NI ALEMANES,NI BRITÁNICOS,NI FRANCESES,PUDIERON SUPERAR A LOS PILOTOS ARGENTINOS


LA hazaña de owen crippa

Shaggy MacDougall
Reedición 2017 con nuevos fragmentos – Imágenes Inéditas y Exclusivas Canal Shaggy MacDougall – La Guerra del Atlántico SUR en 1982 por las islas Malvinas , Georgias y Sandwich del Sur . Una batalla aeronaval que mantuvo en vilo al mundo , donde los mejores profesionales de la historia en un combate épico durante una jornada de meses, se enfrentaron en una guerra convencional jamás vista en la historia mundial . Los mejores pilotos de combate de la historia de la humanidad, lucharon contra una formidable flota con una larga supremacía naval de siglos . Fue la última batalla aeronaval del siglo XX y aún sigue batiendo récords en el siglo XXI debido a la ausencia de guerras entre potencias y conflictos del tipo convencional, entre naciones con ejércitos enfrentados por un territorio en común.

Ni la 2da Guerra Mundial , ni guerras y conflictos posteriores a 1982 , no han superado en técnicas , doctrinas , a lo que fue la Guerra de Malvinas y sus demostraciones de coraje, valor , y bravura. Los EE.UU. , la máxima potencia mundial fue destruida su última nave durante un atentado terrorista , anteriormente había sido destruida otra nave durante la guerra Irán – Irák, y que fuera por un error de una nación aliada en ese entonces . Gran Bretaña siendo la 3er potencia mundial perdió en manos de la aviación argentina 7 naves , 12 averiadas , mas 36 aeronaves . Hasta ahora nunca más un país se atrevió a desafiar una potencia , a pesar de que en la posguerra de 1982 hubo muchos desembarcos, operaciones anfibias y expedicionarias , nunca más una nación ha decidido desafiar a una flota con su aviación . La Argentina a 72 años de la WWII sigue siendo la invicta en desplegar su fuerza aérea y responder con ataques certeros a 120 naves de el Reino Unido que en 1982 luego de la ex URSS era la mayor flota de la tierra. Los pilotos argentino tenían hijos, familia , eran profesionales pero eran consientes de sus limitaciones y precariedad . Aún si luchaban por cumplir la misión , siendo católicos no deseaban inmolarse ni suicidarse , no eran kamikases ni locos , añoraban regresar a casa pero también sabían que muchos no lo harían . Sin embargo peleaban por defender una causa justa y lícita . Ellos sabían perfectamente que la muerte más hermosa era morir por la Patria.

MALVINAS. El Día más negro de la flota inglesa. ATAQUE AL SIR GALAHAD

HMS SHEFFIELD – ARGENTINA PIONERA – GUERRA ELECTRÓNICA

Shaggy MacDougall

El HMS Sheffield (D80) fue el segundo buque de la Royal Navy en llevar el apelativo Sheffield, por la ciudad de Sheffield en Yorkshire. Era un destructor Tipo 42 con misiles guiados Sea Dart, construido por la Vickers Shipbuilding & Engineering Ltd, Barrow-in-Furness a partir del 15 de enero de 1970, botado el 10 de junio de 1971 y asignado el 16 de febrero de 1975. Fue el cabeza de la serie de este tipo de buque y su construcción fue simultánea a su gemelo, el destructor argentino ARA Hércules de la Armada Argentina. El barco formó parte de la “Task Force” preparada para asistir en la Guerra de las Malvinas. Fue alcanzado por un misil antibuque Exocet disparado por un Dassault Super Étendard de la Armada Argentina el 4 de mayo de 1982 y se hundió en el Océano Atlántico al sureste de las Islas Malvinas el 10 de mayo de 1982, cuando era remolcado hacia el Reino Unido con graves daños por el incendio provocado por el combustible interno del misil argentino. El Sheffield fue detectado por primera vez por un avión de reconocimiento argentino P-2 Neptune a las 7:50 AM del 4 de mayo. El avión mantuvo a los barcos británicos bajo vigilancia y comprobó de nuevo la posición del Sheffield a las 8:14 y a las 8:43. Dos aviones Super Étendard armados con misiles Exocet despegaron desde Río Grande a las 9.45 y se encontraron con un avión Hércules C-130 a las 10:00. A las 10:35, el avión de reconocimiento se elevó a 11 170 metros y detectó dos contactos en las coordenadas 52º 33 55 Sur, 57º 40 55 Oeste mapa. Pocos minutos más tarde, se puso en contacto con los Super Étendards con esta información. Al volar a muy poca altitud, alrededor de las 10.50, ambos cazas se elevaron a 160 metros para verificar el contacto pero, al no encontrarlos, decidieron continuar. Se acercaron 40 kilómetros y se elevaron de nuevo y, tras unos pocos segundos de rastreo, sus objetivos aparecieron en las pantallas del radar. Ambos pilotos cargaron las coordenadas en sus armas antibuque, descendieron y después de una revisión de último minuto arrojaron sus misiles Exocet a las 11.04 desde unos 30 a 50 kilómetros de sus objetivos. No fue necesario que los aviones volvieran a cargar combustible en el aire y aterrizaron en Río Grande a las 12.04. Como unidad de apoyo estaba un Learjet 35 y dos IAI Dagger , así como los escoltas del KC-130. En 1982, el HMS Sheffield transportaba armamento nuclear de profundidad en su versión “rondas de vigilancia”. El día 16 de abril de 1982 este armamento fue transferido al Fort Austin. Más tarde, se daría a lugar la guerra por las islas Malvinas entre Argentina y el Reino Unido, convirtiendo al país en el primer país en utilizarlos en misiones de batalla. Argentina utilizó muchos aviones oriundos de Francia, entre ellos los Super Etendard, desde bases aéreas en tierra al sur del país, acompañados de un segundo avión Super Etendard con la función de guía de ataque, transportando la primera vaina con equipo electrónico pod de informació en un pilón de carga de armas bajo el fuselaje central y recibiendo reabastecimiento de combustible en vuelo de aviones cisterna KC-130H Hércules, los TC-69 y TC-70, para poder tener más alcance y capacidad para cargar armas, volando a baja altitud para no ser detectados y con vuelos rasantes sobre el mar, escoltados por aviones A-4 Skyhawk y no hicieron uso del único portaaviones que poseían, el ARA Veinticinco de Mayo (V-2), que aún no estaba capacitado para operar con ellos.

