Aram I: “Antes de pretender dar clases a Europa, Erdogan debe reconocer el crimen cometido contra el pueblo armenio”


Fuente : Diario Armenia

Antilias (Asbarez).- “Antes de pretender dar clases a Europa, Erdogan debe reconocer el crimen cometido contra el pueblo armenio”, dijo el Catolicós de la Gran casa de Cilicia Aram I, al recibir al grupo de artistas libaneses que el próximo 24 de Abril ofrecerá una muestra pictórica dedicada a la conmemoración del Genocidio Armenio en la ciudad costeña de Byblos.

El evento es patrocinado por la Asociación Cultural Tekeyan con el objetivo de hacer visible mediante el arte el crimen de lesa humanidad sufrido por el pueblo armenio.

En su mensaje a los artistas Aram I no sólo los felicitó por haber participado de la iniciativa, también les solicitó que a través de sus obras no sólo visibilicen la tragedia sufrido, sino también muestren los resultados del renacimiento armenio y sus justas reivindicaciones de justicia.

Vehapar Aram I

Catolicós de la Gran Casa de Cilicia

 

El Catolicós de la Gran Casa de Cilicia recordó que cuando los turcos masacraron a los armenios en su tierra natal, hubo pueblos árabes, musulmanes o cristianos que se apiadaron de las víctimas y les abrieron las puertas de par en par.

Aram I subrayó además que “el mismo expansionismo y espíritu autoritario de Turquía es visible en la actualidad tanto en el mundo árabe como en Europa misma”.

Antes de culminar el encuentro el Catolicós mantuvo una amena plática con sus invitados.

http://www.diarioarmenia.org.ar/aram-i-antes-de-pretender-dar-clases-a-europa-erdogan-debe-reconocer-el-crimen-cometido-contra-el-pueblo-armenio/

Anuncios

Cristina: ¿Qué hay detrás de la compra de armas a Estados Unidos?


Fuente : orsai

Uno no puede dejar de asombrarse que en el marco de la situación económica y social del País, el Estado destine más de 2.0000 millones de dólares para la compra de sofisticado armamento de guerra, constituyendo la mayor adquisición de armas de los últimos 40 años.

Cristina: ¿Qué hay detrás de la compra de armas a Estados Unidos?

 

El lapso de 40 años no es casual. Remite a que las últimas adquisiciones de esa magnitud y naturaleza fueron realizadas por la última Dictadura Cívico-Militar. Repárese en el hecho de que ni siquiera para el único conflicto bélico que tuvo el País durante el siglo XX, Guerra de Malvinas, se realizó una operación similar.

La primera imagen que seguramente advierte la sociedad es ¿para qué destinar semejante cifra a la compra de armamento, cuando se suspende la entrega de medicamentos en el PAMI; se eliminan programas sociales, educativos y de salud; se les mezquina a docentes y científicos; se ahoga selectivamente a muchas Provincias y podría seguir con una larga lista.

Una segunda aproximación podría ser desde un lugar más específico como es la defensa y el desarrollo de la industria nacional armamentística. La pregunta obligada sería ¿por qué razón se destinan 2000 millones de dólares a la compra de material de guerra que no importa transferencia tecnológica -por estricta aplicación del código de seguridad que Estados Unidos impone a la venta de las armas que produce- y por otro lado, en el área de Defensa, se desmontan programas de desarrollo de industria nacional que generan trabajo para los argentinos y soberanía tecnológica?

Y la tercera, desde una perspectiva geopolítica y estratégica de seguridad nacional, ¿por qué razón compramos armas para una guerra convencional de despliegue territorial con el fin declarado públicamente por el Embajador de nuestro país ante los Estados Unidos (país proveedor del armamento) de desarrollar una “lucha contra el terrorismo”, cuando nuestro país no tiene ni puede tener una hipótesis de conflicto similar a las que se desarrollan en otras regiones del planeta?

Para ser más precisos aún: nuestro país es el único país, junto a EEUU, que en el continente americano sufrió la acción del Terrorismo. AMIA y la Embajada de Israel son los dos atentados, junto al de las Torres Gemelas, que tuvieron lugar en territorio americano. En síntesis: la agresión terrorista sólo puede darse, como en gran parte del planeta, bajo una metodología que nada tiene que ver con la guerra convencional, y para la cual el armamento adquirido, claramente, no sirve.

