA pudieran declarar en su propio país frente al juez federal Rodolfo Canicoba Corral y al entonces titular de la UFI-AMIA Alberto Nisman. Este acuerdo avalado por el Congreso argentino nunca entró en vigencia porque el Parlamento iraní no lo ratificó. Sin embargo, Bonadio insiste en la existencia de un hecho delictivo y por eso pidió el desafuero y detención de Cristina.

https://www.pagina12.com.ar/81632-un-entranable-y-solidario-encuentro

Trump, Macri y el submarino


Para explicar la dificultad que tiene Macri con la adversidad se puede hacer un ejercicio hipotético:

¿que hubiera pasado si hubieran rescatado a los 44 con vida? ¡Hubiera entrado en escena Macri y los globos amarillos, y salido de escena el Capitán Balbi!

El comportamiento de Los Jefes de Estado se mide sobre todo en tiempos de crisis, por su reacción ante situaciones de desastre o peligro extremo.

Donald Trump y Mauricio Macri son dos presidentes con inmensos problemas para encarar la adversidad y las críticas.

Trump mostró su poco temple en numerosos momentos durante el primer año de su presidencia. Huracanes devastadores en Houston y Puerto Rico, incendios forestales en California, francotiradores en varios incidentes y el manejo de la crisis con Corea del Norte son algunas de las situaciones graves en las cuales a Trump se lo vio mal preparado.

Macri, en su respuesta (o falta de ella), por la desaparición del submarino ARA San Juan mostró algunas de las mismas características que Trump. En los primeros momentos el Presidente argentino actuó como si no existiera una situación de suma gravedad. Continuó con su agenda habitual, viajó a La Rioja para un tour de un emprendimiento solar, al Chaco para inaugurar una planta cloacal, visitó una escuela en Corrientes, habló en foros de inversión, reuniones de banqueros, asistió a encuentros con famosos en Olivos, y hasta se tomó tres días de vacación en Chapadmalal con su familia. Después, hasta se permitió bromear con el submarino perdido: en la escuela de Corrientes comparó cómo el Gobernador de esa provincia atajó un penal con el gigantesco avión ruso que buscaba al ARA San Juan, y en un discurso público que pronunció al día siguiente que la Armada comunicara que habían dado por muertos a los 44 tripulantes del submarino Macri dijo: “Le pido a los argentinos que buceen dentro de cada uno de Uds. qué es lo que los va a mover, en qué van a dar la vida para salir adelante”.

En ningún momento de las primeras tres semanas desde la desaparición del submarino Macri demostró empatía con las familias de las víctimas. Ni tampoco se dirigió a la Nación en un momento tan duro. Dio una sola y breve conferencia de prensa, que duró tres minutos, en la que no aceptó preguntas de la prensa. Sus ministros no ayudaron, el único que habló fue Oscar Aguad, el Ministro de Defensa, que twitteó información errónea el primer día, se reunió con las familias una sola vez y reconoció en un programa de televisión que los 44 tripulantes estaban muertos, sin comunicar lo mismo previamente a los familiares.

Este es un gobierno que se construyó acusando a Aníbal Ibarra por su responsabilidad en las muertes de Cromagnon y a CFK por las de Once. Es un Gobierno que, a la vez que no hizo nada para esclarecer el incendio mortal de Iron Mountain, mostró desdén para las familias de los bomberos fallecidos.

La falta de cuidado hacia los familiares se notó en varios hechos, no menores. Cuando aún el Gobierno no había dado por muertos los 44 tripulantes del submarino, de repente cerraron sus cuentas bancarias, una señal de que sí los daban por muertos. Hace unos días la armada depositó 279 pesos en las cuentas de los tripulantes desaparecidos en concepto de “costos de navegación”. Y finalmente esta semana desalojaron a los familiares que estaban en hoteles de Mar del Plata.

Con mi mirada de norteamericano veo grandes similitudes con la manera en que Trump y Macri rehuyen la adversidad, como si la proximidad con ella los contaminara. Pero, al mismo tiempo, veo una gran diferencia entre ambos: el papel de la prensa y la justicia. Sin que Estados Unidos sea la panacea de la prensa libre, todavía quedan muchos medios serios, periodistas que investigan y ponen a Trump en evidencia. Y sin creer que nuestro sistema de Justicia sea perfecto está a años luz del de Comodoro Py.

En Argentina todos elogian a Macri y su gobierno por la manera en que comunican. Pero en el caso del submarino desaparecido la responsabilidad de la comunicación quedó en manos del vocero de la Armada, el Capitán Enrique Balbi, quien en la adversidad ha hecho un trabajo maravilloso. Pero hay algo que me llama la atención –y tengo muchos años de experiencia en cubrir desastres y accidentes en toda América Latina– es la primera vez que veo a un Gobierno rehuir la tarea de informar a la población.

Para explicar la dificultad que tiene Macri con la adversidad se puede hacer un ejercicio hipotético: ¿que hubiera pasado si hubieran rescatado a los 44 con vida? ¡Hubiera entrado en escena Macri y los globos amarillos, y salido de escena el Capitán Balbi!

* Corresponsal en Argentina y América del Sur de ABC News, de la cadena de televisión norteamericana ABC

https://www.pagina12.com.ar/81224-trump-macri-y-el-submarino

BENJAMIN SOLARI PARRAVICIN -SUBMARINO ARA SAN JUAN


 

Ruben Demirjian

BENJAMIN SOLARI PARRAVICINI: “La capitanía del “barco mundo”, ha caído en sopor. El barco mundo luce una capitanía de “globo inflado”, el que resistirá poco los embates del temporal que trepa. ¡Estallará la capitanía! y el barco mundo a la deriva, marchará hasta las costas del OM. ¡Y el OM salvará al justo!” (BSP 1972)

24273327_10213308601964716_462075776_n (1)


El barco mundo , es un barco submarino , mirado por el mundo , se convierte en barco mundo . la capitanía del barco mundo entra en sopor , los capitanes del ‘barco mundo” entran en sopor . Sopor es entrar en adormecimiento , entumecimiento , estado alterado , pesadez , etc . sopor en interpretación médica , es el estado intermedio entre entre la pérdida de consciencia y el estado de coma . El dibujo muestra claramente un barco submarino , pero se ve una abertura arriba , está en el mar , se ve en el dibujo . y por la parte abierta , es obvio que entraría el agua de mar , por eso abajo se ve la imagen de una persona que entraría en sopor . con esa filtración los capitanes del barco resistirán poco la embates del temporal que trepa ! ….el barco mundo , a la deriva marchara hasta las costas del OM…. ha dicho BSP que el OM llega a la argentina … suponiendo que así es , más allá de la interpretación que le de cada uno a OM , habla de las costas argentinas . allí se salvará al justo ! ..OM llega a las costas OM es OSO MAR.Rusia llega y salvara contando la verdad

2cpyps3

O M : OSO MAR

RUSIA CONTARÁ LA VERDAD.AHÍ CAERÁ EL LEÓN DE LOS MARES.

Ser pobre, joven y mapuche


El asesinato de Rafael Nahuel y la represión en la Patagonia

Revista Anfibia

 

 Resultado de imagen para El asesinato de Rafael Nahuel y la represión en la Patagonia

 

No es fácil poner en texto alguna reflexión que, distanciada del dolor, ayude a desmentir las justificaciones de la represión y las estigmatizaciones de la lucha mapuche, explica la antropóloga Ana Ramos. A partir de su experiencia de más de dos décadas de estudio de estas comunidades, describe tres contextos -memorias, diálogo y recuperación del territorio- para entender los reclamos mapuche en sus propios términos y cómo estos grupos -violentamente reprimidos en los últimos meses en Chubut y Río Negro- son parte de las mismas familias que históricamente mueren por balas de los policías, de los dealers o de otras bandas barriales en la periferia urbana.En los últimos meses, la cuestión mapuche se volvió opinable y discutible –incluso al punto de desconocer las leyes de la Constitución Nacional y los tratados internacionales—. La irresponsabilidad enunciativa de los comunicadores sociales, las imágenes estereotipadas y estimagtizantes de quienes se construyen como expertos de este tema dominó los escenarios públicos. Ante esta proliferación de palabras, dichos y habladurías, perdimos como sociedad la capacidad de escuchar y, con ella, nuestro derecho a entender, a saber la verdad y a poder actuar como ciudadanos comprometidos.

Rafael Nahuel fue asesinado en la Lof Lafken Winkul Mapu durante un operativo de la Prefectura el mismo día del velatorio de Santiago Maldonado, quien murió durante la represión de Gendarmería del 1 de agosto en la Pu Lof en Resistencia. No pasaron tres meses entre estos sucesos y, de nuevo, nos encontramos impactados por los hechos. No fue fácil entonces, y tampoco lo es ahora poner en texto alguna reflexión que, distanciada del dolor, ayude a desmentir las justificaciones de la represión y las estigmatizaciones de la lucha mapuche. Pero para no quedar en silencio ante tanta injusticia, voy a convertir en texto lo que suelen ser mis explicaciones espontáneas cuando amigos, familia y conocidos me preguntan “si es verdad lo que se dice, lo que se escucha por ahí”. Desde mi experiencia como antropóloga que hace más de veinte años trabaja con comunidades y organizaciones mapuche, voy a tratar de reconstruir tres contextos que pueden ayudarnos a escuchar los reclamos mapuche en sus propios términos.

