ISRAEL CONDENADO POR SU PASADO HIPÓCRITA


Ruben Demirjian

 

EL GENOCIDIO ARMENIO NO ES UNA MONEDA DE CAMBIO.

Ciento tres años después de perpetrado el mayor crimen de la historia contra el pueblo armenio, su reconocimiento mundial como genocidio es una realidad. Ya no es necesario esperar que unas u otras potencias se dignen a oficializar su postura en relación a lo ocurrido con el millón y medio de armenios masacrados por el estado turco. El mundo entero ya conoce la verdad porque las pruebas siempre estuvieron al alcance de su mano y ya no es posible levantar una pared de negación como lo intenta hacer Ankara.

Días atrás y fiel a la tradición estadounidense, el presidente Donald Trump habló -una vez más- del Medz Yeghern, un subterfugio para no expresar la palabra correcta: Genocidio. Washington siempre hace oídos sordos a la decisión de más de cuarenta y cinco estados que ya reconocieron el genocidio armenio a través de sus legislaturas. Y siempre son los mismos argumentos que justifican la negativa privilegiando su vínculo con Turquía, no lesionar los sentimientos de sus líderes políticos.

Ahora, una enésima crisis envuelve a Israel con Turquía a partir del incidente en Gaza donde fueron asesinados más de sesenta palestinos por parte de las fuerzas de seguridad israelíes. Erdogán elevó su voz en protesta en concordancia con otros países del mundo, utilizando conceptos como “estado terrorista” y delito de “genocidio”. Por su parte, el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, le pidió al tirano turco que no intentara dar lecciones de moralidad y lo acusó directamente de apoyar al grupo Hamas al que Israel responsabiliza de diversos hechos de terrorismo.

L o llamativo es que como consecuencia de este nuevo enfrentamiento entre Tel Aviv y Ankara, la dirigencia israelí comenzó a hablar de reconocimiento del Genocidio Armenio. Los mismos líderes que una y otra vez rechazaron desde la cumbre del poder los intentos de la Knesset por hacer justicia con la Causa Armenia con argumentos banales, ahora salen a la palestra reclamando calificar de estado genocida de armenios a Turquía.

Y aquí tratemos de hacer un ejercicio de pensamiento: ¿Vale un reconocimiento oficial de Israel en este contexto político, utilizando la tragedia de los armenios como elemento de revancha contra Turquía? O, hubiera sido más correcto que respetando los canales democráticos habituales, los deseos del pueblo israelí no fueran obstaculizados por una dirigencia política entonces interesada en hacer pingües negocios comerciando armas y pertrechos militares.

En relación a este cambio de actitud oficial de Israel, el Consejo Nacional Armenio de ese país ya dio su opinión relativizando las declaraciones y mostrándose escéptico sobre los resultados finales de este nuevo escenario.

Amir Ohana, parlamentario oficialista israelí dijo que la lógica diplomática detrás de no reconocer el genocidio ya no existe, y “que no es demasiado tarde para hacer justicia. Ha llegado el momento de reconocer oficialmente la terrible injusticia cometida contra los armenios”.

Bienvenidos a la realpolitik, dirían los analistas, pero lo cierto es que el pueblo armenio reclama justicia desde hace más de un siglo y no se merece que sus reivindicaciones sean alcanzadas a través del despecho de quienes por enemistarse con nuestro victimario, ahora son nuestros amigos “justicieros”.

Nuestra dignidad no está en venta y si Estados Unidos, Israel y otros estados poderosos que aun se muestran remisos a poner las cosas en su justo lugar, llegan algún día a ponerse en paz con su conciencia, pedimos que esa decisión no sea como consecuencia de avatares políticos y si de resultas por haber interpretado correctamente la historia de nuestro pueblo.

Jorge Rubén Kazandjian

http://www.diarioarmenia.org.ar/el-genocidio-no-es-una-moneda-de-cambio/

 

 

Anuncios

Los Príncipes de Arabia sionista, acaban de sellar su unión y solidaridad mutua con sus amados vecinos tras recibir la visita del “enviado” ”el dios en la tierra”:


Resultado de imagen para dios tierra prometida

Raymond Berberian en Rupen Berberian

Prensa Hipócrita
El Genocidio de la población palestina y la usurpación por los invasores judíos sionistas internacionales de gran parte del territorio podía haber sido otro si no mediaran los dueños de la batuta. Muchas veces el heroísmo, la vehemencia, la desesperación, el amor a la propia tierra y el mismo suicidio no siempre resultan aconsejables.
El sionismo europeo con su versión Nazi, en particular, el de los EEUU, emparentado con los mandamases del Estado judío, logró comprarles la moral a los magnates del golfo para atraerlos a su guarida. Una vez paralizados, la exterminación de la población palestina, tan añorado por el pueblo judío mundial fue determinante.
Los Príncipes de Arabia sionista, Qatar y demás doncellas del golfo acaban de sellar su unión matrimonial y solidaridad mutua con sus amados vecinos tras recibir la visita del “enviado” ”el dios en la tierra”: Su eminencia el Bibi Natanyahu: el civilizado Genocida; quien fuera honrado y agasajado como héroe; abrazado y besado al estilo folklórico de la región.

Resultado de imagen para dios tierra prometida


Dominada la serpiente, Israel ya tiene campo libre para concretar sus planes de exterminio; amparados en el silencio de la prensa hipócrita, el beneplácito de los musulmanes de la Meca y el resto del mundo, salvo excepciones, claro, a seguir masacrando sin miramientos, hombres, mujeres y niños palestinos indefensos sobre sus terruños ancestrales.
La astucia de los usureros colonos internacionales logró desviar la vista de sus demás vecinos, ya acaramelados, gozando de la camiseta sionista con la estrella manchada con sangre palestina. Lo que les allanó el camino a seguir coronando su obra macabra de lesa humanidad y, como si eso fuera poco, apuntar contra Siria, Iraq e Iran.
Aquí no se trata de quien tiene derechos, se trata de una irracionalidad demencial, de un país invadido y destruido, de niños muertos a tiro por expertos francos tiradores israelís.
Es cierto, Palestina perdió su batalla. Perdió gran parte de su territorio, pero no su honor. Tal vez su error, desde un principio fue no haber sabido agraciarse por los dueños de la Meca y hermanarse con los demás amos del golfo; tal vez…- digo- por ese descuido haya perdido la delantera y también su oportunidad.
Palestina bien podía haber pedido ayuda a Rusia o China; ¿por qué no? ¿Acaso El Estado judío no se respalda en los EEUU, Europa y Turquía?. Podía haber sido la solución, en vez de esperar un Papa Noel de entre sus distraídos hermanos árabes. ¿Usted cree que no? Siria estuvo a punto de ser devorada por la langosta a no ser por la providencial intervención de Rusia.
El enano David y el gigante Goliat, fábula gastada entre los ingenuos, es sólo un mito, un panfleto; un invento de los escribas de tiempos idos a modo de levantar la moral y alimentar la vanidad de los esclavizados judíos de entonces. Ese párrafo es uno de los tantos trucos maliciosos consagrados como sagrados.
Nadie ignora que las Naciones Unidas es un circo de marionetas manejado por los usureros imperialistas.

MENTIRAS : PROPAGANDA SIONISTA ANTES DE LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL

El pase de diapositivas requiere JavaScript.


La unión hace la fuerza; eso lo sabemos todos. Por desgracia, los únicos que podían haber respaldados a los palestinos se aliaron a sus enemigos. Con el cuento de “LA TIERRA PROMETIDA”, (léanse Globo Terráqueo). No por nada Israel posee hoy luz verde para seguir concretando de un modo u otro su Genocidio contra la humanidad entera. Es por ello que los autodenominados “dioses en la tierra”, descendiente directo de la serpiente del Paraíso necesitan del respaldo de sus vecinos pro sionistas, lacayos de los EEUU. No por nada cantan y bailan los rabinos agradeciendo a Jehová y a Trump por el traslado de la embajada de EEUU a Jerusalem. No por nada un monarca saudí aconseja a los palestinos a obedecer el mandato de los EEUU y bajar los brazos. No por nada, el futuro premio nobel de la paz logra mover montañas y actrices porno.
Soy hijo de sobrevivientes del Genocidio perpetrado por el Estado turco contra el pueblo armenio, el asirio y demás minorías cristianas sobre su suelo ancestral, negado generosamente por Israel, Turquía, EEUU y España, no así el “shoah” por supuesto.
No podría negar que lo acontecido en Palestina como en Siria e Iraq sacude mis fibras más íntimas y me repugna constatar tanta crueldad manifiesta contra los niños palestinos y el resto de la población árabe palestina, por quienes durante siglos y más siglos predicaron la paz, la honradez y la moralidad entre los “animales”, que somos tú, yo y el resto de la humanidad, cuya imagen de seres humanos, según el libro consagrado, es puro engaño.
Siglos y más siglos nos fueron tomando el pelo ocultándose tras distintas clases de máscaras de bestias sanguinarias y hoy descaradamente la arrancan vanagloriadas por ellas.
Después de todo, consagrados como sagrados, poseen un gran guía espiritual; sobre todo una sabiduría moral, consagrada como sagrada; El Talmud.
raymond_berberian14@yahoo.com.ar
“Estoy convencido de que aún nada me ha convencido”

“Sultán Erdogan” afirmó que “la Turquía Moderna es la continuación del Imperio Otomano”


Diario Armenia 

 

En conclusión, el presidente Erdogan, al afirmar que la actual República de Turquía es la continuación del Imperio Otomano, ha admitido inadvertidamente que Turquía es responsable de los daños genocidas, territoriales y económicos causados ​​por el Imperio Otomano al pueblo armenio.

Nuevas contradicciones de Turquía: Una nueva oportunidad para la Causa Armenia

 

Durante décadas Turquía mantiene una política negacionista en relación al Genocidio Armenio. Inclusive los sucesivos gobiernos turcos consideran que la República Moderna de 1923 no es la responsable de las acciones genocidas que se desarrollaron entre 1915 – 1923 en manos del extinto Imperio Otomano.

Sin embargo, hace unas semanas el actual líder de Turquía el “Sultán Erdogan” afirmó que “la Turquía Moderna es la continuación del Imperio Otomano”y en palabras textuales manifestó: “Vemos a Sultán Abdul Hamid II como una de las personalidades más importantes, visionarias y de mentalidad estratégica que han puesto sus sellos en los últimos 150 años de nuestro estado” (de acuerdo al Times of London). En base a estas declaraciones, el líder del partido AKP (Partido de Justicia y el Desarrollo) en el poder desde 2003, esta efectivamente asumiendo que Turquía es responsable de las acciones cometidas por el Imperio Otomano. Asimismo, Erdogan asistió a una ceremonia a principios de este mes para conmemorar el centenario de la muerte del Sultán Abdul Hamid II, el “Sultán Rojo”, esta acción confirma que el actual gobierno claramente está recuperado el legado de Abdul Hamid. No obstante, la máxima autoridad de Turquía ignoró convenientemente y estratégicamente el hecho de que el Sultán Rojo había ordenado el asesinato de 300.000 armenios entre 1894 y 1896.

