FRANCISCO NO TIENE SINÓNIMOS NI PALIATIVOS PARA ENMARCAR CAUSA ARMENIA : PRONUNCIA EL TERMINO ADECUADO. GENOCIDIO ARMENIO


prensa armenia

Papa Francisco en Armenia: “El Genocidio Armenio inauguró la lista de las terribles catástrofes del siglo pasado”

 
El Genocidio Armenio inauguró la triste lista de las terribles catástrofes del siglo pasado“, declaró el Papa Francisco durante la reunión con el presidente armenio, Serzh Sargsián, durante su gira en el país.

“Recordamos el Metz Yeghern, el ‘Gran Mal’, que golpeó a su pueblo y causó la muerte de una gran multitud de personas”, señaló, y denunció el papel de las potencias internacionales que “miraron para otro lado”. “Espero sinceramente que la humanidad sea capaz de aprender de esas trágicas experiencias para actuar con responsabilidad“, agregó, y pidió “que todos multipliquen sus esfuerzos para que en las disputas internacionales prevalezca siempre el diálogo”.

Durante la madrugada del sábado, horario Argentina, el Papa visitará el Tzitzernakaberd, el monumento dedicado a víctimas del genocidio, y se plantará un árbol en recuerdo de su visita. Allí recorrerá el museo subterráneo del genocidio, que cuenta con fotos e información sobre el crimen de lesa humanidad.

http://www.prensaarmenia.com.ar/2016/06/papa-francisco-en-armenia-el-genocidio.html

Los sitios que recorrerá el Papa Francisco en Armenia

El Papa Francisco viajará a Armenia entre el viernes 24 al domingo 26 de junio y visitará una gran cantidad de sitios históricos del país. A continuación, la Agencia Prensa Armenia presenta un recorrido con la historia de cada uno de ellos.

La Catedral de Echmiadzín, la Santa Sede

La Catedral de Echmiadzín es la Santa Sede de la Iglesia Apostólica Armenia y es considerada la catedral más antigua del mundo, construida en el año 303. Es el primer lugar que visitará el Papa Francisco y es donde se encontrará con el Catholicós de Todos los Armenios, Karekin II. Armenia fue el primer país en adoptar el cristianismo como religión oficial de Estado dos años antes de la construcción de la Catedral. Los dos apóstoles de Jesús, Judas Tadeo y Bartolomé, propagaron el cristianismo en Armenia.

Las invasiones y saqueos deterioraron la Catedral, que siempre fue restaurada. Todavía se encuentran restos de relieves del siglo V en el altar principal. En sus museos se guardan tres importantes reliquias de la religión: la Lanza Sagrada o lanza de Longino, el arma con el que el soldado romano Longino atravesó a Cristo mientras estaba crucificado, la mano derecha de San Gregorio el Iluminador y la reliquia del Arca de Noé.

El Tzitzernakaberd y la foto que recorrerá el mundo

El Tzitzernakaberd es el monumento oficial dedicado a las víctimas del genocidio armenio. Será el sitio que visitará el Papa Francisco el próximo sábado, y al que asisten por protocolo la mayoría de las personalidades y funcionarios que visitan Armenia. Fue construido en 1967 en Ereván y es el centro de las conmemoraciones de todo el pueblo armenio los 24 de Abril de cada año.

La decisión de construir el Tzitzernakaberd (o Memorial) fue del Comité Central del Partido Comunista de la Unión Soviética como una forma para calmar los ánimos del pueblo armenio en el 50º aniversario del Genocidio Armenio, el momento en que comenzó la lucha abierta por el reconocimiento del crimen de lesa humanidad. El año 1965 fue testigo de una de las primeras y únicas manifestaciones multitudinarias dentro de la Unión Soviética, con unas 100.000 personas en Ereván exigiendo a las autoridades soviéticas el reconocimiento del genocidio.

El monumento de 44 metros simboliza el renacimiento nacional de los armenios y cuenta con doce placas en círculo que representan a las doce provincias perdidas que se encuentran actualmente en Turquía. En el medio hay una llama eterna dedicada a las 1.500.000 víctimas del genocidio. En 1995 se abrió un Museo del Genocidio Armenio por el 80º aniversario.

Gyumrí y los fantasmas del terremoto

La siguiente parada en la gira del Papa será la ciudad de Gyumrí, la segunda más grande de Armenia. Gyumrí es “ciudad hermana” de la ciudad argentina de Córdoba desde 2002. Gyumrí sufrió uno de los terremotos más devastadores de la historia en diciembre de 1988, con un saldo de entre 25.000 y 50.000 muertos dejando la ciudad en ruinas.

La Plaza de Vartanants, donde el Papa celebrará una misa, es la plaza central de la ciudad y tiene un monumento a la batalla de Avarayr del año 451. Armenia fue derrotada por Persia en ese momento, pero es considerada una victoria porque marcó el camino para el tratado de Nvarsak, que permitió a los armenios profesar el cristianismo libremente y respetado por el Imperio vencedor. Francisco visitará también dos de las nueve iglesias en Gyumrí: la Catedral Apostólica Armenia de las Siete Llagas y la Catedral Católica Armenia de los Santos Mártires.

Ereván y una Plaza de la República desbordada de fieles

Tras su paso por Gyumrí, Francisco viajará a Ereván, la capital armenia, donde celebrará un rezo por la paz en la Plaza de la República. Ereván es una de las ciudades más antiguas del planeta con 2.798 de edad, ya que fue fundada con el nombre de Erebuní en el año 782 antes de Cristo, 29 años antes que Roma.

Tiene una población de un millón de habitantes, y se espera una concurrencia masiva al evento del Papa. Fue nombrada en 2012 la Capital Mundial del Libro por la UNESCO, un reconocimiento a sus programas de fomento de lectura.

Khor Virap, al pie del Ararat

Por último, el domingo 25 por la mañana, el Papa Francisco cerrará su gira en el monasterio de Khor Virap, a pocos kilómetros de la frontera cerrada con Turquía, donde soltará palomas de la paz hacia el bíblico Monte Ararat.

Es a partir de Khor Virap que comienza la historia del cristianismo en Armenia. El monasterio se construyó sobre un pozo de 6 metros de profundidad y de un diámetro de 4 metros que fue donde estuvo confinado durante 13 años Gregorio por orden del rey –hasta ese momento- pagano Tiritades.

Gregorio había sido condenado por propagar las nuevas ideas del cristianismo. Sobrevivió alimentado diariamente por una anciana que le proveía de agua y del típico pan armenio (lavash) a través de una soga y fue finalmente liberado por el rey.

La hermana de Tiritades lo convenció de que Gregorio podría curarlo y lo hizo efectivamente: a partir de allí, el rey recibió un bautismo cristiano en el año 301. Fue así que Tiridates III y el reino de Armenia se convirtieron al cristianismo y San Gregorio el Iluminador sirvió como el primer Catholicós de la Iglesia Armenia, máximo escalafón de la jerarquía eclesiástica, convirtiéndose en el fundador y santo patrono de la Iglesia Apostólica Armenia.

El Monte Ararat (o Monte Masís, su nombre armenio) es el símbolo nacional de Armenia y fue donde se posó el Arca de Noé según el Libro del Génesis luego del Diluvio Universal. Por esa razón se trata de un lugar sagrado para el cristianismo, hoy en territorio turco.

http://www.prensaarmenia.com.ar/2016/06/los-sitios-que-recorrera-el-papa.html

 

LOS VENGADORES ARMENIOS-El nombre clave de la operación era Némesis, por la diosa griega de la venganza.


el periodico

VENGADORES DEL GENOCIDIO ARMENIO

‘Operación Némesis’: ojo por ojo

La deportación y masacre de más de un millón de armenios en 1915 tuvo su venganza. Una organización secreta, activada por la Federación Revolucionaria Armenia, cazó y dio muerte a siete responsables del genocidio.

POR XAVIER MORET

En este año del centenario se está hablando mucho del genocidio armenio, que costó la vida a millón y medio de personas, pero es menos conocida la venganza que, con el nombre de operación Némesis, emprendieron algunos armenios contra los responsables de aquella matanza iniciada el 24 de abril de 1915.

Fue en noviembre de 1919, en los breves años de independencia previos a la Unión Soviética, cuando el consejo general de la Federación Revolucionaria Armenia decidió, en una reunión en Ereván, condenar a muerte a los principales responsables del genocidio, tanto de Turquía como de Azerbaiyán. El nombre clave de la operación era Némesis, por la diosa griega de la venganza.

En la primera lista negra redactada por los dirigentes de la operación Némesis había 650 nombres; luego se redujo a 41 y, finalmente, a los que consideraban los siete criminales principales. Armen Garo, Aaron Sachaklian y Shahan Natali estaban al frente de este operativo que tiene puntos en común con la persecución de nazis emprendida por el judío Simon Wiesenthal después de la segunda guerra mundial.

Esta organización secreta tenía una doble sede, en Estambul y Boston. Un estudiante llamado Hrach Papazyan, que había conseguido infiltrarse en el Gobierno de los Jóvenes Turcos, era el encargado de buscar a los culpables. Los comandos que debían ejecutarles, entre 1920 y 1922, estaban formados por entre tres y cinco armenios.

El objetivo número uno de la operación Némesis era el ex gran visir Mehmet Talaat Pashá, ministro del Interior de Turquía que en 1915 dictó la orden de deportación de los armenios y que fue, por tanto, quien desencadenó el horror del genocidio. Pronto se comprobó que vivía exiliado en Berlín. Fue allí donde lo encontró el estudiante armenio Soghomon Tehlerian después de seis meses de búsqueda.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Tehlerian alquiló un apartamento cerca de donde vivía Talaat, en el barrio berlinés de Charlottenburg y, después de seguirle durante varios días, el 15 de marzo de 1921 lo mató de un tiro en la nuca, disparado en la calle ante numerosos testigos. Cuando estos lo inmovilizaron, se limitó a decir: «Dejadme. Yo soy armenio, y él, turco. Esto no tiene nada que ver con vosotros».

Tras ser detenido, Tehlerian fue juzgado en junio de 1921. Ante el juzgado expuso los horrores del genocidio armenio y detalló que él había sobrevivido porque le dieron por muerto cuando le deportaban junto con su familia. Cuando después de dos días recuperó la consciencia, tuvo que apartar el cadáver de su hermano y recordó cómo había visto morir a sus padres y habían violado a su hermana. Al final le declararon inocente entre los aplausos del público. Una vez absuelto,

Tehlerian emigró a California, donde murió en 1960 como un héroe del pueblo armenio.

La operación Némesis no se detuvo aquí. Otros personajes asesinados por armenios, entre 1920 y 1921, son Fathali Khan Hoyski, primer ministro del Azerbaiyán, considerado responsable de la muerte de miles de armenios en Bakú; Behbud Javanshir, ex-ministro del Interior azerí; Said Halim Pashá, ex gran visir del imperio otomano; Enver Pashá, ex-ministro de la Guerra de Turquía; Ahmed Jamal Pashá, ex-ministro de Marina de Turquía; Mgrditch Harutuyan, miembro de la policía secreta turca en Estambul; y Jamal Azmí, ex-gobernador de la provincia de Trebisonda.

33

La muerte del azerí Behbud Javanshir, el 18 de julio de 1921, fue una de las más espectaculares. Tuvo lugar en una calle de Estambul, muy cerca del lujoso Hotel Pera Palas. El armenio Misak Torlakian, nacido en Trebisonda (actual Turquía), fue el encargado de ejecutarlo. Le esperó a la puerta del hotel, le siguió cuando le vio salir y le disparó dos tiros en el pecho. Torlakian se dio a la fuga, pero cuando ya estaba lejos, le entraron dudas sobre si realmente lo había matado. Regresó, lanzó un tiro al aire para apartar a los curiosos y le disparó el tiro definitivo a Behbud Khan.

Condición mental dañada

A Torlakian lo detuvieron enseguida, sin que él opusiera resistencia. Semanas después, un tribunal militar británico lo consideró«culpable, pero no responsable», debido a su condición mental, afectada por el horror del genocidio. Después del juicio, Torlakian emigró a Estados Unidos, donde murió en 1968.

La operación Némesis se dio por concluida en 1922, tras la muerte a tiros de los principales responsables del genocidio armenio.

http://www.elperiodico.com/es/noticias/internacional/operacion-nemesis-ojo-por-ojo-4113263

Matar al tirano cuenta la historia de cómo Soghomon Tehlirian dispara en Berlín a Talaat Pasha, figura fundamental del genocidio armenio perpetrado por los turcos a comienzos del siglo XX


Pagina/12

Ignacio Minaverry y los guionistas Lautaro Ortiz y Pablo Túnica ponen sus firmas en Matar al tirano, que relata la historia de Soghomon Tehlirian, sobreviviente armenio que asesinó a Talaat Pasha. “A Tehlirian, como a tantos armenios, le quebraron la vida”, dice Ortiz.

Por Andrés Valenzuela

¿Es el tirano una víctima o un instrumento más de un Estado asesino? ¿Debe considerarse ‘persona’ en el sentido jurídico a un tirano? ¿Es un asesino quien ante la ausencia de justicia decide hacerla por mano propia?” Esos son los planteos fundamentales en torno de los cuales gira Matar al tirano, la nueva serie de la revista Fierro, que acompaña mañana a Página/12 en los kioscos. Matar al tirano cuenta la historia de cómo Soghomon Tehlirian dispara en Berlín a Talaat Pasha, figura fundamental del genocidio armenio perpetrado por los turcos a comienzos del siglo XX. La nueva historieta de Fierro tiene guión de Lautaro Ortiz (con auxilio de Pablo Túnica hasta la página 19) y dibujos de Ignacio Minaverry (Dora, Noelia en el país de los cosos).

El proyecto, cuenta Ortiz, “fue impulsado por Eduardo Kozanlian, secretario del Consejo Nacional Armenio de Sudamérica en Buenos Aires”, quien le facilitó material de archivo para documentar el relato. “Entre la documentación (películas, historietas realizadas en Europa) me dio a leer ‘Un proceso histórico’, la versión taquigráfica del juicio realizado en Alemania que editó Ediar en 2012”, cuenta el jefe de redacción de la revista. “Ese trabajo está acompañado de varios textos como el de Osvaldo Bayer y un estudio –una verdadera joya ensayística– de Eugenio Zaffaroni, donde se explica la importancia de ese juicio para entender qué es derecho penal internacional en relación con la responsabilidad penal por delitos contra la humanidad, y cómo la decisión del tribunal de absolver a Tehlirian pone en jaque sus límites éticos. Ese debate, que tan bien explica Zafforini, es la cuestión de fondo de este relato.”

11072002_973492146003856_658171656698749799_n

El relato que proponen los autores está planteado como una retrospectiva. Comienza a principios de los años ’60, en la ciudad estadounidense de San Francisco, en “la década de revoluciones sociales, políticas y culturales”, con el protagonista presenciando la historia: la carrera espacial, el hi ppismo, los resabios de la generación beat, el free jazz, las drogas y la juventud politizada. Luego, anticipa el guionista, la historia se trasladará a Berlín, donde Tehlirian fue juzgado por su único disparo. “Se explica cómo el Estado turco planificó el genocidio desde 1915 en adelante”, plantea el autor. “No es la historia de un hombre que toma venganza, sino la de quien reclamó justicia: recordemos que el Estado turco sigue negando el genocidio armenio, pese al reconocimiento mundial.”

Tehlirian declara: “Maté a un hombre, pero no soy un asesino”. No tiene cargo de conciencia. Al tribunal “sólo relata su largo sufrimiento luego de haber visto asesinar a su familia y a su pueblo, cuenta su derrotero por Europa, perseguido por la imagen de sus parientes asesinados, sus desvanecimientos, sus alucinaciones, las voces que lo perseguían y que le reclamaban justicia –explica Ortiz–. A Tehlirian (como a tantos armenios) le quebraron la vida: es la historia de hombre al que obligaron a mirarle los ojos a la muerte.”

Minaverry, dibujante de la serie, encuentra en Tehlirian “a un personaje que no se puede negar que es interesante”. Los lectores de Fierro conocen bien a Minaverry por creaciones como Dora, donde también se metía en las consecuencias de los crímenes de guerra. Allí fue autor integral. En Matar al tirano, sin embargo, confía en los guiones de otro. “Ultimamente vengo haciendo varios trabajos con guiones de otros: Bajo Flores, La autopista del sur y ésta –cuenta–. Es relajante cada tanto poder dibujar y nada más.” Por lo que se puede ver de estas primeras páginas, el trazo que propone se ubica en algún punto entre las dos series que publicó antes en la revista, aunque él explica que aún está “tratando de encontrarle la vuelta” y deja una cuota de suspenso: “Me parece que a lo largo de la historieta va a ir cambiando el estilo”.

Como dato curioso, comenta Ortiz, “la figura nefasta de Talaat Pasha ya había aparecido en Fierro en Roma & Linch”, una historieta que el propio Ortiz había creado junto a Pablo Túnica. “Fue en la historia sobre el amor secreto entre Alfonsina Storni y el libanés Emir Arslán, quien había sido el primer cónsul del Imperio Otomano en Buenos Aires y quien, al oponerse a las decisiones políticas de los Jóvenes Turcos, fue condenado a muerte, por lo que debió renunciar a su cargo y vivió el resto de su vida en Buenos Aires, donde fundó la revista La Nota, publicación donde la entonces jovencita Alfonsina Storni publicó sus primeras notas.”

Además de Matar al tirano, la Fierro de este mes incluye un nuevo capítulo de El vástago (por Iñaki Echeverría, Gabriela Cabezón Cámara y Selva Almada), el capítulo final de Lo blanco del ojo, de Fernando Calvi, la segunda entrega de El día más largo del futuro, la historieta muda de Lucas Varela, una nueva propuesta de El Marinero Turco (Murder Inc.) y el suplemento especial dedicado a Zenitram. Además, como siempre, las secciones de cuentos breves de Pedro Lipcovich y la de crítica coordinada por Laura Vázquez Hutnik.

http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/espectaculos/18-35462-2015-05-08.html

Erdogan: ASALA amenaza los países que quieren asistir a los eventos Gallipoli en Turquía


Soy Armenio

Klaus Lange Hazarian

En una declaración que sorprendiera al mundo político, Erdogan afirmó que ASALA, quien no funciona desde hace 35 años, amenaza a los países que quieren participar en los festejos de Gallipoli.

445133_900

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, sorprendió a la comunidad internacional al afirmar que una organización desaparecida hace décadas, el ASALA o Ejército Secreto Armenio para la Liberación de Armenia, amenazó los países que vayan a participar en los eventos turcos dedicados al 100 aniversario de la Victoria Canakkale.

“Más temprano o más pronto, Turquía descubrirá quien está detrás de esta organización”, dijo Erdogan en la entrevista con el diario Milliyet.

El Ejército Secreto Armenio para la Liberación de Armenia o ASALA, por su nombre en inglés (Armenian Secret Army for the Liberation of Armenia) es una organización armada fundada en 1975. Su objetivo principal era el reconocimiento del Genocidio armenio por parte del gobierno turco así como la creación de una Armenia independiente en los territorios armenios reconocidos por el Tratado de Sevres.

De ideología marxista-leninista y con fines nacionalistas, ASALA fue fundada en 1975 y realizó varios atentados con bombas y asesinatos de diplomáticos turcos.

Recibió la ayuda de Siria y Libia en los años ochenta y mantuvo contactos con la Organización para la Liberación de Palestina u OLP, quien le traicionó en 1983 al pasar material confidencial a los servicios de inteligencia franceses.

La organización se debilitó debido a que sus sangrientas actividades no fueron apoyadas como habían esperado en un principio y el grupo cayó en diversos cismas internos que lo condenaron a una inactividad total y su actual desaparición.

http://www.soyarmenio.com.ar/2015/04/erdogan-asala-amenaza-los-paises-que.html

Genocidio armenio- Novela Gráfica que se publicará : “Operación Némesis”


PeopleOfAr

En honor del 100 aniversario del Genocidio Armenio, Due Entretenimiento del Diablo es la publicación de una novela gráfica “Operación Némesis: una historia de genocidio y venganza” con una importante cobertura de medios planeado.

El no vel se basa en la historia real de Soghomon Tehlirian , un hombre solitario que en 1921 mató al ex líder de Turquía en las calles de Berlín y se alejó un hombre libre. ¿Por qué? Debido a que el hombre asesinado Talat Pasha fue el arquitecto de una masacre a nivel nacional de más de un millón y medio de personas. El asesinato fue parte de una operación secreta nombre de la diosa griega de la retribución divina, Némesis.

Operación Némesis era una operación encubierta por la Federación Revolucionaria Armenia (Dashnaktsutyun) llevado a cabo desde 1920 hasta 1922, durante el cual fueron asesinados varios ex figuras políticas y militares otomanos por su papel en el genocidio armenio.  La operación secreta fue encabezada por Armen Garo , Aaron Sachaklian y Shahan Natalie.

Tras el final de la Primera Guerra Mundial, el tribunal militar otomano condenó a muerte a los principales líderes de los Jóvenes Turcos responsables de la planificación y ejecución del genocidio armenio. Sin embargo al final de los ensayos, la condenaron fueron liberados. Huyeron a las capitales europeas que viven bajo nombres falsos. A principios de la década de 1920, la Federación Revolucionaria Armenia (ARF) en su noveno Congreso Mundial celebrado en Ereván aprobó una resolución secreta llamada La Misión Especial (Haduk Gordz) para castigar a los principales responsables del genocidio armenio. Entre 1920-1922 los perpetradores fueron localizados y asesinados por los vengadores armenios. La novela gráfica sigue la historia de Soghomon Tehlirian que matar el principal arquitecto del genocidio armenio, Talat Pasha.

Asegúrese de recoger una copia! Ya está disponible en Amazon [AQUÍ] para pre-pedido y se venderá el 22 de abril.

Escritor – Josh Blaylock

Artista – Hoyt Silva

Colores – Greg & Fake Estudio

Operación Némesis - Cómic

Source:  http://www.bleedingcool.com/2015/01/16/devils-due-to-publish-armenian-genocide-graphic-novel-operation-nemesis/

HOMENAJE EN ARMENIA A LOS 5 HEROES DE LISBOA


 

INTERNATIONAL ARMENIAN NETWORK  IAN

Proponen que la República de Armenia los declare héroes nacionales

 

Propuesta de reconocimiento
EREVÁN (News y otras – Diario Armenia).-  Abriendo la serie de conmemoraciones, el 23 de julio por la tarde, en el parque cercano al Conservatorio Estatal Gomidás se organizó un acto en homenaje y memoria de la operación de los 5 héroes de Lisboa (ocurrido el 27 de julio de 1983), organizado por la Unión Juventud Armenia.
La memoria de la acción  protagonizada por Setrag, Vache, Sarkis, Simón y Ará; los cinco jóvenes del Líbano que actuaron en nombre del “Ejército Revolucionario Armenio” en Portugal, es evocada todos los años en diversas comunidades de la Diáspora y en la Madre Patria.
Este año la memoria asume un cariz distintivo con la propuesta realizada por el historiador Simón Safarian para que la República de Armenia los declare como héroes nacionales, tal como lo planteó en una conferencia de prensa realizada el 25 de julio.
Entendiendo que no se ha realizado aún la interpretación adecuada, el dramaturgo Samuel Tatevosian -que participó de la liberación de Artsaj- entiende que la comunidad internacional no ha evaluado correctamente ese importante capítulo de las reivindicaciones por la Causa Armenia. Agregó que el objetivo era demostrar un noble arrojo por la Nación, por lo que constituye una prerrogativa de la armenidad -y una deuda sagrada- formular una apreciación objetiva.
Recordemos que, oportunamente, el gran poeta Hovhannés Shiraz había escrito una poesía evocativa. (ver en la edición armenia en esta edición)

http://www.ian.am/notas/general-l6428/homenaje-en-armenia-a-los-5-heroes-de-lisboa.html#_

 

ASALA habría amenazado a Turquía con represalias si les pasara algo a los armenios en Siria


Fuente . IAN – INTERNATIONAL ARMENIAN NETWOR

EL ASALA (EJERCITO SECRETO ARMENIO) HABRIA ADVERTIDO A TURQUIA SOBRE LA SUERTE DE LOS ARMENIOS DE SIRIA

 

asala


El Ejército Secreto Armenio para la Liberación de Armenia (ASALA) habría amenazado a Turquía con represalias si este país llegara a poner en riesgo la seguridad y la cohesión social de la comunidad armenia de Siria.
 “Cualquier aventurerismo militar o cualquier violación directa o indirecta de la seguridad y la cohesión social de la comunidad armenia de Siria por parte de Turquía será recibida con similares contra-medidas”, habría dicho en un comunicado el ASALA, en un comunicado el lunes, según informara hoy el diario turco TodaysZaman.
ASALA, un grupo que ha estado inactivo desde 1985, es conocida por sus ataques contra objetivos turcos en Turquía y en varios países en los años 70 y 80. El grupo auto proclamado de izquierda, es responsable de la muerte de más de 40 diplomáticos turcos en el extranjero en la década de 1970 ante la indiferencia internacional sobre el reconocimiento del Genocidio Armenio en esa época.
La declaración de ASALA no brindó más detalles sobre las medidas contra Turquía que, según dijo, se ha convertido en una “amenaza” para la estabilidad en la región.
“La política de agresión contra la integridad de Irak, la intervención militar directa en la sangrienta crisis de Siria, la continuación durante más de 20 años del bloqueo impuesto a Armenia, la política conspirativa y de doble cara con respecto a Irán, las amenazas contra el integridad territorial de Grecia y Chipre y las medidas coercitivas contra la población kurda de Turquía, han transformado a Turquía en un centro peligroso para la estabilidad de la región”, dijo.
“La política conspirativa y hostil del Estado turco contra los países vecinos llegó a su punto más alto y ha llevado a Turquía a un aislamiento total en toda la región”.
Turquía, alguna vez aliada del presidente sirio Bashar al-Assad, es ahora uno de sus más acérrimos críticos y alberga al rebelde Ejército Libre Sirio (FSA), que está tratando de derrocar al régimen de Assad y es el brazo político de la oposición, del Consejo Nacional Sirio.
Alrededor de 3.000 armenios de Siria han huido a Armenia para escapar de la violencia que afecta a Siria desde que los grupos de la oposición comenzaron la revuelta para derrocar a Assad hace 17 meses.
La comunidad armenia de Siria, estimada en 60.000, es aprensiva acerca de la caída del régimen, debido a la incertidumbre en cuanto a la forma en que la oposición tratará el tema de los derechos de las minorías y por su lealtad al régimen secular actual.
La declaración de ASALA acusó también al gobierno turco de incitar “sueños del renacimiento del sanguinario régimen otomano”, expresando que “brindamos nuestra solidaridad a todos los pueblos de la zona y declaramos que el pueblo árabe decidirá su destino y dará forma a su futuro sólo, sin lágrimas de cocodrilo y sin la atención hipócrita de los círculos gobernantes turcos”.
Turquía y Armenia no tienen relaciones diplomáticas y su frontera común está cerrada desde 1993. Turquía cerró la frontera en protesta por la ocupación armenia de Nagorno-Karabaj, enclave armenio en Azerbaiyán. Una iniciativa en 2009 para normalizar las relaciones bilaterales chocó contra la condición turca de que la normalización dependía de la resolución del conflicto de Nagorno-Karabaj.
Los dos países también están en desacuerdo debido al negacionismo turco, que niega categóricamente el genocidio de 1,5 millones de armenios asesinados en el este de Anatolia durante los últimos años del Imperio Otomano, quedándose así con territorios armenios y limpiando la zona de cristianos.
MONTE MELCONIAN, HEROE NACIONAL DE ARMENIA

Fuente: Panarmenian, Combinadas, Soy Armenio

http://www.ian.am/notas/general-l714/el-esala-ejercito-secreto-armenio-habria-advertido-a-turquia-sobre-la-suerte-de-los-armenios-de-siria.html

Los cimientos del estado kemalista son los huesos de los armenios y con su sangre cuajó el acero turco. En otras palabras, no existe una base turca limpia.


images2b252852529

Asociación de Amistad Ellinoarmenikis 

El genocidio de los armenios no es sólo un día de conmemoración

imagesww2

N. Lygeros

Traducción al español de Eduardo Lucena González y Olga Raptopoulou

El genocidio de los armenios no es sólo un día de conmemoración, sino una realidad también. El genocidio no existe únicamente el 24 de abril y no lo recordamos sólo en esta fecha. Es un crimen contra la Humanidad y, por lo tanto, no se puede borrar de nuestra memoria por mucho que quiera el régimen turco. No se nos olvida, además, porque Turquía no ha reconocido todavía dicho genocidio. No quiere aceptar que Kemal no era sino un Hitler más. Que Kemal es un genocida. Kemal, el genocida.