Resultado de imagen para El asesinato de Rafael Nahuel y la represión en la Patagonia

Para evitar el riesgo de naturalizar la represión arbitraria y las muertes violentas de quienes luchan por sus derechos debemos reconstruir los principios fundantes con los que recuperamos la democracia y, para esto, resulta imprescindible que escuchemos lo que las organizaciones y comunidades mapuche hace muchos años denuncian, explican, contextualizan e historizan. Sus reclamos pasan de no ser evento atendible a ser noticia nacional, pero en el marco de otras agendas e intereses. Los mapuche pasan de ser un grupo en extinción –en una Argentina pensada como europea—a ser los desestabilizadores de la soberanía nacional o de la democracia. Pasan de ser las raíces ancestrales de nuestra identidad nacional a ser los invasores chilenos que permanentemente traspasan la frontera nacional. Esta doble vara también esquiva la verdad, ya sea por intereses económicos y políticos, o por ignorancia.

Los hechos

María Nahuel de la Lof Lafken Winkul Mapu cuenta que el jueves 23 de noviembre a las cuatro y media de la mañana empezaron a escuchar tiros en el territorio que habían recuperado hacía unos meses atrás en la zona del lago Mascardi: “Nos fueron a despertar a balazos limpios, nos empezaron a maltratar, nos defendimos todo lo que pudimos, no teníamos arma, no teníamos nada”. A su hija menor de edad y a sus nueras las esposaron en el piso, mientras a los niños –de uno, dos, tres y once años– les tiraban gas pimienta. Otra de las integrantes de la Lof contaba que su hijo lloró varias horas a causa del dolor en los ojos, y que ella, al estar precintada, solo podía tratar de calmarlo acariciándolo con su cabeza. También contaron que a la hija de María, quien se está preparando para ser machi, le arrojaron tierra en la boca cuando empezó a hablar en mapuzungun. A todas ellas les pegaron, y a María la dejaron un rato desmayada por un golpe en la cabeza. Los varones escaparon cerro arriba, y las mujeres fueron llevadas detenidas a la Policía Federal, en Bariloche, donde permanecieron más de diez horas con sus niños, sin agua ni comida.

Resultado de imagen para El asesinato de Rafael Nahuel y la represión en la Patagonia

El operativo fue ordenado por el Juez Federal Gustavo Villanueva luego de una denuncia realizada por Parques Nacionales, dado que el territorio recuperado se encuentra bajo su jurisdicción. El tiempo que duró el operativo, la Gendarmería cortó la Ruta 40 para impedir el acceso al lugar y vigiló la zona con helicóptero y drones. Entre policías federales, prefectos y gendarmes, había en el lugar más de 300 uniformados. Los que cortaban la ruta alarmaban a los autos y micros que quedaban a la espera diciéndoles que había una “treintena de mapuches violentos que podían tirarles piedras”.

Resultado de imagen para El asesinato de Rafael Nahuel y la represión en la Patagonia

Las fuerzas nunca dejaron el lugar ni el control con retenes a lo largo de la ruta. El sábado 25 de noviembre empieza a circular la noticia de una nueva represión en la Lof, y pronto se supo que tres de las personas que todavía estaban en el cerro habían sido heridas de bala. En una de las llamadas que se logró a las seis de la tarde se informó que había un muerto. La familia se reunió en el hospital de Bariloche a la espera de novedades junto con las personas que se fueron acercando a acompañar y a exigir información. Recién a las 24 horas, un médico del hospital confirmó la muerte de “un masculino” ante todos los presentes. El cuerpo llegó horas después.

Primer contexto: Memorias (trayectorias)

Es un hecho irrefutable que el Pueblo Mapuche tuvo control y soberanía de su territorio hasta fines del siglo XIX (apenas unos 100 años atrás). Esto es sumamente importante desde el punto de vista de la memoria, porque son los abuelos y las abuelas quienes les contaron, a quienes hoy militan su identidad, acerca de sus experiencias en los campos de concentración, sobre el despojo territorial, la violencia, la persecución y las injusticias con las que los dejaron en los márgenes de un Estado en formación. Se trata de memorias muy recientes, que todavía encarnan el dolor de quienes las recibieron o las contaron.

Pero también estas memorias son la historia “que no se contó en los libros” (como repetía Mauricio Fermín, un anciano de la comunidad Vuelta del Río), y sólo comprendiendo e interactuando con estos relatos del pasado, vamos a poder comprender los reclamos que, hace unas décadas, vienen haciendo quienes crecieron escuchándolas. Estas memorias no solo explican por qué tantas familias mapuche viven hoy en las periferias de las ciudades, sino que también brindan las claves para pensarse como mapuche en la ciudad. Las formas que los antepasados eligieron para contar sus experiencias (llamadas ngtram) le dan su impronta particular a la memoria mapuche, esta es, la transmisión de fuerza para no olvidar, para resistir y para reconstruirse como Pueblo. Por lo tanto, los aspectos más negativos de sus trayectorias urbanas –pobreza, violencia, desprotección, alcoholismo, droga, muertes de gatillo fácil, vidas cortas, bandas, vendettas, redes de narcotráfico, ausencias, etc.— fueron dejando de ser responsabilidad de las decisiones de sus padres o de las suyas para ser el resultado de una historia más amplia de genocidio, racismo, negación y marginación. No es casual, por ejemplo, que la mayor parte de la población que vive en “el alto” de Bariloche –donde vivía Rafael— pertenece a familias mapuche que años atrás dejaron el campo.

