EMBESTIDAS TRAS EMBESTIDAS DE UNA TURQUÍA SIN SALIDA.


“Ponto es un territorio ocupado, como Armenia y Kurdistán, que sepan que no necesitan a los griegos para estar convencidos; la actitud del régimen turco que va contra todo el mundo para salvar su cuello, basta”.

El Helenismo del Ponto como pueblo indígena

N. Lygeros

Traducción al español de Olga Raptopoulou

Resultado de imagen para Ponto ocupado

Un elemento, que no hemos aprovechado en toda su magnitud que deberíamos, es el hecho que el Helenismo del Ponto es un pueblo indígena. Dicho elemento no sólo es indiscutible, sino existía antes del genocidio. Muchos en el campo de la lucha póntica simplemente no conocen lo provisto en los 46 artículos de los derechos de los pueblos indígenas, que han sido declarados por las Naciones Unidas en 2007, gracias al trabajo espectacular hecho por los indígenas australianos. Bajo este concepto, promovemos, a nivel práctico, los derechos de los griegos del Ponto. El Helenismo del Ponto no ha sido genocidiado. Ha sufrido el genocidio, pero al final sobrevivió. Y si ha sobrevivido, es porque vivía incluso antes del genocidio. Así que el punto de referencia de los griegos del Ponto es la civilización de un pueblo indígena. En consecuencia, esto tiene que ser entendido por todos los luchadores del Ponto, para que no se vean encerrados en la cuestión de reconocimiento, ya que hemos superado incluso el tema de la penalización. Dicho de otro modo, Ponto no sólo es una víctima, sino un pueblo indígena y por lo tanto cuenta con derechos que debemos reivindicar, si queremos, francamente, luchar contra la barbarie del genocidio. El objetivo no sólo es coser la herida, que otros preferirían olvidar, como si no hubiera existido jamás. Y todos aquellos que todavía no han entendido que Ponto es un territorio ocupado, como Armenia y Kurdistán, que sepan que no necesitan a los griegos para estar convencidos; la actitud del régimen turco que va contra todo el mundo para salvar su cuello, basta.

http://www.lygeros.org/articles.php?n=25981&l=es

 

Anuncios

“El pueblo armenio no puede ser indiferente a lo que se está haciendo con los yazidis”-300 mujeres Yazidis robadas por ISIS serán ‘impregnadas para romper la línea de sangre rubia’


piensaportimismo

El grupo de terroristas conocidos como el Estado Islámico (IS) secuestró a 300 mujeres yazidíes la semana pasada durante un asedio brutal en el Monte Sinjar. Los extremistas islámicos secuestraron a las mujeres con un solo propósito en mente – para embarazarlas y así romper su antigua línea de sangre.

El grupo minoritario es originalmente Ario, y han conservado una tez más clara, cabello rubio y ojos azules al sólo casarse dentro de la comunidad, esto es algo que los extremistas Islámicos detestan.

Y en un intento furioso para convertir a todos en musulmanes, los yihadistas ISIS han prometido que violaran e impregnaran a las rehenes.

‘ISIS ha secuestrado alrededor de 300 mujeres de Sinjar para que los yihadistas las embarazasen y así tener hijos musulmanes. Si no pueden matar a todos los yazidíes, entonces trataran de romper su antigua línea de sangre rubia.’

Adnan Kochar, presidente del Centro Cultural Kurdo en Londres, dijo a MailOnline: “Los kurdos y yazidíes son originalmente Arios. Pero debido a que los yazidis son una comunidad tan cerrada, han conservado una tez más clara, el pelo más rubio y los ojos más azules. Ellos no se casan con no-yazidis.

Los Yazidis han sufrido sucesivas olas de persecución – ellos aclaman haber sobrevivido 72 genocidios – por los gobernantes Turcos Otomanos de lo que hoy es Irak, Saddam Hussein y ahora por militantes islámicos, han reducido el número de Yazidi de millones a un estimado de 700,000.

Ellos se adhieren a una fe de 4,000 años, transmitida y adaptada a través de las generaciones, compuesta de elementos de varias religiones. Su reverencia por el fuego y la luz proviene de la antigua fe llamada Zoroastrismo, la religión de Persia mucho antes de la llegada del Islam.

Pero ellos son considerados injustamente como “adoradores del diablo” a causa de sus creencias inusuales. Combinan tales prácticas cristianas como el bautismo con la circuncisión judía. Al igual que los budistas creen en la reencarnación perpetua.

Pero es el principio central de su religión lo que ha llevado a otros a marcarlos erróneamente como adoradores del diablo. Ellos creen en un Dios que ilumina siete ángeles con su luz. El más grande de los siete es el Ángel Pavo Real, conocido como Malak Taus, vestido de azul (razón por la que los Yazidi se niegan a vestir el color).

Su otro nombre es Shaytan, en Árabe significa diablo o Satanás.

El Yazidi creen que Dios dejó la Tierra en el cuidado de los siete ángeles y les dijo que obedecieran a Adán. El Ángel Pavo Real se negó, afirmando que Adán fue creado de la tierra, y la luz de Dios nunca podría estar a merced de los suelos. Fue expulsado por su desobediencia, pero se reconcilió rápidamente con Dios quien respetaba su argumento – demostrando que era, de hecho, el más leal ángel de todos. Esta es la razón por la que la idea de que él era similar a Lucifer es tan engañosa.

Trágicamente, los Yazidi también son víctimas de otro malentendido, sobre su nombre.

Los extremistas Sunitas creen que se deriva de un muy impopular califa – o líder – del siglo VII, Yazid ibn Muawiya.

De hecho, se trata de la palabra persa para ángel o deidad, ‘Ized’. Su nombre significa simplemente ‘Adoradores de Dios’.

Los Yazidi una vez vivieron en una zona amplia en todo Irak, Siria, Turquía, Georgia y Armenia.