Sin embargo, hay algo peor aún: la operación de compra de armamento para guerra convencional, sumada a la declaración pública de que es para la “lucha contra el Terrorismo”, nos introduce de lleno en el plano geopolítico en una hipótesis de conflicto que no sólo nos es ajena, sino que pone en peligro la seguridad nacional. Esta claro que no ya bajo la forma de una invasión o ataque territorial, sino de una de las formas preferidas del Terrorismo: el ataque sobre objetivos civiles, metodología utilizada, precisamente y aunque parezca una redundancia, para provocar terror, en el más literal sentido de la palabra.

Seguramente la sociedad verá con mayor preocupación, y razón le asiste, el primero de los abordajes: ¿por que gastar tanta plata en armas de guerra cuando hay tantas necesidades en el país que no tienen ninguna respuesta por parte del Gobierno?

Pero es necesario señalar a tiempo, que la irresponsabilidad de introducir a la Argentina en conflictos que no le son propios, puede ocasionarnos problemas y dolores que tenemos la obligación de tratar de evitar que sucedan. A no ser que el tan promocionado “volver al mundo” sea algo mucho más tenebroso: transformar al País en comprador de armas de guerra, en un mundo donde la guerra ha pasado a ser, desde hace tiempo, un excelente negocio para un selecto club de países y una tragedia para todos los pueblos.

LA EMOCIÓN DEL PUEBLO ARGENTINO SIGUE INTACTA,COMO TAMBIEN EL DESCRÉDITO A LA IMAGEN DE MACRI Y SUS SECUACES





 

“Contra los abusos de Macri, el mundo con Argentina”


Fuente :  Pagina12

La ex presidenta Cristina Kirchner compartió en las redes sociales una carta firmada por decenas de personalidades de todo el mundo en la que expresan su “solidaridad con el pueblo argentino” ante “las políticas neoliberales del gobierno de Mauricio Macri”. Noam Chomsky, Danny Glover, Piedad Córdoba y Emir Sader, entre otros, reclamaron también la libertad de Milagro Sala y repudiaron la persecución judicial a CFK.

“Manifestamos nuestra más plena solidaridad con el pueblo argentino, que enfrenta las políticas neoliberales del gobierno de Mauricio Macri”, expresa la carta compartida firmada por personalidades de todo el mundo que fue compartida hoy por la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner en sus redes sociales. Entre los firmantes están, entre otros, el filósofo estadounidense Noam Chomsky; el cubano Roberto Fernández Retamar, Presidente de la Casa de las Américas; la exsenadora colombiana Piedad Córdoba; el filósofo húngaro István Mészáros; el periodista brasileño Emir Sader, y el actor estadounidense Danny Glover.

 

Desde la Red de Intelectuales y Artistas en Defensa de la Humanidad destacaron que en quince meses de gobierno, Macri “impulsó miles de despidos tanto en la esfera pública como privada, devaluó la moneda, quitó derechos laborales con la nueva ley de ART, avanzó sobre los jubilados y sus medicamentos gratuitos y trató de poner tope a los reclamos salariales ante una inflación que no cede”.

La carta además menciona la profunda caída de la actividad económica y la “creciente pauperización social”. “Hay en Argentina un millón y medio de pobres nuevos desde el inicio de mandato de Macri, lo que demuestra en cifras la gravedad de la situación”, afirma la misiva que lleva la firma de decenas de intelectuales, artistas, defensores de derechos humanos, comunicadores y referentes políticos y gremiales.

También recordaron los escándalos de corrupción de alcance internacional que involucran al Presidente y su entorno (Panamá Papers, Odebrecht, Avianca, Correo Argentino), además de reclamar contra “el injusto encarcelamiento” de la dirigente social jujeña Milagro Sala.

Por último, manifestaron su solidaridad con la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner por el “embate judicial-comunicacional cada vez más pronunciado”. Afirmaron que eso “termina de conformar un cuadro de grave agresión a la democracia”.

“Contra los abusos del gobierno de Macri, decimos: el mundo está con Argentina”, concluye la carta.

https://www.pagina12.com.ar/26852-contra-los-abusos-de-macri-el-mundo-con-argentina

Legislativas en Holanda: a la derecha, la pared.