Frente a este contexto, y durante las últimas tres décadas, las organizaciones mapuche de la Patagonia trabajaron muy duramente para reivindicar sus pertenencias a un pueblo preexistente al Estado y para reemplazar los sentimientos impuestos de vergüenza y sumisión por los de orgullo, conciencia histórica y derecho a luchar por un mundo más justo para ellos. A pesar de la diversidad de estos proyectos políticos, se fue afianzando la idea de un Pueblo, y con ella, se multiplicaron las expresiones y los modos de pertenecer a él: trayectorias rurales, periurbanas y urbanas, trayectorias de militancia en articulación con partidos políticos o iglesias, trayectorias militantes más autonómicas… Esta multiplicación no impidió que se compartieran los mismos objetivos de recuperación de los conocimientos ancestrales, de reestructuración de los vínculos y de valorización de sus memorias.

El aumento y diversificación de las expresiones políticas de militancia mapuche urbana no debería verse como un problema sino como un diagnóstico de revitalización y de surgimiento de nuevas demandas. Desde distintas experiencias de marginalidad, discriminación, despojo y desigualdad social, estas comunidades y organizaciones mapuche están exigiendo ser escuchadas. Al expresar en discursos y acciones que nunca se sintieron parte de la inclusión y de la igualdad que proclamamos como ciudadanos, nos ponen en la incómoda situación de tener que repensar nuestras propias configuraciones sociales acerca de la inclusión y la igualdad. Por esta razón, es más fácil ignorar o menospreciar las historias y las experiencias que orientan el ser mapuche en los barrios marginados. Como lo expresó María Nahuel, integrante de la Lof, “hay gente que no va a entender nunca, pero nosotros actuamos como mapuche y luchamos como mapuche”.

Gracias a distintas personas que conocieron estrechamente a Rafael y que contaron su historia antes que esta sea distorsionada por los medios de comunicación, sabemos que lo llamaban “Rafita”, que vivía en el barrio Nahuel Hue –en el Alto de Bariloche–, que le gustaba la cumbia, que era de Boca, que había dejado de estudiar para juntar algo de plata, que aprendió el oficio de herrero, que no conseguía trabajo porque tenía apellido mapuche y porque era “un chico del alto”, que le gustaba ayudar y arreglar cosas, que era inseparable de sus amigos y sus hermanos. También sabemos que “había caminado por las márgenes” –como expresa uno de los responsables del espacio de educación no formal al que solía asistir— y sabemos cuáles son los riesgos y las violencias que sufren desde muy temprana infancia quienes son relegados a esos márgenes. Hacía un tiempo atrás había empezado a acompañar a la familia de su tía en los procesos de lucha y reivindicación como mapuche. La historia de Rafael es la de muchas otras personas que, desde situaciones urbanas signadas por la pobreza y la violencia, deciden enmarcar sus enojos, los sentidos de la desigualdad social y de sus experiencias de injusticia en la historia de su Pueblo.

Las organizaciones mapuche urbanas, como las que conocí en Esquel y en Bariloche, tenían como propósito inicial poner en valor las vidas de quienes fueron despojados de la posibilidad de pensarse a sí mismos como personas respetables. Conversando sobre estos inicios, Fernando Huala, uno de los jóvenes de la Lof Mapuche en Resistencia de Cushamen, contaba que un antiguo amigo del barrio le había expresado su pesar por no haber decidido quedarse con ellos “en la lucha mapuche”, porque “ahora ya estaba perdido”. Las comunidades mapuche que fueron más violentamente reprimidas en los últimos meses en Chubut y Río Negro son parte de las mismas familias que históricamente mueren por balas de los policías, de los dealers o de otras bandas barriales en la periferia urbana. Las experiencias de ser “pobre”, “varón” y “mapuche” en estas periferias llevaron a naturalizar entre ellos la posibilidad de ser revisado, maltratado, perseguido, encarcelado, reprimido o muerto por las fuerzas de seguridad. Uno de los miembros de la Lof Lafken Winkul Mapu explicaba hoy para un medio de comunicación que los varones se tapan la cara para protegerse, no porque sean terroristas sino porque ellos corren “riesgo hasta para ir a comprar a la calle”.

Segundo contexto: Pueblo Mapuche (iniciativas de diálogo)

En los conflictos territoriales suele construirse al “usurpador indígena” como un “puñado de personas”. Aun en los casos en que el conflicto por la tierra esté circunscripto a una familia y allegados, como el caso de la Lof Lafken Winkul Mapu, suele ser el Pueblo mapuche –encarnado en los sujetos concretos que conforman las redes y relaciones más amplias—el que se siente interpelado para actuar en defensa.

Esto se vio reflejado en el último trawn (reunión mapuche) realizado el 26 de noviembre en Bariloche, donde se encontraron para tomar decisiones conjuntas tanto la organización local que viene acompañando muy cercanamente a la Lof como muchas otras organizaciones y comunidades de distintas provincias. En los intercambios de la palabra quedó muy claro que la represión no es contra una comunidad o una familia, sino contra un Pueblo, uno que, a pesar de sus diferencias ideológicas, sabe articular unidad ante situaciones como esta.

Por la mañana se organizó una comitiva de diálogo para que se dirija hasta la comunidad para intermediar con el juez, de la que participaron las organizaciones mapuche de apoyo junto con organizaciones de Derechos Humanos, el obispo de Bariloche, abogados y un médico para atender a los heridos. Cuando la comitiva regresa del lugar del conflicto, cuentan en el trawn que se logró firmar un acuerdo con el juez a cargo del operativo en el que se establece la creación de una instancia de diálogo “de carácter urgente con intervención de distintos organismos oficiales” para encontrar una solución al conflicto. En este trawn también se resuelve apoyar la decisión de la Lof de permanecer en el lugar y no dejar el territorio recuperado.

Estas acciones colectivas de cuidado mutuo y solidaridad son las formas en que el Pueblo Mapuche practica su diplomacia para abrir instancias de diálogo, para repactar los acuerdos con las distintas instituciones estatales y demandar conjuntamente el respeto o la ampliación de sus derechos. Antes, durante y después de la represión, numerosas organizaciones y comunidades mapuche, en nombre del Pueblo al que pertenecen, intentaron habilitar espacios de diálogo y de pacificación del conflicto. Ante esto, las respuestas represivas de las fuerzas armadas son entendidas como la exclusión del Pueblo Mapuche como un interlocutor político válido en el escenario que se fue montando. Mientras las acciones colectivas de los mapuche tendieron al diálogo y al acuerdo, las distintas instituciones oficiales involucradas tendieron a negar o traicionar esos acuerdos. Parques Nacionales, el INAI, el Juzgado Federal y las Fuerzas de Seguridad propiciaron el desalojo y la represión al mismo tiempo que fueron propiciando un escenario de “no escucha” de los reclamos mapuche.

Los miembros de la Lof denunciaron la falta de escucha hasta en los últimos y trágicos acontecimientos: “Esa mañana llegaron muchos grupos armados de diferentes lados, no dieron tiempo a dialogar ni nada… sino que entraron directamente a reprimir”. Incluso, en el cerro, cuando se defendían con piedras de las balas de plomo de la Prefectura, levantaron las manos para pedir “que por favor saquen al peñi herido, nosotros solamente lo que queríamos es que nuestro peñi se pudiera salvar, y no pudo”.

Tercer contexto: Recuperación territorial (experiencias de ser y estar)

A los dos meses de haber recuperado el territorio, una vocera de la Lof explica que no tenían intenciones de hacer pública su recuperación, pero que debieron hacerlo por circunstancias mayores. Ellos estaban protegiendo un lugar determinado del paso de personas, porque allí estaban preparando el lugar en el que se harían las ceremonias necesarias para “levantar” a la machi de la comunidad. Puesto que por ese lugar se hacían caminatas y subía gente, se vieron obligados a descender del cerro para anunciar que ellos ya tenían el control territorial.

Durante estos últimos años, y a medida que se fue recuperando territorio mapuche, también se fue explicando a la sociedad civil y política que para los mapuche el territorio no es meramente una cuestión perimetral, puesto que en el territorio se consolida el pensamiento filosófico e ideológico y la espiritualidad mapuche. La recuperación de un territorio es también la recuperación de las relaciones con las fuerzas que allí se instancian, y junto con ellas, del kimun o conocimiento ancestral. Por eso, en el transcurso de estos años se fueron generando condiciones propicias para que a las hermanas y los hermanos que llegan a la mapu (tierra) se les manifiesten capacidades y roles específicos. Actualmente, uno de los principales fundamentos de la recuperación territorial es la presencia de pu ngen, los pu newen, lo pu lonko (fuerzas de la naturaleza). Y es con esas fuerzas que se establecen los vínculos y los compromisos mutuos de proteger el lugar.