Avanzando en el análisis, es importante recordar que el Sultán Hamid fue quien revocó las reformas “Tanzimat” (cuyo significado en turco es regulación y organización) de principio del Siglo XX. Es fundamental recordar que esta política de renovación buscaba modernizar el aparato político, económico, burocrático y social del Imperio Otomano debido a las presiones provenientes de las potencias occidentales. Sin embargo, durante su dominio el Imperio Otomano disminuyó tanto cultural como económicamente, pasando a ser conocido como “el hombre enfermo de Europa”. Asimismo, adoptó una ideología panislamista, abogando por un renacimiento musulmán en todo el Imperio, en contraste con las tendencias y los gustos europeos que se pusieron de moda en las últimas décadas. Razón por el cual, una gran parte de la literatura otomana de esta época se centra en las tensiones entre los modos de vida “alafranga” (estilo europeo) y “alaturca” (estilo turco).

Por lo tanto, y en base a lo expuesto hasta aquí, se pueden plantear dos cuestiones esenciales a saber y considerar a partir de las declaraciones recientes de Erdogan. En primer lugar, este “legado recuperado” si lo contrastamos con las acciones que viene desarrollando Ankara en su política domestica y externa hace determinar que en realidad existe un importante grado de conectividad entre la búsqueda de Erdogan por recuperar el legado “hamidiano” y la política islamista o neo – otomanista que ejecutan y llevan adelante las autoridades turcas en la actualidad. En ese sentido, la declaración de persona no grata a un ministro turco por parte de los Países Bajos, la cancelación de las actividades de campaña en Alemania y la suspensión de la visita del Primer Ministro turco a Dinamarca, todo en el marco de la campaña electoral de 2017 en Turquía por la reforma de la constitución, permitirían explicar posiblemente los fundamentos de esta vuelta de “alaturca” o más bien la profundización de las tensiones entre esta visión y la “alafranga” representada principalmente por los sectores laicos “kemalistas”.

El segundo factor y, no menos relevante como lo explica Alfred de Zayas, es que un Estado sucesor es responsable de los crímenes cometidos por su régimen predecesor. Además, un Estado que es una continuación de una entidad anterior es aún más responsable porque no hay diferencia entre los dos, como admitió Erdogan hace dos semanas. Además, en su estudio, Alfred de Zayas citó al profesor M. Cherif Bassiouni quien considera que: “En derecho internacional, la doctrina de la continuidad jurídica y los principios de la responsabilidad del Estado hacen responsable a un “Gobierno sucesor respecto de las reclamaciones derivadas de violaciones del gobierno anterior”. De Zayas concluyó que “los reclamos de los armenios por sus propiedades confiscadas erróneamente no desaparecieron con el cambio del Sultanato al régimen de Mustafa Kemal”.

Sin lugar a dudas, las declaraciones de Erdogan permiten por un lado comprender el sentido de esta vuelta de “alaturca” y la profundización del debate entre el sector kemalista – laico (identificado con la visión “alafranga”) y el ala islamista conservador representado por el actual gobierno y vinculado con el enfoque y estilo “alaturca”. Un ejemplo del mensaje de rechazo por parte de Ankara hacia el “club de Europa” se identifica a partir del reciente reconocimiento del Genocidio Armenio por parte de los Países Bajos (Holanda) aliado histórico de Turquía en el marco de la OTAN.

En conclusión, el presidente Erdogan, al afirmar que la actual República de Turquía es la continuación del Imperio Otomano, ha admitido inadvertidamente que Turquía es responsable de los daños genocidas, territoriales y económicos causados ​​por el Imperio Otomano al pueblo armenio.

La confesión de Erdogan debe presentarte como una nueva evidencia y posibilidad de acción con respecto a las demandas en el marco de la lucha por la Causa Armenia.

Lic. Lucas Koussikian*

*Licenciado en Relaciones Internacionales. Se especializa en temas vinculados al Cáucaso y Medio Oriente

Los Dönmeh – El Secreto Más Susurrado del Medio Oriente –


Este articulo, de Wayne Madsen, publicado en dos partes en strategic-culture.org en Octubre de 2011, se encarga de analizar a la secta turca de los Dönmeh, descendiente de judíos, que tanta influencia han tenido en los acontecimientos históricos de este último tiempo en dicha zona.

Hay un histórico “gorila de 300 kilos” [“800-pound gorilla”, una fuerza muy poderosa] que está al acecho en el fondo de casi cada serio incidente militar y diplomático que implica a,

Israel, Turquía, Irán, Arabia Saudí, Irak, Grecia, Armenia, los kurdos, los asirios, y algunos otros actores en Oriente Medio y Europa del Sudeste.

 

Se trata de un factor que generalmente sólo es susurrado en recepciones diplomáticas, conferencias de prensa y sesiones de grupos de expertos debido a la naturaleza explosiva y polémica del asunto.

Y es el secretismo anexo a dicho asunto la que ha sido la razón de tanto malentendido acerca del actual resquebrajamiento de las relaciones entre Israel y Turquía, un creciente fortalecimiento de las relaciones entre Israel y Arabia Saudí, y el aumento de la enemistad entre Arabia Saudí e Irán…

Aunque conocida por historiadores y expertos religiosos, la centenaria influencia política y económica de un grupo conocido en turco como los “Dönmeh está recién comenzando a cruzar los labios de turcos, árabes e israelíes que han sido reacios a hablar de la presencia en Turquía y en otras partes de una secta de turcos que descienden de un grupo de judíos sefarditas que fueron expulsados de España durante la Inquisición española en los siglos XVI y XVII.

Esos refugiados judíos de España fueron bienvenidos para instalarse en el Imperio otomano y durante los años ellos se convirtieron a una secta mística del Islam que finalmente mezcló la Kábala judía y creencias sufíes islámicas semi-místicas en una secta que finalmente defendió el secularismo en la Turquía post-otomana.

Es interesante que la palabra “Dönmeh” no sólo se refiere a los judíos “poco fiables conversos” al Islam en Turquía sino que es también una despectiva palabra turca para un travestido, o alguien que afirma ser alguien que no es.

La secta Dönmeh del judaísmo fue fundada en el siglo XVII por el rabino Sabbatai Zevi, un kabalista que creyó que él era el Mesías, pero que fue obligado a convertirse al Islam por el sultán Mehmet IV, el gobernante otomano.

Muchos de los seguidores del rabino, conocidos como Sabateos, pero también “cripto-judíos”, proclamaron en público su fe islámica, pero en secreto practicaban su forma híbrida de judaísmo, que no fue reconocida por las autoridades rabínicas judías dominantes.

Como era contra sus creencias casarse fuera de su secta, los Dönmeh crearon un clan sub-social más bien secreto.

 


Los Dönmeh Suben al Poder en Turquía

Muchos Dönmeh, junto con judíos tradicionales, se convirtieron en poderosos líderes políticos y comerciales en Salónica.

Fue ese grupo principal de Dönmeh el que organizó a los secretos Jóvenes Turcos, también conocidos como el Comité de Unión y Progreso, los secularistas que depusieron al sultán otomano Abdulhamid II en la revolución de 1908, que proclamaron la República post-otomana de Turquía después de la Primera Guerra Mundial, y que instituyeron una campaña que despojó a Turquía de gran parte de su identidad islámica después de la caída de los otomanos.

Abdulhamid II fue vilipendiado por los Jóvenes Turcos como un tirano, pero su único verdadero crimen parece haber sido rechazar reunirse con el líder sionista Theodore Herzl durante una visita de éste a Constantinopla en 1901 y rechazar las ofertas de dinero de los sionistas y de los Dönmeh a cambio de que a los sionistas les fuera concedido el control de Jerusalén.

Como otros líderes que se han cruzado con los sionistas, el sultán Adulhamid II parece haber sellado su destino con los Dönmeh con la siguiente declaración ante su corte otomana:

“Aconsejo al doctor Herzl que no dé pasos más adelante en su proyecto.

No puedo regalar ni siquiera un puñado del suelo de esta tierra porque no es mía propia sino que pertenece a la nación islámica entera. La nación islámica luchó la yihad por esta tierra y la ha regado con su sangre.

Los judíos pueden guardar su dinero y sus millones. Si el Estado del califato islámico es destruido algún día ¡entonces ellos serán capaces de tomar Palestina por ningún precio!

Pero mientras yo viva, prefiero empujar una espada en mi cuerpo a ver la tierra de Palestina cortada y separada del Estado islámico”.

Después de su destitución por los Jóvenes Turcos Dönmeh de Ataturk en 1908, Abdulhamid II fue encarcelado en la ciudadela Dönmeh de Salónica.

Él murió en Constantinopla en 1918, tres años después de que Ibn-Saud aprobara una patria judía en Palestina y un año después de que Lord Balfour concediera Palestina a los sionistas en su carta al barón Rothschild.

Uno de los líderes de los Jóvenes Turcos en Salónica era Mustafá Kemal Ataturk, el fundador de la República de Turquía.

Cuando Grecia consiguió la soberanía sobre Salónica en 1913, muchos Dönmeh, sin haber logrado ser clasificados de nuevo como judíos, se trasladaron a Constantinopla, más tarde rebautizada como Estambul.

Otros se movieron a Izmir, Bursa, y a la recién proclamada capital de Ataturk y futura sede del poder Ergenekon, Ankara.

Algunos textos sugieren que los Dönmeh no eran más de 150.000 y principalmente se encontraban en el ejército, el gobierno y los negocios. Sin embargo, otros expertos sugieren que los Dönmeh pueden haber representado a 1,5 millón de turcos y que eran aún más poderosos que lo que muchos creían y que se extendían a cada faceta de la vida turca.

Un influyente Dönmeh, Tevfik Rustu Arak, era un cercano amigo y consejero de Ataturk y sirvió como ministro de Asuntos Exteriores de Turquía entre 1925 y 1938.

Ataturk, que era supuestamente un Dönmeh él mismo, ordenó que los turcos abandonaran sus propios nombres musulmanes y árabes. El nombre del primer Emperador “cristiano” de Roma, Constantino, fue borrado de la ciudad turca más grande, Constantinopla.

La ciudad fue denominada Estambul, después de que el gobierno de Ataturk en 1923 objetara el nombre tradicional. Ha habido muchas preguntas sobre el propio nombre de Ataturk, ya que “Mustafá Kemal Ataturk” era un seudónimo.

Algunos historiadores han sugerido que Ataturk adoptó su nombre porque él era un descendiente de nada menos que el rabino Zevi, ¡el auto-proclamado Mesías de los Dönmeh!

Ataturk también abolió el uso en Turquía de la escritura árabe y obligó al país a adoptar el alfabeto occidental.

 


Turquía Moderna – Un Estado Sionista Secreto Controlado por los Dönmeh

Las sospechadas fuertes raíces judías de Ataturk, información que ha sido suprimida durante décadas por un gobierno turco que prohibió cualquier crítica hacia el fundador de la moderna Turquía, comenzaron a salir a la superficie, primero, sobre todo fuera de Turquía, y en publicaciones escritas por autores judíos.

El libro de 1973 Los Judíos Secretos, del rabino Joachim Prinz, sostiene que Ataturk y su ministro de Finanzas Djavid Bey, eran ambos comprometidos Dönmeh y que ellos estaban en buena compañía porque,

“demasiados de los Jóvenes Turcos en el recién formado Gabinete revolucionario rezaban a Alá, pero tenían su verdadero profeta (Sabbatai Zevi, el Mesías de Esmirna)”.

Se dice en The Forward del 28 de Enero de 1994, que Hillel Halkin escribió en The New York Sun que Ataturk recitaba la plegaria judía Shemá Yisrael (“Oye, oh, Israel”), diciendo que era “mi rezo también”.

Dicha información está sacada de una autobiografía escrita por el periodista Itamar ben-Avi, que afirma que Ataturk, entonces un joven capitán del ejército turco, reveló que él era judío en una barra de hotel de Jerusalén una noche lluviosa durante el invierno de 1911.

Además, Ataturk asistió a la escuela básica Semsi Effendi en Salónica, dirigida por un Dönmeh llamado Simon Zevi.

Halkin escribió en el artículo del New York Sun acerca de un correo electrónico que él recibió de un colega turco:

“Ahora sé – y no tengo la menor duda – que la familia del padre de Ataturk era en efecto de linaje judío”.

Fue Ataturk y el apoyo de los Jóvenes Turcos al sionismo, la creación de una patria judía en Palestina, después de la Primera Guerra Mundial y durante el dominio nacionalsocialista en Europa, lo que atrajo a Turquía hacia Israel y viceversa.

Un artículo en The Forward del 8 de Mayo de 2007 reveló que los Dönmeh dominaron entre la dirigencia turca,

“del Presidente abajo, así como diplomáticos claves… y una gran parte de las élites militares, culturales, académicas, económicas y profesionales de Turquía”,

…mantuvieron a Turquía fuera de una alianza durante la Segunda Guerra Mundial con Alemania, y privaron a Hitler de una ruta turca hacia los yacimientos petrolíferos de Bakú.

En su libro The Donme: Jewish Converts, Muslims Revolutionaries and Secular Turks, el profesor Marc David Baer escribió que muchos avanzaron a posiciones elevadas en las órdenes religiosas sufíes.

Israel siempre ha estado poco dispuesto a describir la masacre turca de los armenios en 1915 como “genocidio”.

Siempre se ha creído que la razón de la reticencia de Israel era no trastornar los cercanos lazos militares y diplomáticos de Israel con Turquía. Sin embargo, más pruebas están siendo descubiertas de que el genocidio armenio fue en gran parte el trabajo de los dirigentes Dönmeh de los Jóvenes Turcos.

Historiadores como Ahmed Refik, que sirvió como un oficial de Inteligencia en el ejército otomano, afirmaron que el objetivo de los Jóvenes Turcos era destruir a los armenios, que eran en su mayoría cristianos.

Los Jóvenes Turcos, bajo la dirección de Ataturk, también expulsaron a los cristianos griegos de las ciudades turcas e intentaron cometer un genocidio a escala más pequeña de los asirios, que eran también principalmente cristianos.

Un Joven Turco de Salónica, Mehmet Talat, fue el funcionario que implementó el genocidio de los armenios y asirios.

Un mercenario venezolano que sirvió en el ejército otomano, Rafael de Nogales Méndez, notó en sus anales del genocidio armenio que Talat era conocido como el “hebreo renegado de Salónica”.

Talat fue asesinado en Alemania en 1921 por un armenio cuya familia entera se perdió en el genocidio ordenado por el “hebreo renegado”.

Algunos historiadores del genocidio armenio creen que los armenios, conocidos como buenos hombres de negocios, fueron puestos en la mira por los Dönmeh, que tenían grandes conocimientos comerciales, porque aquéllos eran considerados como competidores comerciales.

No es, por lo tanto, el deseo de proteger la alianza turco-israelí lo que ha hecho que Israel evite cualquier interés en buscar los motivos detrás del genocidio armenio, sino el conocimiento de Israel y de los Dönmeh de que fueron los dirigentes Dönmeh de los Jóvenes Turcos los que asesinaron no sólo a miles de armenios y asirios sino que también acabaron con las costumbres y formas musulmanas tradicionales de Turquía.

El conocimiento de que fueron Dönmeh, en una alianza natural con los sionistas de Europa, los responsables de las muertes de cristianos armenios y asirios, de la expulsión de Turquía de los cristianos Ortodoxos griegos, y de la erradicación cultural y religiosa de tradiciones islámicas turcas, haría surgir en la región una nueva realidad.

En vez de chipriotas griegos y turcos viviendo en una isla dividida, armenios que preparan una vendetta contra los turcos, y griegos y turcos peleándose por territorios, todos los pueblos atacados por los Dönmeh comprenderían que ellos tuvieron un enemigo común que fue su verdadero perseguidor.

Desafiando al Gobierno Dönmeh – La Batalla de Turquía contra el Ergenekon

Es la purga de los adherentes kemalistas de Ataturk y su régimen secularista Dönmeh la que está detrás de la investigación de la conspiración Ergenekon en Turquía.

La descripción de Ergenekon se corresponde completamente con la presencia de los Dönmeh en la jerarquía diplomática, militar, judicial, religiosa, política, académica, comercial y periodística de Turquía.

Ergenekon intentó detener las reformas instituidas por sucesivos líderes turcos no-Dönmeh, incluyendo la reintroducción de costumbres y rituales islámicos turcos tradicionales, planeando una serie de golpes, algunos exitosos como el que depuso al gobierno islamista de Refah (Bienestar) del Primer Ministro Necmettin Erbakan en 1996, y algunos fracasados, como la Operación Sledgehammer, que estaba destinada a deponer al Primer Ministro Recep Tayyip Erdogán en 2003.

Algunos reformistas inclinados al islamismo, incluidos el Presidente turco Turgut Ozal y el Primer Ministro Bulent Ecevit, murieron en circunstancias sospechosas.

El depuesto Primer Ministro democráticamente elegido Adnán Menderes fue ahorcado en 1961, después de un golpe militar.

Los políticos y los periodistas estadounidenses, cuyo conocimiento de la historia de países como Turquía y el precedente Imperio otomano a menudo es severamente deficiente, han pintado la fricción entre el gobierno de Israel y el gobierno turco del Primer Ministro Erdogán como basada en el cambio de Turquía hacia el islamismo y el mundo árabe.

Lejos de ello, Erdogán y su Partido de Justicia y Desarrollo (AKP) parecen haber visto finalmente un modo de liberarse de la dominación y la crueldad de los Dönmeh, ya sea en la forma de seguidores kemalistas de Ataturk o intrigantes y complotadores nacionalistas en Ergenekon.

Pero con el “Día de la Independencia” de Turquía ha llegado la dura crítica a los Dönmeh y sus aliados naturales en Israel y el lobby de Israel en Estados Unidos y Europa.

Turquía, como un miembro de la Unión Europea, estaba bien para Europa mientras los Dönmeh permanecieran a cargo y permitieran que la riqueza de Turquía fuera saqueada por banqueros centrales como ha ocurrido en Grecia.

Cuando Israel lanzó su sangriento ataque contra el barco turco de ayuda a Gaza el Mavi Marmara, el 31 de Mayo de 2010, la razón no era tanto apartar el barco del bloqueo israelí de Gaza.

La brutalidad de los israelíes al disparar a turcos desarmados y a un turco-estadounidense, algunos a boca de jarro, según un informe de Naciones Unidas, indicó que Israel estaba motivado por algo más:

  • venganza y desquite por la represalia del gobierno turco contra Ergenekon

  • la purga del ejército turco y de los principales líderes de Inteligencia de los Dönmeh

  • la reversión de las políticas religiosas y culturales anti-musulmanas establecidas por el hijo favorito de los Dönmeh, Ataturk, aproximadamente noventa años antes

En efecto, el ataque israelí contra el Mavi Marmara fue en venganza por el encarcelamiento por parte de Turquía de varios oficiales militares superiores, periodistas y académicos turcos, todos acusados de ser parte del complot de Ergenekon para derrocar al gobierno del AKP en 2003.

Escondido en el complot de golpe Ergenekon está el hecho de que los Dönmeh y Ergenekon están relacionados por su historia, al ser kemalistas, fervientes laicistas, pro-israelíes y pro-sionistas.

Con temperamentos ahora caldeándose entre Irán por un lado e Israel, Arabia Saudí y Estados Unidos por otro, como resultado de una dudosa afirmación por parte de la aplicación de la ley estadounidense en cuanto a que Irán estaba planeando realizar el asesinato del embajador Saudita ante Estados Unidos en suelo estadounidense, la relación cercana y antigua aunque sigilosa entre Israel y Arabia Saudí está saliendo a un primer plano.

La conexión israelí-saudita había florecido durante la Operación Tormenta del Desierto, cuando ambos países fueron el blanco de los misiles Scud de Sadam Hussein.

Parte 2

26 Octubre 2011

Versión original en ingles


Lo que sorprenderá a aquellos que pueden estar ya sorprendidos acerca de la conexión Dönmeh con Turquía, es la conexión Dönmeh con la Casa Saud en Arabia Saudí.

Un reporte ultra-secreto de la Mukhabarat iraquí (Dirección General de Inteligencia Militar), “La Aparición del Wahabismo y Sus Raíces Históricas – The Emergence of Wahhabism and its Historical Roots“, datado en Septiembre de 2002 y publicado el 13 de Marzo de 2008 por la Agencia de Inteligencia de Defensa (DIA) estadounidense en su forma traducida al inglés, apunta a las raíces Dönmeh del fundador de la secta wahabita saudita del Islam, Muhammad ibn-Abdul Wahhab.

Gran parte de la información está sacada de las memorias de un tal “Mr. Humfer” (como está escrito en el informe de la DIA; “Mr. Hempher”, como lo ha escrito el registro histórico), un espía británico que usó el nombre “Mohammad”, que afirmaba ser un azerí que hablaba turco, persa y árabe y que entró en contacto con Wahhab a mediados del siglo XVIII con una visión de crear una secta del Islam que finalmente daría origen a una rebelión árabe contra los otomanos y prepararía el terreno para la introducción de un Estado judío en Palestina.

Las memorias de Humfer son contadas por el escritor y almirante otomano Ayyub Sabri Pashá en su obra de 1888 “El Comienzo y la Difusión del Wahabismo”.

En su libro The Dönmeh Jews, D. Mustafa Turan escribe que el abuelo de Wahhab, Tjen Sulayman, era realmente Tjen Shulman, un miembro de la comunidad judía de Basora, Iraq.

El informe de Inteligencia iraquí también declara que Rifat Salim Kabar, en su libro The Dönmeh Jews and the Origin of the Saudi Wahhabis, revela que Shulman finalmente se estableció en el Hejaz, en el pueblo de Al-Ayniyah, en lo que es ahora Arabia Saudita, donde su nieto fundó la secta wahabita del Islam.

El informe de Inteligencia iraquí declara que Shulman había sido desterrado de Damasco, El Cairo y La Meca por su “charlatanería”. En el pueblo, Shulman engendró a Abdul Wahhab.

El hijo de Abdul Wahhab, Muhammad, fundó el moderno wahabismo.

El informe iraquí también hace algunas asombrosas afirmaciones sobre la familia Saud.

Cita al libro de Abdul Wahhab Ibrahim al-ShammariEl Movimiento Wahabita: La Verdad y las Raíces, que declara que el rey Abdul Aziz ibn-Saud, el monarca del primer reino de Arabia Saudí, descendía de Mordechai bin-Ibrahim bin-Moishe, un comerciante judío también de Basora.

En Nejd, Moishe se integró a la tribu Aniza y cambió su nombre a Markhan bin-Ibrahim bin-Musa.

Finalmente, Mordechai casó a su hijo, Jack Dan, que se convirtió en Al-Qarn, con una mujer de la tribu Anzah del Nejd. De esa unión nació la futura familia Saud.

El documento de Inteligencia iraquí revela que el investigador Mohammad Sakher fue el objetivo de un contrato saudita para un golpe de asesinato por su examen de las raíces judías de los Saud.

En el libro de Said NasirLa Historia de la Familia Saud, se afirma que en 1943 el embajador saudita ante Egipto, Abdullah bin-Ibrahim al-Muffadal, pagó a Muhammad al-Tamami para fabricar un árbol genealógico que mostrara que los Saud y los Wahhab eran una familia que descendía directamente del profeta Mahoma.

Al comienzo de la Primera Guerra Mundial, un oficial judío británico de India, David Shakespeare, se reunió con Ibn-Saud en Riad, y más tarde condujo un ejército saudita que derrotó a una tribu opuesta a Ibn-Saud.

En 1915 Ibn-Saud se reunió con el enviado británico a la región del Golfo, Bracey Cocas.

Cocas hizo la siguiente oferta a Ibn-Saud:

“Pienso que ésta es una garantía para su supervivencia, al igual que está en el interés de Gran Bretaña que los judíos tengan una patria y una existencia, y los intereses británicos son, por supuesto, en vuestro propio interés”.

Ibn-Saud, el descendiente de los Dönmeh de Basora, respondió:

“Sí, si mi reconocimiento significa tanto para usted, reconozco mil veces el conceder una patria a los judíos en Palestina u otra parte que Palestina”.

Dos años más tarde, el secretario británico de Exteriores Lord Balfour, en una carta al barón Walter Rothschild, un líder de los sionistas británicos, declaró:

“El gobierno de Su Majestad ve favorablemente el establecimiento en Palestina de un hogar nacional para el pueblo judío”.

El trato tenía el apoyo tácito de dos de los principales actores en la región, ambos descendientes de los Dönmeh judíos que apoyaban la causa sionista:

  • Kemal Ataturk

  • Ibn-Saud

La actual situación en el Oriente Medio debería ser vista bajo esta luz, pero la historia de la región ha sido purgada por ciertos intereses religiosos y políticos por razones obvias.

Después de la Primera Guerra Mundial los británicos facilitaron la llegada al poder del régimen de los Saud en las antiguas provincias de Hejaz y Nejd del Imperio otomano.

Los Saud establecieron el wahabismo como la religión estatal del nuevo reino de Arabia Saudí y, al igual que los kemalistas Dönmeh en Turquía, comenzaron a moverse contra otras creencias y sectas islámicas, incluidos sunitas y chiítas.

Los wahabistas Saud llevaron a cabo lo que los kemalistas Dönmeh fueron capaces de conseguir en Turquía:

un fracturado Oriente Medio que estaba maduro para los designios imperialistas occidentales y que puso los fundamentos para la creación del Estado sionista de Israel.



Los Estados Profundos y los Dönmeh

Durante dos visitas a Turquía en 2010, tuve la oportunidad de hablar del “Estado profundo” de Ergenekon con importantes funcionarios turcos.

Fue más que evidente que las discusiones sobre la red Ergenekon y sus conexiones “extranjeras” son un tema altamente sensible.

Sin embargo, también fue susurrado por un funcionario superior turco de política exterior que había otros “Estados profundos” en naciones circundantes, y,

  • Egipto

  • Arabia Saudí

  • Jordania

  • Siria,

…fueron mencionados por su nombre.

Considerando los vínculos entre Ergenekon y los Dönmeh en Turquía y los cercanos vínculos de Inteligencia y militares entre los Saud, descendientes de los Dönmeh, y los wahabitas en Arabia, los informes de cercanos vínculos entre el expulsado Presidente egipcio Hosni Mubarak y su jefe de Inteligencia Omar Suleiman y el gobierno de Binyamin Netanyahu en Israel pueden ser vistos bajo una luz completamente nueva…

Y esto explicaría el apoyo de Erdogán a la revolución de Egipto:

en Turquía, fue una revolución democrática la que frenó la influencia de los Dönmeh.

La influencia de los wahabitas salafistas en el nuevo gobierno de Libia también explica por qué Erdogán fue agudo al establecer relaciones con los rebeldes con sede en Benghazi para ayudar a suplantar la influencia de los wahabitas, los aliados naturales de sus enemigos, los Dönmeh (Ergenekon) de Turquía.

El deseo de Erdogán de aclarar el registro histórico restaurando la historia purgada por los kemalistas y los Dönmeh, le ha atraído acerbas declaraciones por parte del gobierno de Israel en cuanto a que él es un neo-otomanista que está absorto en la formación de una alianza con la Hermandad Musulmana en los países árabes.

Claramente, los Dönmeh y sus hermanos sionistas en Israel y en otras partes están preocupados por el revisionismo histórico en cuanto a los Dönmeh y los sionistas, incluido su papel en el genocidio armenio y asirio, y su negación del genocidio siendo expuesta.

En Egipto, que fue una vez un reino otomano, fue una revolución popular la que echó abajo lo que puede haber equivalido a los Dönmeh en cuanto al régimen de Mubarak.

La egipcia “Primavera Árabe” también explica por qué los israelíes fueron rápidos para matar a seis policías egipcios de frontera muy poco después de que nueve pasajeros turcos fueron asesinados a bordo del Mavi Marmara, algunos al estilo ejecución, por tropas israelíes.

La doctrina Dönmeh es abundante en referencias a los amalecitas del Antiguo Testamento, una tribu nómada que se ordenó que fuera atacada por los hebreos desde Egipto por el dios judío para hacer espacio para los seguidores de Moisés en la región Sur de Palestina.

En el bíblico Libro de los JuecesYahvé sin éxito ordena a Saúl:

“Ahora anda y golpea a Amalek y dedícate a la destrucción de todo lo que ellos tienen. No les salves la vida sino que mata tanto a hombres como mujeres, y niños, bueyes, y ovejas, camellos y burros”.

Los Dönmeh, cuya doctrina está también presente entre los hasídicos y otras sectas ortodoxas del judaísmo, parecen no tener ningún problema al sustituir a los armenios, asirios, turcos, kurdos, egipcios, iraquíes, libaneses, iraníes y palestinos, por los amalecitas al llevar a cabo sus asaltos militares y pogroms.

Con los gobiernos reformistas en Turquía y Egipto mucho más dispuestos a examinar el trasfondo de aquellos que han dividido al mundo islámico – Ataturk en Turquía y Mubarak en Egipto – los Saud están probablemente muy conscientes de que es sólo una cosa de tiempo antes de que sus vínculos con Israel, tanto modernos como históricos, sean totalmente expuestos.

Tiene sentido que los Saud hayan sido exitosos al diseñar un dudoso complot que involucraba a agentes del gobierno iraní tratando de asesinar al embajador Saudita ante Washington en un restaurante de Washington DC sin nombre.

El informe de Inteligencia iraquí podría haber estado refiriéndose a los sionistas y a los Dönmeh cuando declaraba:

“se esfuerza por… matar musulmanes, destruir y promover disturbios”.

De hecho, el informe de Inteligencia iraquí se estaba refiriendo a los wahabitas.

Con la nueva libertad en Turquía y Egipto para examinar sus pasados, hay más razón para que Israel y sus partidarios, así como para que los Saud supriman las verdaderas historias del Imperio otomano, la Turquía secular, los orígenes de Israel y la Casa Saud.

Con diversos actores que ahora andan buscando indirectamente la guerra con Irán, la verdadera historia de los Dönmeh y su influencia en los acontecimientos pasados y actuales en el Oriente Medio se hacen más importantes.

por Wayne Madsen
Octubre 2011

del Sitio Web Strategic-Culture

traducción de Editorial-Streicher
24 Mayo 2016

del Sitio Web Editorial-Streicher

 

Ruben Demirjian

“El reconocimiento del genocidio Armenio perpetrado por el Estado turco depende de la aprobación de Israel”.


 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Raymond Berberian en Rupen Berberian

HOY, CIEN AÑOS MÁS,
CIEN AÑOS MENOS
El genocidio de la familia armenia sobre sus raíces ancestrales con un saldo de más de un millón y medio de mártires, fue ideado y orquestado a la sombra de la Primera Guerra Mundial por los ministros del Estado turco (deunmé): judíos sefardí en colaboración de Alemania. Sobre aproximadamente cuatro millones que comprendía nuestra comunidad, cerca de medio millón de armenios sobrevivió al hambre y la sed. De 1915 a 1923, cerca de tres millones de seres humanos fueron masacrados sobre sus raíces ancestrales por turcos entre armenios, asirios y demás pueblos cristianos.
Yo pertenezco a la segunda generación y me asombra notar que los de mi edad e incluso las generaciones siguientes se hayan olvidado por completo quienes fueron los causantes de nuestra desgracia común. No sé en qué basan sus expectativas, sus esperanzas, sabiendo que el obstáculo mayor hacia un posible y formal reconocimiento del genocidio y sus crímenes de lesa humanidad perpetrados por el Estado turco depende, aunque parezca inverosímil, de la aprobación de Israel al reclamo armenio sobre sus derechos, sus bienes, sus tierras y su lógica indemnización.
No nos engañemos: Israel no respaldaría jamás a los armenios; no obstante reconocer que con ello comete una grave injusticia, lo mismo que su amado comodín: Los Estados Unidos y, España, con su cargo de consciencia por haberse desprendido de los Sabios de Sión. No lo harían; no sólo por su parentesco carnal con Turquía, sino porque entienden, a modo de refregarlo en las narices del mundo, que su shoah fue, es, y será, la mayor y única desgracia humana de la clase élite: Amantes de la Paz, dioses en la Tierra.
Nunca; e insisto: ¡nunca! El judaísmo tendió una mano a los armenios; ¡jamás! Y si lo hayan hecho, que yo ignore, habría tenido un costo leonino. Fueron los armenios quienes socorrieron judíos durante el régimen Nazi y ellos lo saben. Poseen un museo donde se expone los nombres y retratos de los judíos que fueron salvados. No así, de las familias protagonistas armenias.
¿Ingratitud? No; simplemente usura intelectual internacional.
No es de olvidar que muchos de los sobrevivientes del genocidio fueron rescatados, socorridos y tratados como hermanos por sirios, libaneses, iraquíes, palestino y otros pueblos de la región. Mis padres, huérfanos de Diyarbekir, Antigua Dikranaguerte, como tantos otros de Cilicia (Guiliquia) Antiguo Reino de Armenia, encontraron refugio en Alepo, Siria.
Yo no entiendo, ni lo concibo que importantes organizaciones y cerebros de nuestra comunidad en la diáspora lisonjean con los herederos de quienes fueron los causantes de nuestra adversidad, sin contemplar su carnicería humana en los territorios palestinos.
Tal vez yo esté equivocado, no entienda nada de la hipocresía internacional con que, para seducir a una víbora consista en silbar en su idioma. Para mí; un pueblo capaz de arrancarles los ojos a unos niños, es peor que las bestias… Son ejemplos de un salvajismo extremo e impío que debería ser señalado al mundo como una falla de una mentalidad endemoniada.
El burro tropieza una sola vez con la misma piedra y nosotros, los armenios de la diáspora diseminados por el mundo, seguimos cometiendo el mismo error: confiar en la bendición de la Serpiente del Edén.
Respetuosamente raymond_berberian14@yahoo.com.ar

SERGIO MONOR vs RUBEN DERMIJIAN


los genociDIOS de DIOS en ARMENIA con SERGIO MONOR vs RUBEN DERMIJIAN

 

Sergio Monor

La orden era: “Acabar con todo el pueblo armenio en Turquía” Aquél entonces, cuatro millones de armenios convivían con sus “invasores otomanos” sobre sus terruños ancestrales.


Raymond Berberian 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Nada de profecías…
Rescato palabras extraídas de un libro sobre el genocidio de la población armenia y demás minorías cristianas perpetrado por el Estado Turco durante los años 1915 al 1923 con más de dos millones de mártires:
“No soy responsable – decía el hombre-. Recibí ordenes de Constantinopla. Soy Capitán de Policía… se nos había ordenado matar a todos los armenios incluso en las panzas de sus madres. Se había declarado la “Guerra Santa”. Cuando un soldado mata en la guerra no es responsable”. (Que conste que no se trataba de una guerra, sino de un Genocidio contra una población civil desarmada). ”Yo también procedí así. Luego de la masacre recé una oración a Alláh y me purifiqué” (Se estaba rectificando sin darse cuenta; ya no era una guerra, sino una masacre).
Era imposible pensar que una nación milenaria pudiese ser totalmente masacrada y no obstante, en sólo dos meses, millones de seres humanos, hombres mujeres y niños armenios fueron aniquilados, muchos a golpe de hachas y machetes por campesinos turcos. Muchos se llevaron consigo a las muchachas más bellas.
Los kurdos que siempre fueron enemigos de los armenios, también los atacaban y masacraban. (Lo ocurrido con mi familia materna en Dyarbekir…)
Durante las deportaciones, las mujeres turcas y las gitanas que nunca faltan revisaban a las armenias despojándolas de sus joyas y dinero. Ninguna de las naciones de entonces movió un dedo para detener la masacre”.
Las deportaciones masivas la decidió el “Comité de los jóvenes turcos” encabezados por (dünme: turcos sefardí): Taleat Pacha, como Ministro de Interior, fue quien dio la orden, estuvo acompañado por Enver Pacha, Ministro de guerra, de Demal Pacha y del satánico Dr. Nazim quien utilizaba a su antojo niños armenios para su laboratorio.
La orden era: “Acabar con todo el pueblo armenio en Turquía” Aquél entonces, cuatro millones de armenios convivían con sus “invasores otomanos” sobre sus terruños ancestrales.
Hubo quienes se negaron a cumplir la orden impartida, como el Gobernador de Aleppo, Djelal Pacha y fue inmediatamente destituido.
El edicto del ejército, decía:
“Cualquier turco que prestare ayuda a un armenio sería muerto delante de su casa y ésta sería incendiada”.
Este es un pasaje de lo mucho ocurrido contra la familia armenia en Turquía. Otro tanto aconteció contra los asirios, y en menor escala contra los yezidíes, maronitas libaneses, griegos y caldeos.
Y aquí hago un paréntesis y me pregunto: ¿por qué? ¿Por qué tanto empecinamiento? Tanto odio irracional; tanto fanatismo religioso, tanto odio… No lo entiendo… No sé qué pensar, ni cómo actuar a mi edad, siendo de sobreviviente refugiado por el mundo. ¿Alzarme de hombros y mirar para otro costado, con que aquí no ha pasado nada…? Si me callo frente a tanta monstruosidad, me sentiría un traidor; me estaría enganiando a mí mismo.
Pienso que lo mejor es ponerme a escribir desde el corazón con la mano abierta, hasta dónde me de el cuero. Sería lo más sensato, creo; tratar que mis enfoques despierten las mentes dormidas de muchos de mis hermanos, hasta que el asesino recapacite, reconozca su culpa, para… finalmente las almas de nuestros mártires descansen en paz.
En mí no hallarán perdón, ni olvido, venganza tampoco. Soy víctima de la intolerancia humana con una cicatriz incurable en el alma. Me duele y me desconcierta que se tome como crimen de primer grado alevosamente lo ocurrido durante el régimen Nazi y se desmerezca a todos los demás genocidios y desgracias habidas y por haber; los perpetrados por España y Portugal contra los pueblos originarios de Centro y Sudamérica con un saldo estimativo de cien millones de seres humanos. Pueblos que les han quitado hasta el apellido y confundido su identidad.
La historia depende de quien la escribe; ¡Es verdad! Se olvida de señalar la esclavitud de los multinacionales dueños de la firma Nestlé en el Congo; se olvida de lo ocurrido en la misma Turquía con los asirios y sus seteciento mil víctimas; Se olvida de los genocidios de Palestina, Siria, Iraq y el Yemen… Se olvida…de la hambruna de ciertas regiones de África. Se olvida…, porque son temas intrascendentes, pueblos y naciones intrascendentes. El monopolio es otro; para ello están los “Pura Sangre” y los Estudios de Holly Wood con sus historietas bíblicas.
El dolor humano es igual que otro dolor humano.
Que yo sepa, los países europeos no lloraron los genocidios de los pueblos originarios cristianos perpetrados por el Estado turco y sus sultanes. Qué yo recuerde, EEUU nunca lamentó los atentados contra la población armenia en Bacú y Sumgait, Azerbaiyán. Nunca se preocupó por las explosiones y muertes con autobombas en Iraq y Siria… Y qué paradoja: El mundo se consternó viendo la imagen de un niño bien vestido con zapatitos de charol y medias blancas, ahogado, arrojado en las costas del Mediterráneo y no les importó lo de muchos otros… muchos otros niños “sirios, iraquíes, palestinos” que hayan servido de conejitos de indias para los laboratorios sionistas… ¡Que paradoja…!¿Verdad?
¿Qué hacen las Naciones Unidas para impedir que se sigan matándose en la frontera armenia de Artzaj (NOGORNO KARABAJ)? ¿Qué hace EEUU para detener el odio racial, religioso y cultural en el Estado judío?
Esas son cosas que me duelen y de verdad, como supongo que también les duele a muchos de mis hermanos… Aún así, la historia se repite… La humanidad comete los mismos errores…
NO SE PUEDE EXPLICAR LA SENSACIÓN DE UNA QUEMADURA AL QUE JAMÁS SEA QUEMADO…
***

Mapas de la antigua Armenia causan polémica en Turquía


Ereván (Panorama.am).- Un mapa de la antigua Armenia expuesto el 21 de octubre en un evento comunitario en Alemania causó una gran polémica en los medios de comunicación turcos. El mismo muestra las fronteras armenias con límites que llegaban hasta la actual Samsun, al norte de Turquía; Mersin, al sur; e incluso ocupando el territorio actual de la autoproclamada República Turca de Chipre.

La actividad, desarrollada en la ciudad de Colonia y denominada “Historia y cultura armenia: silencio Ararat”, se realizó en la Iglesia Católica de dicha localidad y estuvo organizada por el Primado armenio de Colonia.

El mapa fue rápidamente compartido por varios medios turcos, lo que causó un gran revuelo en el país, con numerosas críticas en las redes sociales hacia los organizadores y la comunidad armenia en general.

Para tener en cuenta: la actual parte oriental de Turquía (y anteriormente del Imperio Otomano), forma parte de lo que era la patria histórica de los armenios bajo el nombre de Armenia Occidental. Este estado surgió inmediatamente después de la división de la Gran Armenia entre el Imperio Bizantino y la Persia Sasánida en el 387 d.c.

En el siglo XVI, el área fue conquistada por los otomanos y pasó a ser conocida como la Armenia turca. Más tarde en el siglo XIX el Imperio ruso conquistó todo el este de Armenia desde Irán, quedando la parte occidental bajo el exterminio sistemático del gobierno otomano.

http://www.diarioarmenia.org.ar/mapas-de-la-antigua-armenia-causan-polemica-en-turquia/

 

Ataques turcos a un líder político alemán con Armenia de fondo


 

Las elecciones alemanas del 24 de septiembre de 2017 se han convertido en objeto de un duro debate en las ya tensas relaciones entre Alemania y Turquía. Hay que recordar que el presidente turco, Tayip Erdogan en un gesto internacional sin precedentes pidió a sus compatriotas residentes en el país germano que no votaran a Merkel, es decir a la coalición democratacristiana, ni al SPD, ni a los Verdes “por ser enemigos de Turquía”.

Resultado de imagen para Cem Özdemir armenia

Estas declaraciones curiosamente son un apoyo indirecto a la extrema derecha de Alternativa para Alemania que puede entrar en el Bundestag o Parlamento, por primera vez desde la siniestra etapa nazi, las encuestas apuntan que pueden conseguir un 8 % de votos, el doble que en los últimos comicios.

Cem Özdemir, líder de los verdes alemanes

Cem Özdemir, líder de los verdes alemanes

Ahora, el alcalde de la capital turca, Ankara, Melih Gokcek insultó al candidato del Partido Verde alemán Cem Özdemir, uno de los impulsores en el Parlamento alemán de la adopción del genocidio armenioaprobada hace poco más de un año, utilizando el término “servidor armenio” y “traidor”. En una red social bajo una foto del político alemán puso “Siéntate bien, servidor armenio”.

Resultado de imagen para Cem Özdemir armenia

En este caso llueve sobre mojado porque en una visita del presidente Erdogan a Alemania en 2014 se dirigió a Özdemir personalmente llamándolo “presunto turco” –a pesar de que tiene la nacionalidad turca- y calificando de “feas” sus críticas.

Resultado de imagen para Cem Özdemir armenia

Tras aprobarse la resolución a favor del genocidio armenio recibió amenazas de muerte además de insultos como calificarlo de “cerdo armenio” o “deshonroso asimilado alemán”. Desde entonces lleva protección policial. Precisamente se acaba de conocer la condena en Duisburgo de 30 días al turcoalemán Bekir Sipahi por negar el genocidio además de mandar duros mensajes en una red social contra Özdemir.

Erdogan redobló entonces sus críticas hacia él diciendo que aparece gente con “la sangre podrida pero nuestro país sabe darles la lección que merecen”.

Özdemir es hijo de inmigrantes turcos, nació en Bad Urach, ha publicado varios libros sobre la inmigración turca en Alemania. En 1994 fue el primer diputado alemán de origen extranjero y en 2008 se convirtió en el primer responsable de un partido alemán procedente de una familia inmigrante. Diputado alemán entre 1994 y 2002 y del Parlamento europeo de 2004 a 2009 volvió al Bundestag en la última legislatura desde 2013 tras no salir elegido en 2009.

La coalición Alianza 90/Los Verdes obtuvo el cuarto puesto en las elecciones de 2013 con un 8,4 % de votos y 63 escaños. Ahora espera mejorar esos resultados aunque las encuestas apuntan que perderán votos y escaños.

A pesar de los insultos y acusaciones turcas por su defensa del genocidio armenio, eso no le ha ahorrado críticas al régimen de Ereván del que dijo que “cuanto más cerca de Putin, menos libertad para los medios de comunicación, ONG y homosexuales”. Casado con una argentina de origen armenio dijo que su conciencia hacia el genocidio aumentó tras el asesinato del periodista Hrant Dink.

Resultado de imagen para Cem Özdemir armenia

El parlamentario turco-armenio del Partido Democrático de los Pueblos (HDP), Garo Paylan, escribió como respuesta al regidor de Ankara y sus ataques, en una red social: “el nombre de Cem Özdemir permanecerá en la historia como orgullo de Turquía pero el tuyo es una vergüenza y usted quedará como un racista, fascista”.

http://periodistas-es.com/ataques-turcos-lider-politico-aleman-armenia-fondo-90564

Después de los bizantinos, persas,árabes, mongoles y tártaros; cayeron como langostas barridas por una escoba los mongoloides turcos otomanos y establecieron su salvajismo en Asia Menor. 


Raymond Berberian 

… El Amor y el Odio son cara y cruz de una misma moneda…
EL REINO DEL TERROR
Desde el día de su invasión al territorio armenio de los Hamshen en el siglo X1V, Turquía trató de falsificar la historia de los armenios. Los Hamshen, fueron una de las comunidades armenias establecidas en las inmediaciones del Mar Negro, allá por Trebizonda. Fueron conducidas por dos Príncipes armenios Haman y Shapur Amatouni. “Shen” significaba lugar de residencia. “Ham-shen”: lugar de residencias de los seguidores del Príncipe “Ham-an”. Lo mismo Arta/shen, Nou/shen y She/nok.
Con los regimientos “jenizares” los más salvajes y criminales de todas las épocas, compuestos por extranjeros cedidos como tributo por las conquistas otomanas. Porque la conquista en aquellos tiempos significaba recaudar oro, caballos y jóvenes que eran entregados contra la voluntad de sus padres para ser entrenados a matar. Los “jenizares” fueron quienes presionaban bajo amenaza de muerte a los armenios a islamizarse. Aquellos que optaban por convertirse, lo hacían evitando pagar tributos, impuestos leoninos y dejaban de ser perseguidos. Los que se negaban eran simplemente asesinados a golpes de machetes, característica de esos carniceros. La idea de los turcos era borrar todo vestigio histórico de origen armenio en el suelo usurpado por ellos y de paso, la cristiandad. Así también fueron eliminados caldeos, asirios, siríacos, griegos y libaneses.
A lo largo de sus seiscientos años de brutal ocupación, Turquía llegó a controlar las minorías que habitaban nuestra Armenia Histórica; una Armenia que se extendía sobre tres mares, poseía tres lagos “Van”, hoy usurpado por Turquía; “Ourmía”, en poder de Irán y el lago “Sevan” que quedó en lo que es hoy muestra Armenia, décima parte de lo que fue. Fuera de sus fronteras, asoma el Ararat, la eterna y majestuosa montaña sacra, eterno emblema de la armenidad.
Después de los bizantinos, la presencia de los persas, de los árabes, mongoles y tártaros; cayeron como langostas barridas por una escoba los mongoloides turcos otomanos y establecieron su salvajismo en Asia Menor.

Resultado de imagen para sefardíes otomanos
Expulsados por los Reyes Católicos de España, aparecieron por Salónica y Constantinopla los “sefardíes”. Con tal de agraciarse con los Sultanes de turno y su imperio no tuvieron ningún reparo en convertirse al Islam; traían un plan bajo la manga: su venganza de los cristianos, aunque fuera en el fin del mundo. Su simpatía por los turcos por supuesto no era gratis, pretendían comprarle Palestina que se encontraba bajo su mando. Pero, Turquía se la negó. Entonces dirigieron su ponzoña contra los cristianos, principalmente contra los armenios que ya acaparaban el comercio, la industria, los bancos y la cultura; eran quienes movían la economía del país.

Resultado de imagen para sefardíes otomanos
…No sé por qué razón se me cruza aquello de la antigua serpiente de la Biblia enroscada del árbol de la sabiduría que sedujo a Eva hablando maravillas de la fruta prohibida como para que se la ofreciera a Adán…
La intervención sediciosa de ideologías maquiavélicas llegó a convencer a los turcos de que los armenios representaban un peligro latente, un tumor maligno para la Nación y que en cualquier momento volverían a recuperar su país.
Todo coincidió con La Primer Guerra Mundial y el descontrol reinante. Fueron aniquilados los armenios y los recién llegados tomaron su lugar. Ya eran los dueños de los bancos, de las industrias, de la usura y del comercio. Turquía estaba en pleno apogeo y en la gloria; tenía palacios construidos por armenios, Santa Sofía como tantas otras iglesias habían sido convertidas en mezquitas y el país se sentía sólido, más sólido aún con la fortuna de los armenios en las arcas de Turquía y las más lindas mujeres armenias confiscadas en los harenes y en los prostíbulos. Una vez más, Turquía con su afán de limpieza étnica se había sacado del terreno a un millón y medio de ciudadanos turcos de origen armenio, cometiendo el genocidio más atroz y despiadado de la historia humana, uno de tantos que no se archivaron en la cuenta de la lesa humanidad turca otomana y que, aún pese a las innegables evidencias es negado por el Estado turco y sus aliados.
…Jesús podrá volver a nacer a cada instante en nosotros, si es que en nuestros corazones existe un pesebre disponible…
Raymond raymond_berberian14@yahoo.com.ar

Los fundamentos negacionistas detrás de la novela turca emitida por Telefe


 

Hoy Telefe estrena la novela turca “El Sultán”, el mismo día en que se conmemora el genocidio Armenio. Hay un antecedente, el 24 de abril del año 2015 se transmitió, por el mismo canal, el último capitulo de “Las mil y una noches”. La colectividad armenia denuncia la provocación del estado turco por ocultar la memoria del genocidio. “Soy nieto de 4 víctimas sobrevivientes del genocidio armenio y bisnieto de tres desaparecidos y una bisabuela secuestrada, violada y torturada por el Sultán”, dice la carta documento que envió al canal un reconocido miembro de la colectividad. Hoy, habrá marcha y acto desde las 19hs. Por Yeraz Apkarian para ANRed

Hoy, como hace dos años, la colectividad armenia de Argentina enfrenta un desafío muy grande: contrarrestar una puesta en escena desde lo cultural para lavar la imagen de Turquía en aquéllos países con fuerte presencia de hijos y nietos de sobrevivientes del genocidio del cual es responsable, y al cual niega.

 

Estas novelas hacen eco de la propaganda oficial turca, que niega el genocidio armenio y la masacre de otras minorías. Desde 1850 se registraron numerosas masacres contra armenios y minorías étnicas, bajo la orden del Sultán Hamid II las de al menos 1890 a 1896. En 1915, el 24 de abril se procedió al arresto de intelectuales, políticos, artistas y todo tipo de líderes armenios, dejando a esta nación acéfala, y prosiguió el exterminio sistemático de la población armenia iniciado por los “Jóvenes Turcos” y continuado por Kemal Ataturk. Fueron víctimas de genocidio tanto de armenios como griegos, asirios, sirios, y cualquier minoría cristiana, aún cuando en agosto de ese año Kemal afirmara que “a los armenios los mató por armenios y no por cristianos”.

18010242_460745864265460_2159063566656512184_n-efec2.jpg

Pero Turquía no sólo niega el genocidio, sino que a través de la puesta en escena de una “Turquía romántica” evita mostrar el estado represor que es, que oprime e incita a exterminar minorías, que tiene la mayor cantidad de periodistas presos y que bloquea las redes sociales para evitar la difusión de escándalos en torno al gobierno.

La emisión de novelas turcas es parte del lobby para vender una imagen totalmente fantasiosa, con costumbres y escenarios pintorescos, fastuosos, sin contar con mensajes subliminales como llamar Kemal a uno de sus personajes, justamente el nombre de uno de los gestores intelectuales del genocidio armenio. incluso uno de los personajes se llamará Kemal, justamente el nombre de uno de los gestores intelectuales del genocidio armenio.

En 2015, coincidiendo con el nefasto centenario del Genocidio armenio, se transmitió el capítulo final de la novela “Las mil y una noches”. Este año, Turquia vuelve a elegir, con un oscuro sentido de la coincidencia, el 24 de Abril de este año para emitir el capítulo inicial de su novela “El Sultan” buscando vender una imagen tan agradable como irreal de un país sumido en atentados no solo contra la libertad intelectual sino física de sus habitantes y territorios limítrofes. Tampoco es casual que se haya elegido traer esa novela. ¿Por qué no? Hace ya algunos años Tayyip Erdogan manifestó su deseo de revivir el sultanato y califato que destituyó Ataturk (con la no única intención de separarse del genocidio cometido recientemente). Si bien hay muchos matices y hechos que ayudan a comprender el panorama, es fundamental saber que: Erdogan es un islamista sectario suní extremista, el intento de “golpe de estado” del año pasado fue un auto golpe orquestado con el objetivo de fortalecer su posición, aplica políticas pro islam en un país laico, cada vez más inherentes a la moral pública (uso de velo, dificultar el consumo de alcohol, exorbitante presupuesto destinado al área religiosa empleado para construir escuelas islamistas y mezquitas, represión, asesinato y encarcelamiento de opositores y minorías, etc), que considera terroristas a quienes se manifiestan por temas como la ecología, pero ve correcto asesinar, torturar y decapitar sirios, armenios y a quienes los ayuden, que poco antes del inicio del recuento de la votación del 16 de abril para modificar la constitución, la Comisión Electoral Suprema anunció que contaría como válidos los votos de boletas no selladas por la mesa electoral, cambiando las reglas del juego en mitad del partido.

Con esta reforma constitucional, Erdogan se aseguró más poder aún. Y esto, sumado a su desprecio por los armenios y minorías cristianas, y su exacerbante y abierto interés en formar un estado religioso del cual se considera líder, en lo que respecta a los armenios revive el fantasma del 1915 que lejos de ser un capitulo oscuro en la historia de la humanidad, ve como gobiernos y organizaciones capaces de impedirlo y condenarlo, muy por el contrario, deciden mirar hacia un costado e incluso, impulsar el olvido y permitir que se repita la historia.