ECONOMÍA SIN CORBATA

Resultado de imagen para politica  Holanda

Diego Lawler y Claudio Alfaraz
El próximo 15 de marzo se realizarán en los Países Bajos las elecciones legislativas que pondrán en juego los 150 escaños del Parlamento y definirán el rumbo político del país en los próximos años. De acuerdo con las encuestas, la puja principal está dada entre el Partido Popular por la Libertad y la Democracia (VVD) del actual primer ministro Mark Rutte y el Partido de la Libertad (PVV) del nacionalista y xenófobo Geert Wilders. Sin embargo, lo que se dirime en estos comicios trasciende el escenario local. Los 12,6 millones de holandeses habilitados para votar no solamente definirán cuál de estas fuerzas se impondrá, sino que también darán el primer indicio de 2017 acerca del rumbo que podría tomar Europa a mediano plazo. De hecho, durante toda la campaña electoral, la relación con la Unión Europea y la inmigración han sido los temas centrales del debate entre los contendientes.
El contexto
Con unos 17 millones de habitantes y más de 750 mil millones de dólares de PBI, Holanda es una próspera monarquía constitucional y forma parte del grupo de seis países (junto con Alemania, Bélgica, Francia, Italia y Luxemburgo) que en 1951 crearon la Comunidad Europea del Carbón y del Acero (CECA), primer embrión del proyecto de integración europea.
El año 2016 terminó con un crecimiento económico mayor al esperaResultado de imagen para Legislativas en Holanda: a la derecha, la pared.do, el nivel de desempleo más bajo en los últimos cinco años (5,4%) y la confianza del consumidor en el nivel más alto de los últimos nueve años. La inflación es baja y el país continuó teniendo un superávit comercial del 9% de su PBI. El ratio de deuda pública/PBI ha disminuido hasta llegar a un 63%. La situación migratoria registró 26.600 demandantes de ingreso en 2016, lo cual representa aproximadamente un 50% menos que los pedidos recibidos en 2015. Sin embargo, hay corrientes de opinión muy extendidas sobre los supuestos peligros de la islamización de la sociedad holandesa y los fracasos de la política de integración de los inmigrantes.
En Holanda el voto es voluntario. Si se mantiene el promedio de los últimos años, alrededor de nueve millones de personas votarían en estas elecciones que ponen la totalidad de las bancas parlamentarias. La elección del primer ministro es indirecta: se necesitan 76 diputados para obtener la mayoría absoluta que permita formar gobierno. En caso de que ninguna fuerza obtenga dicho número, los partidos deben negociar apoyos políticos y construir coaliciones. El procedimiento formal indica que el líder del partido que haya obtenido la mayoría absoluta o haya logrado conformar una coalición mayoritaria debe presentarse ante el rey con su propuesta de formación de gobierno.
En el actual Parlamento están representados 11 partidos, de los cuales seis son los principales. No obstante, se estima que en los comicios del 15 de marzo los votos se distribuirán entre 28 y 30 partidos políticos, la mayoría de ellos de creación reciente. La fragmentación del mapa político partidario provoca que usualmente los gobiernos que se establecen en los Países Bajos tengan que ser de coalición. Estas elecciones no serán la excepción: según se prevé, cuatro o cinco partidos deberán llegar a un acuerdo para formar una coalición de gobierno después de los comicios.
A falta de preocupaciones económicas de importancia, la campaña electoral ha girado principalmente en torno a la cuestión de los inmigrantes y la integración europea, con una agenda marcada por la retórica antiislámica y antieuropeísta de Geert Wilders. En este marco, la discusión se ha venido centrando en temas como el multiculturalismo, la globalización, la soberanía, los valores holandeses y en qué medida la Unión Europea es o no es útil para Holanda.
Como dato adicional, Holanda no utilizará para estos comicios el sistema de voto electrónico, de larga tradición en este país, sino que recurrirá al sistema manual de recuento de boletas y la transmisión de los resultados al centro cómputos por vía telefónica. Un grupo de expertos propuso un nuevo conjunto de estándares para el sistema de voto electrónico en 2016, pero las empresas de sistemas de registro y conteo electrónico del mercado europeo no han realizado sus ofertas. Las autoridades piensan que el software de los programas informáticos no aporta suficiente seguridad y quieren resguardar los resultados de los comicios del riesgo de que puedan ser alterados por vía informática.