Fuente: Antediluviana

http://www.europapress.es/internacional/noticia-quienes-son-yazidies-persiguen-20140814085846.html

Fuente : Diario Armenia
Karabagh está dispuesta a recibir refugiados yazidis
Repercusiones también en Armenia
__Stepanakert /Ereván (Irina Hovhannisyan para RFE/RL).- El gobierno de Artsaj expresó su disposición a conceder asilo a los refugiados yazidis que hayan sido forzados a abandonar sus hogares en el norte de Irak, controlado por el Estado Islámico. David Babayan, portavoz del presidente Bako Sahakian, se refirió a los yazidis como pueblo “fraternal” que se está enfrentando a un genocidio en manos de los insurgentes radicales sunitas cunitas cunitas.

“El pueblo armenio no puede ser indiferente a lo que se está haciendo con los yazidis”, dijo Babayan. “Artsaj tiene muchos problemas socioeconómicos, pero ante esta emergencia, como un estado comprometido con las normas democráticas y humanas, vamos a tratar de ayudar a tantas personas como podamos”, agregó.

Al serle indagado sobre si Karabagh ofrecerá espacios para reasentar a los yazidis iraquíes en su territorio, Babayan manifestó que hasta el momento no hubo peticiones al respecto, pero aclaró que “si estas llegan veremos hasta qué punto somos capaces de aceptar su pedido”.

En tanto, en Armenia donde reside una significativa comunidad yazidi, se mostraron un tanto más cautelosos el expresar su disposición de acoger a los refugiados procedentes de Irak. De acuerdo con el Ministerio de Relaciones Exteriores de Armenia, hasta el momento no se han recibido solicitudes de asilo ni han arribado refugiados yazidis.

Boris Murazi, un activista armenio-yazidi, sostuvo que llegar a Armenia no es fácil para sus compatriotas yazidis de Irak, ya que no pueden recibir visas de Armenia en la frontera, por lo que se verían obligados a hacer un largo viaje a través de Turquía, Irán o Georgia. En opinión de Murazi los yazidis no han considerado a Armenia como destino por estas dificultades, pero también al no recibir señales concretas por parte de su gobierno.

No fue hasta esta semana que el presidente Serge Sarkissian expresó su grave preocupación por los asesinatos en masa y deportaciones sufridas por los yazidis de Irak. El vocero presidencial dijo que el mandatario instruyó a la Cancillería y las misiones diplomáticas en el extranjero a “redoblar sus esfuerzos para apoyar la resolución de esta cuestión en el ámbito internacional”.

El gobierno armenio asignó una partida de cien mil dólares para la ayuda humanitaria a los desplazados yazidis. El viceministro de Exteriores Shavarsh Kocharian dijo que se el dinero distribuirá a través de la ACNUR, la agencia para los refugiados de las Naciones Unidas.

Históricamente, los yazidis son una minoría religiosa kurda. Probablemente hayan existido desde 2000 a.C. Aunque los yazidis hablan el kurmanji, un dialecto del kurdo, su culto muestra una gran influencia de las antiguas religiones levantinas e islámicas. Tras la caída de Saddam Hussein, la comunidad yazidi de Irak fue objeto de reiterados ataques.

Esta religión, y sus creyentes, ahora también son perseguidos desde el integrismo islámico en el Estado Islámico de Irak y el Levante durante la ofensiva en el norte de Irak. Los musulmanes fundamentalistas acusan a los yazidis de adorar al demonio.

Descubrieron accidentalmente un templo milenario erigido al dios del reino de Urartu, uno de los más antiguos de Armenia.


Hallan el milenario templo perdido de Musasir

2014 Soy Armenio 

Fecha: jueves, julio 10, 2014 Edita: Klaus Lange Hazarian 

Habitantes de Iraq descubrieron accidentalmente un templo milenario erigido al dios del reino de Urartu, uno de los más antiguos de Armenia, cuya ubicación se desconocía hasta ahora.

Hallan el milenario templo perdido de Musasir

(SoyArmenio/ NBSNEWS) En una aldea del Kurdistán, en el norte de Irak, se descubrieron las bases de las columnas de un templo de más de 2.500 años de antigüedad que data de la Edad de Hierro, mientras que en el área fronteriza entre Irak, Irán y Turquía fueron halladas estatuas humanas de tamaño natural y otros artefactos, informa el portal NBSNEWS.

“Yo no he hecho la excavación, solo realicé sondeos arqueológicos, fueron los habitantes de la aldea quienes descubrieron accidentalmente estos materiales”, dijo a la revista científica ‘Live Science’ Dishad Marf Zamua, estudiante de doctorado en la Universidad de Leiden, en los Países Bajos.

Marf Zamua, quien comenzó la investigación en 2005, dijo que el área estaba bajo el control de Musasir, una antigua ciudad del reino de Urartu también conocida como Ardini.

“Uno de los resultados más destacables de mi trabajo de campo es haber desenterrado los cimientos del templo perdido de la ciudad de Musasir, que estaba dedicado al dios Haldi”, dijo Marf Zamua. Las bases de las columnas fueron halladas en una aldea junto con otros artilugios, como estatuas de bronce.

Durante los trabajos arqueológicos concentrados en Kurdistán también se encontraron estatuas de tamaño humano hechas de piedra caliza, basalto o arenisca, algunas parcialmente rotas. “Todas representan hombres barbudos que sostienen una copa en la mano derecha y en la otra un arma, o bien la tienen sobre el estómago”, explica Marf Zamua.

Haldi era el dios supremo de Urartu, un reino que era gobernado por monarcas que además tenían el título de sacerdotes o representantes de Haldi. El templo de este dios era tan importante que, cuando los asirios lo saquearon en el año 714 a. de C., se dice que el rey Rusa I de Urartu destruyó su corona y luego se suicidó.

Conocido por ser un dios de la guerra, los reyes de Urartu rezaban a Haldi para obtener la victoria en la batalla. Normalmente los templos que le dedicaban al dios guerrero estaban decorados con espadas, lanzas, arcos, flechas y otras armas, y de sus muros colgaban escudos.

Marf Zamua presentó sus hallazgos en el Congreso Internacional sobre Arqueología del Medio Oriente Antiguo de la Universidad de Basilea, en Suiza.

El templo perdido de Musasir

Nadie sabía dónde descansaban los restos de la antigua ciudad sagrada de Musasir y su templo, construido en el 825 a. C. por el rey de Urartu, Ishpuini, después de la conquista de la ciudad a los mananitas. Se conoce por un bajo relieve asirio que muestra la ciudad y el templo dedicado al dios Haldi, que conquistó y saqueó el rey asirio Sargón II en el 714 a. C.

El relieve asirio que menciona el lugar y el acontecimiento adornaba el palacio de Sargón II en Khorsabad y fue hallado por una expedición del Museo Británico liderada por William Loftus en la década de los 50 del siglo XIX. El relieve despareció bajo las aguas del Tigris después de que el convoy arqueológico fuera atacado en el río, aunque los dibujantes de la expedición habían hecho una copia preservando la información que contenía.

La localización de Musasir era uno de los enigmas más codiciados de la arqueología de la Edad de Hierro. Las piezas podrían comenzar a encajar después de haberse localizado en Irak varios restos que corresponderían con el antiguo templo de Urartu, como las bazas de algunas de sus columnas, una estatua del tamaño de un hombre o una estatuilla de bronce de una cabra, encontradas de forma accidental por habitantes de la zona y evaluadas por la arqueóloga Dlshad Marf Zamua de la Universidad de Leiden, Holanda, que inspecciona la zona norte de Irak en busca de vestigios de la ciudad.

Musasir se convirtió en una ciudad sagrada del Reino de Urartu, tal y como lo denominaron los asirios, uno de los más antiguos de Armenia, y que ocupó una extensión que corresponde ahora a la frontera de la propia Armenia, Irán e Iraq, una región que se disputaron en ese periodo con el pujante imperio asirio.

Decenas de heridos en un atentado con bomba en Turquía – RT


 

Decenas de heridos en un atentado con bomba en Turquía – RT.

El ataque ha sido atribuido a los milicianos del Partido de los Trabajadores del Kurdistán

Texto completo en: http://actualidad.rt.com/actualidad/view/51929-decenas-heridos-atentado-bomba-turquia

 

“En Armenia, más allá de la región de Mineas, hay una montaña enorme (…), en la que cuenta la tradición que se refugió mucha gente con ocasión de un diluvio, logrando salvarse, y cuenta que cierta persona que navegaba en un arca encalló en la cima de la montaña, y que se conservaría por mucho tiempo los restos del maderamen”


Old Urartian Fresco in Erebuni Museum, Armenia.

Old Urartian Fresco In Erebuni Museum, Armenia.Image via Wikipedia

Fuente : http://www.temakel.com/geosagararat.htm

 

Coat_of_arms_of_Armenian_SSR.png

Image via Wikipedia

 

 Coat_of_arms_of_Armenian

  EL SECRETO DEL MONTE ARARAT

Por  Sergio Fuster

                                           
_
                           

     En Turquía, se extiende hacia el cielo vasto el monte Ararat. Montaña sagrada. Su historia es la del diluvio. Multitud de fuentes acreditan que, en sus albas laderas, enfundadas en nieve, se halla aún el arca que le permitió a Noé salvar a la humanidad y las especies animales de la gran inundación bíblica. Aquí, Sergio Fuster, investigador bíblico argentino, colaborador de Temakel, nos invita a contemplar la montaña henchida de mágicos destellos.

EL SECRETO DEL MONTE ARARAT

Por Sergio Fuster 

  En las gélidas planicies de Anatolia, donde convergen los actuales límites de Turquía, Armenia e Irán, se levanta imponente una montaña sagrada. Su nombre no figura entre las cumbres más elevadas, ya que sólo alcanza los 5.156 metros de altura, pero sí entre los más inaccesibles de la tierra. Símbolo de intervención divina, su nombre entraña un mensaje para todos los pueblos del mundo. Como diría el arqueólogo y escritor Charles Berlitz, “un nombre que promete y enseña, ordena y a veces incluso amenaza. Este nombre es Ararat” (1).
El Ararat ha sido reconocido como el sitio donde descansan los restos de la antigua embarcación del Noé bíblico, luego que descendieran las aguas del Diluvio Universal. Desde entonces ha sido un lugar sagrado.
El temor reverente que tienen y han tenido los 
pueblos de Oriente a esta montaña, confirma que el relato del Génesis no ha sido una creencia exclusiva del judeocristianismo. Los turcos llaman al Ararat “AGRIDAGI” (monte del Arca) (2);  los persas la conocen como KUHI-NUIH (montaña de Noé) y los musulmanes le dicen “EL JUDI” o “el primer lugar de descanso” (3). El Ararat es un lugar simbólico. Es el guardián del Arca salvífica y es patrimonio de fe en un sentido universal.