Algunas personas, como machi, lonko o pillañ kushe, tienen un rol específico en estas vinculaciones con las fuerzas del lugar. Negarle a estos pu peñi, pu lamien (hermanos o hermanas) el ejercicio pleno de estas capacidades en muchos casos es condenarlos a la enfermedad e, incluso, a la muerte.

Los y las machi más experimentados son los que detectan a las y los futuros machi, lonko o pillañ kushe. Algunos militantes mapuche explican que, en este proceso de recuperación de sabiduría ancestral, en los barrios periféricos se han producido grandes eventos vinculados al mundo espiritual mapuche. Importantes ceremonias están siendo encabezadas por machi experimentados que detectaron que algunos niños y niñas de estos barrios poseían esa capacidad o ese don de ser futuros o futuras machi. Explican también que aceptar ese rol es muy doloroso en muchos aspectos –físicos, emocionales y afectivos– por eso, para levantarse en el rol y alimentar esa capacidad es necesario contar con un entorno absolutamente propicio, “que no es justamente el entorno urbano”.

Una hija de María Nahuel es machil, esto quiere decir que se está levantando en su comunidad para, en el futuro, y cumplido el aprendizaje, tener el rol de machi. En un barrio de Bariloche, un machi había detectado esta capacidad en ella cuando era una niña pequeña, y pese al ambiente urbano y a los pocos recursos económicos, la familia logró cumplir con el compromiso de destinar estos años para su preparación y aprendizaje. Los pu ngen te llaman, dicen los ancianos, “uno no se manda solo”, no es una decisión de uno. La machil tuvo un llamado en ese lugar cercano al lago Mascardi, y por eso están allí como comunidad.

Este es el principal fundamento de la recuperación territorial de la Lof Lafken Winkul Mapu y de sus convencimientos para defenderlo: “Nosotros no tenemos que negociar con el winka, negociamos con nuestra fuerza, nosotros pedimos permiso, hacemos rogativa para poder estar en un lugar” (vocero de la comunidad). María Nahuel lo expresaba con estas palabras: “Voy a seguir luchando por el territorio para mi machil. Voy a seguir luchando como familia”.

Claro que estos tres contextos (Memorias, Pueblo y Territorio) son mucho más complejos, pero estas breves paradas en ellos pueden motivarnos a profundizar los procesos en los que estamos insertos y no dejarnos convencer por quienes van a tratar, a partir de hoy mismo, de hacernos creer que los mapuche de la Lof Lafken Winkul son terroristas, violentos, indios truchos, invasores, etc. O, al menos que algunas cosas no las podamos sacar fácilmente de contexto. Entonces, y sin distracciones, exigir respeto y pedir justicia por Rafael Nahuel en nombre de una familia, de un barrio y de un Pueblo que están de luto.

Ana Margarita Ramos es doctora y Licenciada en Antropología Social y Magíster en Análisis del Discurso por la Universidad de Buenos Aires. Fue coordinadora de la carrera de Ciencias Antropológicas de la Universidad Nacional de Río Negro durante el periodo 2010-13. Del año 1998 al 2008 se desempeñó como docente de la Universidad de Buenos Aires en la Carrera de Antropología Social y, desde el año 2008 hasta el presente, es profesora asociada en la Universidad Nacional de Río Negro en la Carrera de Ciencias Antropológicas. Es investigadora del CONICET con el proyecto “Trayectorias políticas y de pertenencia entre grupos Mapuche-Tehuelche del Chubut”. Ha dictado seminarios de grado y de postgrado en diferentes universidades en temas relacionados con los procesos de memoria en grupos subordinados y alterizados. Actualmente dirige, entre otros, el proyecto de investigación “Procesos de recordar y olvidar en contextos de subordinación. Una aproximación comparativa en torno a la memoria como objeto de reflexión” subsidiado por la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica. Ha publicado libros y artículos en revistas especializadas sobre los temas de memoria y política indígena.

Fuente: http://www.revistaanfibia.com/ensayo/ser-joven-pobre-mapuche/

Cristina Kirchner : EL DIA QUE NO ESTEMOS NOSOTROS…


Cuando Cristina advirtió sobre la reforma laboral

 

CFK sobre las leyes laborales Tomate 2 minutos para escucharlo y fijate el “cambio” que hoy vivimos

 

LEY LABORAL MACRISTA DEL EMPLEO ESCLAVO

Argentina de Pie

Argentina de Pie

edgvideos

Casa Rosada – República Argentina

No se puede introducir a tu mundo por la puerta grande a quienes sabes fehacientemente que en el fondo te desprecian…


Raymond Berberian 

No entiendo en verdad qué tratan mis hermanos hundiéndose en el mismo barro.