Los partidos en pugna
En un contexto de permanente fluctuación del electorado y con un número relativamente alto de indecisos, las encuestas recientes señalan que la derecha continuará siendo la fuerza más votada, con un buen desempeño de los partidos que se sitúan en el centro del espectro político y una declinación del caudal electoral de la izquierda.
Dos partidos de derecha encabezan la disputa. Según los últimos sondeos, el Partido de la Libertad de Wilders adelanta por un estrecho margen al Partido Popular por la Libertad y la Democracia del primer ministro Rutte. Pese a que algunos intentan trazar paralelismos entre Wilders y el presidente estadounidense Donald Trump, calificando a ambos como “líderes populistas” que apelan al discurso de devolver la grandeza a sus respectivos países, existen diferencias entre ambos. Lejos de ser un recién llegado a la lucha electoral, Wilders se inició en la vida política cuando se unió al Partido Popular por la Libertad y la Democracia que ahora aspira a derrotar. Como miembro de esa formación accedió al Parlamento en 1998 y desde entonces no ha perdido su banca. En 2006 creó el Partido de la Libertad con una declaración de independencia respecto de la “elite de La Haya”, y ya en las elecciones de 2010 logró 24 escaños parlamentarios. Estos comicios son los cuartos en los que se presenta como líder de su formación. Sin embargo, y pese a los sucesivos éxitos electorales, el Partido de la Libertad carece de una estructura establecida –de hecho, formalmente Wilders es su único miembro– y apenas ha tenido peso en elecciones de nivel local. Inclusive, muchos de sus candidatos actuales también representan al Partido Popular por la Libertad y la Democracia en el Parlamento Europeo, el senado holandés o las asambleas provinciales. En los hechos, más allá de su discurso de apelación a las masas, hasta ahora Wilders no ha sido capaz de construir un partido sólido y ordenado, y hay quienes incluso sugieren que Wilders no apunta realmente a hacerse cargo del gobierno porque ve como más valioso continuar siendo el líder de un partido que se posiciona en la protesta permanente.
Aun si triunfara en estas elecciones, el Partido de la Libertad no obtendría la mayoría absoluta y debería establecer coaliciones para formar gobierno. Ahí reside el principal escollo real para las pretensiones de Wilders. El resto de los partidos rechaza su discurso de campaña, basado en posiciones duras que proponen el abandono del euro y de la Unión Europea y la limitación de cuajo a una inmigración a la que califica como “descontrolada”. Su faceta antiinmigratoria resalta sus posturas extremas y xenófobas: Wilders quiere prohibir el Corán y la inmigración musulmana y sostiene que Holanda tiene un “problema marroquí”. Si bien estas declaraciones le valieron ser citado por la justicia, Wilders denunció que con eso se atacaba su libertad de expresión y advirtió a jueces y políticos “del sistema” que no serán capaces de silenciarlo ni borrarlo de la escena política, lo cual le ha valido más simpatías de sus votantes.
El segundo lugar de las preferencias, y acortando notablemente las distancias a medida que se acerca el 15 de marzo, es para el Partido Popular por la Libertad y la Democracia del primer ministro Mark Rutte. Considerado como un gran aliado de la canciller alemana Angela Merkel, Rutte gobierna desde 2010 con el apoyo de diversos partidos; la actual coalición la encabeza su formación en alianza con el Partido del Trabajo (PvdA), de tendencia socialdemócrata.
Su gobierno se ha caracterizado por la implementación de una política económica liberal y de austeridad que incluyó la realización de recortes a pedido de la Unión Europea. Si bien el descontento de gran parte de la población hacia estas políticas ha hecho que el Partido Popular por la Libertad y la Democracia posiblemente pierda su condición de partido mayoritario, todo indica que sería la formación que se ubicaría en mejores condiciones para llegar a construir una coalición de gobierno.
Entre los demás partidos, el tercer lugar se disputa entre formaciones que se sitúan en el centro del espectro político: los demócrata cristianos (CDA), los social-liberales (D66) y la izquierda ecologista (GL). Un escalón más abajo, aunque logrando representación parlamentaria, entrarían los socialistas (SP), el partido de los pensionistas (50+) y los socialdemócratas del PvdA. Considerado hasta hace poco el mayor grupo político de izquierda del país, el PvdA ocupó el segundo lugar en las elecciones pasadas, pero el hecho de formar parte del actual gobierno y apoyar las políticas económicas de Rutte lo ha colocado al borde de una debacle electoral, si se cumplen los pronósticos de los sondeos.
En este escenario fragmentado, la pugna entre fuerzas políticas apunta tanto a atraer a la mayoría de los votantes como a posicionarse mejor en las negociaciones a las que inevitablemente se llegará para formar la próxima coalición gubernamental. Es por esto que las principales figuras de cada partido no solo presentan sus propuestas de gobierno sino que también, a lo largo de la campaña, han buscado echar sombras y dudas sobre sus adversarios, a veces incluso mediante difamaciones e informaciones falsas o de dudosa procedencia. Pero el dato significativo es que, a fin de captar a un electorado que se muestra disconforme con el establishment político, todos los partidos se han acercado en cierta medida a las posiciones de Wilders en lo que se refiere a la política inmigratoria, la acogida de refugiados y el aprendizaje del idioma holandés. Hace algunas semanas el primer ministro Rutte lanzó un aviso de campaña que indica a los nuevos inmigrantes que deben “actuar con normalidad o marcharse”. Por su parte, el líder de los demócrata cristianos, considerado un moderado, se ha sumado a este estado de opinión y afirmó en un debate televisivo reciente que “los Países Bajos están más enojados, más asustados y más inseguros que nunca”.
La implicancia de estas elecciones para Europa
El año 2017 trae consigo algunos aniversarios significativos para Europa. En febrero se conmemoraron los 25 años del Tratado de Maastricht, que creó la Unión Europea y profundizó la integración política, legal y económica que se venía llevando adelante bajo el paraguas de la Comunidad Económica Europea. Maastricht tuvo como resultado, entre otras cosas, que desde hace 15 años el euro sea la moneda común que circula en 12 países de la Unión. En marzo se cumplen 60 años de los tratados de Roma, por los que se crearon la Comunidad Económica Europea (CEE) y la Comunidad Europea de la Energía Atómica (CEEA o Euratom), organismos que con la ya mencionada CECA constituyen el germen de las Comunidades Europeas.
Sin embargo, el panorama actual muestra una Europa sumida en una fuerte crisis de identidad, golpeada por la salida del Reino Unido y en medio de cuestionamientos radicales lanzados por fuerzas políticas que ganan cada vez más relevancia en los distintos países de la Unión y ponen en disputa la conveniencia de continuar el proyecto continental.
La agenda de Europa en 2017 está marcada por elecciones que llevarán a la conformación de gobiernos en al menos tres de los países fundacionales de la integración: los Países Bajos, Francia (en abril) y Alemania (en septiembre), a los que podría sumarse también Italia. En todos estos países, al calor del inconformismo, el miedo y las posturas antiestablishment de gran parte de la población, han venido creciendo en los últimos años formaciones políticas derechistas y xenófobas que actualmente tienen aspiraciones serias de acceder al gobierno o al menos la capacidad de influenciar la agenda política de sus respectivas naciones. Factores como el avance de los partidos que pretenden la disolución de la Unión, la salida del euro y el corte drástico a la inmigración, junto con otros como la crisis de la moneda comunitaria, el estancamiento o débil crecimiento económico y la popularidad de los discursos xenófobos conforman un camino que puede tener como final una Europa muy diferente de la actual.
En este marco complejo, las elecciones holandesas, con su incógnita acerca del desempeño del partido de Wilders, son el primer episodio de 2017 para una disputa que viene atravesando todo el continente. Se enfrentan, por un lado, los ya establecidos partidos liberales y socialdemócratas, tradicionalmente favorables al bloque europeo, y, por otro lado, las fuerzas de perfil nacionalista, contrarias al europeísmo, xenófobas y antiinmigratorias. El telón de fondo está dado por los problemas económicos que atraviesan los países europeos, el alto desempleo juvenil en muchos países de la Unión, la amenaza cada vez más palpable del empobrecimiento y la precarización de las condiciones de vida de las clases medias, la caída de la actividad económica y una percepción cada vez más profunda de falta de futuro. En el tablero de Holanda se juega la primera partida de la serie que definirá el rumbo de Europa.

Turquía que aclare sus buenas intenciones y cuales son sus intereses por reconocer en nosotros,(ARMENIA) a su gran amor imposible


Raymond Berberian 

LAS ÁGUILAS TAMBIEN MUEREN s
Turquía considera a los armenios sobrevivientes del genocidio, como que abandonaron su país “Turquía” por propia voluntad, por consiguiente tanto ellos como lo asirios, siríacos, griegos, kurdos, lazes laces y yezidí pertenecen a la diáspora turca.
Pues bien, que Turquía, (hoy potencia mundial junto con Israel, apadrinada por los EEUU), exponga en bandeja sus buenas intenciones, que aclare cuales son sus intereses por reconocer en nosotros a su gran amor imposible: su diáspora turca, y nosotros gustosamente las estudiaremos.
No sabría decir cuántos de nosotros estaríamos dispuestos a jugarnos la vida en volver bajo las condiciones actuales, aunque…, si exagerara, supongo que no excederían los dedos de una mano. No obstante eso, algunos irían como turistas a rezar sobre el suelo de nuestros ancestros y, casi seguro, les sería obsequiado un libro ilustrado, recordatorio de quien fuera uno de los cabecillas del Genocidio contra la población armenia en Anatolia y Cilicia: Mustafá Kemal, alias el “Ataturc”.
Por otro lado, tengo entendido que Armenia (República Independiente) no está capacitada o no considera de su incumbencia acordarnos, los ocho millones de hermanos diseminados por el mundo, una suerte de identidad, un simple carnet que nos reconozca como: Armenios Occidentales, procedente de Turquía” Pero eso sí, nos ofrece un Pasaporte, lo cual es un honor para cualquiera de nosotros, pero es algo como ofrecerle un traje de etiqueta al que le falta zapatos o un tatuaje en la nuca o la espada.
Nuestra prolongada estadía fuera de nuestras raíces, nos ha permitido adquirir documentaciones de diversas nacionalidades. Para mí; La nacionalidad y el origen son dos cosas distintas. Yo, por ejemplo, poseo más de una nacionalidad en mi haber, mas ninguna señala mi origen. Eso da a entender que no siempre las nacionalidades comulgan con el origen.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.


Si bien el origen se pierde en la historia de los tiempos, en algunos casos excepcionales como el nuestro, se sostiene y se lo trata de reflotar con lo que uno quiere ser y eso, va más allá de la denominación, la fisonomía, el carácter y la idiosincrasia.
Gran parte de mi vida fui francés, incluso me identifiqué como francés, al igual que aquel africano en mi paso por Dakar (África Occidental) me preguntó si era francés y le dije que sí y él, henchido el pecho, replicó: (¡Comme moi!) Igual que yo. (Je m’apelle Renault 4) Me llamo Renault 4.
En el fondo me estaba engañando a mí mismo, escondiéndome en una apariencia adoptiva con la que, en honor a la verdad, entre los dos habíamos llegado a congeniar bastante.
Siempre presentí que en mí existía otro ser al que no le daba cabida, un ser que jugaba al escondite dentro de mí, por momentos se asomaba debajo de mi honda superficie del que me era imposible ocultar, ni siquiera razonando aquella conclusión de mi padre, huérfano de Diyarbekir quien fuera rescatado y conducido a Alepo Siria al igual que mi tía Arek y chamir, mi madre: (¡Toi tu est français, l’Arménie n’existe plus!) ¡Tú eres francés: Armenia no existe más!
Un día alguien me señaló una iglesia armenia, era un domingo. La gente había comenzado a salir y bajaba por las escalinatas.
Me sentía motivado, como cuando de chico en París, pegaba mis narices en las vidrieras que exhibían soldaditos de plomo.
Fantaseaba con los rostros de las mujeres comparándolas con mi madre que apenas recuerdo. Era mi gran familia perdida en el olvido. Sonreía, pero nadie me devolvía la mirada. Fue cuando me di cuenta que yo era la oveja perdida reflotada de un universo desconocido.
Y fueron pasando los años tratando de curar aquella espina que seguía hiriéndome. No faltó quién me dijera que mi apellido no era el de los puros y auténticos armenios, puesto que mi apellido se refería a un oficio; no así a nombres de santos. Sabía, sin embargo, que habría una puerta en algún recodo del camino de tantas que sobre la marcha me fueran cerradas en mi cara, una que yo mismo inventaría y eso fue lo que hice.
Mientras iba tropezando, peleándome contra los molinos de viento, fui haciéndome un camino paralelo y sacando mis propias deducciones: Tratar de no morir, antes de tiempo. Y si parto; estar convencido que habrá quienes me relevarían y llevarían mi balsa a buen puerto.
Con paciencia, las águilas también mueren…
Rupén raymond_berberian14@yahoo.com.ar
***