 EL ARARAT EN LAS FUENTES ANTIGUAS
Junto con los múltiples mitos de un diluvio producido por la ira divina, también existen relatos paralelos de supervivientes en una embarcación que reposa sobre una montaña. La tradición favorece al monte Ararat más que a cualquier otro sitio.
El mito hindú del diluvio habla de una montaña al norte (4). Los griegos mencionan al monte Parnaso o el Otris en Tesalia (5). Pero el hecho que fuera en realidad el monte Ararat donde reposó el Arca, está apoyado por dos tradiciones antiquísimas: El Antiguo Testamento y La Epopeya de Gilgamesh (un mito sumerio).
En Génesis 8:4, la mayoría de las Biblias traducen “el Arca descanso sobre los montes Ararat”, aunque algunas traducciones prefieren vertir “las montañas de Armenia”. En hebreo “HAR” significa: elevación o cordillera (6) y “RARAT” especifica un pico determinado. En el rollo de Isaías I de Qumram (7) se lee “Hurarat” (Lit.Ararat) . En el targúm de Onquelos, del Pentateuco Samaritano y en la versión siríaca de la Biblia se lee por Ararat “QARDU” (Kurdistan), conocido en lengua armenia como Nisir (8).
El monte Nisir es donde Ut-napistim (el Noé del mito sumerio) dejó varada su embarcación después del diluvio. Gilgamesh, el héroe de la epopeya, tiene que viajar más allá del tránsito solar, donde habitan los hombres escorpiones (9). Su objetivo era encontrar a Ut-napistim, para que le develara el secreto de la inmortalidad. Allí al norte, donde están las fuentes del Eufrates, en la antigüedad existía el reino de Urartu. Ut-napistim, según el mismo mito, era hijo de “Ubartutu” (10), quizás haciendo referencia a esta región. Es significativo que el nombre Ararat proviene de esta etimología. Por lo tanto, los montes Ararat y Nisir parecen hacer alusión al mismo lugar. 

   Después de que Gilgamesh intenta escalar este pico “que llegaba hasta el cielo”, las fuentes silencian cualquier otro hecho de estas características (11).
Ya para la antigüedad tardía, se encuentran citas del monte Ararat en los anales de los historiadores clásicos. Beroso cuenta:
“que parte de la nave se encuentra todavía en Armenia (…) y que algunas gentes le quitan los trozos de pez y se los llevan, los persas los utilizaban como amuletos” (12).
Nicolás de Damasco, amigo y biógrafo de Herodes el Grande, en el libro 96 de su Historia Universal dice:
“En Armenia, más allá de la región de Mineas, hay una montaña enorme (…), en la que cuenta la tradición que se refugió mucha gente con ocasión de un diluvio, logrando salvarse, y cuenta que cierta persona que navegaba en un arca encalló en la cima de la montaña, y que se conservaría por mucho tiempo los restos del maderamen” (13). 

   Aquí no sólo encontramos referencias de la ascensión al Ararat, sino también otros datos que nos evidencian el hallazgo del Arca, considerándola un artefacto mágico. 

    Al pie de la montaña sagrada, se encuentran las ruinas del que fue el Monasterio de Etchmiadzine. Se cuenta que, durante siglos, este recinto guardó celosamente una reliquia en la Catedral de San Gregorio. Era un trozo de madera petrificado. Los kurdos sostienen que era parte del Arca de Noé (14).
Según una leyenda que data de la era cristiana, un monje intentó alcanzar la cima del Ararat con la sola intención de rendir devoción a Dios. Pero a la mitad del camino un profundo letargo se apoderó de él. Soñó con un ángel que le advirtió que regresara sobre sus pasos porque, mientras el Arca repose allí, Dios no permitiría que se acerque hombre alguno. Al despertar encontró el trozo de madera entre sus manos. Lamentablemente este relato no se puede comprobar debido a que un terremoto destruyó parte del Monasterio y como consecuencia la reliquia desapareció (15).

   Excluyendo esta historia y las escuetas menciones de los escritores clásicos, se ha guardado un misterioso silencio sobre las exploraciones
en el lugar. Desde los tiempos del diluvio bíblico hasta el siglo XIX, según se cree, no se ha intentado emprender el ascenso a la montafia de Ararat. La respuesta del porqué quizás haya que buscarla en el oscuro campo de las supersticiones.

UN MUNDO ATEO DUDA DEL DILUVIO
Hasta mediados del siglo XVlll, por lo general no se dudaba del caracter histórico del diluvio ni de la persona de Noé. Pero el avance de las ciencias y las ideas, corno La Alta Crítica de la Biblia o la teoría darwiniana de la evolución, hicieron que muchos pusieran en tela de juicio la autenticidad del relato del Génesis. Motivando a que algunos se aventuraran a explorar el Ararat en busca del arca perdida.

   Es cierto que los porteadores nativos, hasta el día de hoy, rehusan ascender a la montaña más allá de cierto punto, porque la consideran una “zona mágica”. Pero aparte de sus creencias, las experiencias extrañas que vivieron muchos investigadores en el monte nos hace pensar que quizás los lugareños no estén tán equivocados. 

    El testimonio de un anciano armenio que data de 1856, nos ilustra bien el punto. En una ocasión sirvió de guía a tres científicos visitantes. Según se sabe, hallaron el arca y entraron en ella. Como los extranjeros querían probar la falsedad del relato bíblico, lo amenazaron de muerte si divulgaba el descubrimiento. Tiempo después en Londres, uno de los exploradores confesó en su lecho de muerte habar visto el Arca sagrada. Por desgracia los documentos se perdieron en un dudoso incendio (16).
Durante la l Guerra Mundial, un aviador ruso, W. Roskovistsky, afirma haber visto en el Ararat los restos de una antigua embarcación (17). Como consecuencia, en  1917, el Zar envió dos compañías de soldados para investigar la montaña. Supuestamente localizaron el Arca, tomaron fotos y remitieron un informe completo. Pero pocos días después la revolución bolchevique derriba al Zar y en consecuencia los datos jamás fueron publicados (18).
El 10 de agosto de 1883, el Tribune de Chicago publicó una historia, acerca de un grupo enviado por el gobierno turco para inspeccionar las avalanchas en el Ararat. “Dieron con una estructura gigantesca de madera muy oscura que sobresalía de un glaciar”. Los habitantes de la zona temían acercarse porque “habían visto un espíritu de fiero aspecto asomarse por la ventana superior”(19). 

    Tanto la búsqueda del Arca, como los supuestos informes acerca de su descubrimiento, han contribuido hasta nuestros días (20). Es cierto, si apareciera sería “el hallazgo arqueológico más sensacional del siglo”. Algunos piensan que esto daría fe al mundo y por otro lado, tendríamos que revisar nuestra actual interpretación de la historia antigua. No obstante, su búsqueda, es la búsqueda de lo divino y la montaña que la protege es símbolo que entrega un mensaje al hombre moderno.

EL ARARAT, UN SIMBOLO DE SALVACION 

   La sola presencia del monte Ararat, puede que nos diga, que sí importa  cuál proceder se adopte en la vida. El diluvio bíblico vino a causa de la excesiva violencia e impiedad que existían entonces. 

   En su cumbre, después que se purificó el mundo, Jehová tranquilizó a Noé (21). Le dijo que nunca más ocurriría un cataclismo semejante; siempre y cuando el hombre no violara una ley: no derramar sangre inocente; es decir, no asesinar. Para ello dio el “arco iris” como garantía. Está por demás explicar que estas normas fueron transgredidas desde el mismo comienzo de la civilización. En lo más profundo, la humanida sabía que con sus guerras y conquistas habían roto “el pacto del arco iris”. Por lo tanto, Dios estaba más que autorizado para repetir en el futuro una catástrofe del mismo tipo.
La construcción de una Torre en Babel, cuya cúspide debía llegar a los cielos, fue un franco desafío al pacto establecido por Dios. En caso que éste trajera un segundo diluvio, tendrían refugio seguro fuera del amparo divino. 

   En la mayoría de los mitos, los cataclismos por aguas destruyeron a una humanidad para que reaparezca otra nueva, regenerada, purificada. Como una regresión al caos primordial y a la cosmogonía(22). Como la falta ritual no ha cesado, el fin de un mundo pasado ahora adopta proporciones temibles para el futuro. Así lo entendieron los escritores del Nuevo Testamento. Según ll Pedro 3: 5-7 dice: 

      “Porque ignoran (…) que hace tiempo existieron cielos y también una tierra surgida del agua y establecida entre las aguas por la palabra de Dios, y que, por esto, el mundo de entonces pereció inundado por las aguas del diluvio, y que los cielos y la tierra presentes, por esa misma palabra, están reservados para el fuego y guardados hasta el día del juicio y de la destrucción de los impíos” (Nueva Biblia de Jerusalén).
El hombre moderno en su visión materialista del mundo y de la vida, especula sobre el suceso del diluvio en vez de aprender de él. Dejemos que una mirada simbólica escrute los asuntos por sí mismos y descubriremos que estos mitos del fin del mundo irradian un mensaje para todos nosotros.
A partir de allí, el diluvio bíblico se convierte en un completo tipo de salvación. Por un lado, las aguas purificadoras, cual bautismo arquetípico limpia las faltas contra Dios. Por el otro, la madera del Arca representa la vida. Como el árbol en medio del jardín de Edén, o el instrumento de ejecución de Cristo. La salvación está en lo que estos elementos significan  en la otra realidad. Las aguas, en sí mismas, no destruyeron a la humanidad antes del diluvio. Fueron simplemente un medio. Lo que condenó al mundo fueron sus propios quebrantos morales.
Para algunos, hoy vivimos en tiempos muy similares a los que vivió Noé. Los hombres olvidan a los dioses y adoptan un proceder de independencia que puede redundar en su propia autodestrucción.
Tanto el relato bíblico como el cuneiforme, han omitido decirnos adónde fueron las aguas del diluvio y qué ocurrió con el Arca. Sólo ha quedado el Ararat, inmóvil, mudo y desafiante. Imitemos su discreción y admitamos que lo importante no es averiguar las causas científicas del cataclismo, o si aún existe el arca y dónde exactamente se encuentra, para ir en su busca. La fe supera cualquier reliquia perecedera. 

    Mientras el Ararat esté allí, será como un monumento conmemorativo. Le recordará al hombre que a Dios le interesa el proceder que elija su creación. Porque El mismo desea lo que declaró en Génesjs 8:22: “Mientras dure la tierra, siempre habrá siembra y siega, frío y calor, verano e invierno, día y noche, estos no cesarán” (Nueva Biblia de Jerusalén). 

   Acasos en estos días sea conveniente recordar a Noé, que siguió un proceder de justicia y luchó por preservar no sólo su vida, sino también la de la naturaleza. Recordemos los dioses asirios, que atemorizados por la catástrofe que suscitaron, y acaso porque tomaron conciencia, huyeron al cielo de Anú. Tal es en definitiva la alternativa y la única elección que se nos ofrece. 

    Entre tanto, contemplemos la montaña de Ararat. Símbolo visible de una historia sagrada. 

ILUSTRACIONES (desde arriba hacia abajo): 1: Vista del monte Ararat; 2: Vista panorámica con el Ararat en segundo plano y ganado retozando plácidamente en la llanura en primer término; 3: Imagen de la cima del Ararat; 4: Fotografía aérea del Ararat tomada por un aviador turco en 1965. La forma ovalada de la parte inferior podría corresponder al Arca de Noé; 5: Imagen satelital del Ararat, montaña sagrada. 

CITAS:

1) Charles Berlitz, “En busca del arca helada”, Revista Muy interesante, N 33, Julio 1988, p.55.

(2) Insight on the scripture, W.T.1 91,Voll, p.173.

(3) Graves-Patai, Los mitos Hebreos, Alianza, Bs.As., 1994, p.104.

(4) Satapatha Brahmana. 

(5) Op. Cita N 3.
(6) Enciclopedia de la Biblia, Ed. Exito, Barcelona,Voll, p.677.

(7) Ibídem

(8) Ibídem

(9) Los kurdos en la actualidad estampan figuras de escorpiones.

(10) W. Ryan y W.Pitman, El Diluvio Universal, Ed.Versol, España, 1999, p.374.

(11) En la Biblia no se vuelve a mencionar al Ararat como lugar geográfico. En II Reyes 19: 37 Ararat aparece como un reino del norte, Urartu. En el oráculo de Jeremías 51:27 se alude a él, como el reino que amenaza traer juicio sobre Babilonia. En las referencias seglares, Urartu, aparece en las inscripciones Asirias de Salmanasar I  y Asurnasipall II como un reino norteño.

(12) Flavío Josefo, Antiguedades judías, Ed.de José Donato, Lib I, sec. 43.

(13) Ibídem

(14) Andre Parrot, El Diluvio y El Arca., Ed Garriga, Barcelona l961, p. 58

(15)Ibídem

(16)W.T. 22 de diciembre 1975,vol 56, p.17.

(17) Op. Nota 14.

(18)Op. Nota 16

(19) Ibíde

(20) Op. nota 16, p.18.

(21) Por que Noé temía que Dios inundara la tierra todos los años”, Flavio Josefo, Libro I, sec. 96.

(22) M. Eliade, Mito y realidad, Ed. Labor S.A., 1992, p.61

                                                

The Coat of arms of Armenia

The Coat Of Arms Of ArmeniaImage via Wikipedia

©  Temakel. Por Esteban Ierardo

Location of Ararat within Armenia

Location Of Ararat Within ArmeniaImage via Wikipedia

Turquía, el país del mundo con más periodistas detenidos


Current flag used by the Kurdistan Democratic ...

Image via Wikipedia

Fuente : Rebelión

Agencias

Turquía se ha convertido en el país del mundo con más periodistas entre rejas y todo indica que tras las detenciones de esta semana, su número supera ya el centenar.

El viernes, un juzgado de Estambul decretó prisión preventiva para 36 periodistas arrestados el martes anterior y puso en libertad con cargos a otros siete.

Todos están acusados de formar parte de la Unión de Comunidades de Kurdistán (KCK), nombre de una difusa red civil de apoyo al ilegalizadoPartido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), alzado en armas contra el gobierno.

La mayoría de los detenidos trabaja para el diario Özgür Gündem (“Diario libre”), un periódico fundado en 1991, defensor de los derechos de la población kurda; tan legendario que inspiró el largometraje “Press”, un filme estrenado en 2010 que relata la represión de los años 1990 en Turquía.

Bayram Balci, un periodista que trabaja desde hace 20 años para Özgür Gündem y escribió el guión de “Press”, recuerda bien la época: “Entonces nos mataban en la calle. Hoy nos meten en la cárcel. Lo que ha cambiado son las formas de la represión”, dijo.

Entonces, ser periodista kurdo era una profesión de alto riesgo: en dos años, 27 trabajadores del periódico fueron víctimas de muertes violentas, constata el diario Radikal.

“Mataron a tres compañeros con los que trabajaba en la oficina de Urfa (una ciudad en el sureste de Turquía); de aquella redacción yo soy el único superviviente”, recuerda Balci.

“Hasta el año pasado, el gobierno solía decretar cierres temporales de los diarios disidentes, pero fue condenado por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos; ahora ya no cierran periódicos, sino que encarcelan a los periodistas”, concluye.

Desde el martes pasado, miles de periodistas y simpatizantes se manifestaron en Ankara y Estambul, enarbolando ejemplares del Özgür Gündem y otros periódicos afectados por la oleada de detenciones.

“No nos callarán”, fue el eslogan más repetido, en un ambiente tenso en el que muchos de los presentes sabían que podrían ser los próximos en ser arrestados.

Pero no hace falta ser kurdo para sufrir la represión. Fatih Polat, redactor jefe del diario izquierdista Evrensel, señala que “la represión del Gobierno del AKP (el partido gobernante de orientación islamista moderada) se dirige contra todos los medios disidentes”.

“Un colaborador nuestro está entre los detenidos, y uno de nuestros columnistas lleva meses en prisión”, añade en declaraciones a Efe en Estambul.

Polat sabe que a él también le puede tocar, pero “no importa: forma parte de nuestra responsabilidad”, señala.

El ministro turco de Asuntos Europeos, Egemen Bagis, niega que los periodistas encarcelados en Turquía estén entre rejas por su trabajo o sus convicciones.

“Están acusados o bien por ser, supuestamente, miembros de una organización ilegal (en referencia al KCK) o bien por estar involucrados en un intento de derrocar el gobierno democráticamente elegido”, aseguró Bagis en una reciente conferencia en el Club de Prensa de Bruselas.

Hizo así referencia a periodistas de investigación como Nedim Sener y Ahmet Sik, ambos en prisión preventiva desde marzo y acusados de colaborar con “Ergenekon”, una supuesta red de militares con intenciones golpistas.

La más habitual acusación de pertenecer al KCK, descrito por el Gobierno como la “rama urbana del PKK” y por el propio PKK como una red social paralela al Estado formada por simpatizantes de la causa kurda, es difícil de desmontar, dado que no hay una clara definición de qué es el KCK, ni qué define a sus miembros.

Así las cosas, citar entre comillas una frase de un miembro del PKK puede ser suficiente para acabar entre rejas en Turquía.

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=141959

Es otra puesta en escena : No se engañe por la confesión de Erdogan hacia los Kurdos


Fuente . asbarez.com

POR Harut Sassounian

La sociedad turca fue lanzado en el caos la semana pasada cuando el primer ministro Erdogan, emitió una disculpa inesperado para el tema hasta ahora tabú de las masacres de kurdos en el sureste de Turquía en la década de 1930.

Hay muchas similitudes entre las masacres de kurdos y el genocidio armenio. Bajo el pretexto de sofocar una rebelión, el gobierno turco, dirigido por Kemal Ataturk, ordenó el asesinato y deportación de decenas de miles de kurdos Alevi de Dersim, ahora conocido como Tunceli. Aviones de combate turcos lanzaron bombas y rociaron gases venenosos contra los kurdos escondidos en cuevas de montaña.

Irónicamente, participando en los bombardeos fue Ataturk, primera mujer piloto de Turquía, que era un huérfano adoptado por Armenia Ataturk. Gokcen fue sin querer participar en la matanza no sólo de los kurdos, los armenios, sino también compañeros que se habían refugiado en la remota región de Dersim, después de haber sobrevivido al genocidio de 1915.

La admisión de Erdogan sorpresa de los “asesinatos Dersim” no fue motivada por un deseo sincero de levantar el velo del secreto de un crimen de estado oculto mucho tiempo, pero (por la intención de desacreditar a su principal adversario político, Kemal Kilicdaroglu, líder del Partido Republicano del Pueblo CHP), que estaba en el poder durante las atrocidades kurda.

Erdogan astutamente anotó un golpe de relaciones públicas cuando Kilicdaroglu, natural de Dersim que había perdido a muchos miembros de su familia, se negó a revertir la cogeneración de larga data de encubrimiento de estas masacres.

Viendo una oportunidad para asestar un golpe más a su rival reticente, el primer ministro Erdogan salió en la televisión nacional, dejando al descubierto una serie de documentos de los archivos de Estado que dio detalles escalofriantes de la brutal tortura de hombres kurdos, violación de mujeres y la mutilación de los niños. En un gesto dramático, rompió informe falsificado del Gobierno sobre la matanza de Dersim.

Para contrarrestar los ataques de Erdogan, Kilicdaroglu llegó con un anuncio sorpresa de los suyos. A pesar de su falta de reconocimiento de las masacres Dersim, Kilicdaroglu afirmó que una disculpa no fue suficiente! Él desafió a Erdogan a liberar a todos los documentos de archivo sobre el tema, y ​​devolver las propiedades confiscadas a las víctimas kurdas.

Las disculpas del Primer Ministro generó sorpresa y un gran debate nacional en Turquía. Algunos comentaristas de los medios vistos reconocimiento de Erdogan de las masacres Dersim no sólo como un esfuerzo por socavar el apoyo a Kilicdaroglu con millones de votantes Alevi, sino también para empañar el legado de Ataturk. Otros vieron señales esperanzadoras de que Erdogan estaba preparando para hacer frente a otros capítulos oscuros de la historia de Turquía, incluyendo el genocidio armenio.

Kilicdaroglu, a su vez, trató de dañar la reputación de Erdogan, acusándolo de planificar a reconocer el genocidio armenio, y comparó su mentalidad a la de los armenios de la Diáspora. Erdogan se distanció rápidamente de lo que él considera una comparación insultante, y reprendió fuertemente y le advirtió a su adversario político para la elaboración de un paralelo!

Reacción racista de Erdogan no presagiaba nada bueno para los que afirmó que “el genio ha salido de la botella”, con la esperanza de que la disculpa del primer ministro a los kurdos que sentaría un precedente para el reconocimiento eventual de Turquía del Genocidio Armenio. Cuando uno examina cuidadosamente las declaraciones distorsionadas del Primer Ministro sobre las masacres de Dersim, uno no puede dejar de notar las semejanzas inquietantes con vistas negacionista de Turquía sobre el genocidio armenio:

1. Minimizar el número de muertos kurdos de decenas de miles de personas a 13.800,
2. Describir las masacres de kurdos simplemente como “asesinatos” o “eventos”;
3. Echarle la culpa a los “asesinatos” en un partido rival político más que el Estado turco, y
4. Sin ofrecer ninguna indemnización y restitución a los herederos de las víctimas kurdas.

Todos aquellos que esperaban que Erdogan podría emitir una disculpa similar para el Genocidio Armenio, probablemente no se dan cuenta de la inutilidad de sus expectativas. En realidad, una disculpa turca haría más daño que bien a la causa armenia, ya que desalentaría a algunos armenios de perseguir la restitución de Turquía, engañar a la comunidad internacional en el pensamiento de que las demandas armenias están completamente cumplido, y privar a los armenios de atraer a más políticos apoyo para su causa nacional.

Además, debe Erdogan disculpas por el genocidio armenio, la comunidad internacional lo ducha con elogios, nombrar a él por el Premio Nobel de la Paz, y apoyar la candidatura de Turquía a la Unión Europea.

La comunidad internacional  debería exigir que Erdogan  reconozca plenamente los genocidios de armenios, asirios, griegos y kurdos, emitir una disculpa genuina, la compensación de ofrecer, y devolver las propiedades confiscadas a los herederos de millones de víctimas inocentes.

http://asbarez.com/99588/no-one-should-be-fooled-by-erdogan%E2%80%99s-empty-apology-for-kurdish-massacres/

Turquía y la tragedia kurda


Fuente: La tarde.com

Por RICARDO EASTMAN DE LA CUESTA

Sin salida al mar, el Kurdistán se encuentra dividido entre Turquía, Siria, Irán e Irak. Aquí comienza la tragedia del pueblo kurdo – 30 millones – que se quedó sin patria. Olvidado por los imperios dominantes en los inicios del siglo XX, fue excluido del reparto territorial, y desde ese momento lucha por conseguir su independencia geopolítica.

