¿Beneficiaría la paz en Siria a Israel y Turquía?


Resultado de imagen para ¿Beneficiaría la paz en Siria a Israel y Turquía?

El fin de la guerra contra Siria se acerca sin que los anglosajones hayan podido completar ninguno de los objetivos que se habían trazado. La Hermandad Musulmana no sólo fracasó con las primaveras árabes sino que hoy aparece como perdedora en todos los países de la región, con excepción de Qatar y Turquía. Como país, Siria ha sufrido una destrucción tremenda pero la sociedad siria y su modelo multiconfesional han resistido. Y todo indica que por fin se va a restablecer la «ruta de la seda». En cuanto a Israel y Turquía, esos dos países parecen estar a punto de lograr sacar las castañas del fuego y beneficiarse, a su manera, con la agresión contra Siria.

JPEG - 32.6 KB

Todos preveían que la crisis surgida entre Arabia Saudita y Qatar facilitaría el resurgimiento del eje Riad-Damasco-El Cairo, que dominó la vida política del mundo árabe hasta el inicio de las «primaveras árabes». Pero no ha sido así.

Es posible que el príncipe Mohammed ben Salman conserve aún la esperanza de lograr la victoria en Yemen y que por eso crea inútil intentar un acercamiento a Siria. También es posible que los sauditas, que en el pasado encabezaron la rebelión árabe contra los otomanos, consideren que hoy resulta demasiado peligroso ponerse del lado de Siria, en contra de Turquía. Lo cierto es que la semana pasada, en las negociaciones de Crans-Montana, la ONU, el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Unión Europea de hecho respaldaron la ocupación militar turca en el norte de Chipre, a pesar de ser esta totalmente ilegal. Aunque en Occidente se ha puesto de moda criticar la dictadura de Erdogan, es evidente que la OTAN apoya sin reservas el despliegue militar turco en Chipre, en Siria y en Qatar.

Según la sabiduría popular, «a la Naturaleza le horroriza el vacío» y parece ser cierto porque fue Qatar el que acabó por ponerse en contacto con Damasco. Para el presidente sirio Bachar al Assad, el acercamiento de Qatar es menos importante que si hubiese sido Arabia Saudita… pero aún así es un logro porque siempre será un Estado menos en contra de Siria, cuando en realidad en este momento ya sólo se mantienen en guerra contra Siria –además de algunas transnacionales estadounidenses– el Reino Unido, Turquía e Israel.

Imagen relacionada

El encuentro del 7 de julio de 2017, en la cumbre del G20 realizada en Hamburgo, entre los presidentes Vladimir Putin y Donald Trump parece haber cambiado muchas cosas. La reunión entre Trump y Putin, que debía durar sólo media hora, finalmente duró 4 veces ese tiempo, obligando a los demás jefes de Estado y de gobierno a esperar a que Putin y Trump terminaran su conversación. Todavía no se conocen las decisiones que tomaron los dos presidentes y sus respectivos ministros de Relaciones Exteriores… pero sí se sabe lo que negociaron.

Israel, Egipto y los Emiratos Árabes Unidos han propuesto poner fin a la guerra contra Siria, lo cual corrobora la victoria de Tel Aviv sobre la resistencia palestina. Esta última se ve actualmente dividida entre al Fatah, que gobierna Ramalah, y el Hamas, al mando en Gaza.

Pero al Fatah, hoy encabezado por Mahmud Abbas, ha ido hundiéndose en la corrupción y está colaborando abiertamente con Israel, mientras que el Hamas, creado por la Hermandad Musulmana, con la bendición inicial de los servicios secretos israelíes para debilitar a al-Fatah, se ha desacreditado, primeramente por sus actos de terrorismo contra los civiles, así como por su increíble comportamiento en la guerra contra Siria. De hecho, sólo Turquía e Irán mantienen su apoyo al Hamas, ahora rechazado por todos los demas Estados.

Sin ningún pudor, el Hamas, que ya en 2012 se alió a los servicios secretos israelíes y a al-Qaeda para masacrar a los dirigentes del Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP) en el campamento palestino de Yarmuk, en Damasco, ha implorado nuevamente el perdón de Tel Aviv.

Es ese el origen del increíble plan que consiste en reunir a las dos principales facciones palestinas, quitar el mando al viejo Mahmud Abbas –de 82 años–, reconocer un Estado palestino títere y ponerlo bajo la dirección… del general Mohammed Dahlan.

Mohammed Dahlan, es el líder de al-Fatah que se convirtió secretamente en agente de Israel, luchó contra el Hamas de forma salvaje y luego envenenó a Yasser Arafat. Al ser descubierto, Dahlan fue excluido de al-Fatah, huyó a Montenegro y la justicia palestina lo condenó en ausencia. Durante los últimos años, Dahlan residió en los Emiratos Árabes Unidos, donde administraba una fortuna de 120 millones de dólares malversados de los fondos de la Autoridad Palestina. En Gaza, ahora lo recibirían sus enemigos históricos miembros del Hamas, como Yahya Sinwar, el nuevo «primer ministro» de esa organización, un amigo de la infancia del propio Dhalan. Olvidando el pasado, el Hamas pondría a Dhalan, para empezar, a la cabeza de la lucha contra el Ejército del Islam, la rama palestina del Emirato Islámico (Daesh).

Si realmente llega a ponerse en práctica, ese plan marcaría la liquidación definitiva de la resistencia palestina, al cabo de 70 años de lucha.

Es en ese contexto que tenemos que ver el anuncio del acuerdo entre Putin y Trump sobre 3 regiones del sur de Siria. Se autorizaría en ellas el despliegue de tropas estadounidenses, supuestamente para mantener la paz, pero sería en realidad para crear una zona desmilitarizada entre el Golán sirio y el resto del país. Las tropas iraníes no estarían autorizadas a acercarse a Israel. De esa manera, el Golán, territorio sirio que Israel ocupa ilegalmente desde hace 40 años, sería considerado de hecho, y aunque nadie pronuncie esa palabra, como territorio anexado por la potencia ocupante. En octubre de 2018, se eligirían allí los consejos locales de las poblaciones, según la legislación de Israel. Rusia no se opondría… a cambio de que Estados Unidos olvide su actual obsesión con la cuestión de Crimea.

En el resto de Siria podría concluirse la paz, exceptuando la franja que los kurdos han arrebatado al Emirato Islámico y la que ocupan los turcos. Washington y Moscú permitirían que los turcos ajustaran cuentas a los kurdos, lo cual implica que estos últimos serían masacrados. Sucedería entonces exactamente lo mismo que cuando Henry Kissinger apoyó a los kurdos iraquíes contra Saddam Hussein… para acabar abandonándolos de la noche a la mañana, echando por tierra el sueño de creación de un Kurdistán. En definitiva, el ejército turco mantendría la ocupación de la región siria de Al-Bab, como ya ocupa el norte de Chipre y la región de Baachiqa en Irak.

Palestinos y kurdos pagarían así el error de haber luchado por obtener territorios que están fuera de sus tierras históricas –en Jordania y en Líbano, en vez de Palestina, y en Irak y Siria, en vez del Kurdistán.

Israel y Turquía serían así los dos únicos países en sacar alguna ganancia de los 6 años de guerra contra el pueblo sirio.

Anuncios

“Bienvenidos al infierno” Hamburgo como metonimia política


Como ya resulta previsible, la cumbre del G-20 en Hamburgo -desarrollada en julio de 2017- fue significada por los discursos mediáticos dominantes como un triunfo de Europa con respecto al aislacionismo de Trump. Contra el “credo proteccionista trumpiano” y el “negacionismo climático”, la Unión Europea habría logrado consensuar la ratificación del pacto de París en materia de cambio climático y la reafirmación del “comercio libre” como bases irrenunciables de su desarrollo. La conclusión esgrimida, en resumen, es que la Cumbre ha resultado exitosa por arribar a unos acuerdos mayoritarios, a pesar del disenso de EEUU en estas materias.Una interpretación oficial semejante, sin embargo, apenas da cuenta del sentido de esos presuntos “logros”. Considerando que la Cumbre de París acerca del cambio climático consiguió un acuerdo in extremis que no tiene carácter vinculante, su ratificación también carece de fuerza de ley. En cuanto al consenso en torno al “libre comercio” no parece constituir más que una renovación del consenso neoliberal que ya prevalece en los gobiernos europeos. Hay razones, por tanto, para sospechar sobre el valor de los acuerdos conseguidos. Estrictamente, el G-20 ha operado como un ritual de alineamiento o, si se quiere, una declaración de intenciones del bloque europeo, del que se descuelga parcialmente el gobierno estadounidense.

Dicha interpretación también elude toda referencia a las graves omisiones del G-20, comenzando por la falta de debate en torno a las crecientes brechas entre ricos y pobres, las injusticias globales que contribuye a producir y sus intervenciones neocoloniales en las guerras que asolan Medio Oriente y parte de África. Tampoco contempla poner a debate el “credo librecambista” que, a efectos reales, no supone otra cosa que la consolidación de la desigualdad internacional de los términos del intercambio, el deterioro del tejido económico local y la primacía de las corporaciones trasnacionales y la gran banca a escala global. Cualquier objeción al dogma del “libre mercado” se convierte, según estos analistas, en una apología del “credo proteccionista”, como si los problemas endémicos del paro, el empleo precario, la pobreza y la exclusión social, la desigualdad socioeconómica, la desindustrialización, la protección y preservación del medioambiente, la concentración de riqueza o la regresividad tributaria se resolvieran mágicamente a partir de la autorregulación del mercado.

En la retórica neoliberal de los analistas, la Unión Europea representaría el siglo XXI, en contraposición al nacionalismo caduco de Trump. En efecto, en el análisis dicotómico que plantean, el nacionalismo derechista de Trump resulta indefendible. Lo que, en cambio, ni siquiera se plantea es la posibilidad de cuestionar un credo neoliberal que está arrasando lo que otrora conocimos como economía del bienestar, incluso si ese bienestar tuviera como contracara perversa el malestar de las periferias.

El presunto “éxito” de la Cumbre, por tanto, no significa nada distinto que la escenificación política de la hegemonía del neoliberalismo, del que EEUU dejaría de ser, al menos momentáneamente, su adalid. Desde otra perspectiva, sin embargo, interpretar esa escenificación como un “éxito” es insostenible. No sólo no se han abordado los problemas socioeconómicos y geoestratégicos fundamentales –constatando el autismo político de los gobiernos-, sino que no hay ningún signo de un cambio relevante de rumbo político. La respuesta del G-20 no es otra que seguir caminando hacia el abismo de la Europa del capital, fracturada en materia de derechos, militarizada en sus fronteras y lanzada a una nueva cruzada colonial.

Hay al menos otros cuatro elementos para juzgar la Cumbre como un fracaso rotundo. En primer lugar, las reuniones paralelas a tres bandas entre EEUU, Rusia y China, en las que se abordaron a puertas cerradas no sólo cuestiones militares o nuevas alianzas diplomáticas sino también un reparto geoestratégico que rivaliza con el protagonismo asumido por la Unión Europea, compensando el aislamiento político de EEUU. En segundo lugar, es dudoso que la ratificación de acuerdos comerciales y medioambientales preexistentes fortalezca a Merkel como mentora de la Cumbre, especialmente porque el desarrollo de una alianza tripartita paralela (el G3) podría reconfigurar la hegemonía mundial y debilitar seriamente la posición económica no sólo de Alemania sino de toda Europa, perdiendo probablemente a su mayor aliado militar o, cuando menos, reduciendo de forma significativa la colaboración mutua. En tercer término, el propio credo neoliberal se revela inconsistente, al admitir “el papel de los instrumentos legítimos de defensa en el ámbito comercial” (sic) o la necesidad de un “comercio justo” (sic), lo que no puede significar nada distinto a la legitimación de cierto intervencionismo estatal que pretendía excluir (como ya venía haciendo, a pesar de sus declaraciones en sentido contrario, con el salvataje billonario a la banca privada).

Finalmente, los numerosos disturbios producto del choque frontal entre policía y manifestantes arroja una imagen muy distinta a la que pretendía dar la anfitriona: no la vigencia del estado de derecho sino la evidencia de un estado policial que reprime con virulencia a quienes se enfrentan al actual orden mundial. La pretendida imagen de moderación policial frente a las protestas ha cedido a la imagen de una ciudad desierta y arrasada por las batallas campales que acompañaron toda la cumbre, con un saldo de cientos de heridos y detenidos. Con ello, la lección que Merkel pretendía dar al presidente turco Erdogán por su giro autoritario se ha visto frustrada de forma clamorosa.

-II-

Simultáneamente al desarrollo de la cumbre del G-20, otra Hamburgo irrumpía en la calle. Además de desarrollarse pocos días antes una cumbre social alternativa, poniendo en la mesa de debate aquellas problemáticas de primer orden que la cumbre oficial eludió, decenas de miles de activistas participaron en sucesivas protestas públicas, algunas encabezadas con el lema “bienvenidos al infierno”.

Es en este contexto donde Hamburgo constituye una metonimia política del presente: desplaza al antagonismo radical entre elites globales y movimientos sociales altermundistas. En efecto, Hamburgo se transformó en una ciudad tomada, lejana al adagio de las democracias parlamentarias y, en particular, al supuesto respeto a libertades fundamentales como el derecho de reunión y manifestación, así como a un principio de proporcionalidad en las actuaciones policiales.

Los discursos periodísticos dominantes se han limitado a repetir la versión oficial de los acontecimientos. Presentados los manifestantes como “violentos antisistema”, cualquier atisbo de crítica a la actuación policial se convierte ella misma en anti-sistémica. Si por su parte el presidente alemán Frank-Walter Steinmeier ha condenado enérgicamente los disturbios “contra la cumbre del G20”, calificando a los que participaron en los mismos como “brutales delincuentes violentos” (sic), los medios se limitaron a señalar mayoritariamente en la misma dirección, como si los grupos disidentes estuvieran, ipso facto, excluidos de la ciudadanía y de toda representación política.

Lo que es peor: de las marchas pacíficas que se sucedieron en Hamburgo no se retuvo más que la dimensión espectacular de los enfrentamientos, pese al despliegue de un dispositivo policial extraordinario en el que participaron más de 20.000 agentes ante la concurrencia de unos 100.000 activistas. Las numerosas detenciones y las reiteradas cargas policiales, completamente desmesuradas, ya de por sí son indicativas de este blindaje en el que la protesta pública no tenía cabida en tanto demanda política. La reducción de esta demanda a un enfrentamiento entre “fuerzas del orden” y activistas reducidos a “delincuentes violentos” (mayoritariamente “extranjeros” según el portavoz del Gobierno alemán, Steffen Seibert) muestra a las claras el empeño gubernamental en desacreditar cualquier reivindicación colectiva como presunta desestabilización del orden público.

“Marcha radical”, “extremistas” que buscan crear el “caos”, “vandalismo antisistema” y “oleada de violencia” son las etiquetas preferidas de la prensa oficial, comenzando por “El País” y “El mundo” que, una vez más, no han dudado en tomar partido abiertamente por el G-20, sin el menor atisbo crítico. El mensaje repetido de fondo es claro: no hay lugar para la protesta pública que cuestione la globalización capitalista y exija transformaciones sociales profundas. Lo que no encaja con el consenso neoliberal no tiene cabida en la escena de esta extraña forma de “democracia sin democracia”.

Resultado de imagen para Hamburgo muestra que la protesta pública

No procede decepcionarse ante estos discursos del establishment, ante todo, porque nunca suscitaron ilusión más que para unas elites globales que constatan lo sabido: sus prioridades políticas son completamente contrarias a las nuestras. Sus movimientos son cada vez más previsibles y, sin embargo, la virulencia represiva con la que actúan es signo de lo que pretenden evitar: la movilización colectiva de una ciudadanía disidente. Aunque insistan en que tomar la calle es inútil, el megadispositivo policial y el empeño con que han arremetido contra los grupos manifestantes en Hamburgo muestra que la protesta pública sigue siendo un medio central, aunque no exclusivo, para perturbar esta suerte de paz sepulcral en la que malvivimos.

La otra Hamburgo simboliza así la promesa de otro mundo posible y la reconstrucción de una resistencia global ante la globalización capitalista. Constituye una renovación del impulso rebelde que no acepta que la actual gobernanza sea la última palabra. La contracumbre de Hamburgo evoca una exigencia sistemáticamente desoída por el bloque europeo dominante: la necesidad de parar las guerras imperialistas, de abrir fronteras, defender la justicia ambiental, abogar por otra forma de distribución de la riqueza y, en suma, reclamar derechos sociales globales, como el derecho a la salud, al trabajo digno y a la educación escolar. Es tarea de esa resistencia global torcer el pulso de unos mandatarios que, haciéndose portavoces de los poderes económico-financieros globales, ratifican su decisión de dar las espaldas a un proyecto de sociedad donde los mercados no sean la instancia decisoria en la que se juega nuestro porvenir compartido.

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

 

MUCHOS MARINES DE LOS MANDARINES QUE CUIDAN POR VOS LAS PUERTAS DEL NUEVA CIELO…


Ruben Demirjian

Linea de sangre de Sabbatai Zevi y Kemal Atatürk


 

LA CONEXIÓN OCULTISTA TURCO SIONISTA

“Nuestros sabios, educados para gobernar a los Gentiles, compondrán discursos, memorias, proyectos que nos darán el necesario influjo sobre las inteligencias y nos permitirán encauzar sus actividades hacia las ideas y conocimientos que queramos imponerles.”

PROTOCOLO XIV – Protocolos De Los Sabios De Sion

Generalmente, no soy muy afín a publicar post acerca de sucesos en curso; soy más de los que le gusta analizar la historia, para crear sensibilidad, acerca de nuestra realidad actual y mostrar nuevos canales de investigación para entenderla.

Pero los últimos acontecimientos, hacen que esta línea sea abordada de otra forma y para esto, se hace necesario “hilar muy fino”, con post más largos e investigados con más profundidad, recurriendo también a fuentes oficiales y no solo del “mundillo” de la “conspiración” (Aun utilizando fuentes de páginas pro israelíes, para que después no se catalogue este post como “antisemita”) .

Entonces, les pido el favor de tener paciencia en la lectura, pues los entresijos de toda esta madeja, requieren de dar muchas vueltas, para tratar de desenredarla…

Los Dönmeh

“El apoyo de Turquía y Arabia Saudita a ISIS es más comprensible, si miramos al pasado, haciendo énfasis en una agenda ocultista”


Sabbataï Zevi , Nathan de Gaza y Yakov Leib Frank “Jacob Frank“

Aunque conocido por los historiadores y expertos religiosos, de la influencia política y económica de un grupo conocido en turco como los ” Dönmeh ” apenas se habla de ellos entre turcos, árabes e israelíes, que han sido reacios a hablar sobre su presencia en Turquía y en otros lugares de oriente medio.

El término Dönmeh (del Turco dön-, “volverse”), o también Selanikli (los que son de Tesalónica), se refiere a un grupo de Sabateos cripto judíos de Oriente Medio que fueron seguidores en el siglo XVII de Sabbataï Zevi, quien se creía el mesías.


“Shabtai Tzvi entronizado”, de Tikkun, Amsterdam, 1666.

Shabtai Tzvi irrumpió en la escena judía, aumentando las esperanzas de redención y electrizando a judíos en todo el mundo, dotado de inmenso carisma, recorría varias comunidades judías y prometía que la tan esperada liberación del exilio estaba cerca.

Pero su carrera mesiánica llegó a un abrupto final cuando el sultán otomano le presentó una opción extrema: convertirse al Islam o morir por la espada.

El futuro reclamante del trono del Rey David dejó de lado el heroísmo y se convirtió en un musulmán, junto con 300 familias que se encontraban entre sus más fieles seguidores.

Si bien, ostensiblemente, practicaban el Islam, los Dönmeh (también conocidos como los Ma’aminim, palabra hebrea que significa “creyentes”), no obstante continuaban, en secreto, observando una forma mística y ocultista del judaísmo.

Estudiosos, como Gershom Scholem, escribieron extensamente sobre los Donmeh, lo mismo que Marc David Baer, de la University of California, también ha publicado importantes estudios acerca de ellos.

Hasta el día de hoy, algunos de estos “Sabbateanos” preservan diversas costumbres judías, como la celebración de las fiestas, el estudio del Zohar , incluso, el recitar porciones del libro de los Salmos todos los días, siguiendo los “18 Mandamientos” impuestos a ellos por Shabetai Zvi, que incluye una prohibición absoluta de matrimonios mixtos.(1)

Los Dönmeh oficialmente practican el Islam, pero cabe mencionar que para estos, la conversión de Tzvial islam tuvo una significación religiosa particular, más específicamente una significación cabalística.

El Misticismo Mesiánico de Shabetai Tzvi

“En 1666, el autoproclamado mesías Sabbetai Zevi genero la más grande corriente mesiánica en la historia judía. La tradición judía proclama que el Mesías vendrá en un momento siguiente de una gran guerra y peste, y el escenario estaba listo, por la Guerra de los Treinta Años y las masacres y las desgracias de Europa Central y Oriental. Miles de creyentes, vulnerables a las promesas de la redención realizada por el carismático Sabbetzi Zevi, empacaron sus maletas, y esperaban la liberación de Jerusalén.”

Jewish Heritage Online Magazine (2)

Todo apunta a que los verdaderos amos del mundo, a los cuales solemos llamar los “Illuminati”, tienen parte de sus raíces en este mesías falso con el nombre de Sabbetai Zevi que decía ser el salvador prometido de los Judíos, que había venido a establecer el reino “celestial” en la tierra prometida conocida entonces como Palestina.

Zevi fue una figura muy controversial, dijo que venía a hacer frente a todo lo anteriormente escrito.

“El pecado y la culpa”, según Sabbetai Zevi , “ya no eran más!”, nada se dejó; de los mandamientos de Dios en la Torá, porque está según él, estaban ahora nulos; por la sencilla razón, que la era mesiánica habría llegado y él era quien habría de redimirlos.

Como Jerry Rabow escribió en la página 110 de su libro “50 Mesías judíos”, publicado por Gefen de Jerusalén: “A través de todo esto, Shabbatai Zevi continuó emitiendo proclamas de los cambios teológicos forjados por la venida de la era mesiánica. “

La nueva oración de Shabbatai fue: “¡Alabado sea el que permite lo prohibido. Puesto que todas las cosas se permitirán en la era del Mesías.”

Era el año 1666, cuando el cabalista Judío, Sabbatai Zevi anunció a sus seguidores que el día del Mesías había llegado, más exactamente el 18 de junio 1666, y con un poco de conocimiento podríamos ver las extrañas relaciones de esta fecha a la llegada del futuro anti-Cristo bíblico.

Esta fecha se denota por la insignia numérica de triple, “666” para la fecha en que Shabbatai Zevi , el “Mesías” hizo su gran anuncio mesiánico, era en junio (6 º mes), 18 (6 + 6t + 6) en el año de 1000 + 666.

Shabtai Tzvi (1626-1676) bendice a algunos de sus seguidores en un grabado en madera Inglés de 1685

Días en que según muchos historiadores, gran cantidad de judíos vendieron casi la totalidad de sus hogares y negocios, y fueron esperando a la espera de las laderas de las montañas la entrada en una “nueva era mesiánica”.

De acuerdo a Shabbatai Zevi, los “días mesiánicos de la redención están sobre nosotros” y cuando esta era llegó, el “dios” del Sabateanos estaba permitir todo, ya que todas las prohibiciones del Dios de Israel, en la Torá se abolidas s en la nueva era mesiánica.

También fue como una “Bendición de jefe” para los seguidores del Mesías Shabbatai Zevi, llamados también “Sabateanos”, cuando dijeron: “¡Bendito el que permite lo prohibido”. Esta fue su más profunda bendición y que se extendió a más de la mitad de los judíos en Europa dentro de sus garras (Qué diferencia hay entre este y Sir Aleister Crowley?).

Nathan Levi de Gaza

Y como todo “mesías”, Shabbati Zevi; también tenía su “profeta”, llamado Nathan Levi de Gaza (נתן עזתי Nathan ‘Azzati)

Nathan se volvió muy activo en su posterior carrera mesiánica de Sabbatai, sirviendo como mano derecha de Sabbatai y declarándose a sí mismo como el resucitado Elías, que, según se preveía, proclamaría la llegada del Mesías.

En 1665, Nathan anunció que la era mesiánica comenzaría al año siguiente con la conquista del mundo sin derramamiento de sangre. El Mesías llevaría las diez tribus perdidas de vuelta a la Tierra Santa, “montado en un león con un dragón de siete cabezas en sus mandíbulas”.

El Dragón Da El Poder A La Bestia – Alegoría Medieval

Desde ese momento, sus seguidores comenzaron a referirse a él con el título Amirah, acrónimo de la frase “Nuestro Señor y Rey, será exaltado su Majestad” (Adoneinu Malkeinu Yarum Hodo).

Y “extrañamente”, en estos tiempos, los periódicos y demás paginas pro sionistas, no hacen más que “exaltar” y buscar el regreso de los Dönmeh a Israel y menosprecian “hipócritamente” la labor hecha por el “paranoico” Shabbati Zevi a su favor (3).

Quizás la obra hecha por Shabbati Zevi, fue de gran ayuda para la formación del estado de Israel, su hegemonía moderna en la región y en el mundo… Vamos a ver…

Durante los siguientes dos siglos, llevaron una vida comunitaria independiente, eso se puede notar en la construcción de escuelas y cementerios separados, pasando por sus tradiciones secretas de generación en generación.

Una talla de piedra de una mariposa humanoide el cementerio de Estambul. Símbolos de la mariposa son exclusivos de la comunidad Dönme como símbolos de la metamorfosis.

La influencia de Zevi entre los Judíos trascendió a su muerte, muchos aún creían este asistente de engaño que legitimó el engaño como medio para alcanzar metas. Rebe Berequías, un extremista, sucesor de Zevi, se hizo cargo de su movimiento.

Los Dönmeh En Turquía

“Aunque conocido por los historiadores y expertos religiosos, la influencia política y económica de un grupo conocido en turco como el “Donmeh” apenas se cruza en los labios de los turcos, árabes e israelíes”

Phd. Henry Makow.

Donmeh, un término despectivo que significa “apóstata”, se refiere a un grupo de secreto cripto-Judio de Oriente Próximo que fueron originalmente seguidores del “mesías” Sabbatai Zevi, llamándose a sí mismos Ma’aminim (creyentes).

También se les llama Selânikli (personas de Salónica) o Sabbateanos.

Según afirma el The Jerusalem Post refiriéndose al pueblo Dönmeh:

“Durante muchos años, se concentraron en la ciudad griega de Salónica, hasta que fueron expulsados a Turquía en 1923-1924, como parte de los intercambios de población entre los dos países. Este capítulo doloroso de su historia resultó ser una bendición disfrazada, ya que les salvó de la suerte que corrió los judíos griegos, la mayoría de los cuales fueron asesinados por los nazis.”(4)

Y esta medida, puede ser “racional” para los intereses pro israelíes, pues muchos Donmeh, junto con Judíos tradicionales, se convirtieron en poderosos líderes políticos y empresariales en Salónica. Era este grupo central de los Donmeh, quienes se dicen que organizaron en secreto el movimiento de Los Jóvenes Turcos, también conocido como el Comité de Unión y Progreso, los secularistas que depusieron sultán otomano Abdul Hamid II en la revolución en 1908, que proclamaron la post-otomana República de Turquía después de la Primera Guerra Mundial, que instituyó una campaña que despojó a Turquía de gran parte de su identidad islámica después de la caída de los otomanos.

Abdul Hamid II

En muchos espacios de este “mundillo” de la “conspiración”, Abdul Hamid II aparece como “víctima” de una campaña mediática por los Jóvenes Turcos por haberse negado a reunirse con el líder sionista Theodor Herzl durante una visita a Constantinopla en 1901 y rechazar las ofertas de dinero a cambio del control de Palestina.

Pero la realidad, es que, el panislamismo, proyectado del sultán Abdul Hamid II y de los Jóvenes Turcos de ayer, al igual que el del actual Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP, por su sigla en turco), consiste en liderar el mundo “sunita” (aunque supuestamente la Turquía de los jóvenes turcos seria laica), con grandes intereses pro sionistas. Ese proyecto exigía el exterminio de los cristianos (armenios, griegos pónticos y asirio-caldeos) así como de los yazidíes. Y todos fueron víctimas del genocidio, exactamente de la misma manera en que el Estado Islámico se dedica actualmente a exterminar a los cristianos y los yazidíes.


El Genocidio Armenio

Y como este proyecto “sunita-sionista” Panislamista, tuvo influencias ocultistas innegables, y que en nada “interfieren” (yo diría más bien complementa) al movimiento sionista de Theodor Herzl, como parte de un “plan guiado”, para llegar a la situación en la que estamos; todo esto es una trama más de la “disidencia controlada”, para tener sumido totalmente en el caos a la humanidad.


Mustafa Kemal Atatürk en el Congreso de Sivas (celebrado del 4 septiembre a 11 septiembre, 1919)

Muchos Donmeh formaban parte de los “jóvenes turcos”, estos intelectuales turcos que querían aniquilar el imperio Otomano. Apoyaron las reformas pro-occidentales del judío y masón Kemal Ataturk, se reunían en una logia masónica del Gran Oriente fundada por los judíos cabalistas Rothschild.


Los Rothschild Sabbateanos

La francmasonería representaba un medio ideal para los Donmeh por su influencia y redes secretas. Los Donmeh han jugado también un rol activo en el genocidio de los armenios de Turquía. Rabbi Antelman defiende la tesis de que algunos de los principales dirigentes actuales del judaísmo mundial son de hecho adeptos secretos de Shabbatai Zevi y de Jacob Frank, aliados desde 1785 con los francmasones, illuminati y el vaticano, todos estos forman un grupo altamente influyente de complotistas, internacionalistas para instaurar el llamado nuevo orden mundial.

Todas las medidas que tomaron tanto el sultán Abdul Hamid II, como Mustafa Kemal Atatürk, de una u otra forma, incidieron en la posterior creación del estado de Israel, ya que, aunque algunas de estas leyes “afectaban” a la comunidad judía en Palestina, estas dieron pie a que los judíos tuvieran “eco” en la comunidad internacional.

Siempre han existido informaciones sobre el origen Donmeh o cripto judío de Mustafa Kemal. Las primeras publicaciones sobre Atatürk hacen mención de ello. Por ejemplo, el informe más serio sobre la Primera Guerra Mundial que fue publicado en 22 partes por el prestigioso diario británico The Times, durante 1915-1922 no eludió este tema. Se afirma, en particular:

“Mustafa Kemal, que según muchas personas tiene ascendencia judía de Salónica, sólo se unió abiertamente al movimiento nacionalista en junio de 1919” (5). Otra publicación occidental conocida, American Literary Digest describe a Mustafa Kemal en 1922 como “judío sefardita de ascendencia y musulman ortodoxo de nacimiento y educación”(6) . Lo anterior no revela nada esencialmente nuevo, pero se limita a dar una indicación de las numerosas declaraciones que se han tenido lugar en la prensa de la época sobre los orígenes cripto judíos de Mustafa Kemal. Vamos a añadir un par de argumentos más.


Mustafa Kemal

La agencia de noticias Associated Press, citando al gran visir de Turquía, menciona en un artículo del 3 de julio de 1920:”Mustafa Kemal, (el líder nacionalista turco) al que el gran visir presenta como un judío, nació como turco pero sus padres eran cripto judíos (Donmeh) de Salónica, al igual que los padres de Talaat y Djavid “. (7)

Una fuente de información importante, un oficial otomano (pashá) de alto rango, Achmed Abdullah, que además era escritor y el también conocido hombre de negocios Leo Anavi (dos espías turcos en el ejército británico, que se reunieron con Kemal en numerosas ocasiones y eran muy fuertes partidarios) dicen que Kemal era un judío español, un sefardita que “ni siquiera tenía sangre otomana”.

Este hecho fue tan generalizado en la década de 1920 que nadie se sorprendía. No es por casualidad que uno de los más grandes historiadores del siglo XX, Arnold Toynbee, también creyera que Mustafa Kemal tenía orígenes cripto judíos (8).

Sobre las raíces dönme de Mustafa Kemal también hay pruebas en la obra de una figura tan informada cuando se trata de cripto judíos como Joachim Prinze (1902-1988), quien fue presidente del Congreso Judío Americano desde 1958 hasta 1966. Escribe:

“Entre los líderes de la revolución que dio a Turquía un gobierno más moderno, se encontraban Djavid Bey y Mustafa Kemal. Ambos fueron ardientes cripto judíos. Djavid Bey se convirtió en Ministro de Hacienda, Mustafa Kemal se convirtió en el líder del nuevo régimen y adoptó el nombre de Atatürk.

Sus oponentes trataron de usar sus orígenes judíos para derrocarlo, pero no tuvieron éxito. Muchos de los Jóvenes Turcos del nuevo gabinete revolucionario oraban a Alá, pero tenían como su verdadero profeta a Shabtai Zvi, el Mesías de Esmirna”.

Que Mustafa Kemal era de ascendencia judía era una creencia generalizada entre la población de Turquía. Los judíos de Salónica siempre supieron que Mustafá Kemal era un dönme(9) , un judío converso. Hoy día, los judíos siguen admitiendo tal afirmación. En la Biblioteca Virtual Judía se puede encontrar una sección dedicada a Mustafa Kemal Atatürk. Es un sitio web que contiene información sobre grandes personajes judíos o de origen judío. (10)

El Genocidio Armenio, Los Dönmeh Y La Situación Actual En Medio Oriente

“Turquía, heredera del Imperio Otomano, aún hoy se niega a reconocer el Genocidio Armenio, que ha sido reconocido por una veintena de países”

Este triste capítulo de la historia de la humanidad, bien merecería un post aparte, cosa que solo nos caminaremos por los linderos del acontecimiento, para mostrar las relaciones con el tema que estamos tratando.

El genocidio armenio, también llamado holocausto armenio o “Gran Crimen”, fue la deportación forzosa y exterminio de un número indeterminado de civiles armenios, calculado aproximadamente entre un millón y medio y dos millones de personas, por el gobierno de los Jóvenes Turcos en el Imperio otomano, desde 1915 hasta 1923.

Se caracterizó por su brutalidad en las masacres y la utilización de marchas forzadas con las deportaciones en condiciones extremas, que generalmente llevaba a la muerte a muchos de los deportados.

Es de hacer notar, el reconocido papel de los Dönmeh en el seno de los Jóvenes Turcos, que perpetraron estas masacres, secta de adeptos a la Cábala que se convirtieron al islam en el siglo XVII para escapar a las persecuciones pero que conservaron su fe judía.

El actual présidente turco Recep Tayyip Erdogan pretende restablecer el predominio del imperio otomano y para ello ha retomado la política de genocidio del sultán Abdulhamid II.

Y cuando comparamos esta situación con la actual, vemos como el presidente Erdogan tiene ante sí una oportunidad de reconocer esta historia, ya muy vieja, en la que él no tiene absolutamente ninguna responsabilidad. De haberlo hecho habría convertido su país en un Estado normal. Pero hizo lo contrario. Aferrado a sus mentiras, negó la Historia afirmando que hubo “sólo” 100 000 muertos y que si esas personas hallaron la muerte fue porque habían participado en acciones terroristas.

Aferrándose a ese delirio, la Turquía actual manifiesta no sólo su respaldo a las masacres hamidianas del sultán Abdulhamid II (1894-1895), que dejaron entre 80 000 y 300 000 víctimas, sino sobre todo a los crímenes que la «Organización Especial» del Comité Unión y Progreso cometió desde 1915 hasta la elección de Mustafá Kemal Ataturk como presidente de la República –en 1923– y que dejaron entre 1,2 millones y 1 millón y medio de muertos. Y también demuestra su continuidad ideológica con el régimen de aquella época. Continuidad ideológica que todos pudimos comprobar espantados cuando vimos, en 2014 al ejército turco acompañando al Frente al-Nusra (o sea, al-Qaeda en Siria) en la invasión de Kassab y expulsando a la población armenia de esa localidad siria. Y también cuando el ejército turco ayudó el Estado Islámico (Daesh) a dinamitar el memorial que conmemoraba en Deir ez-Zor el exterminio de más de 200 000 armenios en el campamento que los turcos habían instalado en esa región siria en 1916.

El panislamismo, proyecto del sultán Abdulhamid II y de los Jóvenes Turcos de ayer, al igual que el del actual AKP, consiste en liderar el mundo sunita y crear para ello un Estado sunita homogéneo. Ese proyecto exigía el exterminio de los cristianos (armenios, griegos pónticos y asirio-caldeos) así como de los yazidíes. Y todos fueron víctimas del genocidio, exactamente de la misma manera en que el Estado Islámico (Daesh) se dedica actualmente a exterminar a los cristianos y los yazidíes.

La intervención del ejército turco en territorio sirio, en Kassab y en Deir ez-Zor, es coherente con ese proyecto ya que Recep Tayyip Erdogan espera anexar el norte de Siria cuando la OTAN derroque al presidente Bachar el-Assad.

Es un hecho que la ideología panislamista cuenta hoy con el respaldo simultáneo de la Hermandad Musulmana (y por consiguiente del AKP, controlado por la rama turca de la cofradía), de al-Qaeda y del Estado Islámico (Daesh).

Otro hecho es que desde hace un siglo sólo Turquía y el Estado Islámico (Daesh) han cometido en esta región el crimen catalogado como genocidio. Y actualmente, la primera está ayudando el segundo a perpetrarlo.

No es sorprendente que Turquía y el Estado Islámico (Daesh) estén en guerra contra la República Árabe Siria, país que encarna el proyecto contrario. Los países más antiguos del mundo han acogido siempre a los pueblos perseguidos de la región hasta convertirse en el actual «mosaico étnico». En los años 2000, el general Hassan Turekmani, entonces ministro de Defensa de Bachar al-Assad, elaboraba una «Doctrina de Defensa» basada en la conservación de esa diversidad

Comenzamos a “desmadejar” las cosas…. Después trataremos la conexión de Arabia Saudita con el Sionismo… Hay mucha tela de donde cortar… Y muchos hilos que entrelazar…

FUENTE: http://aperiresecreta.blogspot.mx/2016/02/la-conexion-ocultista-turco-sionista.html
Fuentes:

(1) http://porisrael.org/la-aparicion-de-judios-ocultos-de-turquia/

(2) http://jhom.com/personalities/gluckel/shabtai.htm

(3) http://www.jpost.com/Opinion/Columnists/The-emergence-of-Turkeys-hidden-Jews

(4) http://www.jpost.com/Opinion/Columnists/The-emergence-of-Turkeys-hidden-Jews

(5) The Break-up of Turkey, The Times History of the War, vol. XXI, London, 1920, p. 433.

(6) The Sort of Man Mustafa Kemal is, The Literary Digest, October 14, 1922, vol. 75, no. 2, pp. 50-53.

(7) A noteworthy reference to Talaat’s dönmeh origins is preserved in the marriage memoirs of the celebrated journalist Zekeriya Sertel (1890-1980). Describing how he had to overcome many difficulties in order to marry a dönmeh, Sabiha Dervish, he writes, “At our engagement, the representative for the girl’s side was then-Prime Minister Talat Pasha”. Rifat N. Bali, A Scapegoat for All Seasons: The Donmes or Crypto-Jews of Turkey, Istanbul, 2008, p. 161.

(8) John Gunther, Procession, New York, 1965, p. 98; John Gunther, Inside Europe, New York, 1938, p. 417.

(9) http://www.jewishvirtuallibrary.org/jsource/judaica/ejud_0002_0005_0_05294.html

(10) http://www.jewishvirtuallibrary.org/jsource/judaica/ejud_0002_0012_0_11019.html

En nombre de sus becerros de oro…


Raymond Berberian 

“IN GOLD WE TRUST”
LA BATALLA DE LOS CERDOS
No sabría decir si conviene estar al tanto de las atrocidades que hombres “a imagen y semejanza…” acometen a favor de los Venerables Hermanos de Guantes Blancos: Honorables Tesoreros de las Finanzas del Mundo; en nombre de sus becerros de oro, negro, o; mirar para otro costado.
El hecho de enterarse de los últimos acontecimientos, hace que uno se sienta con las manos atadas y, el mirar para otro costado, hace que uno, quiera o no, sea cómplice, amparado en su propia cárcel de muchedumbre.
Ahora bien, me pregunto: ¿cuál es la formula para no estar involucrado? ¿La pérdida de la razón…? ¿La inconsciencia?
Había pensado que la crueldad entre los hombres pertenecía a tiempos idos, que aquello de la Salomé y la cabeza decapitada gracias a sus encantos, sería sólo una leyenda prohibida para menores de edad.


Tendría 17 años, apenas cumplidos, cuando me topé por primera vez con una cabeza decapitada, sujeta del cabello por unos hombres, mientras a gran velocidad recorrían en un vehículo blindado las calles de Jaffa (Yafa) Palestina, amenazando a la población de abandonar la ciudad o recibir el mismo trato. De aquel entonces pasaron muchas aguas bajo los puentes. Y me vuelvo a enterar de que existen bípedos, parecidos a aquellos invasores, sujetos de su ignorancia folklorica generacional y de una exacerbada estupidez racista, que siguen cometiendo iguales bestialidades que sus antecesores, en honor a sus Cerdos Mandamases, sumisos y en cuatro patas ante los Venerables de Guantes Blancos: Honorables Tesoreros y Propietarios de la economía mundial.
Había leído sobre el salvajismo de los mongoles, de los hunos, de los bárbaros otomanos turcos, de los tártaros; de los Mayas y sus sacrificios humanos… Había leído… Pero para mí, el mundo de los poderosos se había modernizado. Había practicado el arte de defenderse “fuera de casa” y con ello la democracia y su ponderosa civilización; bombardeando hospitales, “por error”, destruyendo países, “sin error”, asaltando sus tesoros milenarios y masacrando sus poblaciones y que otros… acaso los más sofisticados super-celestiales galácticos, defendiéndose contra las malas lenguas y haciendo alarde de su holocausto, estuvieran lanzando su ejército tras los malos niños “terroristas” palestinos para llevarlos de trofeo a sus cárceles.
Vuelvo a decir; no sabría si lo mejor, lo más terapéutico es quedarse al margen e ir creyendo que la plaga jamás habrá de tocarnos la médula.
Por esas causalidades, imprevistamente cayera la langosta y se derrumbara el cielo sobre nuestras espaldas, mejor pensar a lo grande, que “Estaba Escrito…” (Mektub).
Se me hace que la humanidad debería despertarse de una vez por todas de su profundo y prolongado letargo de cinco mil años; tomar conciencia de quienes son sus verdaderos verdugos; aplastar la cabeza de la “Honorable Serpiente de Guantes Blancos”, para que el mundo pueda volver a gozar en paz otros “cinco mil años”, hasta la siguiente puesta en escena de un nuevo episodio de una misma parodia intitulada: “La colonización de la Tierra… Prometida” (Léanse, Globo Terráqueo) por los Venerables Hermanos de Guantes Blancos.
Raymond. Respetuosamente. raymond_berberian14@yahoo.com.ar

Lobos Grises: la ultraderecha turca se alinea con Erdogan


El Confidencial

Autor: Manuel Ortega-

Los sucesores de quienes fueron empleados por los militares en la ‘guerra sucia’ durante décadas se han decantado por apoyar al presidente islamista en pro de la Gran Turquía

Foto: El saludo del lobo, símbolo de los ultranacionalistas turcos. (EFE)

El Partido del Movimiento Nacional (MHP), de extrema derecha, ha sido uno de los apoyos de Recep Tayip Erdogan durante el golpe de Estado del pasado viernes. La formación, presidida por el veterano Devlet Bahceli, fue uno de los partidos que mostraron en un comunicado su “compromiso con la democracia y la libertad del pueblo”

13716250_10209823304322240_8211138945433581844_n

La apuesta del MHP por la legalidad representada por el Gobierno islamista muestra hasta qué punto han cambiado las coordenadas ideológicas en Turquía. Un cambio que parece alejarse cada vez más del país levantado por Mustafá Kemal después de la Primera Guerra Mundial, donde los asuntos religiosos quedaban confinados a las mezquitas y el Estado velaba por ello a través de un Ejército comprometido con una herencia mucho más laicista que otros países de su alrededor.

Ese apoyo a Erdogan contrasta con la actitud mostrada en otras ocasiones por los ‘ultras’ del ‘panturquismo’, vinculados en otros momentos con el terrorismo y el golpismo puro y duro. Al fin y al cabo, los llamados Lobos Grises nacieron como grupos de choques juveniles adscritos al MHP a finales de la década de los 60 bajo la denominación más edulcorada de ‘Juventud Idealista’

. imagesñkñññ

Los ‘bozkurtlar’, en idioma turco, conocieron su época de máximo apogeo entre mediados de los años 70 y principios de los 80. Fue entonces cuando, además de imponer el llamado ‘signo del lobo’ como saludo nacionalista –en alusión al mito de la loba Asena, según el cual una hembra de dicha especie cuidó de un muchacho herido en una batalla y dio lugar a los primeros turcos-, sirvieron como punta de lanza contra los ‘enemigos’ de Turquía..

Los Lobos Grises se movieron en sus inicios entre el anticomunismo más duro y la ideología panturca. A sus grupos de choque se les atribuyen más de 600 muertos durante los ‘años de plomo’ turcos que acabaron con el golpe de Estado de Kenan Euren en 1980, en el que sirvieron como apoyo a los militares. Entre sus objetivos, izquierdistas, defensores de los derechos humanos y ‘separatistas’ kurdos y armenios.

 

Los Lobos Grises, vinculados a la extrema derecha del MHP, actuaron como operativos contra los ‘enemigos’ del Estado durante la ‘guerra sucia’ de los 70 y 80

Golpe de Estado en Turquía: las imágenes del levantamiento militar

De hecho, sus operativos fueron empleados de manera extraoficial para llegar allá donde el Estado no conseguía penetrar, como en los entornos universitarios. Los ‘idealistas’, supervisados por la Sección de Guerra Especial del Estado Mayor y por la Sección de Operaciones Especiales de la Policía, se enfrentaron a los grupos terroristas de extrema izquierda operativos en Turquía. Pero sus misiones también llegaron al extranjero.

Así, la lucha por la Gran Turquía llevó a sus activistas a cometer atentados contra militantes del Ejercito Secreto Armenio para la Liberación de Armenia (ASALA) en los años 80 y contra los del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) en los 90. Algunas de esas acciones fueron apoyadas por la inteligencia turca, ya que tuvieron lugar en escenarios internacionales como Líbano o Francia, entre otros países.

 

Para financiar esas operaciones, algunos de sus líderes rondaron el mundo del narcotráfico, en el que incluso encontraron una ocupación permanente, compaginando los negocios del mundo de la droga con el activismo político. Con los años la mayor parte de los ‘idealistas’ armados de otros tiempos optaron por la política clásica a través del MHP. Otros, sin embargo, continuaron vinculado al turbio mundo de la delincuencia y los servicios de inteligencia.

 

En todo caso, los Lobos Grises siguen siendo una referencia para el ultranacionalismo turco y a ellos se les atribuye, por ejemplo, la paralización de la proyección de una película sobre el genocidio armenio -un tema tabú- en Turquía. Otras fuentes insisten en señalar a los herederos de la etiqueta como combatientes en frentes que cuentan con la simpatía de la causa proturca.

 

El mito sigue vivo aunque el MHP, lejos de apoyar a militares anticomunistas y nacionalistas pero laicistas como en otros tiempos, ahora haga causa común con el islamismo de Erdogan. Todo sea por la Gran Turquía. La de Atatürk o la de los imanes y minaretes.

Leer más:  Golpe Estado Turquía: Lobos Grises: la ultraderecha turca se alinea con Erdogan. Noticias de Mundo  http://goo.gl/ocRJzQ

2142291

Alemania reconoció genocidio armenio y desafía a TurquíaA


La Gran Epoca

Alemania reconoció genocidio armenio y desafía a Turquía

(Foto: Spencer Platt/Getty Images)

Los diputados alemanes adoptaron el jueves por una amplia mayoría una resolución que reconoce el genocidio armenio en la época otomana, un texto criticado por Turquía, un socio clave para resolver la crisis migratoria en Europa.

descarga (6)
El texto titulado “Recuerdo y conmemoración del genocidio de los armenios y de otras minorías cristianas hace 101 años” fue adoptado por casi la totalidad de los diputados presentes en el Bundestag, la cámara baja del parlamento alemán, y sólo un diputado votó en contra y otro se abstuvo.
En el inicio de los debates, Norbert Lammert, el presidente del Bundestag, destacó que esta asamblea no era ni “un tribunal” ni “una comisión de historiadores” pero que servía para que los diputados alemanes asumieran “sus responsabilidades” respecto a esta resolución.

Lambert lamentó las “numerosas amenazas, incluso de muerte” contra algunos diputados, sobre todo los de origen turco. Estas amenazas son “inaceptables” y “no nos dejaremos intimidar”, agregó.

La mayoría de oradores destacaron que esta resolución no era contra las autoridades turcas actuales sino contra el gobierno de la época, responsable de las matanzas de 1915.
Inmediatamente después de la votación, el ministro de Relaciones Exteriores de Armenia, Edward Nalbandian, elogió en un comunicado el “aporte notable de Alemania en el reconocimiento y en la condena internacional del genocidio armenio, así como la lucha universal para evitar genocidios y crímenes contra la Humanidad”.

Esta resolución sin embargo no involucra al gobierno de la canciller Angela Merkel.

Pocas horas antes de la votación, el primer ministro turco, Binali Yildirim, dijo que la iniciativa del Bundestag ponía a prueba la “amistad” entre Alemania y Turquía.
En el texto, propuesto por los grupos parlamentarios de la mayoría -los conservadores de la CDU/CSU y el SPD- así como por los Verdes (oposición), el Bundestag “deplora los actos cometidos por el gobierno de los Jóvenes Turcos de la época, que conllevaron al exterminio casi total de los armenios”.

El Bundestag también lamenta “el papel deplorable del Reich alemán que, como principal aliado militar del Imperio Otomano (…) no actuó para poner fin a este crimen contra la Humanidad”.

La adopción de esta resolución complicará las relaciones, ya tensas, entre Ankara y Berlín, a raíz de la aplicación de un polémico acuerdo con la Unión Europea, impulsado por Berlín, que ha contribuido a reducir drásticamente el flujo de migrantes hacia Europa.
El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, amenaza con no aplicar el acuerdo si no consigue la exención de visados para los ciudadanos turcos que quieran viajar al espacio europeo de Schengen.

Erdogan llamó el martes a Angela Merkel para expresarle sus “preocupaciones” si la resolución era aprobada y advertirle que “esta trampa” podría “deteriorar todas nuestras relaciones con Alemania”.

Merkel, por su parte, no participó en el voto por razones de agenda pero apoyó la resolución el martes durante un ensayo de la votación, dentro del grupo parlamentario conservador.

El texto ha desatado preocupación incluso dentro del gobierno alemán. El ministro de Relaciones Exteriores, Frank-Walter Steinmeier, se mostró cauto ante la iniciativa y su portavoz dijo “esperar” que no supondrá “inconvenientes duraderos en las relaciones con Turquía”.

El jefe del grupo parlamentario de la CDU, Volker Kauder, aseguró al contrario que no se trataba de “sentar [a Turquía] en el banco de los acusados” sino de favorecer la reconciliación “diciendo las cosas por su nombre”, en declaraciones el jueves en la televisión pública ARD.

El presidente armenio, Serge Sarkissian, advirtió que “no sería justo no llamar genocidio al genocidio de los armenios únicamente porque enfada al jefe de Estado de otro país”, refiriéndose al presidente turco.

La resolución del Bundestag es una nueva etapa en el reconocimiento oficial de Alemania del genocidio, después de que el año pasado el presidente alemán, Joachim Gauck, utilizara, por primera vez, el término “genocidio” para calificar las masacres perpetradas contra los armenios en 1915.

Los armenios consideran que 1,5 millones de los suyos fueron asesinados de manera sistemática al final del Imperio Otomano.

Muchos historiadores y más de 20 países, entre ellos Francia, Italia y Rusia, reconocieron el genocidio de los armenios.

Turquía afirma por su parte que se trató de una guerra civil, a la que se añadió la hambruna, en la que murieron entre 300.000 y 500.000 armenios y otros tantos turcos cuando las fuerzas otomanas y Rusia se disputaban el control de Anatolia.

Reproducido bajo licencia CreativeCommons –Reconocimiento no comercial 3.0 España-

Artículo original aquí.

http://www.lagranepoca.com/internacionales/64814-alemania-reconocio-genocidio-armenio.html

Azerbaiyán fue básicamente una creación bolchevique – no existía antes de 1918.


 

UN POCO DE HISTORIA PARA UBICAR A CADA UNO EN SU LUGAR ORIGINAL.

 

1918-1921: de la Armenia independiente a la Armenia soviética

En noviembre de 1918 llegaba a su fin la I Guerra Mundial, con la derrota de Alemania y Turquía, entre otros. Rusia/la URSS, mientras tanto, se encontraba en plena guerra civil. Armenia pudo así recuperar algunos de sus territorios occidentales, y comenzó a organizar su recién organizado Estado. Llegó así el momento de comenzar a negociar la reorganización del mundo tras la “Gran Guerra”…

El 18 de enero de 1920 se inició la Conferencia de París, que reconoció al Estado armenio. Sin embargo, el 28 de abril el Ejército Rojo entró en Azerbaijan, y proclamó la República Soviética de Azerbaijan. De inmediato, ésta conminó a Armenia a entregar sus territorios orientales, y luego los invadió con ayuda soviética.

El 10 de agosto de 1920 se firmó el Tratado de Sèvres, relativo precisamente a la reordenación del Imperio Otomano. Éste debió renunciar a todos los territorios no turcos, reconocer al Estado de Armenia, y someter al arbitraje del presidente norteamericano Woodrow Wilson la determinación de las fronteras entre el Imperio Otomano y Armenia. El laudo dictado por el presidente norteamericano el 22 de noviembre adjudicaba a Armenia 9 distritos del Imperio, dándole una extensión de 139.000 km2 y salida al mar Negro y el Mediterraneo. Pero el proyecto no pasó del papel…

Tras conseguir la mayoría en el Parlamento Otomano en diciembre de 1919, Mustafá Kemal “Atatürk” convocó una “Gran Asamblea Nacional” que empezó a funcionar el 23 de abril de 1920. Tras la firma del Tratado de Sèvres por el gobierno otomano, que consagraba la desmembración del Imperio, Mustafá Kemal organizó un ejército propio que en septiembre se dirigió contra Armenia, mientras ésta, a su vez, se defendía del ataque soviético azerbajano por su costado oriental. Esta vez la prioridad para las potencias occidentales era la “amenaza soviética”, y no la “Cuestion armenia”…

Lenin y Kemal se pusieron de acuerdo en acabar con el Estado armenio. Mustafá Kemal invadió los territorios occidentales que Armenía había recuperado poco antes, y nuevamente reactivó las matanzas masivas de armenios, tanto en esos territorios como en Cilicia, donde se habían refugiado unos 200.000 supervivientes de las caravanas de la muerte. Se calcula que, entre ambas regiones, unos 250.000 armenios fueron exterminados. Los soviéticos, mientras tanto, conspiraban para tratar de establecer el régimen soviético en Armenia.

Quien puede discutir que en enclave de Nagorno pertenece a los armenios 

Para disipar las  dudas sobre un tema(NAGORNO KARABAJ) que tanto Azerbaiyan ,Turquía el hermano  mayor y  los primos judíos, cada uno con su libreto ,libreto que termina beneficiando a los azeries,para que el negacionismo a todo lo referente al armenio siga oculto,engañado y distorsionado, de más esta decir que Nagorno Karabaj es armenio.Armenio desde que armenia nació .

Si en el siglo XI  el Monasterio de Gandzasar existía en la zona de Nagorno Karabaj y el mismo es idéntico a los de Armenia, además de la obviedad  en el culto   agregando la pertenencia de los feligreses, sus raices y la de sus antepasado, esta muy claro la legitimidad de la posición  Armenia.

El Monasterio de Gandzasar, recuerda mucho a los que ya hemos visto en Armenia y está construido con la misma toba gris que los de imprescindibles monasterios de Sanahin o Haghpat (no os perdáis el post) por ejemplo. La construcción data del 1216 y aunque ha sufrido varios acosos durante la historia, casi siempre por fuerzas musulmanas (por la dinastía turca de los Qajar, los mongoles o durante la guerra del 91) siempre ha renacido de sus cenizas. La leyenda dice que incluso guarda la cabeza de San Juan Bautista, leyenda que ya nos han explicado en otros lugares de Oriente Medio. La cúpula típica en forma de paraguas y construida también en toba volcánica, corona el monasterio.

Es interesante la relación entre el Estado de Israel y Azerbaiyan mucho mas interesante si es explicada por la parte supuestamente neutral .El Estado de Israel.

Azerbaiyán, principal socio estratégico de Israel en el mundo musulmán, también deplora ‘doble moral’ de la UE

‘Las relaciones entre Azerbaiyán e Israel sedesarrollan y nada puede obstaculizar esto“, dijo recientemente un alto funcionario del Ministerio de Asuntos Exteriores de Israel sobre la cooperación entre los dos países…”

Ruben Demirjian

Fuentes :

Azerbaiyán, principal socio estratégico de Israel en el mundo musulmán, también deplora ‘doble moral’ de la UE

 

http://www.nabarralde.com/es/munduan/13720-el-genocidio-armenio-la-memoria-frente-al-etnocidio-iv

Unión Europea pacta con el diablo


Red Voltaire

LA HISTORIA ESTÁ A PUNTO DE REPETIRSE

El suicidio europeo ante Turquía

Al firmar con Turquía un acuerdo –por lo pronto ilegal a la luz del derecho internacional– para frenar la oleada de migrantes, los dirigentes de la Unión Europea dan un nuevo paso en lo que podríamos llamar su pacto con el diablo. Gran parte de los 3 000 millones de euros asignados a Ankara irán a parar al financiamiento de los yihadistas y, por tanto, incrementarán la cantidad de migrantes que huyen de la guerra. Por cierto, al levantar, en los próximos meses, la exigencia de visas a los ciudadanos turcos, los europeos instituyen de hecho la libre circulación entre los campamentos de al-Qaeda y Bruselas. Al imponer a los pueblos de Irak y Siria la amenaza y la opresión de los yihadistas, a los que financian indirectamente, y al abandonar al pueblo turco entre las garras de la dictadura del presidente Erdogan, los europeos sientan las bases de un amplísimo enfrentamiento del que ellos mismo acabarán siendo víctimas.

JPEG - 40.6 KB
Durante la conferencia de prensa del 18 de marzo de 2016, parecía que el presidente de la Unión Europea, Donald Tusk –un polaco que defiende los intereses de Alemania–, trataba de apaciguar la cólera del presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker –un súbdito de Luxemburgo que defiende los intereses de Estados Unidos–, bajo la mirada socarrona del primer ministro turco, Ahmet Davutoglu.
© Unión Europea

«La democracia es como un tranvía. Lo tomamos para ir a donde queremos y una vez allí, nos bajamos.»

Recep Tayyip Erdogan (1996)

El Consejo Europeo, reunido el 17 y el 18 de marzo de 2016, adoptó un plan tendiente a resolver el problema de la masiva oleada de migrantes provenientes de Turquía [1]. En ese acuerdo, los 28 jefes de Estado y de gobierno de los países de la Unión Europea se plegaron a todas las exigencias de Ankara.

Ya habíamos analizado anteriormente, en este sitio web, la manera cómo Estados Unidos planeaba utilizar los acontecimientos del Medio Oriente para debilitar la Unión Europea [2]. Desde el inicio de la actual crisis de los «refugiados», fuimos los primeros en observar simultáneamente que se trataba de un fenómeno provocado de forma deliberada y los problemas insolubles que plantearía [3]. Nuestros análisis, por desgracia, se cumplieron, y nuestros detractores acabaron adoptando nuestras posiciones.

Para ir un poco más lejos, hoy queremos estudiar de qué manera se apoderó Turquía de la iniciativa y la continua ceguera de la Unión Europea, que persiste en seguir dejándose arrastrar por los acontecimientos.

El juego de Recep Tayyip Erdogan

El presidente turco Erdogan no es un político común y corriente. Pero los europeos, o sea ni los pueblos ni sus dirigentes, no parecen haberse dado cuenta.

• En primer lugar, Recep Tayyip Erdogan proviene de un movimiento islámico panturquista vinculado a la Hermandad Musulmana de Egipto y favorable a la restauración del Califato [4]. Según Erdogan –pero igualmente según sus aliados del Milliyetci Hareket Partisi (MHP)–, los turcos son los descendientes de los hunos de Atila, a su vez hijos del lobo de las estepas del Asia Central, del que heredaron la resistencia y la insensibilidad. Constituyen entonces una raza superior llamada a gobernar el mundo. Su alma es el islam.

El presidente Erdogan es el único jefe de Estado del mundo que reivindica abiertamente una ideología de supremacía étnica, perfectamente comparable al supremacismo ario de los nazis. Es, además, el único jefe de Estado del mundo que niega los crímenes de su historia, principalmente las masacres del sultán Abdulhamid II contra los no musulmanes (durante las masacres hamidianas de 1894-1895, al menos 80 000 cristianos fueron masacrados mientras que 100 000 cristianas eran incorporadas a la fuerza a los serrallos) y, posteriormente, las masacres perpetradas por la organización de los Jóvenes Turcos (genocidio contra los armenios, los asirios, los caldeos, los siriacos, los griegos pónticos y los yazidíes, desde 1915 hasta 1923, estimado en al menos 1 millón 200 000 muertos), genocidio perpetrado con ayuda de oficiales alemanes, entre los que se hallaba Rudolf Hoss, futuro director del campo de concentración de Auschwitz [5].

Al celebrar el 70º aniversario de la liberación de la pesadilla nazi, el presidente ruso Vladimir Putin subrayaba que «las ideas de supremacía racial y de exclusivismo provocaron la guerra más sangrienta de la Historia» [6]. Posteriormente, en el marco de una marcha –y sin mencionar a Turquía– el propio Putin llamaba a todos los rusos a disponerse a reeditar el sacrificio que antes realizaron sus abuelos, si ello llegara a ser necesario para salvar el principio mismo de la igualdad entre los hombres.

• En segundo lugar, el presidente Erdogan, respaldado sólo por un tercio de la población turca, gobierna su país en solitario y recurriendo a medios coercitivos. Hoy es imposible saber con precisión lo que piensa el pueblo turco ya que la publicación de toda información que cuestione la legitimidad del presidente Erdogan se considera una amenaza contra la seguridad del Estado y se castiga con el encarcelamiento inmediato. Según los últimos estudios publicados –en octubre de 2015–, sólo una tercera parte de los electores respalda a Erdogan. Es mucho menos que el respaldo que tenían los nazis en 1933, cuando obtuvieron un 43% de los votos. Eso implica que el presidente Erdogan sólo pudo ganar las elecciones legislativas “arreglándolas” descaradamente. Por ejemplo:
- Los medios de prensa de la oposición fueron literalmente amordazados: los matones del partido de Erdogan (AKP) asaltaron los importantes diarios Hürriyet y Sabah; hubo investigaciones abiertas contra periodistas y órganos de prensa acusados de respaldar el «terrorismo» o de referirse al presidente Erdogan en términos difamatorios; también hubo sitios web bloqueados; proveedores de servicios informáticos suprimieron de su oferta los canales de televisión de la oposición; de los 5 canales de televisión con cobertura nacional 3 fueron en su programación claramente favorables al partido en el poder y la policía cerró los otros dos canales, Bugun TV y Kanalturk.
- Un Estado extranjero, Arabia Saudita, repartió 7 000 millones de libras (unos 2 000 millones de euros) en «donaciones» para «convencer» a los electores de que debían votar por Erdogan.
- 128 oficinas del HDP (partido de izquierda) fueron atacadas por los matones del partido del presidente Erdogan, muchos candidatos y sus equipos de campaña fueron golpeados, más de 300 comercios pertenecientes a kurdos fueron saqueados, decenas de candidatos del HDP fueron arrestados y puestos bajo detención temporal durante la campaña electoral.
- Más de 2 000 opositores resultaron muertos durante la campaña electoral, tanto en atentados como a causa de la represión gubernamental contra el PKK (Partido de los Trabajadores del Kurdistán). En el sureste de Turquía, varias localidades fueron parcialmente destruidas por los blindados del ejército turco.

A partir de la «elección» de Erdogan, una placa de plomo cayó sobre el país. Se hizo imposible obtener información sobre el estado de Turquía a través de su prensa nacional. El principal diario de la oposición, Zaman, fue puesto bajo tutela y ahora se limita a exaltar la grandeza del «sultán» Erdogan. La guerra civil, que ya convulsiona el este de Turquía, está extendiéndose, con atentados en Ankara e incluso en Estambul, ante la total indiferencia de los europeos [7].

El señor Erdogan está gobernando prácticamente solo, rodeado sólo de un grupo muy restringido del que forma parte el primer ministro Ahmet Davutoglu. Como si eso fuera poco, Erdogan declaró públicamente, en plena campaña electoral, que ya no estaba aplicando la Constitución y que ahora todos los poderes están en sus manos.

El 14 de marzo de 2016, el presidente Erdogan que, ante los kurdos, «la democracia, la libertad y el estado de derecho ya no tienen el menor valor». Y anunció su intención de ampliar la definición legal de «terrorista» para incluir en ella a todos los que él considera «enemigos de los turcos», o sea a los turcos y no turcos que se oponen a su supremacismo.

 

 

 

Al precio de 500 millones de euros, Recep Tayyip Erdogan hizo erigir el palacio más grande dedicado a ser residencia de un jefe de Estado en todo la historia del mundo. El “palacio blanco”, referencia al color de su partido –el AKP– abarca 200 000 metros cuadrados y dispone de todo tipo de instalaciones, entre los que se hallan búnkeres ultramodernos de alta seguridad con comunicaciones vía satélite.

• En tercer lugar, el presidente Erdogan está utilizando poderes que se ha arrogado, en violación de la Constitución turca, para convertir el Estado turco en padrino del yihadismo internacional. En diciembre de 2015, la policía y la justicia turcas lograron comprobar que el propio presidente Erdogan y su hijo Bilal mantenían vínculos personales con Yasin al-Qadi, el banquero de al-Qaeda. Así que el presidente turco destituyó a los policías y magistrados que se habían atrevido a «atentar contra los intereses de Turquía» (sic), mientras que el propio Yasin al-Qadi y el Estado turco emprendían un proceso judicial contra el periódico de izquierda BirGün por haber reproducido mi editorial titulado «Al-Qaeda, eterno auxiliar de la OTAN».

En febrero pasado, la Federación Rusa entregaba al Consejo de Seguridad de la ONU un informe de inteligencia que demostraba el apoyo que el Estado turco aporta al yihadismo internacional, en violación de numerosas resoluciones de ese mismo órgano de Naciones Unidas [8]. Yo mismo publiqué un estudio detallado sobre esas acusaciones, estudio que fue inmediatamente censurado en Turquía [9].

La respuesta de la Unión Europea

La Unión Europea había enviado una delegación encargada de supervisar las elecciones legislativas turcas de noviembre de 2015. Esa delegación pospuso durante mucho tiempo la publicación de su informe, para acabar publicando una breve versión edulcorada de ese texto.

Presas del pánico ante la respuesta de sus poblaciones, que están reaccionando duramente ante la entrada masiva de migrantes –y, en el caso de los alemanes, ante la abolición del salario mínimo provocada por esa oleada de migrantes–, los 28 jefes de Estado y de gobierno de la Unión Europea han preparado con Ankara un procedimiento para que Turquía se encargue de resolverles el problema. El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados, Filippo Grandi, señaló de inmediato que la solución adoptada viola el derecho internacional. Pero, incluso suponiendo que sea posible mejorar las cosas, no es ese el problema fundamental.

La Unión Europea se ha comprometido:
- a pagar a Turquía 3 000 millones de euros al año para que ese país ayude la Unión a enfrentar sus obligaciones… pero no establece ningún mecanismo de verificación del uso que dará Ankara a esos fondos;
- a eliminar la exigencia de visas a los turcos para entrar en los países de la Unión Europea [10] –medida que debe entrar en vigor en sólo meses, quizás incluso en unas pocas semanas;
- a acelerar las negociaciones sobre la adhesión de Turquía a la Unión Europea –lo cual será a mucho más largo plazo y menos probable que la medida sobre la eliminación de la exigencia de visas.

En otras palabras, cegados por la reciente derrota electoral de Angela Merkel [11], los dirigentes europeos se limitaron a buscar una solución temporal para frenar el flujo de migrantes, sin tratar de resolver la causa del problema y sin tener en cuenta la infiltración de yihadistas que puede producirse a través de ese flujo.

JPEG - 48 KB

¿Qué hemos hecho?
© Unión Europea

El antecedente de Munich

En los años 1930, las élites europeas y estadounidenses consideraban que la URSS, debido a su modelo, representaba una amenaza para sus intereses de clase. Y por eso apoyaron colectivamente el proyecto nazi tendiente a colonizar el este de Europa y a destruir los pueblos eslavos. A pesar de los repetidos llamados de Moscú a la creación de una gran alianza contra el nazismo, los dirigentes europeos aceptaron entonces todas las exigencias del canciller Adolfo Hitler, incluyendo la anexión de los Sudetes. Así surgieron los acuerdos de Munich (1938), ante los cuales la URSS se vio obligada a adoptar una política de “sálvese quien pueda” que la llevó, por su parte, a firmar el pacto germano-soviético (1939). Ya era demasiado tarde cuando algunos dirigentes europeos, y más tarde estadounidenses, por fin se dieron cuenta del error que habían cometido y finalmente se decidieron a aliarse con Moscú en contra de los nazis.

Y hoy estamos viendo la repetición de los mismos errores. Las élites europeas ven en la República Árabe Siria un adversario, ya sea porque defienden el punto de vista colonialista de Israel o porque abrigan la esperanza de recolonizar el Levante para sí mismas y de apoderarse así de las gigantescas reservas de gas aún sin explotar que existen en esa región. Por eso apoyaron la operación secreta de Estados Unidos tendiente a provocar un «cambio de régimen» y fingieron creerse la fábula de la «primavera árabe». Al cabo de 5 años de guerra a través de intermediarios, viendo que el presidente sirio Bachar al-Assad sigue en Damasco a pesar de los miles de veces que se predijo su dimisión, los europeos deciden ahora financiar con 3 000 millones de euros al año el apoyo que Turquía aporta a los yihadistas. Según la lógica de las élites europeas, ese financiamiento tendría que llevarlas finalmente a la victoria y poner fin a la ola migratoria. Y ya será demasiado tarde cuando se den cuenta [12] de que, al eliminar la exigencia de visas a los nacionales turcos, han autorizado la libre circulación entre los campamentos de al-Qaeda en Turquía y Bruselas [13].

La comparación con el fin de los años 1930 viene a nuestra mente sobre todo porque en el momento de los acuerdos de Munich el Reich nazi ya había anexado Austria, sin que ello provocara ninguna reacción notable de parte de los demás Estados europeos. Hoy en día, Turquía ya ocupa el noreste de Chipre, país miembro de la Unión Europea, y una franja de varios kilómetros de profundidad en Siria, territorio sirio que incluso administra a través de un walli (prefecto), nombrado expresamente por Ankara. No sólo la Unión Europea guarda silencio sobre esos hechos sino que, con su actitud, estimula a Ankara a proseguir con su política de anexiones, que de hecho viola el derecho internacional. La lógica común del canciller Hitler y del presidente Erdogan se basa en la unificación de la «raza» y la purificación de la población. Hitler quería unir las poblaciones de «raza alemana» y purificarlas excluyendo a los elementos «extranjeros» (judíos y roms), Erdogan quiere unir las poblaciones de «raza turca» y purificarlas excluyendo a los elementos «extranjeros» (kurdos y cristianos).

En 1938, las élites europeas creían en la amistad del canciller Hitler. Hoy en día creen en la del presidente Erdogan.

[1] “Next operational steps in EU-Turkey cooperation in the field of migration”, Voltaire Network, 16 de marzo de 2016.

[2] «La miopía de la Unión Europea ante la estrategia militar de Estados Unidos», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 27 de abril de 2015.

[3] «La falsa “crisis de los refugiados”», por Thierry Meyssan, La República(España) y Red Voltaire, 7 de septiembre de 2015.

[4] «Hacia el fin del sistema Erdogan», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 15 de junio de 2015.

[5] «La Turquía de hoy continúa el genocidio armenio», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 30 de abril de 2015.

[6] «Discours de Vladimir Poutine pour le 70e anniversaire de la Victoire de la Grande Guerre Patriotique », por Vladimir Putin, Réseau Voltaire, 9 de mayo de 2015.

[7] «La Unión Europea abandona a los defensores de las libertades en Turquía», por Can Dundar, Le Monde (Francia) , Red Voltaire, 19 de marzo de 2016.

[8] «Informe de la inteligencia rusa sobre actual apoyo de Turquía al Emirato Islámico», Red Voltaire, 18 de febrero de 2016.

[9] «Cómo apoya Turquía a los yihadistas», por Thierry Meyssan,Red Voltaire, 22 de febrero de 2016.

[10] “Roadmap towards a visa-free regime with Turkey”, Voltaire Network, 16 de marzo de 2016.

[11] “Alternative für Deutschland nimmt kein Blatt vor den Mund”, por Ian Blohm, Übersetzung Horst Frohlich, Strategic Culture Foundation (Rusia),Voltaire Netzwerk, 12 de marzo de 2016.

[12] «Carta abierta a los europeos atrapados tras la cortina de hierro israelo-estadounidense», por Hassan Hamadé, Red Voltaire, 24 de mayo de 2014.

[13] “Israeli general says al Qaeda’s Syria fighters set up in Turkey”, Dan Williams, Reuters, 29 de enero de 2014.

AVANCE SIONISTA : ¡IMPORTANTE DIARIO ISRAELÍ FESTEJA LA VICTORIA DE MAURICIO MACRI EN ARGENTINA!


Jerusalem Post

“LA VICTORIA DE MACRI ES INEQUÍVOCAMENTE BUENA PARA ISRAEL Y LOS JUDÍOS” DICE EL TITULAR DEL JERUSALEM POST.

Mauricio Macri
Tras la pérdida de firme defensor  Stephen Harper el mes pasado en las elecciones canadienses, y la victoria electoral a principios de este mes de anti-israelí presidente Recep Tayyip Erdogan de Turquía, Israel finalmente consiguió una buena noticia electoral en el extranjero con la victoria en Argentina Domingo de Mauricio Macri. El conservador Macri ganó una segunda vuelta en los comicios presidenciales del domingo, poniendo fin a 12 años de gobierno de izquierda en el país dominado por Cristina Fernández de Kirchner y su difunto esposo, Néstor Kirchner. Macri derrotó al candidato de Kirchner, Daniel Scioli. Jerusalén apenas ocultaba su satisfacción, ya que los ocho años bajo Cristina Kirchner ha visto un fuerte deterioro de las relaciones, especialmente desde enero de 2013, cuando Argentina firmó un Memorando de Entendimiento (MoU) con Irán, que incluyó una “verdad comisión “para investigar conjuntamente atentados contra objetivos israelíes y judíos en la capital de la Argentina en la década de 1990 -. que dejaron 114 personas muertas y más de 500 heridos Según una fuente diplomática en Jerusalén, la victoria de Macri, actual alcalde de Buenos Aires, “es inequívocamente bueno para Israel y los Judios.” La población judía en Argentina se estima entre 200.000 y 250.000. Mientras que el reinado de Néstor Kirchner “no estaba mal”, dijo el funcionario, de Cristina ocho años en el cargo eran malas para los lazos entre los dos países. “Ella tiene una tercera aproximación mundo, y fue conectado a [el ex hombre fuerte de Venezuela Hugo] Chávez”, dijo. Con la firma del memorando de entendimiento con Irán en 2013, Kirchner esencialmente “dejar que el penal investigar el crimen” ya partir de ese momento los lazos entre los dos países “muy deteriorado”, continuó la fuente. La fuente dijo que espera que el cambio en el tono de los lazos que se siente con rapidez, con Macri prometió durante su campaña, y también durante un visita a Israel el año pasado, para anular el memorando de entendimiento con Irán si es elegido. Macri reunió con el primer ministro Benjamin Netanyahu durante esa visita, y dijo que le gustaría ver una “alianza estratégica” entre los dos países. La fuente dijo que las elecciones también detener incursiones que Irán estaba haciendo en América Latina, y podrían indicar un cambio para mejor para Israel en esa parte del mundo. La victoria de Macri seguido por tres semanas la victoria en la carrera presidencial en Guatemala de otro candidato considerado amistoso con Israel: Jimmy Morales.
CFK DESENMASCARA AL SIONISMO

El Zionismo se muestra fuerte para ocultar sus flaquezas.


Ruben Demirjian

Quien es Leonard Cohen?.

Es muy  importante lo que Rafapal cita :

Primero tomaremos Manhattan” que, por si no lo recordáis, es el barrio donde están las Torres Gemelas. Fijaos en la portada del disco, fijaos: ¿no véis las torres gemelas y unos avioncitos? ¿Qué casualidad, verdad? ¿Y el billete del dólar a la izquierda envolviendo a un ejecutivo? ¿Y la estatua de la Libertad aniquilada por las Torres y todo ello dentro de una brújula y dentro, a su vez, de un plano de ciudad? ¡Ojo, que dice “primero tomaremos Manhattan (Las Torres Gemelas) y después Berlín”. ¿Se está refiriendo por casualidad a la Unión Europea, señor Cohen?

http://www.rafapal.com/?p=28201

Por último cuando se trata de ser una fuerza intangible que goce  de impunidad y es imposible alcanzar sus secretos,con

solo entender que todo lo que se encuentra en el Universo y que el mismo vibra,tiene frecuencia y gran energía.Solo tenemos que entender esos tres pilares y veremos secretos flaquezas y fantasmas sin sabanas…

Ruben Demirjian