CARÁTULAS DE HERMANOSs
No siempre la multitud tiene razón, de eso estoy bien seguro. Me asombra que muchos de mis hermanos van trastabillando con la misma piedra una y otra vez. Lo suyo es como abrirse camino en la nada a la espera de un milagro que no habría de llegar.
Hace años que armé mi fortaleza con mis convicciones humanitarias y ya no hay nada que pudiera desviarme de la memoria ensangrentada, heredada de quienes apenas ciento y pico de años atrás conformaban mi gran familia.
Pese a ser marginado por mis propios hermanos que creen tener la batuta de la diplomacia, me convenzo cada vez más del error que ellos cometen al ofrecerles perlas a los cerdos. No se puede tener consideración con las bestias que aguardan su oportunidad de saciarse con sangre humana. No siempre una rosa puede definir una batalla, la podría definir tratándose de seres normales, no excéntricos acomplejados que se creen dioses. No se puede introducir a tu mundo por la puerta grande a quienes sabes fehacientemente que en el fondo te desprecian, te desmerecen, aunque simulen lo contrario. A las personas se las juzga por sus ideas y también por sus actos; las palabras se las lleva el viento al igual que las sonrisas en la comisura de los labios. No se puede hermanarse con quien no siente tu congoja como algo propio.
Haciendo comparaciones, el Canciller de Israel desconoce alevosamente el genocidio de nuestra gran familia, masacrada a manos de los turcos y pretende la exclusividad universal para los suyos sobre el dolor ajeno.
No entiendo en verdad qué tratan mis hermanos hundiéndose en el mismo barro.
Siempre me pareció irrealizable ofrecerle la otra mejilla al causante de mis cicatrices.
Salgamos de una base: Las razas superiores es un cuento de necios, al igual que el Príncipe Azul y los dioses en la Tierra.
Hace años que me arrojé a las aguas y aprendí a nadar solo. Hace años que grito lo que siento a mi mundo sordo. Yo sé adónde voy, por más el camino limite mis pasos. Hace años que intento convencerme que el poder no rige por la cantidad de brazos, sino por los cerebros abiertos.
Respetuosamente Raymond raymond_berberian14@yahoo.co

SERGIO MONOR vs RUBEN DERMIJIAN


los genociDIOS de DIOS en ARMENIA con SERGIO MONOR vs RUBEN DERMIJIAN

 

Sergio Monor

La orden era: “Acabar con todo el pueblo armenio en Turquía” Aquél entonces, cuatro millones de armenios convivían con sus “invasores otomanos” sobre sus terruños ancestrales.