¿Cuáles las razones para que nadie le devuelva su suelo natal? Como siempre, son de índole económica. En su territorio nacen los ríos Tigris y Eufrates, los del paraíso terrenal cristiano, los dueños de la vida en esos extensos desiertos. Allá están los principales yacimientos de petróleo de Irán e Irak y la totalidad de los de Siria.
De los deseos de independencia y de la lucha por los recursos naturales nace la guerra que por décadas ellos han librado. En el caso de Turquía, aspirante a protagonista principal en el Oriente próximo, con reciente y esperamos productiva visita del presidente Santos ¿podrá lograrlo sin antes resolver el conflicto con sus incómodos huéspedes, aglutinados en el Partido Nacionalista kurdo?
La visión de los conflictos cambió con los avances de la humanidad. La resistencia justificable de una guerrilla es considerada ahora terrorismo. La aculturación de los pueblos, su eliminación genocida, no es hoy aceptada por la comunidad de naciones. Los dominios oligarcas y los gobiernos de minorías tienen espacios cada vez más limitados.
Con tantas nuevas realidades, es difícil que Ankara pueda reprimir a los kurdos, eliminarlos como se hizo durante la represión en Armenia, donde casi desaparece toda su población.
Más cuando Turquía es ejemplo de enormes contradicciones dentro de un estado moderno.
Mantiene buenas relaciones con Estados Unidos, Europa y el mundo musulmán. Es el único estado laico islámico. Miembro del G20 es una potencia económica y militar en la región. El respeto por los derechos individuales ha crecido, se acepta el disenso y existe libertad de expresión. Su economía crece aceleradamente (razón de más para abrir una embajada colombiana y designar a Fernando Panneso, capaz de operarla con éxito) y hace esfuerzos permanentes por cumplir las exigencias de la Comunidad Europea para recibirla en su seno.
Pero, qué tal la inestabilidad y riesgo de sus vecinos. Siria, Chipre, Irán, Irak, Grecia, Armenia y Georgia. Y con la cercanía del beligerante y poderoso Israel. La calidad de su democracia es bien discutible. No se reconocen avances en el pluralismo y la multiculturalidad. Compartir patria no está en su agenda de vida, su organización territorial tiene serios problemas.
Aquí se ratifica la teoría según la cual una guerra termina siempre en una mesa de negociación. Porque a solo bala no se gana una confrontación de carácter irregular. La inserción turca en el primer mundo dependerá del manejo y solución que de al asunto kurdo. Quién lo creyera.
BREVETE: Bienvenidos Carlos Botero y Enrique Vásquez. Todos esperamos mucho de ellos. Continuar lo bueno y recuperar el camino para lo mucho que falta. Vencer el hastío es su principal desafío.

http://www.latarde.com/opinion/columnistas/51451-turquia-y-la-tragedia-kurda.html

Turquía y su otro genocidio :El sufrido pueblo Kurdo


Fuente : .eluniversal.com

Los kurdos

Hace una semana, la fuerza aérea turca bombardeó un sector en el norte de Irak en donde creen que está un campamento del PKK, organización que pelea por la independencia del pueblo kurdo. El ejército turco y otrora el iraquí, en época de Saddam Hussein, reprimieron a los kurdos. Contra esta sufrida minoría étnica ha habido ejecuciones sumarias, mutilaciones de cadáveres, violaciones sexuales y otras atrocidades, denunciadas en Europa por activistas de derechos humanos.

Los kurdos son una nación de 33 millones de habitantes dispersos en Turquía, Irak, Irán, Siria y Armenia, principalmente y que ha sido un pueblo sufrido a través de la historia. Su momento de mayor gloria fue en 1187, cuando el príncipe kurdo Saladino, al frente de un ejército poderoso, formado por miles de guerreros musulmanes, derrotó aparatosamente a los cruzados anglosajones y francos en la batalla de Hattin al utilizar su destreza táctica, los incendios y la escasez de agua, como arma de guerra para vencer a los cruzados. Esto le permitió a Saladino un gran control territorial y la recuperación de Jerusalén, lo que provocó la reacción de las potencias occidentales y el inicio de la Tercera Cruzada.

Es bueno anotar que el famoso Ricardo Corazón de León, rey de Inglaterra, adalid de esta Cruzada, quien era de “doble comando”, tuvo un ardiente episodio de “amor griego” con su enemigo, el Sultán Saladino, y  terminaron en el lecho realizando un “cruce de espadas” a la manera cubana.

En 1514, después de la llamada “Paz de Chaldiran”, el Kurdistán quedó dividido: una parte (que habitaba en las regiones de las actuales Turquía, Siria e Irak) bajo la égida del imperio otomano y la otra mora en zonas de Irán y Armenia, bajo el imperio persa.

En 1920, el tratado de Sevres intentó crear un Kurdistán autónomo, pero este tratado, a pesar de haber sido firmado por Inglaterra, Francia y Turquía, fue una burla, ya que en 1923, en el tratado de Lausana, mediante el cual se revisó el de Sevres, le hicieron “mamola” a los kurdos y estos quedaron repartidos entre los estados en los cuales viven actualmente.

En 1945 tuvieron un territorio autónomo, la República Autónoma del Kurdistán, que fue disuelto en la Conferencia de Potsdam (1945), en razón de que las grandes potencias no veían con buenos ojos a esta naciente república. En 1970, después de más de ocho años de guerra, el gobierno iraquí prometió a los kurdos la autonomía de una región al norte del país, pero las condiciones no satisficieron las esperanzas de ellos. En 1988, después de que las guerrillas kurdas se aliaran con Irán en la Guerra Irano-iraquí, Sadam masacró con armas químicas a miles de ellos. En Turquía, Siria e Irán han sido también ferozmente reprimidos, aunque se da una circunstancia curiosa: Siria apoya a los kurdos de Turquía y de Irak, para que incordien a esos países; Irán a los de Irak y viceversa, de tal forma que se ha formado una especie de avispero, que cuando explote será un problema mayúsculo.

En fin, la nación kurda ha quedado como un pollo despresado por la voracidad de los distintos  imperialismos y su eterna lucha por la autonomía ha sido un sendero lleno de frustraciones.

*Directivo universitario. Miembro de la Academia de la Historia de Cartagena.

menrodster@gmail.com

http://www.eluniversal.com.co/columna/los-kurdos