Carta documento enviada al canal Telefe:

“Buenos Aires, 20 de abril de 2017.Dirijo a Uds. la presente en razón de haber tomado conocimiento que han dispuesto estrenar la novela titulada “El Sultán” el próximo día 24 de abril del corriente. Asimismo le hago saber que obro en mi condición de descendiente de armenios y bisnieto de una víctima del Sultán lo cual me legitima con los alcances del art. 3 de la ley 26522. Como Uds. saben dicha novela ha sido producida en Turquía, por empresas y con actores turcos, con evidente exaltación de sus valores (?) , lugares e idiosincrasia. Si bien dicha circunstancia no amerita queja ni denuncia alguna, lo cierto es que esta nueva producción “El Sultán” ,que ha sido publicitada con imágenes y adelantos, de los cuales se destacan las muestras de sometimiento y sojuzgamiento de la mujer en épocas del imperio otomano (nada muy distinto de lo que muestran en la actualidad en otras novelas del mismo origen ) será estrenada y puesta al aire el día 24 de abril, justamente el mismo día (obrar de la casualidad?) que los descendientes de Armenios conmemoramos el genocidio armenio , recordamos y honramos la memoria del nuestros abuelos y bisabuelos desaparecidos y asesinados en ocasión del horror que vivieron a manos del estado Turco Otomano. Soy nieto de 4 víctimas sobrevivientes del genocidio Armenio y bisnieto de tres desaparecidos y una bisabuela (Trfanda Kasparian) secuestrada, violada y torturada por el Sultán Mehmet en el año 1909 . Es por ello que su decisión empresaria de poner al aire dicha novela el día 24 de abril con la repercusión que ustedes mismos se encargan de darle, turba, hiere y ofende nuestros sentimientos, horada nuestro mas intimo ser, injuria y deprecia nuestro derecho a conmemorar , sumiéndonos en un estado de zozobra y angustia emocional, re victimizando a las víctimas por cuanto nos impide recordarlas y honrarlas libremente y en paz al estar sometidos al tormento de saber que en el mismo día y momento en que pretendemos honrar a nuestras victimas (por mas que no lo miremos) se emite una ficción que promueve y exalta una figura que provocó mucho daño los Armenios , víctimas del genocidio de 1915 que pretendemos conmemorar, entre ellos mi bisabuela. Es necesaria tamaña afrenta ‘? Es necesario que justo ese día nos recuerden la existencia de un sultán y el daño que nos provoco? No podían hacerlo otro día? Que puede justificar semejante ofensa a nuestros sentimientos? Nada. no existe justificativo alguno .Es evidente entonces que la puesta de la novela el día 24 de abril, decisión que estimo ha sido consecuencia de acuerdos comerciales con terceras personas o estados extranjeros, me afecta en mi derecho, menoscaba mi dignidad e injuria gravemente al impedirme la conmemoración y honrar la memoria de mis familiares en libertad y con tranquilad, emocional sin la cimitarra televisiva amenazándome y recordándome la existencia de tan funesta figura. Así me siento y creo que se deben sentir los restantes miembros de la comunidad armenia. Al efecto, señalo y le recuerdo la vigencia de la ley 26199 por la cual la República Argentina declara al día 24 de abril de todos los años como “Día de acción por la tolerancia y el respeto entre los pueblos”, en conmemoración del genocidio de que fue víctima el pueblo armenio y con el espíritu de que su memoria sea una lección permanente sobre los pasos del presente y las metas de nuestro futuro. En este marco legal que nos recuerda el respeto entre y hacia los pueblos no puedo dejar de señalar que su decisión empresaria resulta irrespetuosa e injuriante hacia este sector del pueblo , que por mas minoritario que sea en el contexto general no puede ser desconocido ni violado en sus derechos y sentimientos .Asimismo dicha decisión resulta carente de toda ética ,lo cual es llamativo desde que en su página web Telefe hace saber que uno de los valores en los que se sustenta su actividad es la ética, desconociendo además el art.3 de la ley 26522 inc.h (ley de medios audiovisuales) que establece como objetivo “ La actuación de los medios de comunicación en base a principios éticos” . Por otro lado y a tenor del art. 2 de La ley 26522 La actividad realizada por los servicios de comunicación audiovisual se considera una actividad de interés público, de carácter fundamental para el desarrollo sociocultural de la población por el que se exterioriza el derecho humano inalienable de expresar, recibir, difundir e investigar informaciones, ideas y opiniones. Así entonces siendo una actividad de interés público no puede desconocer los alcances de la ley 26199 y el derecho humano que de ella se desprende .El derecho a poner un producto en el aire es un derecho económico que persigue rentabilidad, el cual no puede ser ejercido en detrimento del derecho humano del suscripto de honrar libremente y sin perturbaciones a las víctimas. En este marco el derecho debe ser ejercido con ética, responsabilidad y sin abusos, tal como lo exige la ley de medios audiovisuales y el propio código civil y comercial el cual exige que cualquier controversia sea resuelta bajo los alcances de la ley y de los tratados de derechos humanos. (art.1 del CCC) a la vez que condena y sanciona el abuso del derecho. Asimismo le recuerdo los alcances del art.70 de la ley 26522 “ La programación de los servicios previstos en esta ley deberá evitar contenidos que promuevan o inciten tratos discriminatorios basados en la raza, el color, el sexo, la orientación sexual, el idioma, la religión, las opiniones políticas o de cualquier otra índole, el origen nacional o social, la posición económica, el nacimiento, el aspecto físico, la presencia de discapacidades o que menoscaben la dignidad humana ….” Es que el derecho de libre empresa no es absoluto sino que encuentra sus límites en el respeto a la ley, la ética ,la moral y los tratados internacionales de derechos humanos. Asimismo y como consumidor televiso expuesto le exijo que me brinde el trato digno que prevé la ley 24240 y el art. 1097 CCC “Los proveedores deben garantizar condiciones de atención y trato digno a los consumidores y usuarios. La dignidad de la persona debe ser respetada conforme a los criterios generales que surgen de los tratados de derechos humanos. Ello lo es bajo el apercibimiento de requerir en caso de incumplimiento la aplicación de la multa prevista en art. 52 bis ley 24240 “Daño Punitivo. EN CONSECUENCIA DE LO EXPUESTO, CON FUNDAMENTO Y AL AMPARO DE LA LEY 26199, LEY 26522,LEY 23054,LEY 23313 Y la DECLARACION UNIVERSAL DE DERECHOS HUMANOS, LE REQUIERO ajuste su conducta a derecho, la buena fe y la ética ,respete los derechos humanos del dicente y SE ABSTENGA DE EMITIR EL DIA 24 DE ABRIL DE 2017 LA NOVELA EL SULTAN para así permitir la evocación , conmemoración y el homenaje a nuestras victimas con la armonía , paz y tranquilidad espiritual necesarias para ello. Sin perjuicio de ello y en caso que Uds. por acuerdos económicos y comerciales insistan en la puesta al aire, les requiero la colocación de una placa permanente en la emisión haciendo alusión a la conmemoración del genocidio armenio, ello sin perjuicio de proceder luego conforme lo expuesto anteriormente ante el daño y el perjuicio provocado. Queda Ud. notificado.

Dr.Ruben R. Morcecian”

http://www.anred.org/spip.php?article14043

Turquía que aclare sus buenas intenciones y cuales son sus intereses por reconocer en nosotros,(ARMENIA) a su gran amor imposible


Raymond Berberian 

LAS ÁGUILAS TAMBIEN MUEREN s
Turquía considera a los armenios sobrevivientes del genocidio, como que abandonaron su país “Turquía” por propia voluntad, por consiguiente tanto ellos como lo asirios, siríacos, griegos, kurdos, lazes laces y yezidí pertenecen a la diáspora turca.
Pues bien, que Turquía, (hoy potencia mundial junto con Israel, apadrinada por los EEUU), exponga en bandeja sus buenas intenciones, que aclare cuales son sus intereses por reconocer en nosotros a su gran amor imposible: su diáspora turca, y nosotros gustosamente las estudiaremos.
No sabría decir cuántos de nosotros estaríamos dispuestos a jugarnos la vida en volver bajo las condiciones actuales, aunque…, si exagerara, supongo que no excederían los dedos de una mano. No obstante eso, algunos irían como turistas a rezar sobre el suelo de nuestros ancestros y, casi seguro, les sería obsequiado un libro ilustrado, recordatorio de quien fuera uno de los cabecillas del Genocidio contra la población armenia en Anatolia y Cilicia: Mustafá Kemal, alias el “Ataturc”.
Por otro lado, tengo entendido que Armenia (República Independiente) no está capacitada o no considera de su incumbencia acordarnos, los ocho millones de hermanos diseminados por el mundo, una suerte de identidad, un simple carnet que nos reconozca como: Armenios Occidentales, procedente de Turquía” Pero eso sí, nos ofrece un Pasaporte, lo cual es un honor para cualquiera de nosotros, pero es algo como ofrecerle un traje de etiqueta al que le falta zapatos o un tatuaje en la nuca o la espada.
Nuestra prolongada estadía fuera de nuestras raíces, nos ha permitido adquirir documentaciones de diversas nacionalidades. Para mí; La nacionalidad y el origen son dos cosas distintas. Yo, por ejemplo, poseo más de una nacionalidad en mi haber, mas ninguna señala mi origen. Eso da a entender que no siempre las nacionalidades comulgan con el origen.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.


Si bien el origen se pierde en la historia de los tiempos, en algunos casos excepcionales como el nuestro, se sostiene y se lo trata de reflotar con lo que uno quiere ser y eso, va más allá de la denominación, la fisonomía, el carácter y la idiosincrasia.
Gran parte de mi vida fui francés, incluso me identifiqué como francés, al igual que aquel africano en mi paso por Dakar (África Occidental) me preguntó si era francés y le dije que sí y él, henchido el pecho, replicó: (¡Comme moi!) Igual que yo. (Je m’apelle Renault 4) Me llamo Renault 4.
En el fondo me estaba engañando a mí mismo, escondiéndome en una apariencia adoptiva con la que, en honor a la verdad, entre los dos habíamos llegado a congeniar bastante.
Siempre presentí que en mí existía otro ser al que no le daba cabida, un ser que jugaba al escondite dentro de mí, por momentos se asomaba debajo de mi honda superficie del que me era imposible ocultar, ni siquiera razonando aquella conclusión de mi padre, huérfano de Diyarbekir quien fuera rescatado y conducido a Alepo Siria al igual que mi tía Arek y chamir, mi madre: (¡Toi tu est français, l’Arménie n’existe plus!) ¡Tú eres francés: Armenia no existe más!
Un día alguien me señaló una iglesia armenia, era un domingo. La gente había comenzado a salir y bajaba por las escalinatas.
Me sentía motivado, como cuando de chico en París, pegaba mis narices en las vidrieras que exhibían soldaditos de plomo.
Fantaseaba con los rostros de las mujeres comparándolas con mi madre que apenas recuerdo. Era mi gran familia perdida en el olvido. Sonreía, pero nadie me devolvía la mirada. Fue cuando me di cuenta que yo era la oveja perdida reflotada de un universo desconocido.
Y fueron pasando los años tratando de curar aquella espina que seguía hiriéndome. No faltó quién me dijera que mi apellido no era el de los puros y auténticos armenios, puesto que mi apellido se refería a un oficio; no así a nombres de santos. Sabía, sin embargo, que habría una puerta en algún recodo del camino de tantas que sobre la marcha me fueran cerradas en mi cara, una que yo mismo inventaría y eso fue lo que hice.
Mientras iba tropezando, peleándome contra los molinos de viento, fui haciéndome un camino paralelo y sacando mis propias deducciones: Tratar de no morir, antes de tiempo. Y si parto; estar convencido que habrá quienes me relevarían y llevarían mi balsa a buen puerto.
Con paciencia, las águilas también mueren…
Rupén raymond_berberian14@yahoo.com.ar
***

EMBESTIDAS TRAS EMBESTIDAS DE UNA TURQUÍA SIN SALIDA.


“Ponto es un territorio ocupado, como Armenia y Kurdistán, que sepan que no necesitan a los griegos para estar convencidos; la actitud del régimen turco que va contra todo el mundo para salvar su cuello, basta”.

El Helenismo del Ponto como pueblo indígena

N. Lygeros

Traducción al español de Olga Raptopoulou

Resultado de imagen para Ponto ocupado

Un elemento, que no hemos aprovechado en toda su magnitud que deberíamos, es el hecho que el Helenismo del Ponto es un pueblo indígena. Dicho elemento no sólo es indiscutible, sino existía antes del genocidio. Muchos en el campo de la lucha póntica simplemente no conocen lo provisto en los 46 artículos de los derechos de los pueblos indígenas, que han sido declarados por las Naciones Unidas en 2007, gracias al trabajo espectacular hecho por los indígenas australianos. Bajo este concepto, promovemos, a nivel práctico, los derechos de los griegos del Ponto. El Helenismo del Ponto no ha sido genocidiado. Ha sufrido el genocidio, pero al final sobrevivió. Y si ha sobrevivido, es porque vivía incluso antes del genocidio. Así que el punto de referencia de los griegos del Ponto es la civilización de un pueblo indígena. En consecuencia, esto tiene que ser entendido por todos los luchadores del Ponto, para que no se vean encerrados en la cuestión de reconocimiento, ya que hemos superado incluso el tema de la penalización. Dicho de otro modo, Ponto no sólo es una víctima, sino un pueblo indígena y por lo tanto cuenta con derechos que debemos reivindicar, si queremos, francamente, luchar contra la barbarie del genocidio. El objetivo no sólo es coser la herida, que otros preferirían olvidar, como si no hubiera existido jamás. Y todos aquellos que todavía no han entendido que Ponto es un territorio ocupado, como Armenia y Kurdistán, que sepan que no necesitan a los griegos para estar convencidos; la actitud del régimen turco que va contra todo el mundo para salvar su cuello, basta.

http://www.lygeros.org/articles.php?n=25981&l=es

 

Los colonos sionistas en Palestina,los turcos en Asia Menor, los azerís en el Cáucaso SON TODOS EXTRANJEROS.


Raymond Berberian 

En otras palabras, los ciudadanos de los EEUU, salvo los pueblos originarios amerindios, el resto son “extranjeros”…

Veneno reptiliano

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

AHH ME OLVIDABA DE MAURICIO MACRI.EL TAMBIÉN ES REPTIL.AUNQUE DICEN QUE ES LA VERGÜENZA DE LOS SANGRE FRÍA…

El Comandante Hugo Chavez de Venezuela había dicho que los gobernantes del mundo no eran seres humanos sino, reptilianos: serpientes venenosas, pertenecientes a la mafia judía iluminati; (resultados de la unión de los ángeles caídos con humanos).
Yo diría que la vida personal de cada ser humano es precisamente eso: “personal” que no debiera incumbir a nadie, no así las aberraciones “personales”…
Confieso que me conmovieron las expresiones de Melania, la Primera Dama de las Primeras Damas, del flamante Presidente racista de los EEUU, el sionista Trump. Melania, junto a él, daba impresión de ser una maniquí de exhibición, parecida a una muñeca inflable manejada a control remoto, puesta a merced de los caprichos de un magnate sionista, por cuando debía sonreír o permanecer en el molde. Vestía un traje color verde pistacho del cuello a los pies y era conducida, mejor dicho arrastrada de la mano por su Amo y Señor, Emperador de las finanzas del Imperio Materialista. Sólo le faltaba el látigo y una cuerda atada al cuello. No sé, para mí, estaría amaestrada a cumplir con un papel que le desbordaba. Amenazada, tal vez, ella y toda su parentela, puesto que desentonaba claramente con el desborde de felicidad con resto de los hijos y familiares presentes de su Amo y Señor.
Si no me equivoco, América de Norte es territorio indio, invadido por la mala y habitado por extranjeros de todo el mundo. En otras palabras, los ciudadanos de los EEUU, salvo los pueblos originarios amerindios, el resto son “extranjeros” al igual que los colonos sionistas invasores en Palestina: igual que los turcos en Asia Menor y los azerís en el Cáucaso ¡son extranjeros! El hecho de negarles a los refugiados del Medio Oriente el acceso a los EEUU, por la simple escusa de ser musulmanes es una crueldad característica, acostumbrada entre los sionistas. Similar criminalidad es cometer genocidio. Podía haber decretado, como Sheriff de Kansas City, el derecho de admisión con las averiguaciones de antecedentes; pero cerrarles las puertas a esa pobre gente, incluso a los de doble nacionalidad, cuyos países han sido devastados por los del Primer mundo, en especial, por los dueños de la batuta norteamericana; es criminal, es falto de sensibilidad, de humanismo, es racismo, es sionismo, es… en definitiva: vomitar veneno reptiliano.
Respetuosamente….

Ya lo decía el refrán diez malageños: un real. MÁLAGA, ESPAÑA: POR PEDIDO DE TURQUÍA, EL AYUNTAMIENTO SE DESDICE Y RETIRA EL RECONOCIMIENTO DEL GENOCIDIO ARMENIO.


GUIAMENC

El embajador armenio en España, Avet Adons, interviene en la comisión de Derechos Sociales esta mañana.

POR PILAR R. QUIRÓS.

La comisión de Derechos Sociales ha vivido esta mañana, sin tener competencias, todo un conflicto diplomático internacional. Empezaba media hora tarde porque el embajador plenipotenciario de Armenia en España, Avet Adons, mantenía una reunión con el concejal de Derechos Sociales, Julio Andrade, en la que el primero les exponía su parecer y le rogaba que no se aprobase la iniciativa que traía el grupo popular para retirar el apoyo de Málaga al pueblo armenio y al reconocimiento de que existió un genocidio entre los años 1915 y 1921.
Concretamente, la moción que presentaba el pasado mes de septiembre IU-Málaga para la Gente, que se aprobó de forma institucional (es decir, por todos los grupos municipales) se abordaba “el conjunto de masacres y deportaciones de la población armenia en el actual territorio de Turquía, especialmente durante el régimen de los Jóvenes Turcos, en el que murieron 1.500.000 armenios y otros 2.000.000 millones tuvieron que abandonar sus hogares y emigrar por todo el mundo, produciéndose la gran Diáspora Armenia”.
Tras esta aprobación, el alcalde de Málaga recibía una carta de queja del embajador turco en España no reconociendo las acusaciones de Armenia. De hecho, estos dos países actualmente, tal y como ha corroborado esta mañana el embajador armenio en España, no tienen ningún tipo de relación diplomática “porque es inexistente”.
La que han dado en llamar ‘contramoción’ del PP los grupos de izquierda del Ayuntamiento (PSOE, Málaga Ahora e IU-Málaga para la Gente) porque viene a desdecir una iniciativa institucional aprobada por todos los grupos, no aborda, según explicaba el concejal de Derechos Sociales, Julio Andrade, si existió o no el genocidio de armenios, sino sólo que el Ayuntamiento de Málaga no es competente, ya que esta capacidad es una prerrogativa del Congreso de los Diputados y de otras instituciones.
“No queríamos agraviar al pueblo turco, ni queremos agraviar al pueblo armenio”, decía mientras el embajador y un buen número de ciudadanos de esta nacionalidad que viven en Málaga copaban la sillería del salón de plenos. Explicaba Andrade que España como país no lo había reconocido. “Es el momento de que no entremos libremente a juzgar la historia”.
La iniciativa popular salía adelante con los votos del PP y de Ciudadanos mientras los ediles de la oposición de izquierdas criticaban duramente este posicionamiento.
La más dura, sin duda, ha sido la edil de IU-Málaga para la Gente, Remedios Ramos, quien ha dicho que Málaga “no puede estar reflejada en la prensa por ser la bárbara del siglo XXI”, poniendo el ejemplo de que Alemania, con cuatro millones de turcos, había reconocido el genocidio armenio al igual que El Papa, así como la ONU y la población de Benalmádena, donde el pasado mes de octubre se puso un ‘jachkar’ o cruz de piedra del país caucásico en conmemoración del centenario del genocidio armenio, y que también se había sumado el Ayuntamiento de Marbella.
La edil socialista Estefanía Martín Palop manifestó que en el Ayuntamiento de Málaga se hablan de otros muchos asuntos internacionales como Cuba o los refugiados, y que la iniciativa que aprobaron todos los grupos en septiembre lo único que quería era recoger el sentir de un colectivo.
La concejal de Málaga Ahora Isabel Jiménez expuso que hasta Turquía sabe que hubo un genocidio de armenios, “Turquía lo sabe, Armenia lo sabe; si defendemos los derechos humanos, digámoslo aquí”.
La llave para que saliese la moción en contra de la ya aprobada en septiembre fue Ciudadanos, ya que el edil Alejandro Carballo, en línea con las tesis del PP, explicó que los ediles del Ayuntamiento de Málaga no tenían los conocimientos necesarios para juzgar estas decisiones.
“Yo prefiero dejar a mis compañeros de partido en las instituciones que competa; no entramos a valorar si hubo o no genocidio”. Además, Carballo formuló la siguiente queja respecto al tipo de mociones que se abordan en el pleno de Málaga: “Nosotros hoy probablemente ofendemos al pueblo armenio y en septiembre ofendimos al pueblo turco; no tenemos por qué crear problemas en la ciudad que no existen”.
Los armenios, algunos que se marchaban con lágrimas en los ojos, repartían un escrito en los pasillos en el que decían que los países que han reconocido el genocidio armenio son Argentina, Austria, Bélgica, Canadá, Chipre, Francia, Alemania, Grecia, Italia, Países Bajos, Noruega, Líbano, Lituania, Polonia, Portugal, Rusia, Eslovaquia, Suecia, Suiza, Uruguay, Ciudad del Vaticano, Venezuela, 43 estados de EEUU, El Parlamento Europeo y Armenia.