MALVINAS 1982 GRAN LOGIA DE ARGENTINA DE LIBRES Y ACEPTADOS MASONES Y EL PEDIDO A SU SIMILAR MASÓNICA DE LONDRES


«La tesis central que Sejean expone consiste en afirmar que el largo proceso de emancipación hispanoamericana, y en particular de la Argentina, Chile y Perú, respondía a un elaborado Plan Continental de origen y al servicio inglés, ejecutado por mercenarios a su servicio en tierras americanas». También señalaba: «Sería sensato, sin embargo, reflexionar con seriedad sobre la confluencia estratégica entre el interés expansivo de la potencia inglesa y el afán independentista de los hombres de América y cómo, a partir de este hecho objetivo, fueron posibles algunos circunstanciales y específicos reconocimientos mutuos».

 

Por Ruben Demirjian

Solicitada : Logia Argentina —Clarín /29 abril de 1982 Ante la grave situación creada en el Atlántico Sur con motivo de la reivindicación argentina en las Malvinas y otras islas de su inequívoca pertenencia soberana.la GRAN LOGIA DE ARGENTINA DE LIBRES Y ACEPTADOS MASONES con fecha 7-4-82 ….

Ante la grave situación creada en el Atlántico Sur con motivo de la reivindicación argentina en las Malvinas y otras islas de su inequívoca pertenencia soberana.la GRAN LOGIA DE ARGENTINA DE LIBRES Y ACEPTADOS MASONES con fecha 7-4-82 ....

Gestiones de intercesión iniciadas ante su similar masónica con sede en Londres. Estas gestiones de intercesión,nunca prosperaron…o sí ?

———————————————————————————————

Francisco de Miranda fundó en Londres una logia masónica llamada La Gran Reunión Americana para conspirar a favor de la independencia de las colonias españolas. Esta logia, que supuestamente obedecía a la Gran Logia de Londres, luego se expandió en España tomando el nombre de Sociedad de los Caballeros Racionales