1175407_10202232957332390_967041903_n

 

Este es su nombre, y no otro, y mientras Turquía no lo acepte participará en el genocidio de la memoria. Los cimientos del estado kemalista son los huesos de los armenios y con su sangre cuajó el acero turco. En otras palabras, no existe una base turca limpia. Y aun reconociendo Turquía el genocidio de los armenios se desprende lo mismo. Por supuesto, esto no quiere decir que no haya una solución, ya que hay un esfuerzo por minimizar el papel de Kemal con los intentos de los neootomanos.

 

       Pero tampoco esto quiere decir que él no sea el continuador de un esfuerzo otomano de extinguir cualquier elemento no musulmán del Imperio Otomano. No olvidemos que los primeros informes oficiales sobre los problemas existentes se dan ya en 1878 en la Conferencia de Berlín por parte de la delegación armenia. Tampoco nos olvidamos, desde luego, de que las primeras matanzas masivas tienen lugar en 1894. Y consideramos que el genocidio armenio se inicia a partir de ese momento y no sólo desde 1915. Nosotros no confundimos los símbolos institucionales con la realidad histórica. Porque no nos lo permitimos. Y no podemos olvidar que el pueblo armenio es un pueblo cristiano, y que esta característica fue una de las justificaciones utilizadas para su genocidio.

Armenios en Hungría contra estatua de Atatürk en Budapest

 

Kemal fue simplemente la culminación del horror y de la barbarie, pero ambos habían existido antes. Esta barbarie, por lo tanto, no es una de las innovaciones de Kemal, sino un precedente.

images (39)

Y no es casual, sino necesario, que la Operación Némesis

 

images (27)

golpeara a animales como Talaat Pasha.

 Y no es casual, sino necesario, que el tribunal de Berlín absolviera a Soghomon Tehlirian.

 

SoghomonTehlirian

 Incluso la justicia institucional aceptó que una víctima puede ser transformada en un Justo por necesidad. Y eso lo hizo mucho antes de que el concepto de genocidio fuera reconocido o más bien inventado por Raphael Lemkin; lo que significa que la justicia institucional ya tenía desde entonces reconocida la barbarie del crimen contra la Humanidad. Porque esto es el genocidio de los armenios. Es la demostración en la práctica de la barbarie. Dicho de otra forma, el día de conmemoración es sólo un símbolo, mientras que la realidad nunca ha dejado de existir, ya que su existencia ni siquiera es reconocida por el régimen turco.

http://www.lygeros.org/articles.php?n=9238&l=es

El Destino del Guerrero: Un paralelo en la meseta de Armenia. Por Vartán Matiossián


Fuente : Soy Armenio.

Posted by: Klaus Lange Hazarian

La identidad de las etnias y de las lenguas que se hablaban en el Asia Menor antes del II milenio a.C. supera las posibilidades de conocimiento.

La región oeste se orientó hacia el mar Egeo y la Hélade desde temprano, mientras que la zona este perteneció al Oriente antiguo. Los prehititas (“hatti”) se establecieron en el norte. Alrededor del 2000 ya tenían un largo período de asentamiento; su lengua está probablemente vinculada con las caucásicas. Por entonces, gente de habla indoeuropea arribó al Asia Menor y dos siglos después había subyugado una porción apreciable del territorio sin eliminar a sus habitantes. Eran los “nesitas”, que la bibliografía conoce como hititas y que fueron precedidos por sus parientes, los luvitas. Ambas lenguas, junto con otras de menor importancia, constituyen la rama anatólica de la familia indoeuropea.

Tras un período de organización entre los siglos XIX y XVII a.C., hacia 1400 los hititas iniciaron su expansión territorial y llegaron a la cumbre de su poderío, disputando la su-premacía a Egipto. Los tres principales frentes de lucha de los hititas en el orden externo fueron:

a) Egipto: El Imperio Nuevo, después de la expulsión de los hicsos (1580), se extendió por Asia y chocó con Hatti y Mitanni. La batalla de Kadesh (1285) entre hititas y egipcios no resolvió el pleito; en 1269 se firmó un tratado que establecía un condominio sobre Siria. Hatti se derrumbó hacia 1200, pero los egipcios ya no podían hacer valer sus pretensiones.

b) Mitanni: En el siglo XVII a.C., los hurritas se fortalecieron y constituyeron el reino de Mitanni. En su momento de máximo esplendor, Mitanni abarcó el norte de Mesopotamia y Siria, con salida al Mediterráneo, y fue tenaz contrincante de Egipto. A través de alianzas dinásticas, se unió con su enemigo contra los hititas, pero el debilitamiento de Egipto durante el reinado de Amenofis III (1402-1364), la hábil política de aquéllos y el surgimiento de Asiria como potencia provocaron la destrucción de Mitanni hacia 1370-1340; los restos de los hurritas se retiraron hacia el norte y parte de ellos se estableció en la meseta de Armenia.

c) Asiria-Babilonia: las disputas por la posesión de Siria septentrional condujeron al saqueo de Babilonia por Mursilis I (1595). Hacia 1370 Asiria comenzó a fortalecerse, pero hititas y asirios no llegaron a chocar al lograr un reparto equitativo de los despojos de Mitanni. . A fines del siglo XIII a.C., el imperio hitita se hundió. Quinientos años después, la conquista del reino neohitita de Karkemish (717) por los asirios marcó su fin definitivo.

Un cuarto frente de conflicto, Azzi-Hayasa, en el oeste de la meseta de Armenia, tuvo a maltraer a los hititas y a menudo los obligó a permanecer a la defensiva. Las fronteras orientales, en las márgenes del río Eufrates, constituyeron un foco permanente de tensión. El pueblo montañés de los kaskas y los países de Azzi-Hayasa e Isuwa no perdían ocasión para poner en aprietos a su poderoso vecino.

La confrontación entre ambas partes no era una cuestión estrictamente militar. James Mellaart ha planteado la posibilidad de que los hititas trataran de mantener el control de una fuente alternativa de estaño; exploraciones geológicas han descubierto la presencia de depósitos aluvionales de oro, plata y estaño al pie del monte Aragatz, al noroeste de la actual República de Armenia. El estaño se procesaba, junto con el cobre, en los hornos metalúrgicos de Metzamor (ca. 1500)(1) .

Sin embargo, el estaño del Cáucaso no parece haber sido tan relevante en la época. Según Charles Burney, la casiterita utilizada en Metzamor era importada (2) , en tanto Jak Ya-kar ha señalado que tanto podía ser local como importada de Irán o Afganistán occidental (3) . James G. Macqueen ha sugerido que Azzi-Hayasa quizás controlara los ricos depósitos metalíferos del noroeste y norte de la meseta de Armenia, lo que suscitó el interés de su poderoso vecino del oeste (4) .

En la época tenían gran importancia los maryannu, conductores de carros de combate que representaban la aristocracia guerrera hurrita y los estratos superiores de Mitanni. Su poderío no se limitaba a los estados hurritas, sino que estaban presentes en la clase alta de los pequeños estados sirio-palestinos y formaban su oficialidad. Sirvieron como mercenarios de los faraones egipcios, por ejemplo contra la segunda oleada de los “pueblos del mar” (5) .

Los autores que admiten la presencia o la influencia indoirania en Mitanni concuerdan en el origen sánscrito de maryannu; sus oponentes han propuesto una fuente caucásica oriental (6) . El sumerio mar-gid-da (mar “carro”) (7) podría haberse combinado con el védico máryah (“hombre joven, valiente”), en nuestra opinión, para dar maryannu (“guerrero en carro de combate”).

La función guerrera es la segunda en la clasificación trifuncional de Georges Dumézil. Su análisis en el mundo indoiranio es relevante por ser el más próximo al armenio y porque la legislación religiosa y los himnos sagrados han conservado datos relacionados.

Dumézil ha estudiado a algunos de los héroes guerreros (Hércules, Indra, etc.), trazando un esquema general en el que aparecen como líderes militares, símbolo de las fuerzas de la tempestad y cometedores de tres pecados (matar a la criatura de una divinidad, sentir miedo que lleva a una acción deshonrosa, realizar un acto sexual prohibido). La transgresión sexual (adulterio, violación, concubinato) toma distintas formas entre los guerreros a veces divinos y en otras humanizados, quienes personifican la fuerza primitiva irrefrenable y bárbara: “(…) Por doquier el guerrero se toma libertades con los códigos mediante los cuales los seniores pretenden disciplinar el ardor de los jóvenes, por doquier se reconoce ‘derechos no escritos’ sobre la mujer del prójimo, sobre la virtud de las mozas” (8) .

La figura apasionada de los máryah, propia de la antigua mitología indoirania, sufrió luego un cambio brusco; Indra se convirtió en personificación de la maldad. Verethragna y Mitra se dividieron su función, y apareció una nueva concepción moral, donde la figura del guerrero pecador quedó en el polo opuesto al de la pureza y la purificación. Dumézil y Stig Wikander han identificado este cambio con la reforma de Zoroastro; Jean Haudry señala que la fecha, la causa y la forma de esta revolución religiosa son desconocidas (9) . No obstante, T. Burrow ha indicado que una invasión irania desde el sur provocó la división de la zona ocupada por los indoiranios entre el Penjab y el Asia occidental; la tensión entre ambos grupos se expresó en la prédica de Zoroastro, hacia los siglos XII-XI a.C., y los dioses indoiranios fueron anatematizados como deivas (“demonios”) (10) .

En un tratado firmado con Huqqana de Azzi-Hayasa, Supiluliuma I menciona una serie de obligaciones de derecho civil:

Mi hermana, que te he entregado como esposa, tiene hermanas y cuñadas. Ellas se han convertido en tus parientes a causa de tu matrimonio. Porque en el país de Hatti hay una ley: no toques a tus hermanas y primas. Esto está prohibido. Quien se permita acto semejante en Hatti, no vivirá, morirá.

Como vuestro país es menos civilizado, ustedes están habituados a tomar a vuestras hermanas y primas. Esto está prohibido en Hatti. Si un día una hermana, una cuñada o una prima de tu mujer te visitan, agasájala con bebida y comida. Coman, beban y pasen momentos agradables. Pero no la toques. Esto está prohibido, es causal de muerte. No lo intentes de manera espontánea, y si alguien te lo sugiere, no le prestes atención. No lo hagas. Que esto te esté prohibido por juramento.

Manténte lejos de las mujeres de palacio. No te acerques y no hables a cuanta mujer de palacio exista, libre o esclava. Que tu siervo o sierva no se acerquen a ella, no le hablen. Cuando pase una mujer de palacio, ábrele camino y huye. El siguiente caso de una mujer de palacio te servirá de lección.

¿Quién era Mariya y por qué murió? ¿Acaso no había encontrado y observado a una mujer de palacio? Pero mi padre, el padre del Sol, lo vio por una ventana y le dijo colérico: ‘¿Por qué miraste a esa mujer?’ Y Mariya murió por ese error.

Un hecho que ha producido la muerte de un hombre vale como lección para ti.

Cuando vuelvas a Hayasa, no toques a las mujeres y hermanas de tu hermano. Esto está prohibido en Hatti. Si sucediera que vuelvas a palacio, no hagas esta cosa prohibida. Ni debes tomar nueva mujer del país de Azzi, y si ya tienes una, que sea considerada tu concubina, pero no tu esposa.

Toma de vuelta a tu hija otorgada a Mariya y entrégala al hermano de éste (11) .

Con un nombre “medio erótico, medio guerrero”, Mariya era líder de un país “menos civilizado”, donde los hombres tenían derecho a poseer varias mujeres –incluso con relación de consanguinidad– en igualdad legal. Representaba la primera etapa de la función guerrera, la del combatiente que sentía la necesidad de saciar su naturaleza indómita, su sed de hazañas y su pasión inflamada, a quien los hititas entrados en la segunda fase oponían un sistema moral y familiar que constituía el fundamento para que el monarca se librara de un peligroso enemigo por una supuesta transgresión a las reglas establecidas. Es posible que Mariya se hallara en Hattusas para la firma de la paz y hubiera sido víctima de una argucia del rey Tuthaliya III.

Siguiendo la clasificación de Claude Levi-Strauss, los hititas vivían en un estadio “cultural” –donde el incesto estaba prohibido–, y los hayasianos, en un estadio “natural”. En la legislación hitita, la violación era uno de los tres crímenes capitales (los otros eran la relación sexual con animales y la desobediencia a la autoridad del Estado), entre los que debía comprenderse el incesto en sus diferentes variantes (voluntario o forzado). Supiluliuma seguramente aplicaba la norma 193 del código hitita, que establecía el levirato (casamiento de la mujer viuda con su cuñado) (12) .

La prohibición de relacionarse con “mujeres de palacio”, en cambio, no parece tener fundamentos jurídicos y su existencia parece dudosa, máxime en el caso de que aquéllas fueran libres. Esta advertencia no está acompañada por una prohibición explícita o una amenaza de muerte; el rey hitita sólo se basa en su tono imperativo y la desgracia de Mariya. La sentencia de muerte contra éste por la mera relación con una mujer de palacio no tenía justificativo legal.

Teniendo en cuenta el sentido “valiente” de máryah y la posible vinculación del lat. mas, maris (“macho, varón”) y maritus (“hombre casado”) con el dios Marte, la palabra armenia *mariya (“hombre joven”) debió tener el sentido adicional de “valiente” o “guerrero”, cuya expresión es el nombre personal Mariya (13).

El probable origen sudoriental (Kizzuwatna) de la familia real hitita dejó una visible influencia hurrita sobre la corte, el culto y la religión, en tanto que el impacto lingüístico pro-venía de los días de gloria de Mitanni, antes del reinado de Supiluliuma. La fama de los maryannu llegó al imperio hitita, donde el poderío de los guerreros de Azzi-Hayasa –que manejaban carros de combate y quizás se apodaban *mariya– también debía gozar de cierto predicamento. Su líder fue víctima de esa fama, alimentada por la tradición mítica e ideológica.

La figura del dios guerrero Vahagn, cuyas raíces se remontan a la época previa a la fragmentación indoeuropea, y que ha sufrido, entre otras, influencia hitita (14) , sugiere que entre los hayasianos debía existir el ambiente ideológico sobre el cual se erigiría la tradición guerrera. Ese ambiente era de probable origen indoeuropeo y, más precisamente, armenio.

Notas:
1. James Mellaart, “Anatolian Trade with Europe and Anatolian Geography and Culture Provinces in the Late Bronze Age”, Anatolian Studies (Ankara), vol. XVIII, 1968, p. 200-201.
2. Charles Burney y David Marshall Lang, The Peoples of the Hills. Ancient Ararat and Caucasus, Londres, 1971, p. 68. Objetos babilonios de los siglos XVI-XV a.C. (una pesa de la época de Burna-Buriarash I y un sello cilíndrico de Kurigalzu I) hallados en Metzamor parecen haber llegado vía Siria a través del río Aratzaní, la misma ruta del estaño, “y no es accidente que muchos objetos de estaño se hayan encontrado en el cementerio de Metzamor” (Emma Khanzadian y Boris Piotrovsky, “A Cylinder Seal with Ancient Egyptian Hieroglyphic Inscription from the Metsamor Gravesite”, Soviet Archaeology and Anthropology [Armonk, NY], Spring 1992. 74).
3. Jak Yakar, “Regional and Local Schools of Metalwork in Early Bronze Age Anatolia, Part II”, Anatolian Studies (Ankara), vol. XXXV, 1985, 31. Afganistán e Irán eran las fuentes principales del estaño mesopotámico en el III milenio a.C. (Tamara Stech y Vincent Pigott, “The Metals Trade in Southwest Asia in the Third Millennium B.C.”, Iraq [Londres], vol. 48, 41-48).
4. Cf. James G. Macqueen, The Hittites and their Contemporaries in Asia Minor, Londres, 1996, p. 41-43, 54.
5. Abraham Malamat, “Siria y Palestina en la segunda mitad del segundo milenio”, en E. Cassin, J. Bottéro y J. Vercoutter (eds.), Los imperios del antiguo Oriente, vol. II, Madrid, 1983, 155-156; Nancy K. Sandars, The Sea People, Londres, 1987, 119.
6. Igor Diakonoff, “Language Contact in the Caucasus and the Near East”, en T. Markey y J. Greppin (eds.), When Worlds Collide. Indo-Europeans and Pre-Indo-Europeans, Ann Arbor, 1990, 64.
7. Levón Petrosián, “‘Mar-Gid-Da’, ‘Mar’, ‘Maran-Sayl’ (ensayo histórico-etimológico)” (en armenio), en Sesión científica republicana dedicada a la integración de las investigaciones de campo etnográficas y folklóricas, Ereván, 1984, 37.
8. Georges Dumézil, El destino del guerrero, Londres, 1971, 92.
9. Idem, 128; Haudry, Les indoeuropéens, París, 1985, 81.
10. T. Burrow, “La invasión aria en la India”, en A. Cotterell (ed.), Historia de las civilizaciones antiguas, vol. II, Barcelona, 1984, 377.
11. Citado por Nicolas Adóntz, Histoire d’Arménie, París, 1946, 29-31.
12. Oliver Gurney, The Hittites, Londres, 1990, 78, 83. Para Heinrich Otten, la historia de Mariya ejemplifica la discreción que el yerno debía mostrar en las reglas de etiqueta mientras visitaba la corte hitita (Heinrich Otten, “Hititas, hurritas y mitanios”, en E. Cassin, J. Bottéro y J. Vercoutter, op. cit., 121).
13. Cf. Vartán Matiossián, “Mariya, líder del país de Hayasa, y sus conexiones” (en armenio), Bazmavep (Venecia), 1-4, 1992, 324.
14. Ivanov 1983. 39-40. Sobre Vahagn, cf. Vartán Matiossián, “Soles y orígenes: el mito armenio de la creación”, Transoxiana, vol. 2, 2001
<http://www.salvador.edu.ar/transox/0102/soles.html&gt;.

PUBLICADO ORIGINALMENTE en Transoxiana 4 – Julio 2002

Vartan Matiossian es un historiador, traductor y editor de la diaspora armenia.
En la actualidad es director del Comité de Educación Nacional Armenio (Nueva York) y editor de reseñas de libros para Armenian Review.
Matiossian nació en Montevideo (Uruguay) el 6 de marzo de 1964. Se trasladó a Buenos Aires en 1973. En 1991 se graduó en la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires. De 1992 a 2000 fue profesor asociado de Historia de Armenia y Religión en la Escuela de Estudios de Oriente, Universidad del Salvador (Buenos Aires).
En 2006 obtuvo su doctorado en Historia por la Academia Nacional de Ciencias de la República de Armenia.
Sus áreas de interés abarcan la historia armenia y la literatura, tanto antiguas como modernas.
Matiossian vivió en Buenos Aires desde 1973 hasta 2000, luego se trasladó a Nueva Jersey, donde ahora reside.

Rajoy, Erdogan y el genocidio armenio


Fuente : aragonliberal

Por: Fernando José Vaquero Orequieta

t_22_06_2013 (1)

En estos tiempos que vivimos, y de manera acentuada, las noticias se suceden a ritmo vertiginoso: lo que hoy es “rabiosa actualidad”, mañana apenas se comenta e, inmediatamente, se olvida. Múltiples informaciones se suceden, se acumulan, nos aturden… para luego desaparecer.

Por ello, acaso sea necesario volver la mirada para recordar determinados hechos que fueron objeto de atención mediática y que, analizados o no, fueron olvidados. Ahí radica uno de los problemas de nuestro tiempo: la reseña jocosa y el análisis superficial han relevado, perniciosamente, a la reflexión serena y profunda; perdiéndose multitud de ocasiones para el debate y, ocasionalmente, alcanzar alguna conclusión válida para la convivencia.

Sirva esta breve introducción para retrotraernos a la visita de Mariano Rajoy a la Turquía de Recep Tayyip Erdogan en el último febrero. De la misma, apenas, se destacaron dos hechos. El más relevante: el Partido Popular apoyará a Turquía en su pretensión de entrar en la Unión Europea. Segundo: la presencia de Rajoy el 12 de febrero, y en lugar preferente, en un mitin electoral del partido de Erdogan; auténtica encerrona, pues estaba anunciada su asistencia a la inauguración de una estación del metro de Estambul. El partido político del que hablamos es, nada menos, que Justicia y Desarrollo (AKP): el paradigma de un supuesto islamismo moderado que, poco a poco, ha decepcionado a los observadores occidentales; radicalizándose y amparando múltiples corruptelas, circunstancia que viene concitando protestas ciudadanas violentamente reprimidas.

Ali Babacan, ministro de Turquía

Entonces, debemos concluir… ¡España y el Partido Popular apoyan a Turquía en sus pretensiones europeas! Pero, tenemos derecho a preguntarnos, ¿se ha consultado a los españoles o, al menos, a los militantes del partido de Rajoy? Es más, ¿se ha generado algún debate al respecto? ¿Es indiferente la entrada de Turquía en Europa? ¿Nos afectará a los españoles? Seguramente, pero, ¿cómo? ¿Alguien lo sabe? ¿Nos lo han explicado? Además de más Doner Kebabs y nuevas mafias especializadas en el tráfico de personas, drogas y armas, ¿se implantarán guetos turcos en nuestras ciudades, al igual que sucede, desde hace décadas, en Alemania?

Preguntas, todas ellas, un tanto retóricas, pues ya sabemos cómo se las gasta nuestra casta política; una oligarquía que nos trata como a súbditos y no como a ciudadanos. Ni nos informan, ni nos tienen en cuenta, ni les interesamos: “vote usted lo que quiera que, nosotros, los de siempre, haremos lo que nos dé la real gana”.

Seamos veraces: los hechos vienen desmintiendo tozudamente que Turquía sea un ejemplo de democracia abierta, tolerante, observante estricta de los derechos humanos; a la europea. Y si alguien lo duda, que se lo pregunten a las mujeres, los kurdos, las minorías religiosas…

Pero, ¿no podrían exigir España, y el resto de Europa, la aplicación del principio de reciprocidad? Por ejemplo: si se construye una mezquita con capital turco, que se haga lo propio con una iglesia… allí. Pero, se me olvidaba: ¡no se pueden construir nuevas iglesias en Turquía! No digamos, ya, en Arabia Saudita…

Película_2237

Y, ante todo, ¿cómo incorporar en nuestra posmoderna Europa a un estado –el turco- que no ha reparado mínimamente al pueblo armenio? ¡Ni siquiera reconoce que perpetrara el primer genocidio moderno hace casi un siglo! Es más, el estado turco castiga a todo aquél que cuestione mínimamente un negacionismo que en Europa, por lo que respecta a la Shoah, se persigue ejemplarmente.

armenios_en_jslm_quique_014

Recuérdese el caso del Premio Nobel de Literatura 2006, el turco Orhan Pamuk, quien por su crítica a ese negacionismo del genocidio armenio se había exiliado el año anterior. O al periodista Hrant Dink, de origen armenio, quien en el semanario Agos propugnó un diálogo entre turcos y armenios que partiera del reconocimiento del sufrimiento causado; por lo que fue condenado, también en 2005, por violar el artículo 301 del Código Penal, es decir, ¡”insultar la identidad turca”! Finalmente, sería asesinado el 19 de enero de 2007. No recuerdo que el Partido Popular protestara por nada de ello.

armenios_en_jslm_quique_024

Aunque casi por completo desconocida en España, nos une con Armenia una pertenencia común: las raíces cristianas. Armenia fue además de una de las más antiguas naciones del mundo, la primera cristiana; antes, incluso, que la propia Roma. Pero, en la segunda década del pasado siglo, pudo desaparecer por completo de la mano del ejército turco. Ya había sufrido persecuciones y matanzas terribles con anterioridad. Así sucedió en 1880; después, en 1896, cuando fueron asesinados 300.000 armenios bajo el sultanato de Abdul Hamid II; y en 1908, al ser masacrados otros 30.000 en la ciudad de Adaná. Pero será en 1915 cuando se consumó la tentativa de eliminar a toda la población armenia residente en territorio turco. En febrero de ese año, 60.000 reclutas armenios del ejército turco fueron fusilados. A continuación, todos los varones armenios con edades comprendidas entre los 15 y 45 años fueron enrolados en el ejército, siendo explotados hasta la muerte. El 24 de abril de aquel fatídico año, 600 líderes de la comunidad armenia fueron detenidos en Estambul y ejecutados. Desde entonces, esa fecha figura en el calendario de la diáspora armenia, indeleblemente, en un ejemplar ejercicio de memoria histórica y de reconocimiento al martirio de sus antepasados. Pero los genocidas no se detuvieron ahí. La restante población armenia -niños, mujeres y ancianos- fue desalojada de sus localidades y organizada en unas “marchas de la muerte” hacia el desierto de Siria y el mar Negro; falleciendo por hambre, sed y malos tratos en su inmensa mayoría. Aún, a finales de la Primera Guerra Mundial, unos 300.000 armenios fueron masacrados en el Cáucaso turco. Finalmente, entre 1920 y 1923 se perpetraron las últimas matanzas. A lo largo de todos esos terribles años, decenas de miles de mujeres y niños fueron raptados y violados; el patrimonio personal y cultural del pueblo armenio fue destruido; su riqueza, expropiada… Y todo ello, ante la pasividad internacional; limitándose las potencias europeas a unas pocas advertencias nominales y mínimas investigaciones. De los dos millones de armenios que vivían en Anatolia en 1914, una vez finalizadas las diversas oleadas genocidas, apenas sobrevivía una cuarta parte; refugiados en Líbano, Francia, Argentina y en la pequeña Armenia soviética. Los responsables de este exterminio sistemático fueron los “Jóvenes Turcos”, militares nacionalistas que perpetraron tamaña “limpieza étnica” en el marco del proyecto de una Turquía “moderna” elaborado por sus dirigentes Mehmet Tallat, Ismael Enver y Ahmed Jemal.

05apr16

Pero hubo más víctimas: unos 300.000 asirios -también cristianos- fueron masacrados. Otro genocidio casi desconocido del que nunca se habla. Y unos pocos años después, los griegos residentes en Anatolia occidental -más de millón y medio- fueron expulsados a resultas del conflicto griego-turco desarrollado al término de la Gran Guerra. De esta manera, si en la Anatolia de primeros del siglo XX algo más de un 30% de su población era cristiana, en la actualidad no llega ni al 1%.

La mera afirmación, en Turquía, de la realidad de este genocidio, sigue siendo perseguida penal y policialmente. Sus diversos gobiernos nunca lo han reconocido, pese a la existencia de cientos de fotografías de la época y numerosísimos testimonios de diplomáticos extranjeros, misioneros, militares alemanes (entonces aliados), memorias de supervivientes, etc.

En este conflictivo contexto, de negacionismo, islamismo ascendente, protestas ciudadanas contra la corrupción, ¡Mariano Rajoy se deja fotografiar sonriente en un mitin islamista! Un comportamiento, nada heroico, al que en vicisitudes muy diversas nos viene acostumbrando.

No parece, pues, que Rajoy haya renunciado al proyecto ideológico radical-progresista que heredó de Rodríguez Zapatero; una de cuyas expresiones sigue siendo la Alianza de las Civilizaciones. Casualmente, Erdogan era su otro gran propulsor…

Estamos a un año del centenario del genocidio armenio. Sabemos qué podemos esperar al respecto del Partido Popular de Rajoy: ¡no molestemos a Erdogan! Sonriamos y dejemos pasar las cosas.

hungria

 

 

 

Pero, ¿podría obrarse de otra manera? Efectivamente. Ha sido el caso del Tribunal Federal de Buenos Aires que dictaminó, el 1 de abril de 2011, que “el Estado turco ha cometido el delito de genocidio contra el Pueblo Armenio, en el período comprendido entre los años 1915 y 1923” en el que fueron asesinadas un millón y medio de personas mediante una “estructurada planificación exterminadora”.

1609689_10202451396357631_1552518062_n

Si ya Francia, Suiza y Holanda, en la década anterior, habían emprendido un camino convergente al argentino, la cosmopolita casta judicial del Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo, allanando las pretensiones del futuro socio turco, emitió una sentencia nefasta el 17 de diciembre de 2013 en la que establecía que la negación del genocidio armenio -por la que fue condenado un político turco en 2007 en Suiza- constituía un ejercicio de la libertad de expresión, no pudiendo ser objeto de condena penal.

1150817_10151657162428655_1105894315_n

De modo que Rajoy ha seguido, también en ello, los dictados de sus colegas de casta que conciben Europa como un club económico, dirigido por una oligarquía político-financiera  que prima el lucro por encima de todo, alimentado por un pensamiento único y sostenido por unas estructuras administrativas y judiciales restrictivas y alejadas de los pueblos europeos.

imagesSSS32

Que nadie se confunda: Turquía es una gran nación, orgullosa de su rica tradición cultural, artística e histórica, poblada por gentes de mucha iniciativa, dignidad y carácter. Como europeos, que estamos perdiendo rápidamente nuestras raíces, podemos aprehender lo mejor de ese orgullo; no para discriminarles, sino para dialogar y construir desde la propia identidad y pertenencia. No en vano, sin identidad no se dialoga: se parlotea. Y si renuncias a ella, no serás respetado.

554035_646996295327063_1504017788_n

Por todo ello, Armenia debe nuestra gran referencia: por su sacrificio y resistencia, su voluntad de supervivencia, su memoria, su desacomplejada identidad.

http://www.aragonliberal.es/noticias/noticia.asp?notid=76482&menu=3

La contribución del genocidio


ellinoarmeniki

N. Lygeros

Traducción al español de Eduardo Lucena González, Olga Raptopoulou

Tout notre héritage culturel est le fruit des apports de toutes les nations. Nous comprenons ceci d’autant mieux lorsque nous pensons combien appauvrie eût été notre culture si les peuples condamnés par l’Allemagne n’eussent point été capables, tels les Juifs, de créer la Bible ou de donner le jour à un Einstein, à un Spinoza; si les Polonais n’eussent été à même d’offrir au monde un Copernic, un Chopin, une Curie; si les Tchèques n’eussent produit un Huss, un Dvorak; si les Grecs n’eussent donné un Platon ni un Socrate; si les Russes n’avaient offert au monde un Tolstoï et un Rimski-Korsakov; les Français un Voltaire, un Montesquieu, un Pasteur; les Hollandais un Erasme, un Grotius et un Rembrandt; les Belges un Rubens et Maeterlinck; les Norvégiens un Grieg; les Yougoslaves un Negosti; les Danois un Kierkegaard.

Raphaël Lemkin

imagesrscvsgf descarga (35)

 

Si un genocidio contribuye a algo eso es, sin duda, a la conciencia de la pérdida. Sin embargo, la pérdida tiene que ser perceptible e imaginar su descripción tangible, en el caso de que haya sucedido. Incluso en el margen de nuestra lucha por el reconocimiento del genocidio olvidamos a menudo darnos cuenta de la ausencia de aquellas personas que no nacieron nunca debido a la muerte de sus antepasados. Pensamos especialmente en unas personas, algunas veces personas concretas, siempre y cuando sepamos sobre su obra y su contribución al desarrollo de la Humanidad. Pero ¿quién entre nosotros piensa en las personas que no tuvieron esta posibilidad? La respuesta es muy fácil: Raphaël Lemkin. Se trata del creador de la noción de la palabra “genocidio”. Pero él lo profundiza más. Mediante sus escritos nos muestra el camino humano privado de la voz en la sociedad del olvido. Separa de las naciones sus frutos para donarlos a toda la Humanidad.

images (19)

Por lo tanto, las personas son regalos para la Humanidad. En este margen nuevo, la noción del genocidio obtiene una nueva dimensión que paralelamente incumbe a la negación del genocidio. Los genocidios ya no son unos hechos aislados en el tiempo con impacto local, a pesar de su horror. Se trata de un crimen que se perpetúa al pasar el tiempo siempre y cuando no esté reconocido. Y esta es la razón por la que un crimen tal contra la Humanidad sigue siendo tan abominable. Porque no deja de herir a la Humanidad. Esta se encuentra en la posición de la madre destruida por el bárbaro que le arrebató a su hijo para decapitarlo. El crimen se concibe dejando un estigma indeleble a lo largo del tiempo y por la incapacidad del niño de preservarse en la memoria de su madre eviscerada. Por eso el asesinato cometido es doble. No consigue sólo la herida sino su permanencia. No se limita sólo a lo simbólico, sino que anhela la estigmatización también. La crucifixión no es suficiente para el verdugo porque tiene miedo de la resurrección. La problemática sobre el genocidio estriba en la duración de la acción, siempre y cuando tendamos a considerarlo como un simple hecho. Es que nos olvidamos de los descendientes de las víctimas y sobre todo de su posible contribución a la evolución de la Humanidad. Esto es lo que el texto de Raphaël Lemkin nos recuerda. Al darnos los nombres de los seres humanos que ayudaron a la Humanidad, nos hace comprender de manera tangible la pérdida que representa el genocidio para la misma. Además, nos permite darnos cuenta de que no incumbe sólo a la Humanidad del presente sino a la del futuro, que no tendrá la oportunidad de nacer, vivir, crear. Raphaël Lemkin insiste mucho en este hecho para que podamos comprender la importancia de la condena de este crimen contra la Humanidad. Por otra parte esto nos indica que no podemos limitarnos al reconocimiento. Es necesario pasar a la fase de penalización para condenar a los que querían decapitar al niño aun cuando la madre fue ya eviscerada. Por lo tanto el reconocimiento no puede constituir sino el primer paso en el proceso de reparación, ya que el crimen fue cometido a través del tiempo. Por eso el problema verdadero del genocidio, en dimensiones humanas, no es su historicidad, ya que es indiscutible, sino el rasgo diacrónico mediante el genocidio de la memoria. El crimen contra la Humanidad no tiene lugar sólo en contra de los que fallecieron sino, sin duda alguna, también contra los que vendrán. Esto es lo que siempre debemos tener en cuenta al examinar el genocidio y esta es su contribución.

http://www.lygeros.org/articles?n=3415&l=es

LOS DONMEH Y EL GENOCIDIO ARMENIO


 

Ruben Demirjian

El movimiento sionista buscó diversos padrinos imperiales para su sangrienta
empresa. Entre ellos el imperio otomano, el germánico, el Raj británico, el colonialismo
francés y la Rusia zarista. Los planes sionistas para el pueblo palestino anticipaban la
solución otomana para los armenios, que fueron exterminados en el primer genocidio
continuado del siglo XX.

 

Walter Laqueur reconoce en su “Historia del Sionismo” que “A D. Gordon y sus
compañeros querían que cada árbol y cada matorral fuese plantado por expedicionarios judíos”.13
Gordon acuñó la consigna “conquista del trabajo” (“Kibbush avodah”). Llamó a los
capitalistas judíos, y a los directivos de la plantación de Rotschild, que habían conseguido
tierra de los terratenientes turcos absentistas pasando por encima del pueblo palestino, a
“contratar a judíos y sólo a judíos”. Organizó boicots a las empresas sionistas que no
contrataban exclusivamente a judíos y organizó huelgas contra los colonos de Rotschild
que permitían que campesinos árabes fuesen aparceros o trabajasen, incluso como mano
de obra barata.
De este modo, los “sionistas obreros” utilizaron los métodos del movimiento obrero
para impedir la contratación de árabes; su objetivo no era explotar, sino usurpar.
La sociedad palestina
Al final del siglo XIX había en Palestina mil pueblos o aldeas. Jerusalén, Haifa, Gaza,
Yaffa, Nablús, Acre, Jericó, Ramle, Hebrón y Nazaret eran ciudades florecientes. Las
colinas estaban laboriosamente abancaladas. Canales de riego surcaban todo el territorio.
Los jardines de limoneros, los olivares y los cereales de Palestina eran conocidos en todo el
mundo. El comercio, el artesanado, la industria textil, la construcción y la producción
agrícola eran prósperas. http://www.marxismo.org
Los relatos de los viajeros de los siglos XVIII y XIX están llenos de datos, al igual
que los informes académicos publicados quincenalmente en el siglo XIX por el Fondo
Británico para la Exploración de Palestina. http://www.marxismo.org
En realidad, fue precisamente la cohesión social y la estabilidad de la sociedad
palestina lo que llevó a Lord Palmerston a proponer premonitoriamente en 1840, cuando
Gran Bretaña estableció consulado en Jerusalén, la fundación de una colonia judía europea
para “preservar los intereses más generales del Imperio Británico”.14
La sociedad palestina, aun padeciendo la colaboración de los terratenientes feudales
(effendi) con el imperio otomano, era productiva y culturalmente diversa, con un
campesinado muy consciente de su papel social.
13 Walter Laqueur, History of Zionism, Londres, 1972.
14 Joy Bonds et. al., Our Roots Are Still Alíve – The Story of the Palesttinian Peoplel, Nueva York, Institute for
Independent Social Journalism, Peoples Press, 1977, p. 13.
– 11 -Los campesinos y la población urbana palestina habían establecido una distinción
clara y muy asimilada entre los judíos que vivían entre ellos y los colonizadores que
sobrevendrían, ya que en 1820 los 20.000 judíos de Jerusalén se integraron totalmente en la
sociedad palestina y fueron aceptados.
Cuando en 1886 los colonialistas de Petah Tikvah trataron de expulsar a los
campesinos de su tierra chocaron con una resistencia organizada, pero los trabajadores
judíos de los pueblos y comunidades vecinos no sufrieron ninguna consecuencia. Cuando
los armenios que huían del genocidio turco se establecieron en Palestina fueron bien
recibidos. Ese genocidio fue ominosamente defendido por Vladimir Jabotinsky y otros
sionistas en su afán por lograr el apoyo turco.
En realidad, hasta la Declaración Balfour (1917), la respuesta palestina a las
colonizaciones sionistas fue imprudentemente tolerante. En Palestina no había ningún
odio organizado contra los judíos, nadie organizaba masacres como las del zar o los
antisemitas polacos, no surgió ninguna reacción simétrica por el lado palestino contra los
colonos armados que utilizaban la fuerza siempre que podían para expulsar a los palestinos
de su tierra. Ni siquiera las algaradas espontáneas que expresaban la rabia de los palestinos
contra los constantes robos de su tierra iban dirigidos contra los judíos como tales.
Cortejando el favor del Imperio
En 1896 Theodor Herzl estableció su plan para inducir al imperio otomano a
entregar Palestina al movimiento sionista: “Suponiendo que Su Majestad el Sultán nos entregase
Palestina, podríamos a cambio ocuparnos de regularizar las finanzas de Turquía. Formaríamos allí una
avanzada de la civilización frente a la barbarie.”15
En 1905, el VII Congreso Sionista Mundial tuvo que reconocer que el pueblo
palestino estaba organizando un movimiento político para independizarse nacionalmente
del imperio otomano, lo que no sólo amenazaba la dominación turca sino también los
planes sionistas.
En ese congreso, Max Nordau, destacado líder sionista, resumió las preocupaciones
sionistas: “El movimiento que se ha apoderado de gran parte del pueblo árabe puede con facilidad tomar
en Palestina una dirección que resulte nociva… El gobierno turco puede verse obligado a defender su
dominio en Palestina y Siria mediante la fuerza armada… en tales circunstancias cabe convencer a Turquía
15 Theodor Herzl, The Iewish State, Londres, 1896.
– 12 -de que será importante para ella contar en Palestina y Siria con un grupo fuerte y bien organizado que… se
oponga a cualquier ataque a la autoridad del Sultán y defienda su autoridad con todas sus fuerzas».16
Cuando el Kaiser se dispuso a forjar una alianza con Turquía como parte de su
enfrentamiento con Gran Bretaña y Francia por el control del Oriente Medio, el
movimiento sionista hizo ofrecimientos similares a la Alemania imperial. El Kaiser
mantuvo casi diez años un tira y afloja negociador con la dirección sionista para formular
un plan de estado judío bajo auspicios otomanos que tuviese como tarea principal la
erradicación de la resistencia palestina anticolonial y la garantía de los intereses de la
Alemania imperial en la región.
Sin embargo, en 1914, la Organización Sionista Mundial tenía muy avanzadas sus
gestiones paralelas para embarcar al imperio británico en la voladura del imperio otomano
con ayuda sionista. Haim Weizmann, que llegaría a ser presidente de la Organización
Sionista Mundial, hizo una importante declaración pública: «Podernos decir razonablemente que
si Palestina cae en la esfera de influencia británica y la Gran Bretaña alienta el establecimiento de los
judíos allí, como dependencia británica, en veinte o treinta años podríamos tener allí a un millón de judíos,
o quizá más; desarrollarían el país, le restituirían la civilización y formarían una guardia muy efectiva del
Canal de Suez.»17
La declaración Balfour
Weizmann consiguió arrancar a los británicos lo que los dirigentes sionistas habían
pedido simultáneamente a los gobiernos imperiales otomano y alemán. El 2 de noviembre
de 1917 se publicaba la Declaración Balfour. Entre otras cosas, decía: «El Gobierno de Su
Majestad ve favorablemente el establecimiento en Palestina de un hogar nacional para el pueblo judío, y
hará cuanto esté en su mano para facilitar la realización de ese objetivo…»18
Los sionistas definían su reivindicación de Palestina con todo cinismo. Tan pronto
afirmaban que Palestina era una tierra desierta visitada ocasionalmente por nómadas como
proponían someter a la población palestina a la que poco antes habían tratado de hacer
invisible. El propio A.D. Gordon insistió machaconamente en la necesidad de impedir que
los palestinos, cuya no existencia repetía, cultivasen la tierra. Digitalizado por CelulaII
16 Hyman Lumer, Zionism: Its Role in World Politics, Nueva York, Intemational Publishers, 1973.
17 Haim Weizrnann, Trial and Error. The Autobiography qf ChaimWeizmann, Nueva York, Harpers, 1949, p.
149.
18 John Norton Moore, ed., The Arab-Israeli Conflict, Princeton, N.J., The American Society of Intemational
Law, Princeton Universi ty Press, 1977, p. 885.
– 13 -Esto se traducía en la completa expulsión de los no judíos de la “patria judía”. Una
similar descripción informaba los pronunciamientos de los dirigentes británicos y sionistas
en sus planes para la población palestina. En la época de la Declaración Balfour, los
ejércitos imperiales británicos habían ocupado la mayor parte del imperio otomano en
Oriente Medio, enrolando a líderes árabes para combatir a los turcos bajo dirección
británica a cambio de garantías británicas de “autodeterminación”.
Mientras los sionistas insistían en su propaganda en que Palestina estaba despoblada,
en sus tratos con los padrinos imperiales dejaban claro que había que someterla y se
ofrecían como locus operandus.
Los británicos respondían de igual modo. La Declaración Balfour también contenía
un pasaje destinado a engañar a los líderes feudales árabes impresionados por la traición
del imperio británico al entregar a los sionistas la misma tierra a la que se había prometido
la autodeterminación árabe: «debiéndose entender claramente que nada se hará que pueda perjudicar
los derechos civiles y religiosos de las comunidades no judías existentes en Palestina…».19
Los británicos habían utilizado durante años a la dirección sionista para conseguir
apoyo de los bancos y grandes capitalistas judíos de los Estados Unidos y la Gran Bretaña
a su guerra contra el imperio alemán. Con Weizmann se preparaban para utilizar la
colonización sionista de Palestina como instrumento para controlar políticamente a la
población palestina.

Desde sus inicios, el movimiento sionista buscó la “armenización” del pueblo palestino. Al igual que los nativos americanos, los palestinos fueron considerados como “un pueblo demasiado.” La lógica era eliminar, el registro de un genocidio.

 

 

“Se trató de un GENOCIDIO  impulsado por musulmanes criptojudíos sionistas de una secta mesiánica llamada “Dönmeh” (se puede obtener información de la misma en inglés, en la Enciclopedia Judía – Jewish Enciclopedy: http://www.jewishencyclopedia.com/articles/5278-donmeh ). Estos musulmanes criptojudíos mesiánicos sionistas, que seguían a un “mesías” propio (que no es Jesucristo), conformaron un grupo político llamado “los Jóvenes Turcos” que llegaron al poder y acabaron proponiendo el “panturquismo” por el cual Turquía debía erradicar a todo elemento no islámico, principalmente los armenios.

La situación cómoda se mantuvo hasta el Siglo XIX, cuando el Imperio Otomano, ya decadente, intensificó su presión sobre la zona. Esto desembocó a principios del Siglo XX con el movimiento de los “jóvenes turcos” (un movimiento masónico financiado por criptojudíos dönmeh, falsamente convertidos al Islam en el Siglo XVI), que acabó desembocando en sanguinarias represiones hacia las minorías griega, kurda y especialmente armenia.

También cayeron en el Genocidio asirios, todos en general cristianos de diversos ritos, tanto católicos como de la Iglesia Apostólica Armenia y Ortodoxos. Hubo un genocidio previo de unas 300.000 almas, a fines del S. XIX, que fue además un ensaayo. El Imperio Otomano, con los Jóvenes Turcos en el poder, convocó al servicio militar a los armenios (y cristianos en general) entre los 15 y los 35 años, para someterlos a trabajos forzados o a la muerte, de modo que tras ser convocados, las familias comprobaban que perdían contacto con sus hijos y ya no regresaban porque habían muerto asesinados. De ese modo, los varones que podían defender las familias en caso de agresión, como mayor problema de resistencia, ya no estaban. Al correr la información, muchos trataron de escapar a la convocatoria del Servicio Militar, algunos escondiéndose y otros yendo a vivir a otro lado (con lo cual salvarían la vida de toda la familia al emigrar a otra zona). Quedaban entonces en Turquía niños, mujeres y personas mayores de 35 años, que fueron objeto de una segunda fase del Genocidio. El 24 de abril de 1915, el gobierno turco emite un comunicado por el cual todos los armenios debían retirarse de Turquía, abandonando sus propiedades, y el Ejército fue el encargado en un plan científico y sistemático de ingresar por ciudades cabeceras y ciudades aledañas, y luego en los campos, de ir casa por casa a verificar que no quedaran armenios (de la Iglesia Apostólica Armenia o de la Católica, e incluso protestantes que en aquél entonces eran una ínfima minoría, llo cual fue extendido en general a todo no islámico). Los hechos acabaron en que ingresaban vivienda por vivienda a preguntar a cada habitante si se islamizaba, y en caso contrario debían retirarse en la “caravana de la muerte” con destino a Aleppo a través del desierto. Muchas veces, los que se negaban a islamizarse eran asesinados de las más crueles formas, las mujeres que les gustaban a los genocidas iban con destino a algún harén, los niños a veces eran secuestrados y enviados a instituciones islámicas para su formación no cristiana (los cuales sobrevivían de ese modo, pero mediante conversiones forzadas), mientras que los más crueles tormentos eran realizados a quienes osaban enfrantar la imposición islamizadora. Decapitados, ahorcados, aplastados, fusilados, muertos de miles de formas, las más crueles, y sus cuerpos amontonados exhibidos en las calles como si fuesen “basura”. La muerte se había apoderado del Imperio Otomano. Los ciudadanos que acababan en la caravana de la muerte debían dejar sus viviendas, e incluso sus riquezas. Algunos podían llevar algunas joyas, o bienes de valor fácil de transportar, y luego pretendían cambiarlas por agua o algún alimento, y tras entregar esos bienes de valor, eran estafados y aque quien los recibía no les entregaba el bien ofrecido en cambio (agua o alimentos). En la caravana del desierto sucedían también vejaciones a las mujeres, muchas eran despojadas de sus ropas y obligadas a caminar en esas condiciones por el desierto. Charcos de agua mezclados con orín de camellos, acababan siendo bebidos por las víctimas de la “caravana de la muerte” porque no había otra cosa para beber con tanta sed. Sin bienes, sin alimentos, los ancianos y los niños que no resistían quedaban muertos en el trayecto, y una peste de tifus cundió por dodas partes infectando a los viajantes. El camino en esa “caravana” estaba marcado por los cadáveres. Turquía de ese modo acabó prácticamente con la presencia cristiana en su territorio, y estaba concentrando prácticamente a las mujeres y niños que sobrevivían en la caravana en Aleppo, no para su protección, sino que en esa ciudad se produciría el exterminio final. Hubo una resistencia armenia a su vez, pero no alcanzó para detener la horda asesina contra los cristianos armenios. Esa fase final no llegó a concretarse, porque Rusia con sus cosacos que apoyaba a los armenios bajo el Zar, en 1917 pasó a ser comunista, y los cosacos pasaron a ser soviéticos, y la sección de la Armenia Histórica que había proclamado su independencia pasó a ser una nación satélite de la URSS, y porque además acabó en 1919 la I Guerra Mundial y Turquía, que era parte del Eje, perdió. En ese contexto, asume Mustafá Kemal Ataturk, otro miembro de los Jóvenes Turcos islámico criptojudío mesiánico de los Dönmeh, que buscó tapar todo el Genocidio mediante el cambio del idioma turco pasando de caracteres arábes a caracteres cirílicos europeos, para que en el futuro nadie pudiera entender los textos que hicieran referencia a la historia reciente de Turquía, e iniciando el verdadero y único NEGACIONISMO absoluto de un Genocidio que continúa al presente. A Ataturk se lo llama “el padre de la Turquía moderna”, ya que europeizó al Imperio Otomano desintegrado tras la derrota de la I Guerra Mundial, en que los hombres dejaron de vestir túnicas para empezar a vestir al estilo europeo, por ejemplo, para obtener una identidad en su concepto más “civilizada” que permitiera tapar las horrendas masacres. Se estiman en un millón y medio los muertos, a lo cual deben sumarse como víctimas los sobrevivientas, así como las secuelas sobre las generaciones futuras al presente. Tal cifra estimativa no es exacta, claro está, pero los censos que refieren la situación demográfica de Turquía son elocuentes. En el mundo, a la fecha, este Genocidio es prácticamente desconocido por la mayoría de las personas ¿por qué será? ¿Acaso los cristianos no somos “seres humanos”?” Emilio Nazar Kasbo

A principios de 1900 las masas reclamaban garantías y derechos constitucionales; los obreros y campesinos no querían ser explotados.

 

Los pueblos y minorías étnicas que conformaban el Imperio Otomano, además de estos reclamos, exigían no ser tratados como ciudadanos de segunda con derechos limitados y garantías suspendidas. Solicitaban a las autoridades un corte definitivo a las constantes violaciones sufridas a la propiedad privada y a los ataques sobre su población.

 

Cuando los reclamos armenios comenzaron a hacerse escuchar, el Sultán Hamid II reaccionó con más masacres sobre los pueblos y aldeas armenias.En el Imperio comenzaba a crecer una nueva fuerza que prometía construir un estado laico con igualdad de derechos y garantías inclusive para las minorías étnicas. En 1905, en Salónica la comunidad Donmeh (Judíos Sefaradíes convertidos al Islam), había desarrollado grupos secretos que deseaban desembarcar sobre Istambul para apoderarse del Imperio y terminar con la predominante presencia comercial de los armenios. Se conformaba el Partido “Unión y Progreso” (Ittihad ve Terakkí) de los Jóvenes Turcos. El partido estaba liderado por Ismael Enver, Ministro de Guerra, Mehmet Talaat, Ministro del Interior y Ahmed Djemal (Çemal) Ministro de Marina y Gobernador. Igualmente todos sus miembros estaban muy íntimamente emparentados: Halil Mentese, era tío de Enver y comandante de las fuerzas otomanas, como así también Nurí Killigil; Jevjedt Bey era cuñado de Enver y Gobernador de Van, mientras que Mustafá Abdulhalik Rendá era cuñado de Talaat y gobernador de Bitlís. Todos ellos conocían muy bien a los armenios. Conocían el poder de sus intelectuales y poetas capaces de organizar cualquier tipo y forma de revolución y la valentía de sus hombres y mujeres a la hora de defenderse y atacar al enemigo, la cual fue demostrada en varias oportunidades dentro del propio ejército turco (guerra de los Balcanes). El Ittihad ve Terakkí prometía un parlamento con participación en el mismo de todas las minorías del Imperio. Se trazó pues, la meta de amputar el tiranismo del Sultán Rojo. En esta oportunidad, los armenios no dudaron en apoyar a los jóvenes turcos en el proyecto de derrocamiento de Abdul Hamid. El 24 de Abril de 1908 (fecha emblemática para las decisiones del Partido), los Jóvenes Turcos se abalanzaron desde Salónica contra la Sublime Puerta de Abdul Hamid, logrando así su derrocamiento. Para no perder la significación de la figura sultánica, los dirigentes del Partido Unión y Progreso ubicaron como Sultán a Murat V, hermano de Hamid. Estos dirigentes tenían todo ya planificado desde su formación secreta en Salónica. Formaron una pantomima parlamentaria que albergaba diputados de distintas vertientes, inclusive varios de origen armenio. No obstante, las ideas de Unión y Progreso no albergaban la cohesión de todos los pueblos del Imperio y su desarrollo, sino más bien tenían encubierta la póstuma idea de la Turquificación total de todos los factores sociales del Imperio. Turquificación era sinónimo de Panturanismo (Anhelo Imperial de Unión con las razas mongoloides del Asia Central) y por ende implicaba el germen del futuro Genocidio Armenio. En reuniones secretas del Ittihad, el Dr. Nazim (ideólogo e importante miembro del partido) junto al Dr. Bahaeddín Shakir, hablaban sobre los armenios como enemigos internos, que habían demostrado que era imposible turquificarlos por la fuerza y que seguramente, como lo indicaba la historia, apoyarían a cualquier poder en el mundo que les asegurase la posibilidad de recrear un Estado Armenio independiente. La causa búlgara tuvo como resultado Bulgaria, lo mismo sucedió con otras causas y pueblos que se independizaban del Imperio en occidente destruyéndolo. Pero nunca permitirían una Causa Armenia.

 

Hacia oriente y bajo el control de Rusia en Asia central, existían varios pueblos de origen turco que simbolizaban la posibilidad de restaurar el Imperio Otomano conformando un mercado común turco.

Con salida al Mar Mediterráneo, este proyecto se conoce como Panturquismo y sólo habían dos obstáculos para esto: los armenios y Rusia. Los armenios, porque podrían interrumpir este proyecto logrando la independencia de su Estado provocando una barrera geográfica entre Turquía y el resto de los pueblos de origen turco. De esta manera darían lugar a establecerse en la zona a cualquier potencia enemiga de Turquía que ayudase a concretar la restauración de un Estado Armenio.

La esperanza de gozar de derechos civiles, económicos y sociales dignos, se esfumó con la matanza de 30.000 armenios en la ciudad de Adaná en 1909. Ya entonces muchos grupos de autodefensa reconocieron que la reconstitucionalización inspirada por Midhat Pashá era nuevamente una farsa. Muchos grupos de autodefensa organizados por los partidos políticos armenios comenzaron su propia lucha. Los turcos pidieron a los dirigentes armenios que convenzan a sus pares bajo el dominio de Rusia para que apoyen al ejército turco en una probable invasión del mismo a la región del Cáucaso. Los dirigentes armenios respondieron que frente a una nueva contienda entre Rusia y Turquía, los armenios serán leales a los respectivos estados aunque esto signifique una guerra entre compatriotas enrolados en ejércitos opuestos. Fue así que los armenios avanzan tempestuosamente sobre los turcos en 1917. Con la ayuda de Rusia, el ejército armenio cacheteó fuertemente al Ministro de Guerra Enver Pashá, quién respondería con el método genocida sus derrotas en Mush y Sarikamish. Los turcos tenían un plan secreto contra los armenios que pondrían en práctica en cuanto llegase la oportunidad, y lamentablemente el comienzo de la Primera Guerra Mundial, fue “esa” oportunidad. Haciendo honor a sus ancestros mongoles, el plan consistía en una gran masacre pero más organizada y letal que las que ya se habían registrado en la época del Sultán Hamid II. El plan fue ideado, premeditado, planificado y sistemáticamente ejecutado. Se pueden diferenciar varias etapas:

Desarme: Se confiscaron las armas de la gran mayoría de la población. Armas que habían sido entregadas a la población para la guerra Ruso-Turca.

Decapitación Intelectual del Pueblo: Primeramente se desharían de los intelectuales, políticos, poetas y religiosos, para evitar que el pueblo pueda organizar una rápida y eficiente defensa. El secuestro de más de 600 intelectuales comenzó precisamente un nefasto 24 de Abril de 1915, en la ciudad de Estambul.

Desmasculinización: No habían dejado nada al azar, con la excusa de la Gran Guerra enrolaron en el ejército turco a todos los hombres armenios entre 15 y 45 años, lo suficientemente fuertes como para sostener un fusil que nunca se les entregó. A los soldados sólo se los utilizó como mano de obra para construir trincheras que inmediatamente se transformarían en sus propias tumbas.

Eterna Caravana hacia la Muerte: La Deportación. Los turcos debían borrar de la faz de la tierra a los armenios y todo vestigio de cultura armenia, para que nunca exista una “Causa Armenia” basada en reclamos territoriales o garantías y derechos para las minorías. Las órdenes las dio el mismo ministro del interior Talaat y debían ser cumplidas “… sin titubeos y haciendo caso omiso a la conciencia…”, decía su terrorífico telegrama. Sucede que las órdenes eran tan inhumanas que algunos soldados turcos o jefes del ejército, no podían creer lo que se les estaba pidiendo, y pedían explicaciones o aclaraciones. El resultado: fueron fusilados aquellos que se negaron a responder las tales órdenes.

Talaat había sido muy claro, “… los armenios habían perdido el derecho a la vida en el Imperio Otomano… ” pero como no se podía malgastar municiones en ahorro de guerra, se los debía matar a cuchillo, o ahogándolos en el río Eufrates, entre otras metodologías abominables. En los poblados y aldeas solo quedarían hombres enfermos, adolescentes, mujeres y ancianos. A ellos les esperaba la otra parte del plan: la deportación. Se colgaba en la plaza central de cada pueblo, un aviso el cual decía que la población debía partir para la “reubicación”. El pretexto consistía en hacer creer a los armenios que se reubicaría a la población para llevarlos a una zona de exclusión bélica, que los protegería de los efectos de la guerra reinante. Estaban planificadas todas las rutas de deportación, al norte se los ahogaría en el Mar Negro, los que vivían en el centro de Anatolia, serían llevados sin víveres y caminando hasta el desierto de Der Zor, donde serían arrojados a los pozos naturales de éste desierto para luego quemarlos. Los métodos de aniquilamiento eran realmente espantosos y obviamente no se respetaba ni el sexo ni la edad de las víctimas. Las órdenes de Talaat aclaraban que no debían vivir ni en el vientre de sus madres. El río Eufrates de aguas cristalinas, durante días presentó un color rojo de transportar cientos de cadáveres. Por otra parte, miles de mujeres y niños terminaron sirviendo en los harenes de los Pashá (Jefes) Turcos, por lo que hoy día muchos ciudadanos turcos desconocen que su verdadero origen pertenece a la raza armenia.

Los Sobrevivientes: El plan de exterminio del pueblo armenio era perfecto, pero lo que impidió su consumación efectiva fueron las fuerzas rebeldes armenias conformadas por hombres y mujeres voluntarios que con gran valentía impidieron, al menos por varios meses la invasión de los turcos en algunos pueblos y aldeas, por lo que hubo algunos sobrevivientes al Genocidio. Otros sobrevivieron porque fueron confundidos con cadáveres, o porque se pudieron esconder durante la deportación o ya fuere que fueran comprados por los árabes. Cabe hacer referencia que hubieron muchos que sobrevivieron gracias a algún vecino turco o kurdo que no aceptaba la política de su Imperio. En tal caso, era la pena de muerte lo que les esperaba a aquellos turcos que transgredieran o dieran cobijo a algún armenio. El Imperio Otomano sumido en una vergonzosa derrota bélica llega a su fin. Los griegos, franceses, ingleses e italianos se reparten de momento, los restos del Imperio. Mientras tanto, muchos armenios se repatriaban nuevamente hacia sus hogares ancestrales, sin sospechar que con el resurgimiento de Turquía, continuaría el plan genocida. Aunque los Jóvenes Turcos son condenados a la pena de muerte por un tribunal turco, acusados de organizar y ejecutar el Genocidio contra el pueblo armenio, el mismo prometía un continuador. Mientras los Jóvenes Turcos disfrutaban de su exilio y falsa condena, el gobierno turco es tomado por la fuerza y queda en manos de Mustafá Kemal “Atatürk”, quién llevará a cabo meticulosamente con el plan genocida contra el pueblo armenio hasta el año 1923.

 

La sangre del sultan Rojo
Abdul Hamid II, era hijo del Sultán Abdul Aziz y hermano del Sultán Murat V. En 1876 su hermano asumiría como el nuevo Sultán del Imperio Otomano.

 

Su débil carácter e ineptitud llevó a Abdul Hamid a tomar las riendas de la Sublime Puerta. Su gobierno marcó el principio del fin del Imperio Otomano como también el principio de lo que ha dado en llamarse la “Causa Armenia”. La ira que desató la orden de aniquilamiento de 300.000 armenios durante los años 1895 y 1896, provienen de este nefasto personaje al cual la historia bautizó como el Sultán Rojo o el Gran Asesino.Su nieta se da lujos tales como tener una página en honor a su abuelo. Su primer crimen fue el de rechazar la creación del tan anhelado parlamento otomano.

 

Su hermano Murat V lo había propuesto de la mano del constitucionalista turco Midhat Pashá, quien fue el creador de la primera Constitución turca en 1876. La llegada de Hamid significó la llegada del autoritarismo extremo, del absolutismo ultrajante en el cual el poder se concentra en una sola persona. Es así, que la constitución turca que otorgaba prerrogativas claras para todas las minorías étnicas del Imperio fue derogada y Midhat Pashá expulsado hacia el exilio sin retorno. La guerra ruso-turca (1877-1878) produjo varias consecuencias que tensionaron sobremanera la convivencia entre las distintas etnias del Imperio. Una de ellas fue la inmigración de circasianos y tártaros a la región de Anatolia. Éstos y los kurdos se encontraban amparados por leyes totalitarias como la llamada Haffir o Derecho de Protección, en la cual se otorgaba permiso al pillaje hacia los cristianos. Más aún, uno de los permisos más retrógrados que otorgaba el absolutismo “Hamidiyé” era aquel por el cual “cualquier musulmán tenía permiso de probar su sable en el cuello de un cristiano”. Rusia había avanzado sobre las ciudades de Batúm, Ardahán y Kars. A los armenios se los culpaba de traición por haber ayudado al avance de las tropas del Zar. Como escarmiento, el Sultán Hamid alentaba a que kurdos, circasianos y tártaros formasen escuadrillas de ataque llamadas “Hamidiyé”, que se encargaban de saquear los hogares armenios, hasta dar muerte en caso de resistencia. Los rusos deseaban anexar a su Imperio, las ciudades que habían ocupado, poniendo como condición que protegerían debidamente a la población armenia. Es así que el 3 de Marzo de 1878 se firma el Tratado de San Stefano, en el cual el Imperio Otomano a través del artículo 16, propone a los rusos que dejen los territorios ocupados a cambio de la implementación de mejoras a las provincias habitadas por armenios. Meses más tarde, el 13 de Julio, se firma en el Congreso de Berlín, pero se invierte el número de artículo 16 por el 61, otorgando el mismo texto ambiguo sin especificaciones reales de mejoras para la población. Fue la primera vez que la diplomacia mundial tomaba cartas en el tema armenio. El Sultán Hamid entendió que los armenios aprovecharían la reforma administrativa del territorio del Imperio de 1864 la cual determinaba a Van, Erzerum (Garín), Bitlís (Paghesh), Sivás (Sepastiá), Diarbekir (Dikranapert) y Harpout (Kharpert), como las seis provincias del Imperio Otomano, para junto al zar conseguir la autonomía como lo había hecho Bulgaria años antes.

Por su lado, los armenios resplandecían desde Tiflís (actual Capital de Georgia y centro cultural de la intelectualidad y aristocracia armenia históricamente), esparciendo ideas iluministas hacia toda la población armenia.

Los conceptos de libertad y revolución fueron introducidos por autores como Hagop Melik Hagopián (Raffí) y Jachadur Apovian entre otros. El despertar nacional fue inminente. Fue así que a partir de 1885 y en adelante se formarían los principales partidos políticos armenios en el exterior pero con intensa actividad dentro del Imperio Otomano. A saber los principales exponentes eran: El Partido Armenagán, La Federación Revolucionaria Armenia, el Partido Hunchakian y el partido Ramgavar.

Las rebeliones comenzaron a hacerse fuertes en varias ciudades y pueblos como Zeitún y Sassoun. Los armenios respondían los ataques que los kurdos realizaban por mandato del Sultán. El mismo, ya no podía soportar que los armenios tuvieran contactos con el mundo exterior y con el protestantismo a través de los misioneros evangelistas que habitaban toda la Anatolia en busca de nuevos adeptos. De esta manera, a mediados de 1895 el Sultán Rojo ordenó que masacrasen armenios en toda la región de Anatolia, especialmente con aquellos vinculados a los partidos políticos y misiones religiosas de cualquier índole. Las reformas esperadas nunca llegarían. A comienzos de 1896, los armenios arremeten contra los kurdos por primera vez en la Batalla de Janasor y el 14 de Agosto en Constantinopla (Istambul) un grupo de armenios toma al Banco Otomano (Bank Ottoman) y amenaza con volarlo sino se llevaban a cabo las medidas prometidas. Era un llamado de atención hacia las potencias que financieramente dominaban el Banco. Los hombres no detonaron la bomba pero si detonaron la furia de Abdul Hamid quien ordenó nuevas masacres para las poblaciones aledañas a Istambul. La popularidad de Abdul Hamid en toda Europa y en América a causa de las muertes que dio éste a los armenios y más aún a los misioneros de las distintas potencias, se encontraba gravemente quebrantada. Mientras tanto, el emperador prusiano y los empresarios británicos se disputaban el trazado de líneas férreas en el Imperio Otomano. El descontento era grande y la tensión causada por las pérdidas territoriales en los balcanes era insostenible. Fue así que fue gestándose en Salónica (Hoy Thessalonikí, Grecia) un movimiento secreto, supuestamente progresista y racional: el Ittihad o “Partido de los Jóvenes Turcos”. Sus conexiones con miembros de varias Organizaciones Secretas y diplomáticas de Europa y los Estados Unidos, harían al desplomar al Sultán Hamid. Fue justamente un 24 de Abril de 1908, cuando toda la población otomana, inclusive los armenios festejaron el cambio de régimen sin sospechar que la semilla destructiva que germinó Abdul Hamid II crecería potencialmente de la mano de los Jóvenes Turcos.
Donmeh:

Una secta de cripto-Judios, descendientes de los seguidores de Sabetai Ẓebi, que viven a día sobre todo en Salonica, Turquía europea: el nombre (Turco) significa “apóstatas”. Los miembros llaman a sí mismos “Ma’aminim” (creyentes), “Ḥaberim” (Asociados), o “ba’ale Milḥamah” (guerreros), pero en Adrianópolis se les conoce como “Sazanicos” (Pequeños carpas)-un nombre derivado ya sea desde el mercado de pescado, cerca de la cual se supone su primera mezquita que se ha situado, o debido a una profecía de Sabetai que los Judios serían entregados bajo el signo zodiacal de los peces. El Donmeh se dice que se originó con Jacob Ẓebi Querido, que se creía que había sido una reencarnación de Sabetai.

La comunidad musulmana es exteriormente (siguiendo el ejemplo de Sabetai), pero en secreto observa ciertos ritos judíos, aunque de ninguna manera hacer causa común con los Judios, a los que denominan “koferim” (infieles). El Donmeh son evidentemente descendientes de exiliados españoles. Sus oraciones, según lo publicado por Danon, son en parte en hebreo (que pocos parecen entender) y en parte en ladino. Viven en grupos de casas que están contiguas, o que están conectados en secreto, y para cada bloque de viviendas hay un lugar de encuentro secreto o “kal” (“ḳahal”), donde el “payyeṭan” lee las oraciones. Sus casas están iluminadas por lámparas de pantalla verde de que sean menos visibles. Las mujeres usan el “yashmak” (velo), los hombres tienen dos conjuntos de nombres: uno religioso, que se mantienen en secreto, y uno secular con fines de intercambio comercial. Son asiduos en visitar la mezquita y en el ayuno durante el Ramadán, ya intervalos que incluso envían a uno de ellos en el “hajj” (peregrinación) a La Meca. Pero ellos no se casan con los turcos.

Todos ellos son acomodados y son rápidos para ayudar a cualquier desgraciado hermano. Fuman abiertamente en el día sábado, día en que sirven a los otros Judios, encendiendo sus fuegos y cocinar sus alimentos. Ellos trabajan para los turcos cuando una observancia religiosa evita que otros Judios de hacerlo, y para los cristianos el domingo. Son “katibs” expertos o escritores, y se emplean como tales en los bazares y en los cargos de gobierno inferiores. Ellos tienen el monopolio de los barberos-tiendas. El Donmeh se dividen en tres subsectas, que, de acuerdo con Bendt, son: la Ismirlis o seguidores directos de Sabetai Ẓebi de Esmirna, que suman 2.500, el Ya’ḳubis, o seguidores de Jacob Querido, hermano-en-ley de Sabetai, que suman 4.000, y el Kuniosos, o seguidores de Othman Baba, que vivió a mediados del siglo XVIII. Los números de la secta lastnamed 3500. Cada subsección tiene su propio cementerio. Bendt dice que la primera se afeitan la barba, y el segundo, la cabeza, pero el tercero permite que el pelo crezca a ambos. Danon llama a la primera “Tarpushlis,” los que llevan una forma especial de turbante, y el segundo, “Cavalieros”, que usan un zapato puntiagudo peculiar, y el tercero, “Honiosos” o “Camus”, que se puede distinguir por sus narices chatas .

Las ordenanzas que regulan el Donmeh, dado por Grätz y Bendt, número dieciséis, pero como Danon los ha publicado en Ladino, que suman dieciocho ( ). Estos se refieren a la unidad de Dios, a Sabetai su Mesías, a la abstención del asesinato, a la reunión en la Decimosexta Kislew para estudiar los misterios del Mesías, sino que prohíbe la fornicación, el falso testimonio, la conversión forzada, el matrimonio con los mahometanos, y la codicia y prohibir la caridad, la lectura diaria de los Salmos en secreto, la observancia de la luna nueva, usos mahometanos, y la circuncisión. Danon también da una lista de los doce festivales, el más sagrado de los cuales son la Novena de Ab, el cumpleaños de Sabetai, y la decimosexta de Kislew. Este último está precedido por un día de ayuno. Durante sus fiestas tramitan sus negocios como de costumbre. Es sólo en la noche que, con velas encendidas y las puertas cerradas, se regocijan. Las comunidades Donmeh son administrados por rabinos designados por las Bet Din ab. Estos rabinos están bien versados ​​en las Sagradas Escrituras, que saben casi de memoria el Zohar, y entienden judeo-español, al que consideran como una lengua sagrada. Los niños son dejados en la ignorancia de su verdadera religión, y no se inician en el mismo, entre los Ismirlis y la Kuniosos, hasta la edad de trece años, y entre los Ya’ḳubis en matrimonio. Ni los Ismirlis ni los Ya’ḳubis creen en la muerte de sus respectivos santos, y siempre están a la espera de su regreso. Todos los sábados los Ya’ḳubis enviar una mujer y sus hijos a la orilla del mar para preguntar si el buque que es para hacer que Jacob se divisa, y cada mañana los ancianos escudriñar el horizonte para un propósito similar.

Bibliografía:
Grätz, Ueberbleibsel der Sabbat. Sekte en Salonichi, en Monatsschrift, xxxiii. 49 y ss.;
idem, Gesch. 3 ª ed., X. 306;
JT Bendt, Die Dönmes oder Mamin en Salonichi, en Ausland, 1888, pp 186-190, 206-209;
ES A [dler], en Judio. Cron. 14 de octubre 1895, p. 15;
A. Danon, en Allg. Zeit. des Jud. 1887, pp 538 y ss.;
idem, en Rev Etudes Juives, xxxv. 264 y ss.;
idem, Actes du Congrés des Onzie’me orientalistas, Sección III., p. 57, París, 1899, y en el Sefer ha-Shanah, 1900, i. 154 y siguientes. (Más plenamente en el pasado);
Revue des Ecoles de l ‘Alianza Israelita, No. 5, pp 289-323, París, 1902.

 

Argentina crecerá un 4,5% en 2013


English: Alicia Bárcena Ibarra, Mexican biolog...

English: Alicia Bárcena Ibarra, Mexican biologist and United Nations Executive Secretary of the Economic Commission for Latin America and the Caribbean, speaking at the World Economic Forum on Latin America 2009 in Rio de Janeiro, Brazil. (Photo credit: Wikipedia)

Según la nueva estimación de la Cepal. El organismo multilateral mejoró su previsión de expansión de la actividad económica del país

Nota de Tiempo Argentino

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) aumentó la proyección de crecimiento de la Argentina, del 3,5% al 4,5% para 2013. En tanto, los países de América Latina crecerán un 2,6% este año, una previsión menor al 3% señalado anteriormente debido a una reducción del consumo. Sin embargo, la CEPAL consideró que habrá un repunte en 2014, con un avance del 3,2% a nivel regional.

El organismo atribuye el desempeño más modesto de las economías latinoamericanas en este año al menor dinamismo de la demanda externa, la mayor volatilidad financiera internacional y la caída en el consumo. En 2013, la expansión regional estará liderada por Paraguay (13%), seguido por Panamá (7,5%), Bolivia (6,4%), Perú (5,2%), Nicaragua (4,6%), Uruguay (4,5%), Argentina (4,5%) y Chile (4,2%).

En su Balance Preliminar de las Economías de América Latina y el Caribe, el organismo prevé un contexto externo más favorable, pero con persistencia de volatilidad financiera y nuevos desafíos de política macroeconómica para el año que viene, a eso responden las mejores perspectivas. Asimismo, el trabajo destaca que mejorarían las exportaciones de la región.

Paralelamente, el consumo privado continuará expandiéndose, aunque en tasas inferiores que en periodos anteriores, por lo que se mantiene el desafío de aumentar la inversión en la región.

Así, la CEPAL precisó que el consumo de este año redujo su contribución al crecimiento regional debido a una desaceleración de la masa salarial y del crédito. Y añadió que la inversión registró un aporte levemente mayor y las exportaciones netas, un menor impacto negativo que, sin embargo, no pudieron compensar el menor dinamismo del consumo.

En materia laboral, la tasa de desempleo se mantuvo prácticamente estable al pasar del 6,4% en 2012 a 6,3% en 2013. La inflación, en tanto, quedó en niveles menores al 5% en la mayor parte de países de la región. El déficit de la cuenta corriente de la balanza de pagos pasó del 1,8% de 2012 al 2,5% del PIB este año, debido al deterioro generalizado de los términos de intercambio como consecuencia de la caída en el precio de los productos básicos.

Según las estimaciones de la CEPAL para el año 2014, el crecimiento regional estará encabezado por Panamá, con un 7%, seguido por Bolivia y Perú, ambos con 5,5 por ciento. Les siguen Nicaragua y República Dominicana, con un 5%, y Colombia, Haití, Ecuador y Paraguay, todos ellos con una previsión de crecimiento del 4,5 por ciento. Chile y Costa Rica crecerán un 4%, mientras que Guatemala, México y Uruguay lo harán un 3,5 por ciento. Según las proyecciones, la Argentina y Brasil crecerán un 2,6 por ciento y Venezuela un 1,0 por ciento. El Caribe, en tanto, mostrará una recuperación el próximo año con un crecimiento del 2,1 por ciento, tras el 1,3 por ciento de 2013.

El informe destaca que el desafío principal de los gobiernos de la región es fomentar pactos sociales para la inversión que estimulen la productividad e impulsen un crecimiento con igualdad. “Estos pactos sociales deben tener un marco institucional que entregue certeza y reglas claras, políticas de corto plazo que otorguen estabilidad nominal y real, y políticas de largo plazo que incentiven una inversión más diversificada”, señaló el informe.

“El escenario de la economía mundial en 2014 le plantea a América Latina y el Caribe oportunidades y amenazas”, reconoció la secretaria ejecutiva de la CEPAL, Alicia Bárcena, durante la presentación del informe. “Entre las oportunidades vemos un aumento en el comercio internacional y la posibilidad de aprovechar las depreciaciones cambiarias para asegurar cambios sostenidos de los precios relativos”, apuntó. Y entre las amenazas, Bárcena se refirió a la persistente volatilidad en la economía global y un mayor costo del financiamiento externo, así como un menor aporte del consumo al crecimiento del producto bruto interno (PBI).

De acuerdo con el informe, el desafío principal para los gobiernos de América Latina y el Caribe es fomentar pactos sociales para la inversión que estimulen la productividad e impulsen un crecimiento con igualdad.

NOTICIAS RELACIONADAS

Para Cepal la economía argentina crecerá 3,5 por ciento

Turquía debe pedir disculpas a los armenios, dice Hasan Cemal:


Cemal Paşa

Cemal Paşa (Photo credit: Wikipedia)

Fuente : soyarmenio

Turquía debe entender el dolor que sienten los armenios por lo acaecido en las postrimerías de 1915, escribió el periodista y publicista turco Hasan Cemal en un artículo publicado el miércoles en el diario turco T24.

9 - (l-r) Cemal Özgörkey, Coca-Cola Chairman &...

9 – (l-r) Cemal Özgörkey, Coca-Cola Chairman & CEO Muhtar Kent, Georgia Gov. Nathan Deal (Photo credit: Oglethorpe University)

En su artículo, Cemal dice que Turquía debe compartir ese dolor y presentar la tragedia a la sociedad en general, ante el inminente centenario del genocidio.

“Los armenios son un pueblo de Anatolia. Sus raíces y su patria está en Anatolia. Armenios, como los kurdos, han vivido en Anatolia antes de que el pueblo turco aparecía allí. La verdad es que Turquía aún no ha aceptado el hecho de que los armenios fueron separados de sus raíces históricas y su patria en 1915“, escribe Hasan Cemal.

“La frontera entre Armenia y Turquía se debe abrir. Las relaciones diplomáticas se deben establecer entre los dos países. Estos dos pasos deben hacerse sin condiciones previas. Turquía, como estado, debe pedir disculpas a los armenios”, añade Cemal.

Hasan Cemal es un periodista turco, escritor, y un nieto de Jemal Pasha, uno de los principales autores del genocidio armenio.

Vía ArmenpressTraducción: SoyArmenio.com

http://www.soyarmenio.com.ar/2013/11/turquia-debe-pedir-disculpas-dice-cemal.html

El presidente Calvin Coolidge la Alfombra Orphan armenio y la negación de los genocidas


Al ser mas redituable la creación de la nueva Turquía. Hay negación desde los muertos hasta de los huérfanos.

Por olvido o mal calculo,  niños huerfanos  que antes de la muerte de sus padres estaban sometidos por el extinto  Imperio Otomano,realizaron la alfombra para el que hoy es  el decaído  Imperio del norte….

La alfombra no desapareció.

Los que luchamos somos como la alfombra negada…

Ruben Demirjian

——————————————————————————————————————–

Fuente :

English: This is a 1920 photo of U.S. Presiden...

English: This is a 1920 photo of U.S. President Calvin Coolidge at Suffolk University Law School in Boston, Massachusetts, laying the cornerstone, published by Suffolk. (Photo credit: Wikipedia)

‘Alfombra orfandad armenia está almacenado Casa Blanca, ya que no se ve como un genocidio se descuida

Cortesía de la Fundación Cultural Armenio – Arte de la cubierta de “El presidente Calvin Coolidge y la Alfombra Orphan armenio” por el Dr. Hagop Martin Deranian.

Por  , Publicado: 22 de octubre E-mail del escritor 

La alfombra fue tejida por los huérfanos en la década de 1920 y se presentó formalmente a la Casa Blanca en 1925. Una fotografía muestra al Presidente Calvin Coolidge de pie sobre la alfombra, que no es un mero esfuerzo de menores, sino una obra compleja, rica en detalles, que celebrará su cuenta, incluso en las habitaciones más grandes y ceremonial.Si usted puede leer las señales de una alfombra, las plantas y los animales que aparecen en la alfombra pueden representar el Jardín del Edén, que está a tan alejado como sea posible de los orígenes de la alfombra de los terribles acontecimientos de 1915, cuando comenzó la fractura y senescentes Imperio Otomano una campaña criminal contra la población armenia. Entre 1 millón y 1,5 millones de personas fueron asesinadas o murieron de hambre, y otros fueron arrancados de sus hogares en lo que se ha denominado el primer genocidio moderno y sistemático. Muchos eran huérfanos, entre ellos los más de 100.000 niños que fueron atendidos por la patrocinada por Estados Unidos Cerca de organización Relief Medio, lo que ayudó a reubicar y proteger a las niñas que tejían la “alfombra huérfano.” Se hizo en la ciudad de Ghazir, ahora en Líbano, en agradecimiento por la asistencia de los Estados Unidos durante el genocidio.

“Turquía es un país muy poderoso”, dice Der Bedrossian, cuya organización tenía previsto financiar una recepción para el evento.

Y es una señal de pésima reputación del gobierno de Obama en la comunidad americana armenia que todo el mundo asume que debe ser otra bofetada en la cara para los armenios que busca promover la comprensión de uno de los capítulos más oscuros de la historia del siglo 20.

Aram Suren Hamparian, director ejecutivo del Comité Nacional Armenio de América, dice que el presidente ha tenido “una acogida muy negativo en todos los ámbitos del mundo armenio, y que incluye tanto los demócratas como los republicanos.” La emoción principal es una profunda decepción. Como candidato y senador, Obama habló elocuentemente sobre el genocidio armenio, arriesgando la ira de Turquía y organizaciones turcas.Pero desde que asumió el cargo, dice Hamparian, Obama haevitado la palabra , hacer declaraciones de carácter más general sobre el sufrimiento armenio. Los críticos de su punto de silencio a la importancia geopolítica de Turquía en la región hicieron sólo es más compleja por la primavera árabe y una brutal guerra civil en Siria.

La palabra genocidio es un punto de inflamación de la animosidad existente entre Turquía, Armenia y la diáspora armenia. Resistencia turca a la aceptación de los hechos históricos del genocidio armenio ha incluido la negación al por mayor que los hechos tuvieron lugar, un esfuerzo por contextualizar como las consecuencias de un periodo complicado, violento, y el argumento semántico basado en la definición legal de genocidio de 1948, establecido por las Naciones Unidas. Investigadores independientes han destripado la primera de estas afirmaciones, ha demostrado la mala fe de la segunda (el tratamiento de los armenios fue atroz) y luchado seriamente con los detalles legales, en especial la dificultad de demostrar la “intención de destruir, total o parcialmente, a un grupo nacional, étnico, racial o religioso como tal. “Pero pocos serio sostener que los hechos no eran genocida.

Samantha Power , por ejemplo, utiliza el término “genocidio armenio” a través de su libro histórico de 2002, sobre el genocidio, “Un problema del infierno.” Power fue nombrado por Obama para servir como embajador de EE.UU. ante las Naciones Unidas, y fue confirmada en agosto.

Pero el lenguaje del presidente ha sido más circunspecto. Como candidato, dijo: “El genocidio armenio no es una acusación, una opinión personal o un punto de vista, sino un hecho ampliamente documentado el apoyo de una abrumadora cantidad de evidencia histórica. Estados Unidos se merece un líder que habla con la verdad sobre el genocidio armenio y responda enérgicamente a todos los genocidios “Pero en su más reciente proclama presidencial honrar abril Día del Recuerdo del 24 de Armenia, utilizó el término armenia” Meds Yeghern. “-” Gran calamidad “- evitando mención explícita de genocidio.

Funcionarios del gobierno de Estados Unidos y el Smithsonian han sido reacios a abordar una controversia que a menudo desestimada como otra disputa histórica intratable. Aunque los músicos armenios realizaron en el Festival Smithsonian Folklife, en 2002, un portavoz del Smithsonian, dice la institución no ha tomado el tema del genocidio, una omisión notable de la beca en relación a un grupo étnico importante en los Estados Unidos y uno de la mayoría del siglo pasado acontecimientos históricos importantes y notorios. (Incluso Adolf Hitler supuestamente se refirió al genocidio armenio en una cita que también es disputado por algunos eruditos: “¿Quién, después de todo, habla hoy de la aniquilación de los armenios”, se preguntó en un discurso justo antes de que Alemania invadió Polonia en 1939. )

En el libro de Power, el autor señala el poder de “objeciones turcas” para impedir el reconocimiento oficial de los EE.UU. el genocidio. Como candidato presidencial, Obama dijo en un comunicado que “se quedó con la comunidad americana armenia para pedir el reconocimiento del genocidio armenio de Turquía.” Pero la proclamación presidencial de abril refinó la delicada situación diciendo: “Yo he declarado constantemente mi propia visión de lo que ocurrió en 1915, y mi opinión no ha cambiado “, lo que sugiere que apoya firmemente una verdad que ya no tiene el coraje de pronunciar.

Llamadas y mensajes de correo electrónico a la embajada turca en Washington no fueron devueltos.

El estado de la alfombra sigue siendo ambigua. Fue tomada última de almacenamiento en 1995 y se dice que estar en buenas condiciones. Sin embargo, un portavoz de la Casa Blanca se negó a responder preguntas sobre si alguna vez podría ser visto de nuevo, si el clima está demasiado politizado de la alfombra para ser exhibida.

Y el Smithsonian se desmarca de Taylor. “Dr. Taylor puso esto juntos por su cuenta, nadie lo sabía, sin duda la alta dirección que no sabía nada de ella “, dice Randall Kremer, que se encarga de los asuntos públicos para el Museo Nacional de Historia Natural, donde se emplea Taylor.

Taylor dice que no quiere especular acerca de por qué la Casa Blanca no va a prestar el objeto, y él dice que no es un experto en la política torturados de la región. Fue la alfombra, su iconografía, su estatus entre armenios y su historia que le intrigaba, especialmente después de escuchar armenios hacerlo en una visita 2012 a Armenia.

“No tenemos miedo de hacer exposiciones armenios”, dice. “Me encantaría hacer uno.”

Aunque la Casa Blanca puede ofrecer ninguna explicación de por qué la alfombra está fuera del alcance de los estadounidenses, Der Bedrossian es optimista de que algún día podría ver la luz del día.

“Alfombra tejer es una metáfora para mí: Podemos hacer la paz tejer juntos”, dice. “Somos pacientes. Me inclino a creer en los milagros.Algún día llegará “.

http://www.washingtonpost.com/entertainment/museums/armenian-orphan-rug-remains-in-white-house-storage-as-unseen-as-genocide-is-neglected/2013/10/21/90458518-3a6d-11e3-b6a9-da62c264f40e_allComments.html?ctab=all_&