Raymond Berberian 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Nada de profecías…
Rescato palabras extraídas de un libro sobre el genocidio de la población armenia y demás minorías cristianas perpetrado por el Estado Turco durante los años 1915 al 1923 con más de dos millones de mártires:
“No soy responsable – decía el hombre-. Recibí ordenes de Constantinopla. Soy Capitán de Policía… se nos había ordenado matar a todos los armenios incluso en las panzas de sus madres. Se había declarado la “Guerra Santa”. Cuando un soldado mata en la guerra no es responsable”. (Que conste que no se trataba de una guerra, sino de un Genocidio contra una población civil desarmada). ”Yo también procedí así. Luego de la masacre recé una oración a Alláh y me purifiqué” (Se estaba rectificando sin darse cuenta; ya no era una guerra, sino una masacre).
Era imposible pensar que una nación milenaria pudiese ser totalmente masacrada y no obstante, en sólo dos meses, millones de seres humanos, hombres mujeres y niños armenios fueron aniquilados, muchos a golpe de hachas y machetes por campesinos turcos. Muchos se llevaron consigo a las muchachas más bellas.
Los kurdos que siempre fueron enemigos de los armenios, también los atacaban y masacraban. (Lo ocurrido con mi familia materna en Dyarbekir…)
Durante las deportaciones, las mujeres turcas y las gitanas que nunca faltan revisaban a las armenias despojándolas de sus joyas y dinero. Ninguna de las naciones de entonces movió un dedo para detener la masacre”.
Las deportaciones masivas la decidió el “Comité de los jóvenes turcos” encabezados por (dünme: turcos sefardí): Taleat Pacha, como Ministro de Interior, fue quien dio la orden, estuvo acompañado por Enver Pacha, Ministro de guerra, de Demal Pacha y del satánico Dr. Nazim quien utilizaba a su antojo niños armenios para su laboratorio.
La orden era: “Acabar con todo el pueblo armenio en Turquía” Aquél entonces, cuatro millones de armenios convivían con sus “invasores otomanos” sobre sus terruños ancestrales.
Hubo quienes se negaron a cumplir la orden impartida, como el Gobernador de Aleppo, Djelal Pacha y fue inmediatamente destituido.
El edicto del ejército, decía:
“Cualquier turco que prestare ayuda a un armenio sería muerto delante de su casa y ésta sería incendiada”.
Este es un pasaje de lo mucho ocurrido contra la familia armenia en Turquía. Otro tanto aconteció contra los asirios, y en menor escala contra los yezidíes, maronitas libaneses, griegos y caldeos.
Y aquí hago un paréntesis y me pregunto: ¿por qué? ¿Por qué tanto empecinamiento? Tanto odio irracional; tanto fanatismo religioso, tanto odio… No lo entiendo… No sé qué pensar, ni cómo actuar a mi edad, siendo de sobreviviente refugiado por el mundo. ¿Alzarme de hombros y mirar para otro costado, con que aquí no ha pasado nada…? Si me callo frente a tanta monstruosidad, me sentiría un traidor; me estaría enganiando a mí mismo.
Pienso que lo mejor es ponerme a escribir desde el corazón con la mano abierta, hasta dónde me de el cuero. Sería lo más sensato, creo; tratar que mis enfoques despierten las mentes dormidas de muchos de mis hermanos, hasta que el asesino recapacite, reconozca su culpa, para… finalmente las almas de nuestros mártires descansen en paz.
En mí no hallarán perdón, ni olvido, venganza tampoco. Soy víctima de la intolerancia humana con una cicatriz incurable en el alma. Me duele y me desconcierta que se tome como crimen de primer grado alevosamente lo ocurrido durante el régimen Nazi y se desmerezca a todos los demás genocidios y desgracias habidas y por haber; los perpetrados por España y Portugal contra los pueblos originarios de Centro y Sudamérica con un saldo estimativo de cien millones de seres humanos. Pueblos que les han quitado hasta el apellido y confundido su identidad.
La historia depende de quien la escribe; ¡Es verdad! Se olvida de señalar la esclavitud de los multinacionales dueños de la firma Nestlé en el Congo; se olvida de lo ocurrido en la misma Turquía con los asirios y sus seteciento mil víctimas; Se olvida de los genocidios de Palestina, Siria, Iraq y el Yemen… Se olvida…de la hambruna de ciertas regiones de África. Se olvida…, porque son temas intrascendentes, pueblos y naciones intrascendentes. El monopolio es otro; para ello están los “Pura Sangre” y los Estudios de Holly Wood con sus historietas bíblicas.
El dolor humano es igual que otro dolor humano.
Que yo sepa, los países europeos no lloraron los genocidios de los pueblos originarios cristianos perpetrados por el Estado turco y sus sultanes. Qué yo recuerde, EEUU nunca lamentó los atentados contra la población armenia en Bacú y Sumgait, Azerbaiyán. Nunca se preocupó por las explosiones y muertes con autobombas en Iraq y Siria… Y qué paradoja: El mundo se consternó viendo la imagen de un niño bien vestido con zapatitos de charol y medias blancas, ahogado, arrojado en las costas del Mediterráneo y no les importó lo de muchos otros… muchos otros niños “sirios, iraquíes, palestinos” que hayan servido de conejitos de indias para los laboratorios sionistas… ¡Que paradoja…!¿Verdad?
¿Qué hacen las Naciones Unidas para impedir que se sigan matándose en la frontera armenia de Artzaj (NOGORNO KARABAJ)? ¿Qué hace EEUU para detener el odio racial, religioso y cultural en el Estado judío?
Esas son cosas que me duelen y de verdad, como supongo que también les duele a muchos de mis hermanos… Aún así, la historia se repite… La humanidad comete los mismos errores…
NO SE PUEDE EXPLICAR LA SENSACIÓN DE UNA QUEMADURA AL QUE JAMÁS SEA QUEMADO…
***

Be Blogger (Official)

Writing is all about finding the courage to write. And courage is all about realizing that some things are more important than fear.

Conocer Ushuaia

Aquí podrás conocer en fotografiás, videos, relatos, mapas y tracks este excelentísimo lugar en el fin del mundo y sus alrededores.

¡Viajando se aprende!

Viajes en todas sus facetas

Objetivo Boca

Noticias del mundo Azul y Oro.

Revista Enlace Santiago

La conexión con la realidad

Truth Troubles

Why people hate the truths of the world.

Mystic Land

Let's mend the broken

El sabañon

Blog de Adrián Gastón Fares, director de cine y escritor argentino (nacido en Buenos Aires, Lanús)

elamorquenuncafue

MI HiSTORIA EN un BLOGS🦋🦋🦋🦋🦋🦋🦋🦋🦋🦋

SKYLINE REPORTS

comedy magazine

Kone, Krusos, Kronos

A personal forum to express ideas, experiences, stories, etc.

SI SUPIERAS LO QUE PIENSO

Lo que uno desecha otro lo aprovecha

lifetrapblog

- End The Cycle Of Negativity -

Yummy Cook Book Blog

Its all about Cooking ...

Multiversal

un blog de Pablo Giordano

Genç Yazarlar Kulübü

Edebiyat burda,kahve tadında!

A %d blogueros les gusta esto: