Aram I: “Antes de pretender dar clases a Europa, Erdogan debe reconocer el crimen cometido contra el pueblo armenio”


Fuente : Diario Armenia

Antilias (Asbarez).- “Antes de pretender dar clases a Europa, Erdogan debe reconocer el crimen cometido contra el pueblo armenio”, dijo el Catolicós de la Gran casa de Cilicia Aram I, al recibir al grupo de artistas libaneses que el próximo 24 de Abril ofrecerá una muestra pictórica dedicada a la conmemoración del Genocidio Armenio en la ciudad costeña de Byblos.

El evento es patrocinado por la Asociación Cultural Tekeyan con el objetivo de hacer visible mediante el arte el crimen de lesa humanidad sufrido por el pueblo armenio.

En su mensaje a los artistas Aram I no sólo los felicitó por haber participado de la iniciativa, también les solicitó que a través de sus obras no sólo visibilicen la tragedia sufrido, sino también muestren los resultados del renacimiento armenio y sus justas reivindicaciones de justicia.

Vehapar Aram I

Catolicós de la Gran Casa de Cilicia

 

El Catolicós de la Gran Casa de Cilicia recordó que cuando los turcos masacraron a los armenios en su tierra natal, hubo pueblos árabes, musulmanes o cristianos que se apiadaron de las víctimas y les abrieron las puertas de par en par.

Aram I subrayó además que “el mismo expansionismo y espíritu autoritario de Turquía es visible en la actualidad tanto en el mundo árabe como en Europa misma”.

Antes de culminar el encuentro el Catolicós mantuvo una amena plática con sus invitados.

http://www.diarioarmenia.org.ar/aram-i-antes-de-pretender-dar-clases-a-europa-erdogan-debe-reconocer-el-crimen-cometido-contra-el-pueblo-armenio/

Anuncios

Francisco: “El primer genocidio del siglo XX fue el de los armenios”


Fuente : .periodistadigital

El Papa recibió al Patriarca de Cilicia y a supervivientes del “Medz Yeghern

El Imperio otomano asesinó a millón y medio de personas en 1915

Redacción, 04 de junio de 2013 a las 12:05

Francisco ha reconocido que “el primer genocidio del siglo XX fue el de los armenios“, durante la audiencia con el Patriarca de Cilicia de los Armenios, Su Beatitud Nersès Bédros XIX Tarmourini, según informa el diario italiano ‘Il Messaggero‘.

Nersès Bédros XIX Tarmourini

Así, indica que el Patriarca de Cilicia de los Armenios ha evocado en el Palacio Apostólico aquellos “momentos dramáticos, todavía presentes en la memoria de los armenios”.

Según precisa, entre las personas que han acompañado al Patriarca se encontraba una señora que ha asegurado ser hija de unafamilia que sobrevivió al ‘Medz Yeghern’, definido como ‘el gran crimen’, a lo que el Papa ha respondido escuchándola y cogiéndola de la mano, mientras ha afirmado que “fue el primer genocidio del siglo“.

El patriarca junto a Benedicto XVI durante su visita a Líbano

Este genocidio comenzó en Turquía en 1915 y costó la vida a un millón y medio de personas que fueron asesinadas por el imperio otomano. El gobierno turco todavía no ha reconocido este genocidio, pero sí ha sido reconocido oficialmente por 21 Estados y 42 Estados de los EE.UU.

(RD/Ep)

http://www.periodistadigital.com/religion/vaticano/2013/06/04/francisco-el-primer-genocidio-del-siglo-xx-fue-el-de-los-armenios-nerses-bedros-xix-tarmourini-turquia-vaticano.shtml

Hurrita : Llegaron de las montañas de Armenia y se expandieron por el sureste de Anatolia y el Norte de Mesopotamia


Map of the Armenian Kingdom of Cilicia during ...

Map of the Armenian Kingdom of Cilicia during the XIII century. (Photo credit: Wikipedia)

The city of Orumieh, Iran. Taken from a plane.

The city of Orumieh, Iran. Taken from a plane. (Photo credit: Wikipedia)

English: Pharnabazus_silver_stater_as_Satrap_o...

English: Pharnabazus_silver_stater_as_Satrap_of_Cilicia_379_374_BC (Photo credit: Wikipedia)

Anatolia

Anatolia (Photo credit: rogiro)

Armenia

Armenia (Photo credit: narek781)

Cilicia

Cilicia (Photo credit: Wikipedia)

Fuente . 

petalofucsia

 

Por Prof. Vartán Matiossián

LA CULTURA DE KURA-ARAX

LA COPA DE PLATA DE KARASHAMB

LOS HURRITAS

EL ARMENIO Y EL HURRITA

LA CULTURA DE KURA-ARAX

Durante la segunda mitad del IV milenio a.C. la vasta zona comprendida entre el Cáucaso, el trans-Eufrates superior y el lago Urmia comenzó a manifestar un estado cultural de uniformidad que se mantendría por más de un milenio. Esto ha sugerido una unidad étnica que los materiales prehistóricos, por su naturaleza intrínseca, se revelan insuficientes para demostrar.

La bibliografía de la antigua Unión Soviética suele llamarla “cultura de Kura-Arax”, a la par de otros nombres. Esta diversidad terminológica también se nota en la literatura occidental. El arqueólogo inglés Charles Burney ha acuñado “cultura transcaucásica temprana” (Early Transcaucasian Culture) como abreviatura de “cultura transcaucásica y anatólica oriental temprana”.

Los límites de su expansión llegan por el noreste hasta más allá del Gran Cáucaso, en Chechenia y el norte de Daguestán, donde los sitios arqueológicos parecen ser posteriores a los de Subcaucasia (*). La frontera este es una línea desde el centro de Daguestán (Kayakent), a través de Najicheván (Kültepe), hasta la orilla occidental del lago Urmia (Göytepe). El área también abarca la Subcaucasia central -aparente núcleo de irradiación-, la región del lago Van y las fuentes del Tigris. El extremo oeste parecen formarlo Karaz, cerca de Erzerum, y algunos parajes en las fuentes del Kizil-Irmak (Halys).

Esta cultura también penetró en el este y sudoeste de Georgia, Osetia meridional y, quizás, Osetia septentrional (1) . Se caracteriza por un incremento en la densidad de población y en el número de grandes poblados; establecimiento de poblaciones en las riberas altas de los ríos y en las laderas de las montañas; multiplicación de casas redondas, además de las rectangulares; aparición, hacia el fin del período, de grandes cámaras mortuorias coronadas por enormes túmulos; aumento en el uso de granos de cereal; cosecha con hoces de metal; desarrollo de la viticultura; uso de transporte rodado, caballos y mulas (2).

A fines del III milenio a.C. se produjeron importantes cambios en el Cercano Oriente. La cerámica pulida -sobre todo negra, pero también en tonos suaves-, difundida en centros del Medio Oriente como Cilicia (Mersín), Siria del norte (Amuq II y I), Palestina (Khirbet-Kerak, Beth-Shan, Tabara-el Akrad), Irán noroccidental (Göytepe, Yaniktepe), etc., ha recibido el nombre genérico de “cerámica de Khirbet-Kerak”. Se advierten horizontes totalmente similares a los de la meseta de Armenia o sus elementos característicos (3).

Burney ha correlacionado esta cultura con la presencia de los hurritas, sugerida en Kizzuwatna (la Cilicia clásica) hacia 2100, cuando se produjo la introducción de una cerámica pintada completamente diferente de los productos del Bronce Temprano III y con afinidades manifiestas con la cerámica de Siria septentrional. Esa cerámica pintada pudo derivarse de la región de Elazig-Malatiá (tercera fase de la “cultura transcaucásica temprana” o “cultura de Kura-Arax”). Su aparición en Cilicia -donde habría población indoeuropea (luvita) proveniente de Anatolia noroccidental hacia 2300- y en Siria -área de expansión semita muy anterior- se conecta con los nombres personales de Tell Chagar Bazar (río Habur), que datan de la época acadia (ca. 2200) (4).

Según el orientalista ruso Igor Diakonoff, la identificación de Khirbet-Kerak y Kura-Arax ha sido desestimada, y la ecuación mecánica de las áreas de Kura-Arax y de los hurritas es una simplificaciónv inaceptable: “Los establecimientos hurritas de Mesopotamia septentrional y de las áreas más allá del Tigris no han entregado hasta la fecha ninguna reliquia de la cultura de Kura-Arax. Por otro lado, no tenemos fundamentos para asumir que, por ejemplo, los ancestros de los chechenes o de los daguestaníes septentrionales fueran hablantes de las lenguas hurro-urartianas -a pesar del posible parentesco entre sus lenguas y el hurro-urartiano-, incluso aunque su territorio fuera incluido en el área Kura-Arax -en el sentido más amplio del concepto-” (5).

Por su parte, el orientalista alemán Gernot Wilhelm también ha rechazado la identificación de Khirbet-Kerak sobre bases cronológicas: la cerámica precede en varios siglos a la primera evidencia documentada de los hurritas, cuya presencia en Siria está atestiguada en los siglos XIX-XVIII a.C. No obstante, acepta que la distribución de esa cerámica podría indicar movimientos similares a los hurritas, en los que quizás estuvieran involucrados los protohurritas (6).

Estas observaciones replantean el riesgo de identificar una cultura con una etnia determinada y dejan espacio para suponer, como es natural, que una cultura puede asociarse con una o más etnias. Diakonoff había admitido, con justeza, que “las culturas arqueológicas, distinguidas fundamentalmente sobre la base de tipos cambiantes de cerámica y otros artefactos, están condicionadas en su composición por un gran número de factores locales concretos, no siempre étnicos, y no pueden equipararse de manera simple con las unidades de clasificación étnica” (7) .

Sobre esta base, el orientalista georgiano Tamaz Gamkrelidze y el lingüista ruso Viacheslav Ivanov han sugerido que la cultura de Kura-Arax incluyó distintos grupos étnicos que crearon una cultura material similar con diferencias locales -por ejemplo, el tipo de entierro: túmulos vs. cremación-. Entre ellos habrían figurado los hurritas, los sudcaucásicos y ciertas comunidades étnicas indoeuropeas (8).

LA COPA DE PLATA DE KARASHAMB

Un tesoro funerario del túmulo norte de Karashamb, en el norte de la República de Armenia, datado en los siglos XXII-XXI a.C. y perteneciente a la cultura de Kura-Arax, incluye una copa de plata labrada artísticamente que parece revelar lazos estrechos con las concepciones mitológicas indoeuropeas.

“Los temas mitológicos indoeuropeos expresados en las imágenes de la copa [de Karashamb. V.M.] están muy probablemente relacionados con su atribución etnocultural. El hecho de que dos piezas maestras relacionadas de la toréutica antigua hayan sido halladas en sitios sincrónicos de la cultura de Trialeti, sin tener contrapartidas cercanas fuera de los límites territoriales y cronológicos actualmente conocidos de esta cultura, puede testimoniar de por sí un origen local -en el sentido más amplio de la palabra- de las copas de Karashamb y Koruk-Tash, y de su afiliación con la cultura de Trialeti en la edad de bronce medio” (9).

La copa tiene seis bandas ilustradas que presentan una epopeya guerrera en un entorno de animales salvajes reservados a las cacerías rituales reales (leones, panteras o leopardos, ciervos): los preparativos de la guerra, la marcha al combate, la batalla, la decapitación de los prisioneros, su metamorfosis en lobos y la ofrenda del botín al monarca vencedor.

El primer registro muestra una caza de jabalí en dos fases: un perro persigue al animal, herido por una flecha y acosado por el león que le hace frente y por un leopardo. Completan la escena otros cinco leones y cuatro panteras o leopardos. El cazador, de perfil a la derecha, con la rodilla derecha en tierra, se prepara para lanzar una nueva flecha a la bestia negra, perseguida por tres leones y dos leopardos.

El segundo registro ilustra en tres escenas los preparativos de una batalla. Tres lanceros son precedidos por un sacerdote anunciado por tres músicos, uno de los cuales está sentado en cuclillas y toca la cítara, mientras los otros dos parecen soplar instrumentos de viento. Observan la escena siguiente, en la cual un “jefe” sentado en un trono, probablemente el mismo personaje que el cazador del registro anterior -hay un perro de caza a su lado-, se apresta a tomar la bebida ritual por el éxito de la batalla futura. Numerosos sacerdotes asisten a la escena; uno de ellos tiende una copa, otros dos levantan los brazos en actitud de plegaria. Otro sacerdote conduce un ciervo -con una luna creciente-hacia el sacrificio. Dos duelos oponen a un lancero con un soldado armado de una espada.

El tercer registro presenta en cinco “imágenes” el desarrollo del combate y de la victoria. En la primera escena, un lancero se apresta a matar a un jefe enemigo, desarmado, al que aferra por la cabeza; el vencido tiene una cola de lobo, que simboliza al condenado a la ejecución, resignado a su destino. La escena siguiente repite el mismo tema: un león real se inclina sobre un búfalo. En la tercera escena, los cadáveres decapitados de los vencidos están armados con espadas. También poseen la cola de lobo y un dios, monstruo con cabeza y patas de león y cuerpo de águila, los guía al reino de los muertos (10). En la cuarta escena, un lancero ultima al jefe de los portadores de espada, quien lleva una cola de vencido y está desarmado. La última escena representa al jefe-sacerdote-cazador sentado sobre un trono, blandiendo el hacha del poder supremo, con una pirámide de cabezas cortadas y las armas de sus enemigos ante él.

El cuarto registro es una ronda de leones y de leopardos alternados; el quinto, una orla de 38 filetes. El pie está adornado por el sexto registro, con cuatro leones y cinco leopardos.

Los tres primeros registros relatan una epopeya cuyo protagonista es un príncipe, a la vez cazador, sacerdote y dios-sol. Los otros tres podrían simbolizar el mismo esquema codificado, traspuesto al reino de los animales simbólicos: el león-rey representa al príncipe; el león-engendrador, al jefe de la tribu y fundador de una dinastía, mientras que la corona de filetes hace referencia al rey, divinizado y asimilado al sol (11) . Este príncipe parece combinar las tres funciones indoeuropeas: soberano y sacerdote (primera función), guerrero y cazador (segunda función), fertilidad (tercera función; el sol participa en esta última por su carácter benéfico) (12).

Una interpretación es que el héroe caza un jabalí con la ayuda de perros; los leones y leopardos simbolizan fuerzas sobrenaturales que apoyan al héroe en calidad de ancestros reverenciados. La muerte del jabalí inicia una cadena de hechos fatales que incluyen una guerra, quizás fratricida, que acaba con la muerte de muchos contendientes y la victoria de uno de los bandos. El arqueólogo armenio Vahán Hovhannisián ha planteado los siguientes paralelos indoeuropeos:

a) En la mitología griega, la caza del jabalí de Calidonia, enviado por Artemisa para castigar al rey Eneo, por su hijo Meleagro; la división de los despojos conduce a una disputa entre parientes y a una guerra que termina con la muerte del héroe. También cabe recordar la lucha entre Hércules y los centauros como derivación del combate con el jabalí de Erimanto.

b) En el “Cantar de los Nibelungos”, Sigfrido es asesinado después de una cacería, donde su primera víctima ha sido un jabalí. En ciertas variantes, el héroe cae durante una cacería del jabalí, a quien sus asesinos atribuyen la muerte de aquél. Este episodio lleva a una guerra entre parientes: Krimhilda y Etzel contra los burgundios.

c) En la saga céltica “La historia del jabalí MacDato”, el reparto del jabalí conduce a la lucha entre dos tribus irlandesas y a la muerte de muchos héroes. En el final de “La persecución de Dermot y Grania”, durante la caza del jabalí Bann-Gulbain muere el héroe Dermot O’Dyna, como castigo por un crimen de su padre. Esto provoca una guerra entre sus hijos y los hombres de Finn, quienes habían organizado la cacería fatal.

d) En la mitología india, Harischandra, rey de Ayodhya, muere cazando un jabalí enviado por Vishvamitra para devastar su reino. Tras soportar distintas pruebas, llega finalmente al reino de ultratumba.

e) En la mitología armenia, la figura de Artavazd, hijo del rey Artashés, reúne trazos de una personalidad histórica y otra mítica. Según el historiador armenio Movsés Jorenatsí (siglo V d.C.), su padre lo maldice y desaparece en los abismos del monte Ararat mientras caza jabalíes y onagros, tras luchar varias veces con sus hermanos (13).

La caza del jabalí como tema mítico es un motivo prácticamente desconocido en las civilizaciones no indoeuropeas de Medio Oriente. La muerte de Adonis y Atis, dioses de la muerte y resurrección, por obra de un jabalí es una trasposición griega del mito mesopotámico de Dumuzi e Inanna (Tammuz e Ishtar, en Siria), donde no aparece este animal (14).

A pesar de sus reservas, Diakonoff ha continuado asociando la cultura de Kura-Arax con los hurritas: “Ciertos seguidores de Ivanov y Gamkrelidze han intentado probar que la cultura de Kura-Arax era indoeuropea, basando sus conclusiones sobre un origen supuestamente indoeuropeo de los mitos ilustrados en artefactos de Kura-Arax. Huelga decir que la difusión de un mito -admitiendo que su interpretación sea correcta- no se limita necesariamente a un área lingüística” (15).

No obstante, cada cultura aporta a los mitos elementos diferenciales; recordemos los intentos de Kumarbi -padre de los dioses en la mitología hurrita- por recuperar su trono, que no existen en el caso de Cronos, su contrapartida helénica, a la que ha influenciado notoriamente. Por lo tanto, en ese sentido, se limitan necesariamente al área lingüística hurrita.

“El análisis del tema de la copa de Karashamb confirma la presencia y la dominación de una masa indoeuropea entre los portadores de la cultura arqueológica de Trialeti-Kirovakán. Los rasgos que caracterizan la copa como utensilio valioso, al igual que muchas peculiaridades estilísticas de sus escenas, además de idiosincrasias artísticas visibles, revelan trazas definidas de la influencia de los centros culturales en Asia Menor y, en menor medida, Mesopotamia. Las zonas de contacto más probable con influencias culturales de Asia Menor y Mesopotamia son las regiones occidentales de la meseta de Armenia, cuya cultura, en opinión de B.B. Piotrovsky, debe asociarse con los restos de la provincia de Trialeti-Kirovakán, hasta ahora no explorados por los arqueólogos -esto es especialmente cierto para los restos de la Edad de Bronce Medio-. Es precisamente aquí donde, a fines del III / inicios del II milenio a.C., se genera un centro de acumulación y fuente de impulsos culturales, y de migraciones dirigidas al este de la meseta de Armenia, en la región entre el Arax y el Kura. Los grupos étnicos indoeuropeos tomaron una parte activa en estos procesos” (16).

LOS HURRITAS

Una inscripción muy fragmentaria de Naram-Sin de Acad (2254-2218), que se refiere a sus conquistas en la Mesopotamia septentrional y en la región del Tigris oriental, presenta topónimos con componentes hurritas. Otra inscripción ceremonial acadia hallada en Nippur tiene nombres (Shehrin-ewri) y rasgos hurritas. La presencia hurrita temprana en el Cercano Oriente puede aducirse a partir del sumerio ta/ibira (“trabajador del cobre”), para el que se ha aportado evidencias de un origen hurrita, y los préstamos de plantas de zonas no esteparias en el acadio.

En el período que siguió a la caída del imperio acadio surgieron reyezuelos locales en el norte mesopotámico, en la zona intermedia entre el llano y las montañas. De allí proceden dos textos de Tish-atal y Atal-shen, quienes se proclaman reyes de Urkesh y Nawar. La primera ciudad parece ser Tell-Amuda, donde se halló la inscripción de Tish-atal (la más antigua que existe en hurrita), mientras que Nawar se ubicaría al este del Tigris. La fecha varía entre principios del siglo XXI a.C. y mediados del siguiente. Esas formaciones estatales llenaban el vacío generado por la desaparición del imperio acadio, que aún no había sido ocupado por la III Dinastía de Ur.

El predominio hurrita en la alta Mesopotamia suele fecharse en el siglo XVI a.C.; sin embargo, el nacimiento del reino de Hanigalbat-Mitanni debe retrotraerse a mediados del siglo XVII a.C., en cuyo final se ha comprobado una gran incursión de los hurritas de Hanigalbat durante el reinado de Hattusilis I de Hatti, ocupado en una expedición en el oeste, quien los venció con dificultad. No obstante, se aseguraron el control del territorio entre el Tauro y el Eufrates.

Mursilis I, hijo de Hattusilis, fue famoso por su campaña de 1595 contra Alepo y Babilonia; la metrópoli mesopotámica fue arrasada y quedó a merced de un pueblo proveniente de Irán, los casitas. La profunda crisis que sufrió el reino antiguo hitita después de su asesinato favoreció el surgimiento de Mitanni como potencia dominante durante los tres siglos subsiguientes, hasta su desaparición hacia 1270.

Durante la crisis de Hatti (siglos XVI-XV a.C.), cuando Mitanni estaba en el cenit de su poderío, en la meseta de Armenia y el Alto Eufrates se formó una serie de pequeños reinos: Tegarama, Zazzisa, Alha, Armatana, Arawanna, Ishuwa y otros.

Estas unidades políticas fueron conquistadas por Hattusili II. No hay referencias directas al respecto, pero en el reinado de su sucesor, Tudhaliya III (1400-1380), esos pequeños reinos se liberaron, lo que significa que Hattusili II los había ocupado. Durante esta época de antagonismo, el territorio del alto Eufrates y la meseta de Armenia fue protegido por los reyes mitanios, y las entidades políticas allí creadas tuvieron orientación mitania. Esto se explica porque en la zona gobernaban, en su mayoría, dinastías hurritas (17). Supiluliuma II (1380-1340), hijo de Tudhaliya III, reconquistó Ishuwa y los demás países citados, con lo que la región pasó a constituirse en un punto de apoyo para los hititas.

Ishuwa, localizada al este de la confluencia de las dos ramas del Eufrates, fue particularmente importante en este período por su posición estratégica y por el dominio de las minas cupríferas de Ergani-Maden. Poblaciones de habla indoeuropea parecen haber infiltrado su territorio en el III milenio, como lo indican los hallazgos de huesos de caballos en Koruçutepe y Norsuntepe, correspondientes al calcolítico tardío y a la edad de bronce temprano (18). Es posible que su herencia haya sido recogida por elementos hurritas a mediados del II milenio (19); el nombre Ishuwa parece derivarse del término “caballo” (i.e. *ek’wo > luvita jeroglífico asuwa “caballo”, arm. esh, genitivo ishoy “burro”; cf. hurrita eshshi, ishshiya “caballo”), en tanto que una de sus principales divinidades era el dios atmosférico hitita Pirua, cuyo símbolo era el caballo (20).

Uno de los hechos más salientes del reino de Mitanni es su relación con el elemento indoeuropeo. Sus reyes tenían nombres indoiranios (Shuttarna, Dushratta, Mattiwaza, etc.), junto con un segundo nombre hurrita, al igual que ciertos príncipes de Siria, y adoraban, entre otras, a algunas divinidades de aquel origen (Mitrasshil, Uruwanasshil o Arunasshil, Indra, Nasatyana). Una dinastía indoirania parece haber tomado la conducción de tribus hurritas en la zona de Urmia y creado Mitanni, cuyo nombre se habría derivado de los matienos, tribu localizada al sudoeste de ese lago (21).

Según el orientalista italiano Mario Liverani, en el marco de la crisis urbana hacia 1800, “una primera oleada de protoindoiranios llegó precozmente al extremo suroeste de Irán (poco después del comienzo de la crisis y de la reestructuración demográfica), para irrumpir en el Creciente Fértil con los portadores de nombres indoiranios del ambiente de los maryannu y Mitanni, y con la difusión del carro de guerra ligero y los caballos” (22).

La cría de caballos era conocida en el III milenio a.C. en Armenia y en las zonas montañosas de Irán. Un manual para su cría, escrito por el hurrita Kikkuli en el siglo XIV a.C. -conservado en traducciones al hitita y al acadio-, incluye siete glosas indoiranias (cinco números y dos nombres comunes). Varios términos para caballos, en uso hacia el siglo XIV a.C. en Nuzi, son de origen indoiranio cierto o presunto, y junto con los vocablos técnicos de Kikkuli permiten suponer que los indoiranios tenían experiencia al respecto. Una combinación de estas habilidades ecuestres y el uso del carro de dos ruedas sin dudas contribuyó a la expansión de Mitanni, aunque no deben omitirse las técnicas de sitio y el uso del arco compuesto.

Al redactarse ese manual, sin embargo, el indoiranio no era una lengua viviente; sus hablantes ya se habían fusionado con los hurritas, quienes poseían escritura y un nivel cultural relativamente más alto. El idioma infiltrado allí era un dialecto del indoiranio anterior a su división, con características que sólo aparecieron en las lenguas de la India en el I milenio a.C. y de las que el sánscrito carece. En consecuencia, se ha sugerido que debió relacionarse con el kafir, un grupo lingüístico intermedio entre el indio y el iranio, que sólo se preserva en los valles montañosos del noreste de Afganistán y en Cachemira. Se lo considera la primera rama que se separó del indoiranio y entró en su solar histórico. Es posible que se difundiera por la meseta de Irán antes de que oleadas posteriores lo absorbieran en la segunda mitad del II milenio a.C. (23).

El orientalista argentino Bernardo Gandulla ha enunciado una hipótesis sobre la base del modelo de la “oleada de avance” (Ammerman y Cavalli-Sforza), fundado en la expansión de una comunidad lingüística por motivos de subsistencia, con tecnología superior de explotación que permite la imposición de la agricultura y la ganadería (24). Hacia 6500, un movimiento de agricultores y pastores habría partido desde Çatal Hüyük -donde Renfrew localizó el hogar original indoeuropeo-, llegando al sur del mar Caspio, tras bordear el Cáucaso, alrededor del 4000. En su trayecto, en un proceso de integración con los protohurritas, esa oleada generó una etnia híbrida (“indohurrita”) por sustitución lingüística.

En el III milenio, una saturación poblacional en la región de confluencia habría provocado un nuevo desplazamiento, hacia el centro y sur de Irán y hacia Pakistán, y el de otra rama en dirección oeste (25). Esta última, la “indohurrita”, habría dado origen a Mitanni e incluía elementos indoiranios residuales: “A mi juicio esta posibilidad podría establecerse a partir de las formas sincréticas de las divinidades conocidas por documentos históricos, las relaciones de parentesco a nivel de las elites gobernantes, la onomástica y algunos aspectos de la estructura político-social (como el caso y situación de los maryannu)” (26).

Aunque la cronología de Renfrew ha sido fuertemente criticada y un movimiento indoeuropeo en fecha tan temprana (VII-V milenio a.C.) es improbable, pensar a los hurritas como resultado de una hibridación y no de un proceso simbiótico (superestrato indoiranio y substrato hurrita) parece una salida razonable para elucidar el problema de Mitanni.

Esa hibridación puede haberse producido a través de elementos indoiranios que bajaran al Asia Anterior por el este de Subcaucasia a principios del II milenio a.C., ocupando espacios en la zona de Urmia. Es factible que, tras separarse de la unidad armeno-greco-irania latente en la cultura de Kura-Arax, la interacción con hurritas provocara ese proceso.

El origen de los carros de guerra continúa siendo problemático. Ni la Mesopotamia, ni Siria disponían de la madera y de los equinos necesarios para desarrollar los carros de dos ruedas que constituyeron la fuerza de choque principal en las grandes contiendas de la Edad del Bronce. Su primer uso como arma de guerra y más específicamente táctica data de la segunda mitad del siglo XVII a.C.: conductores de carros aparecen con los ejércitos de Hattusilis I de Hatti, Yarim-lim III de Alepo y los hicsos que conquistaron Egipto (27). Estas referencias son casi simultáneas al surgimiento de Mitanni y puede suponerse que, al menos en los casos de Hattusilis I (y su sucesor Mursilis I) y de los hicsos, el uso de carros fue el factor que permitió sus éxitos militares.

El carro de guerra se considera en la actualidad como un desarrollo del Cercano Oriente y no, como antes, una importación de los indoiranios (28). Es posible que los hurritas lo perfeccionaran y fueran sus difusores. A la vez, pudieron tomar sus conocimientos, junto con la materia prima -maderas y caballos- de una fuente inmediata: Armenia.

Según el faraón Amenofis II (1450-1425), la madera de su carro provenía “del país de Naharin” (29). En sus inscripciones, Tutmosis I (1526-1512) y Tutmosis IV (1425-1417) designan a Mitanni como Nahrina, término que se identifica con el Aram Naharaim bíblico y ha sido explicado como “país de los ríos” (semita nahr, “río”) (31). Su lectura correcta parece ser Nahraini “ríos mellizos” (32). Evidentemente, la madera debía provenir de la zona al norte de Mitanni, es decir, Armenia, pues la Mesopotamia carece de vegetación arbórea. Estudios modernos han determinado que la fabricación de un carro egipcio del siglo XIV a.C. fue realizada con madera del área limitada al este por el mar Caspio y del sur al oeste por una diagonal trazada desde la ribera meridional de ese mar hasta la costa del mar Negro en la vecindad de Trebizonda (30).

Los vehículos hallados en los túmulos de Lëchashén (ca. 1500), a orillas del lago Seván, al este de la República de Armenia, han revelado el grado de avance de la manufactura de la región, que empleaba la madera local (roble, olmo, haya y pino) como materia prima. Los carros de dos ruedas difícilmente hubieran sido introducidos allí desde Mitanni, sino que con mayor posibilidad constituyeron un desarrollo autóctono (33).

EL ARMENIO Y EL HURRITA

El hurrita se escribió desde la segunda mitad del III milenio hasta el siglo XII a.C. y se habló hasta que en el I milenio a.C. lo desplazó el arameo. Junto con el urartiano, constituye una familia aparte dentro de las lenguas del Asia Anterior. Urartú aparece en el siglo XIII a.C., cuando el hurrita estaba ampliamente difundido. Este último continuó en uso entre los siglos IX y VI a.C., fecha de registro del urartiano. Ambas lenguas son ramas de una lengua madre, ya separadas hacia el III milenio. Hay variaciones gramaticales, fonéticas y léxicas significativas: la conjugación, la negación y la sintaxis son totalmente diferentes, la declinación de los sustantivos muestra variantes, y aparecen divergencias notorias en el léxico (34).

Según Diakonoff, las palabras de origen hurrita en el armenio son términos de sustrato referidos a plantas, animales e instituciones sociales locales durante el primer milenio a.C. (35). Sin embargo, como dice el lingüista armenio Guevorg Djahukián, “los contactos armenio-hurritas probablemente debieron haberse fortalecido desde los tiempos de poderío del estado hurrita-hablante de Mitanni, a partir del siglo XVI-XV a.C. No sería correcto explicar las coincidencias léxicas por contacto de los armenios con remanentes tardíos de los hurritas o por medio del urartiano emparentado con el hurrita” (36).

El término armenio jorr (“avaro”), citado por única vez en un comentario del Evangelio de San Marcos del siglo XIII, es muy interesante (37). Su origen, según el orientalista armenio Grigor Ghapantsián, es el etnónimo hurri; en ciertos lugares, los hurritas debieron ser mercaderes astutos, característica que los armenios registraron (38). Esto debió ser producto de un contacto directo y prolongado cuando los hurritas eran protagonistas en el plano internacional, es decir, antes del siglo XII a.C. De ese mismo etnónimo, recordemos, se derivó el adjetivo sumerio hurum (“loco”)(39).

El contacto armenio-hurrita incluye los siguientes préstamos:

1) Arm. jëndzor (“manzana”), hurr. hinzuri (“manzana, manzano”) (40)

2) Arm. nurn (“granada”), hurr. nuranti (“granada”) (41)

3) Arm. tul’t (tught, “malvavisco”), hurr. tuldi (“cierta planta”) (42)

4) Arm. jal’ol’ (jaghogh, “uva”), hurr. haluli (“cierta fruta”) (43)

5) Arm. anag (“estaño”), hurr. anagi (“estaño”) (44)

6) Arm. salor (“ciruela”), hurr. salluri (“ciruela”) (45)

Estos términos no aparecen en el vocabulario urartiano y, por lo tanto, se catalogan como hurritas sólo de manera convencional. Viceversa, ciertos préstamos del urartiano al armenio figuran como tales por su ausencia en el hurrita. En esencia, el problema es la escasez de material léxico de ambos, lo cual impide una determinación cierta y firme de su relación con el armenio.

Por el mismo motivo, la falta de términos armenios en el hurrita, aducida por Diakonoff como prueba del carácter tardío de la presencia armenia en su solar histórico (46), es relativa.

Notas

(*) Usamos el término neutro “Subcaucasia” para designar la región al sur de los montes Cáucaso. La forma habitual, “Transcaucasia”, es geográficamente inexacta pues designa la región con una visión centrada en Moscú.

1. Igor Diakonoff, The Prehistory of the Armenian People, Delmar, 1984, 9.

2. Cf. Thomas Gamkrelidze y Viacheslav Ivanov, Indo-European and the Indo-Europeans: A Reconstruction and Historical Analysis of a Proto-Language and a Proto-Culture, vol. I, Berlín, 1995, 789. El entierro en túmulos hacia 3500 en la zona esteparia donde confluyen los ríos Kura y Arax (Uch-tepe, Mingechaur, Bedeni) ha sido considerado prueba de infiltraciones indoeuropeas en el Cáucaso desde la zona de la estepa póntico-caspiana (Shan Winn, “Burial Evidence and the Kurgan Culture in Eastern Anatolia c. 3000 B.C.: An Interpretation”, Journal of Indo-European Studies [Washington], Spring-Summer 1981, 116-118). No se descarta que haya sido un desarrollo local (cf. James Mallory, In Search of the Indo-Europeans. Language, Archaeology and Myth, Londres-Nueva York, 1992, 231-233).

3. Harutiún Martirosián, Emma Janzadián e Igor Diakonoff, “La edad del bronce temprano en Armenia”, en Historia del pueblo armenio, t. I, Ereván, 1971, 139 (en armenio).

4. Charles Burney y David M. Lang, The Peoples of the Hills. Ancient Ararat and Caucasus, Londres, 1971, 48-51. Para una hipótesis sobre las oleadas hurritas, cf. Igor Diakonoff, “Evidence on the Ethnic Division of the Hurrians”, en M. A. Morrison y D. I. Owen (eds.), Studies on the Civilization of Nuzi and the Hurrians, vol. 1, Winona Lake, 1981, 88-89.

5. Diakonoff, The Prehistory, 10, 145.

6. Gernot Wilhelm, The Hurrites, Londres, 1994, 6.

7. Diakonoff, The Prehistory, 3.

8. Gamkrelidze e Ivanov, Indo-European and the Indo-Europeans, 33-34. Sobre el tema de la presencia indoeuropea a fines del III milenio a.C., cf. Vartán Matiossián, “Soles y orígenes: el mito armenio de la Creación”, Transoxiana (Buenos Aires), vol. 2, 2001 (www.salvador.edu.ar/transox/0102/soles.html).

9. Cf. V. E. Oganesián [Hovhannisián], “A Silver Goblet from Karashamb”, Soviet Anthropology and Archaeology (Armonk), Spring 1992, 99. Otra copa de tipo similar se ha descubierto en un túmulo de Koruk-Tash, en Trialeti; para un analisis, cf. G. E. Areshián, “Tema indoeuropeo en la mitología de la población entre el Kura y el Arax en el II milenio a.n.e”, Vestnik Drevnei Istorii, 4, 1989, 84-102 (en ruso).

10. Cf. la representación del dios sumerio Imdugud (babilonio Anzu), ave tempestad que roba a Enlil las tablillas del destino (Charles Roux, Mesopotamia. Historia política, económica y cultural, Madrid, 1990, 213; Myths from Mesopotamia. Creation, The Flood, Gilgamesh, and Others, traducción de Stephanie Dalley, Londres, 1992, 203-227).

11. Hakob Simonián, “Pasteurs et chefs de guerre au Bronze moyen (XXIIIe-XXII siècle avant J.-C.)”, en J. Santrot (ed.), Arménie. Trésors de l’Arménie ancienne, París-Nantes, 1996, 65-66 (noticia de Ashot Pilipposián y Jacques Santrot).

12. Jean Haudry, Les indoeuropéens, París, 1985, 75.

13. Oganesián, “A Silver Goblet”, 97-99.

14. Cf. James Frazer, The Golden Bough, Londres, 1993. 327, 347 (hay traducción castellana: La rama dorada, Fondo de Cultura Económica, México).

15. Igor Diakonoff, “Language Contact in the Caucasus and the Near East”, en T. Markey y J. Greppin (eds.), When Worlds Collide. Indo-Europeans and Pre-Indo-Europeans, Ann Arbor, 1990, 65.

16. Oganesián, “A Silver Goblet”, 99-100.

17. Hrayr Avetisián, “La meseta de Armenia en el ámbito de las relaciones bélico-políticas hurro-hititas”, Patma-Banasirakán Handés (en armenio), 1-2, 1996, 226 (en armenio).

18. Winn, “Burial Evidence and the Kurgan Culture”, 116.

19. Mallory, In Search of the Indo-Europeans, 232.

20. Armén Petrosián, El mito de Aram en el contexto de la mitología indoeuropea y el problema del etnogénesis armenio, Ereván, 1997, 149-150 (en armenio).

21. Igor Diakonoff, “Los arios en el Cercano Oriente: fin del mito”, Vestnik Drevnei Istorii (Moscú), 4, 1970, 61-62 (en ruso). Se atribuye el préstamo en el armenio de marmín (“cuerpo” < sánsc. marman “miembro; parte indefensa del cuerpo” < i.e. *mel “miembro”) y djamb (“alimento”, djambem “alimentar trozando; dar de comer, cuidar” < sánsc. jambhate “toma con los dientes” < i.e. g’embh “masticar”) al período de relaciones entre Mitanni y Azzi-Hayasa (siglos XV-XIII a.C.), país ubicado al noroeste de la meseta de Armenia, con población parcialmente de habla armenia (Guevorg Djahukian, “Did Armenians Live in Asia Anterior Before the Twelfth Century B.C.?”, en T. Markey y J. Greppin, When Worlds Collide, 30).

22. Mario Liverani, El antiguo Oriente. Historia, sociedad y economía, Barcelona, 1995, 700.

23. Diakonoff, “Language Contact”, 64-65.

24. Colin Renfrew, Archaeology and Language. The Puzzle of Indo-European Origins, Londres, 1989, 124-131 (hay traducción castellana: Arqueología y lenguaje. El enigma de los orígenes indoeuropeos, Crítica, Barcelona).

25. Cf. Mallory, In Search of the Indo-Europeans, 39-40.

26. Bernardov Gandulla, “Los indo-hurritas en el Cercano Oriente antiguo (IV a II milenio a.C.). Problemas actuales para su estudio”, Orientalia Argentina (Buenos Aires), vol. XI, 1994, 57-61.

27. Robert v Drews, The End of the Bronze Age. Changes in Warfare and the Catastrophe ca. 1200 B.C., Princeton, 1995, 104-106.

28. Wilhelm, The Hurrites, 19.

29. Cf. Roger T. O’Callaghan, Aram-Naharaim. A Contribution to the History of Upper Mesopotamia in the Second Millennium B.C., Roma, 1963, 134.

30. Robert Drews, The Coming of the Greeks. Indo-European Conquests in the Aegean and the Near East, Princeton, 1989, 120.

31. Abraham Malamat, “Siria y Palestina en la segunda mitad del segundo milenio”, en E. Cassin, J. Bottéro y J. Vercoutter (eds.), Los imperios del antiguo Oriente, vol. II, Madrid, 1983, 158, 163; Wilhelm, The Hurrites, 24, 28.

32. Diakonoff, The Prehistory, 185.

33. Cf. Burney y Lang, Peoples of the Hills, 105-106.

34. Wilhelm, The Hurrites, 4. Cf. M. Khachikyan, “Sur la characteristique typologique de l’Hourrite et l’Ourartien”, en D. I. Owen (ed.), Studies on the Civilization and Culture of Nuzi and the Hurrians, vol. 7, Winona Lake, 1995, 21-27.

35. Diakonoff, “Language Contact”, 65, cuyos paralelos vinculados con instituciones sociales (arm. al’j [aghj] “linaje”, hurr. allae “señora”, * alla(e)hhi “señorial”; arm. al’ajín “sierva”, hurr. *alla(e)hhini “ecónomo, ecónoma”; arm. tzará [tzaray], hurr. sarre “botín”) (Diakonoff, The Prehistory, 186) son semánticamente improbables.

36. Guevorg Djahukián, Conversaciones sobre la lengua armenia, Ereván, 1992, 37 (en armenio).

37. rachiá Acharián, Diccionario etimológico armenio, vol. II, Ereván, 1973, 399 (en armenio).

38. Grigor Ghapantsián, Historia de la lengua armenia, vol. 1, Ereván, 1961, 114 (en armenio). Cf. Guevorg Djahukián, Historia de la lengua armenia. Período prelítero, Ereván, 1987, 425 (en armenio).

39. Samuel Kramer, The Sumerians, Chicago, 1963, 287.

40. Ghapantsián, Historia, 112-113; Neshán Mardirosián, “Una contribución a la lexicología hitito-armenia”, Patma-Banasirakán Handés (Ereván), 2, 1972, 176 (en armenio); John Greppin, “The Anatolian Substrata in Armenian-An Interim Report”, Annual of Armenian Linguistics (Cleveland), vol. 3, 1982, 71; Igor Diakonoff, “Acerca de la prehistoria de la lengua armenia (de hechos, testimonios y lógica)”, Patma-Banasirakán Handés (Ereván), 4, 1983, 165 (en ruso).

41. Diakonoff, “Acerca de la prehistoria”, 165. Alternativamente, nurn puede derivarse del acadio nurimdu (“granada”) (Djahukián, Historia, 426).

42. Ghapantsián, Historia, 112; Djahukián, Historia, 425.

43. Guevorg Djahukián, “Etimologías”, Banber Erevani hamalsaraní (Ereván), 2, 1983, 92-93 (en armenio).

44. Djahukián, Historia, 425.

45. Igor Diakonoff, “Ancient Near Eastern Substrata in Armenian”, Annual of Armenian Linguistics (Cleveland), vol. 3, 1982, 17.

46. Diakonoff, “Language Contact”, 65.

————————————————————–

¿QUIENES ERAN LOS HURRITAS?

Por JUAN OLIVA.- UNIVERSIDAD DE CASTILLA-LA MANCHA

1. Descubrimiento.

Los estudios de Asiriología tuvieron pronto conocimiento de la existencia de un pueblo establecido desde tiempos remotos en el área norsiro-mesopotámica, distinto a otros pueblos conocidos del Próximo Oriente antiguo: sumerios, semitas (acadios, asirios y babilonios) y semitas occidentales (amoritas, cananeos, arameos), hititas, indo-arios, casitas y elamitas.

Este pueblo o, si se prefiere, el conjunto de los pueblos hurritas se caracteriza esencialmente desde el punto de vista histórico por el uso de una lengua (también escrita en caracteres cuneiformes) que no era semítica ni estaba emparentada con el sumerio ni con otras lenguas de la zona, salvo por aspectos muy generales de su morfología. Esta lengua ha sido denominada en la historiografía asiriológica “hurrita”, en razón del término étnico y geográfico con que se designa al pueblo que la hablaba y su zona de asentamiento en las fuentes escritas del II milenio a. de C., muy especialmente en textos acadios y egipcios.

Actualmente, el apelativo “hurrita” define por extensión un pueblo asociado a una lengua y a una entidad geo-política instalada en una amplia franja del norte de Siria y Mesopotamia, entre finales del III milenio y la primera mitad del II milenio a. de C. La relevancia y papel histórico de este pueblo en el III milenio son todavía poco conocidos, ya que es extraordinariamente escasa la información que se tiene sobre los hurritas en este periodo. Es sin embargo a comienzos del II milenio cuando numerosas pruebas documentales, fundamentalmente textos, permiten conocer más datos acerca de este pueblo y de su influencia en la historia y civilización del Próximo Oriente antiguo.

2. Las fuentes.

En la terminología asiriológica, el vocablo “hurrita” deriva del nombre geográfico acadio hurri, el cual no representa probablemente sino un original empréstito hurrita del término étnico original: hurwe/hurre que significa “mañana”, “el Este” y, por extensión, “la tierra (de procedencia) de los hurritas”. Curiosamente, en otras lenguas caucásicas este mismo lexema encuentra una sorprendente correspondencia con significados similares dentro del mismo campo semántico.

Hurri (hurrita) suele designar en los textos acadios del II milenio una imprecisa entidad geo-política norsiro-mesopotámica, que alcanzó su esplendor con el poderoso imperio de Mittanni entre 1600 y 1350. El paulatino asentamiento de elementos hurritas en el norte de Siria y Mesopotamia trajo como consecuencia no sólo la introducción de tradiciones autóctonas hurritas en dicha región, sino también su determinante influencia en la cultura hitita, pues los hurritas parecen haber vinculado a Anatolia con la civilización siro-mesopotámica, introduciendo allí, entre otras obras, no sólo mitos babilónicos en acadio y diversas creaciones literarias originales, básicamente mitos, sino también obras que, al parecer, heredaron de los semitas occidentales tras su encuentro en Siria. Los hurritas trasladaron además a Anatolia importantes elementos de su religión, hurritizando de hecho el panteón hitita mediante la introducción de ciertas divinidades entre las que destacan singularmente las diosas Shaushga y Hebat que, ciertamente, representan tradiciones hurritas distintas en su compleja evolución religiosa.

En comparación con las fuentes escritas en otras lenguas del Próximo Oriente antiguo, son muy pocos los textos redactados en lengua hurrita que se conservan. Estas fuentes proceden de diversos lugares, algunos muy separados entre sí, y se datan en distintos periodos de la historia antigua del Próximo Oriente. De este material destaca singularmente la célebre Carta de Mittanni, dirigida por el rey mitáneo Tushratta a Amenofis III de Egipto en los últimos años del reinado del faraón, y hallada, entre otras muchas cartas redactadas en acadio, en el famoso archivo de Tell El-Amarna en 1887. Dada su excepcionalidad y extensión, este texto constituye aún en los estudios de hurritología una verdadera piedra angular para el desciframiento de la estructura y funcionamiento del hurrita en una fase madura de su evolución hacia 1350 a. de C.

Pero los testimonios hurritas más antiguos se remontan a la segunda mitad del III milenio. El documento más antiguo conocido es una inscripción real de Atal-shen, rey de Urkish y Nawar, redactada en acadio, que parece poder datarse hacia la época de los Gúteos o en la primera fase de la III dinastía de Ur. De época algo posterior es la inscripción del rey de Urkish, Tish-atal, redactada esta vez en hurrita, y que constituye hasta el momento el documento más antiguo que se conoce en esta lengua. Ambos textos ponen de manifiesto la existencia de un estado hurrita ya a finales del III milenio en los nacimientos más orientales del río Habur, afluente del Éufrates. Pero la inscripción de Tish-atal muestra, además, que los hurritas ya habían adoptado en el periodo de Acad, o poco después, el sistema de escritura cuneiforme adaptándolo a su propia lengua.

A este material han de añadirse algunos sellos aproximadamente de la época de Ur III y otros testimonios paleohurritas procedentes de Hattusa (Bogazköy), la capital hitita, entre los que destaca una lista de reyes hurritas del periodo de Acad que cita verosímilmente a Atal-shen junto a los reyes acadios, desde Sargón a Shar-Kali-Sharri, y a otros reyes de la región del alto Éufrates y del noreste del Tigris.

Por otra parte, siete documentos hurritas procedentes de Mari representan hasta el momento el material textual hurrita más antiguo del II milenio, datable en tiempos paleobabilónicos. El denominador común de esta documentación es su carácter religioso; sólo un texto parece ser el fragmento de una carta, probablemente entre dos reyes, uno de los cuales podría ser el rey de Mari Zimri-Lim.

Un importante grupo de textos hurritas procede de los archivos de Ras-Shamra-Ugarit. Se trata de textos redactados tanto en caracteres alfabéticos, tomados del ugarítico, como silábicos, cuyo contenido es también eminentemente religioso. Entre los textos más importantes de este archivo destaca un ejemplar bilingüe hurro-acadio que contiene aforismos ético-religiosos, así como dos importantes vocabularios que establecen equivalencias semánticas del hurrita con el sumerio, el acadio y el ugarítico. Otro importante corpus de textos silábicos religiosos hurritas procede de Méskene-Emar, aún en proceso de edición.

Por su parte, el archivo acadio de Tell Atshana-Alalah ha revelado la existencia de un importantísimo substrato hurrita en el norte de Siria a finales de la primera mitad del II milenio, en función de la abundante onomástica hurrita local documentada sobre todo en su estrato IV (1500 a. de C.). Prueba del creciente elemento hurrita en Alalah son, además, algunos términos hurritas que glosan los textos de este archivo.

Los archivos de Bogazköy han suministrado también desde 1906 importantes hallazgos datables en torno a 1400 a. de C. Un importante elenco de textos religiosos hurritas (presagios, conjuros y rituales), así como textos mitográficos constituyen la mayor parte de este material. Algunos textos bilingües conservan también pasajes en hitita con su versión hurrita. Sin embargo, estos documentos son todavía, como los de Mari y hasta cierto punto los de Ugarit, prácticamente ininteligibles debido al desconocimiento del significado de numerosos términos religiosos que en ellos aparecen. Los textos de la serie del Bilingüe de Bogazköy, descubierta entre 1983 y 1985 en el templo 16 de la parte alta de Hattusa, han permitido no obstante alcanzar en los últimos años significativos avances en el estudio del hurrita.

Además de los textos, numerosos antropónimos hurritas desde la época de Ur III hasta el periodo babilónico medio en numerosos archivos de Siria y Mesopotamia constituyen una fuente de enorme valor para el estudio de la gramática y la lexicografía hurritas. Al citado material onomástico del archivo de Alalah, sobre todo en su estrato IV, cabe añadir de época contemporánea especialmente los abundantes antropónimos hurritas que aparecen en los archivos acadios de Nuzi. Estos archivos, por su onomástica, panteón y terminología, revelan, al igual que Alalah IV, un substrato dominante de población hurrita al este de la alta Mesopotamia hacia 1400.

Todo este material constituye fundamentalmente la información textual disponible sobre los hurritas junto con los datos aportados por los textos de Tell El-Amarna, especialmente las cartas en acadio de Tushratta a Amenofis III, a su viuda Teye y a Amenofis IV.

Es interesante constatar que, en virtud de los contenidos de estas fuentes, halladas primordialmente en Siria, Anatolia y Nuzi, parece claro que la lengua empleada con preferencia por los hurritas para transmitir sus ideas y creencias religiosas no era el acadio, que empleaban como lengua administrativa al igual que se hacía en todo el Próximo Oriente antiguo, sino su propia lengua, el hurrita, que representaba seguramente el vehículo más expresivo para dicho fin y el instrumento más directo de transmisión de su identidad cultural.

3. Perfil histórico.

El país de origen de los hurritas parece haber sido Armenia, en la Anatolia oriental, y la región del así denominado alto Trastigris. Cuándo se produjo la penetración de los hurritas en el norte de Siria y Mesopotamia es incierto, aunque dicha migración debió de ser probablemente gradual, quizá potenciada por cambios de intereses políticos y económicos en la región e impulsada en parte por los semitas instalados en la zona.

Por diferentes pruebas epigráficas se sabe que ya había hurritas en el norte de la Siria oriental y en la alta Mesopotamia desde la época de los sargónidas, pues algunos nombres de persona hurritas en documentos acadios así lo demuestran. Esta presencia hurrita sería en parte ya sedentaria, ya que algunas ciudades o aldeas de Asiria y de la alta Mesopotamia parecen tener nombres hurritas, al menos desde la época de Naram-Sin de Acad. A finales del III milenio se tiene constancia del estado de Urkish (y Nawar) en la región norsiro-mesopotámica, y todo ello hace suponer que los hurritas estaban ya instalados en esta época por amplias zonas de las montañas surorientales de Anatolia y en las cabeceras del río Habur, en donde habrían alcanzado un alto grado de civilización.

Poco después, en la época del comercio asirio en la Anatolia central (Capadocia), hacia 1900 a. de C., un texto de Kanish parece insinuar que los hurritas estarían ya en el norte de Siria más o menos integrados en la sociedad comercial de la época.

Hacia 1800 los hurritas aparecen establecidos en pequeños principados de la alta Mesopotamia y el norte de Siria, en donde su influencia se dejó notar con especial relevancia posteriormente. Los textos de la Mari paleobabilónica dejan vislumbrar, en efecto, la presencia de numerosos príncipes hurritas que reinan, al parecer de forma independiente, en amplios territorios bañados por los ríos Balih y Habur. La extensión de estos estados independientes no fue quizá muy grande, aunque en conjunto abarcaría todo el territorio septentrional de los altos valles del Tigris y del Éufrates, quizá con mayor densidad en el alto Habur. Asimismo, hay constatación de hurritas venidos hasta Mari desde distintos lugares que siempre, al parecer, deben situarse en el norte. Pero muchos de estos hurritas, hombres y mujeres, fueron sólo trabajadores en el palacio de Mari y no moradores como grupo étnico en la ciudad del bajo Éufrates medio. Tampoco en la periferia inmediata de Mari parece haber constancia de la presencia sedentaria de hurritas.

Testimonio de la presencia hurrita en el norte de Siria es también el escaso material onomástico de época paleobabilónica de Chagar-Bazar (Siria nororiental), de Alalah VII (Siria noroccidental) y de Shemshara en el Kurdistán iraquí. Más tarde, en la época babilónica media, la presencia de enclaves hurritas se detecta, como ya se ha indicado, en Nuzi, Alalah IV, Qatna, Emar y Ugarit, cuya tradición hurrita pertenecería a una etapa anterior al siglo XIV a. de C. La tradición de Bogazköy, por otra parte, refleja también la presencia de hurritas en Alepo, Mukish, Nuhashe, así como en Kizzuwatna en la franja siro-anatólica.

Aun teniendo pues constatación de la presencia de hurritas en dichas zonas desde antes de la época de Atal-shen, se sabe muy poco acerca de su organización e impacto en la región hasta el final de la época paleobabilónica, por lo que una reconstrucción de su papel histórico en esta época resulta aún poco penetrante. No obstante, parece claro que su larga convivencia con los semitas dio lugar en determinadas zonas a una interesante cultura híbrida, más o menos cristalizada, como demuestra la acuñación de nombres personales híbridos hurro-semíticos que evidencia un importante grado de fusión entre los dos elementos étnicos, o la asunción de determinadas divinidades semíticas por parte de los hurritas occidentales, por citar sólo dos pruebas de dicho fenómeno.

La formación algo después del estado hurrita de Mittanni como unidad política pudo surgir hacia el siglo XVI a. de C. En la época de expansión hitita en el norte de Siria, durante los reinados de Hattushili I y Murshili I, existían verosímilmente en el dominio norsiro-mesopotámico principados hurritas que no habrían alcanzado aún una organización estatal propiamente dicho. Sin embargo, tras la caída del reino amorita de Yamhad por las presiones de los hititas, los príncipes hurritas pudieron adquirir mayor libertad de movimiento en la zona. Esta situación pudo favorecer la elección de un poder central. La formación de lo que más tarde sería el estado de Mittanni significó, de hecho, la imposición de una nueva soberanía que se vio beneficiada por diferentes causas, como H. Klengel señaló en su día: por una parte, la presencia de un importante elemento de población hurrita en la región unió seguramente tradiciones hurritas comunes. El vacío dejado por el reino de Yamhad, los problemas internos que sufrió Hatti entonces para imponer su dominio en la región, junto con la debilidad de los reyes asirios y los nuevos reyes casitas que debían consolidarse en Babilonia, la aún escasa influencia de la presión egipcia en Siria y un control económico de las importantes vías de caravanas por el norte de Mesopotamia pudieron, en efecto, favorecer el surgimiento de un estado hurrita en la región.

Ya a comienzos del siglo XVI a. de C., pues, hubo al parecer importantes cambios que trajeron como consecuencia una profunda transformación política. Si en la época paleobabilónica la alta Mesopotamia estaba dominada, como se ha observado, por pequeños estados hurritas independientes, posteriormente unificados bajo una unidad política denominada Hurri, Hanigalbat o Mittanni, aquel elemento hurrita fue cobrando paulatinamente liderazgo llegando a imponer más tarde su poder y soberanía de manera oficial. Los hurritas de Mittanni se conviertieron en los principales rivales de la expansión hitita en el norte de Siria, acudiendo primero en ayuda del estado amorita de Yamhad y de sus vasallos como aliado, y luego como soberano que lucha contra egipcios e hititas por el control del norte de Siria, hasta llegar al sur del país y a Palestina.
Parece claro que se produjo en esta fase una acrecentación del elemento hurrita en todo el dominio occidental, atestiguado por numerosos antropónimos y topónimos hurritas como demuestran los archivos de Alalah IV. Sin embargo, dado que una identidad completa entre onomástica hurrita y factor étnico es incierta, ambos conceptos no representarían necesariamente lo mismo en este periodo, como consecuencia del profundo sincretismo de pueblos que se vino produciendo desde antiguo en la zona.

Pero, aparte de Siria, el imperio de Mittanni se extendió también hacia el este abarcando el reino de Nuzi-Arraphe en tiempos de Saushatatar, y quizá ya de su antecesor Parattarna. Posteriormente, los reyes de Mittanni Shuttarna II y Tushratta entablaron relaciones dinásticas con Egipto, en un periodo en que Mittanni dominaba como estado imperial, hasta su enfrentamiento con Shuppiluliuma de Hatti, amplios territorios del norte de Siria y Mesopotamia. Los reinados de Artatama I, Shuttarna II y Tushratta, quien alcanzó el poder tras el breve reinado de su hermano mayor Artashumara, fueron probablemente los de máximo esplendor del reino mitáneo. Sin embargo, la conquista hitita de Karkemish y Alepo frente a los hurritas pudo facilitar poco después el dominio de Hatti en la región, extendiéndose más tarde hacia el sureste, pues tanto Amurru como Tunip y Qadesh reconocieron el nuevo poder hitita en el norte de Siria y su alianza de equilibrio político con Egipto. Al parecer, Mittanni quedó a partir de entonces reducido como estado y enfrentado a una Asiria que resurgía como potencia en la zona. Este fue, verosímilmente, el principio del fin del imperio de Mittanni.

4. Sociedad y estructura política.

Son muchas aún las cuestiones por aclarar en relación con la sociedad y la estructura política de los hurritas. En realidad, hasta el surgimiento de Mittanni, este ámbito de la investigación hurritológica resulta todavía prácticamente desconocido, debido a la carencia general de información. Sin embargo, a partir de la época mitánea pueden avanzarse algunas observaciones más o menos contrastadas:
Al parecer, los príncipes hurritas se sometieron, y con ellos el territorio de su jurisdicción más directa, a la soberanía suprema del rey de Mittanni. Éste, al sustituir al poder amorita en Siria, parece haber adoptado el papel soberano que habían ostentado los reyes de Yamhad. Pero, a diferencia de los reyes amoritas, el rey de Mittanni parece representar, por decirlo así, una especie de primus inter pares en la estructura política del reino mitáneo.

Los textos de Tell El-Amarna ilustran especialmente acerca de la estructura interna del imperio de Mittanni, el cual se componía verosímilmente de unidades administrativas o principados más o menos independientes. Algunos príncipes hurritas poseyeron al parecer amplia autonomía política que podía alcanzar cierta libertad en sus relaciones exteriores. El rey de Mittanni, sin embargo, detentaba la representación estatal de los hurritas y conservaba las prerrogativas propias del poder central. Los príncipes súbditos le debían sometimiento mediante juramentos de fidelidad y servicio, lo cual, ciertamente, no representa una novedad en la estructura de los estados soberanos del Bronce Reciente. El rey mitáneo poseía también potestad en determinados asuntos internos de los principados, como han demostrado algunos textos de Alalah IV. Entre sus atribuciones, además de poder mediar en asuntos relativos a la administración de justicia, estaba el poder delimitar nuevas fronteras internas del imperio, así como delegar el usufructo de determinadas propiedades sin mermar los derechos de posesión del rey ni de los propietarios de dichos bienes.

Por otra parte, determinados funcionarios del estado hurrita podían representar eventualmente al rey en diversas operaciones administrativas, generalmente locales, aunque no parece, al menos a priori, que el sistema mitánico de administración necesitase un gran aparato de funcionarios. Entre ellos cabría destacar al hazuhlu o “jefe de distrito” y al sukkallu o “visir/delegado del rey”, que asumía diferentes competencias oficiales.

La estructura militar del imperio mitánico es asimismo poco conocida. Se sabe, no obstante, que determinadas unidades militares provistas de carros de combate se estacionaban en lugares próximos a las fronteras del reino, como demuestran los textos de Nuzi. El cuidado y mantenimiento de estas unidades regulares de intervención estaba a cargo de las autoridades locales más próximas a su estacionamiento. También, los príncipes hurritas, ligados bajo juramento al rey mitáneo, proveían regularmente a éste con determinados contingentes militares en caso de estallar un conflicto de carácter regional o estatal. El control directo de las tropas estaba, al parecer, en manos de los así denominados marijannu o “luchadores de carro (de combate)”, que formaban un estamento militar de élite directamente supeditado a los príncipes hurritas que prestaban vasallaje al rey.

Por otra parte, el pago de tributos al rey de Mittanni está escasamente documentado, aunque es probable que tuviera carácter regular y permanente. De igual modo, la relación directa del rey con sus príncipes vasallos estaba asegurada por un continuo trasiego de embajadas y emisarios mediante los cuales se intercambiaban regalos e información. Es probable, además, que determinados lazos familiares entre el palacio central en la capital hurrita –la aún por descubrir Washuganni– y los palacios de los príncipes vasallos contribuyeran a fortalecer esta estructura del poder palaciego.

Con respecto a la sociedad hurrita, la información textual disponible que ilustra acerca de su composición se halla focalizada sólo en unas pocas fuentes acadias de la época de Mittanni. Por esta razón, trasladar los modelos de estructura y organización social atestiguados en una región del imperio a otra zona más o menos alejada debiera, provisionalmente, aceptarse sólo como hipótesis de trabajo.

En virtud de los datos de que se dispone, la sociedad hurrita, al menos en determinados lugares, parece encontrarse fuertemente jerarquizada en estamentos sociales claramente distinguibles entre sí. Es principalmente el archivo de Alalah IV, datable a partir de 1500 a. de C., el que ofrece hasta el momento mayor coherencia y relevancia a este respecto:
En la escala social atestiguada por este archivo el estrato más bajo y numeroso de la sociedad estaba formado por una clase llamada hupshu, compuesta por personas que, aun teniendo una profesión determinada (generalmente eran artesanos y pastores) y viviendo fundamentalmente en zonas rurales, podían ser reclutados de forma eventual para integrar tropas de infantería. Al parecer, su categoría social era la de personas de condición humilde y con libertad personal limitada, obligadas a prestar ciertos servicios personales al estado en condiciones por el momento difíciles de precisar.

En segundo lugar, los textos de Alalah IV distinguen la clase de los haniahhe, cuyo apelativo parece designar asimismo a personas de origen humilde en la sociedad hurrita occidental. Como los hupshu, las personas de este estamento solían ser artesanos, cantores, lavanderos o jardineros entre otras profesiones, pero no está claro todavía, salvo por el nombre, en qué residía su diferenciación de los hupshu.

En un estrato superior de la estructura social se encontraban los ehele. Eran personas libres que podían desempeñar diversas funciones al servicio del palacio (de Alalah). En general, los ehele formaban un grupo bien situado en la sociedad; gozaban de notable bienestar económico y tenían acceso a cierta formación y cultura. Entre los pertenecientes a esta clase había personas instruidas como constructores y escribas, así como alcaldes y supervisores de talleres y grupos de trabajo. También había artesanos, seguramente bien situados y quizá con talleres privados y buen volumen de negocios.

Por último, en el estamento superior de la sociedad hurrita se encontraban los marijannu. Éstos formaban, como se ha indicado más arriba, una casta de guerreros a los cuales les estaba permitido, al parecer de forma exclusiva, poseer carros de combate. Eventualmente, las personas de esta clase social podían desempeñar también profesiones de personas libres. Sin embargo, en razón de la información que procuran las fuentes, parece claro que, en tanto que posesores de carros, los marijannu formaban una élite militar más o menos numerosa ligada a los príncipes hurritas y al mismo rey. Esta casta de guerreros era un grupo social esencialmente no productivo, que representaría el soporte institucional más importante de la realeza y sería, verosímilmente, cuna de los príncipes vasallos.

Por otra parte, se ha discutido mucho acerca del sistema “feudal” del imperio de Mittanni por contraposición al sistema babilónico clásico de organización del estado. Ciertamente, una denominación de “estado feudal” aplicada a Mittanni no ha satisfecho a todos los historiadores, pues las fuentes que basan dicha caracterización se fundamentan casi exclusivamente en los textos de Nuzi, procedentes de la periferia de Mittanni, al otro lado del Tigris, y no del mismo núcleo del estado mitáneo. Además, importantes diferencias de tipo organizativo (como la identidad de la unidad productiva dominante o la relación de dependencia de los productores con respecto a los príncipes) subyacen en dicho problema, para poder trasladar un concepto típico de la historia medieval europea al Próximo Oriente antiguo. Incluso, otras zonas de Mittanni en el oeste sirio, como por ejemplo Alalah IV, presentan una realidad socio-económica distinta a la de los textos de Nuzi.

En función de estas aparentes diferencias internas, parece claro que el estado de Mittanni habría administrado territorios cuyo desarrollo socio-económico no habría conocido un equilibrio interregional completo: por un lado, la región de Nuzi-Arraphe se encontraba poderosamente influida por el modelo babilónico desde el punto de vista político y social, al menos desde los tiempos de la tardía dinastía de Hammurabi, ya que su evolución social muestra una clara relación con Babilonia; la organización de la producción agrícola pudo haber conservado allí, efectivamente, un sistema colectivo de comunidades como unidades económicas estructuradas entre productores y terratenientes. Los textos administrativos de Alalah IV, por otro lado, no dejan entrever, al menos a primera vista, lo que podríamos considerar un modelo “feudal” de estructura económica ni un modelo “babilónico” de organización.

5. Religión.

Como otros muchos aspectos relativos al papel de los hurritas en el Próximo Oriente antiguo, la religión hurrita encierra aún numerosos interrogantes respecto al culto de divinidades y a sus distintas manifestaciones religiosas. Las fuentes distinguen incluso claras diferencias en el plano religioso entre los hurritas del este y los hurritas del oeste. Existe, en efecto, un panteón hurrita oriental por contraposición a un panteón hurrita occidental. Los dioses del panteón oriental, en base a los textos de Nuzi, revelan una tradición más o menos original, mientras que los dioses hurritas del dominio occidental acusan un proceso de aculturación y asimilación a divinidades semíticas equivalentes de la Siria antigua.

Al igual que el panteón sumerio o el panteón paleosemítico de Mesopotamia y Siria, el gran panteón hurrita se componía de numerosas divinidades que representaban diversos aspectos de la naturaleza, pero también conceptos abstractos estrechamente ligados a las creencias religiosas. Estas divinidades parecen poder dividirse en tres órdenes de importancia, en base a las fuentes del II milenio a. de C.:
En primer lugar, el dios más importante del panteón hurrita era Teshub, que encarnaba al dios del clima y equivalía al antiguo dios semítico occidental Ada/Addu, al Ishkur sumerio y al Adad asirio-babilónico. En un segundo rango estaban los dioses: Shaushga (la Ishtar hurrita), Kumarbi, Eya, Kushuh (dios lunar equivalente a Nanna-Sin en el panteón sumero-acadio), Shimige (dios solar equivalente al Utu sumerio y al Shamash semítico), Ashtabi y Nubandig. El tercer escalafón lo ocupaban numerosas divinidades hurritas aún insuficientemente conocidas, cuya diversa formación varía en razón de la procedencia de las fuentes.

Respecto a esta básica diferenciación este-oeste y aun en un plano sumamente superficial, algunas precisiones fundamentales pueden esbozarse dentro de este esquema básico de composición del panteón hurrita: en la tradición de los hurritas del este, al otro lado del Tigris, el dios Teshub tiene tradicionalmente como diosa paredra a Shaushga, sustituida en la tradición hurrita occidental por la diosa paleosiria Hebat. Esta tradición occidental, que unía a Teshub con Hebat, no representa sino una herencia del modelo semítico occidental preexistente, que al menos desde el III milenio emparentaba tradicionalmente al dios del clima paleosirio Ada (más tarde Addu) con Hebat, como demuestra la documentación textual acadia occidental desde los tiempos de Ebla. Dicha unión representa una antigua tradición instalada fundamentalmente en Alepo, que fue adoptada por los hurritas llegados a la región mediante la asociación de su dios principal Teshub (equivalente a Addu) con Hebat. Por esta razón, los contenidos del culto a Teshub en Siria, durante la primera mitad del II milenio, no están del todo claros dada su práctica identificación con Addu. Una identidad del culto al Teshub occidental no puede por consiguiente diferenciarse claramente de la de su homólogo semítico, en virtud del estrecho contacto que se produjo entre semitas y hurritas en Siria. No obstante, a pesar de esta confluencia hurro-semítica en torno a la tradición del dios del clima en Alepo y en el norte de Siria, un culto independiente de ambos dioses en otros lugares no debiera descartarse. Sea como fuere, lo cierto es que los hurritas que penetraron en Siria hacia finales del III milenio o comienzos del II adoptaron modelos paleosirios anteriores que incorporaron a sus tradiciones convirtiéndose, con el paso del tiempo, en un elemento cultural más del dominio occidental. En este sentido, es significativo destacar la abundancia de antropónimos teóforos híbridos hurro-semíticos de Alalah que han sustituido a Teshub por Addu, como fiel reflejo de la nueva orientación de una parte de la piedad popular local. Es más que probable, con todo, que Teshub hubiese recuperado su posición en el panteón hurrita occidental frente a Addu durante la fase de regeneración hurrita en Siria marcada por el surgimiento de Mittanni.

6. Lengua.

El hurrita es una lengua estrechamente emparentada al urarteo y ligada también, al parecer, a algunas lenguas del Cáucaso. Concretamente, parece pertenecer a la familia de las lenguas caucásicas nororientales, según recientes estudios comparativos. Aunque el conocimiento del hurrita sufre aún grandes lagunas e imprecisiones en cuestiones fundamentales de gramática, sintaxis y lexicografía, algunas características generales de su morfología están bien establecidas:
El hurrita es una lengua aglutinante, cuya estructura morfológica se caracteriza esencialmente por la formación de una cadena de sufijos añadida a una base nominal, verbal o preposicional. Como el sumerio o el elamita, el hurrita es también una lengua ergativa, que determina al sujeto de la oración transitiva mediante una desinencia de ergativo. La categoría gramatical del objeto directo no existe. En su lugar, un mismo caso, denominado absolutivo o caso cero, expresa las categorías lógicas del objeto directo en la frase transitiva, pero también las del sujeto en la oración intransitiva. Dada la presencia del ergativo, no existen tampoco en hurrita los casos nominativo ni acusativo. No se aprecia asimismo la existencia de una oposición clara entre los conceptos “activo-pasivo”, en el sentido en el que se aplica por ejemplo al castellano, pero sí en cambio entre la oposición: “acción-estado”, sea dicha acción transitiva o intransitiva. Tampoco se aprecia en hurrita la distinción de género (masculino/femenino).

Por otra parte, la lexicografía hurrita sólo se conoce parcialmente, circunstancia que resulta imprescindible para comprender numerosos interrogantes e imprecisiones que sobre muchos contextos aún planea. Afortunadamente, un número considerable de lexemas ha sido comprendido gracias al hallazgo accidental de diversas fuentes bilingües o políglotas que contienen traducciones al hurrita, entre las que cabe destacar los vocabularios de Ras-Shamra-Ugarit y los textos del Bilingüe de Bogazköy. Pero, aunque este material ha permitido dar pasos importantes en la compresión del hurrita, otros textos monolingües hurritas de Bogazköy y de otros lugares resultan todavía prácticamente impenetrables, poniendo de manifiesto el estado incompleto, tanto gramatical como lexicográfico, en que se encuentra aún el conocimiento de esta lengua sometido a continua revisión.

7. Cultura material.

A pesar de que puedan reconocerse una lengua y una onomástica típica, un panteón y una literatura mitológica y laica original hurritas, no parece que las diferencias lingüísticas existentes en amplias zonas del Próximo Oriente antiguo coincidan con fronteras desde el punto de vista de la cultura material. Al menos, los estudios arqueológicos realizados en enclaves de poblamiento hurrita han señalado que una “cultura material hurrita” no es fácilmente distinguible en el contexto geográfico de los asentamientos de este pueblo.

A diferencia, pues, de las pruebas documentales relativas a una identidad cultural hurrita que puede aportar la epigrafía, la cultura material de los hurritas no tiene, hasta hoy, unas señas propias de identidad bien definidas. No puede afirmarse, en consecuencia, que determinadas piezas u objetos arqueológicos sean típicamente hurritas, por contraposición a otros objetos “no hurritas”. Más bien, los hurritas parecen haber compartido con sus vecinos, como nosotros hoy con los países de nuestro entorno, una cultura material coincidente al menos en sus rasgos más generales. Ello no quiere decir, obviamente, que la cultura material hurrita no hubiese tenido una típica caracterización como tal, sino, simplemente, que la arqueología actual no está en condiciones de establecer, a la luz de los hallazgos que se poseen, una clara delimitación entre qué fue típicamente hurrita y qué no lo fue.

8. Bibliografía selecta.

-Cultura y civilización:
SPEISER, E.A., “The Hurrian Participation in the Civilizations of Mesopotamia, Syria and Palestine”, en Cahiers d’histoire mondiale 1, París 1953, pp. 311-327.
GELB, I.J., “New Light on Hurrians and Subarians”, en Studi orientalistici in onore di Giorgio Levi della Vida, Roma 1956, pp. 378-392.
VV.AA., Les Hourrites, Actas del XXIV Rencontre Assyriologique Internationale, París 1977, en “Revue Hittite et Asianique” XXXVI, 1978.
WILHELM, G., Grundzüge der Geschichte und Kultur der Hurriter, Grundzüge 45, Darmstadt 1982.
HAAS, V.(ed.),Hurriter und Hurritisch, Konstanzer Altorientalische Symposien Band II, Xenia 21, Konstanz 1988.

-Mittanni:
CORDOBA, J.M.,”Presencia internacional de una gran potencia en la segunda mitad del II Milenio. El caso de Mittani, Arqueología e Historia”, Boletín de la Asociación Española de Orientalistas 25 (1989) pp. 77-119.
CORDOBA, J.M.,”Presencia internacional de una gran potencia en la segunda mitad del II Milenio. El caso de Mittani, Arqueología e Historia”, Boletín de la Asociación Española de Orientalistas 26 (1990) pp. 129-161, 6 fig.

-Lengua:
BUSH, F.W., A Grammar of the Hurrian Language, Brandeis University, Ph.D., 1964, University Microfilms, Inc., Ann Arbor, Michigan.
DIAKONOFF, I.M., Hurrisch und Urartäisch, en Münchener Studien zur Sprachwissenschaft 6, N.F., Munich 1971.
CATSANICOS, J.,”L’apport de la bilingue de Hattusa à la lexicologie hourrite”, en J.M Durand, (ed.), Amurru 1. Mari, Ébla et les Hourrites. Dix ans de travaux, París 1996, pp. 197-296.
WEGNER, I., Hurritisch. Eine Einführung, ed. O. Harrassowitz Verlag. Berlín 2000.

-Para acceder a un status quaestionis con un abundante repertorio bibliográfico actualizado se recomienda:

WILHELM, G., “L’état actuel et les perspectives des études hourrites”, en Amurru 1: Mari, Ébla et les Hourrites dix ans de travaux, première partie, actes du colloque international (Paris, mai 1993), Éditions Recherche sur les Civilisations, París 1996, pp. 175-187.

walter alvaiztapalapatlaltecuhtlikuelapgalerasnavegacionreligiosonecropolisgomeracalzadasmonjesdocumentoconveniogutierredocumentobermudezintercatiatumorescapitalistamozarabemedina azaharahidraulicas

Posted by elarqueologo31 in 1

ESTUDIAN UNA NUEVA BANDERA ARMENIA


Constantin Of Lusignan, King of Armenia.

Constantin Of Lusignan, King of Armenia. (Photo credit: Wikipedia)

List of country-name etymologies

List of country-name etymologies (Photo credit: Wikipedia)

List of country-name etymologies

List of country-name etymologies (Photo credit: Wikipedia)

Esperanto: Rekonstruado de la Bagratida standa...

Esperanto: Rekonstruado de la Bagratida standardo. Español: Estandarte de la dinastía Bagrátida. Bandera de la Dinastía Bagrátida. Français : Reconstitution de l’étendard des Bagratides. Étendard de la famille Bagratouni qui régna en Ibérie de 813 à 1001. Le drapeau bagratide. (Photo credit: Wikipedia)

Fuente : El Blog Armenian Observer

Nueva bandera de Armenia (concepto de diseño)

Spectators Waving a White Flag at a Sporting Event Spectators Waving a White Flag at a Sporting Event Spectators Waving a White Flag at a Sporting Event Spectators Waving a White Flag at a Sporting Event Spectators Waving a White Flag at a Sporting Event

Braind – laboratorio marca ha presentado un concepto de diseño para una nueva bandera de Armenia.

Para que quede claro – no hay planes por parte de las autoridades armenias, ni las leyes que estipulan un cambio de la bandera nacional y Braind ha creado este concepto de la nada. Es probablemente un movimiento de marketing sencilla para la empresa. Sin embargo, las ideas que se proponen son bastante interesantes, así que me decidí a presentar aquí.

La bandera nacional de Armenia

Bandera nacional de Armeniafue aprobada el 24 de agosto de 1990. Colores presentados en la bandera de Armenia son los colores del último período de la dinastía Rubenidov (el reino de Cilicia).

La bandera nacional de Armenia

Bandera rectangular formada por tres franjas horizontales iguales: superior, medio – rojo – azul y la inferior es de color naranja. El rojo simboliza la meseta armenia, la lucha del pueblo armenio continua por la supervivencia, el mantenimiento de la fe cristiana, la independencia de Armenia y la libertad. El azul simboliza la voluntad del pueblo de Armenia por vivir bajo cielos pacíficos.Naranja simboliza el talento creativo y laborioso naturaleza del pueblo de Armenia.

La sugerencia de diseño por la agencia de Braind, por otra parte, es el uso del color albaricoque, que simbolizan los “duros de trabajo” pueblo armenio y de la púrpura, que era el color del reino armenio más poderosa del pasado y de sus gobernantes,  la Artaxiad dinastía .

FLAG CONFUSIÓN

Hay una serie de banderas de otros países que se parecen mucho a la bandera armenia, como las banderas de Colombia y Venezuela. Por lo tanto, el cambio de un indicador podría ser una buena idea para diferenciar.

flag-confusion

Además, la bandera armenia debe indicar claramente la fuerte herencia cristiana de nuestro pueblo.

Esto se puede lograr poniendo una cruz en la bandera, como es el caso de muchos países europeos.

the-flag-of-the-the-artaxiad-dynasty-or-ardaxiad-dynasty

En el caso del concepto de diseño por Braind, esto se hace con el uso de dos cruces, una blanca, que divide los dos colores principales, y una púrpura uno colocado en el lado derecho de la bandera, en la parte superior de la blanca .

new-armenian-flag-design-concept (1)

 

http://ditord.com/2013/01/22/new-flag-of-armenia-design-concept-on-behance/

Estos nuevos emisarios de Iblis llevan a cabo masacres,llamados tártaros del Cáucaso azerbeijanos.


Fuente : globedia

A pesar del espiritu maligno de iblis, – escrito por el arzobispo Hakob Kelendjian

TozdjianTozdjian

De acuerdo con la leyenda, cuando el Patriarca Noé, junto a su familia, sale del arca posada en la cumbre del Ararat, se afinca en un lugar, que más tarde se llamaría Najicheván, nombre que define esa primera morada elegida por él. (Najicheván en el idioma armenio quiere decir la pri­mera morada).

El patriarca viendo que el terreno de la región era fértil para el cultivo de la vid, decide ocupar su tiempo en la viti­cultura. Sin embargo, el brote de los primeros vástagos de la vid, engalanando ésta con hojas verdes, llena de profunda envidia el corazón de Iblis, espíritu maligno, quien con su aliento venenoso seca la hermosa planta .

El bondadoso y justo patriarca, a pesar de sentirse dolido ante la brutalidad cometida, no permite que el malvado dis­frute su victoria. El, junto a los miembros de su familia, por turno, vigilan la quinta cultivada, para que Iblis no se atreva a volver jamás. Como consecuencia, las raíces de la vid seca­da vuelven a brotar, crecer y multiplicarse.

La tribu de Haik, hijo de Torgom, del linaje de Noé, decide hacerse cargo de cultivar, prosperar y mantener flo­reciente las tierras de Najicheván y sus aledaños, que con­forman el territorio de la patria armenia, y los habitantes de esas regiones comienzan a llamarse Hai (=armenio), mien­tras que los otros hijos de Noé junto a sus familias, se dis­persan por el resto del mundo.

Además de labrar la tierra, los armenios crean como alimento espiritual de sus futuras generaciones el de sus futuras generaciones el alfabeto, literatura, música, escultura, una arquitectura

Map of the Armenian Kingdom of Cilicia during ...

Map of the Armenian Kingdom of Cilicia during the XIII century. (Photo credit: Wikipedia)

extraordinaria. A través de esta cultura se comunican con el mundo y atraen el alma de aquellos, que anehlan lo bueno, lo bello, lo su­blime

No obstante, el alma envidiosa de Iblis, cada vez se torna más malévola y esta vez transformada en turcos y tártaros viene a destruir aquello que los armenios habían construido con su talento y con el sudor de su frente. Estos nuevos emisarios de Iblis llevan a cabo masacres, apropiación de ri­quezas culturales y devastaciones cruentas. A pesar de todo, el pueblo armenio edificador y amante de la paz, continúa creando y defendiendo el sagrado suelo patrio con la sangre santa de sus valientes hijos.

Durante siglos, Najicheván, ha sido una parte inseparable de Armenia, territorio marcado con el estilo y espíritu arme­nio. Pero en las últimas décadas, en los albores de la Unión Soviética, en forma completamente injusta y mediante las artimañas de los modernos colaboradores de Iblis, se lo arrebató a Armenia y se lo entregó a los así llamados tártaros del Cáucaso inmigrados de Asia Central, denominándolo “República autónoma de Najicheván”, dentro de la confor­mación de Azerbeijan. Tanto el nombre Najicheván, como el status de “república autónoma” prueban que ese territorio jamás perteneció a los azerbeijanos, que son los mismos tártaros del Cáucaso.

La República Soviética de Azerbeijan ora clandestina­mente, ora en forma evidente realizó todo tipo de esfuerzos para exiliar a los armenios fuera de Najicheván. Subsiguien­temente, comienzó a destruir los templos, los memoriales, los Jachqares (cruces talladas en piedra), que el pueblo armenio construyó a través de muchos siglos, para que en esas tier­ras no queden vestigios de ellos. Prueba reciente del van­dalismo azerbeijano es la profanación del cementerio arme­nio de Hin Chughá (Djulfa Antigua) en Najicheván y la total aniquilación de sus miles de Jachqares, hecho acaecido en Diciembre del 2005, a semejanza de lo actuado en Afga­nistán de mano de los talibanes, que hace unos años hicie­ron añicos los antiguos monumentos budistas que había en su territorio.

Tal acontecimiento es lamentable e indignante. Tales ac­ciones están dirigidas contra la herencia espiritual de toda la humanidad. Pero lo más doloroso es que ningún tribunal in­ternacionalmente reconocido pudo detener semejante bar­barie cometida e impulsada a nivel estatal.

The Portrait of Prince Levon, Yerevan, Matenad...

The Portrait of Prince Levon, Yerevan, Matenadaran, No. 8321 (Photo credit: Wikipedia)

La prensa armenia a menudo hizo mención a las cues­tiones inherentes al cementerio armenio de Hin Chugha (Djulfa Antigua), pero en ningún momento recordó el hecho de que en los años del gobierno soviético, merced al esfuer­zo y osadía de un obispo, miembro de la congregación de la Santa Sede de Etchmiadzín, se salvaron de la aniquilación algunos de los bellamente esculpidos jachqares que mencio­náramos. Me refiero al obispo Vahán Terián, un familiar cer­cano mío, primo hermano de mi madre.

Fue gracias a este obispo Vahán, que también se salvó de la destrucción de parte de los comunistas de Georgia la iglesia armenia de Batumi. Hace poco, cuando se reabrieron las puertas de esta iglesia, el padre Abgar, oriundo de Ba­tumi y el presidente del consejo de la parroquia, me invitaron especialmente, como representante del ya fallecido obispo, para estar presente en la ceremonia de reapertura.

Como ya he recordado en el artículo que escribí sobre el catholicós Vazkén I, aquel Evangelio valioso, que es conside­rado como el manuscrito armenio más antiguo y ahora se con­serva en el Matenadarán (biblioteca de manuscritos) de Ereván bajo el nombre de “Evangelio de la Madre del Patriarca”, y sobre el cual juran actualmente los presidentes electos de Armenia independiente, ha sido rescatado y fue entregado al Catholicós por el mismo obispo Vahán. Recuer­do ese día, era el invierno de 1974. El Catholicós con su pe­culiar alegría y encantado miraba aquel tesoro, luego diri­giéndose a los presentes dijo: “con la entrega de este Evan­gelio, el obispo Vahán ha borrado todos sus pecados…”.

Constantin Of Lusignan, King of Armenia.

Constantin Of Lusignan, King of Armenia. (Photo credit: Wikipedia)

Era en la década del sesenta; monseñor Vahán adopta una actitud valiente; gracias a su naturaleza hábil, así como al buen dominio de los idiomas turco y ruso, con su con­ductor en un camión de carga va hasta Hin Chughá. Se sienta a comer con los centinelas rusos de la frontera y los invita a beber coñac armenio. Luego reúne a los dirigentes de los campesinos azerbeijanos de la región y promete algo a cada uno de ellos: a uno un reloj, al otro vestimenta, a otro zapatos, etc. El chofer confecciona la lista con nombre y apellido de los campesinos y los obsequios prometidos.

El obispo le pide sólo una cosa a ellos: que coloquen en el camión de carga algunos de los jachqar que ha se­leccionado del cementerio de enfrente. Los

campesinos con gusto cumplen su deseo. Cubren los jachqar con pasto y paja y los llevan a Etchmiadzín

La tarea de eliminar las huellas históricas del pueblo ar­menio de sus territorios ancestrales usurpados por las auto­ridades tártaras de Azerbeijan, ya desde hace tiempo con el más grande cinismo y barbarie la han llevado a cabo los her­manos mayores de éstos, los turcos, en la Armenia Occi­dental y en Cilicia, vaciadas ya de sus nativos armenios.

Cilicia

Cilicia (Photo credit: Wikipedia)

Hace algunos años, cuando visité el sur de Cilicia, escu­driñaba buscando alguna huella, alguna reliquia del pasado de mis ancestros, quienes habían construido magníficos mo­numentos en esa hermosa parte de la tierra donde habían habitado. Había ruinas de fortalezas y restos de antiguos monumentos, pero no había ni una inscripción, ni un jachqar, ni una iglesia. Todo había sido aniquilado.

Cerca de un cementerio turco se divisaba un desfiladero que conducía hacia el monte de enfrente. En la fría mañana, junto a unos cuantos amigos, por esa cañada, subí la mon­taña. En la parte oscura de la frondosa ladera, había unas cuantas piedras pulidas de níveo color, apiladas irregular­mente, unas sobre otras. Creíamos que las habían apilado allí como lápidas del cementerio que estaba abajo. Pero no era así; esparcidas entre los arbustos cercanos, había mu­chas piedras similares. Entonces, allí, hubo una cierta cons­trucción, que con el correr del tiempo fue destruida.

Nos sorprendimos, cuando sobre una de esas piedras notamos letras armenias “EN LA FECHA DEL CALENDARIO ARMENIO …..” o sea en el año 657 del calendario armenio, que corresponde al año 1208 de nuestra era. La continuación de la palabra debía estar sobre otra piedra, que no estaba en su lugar.

Con respeto besamos esa piedra, sobre la cual los maes­tros armenios habían puesto su sello, un fulgor de su ta­lento. Es obvio que no podíamos llevarla, sin embargo, cada uno de nosotros tomó un trozo de las piedras esparcidas, para guardarla cual reliquia sagrada.

Al evocar todo esto, recuerdo también la historia de aquél adolescente espantado, que había sido testigo del saqueo e incendio del sagrado templo construido por sus antepasados, de parte de los implacables enemigos. Todo estaba siendo pasado por fuego.

El joven busca al jefe espiritaual de la ciudad y suma­mente emocionado le dice:

– Apresúrate, por amor a Dios, haz algo, están destru­yendo todo, las hordas enemigas no contemplan siquiera nuestro santo templo, el fuego lo consume todo.

El respetable religioso, apacigua al joven diciéndole,

– Si Dios existe, nosotros volveremos a construir templos, y si Dios no existe, entonces, ¿para qué los templos?

También nosotros, los hijos del pueblo armenio, luego de sufrir múltiples destrucciones y masacres, hoy podemos ase­verar sin vacilar, que en tanto Dios ha manifestado su exis­tencia y nuestro pueblo tiene la voluntad de vivir eternamen­te, seguiremos erigiendo nuevos monumentos de arte y de la fe, a pesar de aquellos, que alentados por el espíritu pon­zoñoso y maligno de Iblis intentan siempre destruir lo bueno, lo bello y lo sublime.

(Traducción: Alis Atamian)image

Armenia sin salida al mar.Azeries y turcos la bloquean,por lo que Irán es ruta de vida.Si desaparece,Entonces nos quedamos sin amigos


Fuente : IAN
EXELENTE ANALISIS DEL NEW YORK TIMES: LOS ARMENIOS HUYEN, EN SIRIA RECRUDECE LA GUERRA
NdelaR: MIRA EL VIDEO DE REPAT ARMENIA ABAJO DE LA NOTA
Por Alia Malek
escuela cilicia
FOTO: Diana Markosian. Jóvenes armenios desplazados de Siria en la recientemente inaugurada Escuela de Cilicia en Yerevan, Armenia.
Erevan, Armenia – En la Escuela de Cilicia de reciente apertura en esta ex república soviética, los libros de texto están en árabe, son fotocopias de un único conjunto rescatado de la guerra Siria. El plan de estudios es sirio, la bandera en el escritorio de la directora es Siria, y los profesores y los estudiantes son todos sirios.

Ellos a la vez son de origen armenio, impulsados a escapar por la guerra civil de Siria a una patria más teórica que apenas conocen.

“Los que vienen aquí sin duda quieren volver”, dijo la directora de la escuela Noura Pilibosyan, que vino de Aleppo en el verano. “Armenia es nuestra lengua, pero nuestra cultura es siria. Es difícil venir aquí”.

Sus antepasados huyeron del Genocidio otomano en lo que hoy es Turquía hace casi un siglo y florecieron en Siria, reviviendo uno de las comunidades que durante mucho tiempo coexistieron allí.

Ahora, la salida de los armenios de Siria plantea interrogantes sobre el futuro de la diversidad de Siria. Y está obligando a Armenia, (que depende de sus fuertes comunidades de la diáspora para aumentar su peso geopolítico de otra manera escasa), a realizar cálculos delicados sobre si se debe fomentar su éxodo o retardarlo.

Por el momento, Armenia está cubriendo sus apuestas. Está enviando ayuda a los armenios en Siria, lo que los ayuda a mantenerse y sobrevivir. Pero también está ayudando a llegar a Armenia, temporal o permanentemente, por la vía de visados rápidos, permisos de residencia y ciudadanía.

“Nuestra política es ayudarles en la forma en que ellos nos pidan”, dijo Vigen Sargsyan, jefe de gabinete del presidente de Armenia, Serge Sarkissian.

Cerca de 6.000 sirios han buscado refugio en Armenia huyendo de Aleppo, la ciudad más grande de Siria, donde se calcula que 80.000 de los 120.000 armenios de Siria residen. Cada semana llegan nuevos contingentes dejando sus casas y negocios sin protección en Siria.

Los armenios son una fracción de los desplazados sirios que se espera que alcance los 700.000 a finales de año, principalmente a Turquía, Jordania y el Líbano. Pero desde que los armenios, a diferencia de otros sirios, fácilmente pueden adquirir una nueva nacionalidad, Siria ve como una de sus vibrantes comunidades disminuye.

Los armenios de Siria son conocidos por sus artesanías de oro y plata y una cocina exquisita. También son un componente crítico de la relación de Siria con Rusia y Occidente, cumplen una función de intermediación a través de sus relaciones con la Diáspora Armenia global.

Aleppo representa los últimos vestigios de la Armenia occidental, que fue dividida históricamente por el Monte Ararat a partir de lo que hoy es la actual Armenia, una division que a través de los siglos dieron lugar a diferentes idiomas y culturas.

Mientras que los armenios de Siria se han mantenido oficialmente neutralesen la guerra civil de Siria, como muchos cristianos, se resisten a los rebeldes islamistas sospechosos de recibir apoyo turco.

La Escuela de Cilicia, con 250 estudiantes, refleja la ambivalencia de los armenios sirios aquí: muchos quieren volver a su vida en la diáspora, incluso siendo bienvenidos en su patria histórica.

“Armenia siempre nos dijo: Ven a tu casa, siempre nos pidieron que volvieramos “, dijo un hombre que se identificó sólo como Harout y cuando visitaba un nuevo club armenio sirio aquí en Erevan. “Honestamente, me encanta Armenia, pero yo no saldría de Siria. Estoy rezando por volver”.

En Armenia, la llegada de los sirios reaviva un debate sobre la forma de gestionar la relación con los armenios de la diáspora: animarlos a emigrar o a quedarse donde están. Viviendo desde los Estados Unidos al Oriente Medio son una diáspora generosa con las remesas de dinero que se compromete en apoyar los intereses de Armenia en el extranjero.

Los defensores del reasentamiento sostienen que la pérdida de Siria en última instancia podría ser la ganancia de Armenia. No sólo quieren proteger a los armenios de la guerra, sino que los quieren por ser también calificados, educados y emprendedores que pueden ayudar a la economía armenia post-soviética trayendo nuevas ideas.

“Esta diversidad enriquece a la nación”, dijo Vahe Yacoubian, un abogado con sede en California que invierte en Armenia y ha asesorado al gobierno.

Es así que el gobierno está facilitando su reubicación. Los sirios en Armenia pueden utilizar las licencias de conducir sirias, obtener atención médica gratuita y pagar la matrícula en las universidades locales. Grupos gubernamentales y privados ayudan a los armenios de Siria a encontrar trabajo y a transferir sus empresas a Armenia.

Una minoría que se hace escuchar ha sabido explotar los temores de violencia en Siria – y los recuerdos del Genocidio Armenio – para bregar por un objetivo nacional más amplio, el regreso de todos los armenios del mundo al país.

“Esta es nuestra tierra – no Los Angeles, no Nueva York, no Siria”, dijo Vartan Marashlian, ex diputado y director ejecutivo de REPAT ARMENIA, una organización fundada en agosto para trabajar activamente en lo que llama la repatriación de los armenios de todo el mundo.

Los armenios de Siria dicen que los nacionalistas como el Sr. Marashlian llegaron a Armenia por elección, no huyendo de la violencia.

“Quieren ponerme la etiqueta de ‘REPAT'”, dijo Harout Ekmanian, un periodista sirio de Alepo. “Yo soy un sirio en el exilio.”

Pocos armenios de Siria han escuchado las llamadas anteriores a emigrar, incluso después de la independencia de Armenia de la Unión Soviética en 1991. Se consideran armenio-sirios, que hablan árabe y armenio occidental, no el armenio oriental hablado en Armenia.

Sin embargo, muchos contribuyeron con dinero y apoyo al joven estado, especialmente durante la guerra territorial con Azerbaián (por Artsaj), que finalizó en 1994 y hierve a fuego lento aún.

Armenia también tiene su influencia en Oriente Medio gracias a su diáspora que la ayuda a navegar la tensiones regionales, dijo Salpi Ghazarian, directora de la Fundación Civilitas en Ereván y un ex funcionario del Ministerio de Relaciones Exteriores.

Dice que los armenios en los países árabes e Irán habían ayudado a mantener el conflicto entre Armenia – un país cristiano, y Azerbaiján que es musulmana – en equilibrio frenando la tendencia de que el conflicto se convierta en una cuestión pan-musulmán, instando a sus gobiernos a no tomar partido.

La comunidad armenia de Teherán también promueve el crucial comercio con el vecino Irán, dice. Armenia no tiene salida al mar, y sus fronteras con Azerbaiján, y su aliado Turquía, están cerradas, por lo que Irán es una ruta de vida. “Si esas comunidades desaparecen, desaparecen las relaciones humanas”, dice Ghazarian. “Entonces nos quedamos sin amigos.”

Armenia se ha mantenido neutral en la revuelta de Siria y ha trabajado duro para ayudar a las personas dentro de Siria. En los últimos meses, tres aviones de carga que transportaban alimentos y donaciones voló desde Erevan a Aleppo, después de intensas negociaciones tanto con Siria, que ha limitado la ayuda exterior, y Turquía, que normalmente prohíbe cargas armenias que pasen por su espacio aéreo.

La ayuda fue distribuida en los barrios armenios, pero sin tener en cuenta secta o etnia.

Vahan Hovhannisyan, un miembro del Parlamento que supervisó el esfuerzo dice que los armenios son agradecidos a Siria porque después del Genocidio, “Siria les devolvió la vida.”

El gobierno de Armenia aprobó el plan de estudios sirio en la Escuela “Cilicia” y la instrucción de armenio occidental. Un partido político armenio cubre los costos, la matrícula es gratuita.

“Sienten que Siria es su casa”, dijo Amalia Kocharian, una funcionaria de educación armenia. “Pero la realidad es que tienen dos patrias, Siria y Armenia.”

En la escuela, en una clase de séptimo grado Vana de 11 años dice “En Aleppo cuando solía ver la bandera armenia y yo quería ir a Erevan ” y ” Aquí, cuando veo la bandera siria, sólo quiero ir a casa”.

REPAT ARMENIA

SE ABRE EN EREVAN UNA ESCUELA PARA CHICOS ARMENIOS REFUGIADOS DE SIRIA


Русский: Cilicia and Megali (Great) Armenia

Русский: Cilicia and Megali (Great) Armenia (Photo credit: Wikipedia)

Fuente : IAN

Cilicia“, una escuela para los armenios de Siria será inaugurada mañana en la escuela básica N º 14 de Erevan .

El plan de estudios se corresponderá con el programa académico de Siria, la enseñanza se llevará a cabo en árabe.

La apertura de la escuela ha sido iniciada por la organización de caridad “Cilicia” para ayudar a las familias armenias en dificultades de Siria a salir del país y a regresar cuando la situación se estabilice.

El Ministerio de la Diáspora estableció un grupo de trabajo en julio para coordinar el proceso de creación de la escuela en colaboración con el Ministerio de Educación y Ciencia de Armenia y la municipalidad de Erevan.

Fuente: http://www.armradio.am/en/2012/10/08/school-for-syrian-armenian-children-to-open-in-yerevan/

LA COMUNIDAD ARMENIA DE SIRIA NECESITA DE NUESTRA AYUDA
Contáctese con la filial de HOM más cercana y realice una
donación en apoyo a la comunidad armenia de Siria.

 

¿Cómo no estar felices con su lavaje de cerebro, confundida su ascendencia con los supuestos hititas de Asia Central; con su alianza carnal con Azerbaiyan y las naciones más poderosas de la actualidad: EEUU e Israel y haberse apoderado de la Llave de Europa: de Constantinopla, (Estambul)?


Mustafa Kemal Atatürk

Mustafa Kemal Atatürk (Photo credit: Zeynep.)

manikin of ataturk, ankara

manikin of ataturk, ankara (Photo credit: Wikipedia)

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Fuente : ARMSPAIN

QUIEN RÍE HOY, LLORARÁ MAÑANA

 

Reflexiones de los sábados…          22 Septiembre 2012

 

Hay quienes imaginan que el mundo admira el Arco Iris

 que llevan de crucifijo…R.B

Como para no estar felices y orgullosos de su Ataturk, su héroe nacional, que les ofreciera a los turcos lo que jamás habían soñado: la Tierra Bíblica, El Paraíso Terrenal y el Ararat, pertenecientes a un pueblo originario cuyas raíces humanas datan desde los inicios de los tiempos al igual que los sumerios; descendientes de los Hurritas, los Urartianos, cuya existencia se remonta a 6500 años de antigüedad.j

 

¿Cómo no estar felices con su lavaje de cerebro, confundida su ascendencia con los supuestos hititas de Asia Central; con su alianza carnal con Azerbaiyan y las naciones más poderosas de la actualidad: EEUU e Israel y haberse apoderado de la Llave de Europa: de Constantinopla, (Estambul)?

 

¿Cómo no estar felices y orgullosos de su Ataturk y no tatuarse el pecho y la nuca con su nombre y su figura, copiándole al Che Guevara; un Ataturk que completó de aniquilar a cuatro millones de armenios, tergiversó la historia, ocultó con guantes blancos las manos ensangrentadas de sus parientes y demás genocidas, usó y abusó de la confianza y de la intimidad de los cristianos; repartió los bienes y la fortuna de losarmenios entre los suyos…? Ese personaje, considerado héroe nacional y orgullo de los turcos logró prácticamente y como nadie antes, borrar el pasado de la memoria de su pueblo, haciendo que el turco emergiera milagrosamente de la nada en Anatolia y en toda Asia Menor como la raza privilegiada por Alá, además de considerarse una reliquia, cuyo despertar data apenas un siglo.

 

Conquistar y usurpar, que yo sepa, no llevan parentesco. Conquistar es libertar, cultivar, aportar, amparar; lo otro es esclavizar, robar y destruir y con ello satisfacer el instinto.

 

Los caballeros españoles, quienes fueron confundidos por seres cultos extraterrestres por los Mayas y los Incas casi quinientos años atrás, venían a matar y a robar. Similar actitud animal que mata a su semejante para quedarse con sus hembras y delimitar su territorio.

 

Lo ocurrido con los armenios, desde ya, no es una excepción, ocurrió en África, en Alemania Nazi y prosigue contra los palestinos, contra los kurdos, contra los iraquíes, los afganos, paquistaníes y los sirios.

 

Ocurrió en Nejicheván (provincia Armenia, hoy en poder de los azeríes) En Bacú y Sumgait y como si eso fuera poco, Azerbaiyan ambiciona acaparar para su gobierno a Artzaj, (otra de las provincias armenias) a fin de gozar masacrando cristianos (infieles), tal como lo hicieran los turcos y, lo mismo que los turcos, aplaudir a sus asesinos, convertidos en grandes hombres.

 

El reciente caso del fulano ese, que decapitó a un joven oficial armenio en Hungría mientras dormía, da a las claras la ideología racista y la xenofobia tártara contra los cristianos, en particular contra los armenios.

 

Y decir que durante el genocidio armenio, a los kurdos (reconocidos como incultos turcos montañeses por los jerarcas de Ankara), fueron recompensados con una moneda “osmanli” de oro por cada armenio degollado por ellos. Aunque luego fueran masacrados y expulsados de sus tierras por los mismos turcos; pero… esta es otra historia.

 

Con respecto de Artzaj, (Nogorno Karabaj), a esos tártaros les recordaría una frase de sus hermanos otomanos que dice así: “Uián atiné guyrughuná basma” No pises la cola del perro que duerme…

 

Incorporados al ser humano desde los inicios de los tiempos  están el ángel y el demonio y depende del ser humano permitir a uno u a otro tomar la delantera, hablar por él, controlar su conciencia, conformar su ambición, alimentar su envidia y desafiar sus temores.

 

Turquía logró, gracias a sus genocidas Taleat, Enver. Djemal, el Dr.Nazim. Y, por supuesto, el último orejón del tarro: el Gran Mustafa Kemal, alias el Ataturk, del que los turcos modernos tatúan su nombre y su imagen en sus brazos y la nuca a modo de revindicarse con su nobleza, su don de gente y su obra macabra, puesto que logró la gran hazaña patriótica de aniquilar a los armenios y cristianos de Cilicia, (Guiliquia), en tan sólo tres meses, lo que el Sultán Abd El Hamid (el sanguinario) no pudo en treinta años.

 

Mientras los soldados y oficiales alemanes presenciaban los crímenes y sacaban fotografías con sus “Leicas”, el Genocidio y las deportaciones de armenios seguían en pie y a espaldas del mundo.

 

Todos ellos, nobles caballeros de la Apocalipsis , lograron extirpar casi de raíz a los armenios por temer a su capacidad e inteligencia. Con los nazis ocurrió lo mismo, les temían a los judíos. El holocausto y la quema de sus libros fue un atentado contra su inteligencia.

 

Según lo registrado por un historiador romano, allá por los años  132 d.C. El Imperio Romano al mando de Adriano, aplastó un levantamiento en Judea dejando un saldo de medio millón de cadáveres judíos, otros tantos perecieron de hambre y enfermedades.

 

Hoy transcurrido un siglo, los armenios hemos madurado nuestro dolor. Ya no somos aquellos ingenuos y confiados de otros tiempos, de cuando, como cristianos, nuestras cabezas pertenecían al Estado turco y nuestra fortuna a su población, además… además tener que agradecerles a los turcos y a los kurdos que los abusos cometidos por ellos no fuera mayores.

 

Respetuosamente              Rupén (Raymond) Berberian

raymond_berberian14@yahoo.com.ar

cuatro_demarzo@yahoo.com 

http://www.armspain.com/2012/09/22/quien-rie-hoy-llorara-manana/

Que quede bien claro; no importa el tiempo transcurrido; los genocidios no caducan con el correr del tiempo, más bien se actualizan generación tras generación.


Map of the Armenian Kingdom of Cilicia during ...

Map of the Armenian Kingdom of Cilicia during the XIII century. (Photo credit: Wikipedia)

Fuente : Arm. Spain

“NO SEAS DURO QUE TE PUEDAN QUEBRAR, NI BLANDO QUE TE PUEDAN EXPRIMIR…”Proverbio árabe


Русский: Cilicia and Megali (Great) Armenia

Русский: Cilicia and Megali (Great) Armenia (Photo credit: Wikipedia)


La Nación Armenia Occidental con algo más de tres millones de ciudadanos fueron masacrados, arrojados salvajemente fuera de sus hogares y deportados de la forma más vil y despiadada. Sus bienes y sus fortunas pasaron al tesoro del Estado Turco, lo demás se repartió entre la población turca y las turbas kurdas. Las niñas más agraciadas fueron raptadas y distribuidas entre la soldadesca, otras fueron escogidas y llevadas hasta nunca por los kurdos.

La familia turca había salido a relucir los peores instintos del género humano.

 

Durante la deportación de 1.800.000 armenios, caravanas y caravanas de mujeres y niños fueron conducidas a los desiertos de Deir-ez-Zoor, Mezkene, Ras Ul Ain y Mosul con la intención de hacerlas perecer de sed y de hambre. Ya fuera de los límites de la urbanización, eran interceptadas por multitudes demujeres turcas, dedicadas al pillaje, quienes revisaban a las armenias, les quitaban sus pertenencias, sus objetos de valor y se quedaban con su dinero; incluso les arrancaban los dientes de oro con sus tenazas. Luego aparecían los kurdos para completar la faena… Muchas de esas caravanas jamás llegaron a destino… Sólo el 10º/º logro sobrevivir.

 

El horror y la desesperación resulta tan marcado a fuego en nuestra memoria y es tal, que nosotros, segunda y tercera generación de aquellos sobrevivientes, todavía nos paraliza reconocer haber existido tales atrocidades infrahumanas conformada por la gran mayoría de la población turca contra nuestra Gran Familia, sin que ninguna nación, tildada de civilizada, atinara intervenir a favor de las víctimas enredadas en odios raciales y religiosos.

 

Turcos eran los policías montados a caballo quienes fusilaban a quienes se detenían, sea por fatiga, enfermedad o parían en el camino del calvario; turcos eran los miembros del ejército regular; turcos eran los bandido y criminales liberados ex profeso de las cárceles con misión de degollar armenios gozando de una recompensa de una libra de oro “osmanlí” por cada armenio; turcos eran quienes con sus machetes partían las cabezas de los niños; turcos eran sus genocidas Taleat, Enver, Djemal, Dr. Nazim y Mustafá Kemal, alias el Ataturk, otro de los mayores criminales genocidas de “Los Jóvenes Turcos”.

 

Eran turcos quienes por la fuerza se apoderaron y se quedaron con Anatolia, Cilicia (Guiliquia) y toda nuestra Armenia Occidental; kurdos fueron quienes arrojaron a la indefensa y desarmada poblaciónarmenia al Ufrates; kurdos eran quienes tiñeron sus aguas de sangre armenia; responsables de la desaparición de la familia Mendildjian, familia aristócrata de mi madre, en Dyarbekir.

 

El mundo lo debe saber… El mundo debe saber que pese al tiempo transcurrido y contra lo innegable de lo ocurrido, el Estado turco sigue hiriéndonos con su obstinado y absurdo negacionismo. El Estado turco sigue agrediendo nuestra armenidad incentivando y cultivando odios con su amparo a los turcos azerí de Azerbaiyán.

 

Turquía es una Nación desagradecida por todo lo que nuestra armenidad le aportó. El arte turco fue elaborado por armenios, los palacios y las obras de grandes estructuras fueron realizados entre otros por los Balian. Mientras los países europeos se desprendían del yugo otomano, los armenios le seguían nutriendo y aportando su conocimiento a Turquía.

 

Fueron turcos quienes promovieron la “Guerra Santa” contra los cristianos. “Guerra Santa” significaba que el turco podía matar a un cristiano sin culpa ni cargo porque Ala lo liberaba del crimen y lo purificaba.

 

Y no es de asombrarse, la misma conducta bárbara la volvieron a demostrar contra sus propios hermanos kurdos (turcos montañeses), masacrando y expulsando a su población. Agresión, que perdura hoy día contra las tribus kurdas en la frontera de Irak.

 

Son turcos, los que durante más de seiscientos años de usurpación y sometimiento burlaron el cristianismo de los armenios, incendiaron sus iglesias repletas demujeres y niños y profanaron las tumbas; son turco, quienes torturaban a los religiosos, los desnudaban, los  amputaban, les arrancaban los ojos, las uñas, la barba y la lengua y hacían de ellos el hazme reír de sus hermanos.

 

Son turcos, quienes borraron de Armenia Occidental un pueblo milenario ancestral con más de tres millones de seres humanos y seis mil años de antigüedad; un pueblo culto, pacífico, artesano, creador entre tantas otras cosas, realizador de la alfombra oriental, mundialmente conocida por la alfombra persa; un pueblo que ha perdurado porque Dios es Grande (Asdvatz menz-e) desde los sumerios, los hititas, los frigio y los urartas;  pese a todas las invasiones: de los asirios, de los mongoles de Genkis Khan, de Atila con su pretensión de conquistar Europa, de los tártaros, de los persas, de los medos, bizantinos, turcos seljucidas, árabes, mamelucos; pese a Alejandro El Magno, al Imperio Romano y a los cruzados.

 

Digo yo… ¿habrá sido un castigo de Dios el haber adoptado el cristianismo año 301, antes que Roma, para que la armenidad milenaria occidental desaparezca en las fosas de las bestias?

 

A veces hasta dudo que la fe religiosa sea más importante que la propia vida. Luego pienso: Si Dios es el mismo para todas las religiones, no le veo impedimento rezarle a Dios, a Ala, o a Adonai, bajo diferentes fórmulas, distintas disciplinas y expresiones que en el fondo todas conducen a Roma.

 

Incluso me pregunto si ha sido lo correcto la actitud de gran parte de mi familia asumir la muerte como cristianos que optar por la vida y acoplarse distintas fórmulas. Porque, a menos que me equivoque, uno puede descubrir y alabar a Dios como cristiano, mahometano, judío o budista incluso ante su propio espejo; es como maniobrar hacia el cielo utilizando distintas formulas.

 

¿No será que nuestra ignorancia perdura simplemente por temor a las escrituras, consagradas como sagradas…?

 

Son cosas que no me cierran, porque aunque no las admita, están incorporadas en mí; pero, si las pongo a desmenuzar, termino convirtiéndome agnóstico.

 

¿Existe acaso una diferencia de rezar a Dios en una iglesia, una mezquita o en una sinagoga? A menos que haya sectores más privilegiados que otros y figuren presagios que señalen quienes entran al cielo por la puerta grande y quienes son introducidos por acomodo desde la entrada de servicio.

 

Tres millones de armenios islamizados a la fuerza, no dejarían de ser tres millones de armenios, “cristianos islamizados”; pero vivos. Cambiar de religión bajo presión no sería nada pecaminoso, por lo menos eso creo.

 

Que yo sepa, los armenios, antes del cristianismo eran también armenios. Por otro lado, una persona buena es una persona buena, no obstante su fe y una persona mala, es mala, no obstante su rango religioso y de esos el mundo está sobrecargado.

 

El pueblo turco era y es malo, no porque practica mal la religión islámica; la misma religión le queda ancha. El turco es una raza deficiente y acomplejada, posee características definidas de un pueblo criminal y si se ensañó con los armenios es, ante todo, porque les temía y luego, porque no pudo contra su naturaleza.

 

No es un accidente histórico la desaparición deArmenia Occidental con sus millones de víctimas, fue planeado y ejecutado por mentes maquiavélicas.

 

Nosotros, hijos y nietos de los huérfanos sobrevivientes del primer genocidio del siglo XX, quienes conformamos la diáspora, tenemos el deber moral, como armenios que somos, de difundir al mundo nuestros reclamos hasta que Turquía nos devuelva el Paraíso Terrenal que nos pertenece: nuestra herencia milenaria arrebatada y reconozca abiertamente sus crímenes de lesa humanidad. Lo demás reclamos, todo lo demás, porque los hay y son muchos, vendrán por añadidura.

 

Llego a la conclusión que eso bípedos asesinos utilizaron durante más de seiscientos años de la usurpación de nuestra Armenia Milenaria, mil y una artimañas con tal de borrar a los armenios del mapa, incluso inventaron una “Guerra Santa” contra los cristianos.

 

Es posible también, y no está demás pensar, que con esos tres millones de armenios “ya islamizados” no se habría resuelto nada, puesto que esas bestias sanguinarias los habrían degollado igual, esgrimiendo cualquier excusa con tal de quedarse con sus bienes, su fortuna y el territorio que les pertenece.

 

Se me ocurrió alguna vez, que al no poder derrotar a un enemigo ampliamente superior, sería conveniente aliarse a él; teóricamente sueña perfecto y sin embargo temo que en este caso no cuajaría,  tratándose de individuos con mentalidad obsoletas y retrogradas.

 

Seamos francos: los armenios fueron los únicos que mejor supieron acompañar y soportar a los turcos y sin embargo, ellos no pudieron contra su instinto, ni tampoco con su complejo de inferioridad.

 

Rupén(Raymond) Berberian

raymond_berberian14@yahoo.com.ar

 

“Ante todo pido disculpas a mis lectores por si llego a incomodar su susceptibilidad, acaso disgustarlos por haber generalizado tildando al pueblo turco como criminal y verdugo impío. No obstante ello, reconozco que hubo excepciones y agradezco humildemente a todas aquellas familias turcas, con su grandeza de alma y su bondad, (porque las hubo) se  jugaran la vida, prefiriendo salvar vidas humanas, ocultándolas en sus casas. ¡Que Dios las tenga en su Gloria y bendiga a sus descendientes!

 

Pido también disculpas a mis compatriotas que fueron mártires de la intolerancia racial y religiosa defendiendo su fe cristiana, por opinar, desde lejos en el tiempo y la distancia, revelando mi particular modo de meditar sobre qué nos hubiese convenido con tal de evitar tanta desgracia”.

“Moraleja”

El pino se inclina en favor de la tormenta, luego… retoma su postura elegante…

Se odia en el otro lo  detestable  de sí mismo…R,B

 http://www.armspain.com/2012/06/25/no-seas-duro-que-te-puedan-quebrar-ni-blando-que-te-puedan-exprimirproverbio-arabe/

Turquía y sus engaños para dialogar con Armenia


Por la APPO Jabarian
Directora de la Editorial / Jefe de Redacción
Revista Vida EE.UU. Armenia

Desde hace muchas décadas, en lugar de tomar el camino más corto para la solución de la Cuestión Armenia de manera justa y sabiamente, Turquía ha optado por todo tipo de tácticas engañosas para estafar a los armenios de su derecho a la justicia en el genocidio armenio; patrias perdidas en Armenia occidental y Cilicia; e ilegalmente confiscadas las propiedades reales y personales de las víctimas.

Una de esas prácticas en el engaño es los esfuerzos en curso por parte de Ankara para celebrar otro deshonesto “diálogo” con “suave” o “sensible” armenios.

Es interesante que el momento de dicha “extensión” casi siempre coincide con los días previos al 24 de abril de un año en particular.

Este año ha sido una excepción. En un seguimiento de la consecución de esta estratagema de larga data, los planes para un nuevo “diálogo” se desarrollaron en abril de 2010. Los esfuerzos culminaron en la formación de otro grupo turco-iniciada en “la reconciliación armenio-turca”, lanzado el 12 de abril de este año en Washington.

Sobre el aprendizaje de la reanudación de maniobras turcos, muchos armenios de la Diáspora reaccionó con condenas, y decidió intensificar aún más su búsqueda de justicia. Participación de este año en casi todos los actos conmemorativos del genocidio armenio, marchas de protesta y manifestaciones era más grande que en años anteriores. Muchos atribuyen este fenómeno a una mayor ira obstinada obstrucción del armenio en Turquía de la justicia por medio de la negación y el engaño. Los tres eventos importantes en el área metropolitana de Los Ángeles registró un notable incremento en la participación como:

– Pequeña Armenia se levantó en señal de protesta, con cerca de 100.000 manifestantes;

– Más de 25.000 personas se reunieron alrededor del monumento del Genocidio Armenio en Montebello, CA;

– Cerca de 10.000 armenios realizaron una manifestación de protesta frente a Consulado de Turquía en Los Ángeles.

Durante estos eventos, los sobrevivientes armenios y sus descendientes, exigió la devolución de sus tierras ancestrales. Los manifestantes llevaban un mapa de tamaño gigante de la actual Turquía representa ocupada por los turcos de Constantinopla griega, griego Esmirna, griego Ponto, Armenia occidental, partes del este de Armenia, República de Armenia de Cilicia, Siria, Alejandría y Chipre del Norte.

La profundamente arraigada sin embargo, continua contraproducente política de Estado turco, del engaño y la negación ha sido criticado no sólo por los armenios por los turcos, sino también justo. Estos incluyen los recién auto-movilizados instituciones turcas como el BDP, partido kurdo de Turquía, y los turcos notables como Hilal Kaplan, un sociólogo y un influyente columnista en turco “Yeni Safak“, una corriente de Turquía Turquía porción diaria de la comunidad musulmana muy numerosa.

También se reveló la semana pasada que incluso el difunto presidente turco Turgut Ozal fue uno de los turcos lúcida luchando para encontrar una solución justa para la cuestión armenia.

Los turcos que se trate podrá cuestionar: “¿Puede Turquía beneficiarse o perder por posponer indefinidamente una solución justa a la Cuestión Armenia?” La respuesta viene de nada menos que a finales Pres. Ozal.

Un artículo de 23 de abril Cevikalp Mesut en el diario turco “Zaman de hoy,” nos da una rara visión de las discusiones de bajo perfil por el Pdte. Ozal con los miembros de su círculo íntimo.

Pres. Ozal “El objetivo era resolver el problema [de Armenia] antes de que llegara demasiado tarde y por medio de concesiones después de llegar a un acuerdo con los armenios”, Vehbi Dinçerler, de 71 años, ex ministro de Educación y un ministro de Estado en el Gabinete de Ozal, según fue citado en “Zaman de hoy.”

“Ozal tratado de aprender lo que quería de los armenios de Turquía a través de los estadounidenses. En 1984 él ordenó a sus asesores para trabajar en los posibles escenarios sobre el precio de Turquía, económica y política tendría que pagar si los compromisos de Turquía con la Diáspora Armenia, una pronta aceptación turca del término “genocidio”. Otro escenario se preparó también. Este plan busca medir el costo político de una aceptación de Turquía de genocidio dentro de los 20 a 30 años si Turquía se ve obligado a aceptar un día “, señaló Dinçerler.

Sin embargo, la fuerte oposición de algunos políticos de su partido y de los militares le llevó a retrasar la puesta en común de los detalles del plan con el público, y él decidió esperar un momento más apropiado. Durante una visita a los EE.UU. en 1991, había Ozal inesperadamente, dijo, en el vestíbulo de un hotel, en frente de un grupo de diplomáticos y periodistas después de una reunión con los representantes del lobby armenio, “¿Qué pasa si nos comprometemos con los armenios y poner fin a esta problema? “El público se sorprendió en ese momento, al igual que la opinión pública turca. La idea de las negociaciones con la diáspora armenia en sí era inaceptable y lo impensable en ese período. Cuando la declaración se hizo pública en Turquía, provocó la crítica y la furia entre el público. Incluso los diputados del Partido de la Patria (Anavatan), que Ozal creó y dirigió hasta que fue elegido presidente en 1989, reaccionó con dureza a Ozal. Sin embargo, se determinó Ozal. Empujó el límite para resolver la cuestión armenia con el fin de evitar enfrentarse a duros retos, como la posibilidad de que el presunto genocidio armenio sería reconocido por las legislaturas estatales en los Estados Unidos, informó además de “Zaman de hoy.”

Hasan Celal Güzel, quien sirvió en el gobierno Ozal, dijo que el establecimiento militar percibida enfoque moderado Ozal y las políticas sobre las cuestiones armenias y kurdas como concesiones. Después de la muerte de Ozal, su política de comprometer con los armenios fueron abandonados. “Ellos [los militares] Ozal vio como alguien que hace demasiadas concesiones. Estaban de pie en contra de sus políticas. Sin embargo, Ozal se le ocurrió la idea de que Turquía podría conciliar y hacer las paces con los armenios, que se había ganado el título de ‘mijo i Sadika’ [nación leales] durante la época otomana. Quería abrir la puerta para un retorno de los armenios en Turquía. Nadie ha hecho un movimiento desde entonces. Si no hubiera muerto, él podría haber resuelto este problema “, dijo Güzel Zaman de hoy.

El futuro de Turquía ha quedado en suspenso con el presidente. La salida de Ozal? ¿No Turquía tiene un nuevo líder que con éxito se llenan los zapatos, mostrando valor similar y la sabiduría para hacer frente al pasado a fin de allanar el camino para un futuro pacífico y armonioso para todos en la región – los turcos, armenios, griegos, kurdos, asirios, alevis, chipriotas, sirios, árabes y judíos?

En ausencia de una política bien pensada externa e interna de la tolerancia y la aceptación genuina, equivocada maniobra política de Turquía siempre degenerar en nuevos fracasos y exacerbar su imagen internacional como un Estado genocida y ocupante. Cualquier intento de un nuevo “diálogo” que no incluya la restitución seguirá contraproducente.

http://www.armenianlife.com/2012/04/30/turkey%E2%80%99s-deceptive-%E2%80%98dialogue%E2%80%99-with-armenians-backfires/

Armenia, la herida abierta de un exterminio silenciado


The Portrait of Prince Levon, Yerevan, Matenad...

The Portrait of Prince Levon, Yerevan, Matenadaran, No. 8321 (Photo credit: Wikipedia)

Русский: Флаг Армянской Киликии

Русский: Флаг Армянской Киликии (Photo credit: Wikipedia)

Comercio de armenios en la ciudad de Van (Turquía)

Comercio de armenios en la ciudad de Van (Turquía) (Photo credit: Wikipedia)

Fuente : diariosigloxxi

Nicolás de Miguel
@NicodeMig
Martes, 24 de abril de 2012, 08:41

A falta de la industrial máquina de muerte nazi, el extermino sufrido por los armenios, – y no podemos olvidar a sus desgraciados compañeros de calvario como asirios, caldeos, helenos pónticos y sirios -, tuvo esa impronta de piedra, fuego y hierro a través del abrasador desierto sirio, donde muerte, violación e inanición conformaron una tríada dantesca”.
Un 24 de Abril de 1915, en Estambul, la vieja Constantinopla grecobizantina, daba comienzo la gran carnicería, un intento de aniquilación total, el primer genocidio planificado, sistemático, del siglo XX. Se inició con absoluta precisión, comenzando por la élite sociocultural y religiosa y, una vez descabezada, se encarnizó con la totalidad del pueblo de la Armenia occidental. La comunidad armenia en el Imperio Otomano ya había sufrido otras persecuciones previas y preparatorias para su Holocausto. Una comunidad cuya cultura milenaria hunde sus raíces en un espacio geográfico reducido en la actualidad a su mínima expresión. Porque al genocidio físico debemos sumar el genocidio cultural como consecuencia de que un noventa por ciento, la Armenia histórica, además de la Cilicia, se ubicaba dentro los límites de la Sublime Puerta y actualmente en la heredera de aquélla, Turquía.

El genocidio iniciado en la primavera de hace 97 años fue también, como no podía ser de otra manera, un crimen contra el Patrimonio cultural de la Humanidad amén de la expropiación, del robo de haciendas a gran escala. La Cuestión Armenia sigue siendo pues, una cuestión actual, una herida abierta por la que brota la sangre de un pueblo y que no cicatrizará hasta su reconocimiento final. Una cicatrización que no debe ni puede significar olvido. Todos sabemos que ocurre a los pueblos, a las naciones y a los ciudadanos cuando intentan sentar bases sólidas sobre el fango del silencio, del negacionismo, de la distorsión interesada de la realidad. La antorcha de la causa armenia es la llama de todos aquellos que defienden, por fea que sea, la verdad. Y sobre esta, la justicia, cimientos sobre los que fundamentar una sociedad de ciudadanos libres.

Este genocidio nacional-cultural segó las vidas de más de millón y medio de armenios en las condiciones más espeluznantes que imaginarse pueda. A falta de la industrial máquina de muerte nazi, el exterminio sufrido por los armenios,- y no podemos olvidar a sus desgraciados compañeros de calvario como asirios, caldeos, helenos pónticos y sirios-, tuvo esa impronta de piedra, fuego y sable a través de los desiertos sirios donde muerte, violación y hambre conformaron la tríada dantesca que caracterizó la masacre de cientos de miles de inocentes a manos de los otomanos. No es la primera, ni penosamente será la última vez que escribo sobre este demencial suceso histórico.

Y no me extenderé más sobre los relatos al alcance de cualquiera que quiera conocer esta verdad, esta injusticia nauseabunda cuya sola mención todavía está penada en Turquía. La columna de hoy quiere sumarse al recordatorio que en todos los rincones del mundo civilizado se realizan en un día de luto para Armenia. Un recuerdo vívido en el que para su difusión, lucha y reconocimiento la Diáspora jugó, juega un papel de primer orden. No en vano, es una Comunidad mucho más numerosa que la que mora en el pequeño Estado de la Transcaucasia. Y todos con el Ararat en la retina.

Conmemoramos pues un día de luto para la Humanidad. Un día negro que los armenios, tanto del país transcaucásico como de la Diáspora, que rememoran con dolor y oraciones. Unas oraciones que practican hasta quiénes no son cristianos, ni siquiera creyentes, en honor a unos antepasados que no descansan en paz. Porque nunca o pocas veces, una religión fue a la vez bendición y cruz de un pueblo, un pueblo que es el epítome oriental de lo que antaño se conocía como Cristiandad. Una nación cuya situación en el mapa de la geoestrategia sigue condicionando su fortuna. Desde la declaración conjunta de Francia, Rusia y Gran Bretaña el 24 de Mayo de 1915 ,hasta la polémica, esperemos no malograda en un futuro, ley francesa de 2012 que pretende penalizar el negacionismo del genocidio armenio, un rosario de cuentas insuficientes jalonan el calendario de reconocimientos. Un reconocimiento entre los que no figura la firma española.

http://www.diariosigloxxi.com/texto-diario/mostrar/83576/armenia-la-herida-abierta-de-un-exterminio-silenciado

La presencia de los armenios en Egipto está bien documentada, sobre todo durante y después de la conquista musulmana.


Pharnabazus_silver_stater_as_Satrap_of_Cilicia...

Pharnabazus_silver_stateR_as_Satrap_of_Cilicia_379_374_BCImage via Wikipedia

Fuente: CUESTIÓN ARMENIA

ARMENIOS EN EGIPTO

La presencia de los armenios en Egipto está bien documentada, sobre todo durante y después de la conquista musulmana. En está época Armenia también es conquistada por el Imperio Islámico.
Por ejemplo, Vardan El-Rumí (llamaban ”Rumí” a los armenios de Armenia Occidental), estableció un mercado en Fustatconocido como el Mercado Vardan.
Durante la época abasí, la valentía del armenio Amir Ali Ibn Yehia, que por cierto aparece en “El Arte de la Guerra”, es elogiada por el historiador islámico medieval Ibn Taghribirdi.

Periodo Fatimita

Este fue un periodo próspero para los armenios en Egipto, pues disfrutaban de plena libertad comercial, cultural y religiosa. Su número aumentó considerablemente a medida que llegaron más de Siria y Palestina, refugiados que huían del avance de los turcos selyúcidas hacia el oeste durante la segunda mitad del siglo X.

Periodo Mameluco

Miles de jóvenes armenios, capturados durante la invasión del reino armenio de Cilicia, que tuvo lugar entre 1266 y 1375, fueron llevados a Egipto como mamelucos o esclavos-soldados. Fueron empleados en la agricultura y como artesanos. Los más jóvenes fueron educados en los campamentos del ejército, posteriormente fueron empleados en el ejército y el palacio. A principios del siglo XIV, se produjo un cisma en la iglesia armenia, que llevó al Patriarca Sargis de Jerusalén a solicitar y obtener una firma del sultán Al-Malik Al-Nasir. Los armenios en el reino mameluco quedaron bajo la jurisdicción del Patriarcado Armenio de Jerusalén. Los armenios que llegaron a Egipto se les dio permiso para practicar su religión libremente.La autoridad del Patriarca fue decisiva sobre la comunidad en los asuntos públicos y privados. Las iglesias se sirvieron del apoyo, la generosidad de los fieles y los ingresos derivados de las fundaciones benéficas armenias.

Reinado de Mohamed Alí (1805-1849)
El reinado de Mohamed Alí (1805 – 1849) fue periodo de fuertes corrientes migratorias de armenios a Egipto. Mohamed Alícontrató a muchos armenios para ayudar a su gobierno en ese momento. En este periodo se aceleró la construcción de iglesias armenias en Egipto, una iglesia para los armenios apostólicos y otra para los armenios católicos.
Boghos Yusufian (1768-1844) fue un banquero y hombre de negocios armenio que en 1819 estuvo a cargo del DiwanAl-Tijara (Oficina de Comercio), además de la supervisión de otros asuntos financieros de Mohamed Alí.
En 1876 el armenio Nubar Nubarian (1825-1899) se convirtió en el primer Primer Ministro del Egipto moderno. El número total de armenios residentes en Egipto en 1917, fue de 12.854.

Genocidio Armenio: Migración Forzada

Un hito de la migración armenia es el Genocidio Armenio que tuvo su punto culminante el 24 de abril de 1915. La comunidad armenia en Egipto recibió un gran porcentaje de los refugiados y supervivientes del Genocidio. El número de armenios enEgipto aumentó hasta llegar a su punto máximo en 1927, los datos del censo señalan 17.188 habitantes, la mayoría de los cuales se concentraron en El Cairo y Alejandría. Sin embargo, lograron adaptarse rápidamente a su nueva vida enEgipto. Después de la revolución de Nasser en 1952, la tendencia socialista del país, y por el hecho de que la mayoría de los armenios de Egipto en ese momento estaban trabajando en el sector privado por cuenta propia con empleados en la mayoría de los casos, se observó un flujo importante de emigración hacia Occidente, principalmente a Europa, Estados Unidos y Australia.

Intervención de los armenios de Egipto en diversas industrias

Los armenios de Egipto han contribuido al desarrollo de muchas industrias, incluyendo la construcción naval, la producción textil con hilado y tejido, herrería y carpintería, mampostería, calzado, joyería, la agricultura y la producción de tabaco.
En Egipto, la mayor fábrica de tabaco fue fundada por los hermanos Matossian Tokat. Unas 70.000 personas trabajaban en las fábricas de Matossian. Entre 1895-1896, el 90% de la producción de cigarrillos de Egipto llevaba la marca de propiedad de las fábricas Matossian.
En el primer tercio del siglo XX, la industria del tabaco armenio se amplió hasta tal punto que dominó los mercados de Egipto ySudán, convirtiéndose en el principal proveedor de la capital de Etiopía, Adis-Abeba y otras ciudades.

Otro área de la industria dominada por los armenios era el del calzado, el trabajo de mano y diseños. Krikor Papazian fue el zapatero al servicio de la familia real y los círculos de élite. Sukiassian, era una empresa especializada en curtido, tratamiento de cuero y fabricación de zapatos para el mercado mayorista.
Sastrería y camisería también fueron sectores dominados por los armenios. Durante el reinado de Mohamed Alí, el sastre realfue Hadzhi Garabed. Después, durante el reinado de Fuad I, Arsen Sarafian fue el sastre real.


PUBLICACIONES E IMPRENTAS

La comunidad armenia de Egipto estableció imprentas en El Cairo y Alejandría, la publicación de periódicos, revistas, obras literarias, artísticas y obras especializadas, así como libros de texto, estimulando su vida cultural.
En El Cairo, Sarkis Tarpinian fundó la agencia de noticias Ararat en 1895.
Marie Beylerian fundó la Editorial Ardemis y una revista de mujeres del mismo nombre en 1902.
El editor Pakraduni y Yervant Messerlian fundaron Vosguedar (Siglo de Oro) en 1914.
La Imprenta Nubar, empresa familiar fundada durante el cambio de siglo sigue funcionando hasta hoy.

En Alejandría, K. Nazaretian fundó Prensa Nazaretian en 1899. S. Tufenguian fundó Petag (Colmena) en 1903.
El poeta Vahan Tekeyan fundó Ediciones Tekeyan y Compañía en 1905.

COMERCIO

En el siglo XVII, los armenios de la India tenían el monopolio del comercio del índigo.
Pues eran los que mejor cultivaban las plantas y fueron los principales comerciantes de su tinta especial en el estado de Bihar.
En 1824, el armenio Boghos Yusufian Bey, el Ministro de Comercio de Egipto, permitió que se afincaran en el país 40 familias armenias con la producción de índigo para enseñar sus habilidades a los egipcios. En menos de dos años, el añil se convirtió en el producto más importante de exportación de Egipto.

En 1824 los armenios de Esmirna ampliaron el cultivo de la adormidera. En 1883 el rendimiento anual garantizaba un millón de francos franceses en Egipto. Sin embargo, después de 1845, la exportación del opio ya no era lucrativa.
Otro desarrollo rentable fue el cultivo y la exportación a gran escala de la mandarina, un fruto presentado por Yusuf al-Armani(Yusuf el Armenio). Effendi Yusuf al-Armani, compró y se llevó con él árboles de mandarina de la isla de Malta. Se plantaron en la huerta de Mohammed Alí. El fruto se hizo popular y su producción fue muy lucrativa.
Otros armenios que dieron impulso al comercio de Egipto fueron los prestamistas de dinero. Uno de ellos es MahdesiYeghiazar Amira Bedrossyan, un nativo de Agin al que Mohammad Alí nombró consultor de negocios y supervisor de sus cuentas personales. Después de su muerte, sus sobrinos fueron traídos de Agin e reiniciaron los préstamos de dinero y las empresas comerciales en Musqi, posteriormente se les concedió el derecho a explotar las minas de sal de Matariyya.
Después de 1837, cuando el Tratado de Balta Liman dio a los extranjeros derechos ilimitados para llevar a cabo negocios enEgipto, los préstamos de dinero perdieron el interés.


EDUCACIÓN

En 1816, Boghos Yusufian Bey fue fundamental en el establecimiento en Egipto de la primera escuela en la Ciudadela, para los hijos de la familia gobernante y altos funcionarios. En consecuencia, un número importante de graduados de la Ciudadela fueron armenios.
En 1834, Artin Cherakian, que había estudiado la carrera de administración civil, fundó la Escuela de Ingeniería,(Al-MadrasatHandasah) en Bulaq, con la ayuda de Yusuf Bey Hekekian, que había estudiado ingeniería en Inglaterra.
En septiembre del mismo año, se fundó la Escuela de Contabilidad (Madrasat al-Idara). En 1835, se unió con SdepanDemirdjian, que había estudiado Diplomacia, en la organización de la Escuela de Administración Civil y Traducción en la Ciudadela. Por su parte, Yusuf Hekekian fundó la Escuela de Minas, que luego se convirtió en una filial de la Escuela de Ingeniería.
Artin Ya’cub Pasha, el Ministro de Educación de Egipto y el hijo de Artin Cherakian Bey, inauguraron la primera escuela para niñas en 1873. Los armenios también tomaron la iniciativa al abrir el primer parque público de Egipto en 1890.
En 1937, a petición del Patriarcado Armenio Católico, tres hermanas llegaron a Egipto para inaugurar una escuela preparatoria para las niñas armenias en El Cairo. La escuela era exclusivamente para niñas armenias hasta 1967, sin embargo, debido a la mala situación económica, la escuela abrió sus puertas a estudiantes de todas las razas y nacionalidades.

Después de la Revolución de 1952

Comenzó una salida masiva de armenios hacia Occidente tras la aprobación de las “Leyes Socialistas” y la nacionalización de muchas empresas de base económica en el marco del régimen de Nasser. Desde 1956 el número total de los armenios enEgipto disminuye bruscamente. No hay cifras exactas.

Geografía de la población armenia

Alrededor de 1950, más del 50% de los armenios se concentraban en las zonas del centro y el corazón financiero de la capital, cerca de sus iglesias, escuelas, clubes y mercados. Las zonas de El-Bein Sourain y Darb El-Guenena se consideraron barrios armenios en la primera mitad del siglo XX. En la segunda mitad del siglo XX, los armenios empezaron a residir en las afueras de El Cairo, barrios como Heliópolis, Nouzha, Maadi, y Helwan. Hoy en día, Heliópolis sigue teniendo mucha población armenia.

Los armenios de Egipto en la actualidad

Hoy día en Egipto queda una pequeña comunidad de alrededor de 6000 (antes de 1952 había alrededor de 60.000 armenios en Egipto), que viven en El Cairo y Alejandría.
Quedan clubes, escuelas, instalaciones deportivas que sirven para reforzar las relaciones entre Armenia y Egipto. Sirven para recordar los días de gloria del brillante pasado. La Iglesia Armenia y la estructura apolítica de la comunidad armenia tienen un papel muy importante en la unificación de los armenios en Egipto. A diferencia de las minorías armenias en Siria y Líbano, los armenios de Egipto actualmente no participan en la vida política del país.
La Prelatura de la Iglesia Apostólica Armenia en Egipto, que está bajo la jurisdicción de la Santa Sede de Etchmiadzin, es el principal guardián de la comunidad armenia y administra bienes, tierras agrícolas y otros bienes legados por generaciones de filántropos.

Mercado Laboral

En Egipto los armenios trabajaron siempre en el sector privado, como hombres de negocios exitosos, artesanos cualificados (sobre todo en joyas), y dentistas. Además, con los armenios llegó a Egipto el dominio de las lenguas extranjeras. Hoy día, los armenios que dominan idiomas extranjeros trabajan en oficinas y sucursales de las organizaciones internacionales, así como en las embajadas extranjeras en El Cairo.

Cultura

La comunidad armenia opera con dos organizaciones de Beneficiencia y asociaciones culturales: La Asociación Cruz Roja Armenia, Unión General Armenia de Beneficencia y la Asociación Cultural Houssaper. La comunidad cuenta con cuatro clubes sociales en El Cairo y dos en Alejandría, además de tres clubes deportivos en la capital y dos en Alejandría. Hay un hogar de ancianos, y muchas actividades para los jóvenes, incluyendo un grupo de danza, Zankezour, un coro, Zevartnots, y un coro de niños, Dzaghgasdan..

Periodismo

Hoy día, en Egipto hay dos diarios y una publicación semanal, todos destinados a los afiliados de partidos políticos armenios. 

  • “Housaper”, un diario perteneciente al Frente Revolucionario Armenio, fue fundado en 1913;
  • “Arev”, un diario fundado por el partido Ramgavar (Derecha) en 1915
  • “Tchahagir”, semanario fundado en 1948 perteneciente al Partido Hentchag (Socialdemocrátas).

Escuelas e Instituciones

La primera escuela armenia en Egipto fue Yeghiazarian, una escuela religiosa, fue fundada en 1828 en Al-Sourein Bein. En 1854, la escuela se trasladó a Darb Al-Geneina y el nombre fue cambiado a Khorenian, en honor del historiador armenio Movses Khorenatsi.
En 1904, Nubar Pasha, una personalidad mítica armenia, trasladó la Escuela Khorenian a Boulaq.
En 1907, fundó la Escuela Kalousdian y el Jardín de Infantes. Actualmente, sólo un edificio y un parque infantil permanecen en la calle Galaa (en el centro de El Cairo).

La segunda escuela armenia fue fundada en 1890 por Boghos Youssefian en Alejandría. La más reciente es la escuela armenia Nubarian en Heliópolis. Esta escuela fue fundada en 1925 con una donación de Boghos Nubar, uno de los hombres más ricos del planeta en aquel momento. Las tres escuelas armenias en Egipto finalmente formaron el programa de K-12. Actualmente 6 escuelas armenias en Egipto están parcialmente financiadas por la Prelatura de la Iglesia Armenia en Egipto. El armenio es el único idioma que utilizan los armenios en el marco de sus familias y comunidades.
Las tres escuelas armenias en Egipto finalmente crearon un programa de educación secundaria, los estudiantes que se gradúan de inmediato pueden entrar en el sistema universitario egipcio.



La Iglesia Armenia

Los armenios de Egipto forman parte de la Iglesia Apostólica Armenia e Iglesia Católica Armenia. Hay también algunos armenios que son miembros de iglesias evangélicas armenias.
Hay cinco principales iglesias armenias en Egipto, en Alejandría dos y tres en El Cairo.
Los fieles apostílicos armenios son el 90% de todos los creyentes.

  • Iglesia Apostólica Armenia de “Pedro y Pablo” (Alejandría)
  • Iglesia Apostólica Armenia de “San Gregorio el Iluminador” (El Cairo).

La Prelatura de la Iglesia Armenia en Egipto está bajo la jurisdicción de la Santa Sede de Echmiadzin.

La comunidad católica armenia tiene dos iglesias:

  • Iglesia Armenia Católica y la Iglesia de la Asunción (El Cairo)
  • Iglesia Armenia Católica (en Alejandría)
  • Iglesia Armenia Católica de “Santa Teresa”(Heliópolis, El Cairo)


Lista de armenios famosos en Egipto

Desde la época de los Abasíes en el s.VII d.C. hasta el Imperio Otomano principios del s. XIX d.C.




  • Vartan el Portador, o Wardan al-Rumi Armani, que salvó la vida de Amr Ibn al-‘As, el comandante del ejército árabe en la batalla de Alejandría en 641.
  • Al-Amir Ali Ibn Yahya Abu’l Hassan al-Armani – el gobernador de Egipto en 841 y 849, designado por el califa Abbasid, el guía espiritual y político y líder de los musulmanes en Bagdad.
  • Ahmed Ibn Tulun – el nuevo Prefecto, que en 876 fue designado por Ibn Al-Khatib Ferghani para construir su mezquita en su cuartel de Al-remolque Qata’i.Ibn Al-Khatib Ferghani – el maestro de obras de ascendencia armenia que reconstruyó la Nilometer en la punta sur de la isla de Rawda para medir el aumento del nivel del agua en la inundación anual del Nilo, un factor crítico para la prosperidad de Egipto.
  • Badr al-Gamali – un esclavo de origen armenio fue llamado por el califa al-Muntasir en 1073 para que le ayudara durante el período Fatimita, cuando Egipto fue debilitado por luchas internas y asolado por la sequía, la hambruna y las epidemias. Badr formó un ejército, compuesto principalmente por soldados armenios. Se cree que se formaron después de la caída de la Dinastía armenia de los Bagratuní con capital en Aní (1066) cuando las olas de refugiados armenios se extendieron por los países colindantes. Badr al-Gamali fue el primer militar en convertirse en el Visir (Ministro) de la espada y la pluma, por lo tanto, la tendencia de un siglo de mayoría armenia Visires con el mismo monopolio de los poderes civiles y militares. En el apogeo de su poder, el Visir armenio pudo contar con la lealtad personal de más de 20.000 hombres.
  • Al-Afdal – el hijo de Badr al-Gamali construyó el Palacio del Visirato, o Dar al Wizarra, además de la crear dos parques públicos con exóticos jardines, y una zona de recreo con un lago artificial llamado Birket al Arman o Lago Armenio.
  • Tres hermanos – todos arquitectos y albañiles, expertos en corte y acabado de piedras, que construyeron las tres puertas monumentales de El Cairo: Bab al-Nasr y Bab al-Futuh en 1087 y Bab Zuwayla en 1092. Las puertas con sus torres de flanqueo todavía hoy existen. Las murallas y puertas, que tienen una cierta similitud a las fortificaciones de la capital Bagratuní de Aní, están considerados como obras maestras de la arquitectura militar según las normas internacionales.
  • Bahram al-Armani – que, después de restaurar el orden y la paz en el país a petición del califa al-Hafiz, fue nombrado por éste como Gran Visir en 1135.
  • Baha al-Din Karakush – en 1176 construyó una fortaleza, la Ciudadela, en el sureste de la cresta de la Muqattam Hills y adjunta los nuevos y viejos capitales, El Cairo y Fustat, dentro de un muro de protección por la Ciudadela. Hasta mediados del siglo XIX la Ciudadela construida por Karakush sirvió de sede del Gobierno para el cumplimiento de funciones militares y políticas.
  • Shagarat Al-Durr (o árbol de perlas) – una mujer esclava que deslumbró a todos con su espectacular pantalla de oro y adornos de piedras preciosas. Fue enviada a Egipto por el califa abasí al-Musta’sim como un regalo para el Sultán Nagm Salih Ayyub al-Din y se convirtió en su esposa favorita durante toda su vida. Esta fuerte mujer ejercía el poder absoluto sobre Egipto durante el período de transición. Ella es una de las pocas mujeres en la historia islámica que subió al trono e hizo una auténtica revolución en la vida política y cultural.
  • Sinan Pasha – en el Imperio Otomano el principal arquitecto de origen armenio que construyó la histórica Mezquita de Bulaq, así como el Mercado del Grano de El Cairo. También construyó el baño público (Hammam) de Bulaq.
  • Amir al-Bey Suleyman Armani – ocupó el cargo de Gobernador de las provincias de Munnifeya y Gharbiyya desde 1690 y fue tan rico que tenía miles de mamelucos a su servicio.
  • Ali al-Armani y Ali Bey Al-Azab Abul Armani – sirvieron como importantes comandantes regionales.
  • Mustafa Jabarti. Mameluco de origen armenio de Tbilisi (Georgia) fue un diputado del Agha o jefe de ojak, y acumuló una gran fortuna. Compró las propiedades en el poblado armenio-Zuwayla al trimestre e hizo importantes donaciones a los armenios a través de su hermana. También construyó un hospicio en el último piso de la cuarta planta de la Iglesia San Sarkis, para albergar a inmigrantes armenios, peregrinos y trabajadores.
  • Muhammad al-Kehia Armani – un incorruptible líder que en 1798 fue enviado a negociar con Napoleón Bonaparte en Alejandría para evitar la masacre de la población de El Cairo. Napoleón quedó tan impresionado por el tono conciliador, la astucia política y la habilidad diplomática de los armenios que más tarde lo nombró Jefe de la Administración de Asuntos Políticos en El Cairo.
  • Rustam (o Petros) – un nativo de Karabaj que fue llevado a Egipto como un esclavo-soldado. Acompañó a Napoleón a Francia convirtiéndose en su guardaespaldas, luchó con el ejército francés en la famosa batalla de Austerlitz, y luego tomó parte en la conquista de España.
  • Apraham Karakehia – un eminente cambista fue llamado por Mohammed Alí para prestar ayuda financiera. Después fue nombrado Ministro de Finanzas. Más tarde, Cambista General de Egipto con el título honorífico de Misser Sarrafi. Esta posición y el título pertenece a la familia Karakehia para las generaciones venideras.
  • Mahdesi Yeghiazar Amira Bedrossian – otro cambista de Agin que fue nombrado Wali, recaudador de impuestos y consejero especial. El armenio prestamista de dinero no sólo regulaba los servicios financieros y el sistema fiscal, sino también puso en marcha las salvaguardias contra las incautaciones de tierras ilegales. En diversas ocasiones, los prestamistas armenios tenían los derechos exclusivos de explotación de baños de El Cairo, la minas de sal de Matariya y el mercado de pescado de Damieta. La influencia de los prestamistas de dinero armenios aumentó aún más durante la década de 1830, cuando debido a la guerra ruso-turca, con la persecución de los armenios, muchos comerciantes y financistas se instalaron en Egipto e incluso lograron la puesta en marcha del primer banco de Egipto, que funcionó desde 1837 hasta 1841.
  • Yuhanna al-Armani – artista pintor de iconos coptos que vivió y trabajó en El Cairo.


Colaboradores del Estado moderno de Egipto

Basta mencionar que Nubar Pasha, un destacado político que se convirtió en el primer Primer Ministro de Egipto.

Alexander Saroukhan es considerado uno de los destacados caricaturistas que establecen las normas para el arte de la caricatura en el mundo árabe.


La situación actual

Debido a un aumento del nacionalismo, extremismo islámico, el panarabismo y con la confiscación de los derechos civiles y las libertades económicas, muchos egipcios de origen armenio decidieron a finales de los años 1950 y durante el decenio de 1960 abandonar el país. Se dirigieron a Europa y las Américas (Estados Unidos, Canadá, América Latina) y Australia.
Los armenios que salieron de Egipto siguen contribuyendo activamente a las instituciones que todavía trabajan en Egipto (iglesias, escuelas, clubes, actividades culturales, etc.) Podemos mencionar por ejemplo la Asociación de armenios procedentes de Egipto en Montreal, Canadá y muchos otros en los Estados Unidos.

Grikor Zohrab: “La Cuestión Armenia a la Luz de Documentos”


Pharnabazus_silver_stater_as_Satrap_of_Cilicia...

Image via Wikipedia

SUENA LA IMBATIBLE VOZ DE KRIKOR ZOHRAB

Fuente : armspain.

98 años atrás, el 21 de Abril en París apareció al público un pequeño libelo en idioma francés titulado “La Cuestión Armenienne a la Lumiere des Documents” cuya autoría se le atribuía a un ignoto escritor de nombre Marcel Leart desconocido por el público lector.

The Kingdom of Cilician Armenia, 1199-1375.

Image via Wikipedia

Sin embargo su genuino autor era vastamente conocido, y no era otro que uno de los grandes inmortales del pueblo armenio Grikor Zohrab. El hecho de su edición en lengua francesa y editada en París, tenia por objeto ser realmente una publicación en carácter de ser un memorandum oficial que serviría para dar a conocer la elaboración de un programa de Mejoras a aplicarse a la población armenia residente en territorios del Imperio Otomano, confiada su redacción a los Poderes Centrales de Europa.

La Historia registra que en 1912 / 1913 Turquía sufre una de sus más demoledoras derrotas militares en las llamadas Guerras Balcánicas. Además de coronar con éxito la lucha de liberación de los pueblos de la península de los Balcanes, esa victoria puso nuevamente en circulación el postergado tema de introducir reformas radicales en la Armenia Occidental, (Anatolia Oriental) que se debatía en distintos foros de la diplomacia europea la cuestión de otorgar autonomía de administración política a los pobladores armenios de la región. La iniciativa de las Grandes Potencias de Europa consistía en crear en dichos territorios dos distritos autónomos de población genuinamente armenia que hasta ese entonces se hallaban bajo dominación otomana y para ello se había designado a dos diplomáticos expertos, noruego uno de nombre Hof y holandés el otro llamado Vestenenk en carácter de Altos Comisionados (Inspectores Generales) la responsabilidad de la gestión.

Sin embargo la misma historia nos dicta que ambos funcionarios nunca asumieron la conducción de la iniciativa programada, tampoco pudieron concretar la misión que se le había confiado de otorgar funciones a una amplia autonomía de administración política regional a los armenios que por derecho les correspondía. La Turquía Otomana se apresuró a entablar relaciones de alianza estratégico-militar con el Colonialismo Alemán y declaró la guerra a la Rusia de los Zares y con ese paso “resolver” el enojoso asunto de la cuestión Armenia interpretándolo hacer a su particular manera: consumando elgenocidio de armenios.

En estas circunstancias históricas y en la efervescencia de la política mundial se dio la aparición del cuaderno de Girkor Zohrab. En el momento de su publicación aún continuaba la “guerra de los Balcanes” y los referentes principales armenios, tanto del sector occidental como la del oriental estaban abocados en febril tarea, por un lado ante la Rusia de los Zares y por el otro ante las Potencias de Francia y de Gran Bretaña para asegurarse su apoyo a favor de los intereses armenios.

En ese período Grikor Zohrab era uno de los representantes más notables del Parlamento Constitucional Otomano junto a Vartkes y el más prestigioso diputado en el seno de la Asamblea Nacional Armenia de Turquía. Después de consumado las masacres de Cilicia (Adana), Zohrab y Vardkés fueron los más fervorosos críticos del Gobierno de Ittihat (Jóvenes Turcos) que ya había comenzado una campaña de persecuciones y hostigamientos para reprimir el derecho a la libre expresión de la palabra.

Para eludir esas medidas de represión violenta Grikor Zohrab había optado por firmar con un seudónimo francés su obra “La Cuestión Armenia a la Luz de Documentos”,producción dirigida a los círculos políticos y diplomáticos. La obra comienza con una referencia histórica sobre los orígenes de la problemática de los armenios, describe las relaciones tensas entre la población armenia y sus opresores hasta llegar a los Congresos de San Stéfano y de Berlín en cuyas resoluciones, por primera vez se plantea la naturaleza política del genuino derecho del pueblo contenido en la llamada “Cuestión Armenia”. Sigue con la enumeración de los distintos proyectos de reformas y de mejoras a introducir en la región, presentados por las Grandes Potencias europeas y del fracaso sin gloria de dichos programas y señala las posibilidades de un ecuánime y radical resolución al complejo asunto, que podría ser la implementación de una política de administración autónoma en la región. La obra está enriquecida con aporte estadísticos oficiales las que demuestran la existencia de una población de significativa importancia dada la enorme cantidad de habitantes de origen armenio sobre las de otras agrupaciones étnicas minoritarias en las consideradas “Provincias”, “Vilayatos Armenios”.

En su momento fue un importante aporte la edición de la obra de Grikor Zohrab a la política internacional y sirvió de guía a las medidas que habrían de resolver los diplomáticos europeos para ser implementadas más adelante. A la finalización de la Primera Guerra Mundial, entre la documentación presentada ante los victoriosos Aliados para una justa reparación del caso armenio, la obra de Zohrab, los testimonios proporcionados por los Archivos Oficiales del Estado Otomano y del Patriarcado Armenio de Constantinopla fueron de capital importancia. No podía ser de otro modo porque era Krikor Zohrab una indiscutida autoridad de proyección pan-Otomana y de reconocida trayectoria y un experto jurista de prestigio internacional.

Había nacido en el barrio Beshiktash de Constantinopla en el año 1861. Su padre, agente de cambio y finanzas, Jachik Efendí era oriundo del lugar y su madre Eftik Hanim lo era de Malatia. Zohrab recibe su instrucción primaria en el Colegio Macruhian de Beshiktash. En 1870 muere su padre. Su madre contrae segunda nupcias con el abogado exitoso Avedis Yordumian y se traslada con sus dos hijos Mihran y Grikor a Ortakiugh. Los chicos continuaron sus estudios en el prestigioso Liceo Tarkmanchats. Es allí donde Zohrab da a conocer sus primeras composiciones y sus intentos de hacer poesía literaria.

En 1876 Zohrab es admitido a ingresar en el único instituto de enseñanza superior, en el Liceo de Galatasara que había abierto sus puertas en 1868 bajo los auspicios y patrocinio del Gobierno de Francia y bajo la conducción directa del Embajador francés en Constantinopla. Cursó carrera en la Facultad de Agronomía y egresó con un bagaje de conocimientos valiosos. Comenzó trabajando en el Estudio Jurídico de su padrastro como escribiente y, al mismo tiempo se inscribió en la Facultad de Derecho de Galatasara. Al poco tiempo esa sección de estudios fue clausurado por la falta de alumnos suficientes de origen turco. Tenía registrados 45 alumnos armenios, 2 mahometanos, 2 judíos y 3 griegos. Cuando se inaugura en 1881 el Instituto de Derecho “Hukurí” Zorhab se apresura a inscribirse a sus cursos y después de estudiar durante dos años se retira sin haber logrado obtener el diploma correspondiente. Sin embargo se presenta en 1884 a rendir examen en Edirmne (Antrinápolis) y consigue su Título de Abogado Diplomado.

Zohrab ingresa en el campo de la literatura en 1878 cuando se encuentra con Nigogós Tiulbendjian y se vuelve su colaborador en la edición del periódico “Lrakir”. Tenía apenas 17 años y ya evidenciaba ser el hombre armenio preocupado por el destino y la suerte de su pueblo. En los comienzos de 1880 como periodista se suma al movimiento literario de la época y se convierte en uno de sus principales actores y líderes. En 1883 edita la revista Asiática “El Mundo” bajo la dirección de Hagop Baronian. En 1885 publica en las páginas de dicha revista su primera novela “Una generación desaparecida” que en 1893 se edita en volumen especial separado.

En 1888 se casa con Clara Yiazedjian con quién tienen cuatro hijos Levón, Dolores, Aram y Herminé. En 1891 es electo Diputado a la Asamblea Nacional sin embargo dicha elección no es ratificada en su sesión inaugural porque no había aún completado sus 30 años de edad. En 1892 se edita la revista de contenido político sobre cuestiones de la nación, “Masis” bajo la dirección de Grikor Zohrab. Su pluma es de febril producción en ese período. La revista deja de publicarse en 1893.

La etapa más brillante de la producción literaria de Zohrab se registra a finales de la década de 1880 y comienzos de 1890. Sus nuevas novelas se publicaron primero en “Arevelk” y luego en “Masis”. Sus obras más representativas fueron escritas entre los años 1887 y 1893. En ese período escribió su segunda pero inconclusa novela “Mardik”, la mayor cantidad de novelas, ensayos y artículos periodísticos que le proporcionaron merecida fama de escritor y publicista.

Después de un prolongado silencio Zohrab nuevamente hizo su aparición en la escena literaria en 1898, esta vez como escritor y agente social y político.

Los años 1894 – 95 fueron catastróficos para los armenios occidentales y se prolongaron hasta las matanzas colectivas de 1896. La mayor parte de los intelectuales armenios se vio obligada a abandonar Constantinopla y establecerse en Europa. En ese clima de desesperanza y de frustraciones Zohrab se alejó del campo literario y se dedicó al desempeño de su profesión y atendió importantísimos juicios, pleitos. Su prestigio de abogado del derecho se extendió especialmente entre los extranjeros porque dominando el idioma francés era a él a quién confiaban sus causas ante los tribunales comerciales de Turquía. Paralelamente Zohrab era intérprete de la Embajada Rusa en la Polis y su asesor en asuntos jurídicos. En función de ello tuvo oportunidad de asistir a los extranjeros súbditos rusos, hecho que le permitía viajar libremente a Europa.

Sin embargo por una resolución emanada del Ministerio de la Justicia en 1906 se le prohibió a Zohrab defender causas ante los Tribunales de Turquía. El motivo, haber asumido la defensa de un subversivo-revolucionario búlgaro. En 1908 cuando en el país se proclama la Constitución y comienzan las manifestaciones y demostraciones populares en todos los rincones del vasto territorio imperial con las consignas de Igualdad, Fraternidad y Solidaridad Zohrab se encontraba en París y fue en esas circunstancias que elaboró su conocida obra científica del derecho en lengua francesa que fue acogida con interés en los círculos especializados. Cuando constató que se había instaurado en Turquía el orden constitucional, se apresuró en volver a Constantinopla. En 1908 en las elecciones parlamentarias obtuvo el escaño de representante y tuvo activa participación en casi todos los asuntos de interés legislativos y se preocupó particularmente en la aprobación de leyes justas y ecuánimes para la población toda. Ël mismo gustaba decir:“Yo soy el Abogado de la Constitución”.

Fue respetado como personalidad insigne y su prestigio se extendió por todo el espectro nacional como también en la vida política, social y cultural del País entero. Sin embargo cuando estalla la Primera Guerra Mundial las Autoridades de Turquía consideran oportuno consumar el proyectado exterminio físico del pueblo armenio. En la noche del 24 de Abril de 1915 fueron detenidos y deportados la mayor parte de los intelectuales armenios de Constantinopla. Zohrab trató por todos los medios a su alcance liberar a sus con nacionales. Acudió a las más altas jerarquías del Gobierno con muchos de los cuales mantenía íntima amistad, particularmente con el Ministro del Interior Taliat Pasha y con el Primer Ministro Salid Halim Pasha quienes respondieron con falsas promesas y esperanzas alentadoras. A pesar de ello Zohrab y Vardkés fueron detenidos juntos y deportados. También a ellos les aguardaba la misma y fatal suerte de su pueblo en desgracia.

En Julio de 1915 en los caminos del obligado éxodo, Grikor Zohrab y Vargkés fueron asesinados alevosamente. La Turquía Genocida ahogó de ese modo y silenció la imbatible voz del Valiente Abogado del Derecho y de la Justicia de los Armenios otomanos.

Nazaret Berberian

“AZAD OR”