Fuente : mauriciocamposmasoneria

Sostenía Sejean: «(…) San Martín fue el sucesor de Beresford y de Whitelocke, o, para ser más preciso, el jefe de la tercera invasión inglesa del Río de la Plata». La revista Símbolo, órgano oficial de la Gran Logia de la Argentina de Libres y Aceptados Masones, lo atacó duramente: «La tesis central que Sejean expone consiste en afirmar que el largo proceso de emancipación hispanoamericana, y en particular de la Argentina, Chile y Perú, respondía a un elaborado Plan Continental de origen y al servicio inglés, ejecutado por mercenarios a su servicio en tierras americanas». También señalaba: «Sería sensato, sin embargo, reflexionar con seriedad sobre la confluencia estratégica entre el interés expansivo de la potencia inglesa y el afán independentista de los hombres de América y cómo, a partir de este hecho objetivo, fueron posibles algunos circunstanciales y específicos reconocimientos mutuos». (4)
En 1902, el semanario masónico Luz y Verdad, sostenía: «Después de la reconquista de Buenos Aires, Beresford, prisionero en los círculos sociales criollos que frecuentaba, habló más de una vez a los nativos de futura independencia». (5)
En las relaciones y contactos mantenidos con personajes de la Corona Británica, sin duda confluyeron los intereses ideológicamente emancipatorios de San Martín y otros patriotas y la más simple y práctica razón de los ingleses de mantener su poderío y superioridad marítima y posicionarse comercialmente en nuevos mercados emergentes donde podían colocar sus manufacturas.
Con respecto al volumen de Terragno (el cual tuvo acceso a los archivos de Inglaterra y Escocia), este avala la teoria de que San Martín ejecutó el plan elaborado hacia 1800 por el General Thomas Maitland con total exactitud, o sea, partiendo de Buenos Aires luego de asegurar su control (sin duda a través de la Logia Lautaro, sucedánea de las Logias o Sociedades de Los Caballeros Racionales), asentándose en Mendoza y cruzando los Andes para liberar a Chile y después seguir hasta Perú con el mismo objetivo. (6)
San Martín pudo haber tenido acceso a este plan durante su estadía en Londres, en 1811. Alcibíades Lappas sostiene que fue iniciado hacia 1808 en la Logia Integridad de Cádiz y que posteriormente se afilió a la Logia Caballeros Racionales Nº 3. Una vez en Londres, a la cual llegó después de pedir la baja del ejército español, participó de la fundación de la Logia Caballeros Racionales Nº 7.
Dice Lappas: «Ya en Buenos Aires los viajeros (Alvear, Zapiola, Chilavert, entre otros) se pusieron en contacto con el doctor Julián B. Alvarez, Venerable Maestro de la Logia Independencia, quien los orientó en sus primeros pasos introduciéndolos en la sociedad porteña y facilitándoles los elementos que los ayudarían en la formación de la Logia Lautaro, cuyo primer Venerable Maestro fue Alvear». (7)
En 1814 San Martín funda la Logia Lautaro de Córdoba y luego la Logia Lautaro de Mendoza. También funda la Logia del Ejército de los Andes y, en 1822, la Logia Paz y Perfecta Unión Nº 1 de Lima. Ya instalado en Europa y en pleno exilio, frecuentó diversas logias.
3
Una película que me impactó fue Pandillas de Nueva York, de Martín Scorsese, y la relación tejida con notable simbolismo en el argumento expuesto, con las hermandades operativas y políticas, no solo norteamericanas, sino europeas y, hasta muy posiblemente, con las hispanoamericanas. Años después leí la siguiente nota donde sostiene el investigador Emilio Ocampo:
«En Filadelfia y otras ciudades del Este de los Estados Unidos existía desde fines del siglo XVIII una sociedad patriótica denominada Sociedad de Tammany, que en ciertos aspectos era similar a la Sociedad de los Caballeros Racionales. Tammany era el nombre de un cacique de la tribu de iroqueses de Delaware que había negociado un tratado de paz con el cuáquero William Penn, uno de los primeros colonos ingleses y fundador de Pensilvania. Tammany era una especie de Lautaro norteamericano. A partir de 1813 la Sociedad de Tammany pasó a llamarse la Orden de los Hombres Rojos y aunque ninguno de sus miembros era piel roja, adoptaron una simbología y ritos nativistas. No se trataba de una logia masónica pero muchos de sus miembros eran masones (…). Su credo político no sólo era revolucionario y republicano -inspirado en las ideas de Thomas Paine- sino también ecuménico, lo que los llevó a apoyar con entusiasmo la Revolución Francesa. Este mismo ecumenismo tambien hizo que los Hombres Rojos apoyaran decididamente la independencia de las colonias españolas». (8)
Existen cartas de Carlos María de Alvear (que algún investigador sindica como hermanastro de San Martín) en las cuales expresa: «Aquí he establecido una Logia para servir de comunicación con Cádiz, Filadelfia y esa (se refiere a la deCaracas)… Si Ud. no puede desde esa comunicarme lo que ocurra directamente a Buenos Aires, puede hacerlo por la vía de Londres (…)».
La película refleja el rol desempeñado por estas hermandades de fuerte influencia política en Estados Unidos, aunque el contexto de la misma se desplaza en el tiempo y la historia narrada se sitúa a mediados del siglo XIX. El texto de Ocampo establece vínculos factibles (pero conjeturales) entre Gran Reunión Americana de Francisco de Miranda y la Sociedad de los Caballeros Racionales de Londres, esta última tal vez creada en base a la Sociedad de Tammany«ya que ambas sociedades coincidían en cuanto a su credo político republicano y revolucionario y su mitología nativista».
De nuevo Ocampo: «La mayoría de los historiadores coinciden en que a fines del siglo XVIII el venezolano Francisco de Miranda fundó en Londres una logia masónica llamada La Gran Reunión Americana para conspirar a favor de la independencia de las colonias españolas. Esta logia, que supuestamente obedecía a la Gran Logia de Londres, luego se expandió en España tomando el nombre de Sociedad de los Caballeros Racionales. Casi todos los próceres de la independencia americana habrían pertenecido en algún momento a ella o a sus sucesoras».
A semejanza de estas, San Martín y Alvear fundan en Buenos Aires la Logia Lautaropara influir en los medios públicos, políticos y militares y concretar su objetivo:Lautaro aludía explícitamente al indio araucano que se opuso a la dominación extranjera y simbólicamente a la expedición a Chile. Según Emilio Gouchón, que fuera Gran Maestre y Gran Comendador en la Masonería Argentina, adoptaron signos, fórmulas, grados (hasta cinco) y juramentos de tipo masónico. Lautaro empezó como un triángulo creado por Alvear, San Martín y Zapiola y los hermanos, que así se llamaban entre ellos, utilizaban en su correspondencia el símbolo de la cadena de unión, abreviaturas y la firma acompañada por los tres puntos. Sin duda eran masones, iniciados en Logias como la de Cádiz, y a partir de esta, según lo expuesto por Iriarte, montando una red de Logias Operativas en ciudades clave para servir a sus propósitos de emancipación colonial, aunque las divergencias de los estudiosos sobre la calidad masónica de estas Logias y algunos de sus miembros continúa. Mitre o Benimelli, por citar algún ejemplo, plantean dudas o no las reconocen como tales; Enrique de Gandía y Augusto Barcia sí, con la salvedad de que Barcia no acredita a la Gran Reunión Americana de Miranda como masónica y sí a las de Los Caballeros Racionales y sus sucedáneas Lautarinas. Al respecto, el testimonio documental del general Tomás de Iriarte resulta concluyente.
Sobre las Logias mencionadas no existen pruebas documentales de que hayan sido patrocinadas por la Gran Logia de Londres. Al respecto, y en respuesta a una carta del historiador antimasónico Patricio José Maguire, la Gran Logia Unida de Inglaterra se pronunció en estos términos en 1979:
1) La Logia Lautaro era una sociedad secreta política, fundada en Buenos Aires en 1812, y no tenía relación alguna con la Francmasonería regular.
2) Las tres Logias que Ud. menciona en su carta (Logia Lautaro de Buenos Aires y de Chile; Logia de Caballeros Racionales Nº 7, de Londres; Logia Gran Reunión Americana, de Londres), jamás aparecieron anotadas en el registro o en los archivos ni de los Antiguos ni de los Modernos (N. del A.: los dos sectores en que se encontraba dividida la Masonería inglesa, fusionadas en una sola en 1813) ni de la Gran Logia Unida de Inglaterra: no hubieran sido reconocidas como masónicas en este en este país entonces ni posteriormente.
3) Las seis (sic) personas mencionadas en su carta (Francisco Miranda, de Venezuela; Carlos María de Alvear, de Buenos Aires; Simón Bolívar, de Venezuela; José de San Martín, Matías Zapiola y Vicente Chilavert, de Buenos Aires; Bernardo O´Higgins, de Chile; Luis López Méndez y Andrés Bello, de Venezuela), de acuerdo a nuestros archivos, nunca fueron miembros de Logias bajo la jurisdicción de la Gran Logia Unida de Inglaterra.
4) La Gran Logia de Inglaterra no era el único organismo masónico existente durante el período del cual Ud. está interesado. Existían Grandes Logias en Irlanda, Escocia, Francia, Holanda y Estados Unidos de América, todas las cuales autorizaban la instalación de Logias propias.
5) Nunca han existido medios legales para prohibir que extranjeros en Inglaterra crearan sus propias Logias, pero tal acción siempre ha sido considerada por la Gran Logia de Inglaterra como una invasión de su soberanía territorial, y las logias así creadas no serían reconocidas como regulares, ni se permitiría a sus miembros concurrir a las Logias inglesas, o que los masones ingleses concurrieran a aquellas».(9)
No es de extrañar que la Gran Logia Unida de Inglaterra haya desmentido su apoyo a este tipo de Logias y/o sociedades secretas políticas: estas no tenían porqué estar sujetas a las recientes estructuras y cuerpos obedenciales instaurados a partir del siglo XVIII (ya que cualquier Logia debidamente instalada es autónoma), aunque sin duda el gobierno inglés conocía muy bien su existencia y el movimiento de sus miembros, dada la calidad de sus redes de espionaje y los contactos establecidos por aquellos criollos en la capital cosmopolita. Es menester también considerar la ley dictada en Inglaterra en 1799 suprimiendo las sociedades secretas a excepción de la Masonería inglesa porque, sostiene sobre estas últimas, «sus reuniones han sido dirigidas en gran medida a actividades de caridad». (10) Hoy sabemos que las Logias de la Masonería Moderna nacida en Inglaterra en 1717, o sea la Gran Logia de Londres, apodada de Los Modernos, y las de la Gran Logia de los Ancients (1751), o Los Antiguos, tenían sus propios problemas y eran nidos de disputas y conspiraciones políticas, religiosas y de clase (rencillas a las que no fueron ajenas las Lautarinas, con sus propias particularidades). (11) Uno de los principales canales de expansión de la Masonería inglesa en el extranjero fue a través de sus Logias militares, como ya ha sido harto demostrado en el caso de lo que actualmente es Estados Unidos y otras Colonias de la época. Queda aún por establecerse la influencia efectiva de la Masonería revolucionaria francesa en América, y el decisivo uso que de ella hizo Napoleón, por ejemplo, al colocar a su hermano en el trono de España y al ser proclamado este último Gran Maestre de la Orden en Francia.
Si masones prominentes como Sir Robert Moray, patrocinador de la Royal Society en el siglo XVII, pisaron la Logia una sola vez en su vida o la Masonería Moderna se construyó a través de todo un siglo y más, con la incorporación tardía de la leyenda de Hiram, o hacia la década de 1760 con la incorporación de la Biblia en el Ara y recién empezado el siglo XIX con Ritos importantes como el Escocés Antiguo y Aceptado, quizás sea una exageración pretender que estas Logias fueran algo más que el medio ideal de conspirar en una época donde no existían los partidos políticos o, fuera de la Iglesia y sus estructuras, entidades en las cuales pudieran juntarse a resguardo personajes de tanta influencia en el orden militar, social y de la vida pública.
Bibliografía, notas y fuentes citadas:
(1) «En el auditorio de la Biblioteca del Congreso de la Nación, en la Cámara de Diputados, se realizó la exposición y seminario «La masonería ante la historia». El historiador Emilio J. Corbière se refirió a las fábulas que se tejieron sobre esta organización». Recorte de diario extraído de mis archivos, sin mención de fuente, con fecha del domingo 17 de diciembre de 2000.
(2) Corbière, Emilio J., La Masonería, política y sociedades secretas en la Argentina, Editorial Sudamericana, Bs. As.,1998.
(3) Campos, Mauricio Javier, Apuntes preliminares sobre Masonería en Tandil, Faro Editorial, Buenos Aires, 2004 y 2006.
(4) Símbolo, Revista de cultura y opinión, Año LI, Número 63, abril/mayo de 1998, en el Equinoccio de invierno, Gran Logia de la Argentina de Libres y Aceptados Masones.
(5) Semanario masónico Luz y Verdad, Año 3, 27 de mayo de 1902, Núm. 109.
(6) Terragno, Rodolfo, Maitland & San Martín, Universidad Nacional de Quilmes, 1998.
(7) Lappas, Alcibíades, La Masonería argentina a través de sus hombres, Buenos Aires, 1958, 1966, 2000 e Iriarte, Tomás, Memorias, con prólogo de Enrique de Gandía, extractos de los capítulos II, XLI y XXXIII, cuyos textos fueron reproducidos en Verbum, Cuarta época, Año XV, Nº 24, Buenos Aires, octubre de 1949. Archivos del Gran Oriente Federal Argentino – GOFA.
Cito un fragmento que testimonia la filiación masónica de Tomás de Iriarte, Julián Alvarez y la Logia Independencia: «Fue precisamente en esa época, que (…) me dijo un día: «Tomás, es preciso que te veas con don Julián Alvarez, porque tiene encargo del director (se refiere a Pueyrredón)para hablar contigo». Me causó esto una gran alarma, porque Alvarez sabía yo, que era el Venerable de la pequeña logia, y a más redactor de la Gaceta, único periódico que entonces se redactaba en Buenos Aires, papel que no se ocupaba sino de ensalzar la administración y vilipendiar a sus enemigos: Alvarez desempeñaba el cargo de oficial mayor del ministerio de gobierno y en aquel momento que (…) acababa de hablar yo sospeché alguna delación (…) lo notó y me dijo: «es para tratar sobre la logia del Perú a que has pertenecido: no tengas cuidado y háblale con franqueza, porque Alvarez es también masón».
Del prólogo de Enrique de Gandía: «El General Tomás de Iriarte escribió sus Memorias para dejar a sus hijos y a la posteridad argentina y americana una visión y un juicio profundos, verdaderos, exactos -dentro de lo humano- de todo cuanto él vió en su larga y extraordinaria vida. Su existencia no tiene comparación en la historia de nuestra patria: argentino, de Buenos Aires; combate en España contra Napoleón; pasa al Nuevo Mundo con los realistas; se incorpora a las fuerzas patriotas, conoce y trata de cerca a nuestros más grandes hombres (entre otros Belgrano); lucha en las guerras de la anarquía; viaja a Estados Unidos como diplomático y es amigo de Monroe y de Lafayette; vuelve a la patria, toma parte en la guerra contra el Brasil (…); vive los primeros años del gobierno de Rosas (…); emigra a Montevideo (…); emigra a Chile; vuelve a Montevideo, es uno de los defensores de la ciudad en el sitio de Oribe y asiste a la caída de Rosas y presencia los acontecimientos siguientes hasta el 26 de mayo de 1876, en que muere (…)».
(8) Ocampo, Emilio, Inglaterra, la Masonería y la independencia de América, Todo es Historia Nº 463, págs. 6 y ss., febrero de 2006.
(9) Revista Información sobre Masonería y otras sociedades secretas, Año 1, 1981, Nº 3, Buenos Aires, Argentina.
(10) Revista Información sobre Masonería y otras sociedades secretas, 4º edición, Año 1, 1981, Nº 2, Buenos Aires, Argentina. Cito: «Ley para la más efectiva supresión de sociedades establecidas con propósitos de sedición o traición, y para la mejor prevención de prácticas de traición y sedición». Dice el art. I: «Visto que traicioneras conspiraciones se han ido desarrollando en combinación con personas relacionadas con el Gobierno de Francia, con el objeto de conculcar las leyes y al gobierno (…) y desde el momento en que en persecución de dicho designio, diversas sociedades han ido siendo establecidas desde hace años, de naturaleza peligrosa y contraria a la tranquilidad pública (…) y teniendo en cuenta que los miembros de las mencionadas sociedades han prestado juramento y adquirido compromisos de fidelidad y secreta reserva, usando signos secretos de reconocimiento (…) con el objeto de mantener influencias sobre amplios grupos de personas (…) y considerando que es necesario que dichas sociedades, y todas las sociedades de similar naturaleza, deben ser enérgicamente suprimidas por constituir combinaciones y confederaciones ilegales».
(11) Gardner, Laurence, La sombra de Salomón, Ediciones Obelisco, España, 2006.
Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.