CUANDO la Flota INGLESA APLAUDIO a los pilotos ARGENTINOS. INCREIBLE

From the archive, 25 May 1982: Crewmen applaud bravery of pilot enemy

Gareth Parry reports from the Falklands with the landing forces in San Carlos Bay

hms antelope

 A Wessex helicopter hovers overhead as HMS Antelope burns in Ajax Bay in the Falklands. Photograph: PA

The time is 2 pm on a sunny afternoon and we are under attack from Mirages and Skyhawks of the Argentine Air Force. A bomb has just sent up a huge plume of water only a hundred yards away, between our ship and another supply vessel loaded with war merchandise.

We watch as shore batteries and missile systems on the war ships open up against a deafening cacophony from the deck machine guns and naval guns.

Two enemy planes are streaking in silhouette across the green hillsides around San Carlos Bay, one like a red dart. Suddenly they are twin balls of smoke in the blue sky and there is clapping and cheering from the decks of the warships and supply vessels in the bay.

The Argentine warplanes had hit one of the ships, although at first sight the damage did not look serious from our position. It was ironic that this was being fought out above the still visible wreckage of the frigate Antelope hit in Sunday’s savage air attacks.

This attack materialised as we write this dispatch. We lie on the deck when the big guns fire, then dash to the rails, to record the attack. Two bombs narrowly missed our position.

Each warning of attack echoes across the bay but the birds continued wheeling in the sky as if nothing were happening.

The air raid “red alert” was sounded only seconds before the attack. Marines and crewmen dispersed calmly to their action stations and lay on the ground in passageways, camouflage uniforms contrasting with the white of their anti-flash helmets and gloves.

The first hand experience of the lethal accuracy of the task force missile ships was spectacular. Crewmen around us paid tribute to the courage of the Argentinian pilots. They also deserved credit for their own bravery, both those exposed and manning the ships defences and the many others, marines and sailors, crouched and waiting in the vessel.

After further “red alerts” darkness brought respite from the air attacks in which seven enemy warplanes were shot down and an eighth was seen to be trailing smoke.

There can be no doubt that the Argentines are paying dearly to stay in the fight.

HMS Antelope was almost totally submerged last night. Only the point of her bow was visible. It was hard to believe we had witnessed the last moments of a British warship.

Our own ship was shaken in the bomb attack but there was no damage.

No one in the task force was underestimating the Argentine assertion last night that their principal target was the beachhead and our ships.

Two of the Sea Harriers in the air battle were from the carrier Hermes. They took on an entire formation of three Mirage Fives over Pebble Island.

The leading Sea Harrier hit the first two Mirages with Sidewinder missiles, the first confirmed double kill by a British pilot during the Falkland dog fights.

His wingman hit the third Argentine aircraft. Two of the Mirages crashed into the sea, one on to land near the beachhead. Two Argentine pilots were seen ejecting from blazing aircraft.

Since you’re here…

… we have a small favour to ask. More people are reading and supporting The Guardian’s independent, investigative journalism than ever before. And unlike many news organisations, we have chosen an approach that allows us to keep our journalism accessible to all, regardless of where they live or what they can afford. But we need your ongoing support to keep working as we do.

The Guardian will engage with the most critical issues of our time – from the escalating climate catastrophe to widespread inequality to the influence of big tech on our lives. At a time when factual information is a necessity, we believe that each of us, around the world, deserves access to accurate reporting with integrity at its heart.

Our editorial independence means we set our own agenda and voice our own opinions. Guardian journalism is free from commercial and political bias and not influenced by billionaire owners or shareholders. This means we can give a voice to those less heard, explore where others turn away, and rigorously challenge those in power.

We need your support to keep delivering quality journalism, to maintain our openness and to protect our precious independence. Every reader contribution, big or small, is so valuable.

https://www.theguardian.com/theguardian/2012/may/25/archive-1982-falklands-hms-antelope

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .