Armenia : Según la tradición, el calendario se inició el día en que Hayk venció a Bel .


Ruben Demirjian

 

Año nuevo armenio 4510.

Según los datos de Ananiá Shiragatsí, el primer calendario de la antigua Armenia fue el calendario lunar. Es bastante probable ya que en la mayoría de monumentos y edificios arquitectónicos junto al sol, también aparece tallada una luna, que es la continuidad de las tradiciones y creencias paganas. Aunque existen lagunas y carecer de información suficiente acerca de cómo se originó el calendario antiguo armenio , existen manuscritos y restos arqueológicos gracias a los cuales resolver algunas dudas.

Así, uno de los manuscritos de Movses(Moisés) Jorenatsi dice, que el rey Ardashes I (189 – 160 a. C.) especialmente se interesa por las ciencias y al estudio de los calendarios.

Muchos armenios han oído hablar de Hayk y Bel y la mitológica batalla que libraron, pero pocos saben que ése fue el momento del nacimiento mismo de Armenia como Nación. Según la tradición, el calendario armenio comienza el día en que Hayk venció a Bel (Ba´al , rey de Babilonia Nimrod) en el año 2492 a. C. Este año fue calculado por Ghevont Alishanretrocediendo dos ciclos armenios (ciclos de Hayk) , escogiendo el año 428 , 11 de agosto , restándole el primer ciclo de Hayk (1460), y después restándole otro ciclo , obtuvo el año 2492, el año en que el patriarca Hayk mató al tirano rey Bel de babilonia. Según dicha leyenda, con la victoria de Hayk comienza el calendario armenio, que señala el inicio de la nación armenia.

Hayk , en el campo de batalla , dispara con su arco y alcanza a Bel

Cuenta la leyenda que tras el Diluvio Universal y la división de las lenguas que sobrevino durante la construcción del Torre de Babel, Hayk reunió a su gente y persiguiendo el deseo de vivir libres marchó hacia el norte, llegando a lo que hoy es Armenia, para tomar posesión de las tierras que había heredado de su abuelo Torkóm, nieto de Noé. El hecho no pasó inadvertido para los babilonios, la potencia hegemónica de la zona, quienes al mando del tirano Bel llegaron con un poderoso ejército que se enfrentó a Hayk y a sus hombres. Valiéndose de las ventajas estratégicas que ofrecía la geografía montañosa de la zona y de sus dotes militares Hayk venció a Bel y logró instaurar así la primera Armenia independiente.

La actual denominación de Armenia -Hayastán en idioma armenio-se debe a “Hayk” o “Haikatzunk” y de aquí surge “Hay” como forma singular de denominar. Hayk fue uno de los grandes líderes de los armenios que estaban asentados a los pies del Monte Ararat. Después de su viaje para la construcción de la Torre de Babel, derrotó al rey babilonio Bel en 2493 a. C., cerca de las montañas del Lago Van, en la parte suroeste de la histórica Armenia (actual Turquía oriental).En ese entonces Nairi, (que significa “tierra de los ríos”), solía ser el nombre utilizado por asirios y egipcios para designar a Armenia y los armenios, . Aun así, muchos historiadores ponen en duda los cálculos de Alishan, tradicionalmente el año 2492 a. C. se considera el primer año del calendario armenio. Esta ceremonia se siguió festejando en forma interrumpida hasta fines del siglo XVIII, incorporando varios rituales de la tradición cristiana a partir del año 301 cuando se adopta el cristianismo como religión de Estado.El 11 de agosto de 2007 en Armenia celebraron el año 4500 según el calendario pagano como un día festivo.

El calendario pagano fue rechazado en Armenia después de adoptar el cristianismo como la religión oficial del Estado en 295 d. C. (oficialmente 301 d. C. ) , y solo volvió a recordarse en la época medieval por Ghevont Alishan y otros historiadores, los que lo conservaron hasta hoy en día.

Características

Los días establecidos en el calendario armenio eran 365, de esta manera el calendario armenio era un poco corto respecto al calendario solar (tropical), que es 365,2422 días. Según el calendario el año estaba formado por 12 meses donde cada uno contenía 30 días y de un mes de 5 días (30 x 12 + 5 = 365). El calendario armenio según su estructura recreaba uno de los sistemas antiguos de calendario, el egipcio.

El calendario armenio, al igual que egipcio, carecía de los años bisiestos, y los dos calendarios adelantaban al calendario juliano por un día cada cuatro años. Al pasar 1460 años el calendario armenio adelantaba al calendario juliano por 1 año (365 días). Cada 1460 años el calendario termina su ciclo y vuelve a empezar nuevo ciclo, este ciclo se llama “el ciclo de Hayk”.

Como origen de la era, en la cronología de la antigua Armenia , es el 11 del julio 552 año , existe otro sistema cronológico que considera el origen de la era un año más tarde , el 11 de julio del año 553.

Los meses del año

El año nuevo armenio comenzó el 11 de agosto que corresponde al 1º de Navasárt, primer mes del calendario armenio, por lo tanto la noche del 10 de agosto de 2008 fue el último día del año 4500.Según la tradición, el calendario se inició el día en que Hayk venció a Bel .

El mitológico Hayk, dividió el año en doce meses a los que denominó con los nombres de sus descendientes. El calendario armenio consta de 12 meses, todos de igual duración, es decir todos de 30 días y un mes complementario de 5 días:

1. Navasárt

2. Horrí

3. Sahmí

4. Dré

5. Kajóts

6. Aráts

7. Mehegán o Maheguí

8. Arék

9. Ahegán

10. Marerí

11. Markáts

12. Hërodíts

13. Aveliáts

Los días de la semana

Según la tradición los nombres de los meses corresponden a los nombres de los hijos y de las hijas del mítico Hayk. Cuatro eran sus hijos: Dré, Kajóts, Aráts, Hërodíts y seis sus hijas: Navasárt, Horrí, Sahmí, Maheguí, Arék, Marerí.Con el tiempo se adoptó el uso de la semana de 7 días, en el que los días se denominaban según su orden, es decir el lugar que ocupaban en la semana: día primero, día segundo, día tercero, etc.:

1.- Mishaptí

2.- Iergushaptí

3.- Ierek-shaptí

4.- Chorek-shaptí

5.- urpat

6.- shapat

7.- Guiragui

En el siglo IV la Iglesia decidió trasladar el día de descanso al primer día de la semana en honor al día de la resurrección de Jesucristo. De esta manera el mishaptí se transformó en guiraguí, (del armenio antiguo kirakí, a su vez del griego kiriakos).Teniendo en cuenta que el año solar dura 365 días y un cuarto, cada cuatro años, en los años bisiestos (en armenio nahánch) se agrega un día al mes complementario Aveliáts. En épocas más antiguas no se tenía en cuenta ese cuarto de día que posee el año solar, por lo que se producía un desfasaje entre el año real y el de los cálculos oficiales que duraba 1461 años, período en el que el calendario “se corregía” a si mismo. Este ciclo se llamaba “Ciclo de Hayk”. Los años en los que se producía la fiscalización del Ciclo de Hayk con la consecuente autocorrección del calendario se denominaban nahanchíts-nahánch.

Por ejemplo sabiendo que el año 428 fue fin del Ciclo de Hayk, es decir nahanchíts-nahánch, se puede calcular cuando comenzó el calendario armenio o si se desea saber cuándo tuvo lugar la legendaria batalla entre Hayk y Bel. Los cálculos dan el año 2493 antes de Cristo.

Los años del calendario, comparando con el calendario de nuestra era

11 de agosto 2492 a. C. – 1 año

11 de agosto 2000 a. C. – 492 año

11 de agosto 1500 a. C. – 992 año

11 de agosto 1000 a. C. – 1492 año

11 de agosto 500 a. C. – 1992 año

11 de agosto año 1 – 2494 año

11 de agosto año 50 – 2993 año

11 de agosto año 1000 – 3493 año

11 de agosto año 1500 – 3993 año

11 de agosto año 2000 – 4493 año

11 de agosto año 2017- 4510 año

https://es.wikipedia.org/wiki/Calendario_pagano_armenio

La victoria sobre Bel dio inicio a la historia de los armenios.


giphy (17).gif

Armenia celebra el 4.509 Navasard

Armenia celebrar Navasard, los 4.509 años según el calendario armenio. El día fue designado como día festivo por el Parlamento armenio en 2009.

post-feature-image

En la pagana Armenia, el Año Nuevo se celebra en verano, en el mes de Navasard. El nombre “Navasard” es de origen Parto-iraní. Consta de dos palabras: nava (nuevo) y sard (año). El mes coincidió con el moderno agosto. Los frutos de la tierra armenia maduran el Año Nuevo y no es ninguna coincidencia que en este mismo mes se consideró el inicio del año en la Armenia histórica.

Se adoraban a los dioses Anahit y Astghik, así como dios Vahagn en Año Nuevo.

Muchas leyendas se han dicho acerca de esta más querida fiesta; se dice que en este mismo día el famoso antepasado Hayk de los armenios tuvo una impresionante victoria sobre su enemigo Bel y dio inicio así a la historia de los armenios. También se creía que este día Arca de Noé se posó en la cima del monte Ararat, por lo que las celebraciones anuales de Navasard eran para reconfirmar el comienzo de una nueva era de la humanidad.

El Año Nuevo comenzó a partir de 1 Navasard (11 de agosto) y se prolongó durante una semana. Se daba la bienvenida con una mesa familiar llena. Ese día platos especiales eran cocinados.

4508 de la caída de Bel por Haik .4508 años de la era Armenia.


guiamenc

Una vez más, la comunidad armenia de nuestro país se está preparando para festejar la llegada del Año Nuevo Armenio Navasárt. Todo comenzará cuando se haga sonar el cuerno-trompeta ritual pogh, anunciando la llegada del año 4508 de la Era Armenia.

Mientras tanto, en la Madre Patria la conmemoración es oficial ya que el Parlamento de Armenia aprobó el 5 de febrero de 2011 que el día del antiguo Año Nuevo Navasárt sea festejado como Día de la Identidad Nacional Armenia y los cinco días precedentes, sean dedicados a encuentros panarmenios previos al festejo.

Recordemos que según los antiguos cronistas e historiadores, fue el 11 de agosto de 2493 A.C., cuando Haig, el legendario antepasado de los armenios, triunfó en su lucha por la libertad de la nación. Durante la contienda, Haig derribó con un certero flechazo al tirano Bel de Babilonia. Sus tropas de dispersaron y Armenia nació al mundo como un reino libre e independiente. Ese día es considerado como el inicio de la cronología armenia, que durante siglos fue mantenida por la Iglesia Apostólica Armenia.

El festejo del Año Nuevo en la antigüedad pre-cristiana era el máximo acontecimiento de los armenios y se prolongaba por espacio de siete días. Cientos de miles de peregrinos se dirigían a los centros religiosos del país, donde el rey en persona presidía los festejos acompañado por los nobles, los dignatarios religiosos, los jefes militares, la aristocracia y todo el pueblo.

Todo comenzaba cuando el rey proclamaba la llegada del nuevo año haciendo sonar el pogh (especie de cuerno ritual) a la vez que se oía el estruendoso batir de los tambores. Tras el anuncio, se celebraban los Juegos de Navasárt que incluían prácticas militares, competencias deportivas y ceremonias religiosas, así como predicciones, cantos, danzas y representaciones teatrales.

Para apreciar la dimensión de los Juegos de Navasárt de Armenia debemos necesariamente tener presente los Juegos Olímpicos de la antigua Grecia, con los que tenía muchas similitudes. Según las antiguas crónicas y las obras de numerosos historiadores medievales, las ceremonias que celebraban el inicio del Año Nuevo tenían, además del carácter festivo, el de ceremonia de Acción de Gracias. Se agradecía fundamentalmente por los frutos que se prodigaban, gracias a los cuales vivía y se desarrollaba el hombre y prosperaba la nación toda.

Durante la antigüedad pagana, la festividad de Navasárt tenía un hondo contenido religioso. La ceremonia central se llevaba a cabo en Bagaván, la ciudad de los dioses, donde además de las celebraciones populares profanas se realizaban ceremonias rituales religiosas, en las cuales se ofrendaban a los dioses los primeros frutos de las distintas cosechas. Tras la adopciòn del Cristianismo en nada cambió la intención de la fiesta. Es más, se le dio un marco especial con la instauración de la ceremonia de la Bendición de las Uvas.

¡Hagamos siete brindis!.

En la más remota antigüedad, los festejos de Navasárt duraban 7 días y era precisamente el número 7 el que dominaba en derredor. Heredado de esa vieja tradición, vemos que en la mesa con que se va a recibir el Año Nuevo Armenio se repite el número 7: debe haber en ella 7 clases de frutas secas (nueces, almendras, avellanas, pistachos, piñones, etc.), 7 clases de frutas frescas de estación, 7 clases de comida tradicional, y finalmente 7 clases de postres. Además durante la cena se realizarán obligatoriamente 7 brindis con oghí (anís o vodka según la región).

La casa deberá estar engalanada por adornos de color rojo, color que reinará durante toda esta semana pues es el distintivo del Navasárt. Se cuidará especialmente en colgar en el exterior de la casa, en las puertas y ventanas cintas y moños de ese color arreglados para la ocasión. Debemos recordar que el color rojo para los armenios simboliza la felicidad.

¡ Feliz Año Nuevo 4508!.

La Epopeya de Haik y Bel.

   En idioma armenio los armenios se llaman Hai y el país, Haiastán. Según la leyenda, después de la construcción de la torre de Babel en la llanura de Shinar por los descendientes de Noé, el aguerrido y valiente Haik, rehusando someterse al tirano Bel, se retiró  con su gente al país del Ararat.  Bel lo persigue con sus soldados; ambas huestes se encontraron en un valle dilatado y llano, a la manera de dos torrentes embravecidos que se precipitan con estruendo; el choque llenaba de pavor y espanto todos los pechos. Pero del larguísimo arco de nuestro Haik se dispara una flecha de acerada punta triangular que traspasa la coraza de bronce de Bel por la espalda y se clava después en el suelo. Haik, habiendo matado a Bel,  reinó en el país instaurando de este modo la primera independencia de Armenia.
La majestuosa estatua de Haik erigida en el barrio Nork de Ereváb, Rep. de Armenia
   Según la tradición, el calendario armenio comienza el día en que Haik venció a Bel, exactamente en el año 2492 antes de Cristo, es decir que paradójicamente el calendario armenio se inicia con la primera independencia de Armenia.
   A la muerte de Haik, los pobladores del país del Ararat se llamaron por su nombre Hai, y su país, Haiastán.
   La epopeya de Haik no sólo presenta el origen legendario del pueblo armenio sino que además evidencia su vocación de libertad.  Sin lugar a dudas, no carece de significación simbólica el hecho de que el pueblo armenio haya ligado su historia con el culto a la libertad.

Haik luchó contra el tirano Bel en defensa de la libertad de su tribu.  Y por cierto, la historia de Armenia es la de un pueblo que lucha continuamente por su libertad, desde la hermosa leyenda de Haik en los orígenes hasta nuestros días. 


La Constelación de Haik.

   La constelación de Orión, famosa por las tres estrellas llamadas las tres Marías que forman su cinturón, es conocida en Armenia como la Constelación de Haik. Ya en la antiquísima traducción de la Biblia al armenio en el siglo V, la mención de la constelación de Orión del original, está vertida al armenio como “Constelación de Haik”.
Gracias a las Tres Marías que son el cinturón, es muy fácil encontrar la Constelación de Haik (Orión) en el firmamento de cualquier latitud de la Tierra
Según los historiadores e investigadores,  Haik fue una “persona histórica” que luego fue deificada y adorada como el máximo Dios de los armenios. Este punto de vista es apoyado por muchos especialistas, ya que el nombre Haik se conecta con Hai, el nombre del pueblo armenio y con Haik’, el nombre antiguo de Armenia. Sin emargo parece ser que fue al revés, Haik inicialmente fue un dios y solo se “humanizó” tras la cristianización de Armenia que lo transformó en el Patriarca legendario. Esta aseveración contrasta con otros cientos de casos similares como los nombres de Atenas surgida del nombre de la diosa Atenea o Roma surgida de Rómulo, cada una nombrada en honor a su deidad-héroe particular.
Haik siendo el dios principal de los armenios tuvo su sitial en el firmamento como una constelación la “Constelación de Haik”.
Moneda de 5000 dram con la figura del “Patriarca Haik” y la “Constelación de Haik”, acuñada en la República de Armenia en el año 2007, en ocasión del 4500 años del Calendario Armenio

 Texto Original de la Leyenda.

Según la genealogía de Movsés Jorenatsí (siglo V), Haik era tataranieto de Noé: Jafet – Gamer – Tirás – Torkóm – Haik. Cuando se produjo la dispersión y confusión de la humanidad tras el fracaso de la construcción de Babel, el tirano Bel aprovechó para alzarse con el poder.
   “Pero Haik rehusó obedecerle; tras engendrar a su hijo Armenág en Babilonia, marchó hacia el norte, hacia el país de Ararat, junto con sus hijos, hijas y nietos, hombres fuertes en número de trescientos, así como otros -sirvientes nacidos en su casa o extranjeros que se habían puesto a su servicio— y todos sus enseres domésticos. Marchó a establecerse al pie de un monte, en una planicie ya habitada por un pequeño número de hombres de aquellos que se habían dispersado previamente. Haik los redujo a su obediencia y allí erigió una morada, que dio en herencia a Gatmós, hijo de Armenág. Esto certifica las narraciones no escritas de las que hemos hablado en otra oportunidad.
   ‘Y él, dice nuestro libro, con el resto siguió ruta hacia el noroeste, estableciéndose en una altiplanicie a la que denominó Hark, que quiere decir: ‘Aquí se han instalado los padres [hark] de la raza y de la casa de Torkóm. También construyó una aldea y la llamó por su nombre Haikashén. En este mismo lugar se menciona en nuestra historia que, hacia el sur de esta planicie, al pie de una montaña de gran base, se había establecido hasta entonces un pequeño número de hombres que se sometió voluntariamente al titán’. Esto también justifica las narraciones no escritas de las que hemos hablado.
   Continuando sus palabras, nuestro autor dice que cuando Bel el titán hubo establecido su señorío sobre todos, envió a uno de sus hijos junto con fieles hombres hacia el norte, ante Haik, ordenándole venir y someterse para vivir en paz. ‘Tú habitas entre gélidos vientos —dice—; suaviza la helada frialdad de tu orgulloso carácter y, sometido a mí, vive tranquilamente en mi país dondequiera que  te plazca’. Haik envió de regreso a los mensajeros de Bel con respuesta severa. El enviado retornó a Babilonia.
   Entonces Bel el titán reunió sus tropas y con una multitud de infantes se dirigió al norte, al país de Ararat, cerca de la morada de Gatmós.
   Gatmós huyó a refugiarse junto a Haik, enviando veloces correos por delante.
(…)
   Y los gigantes de ambos bandos se lanzaron unos contra otros, provocando terrible estruendo en la Tierra e inspirando pánico mutuamente. No eran pocos los fornidos hombres de ambos bandos que se topaban con el filo de una espada y caían rodando, mientras la batalla permanecía indecisa. Situación tan tremenda e inesperada atemorizó al rey de los titanes, quien retrocedió y comenzó a escalar la colina de la que había descendido, pues pensaba refugiarse entre sus hombres hasta la llegada del grueso de sus guerreros. El arquero Haik comprendió esto, se aproximó al monarca y tensó su arco de gran tamaño, apuntando la flecha de tres puntas sobre la placa que cubría el pecho de aquél. El dardo atravesó su espalda y se clavó en el suelo; así cayó a tierra el orgulloso titán y expiró. Y la hueste, tras contemplar esta hazaña, huyó sin orden ni rumbo. Sobre esto ya hemos hablado bastante.
   Pero en el lugar de la batalla fundó un dominio en memoria de la victoria y lo llamó Haik’ a causa de su victoria en el combate. Por esta causa, hasta el presente el distrito se llama Haióts Tzor [“Valle de los armenios”]. En cuanto a la colina donde cayó Bel con sus valientes guerreros, Haik la llamó Kerezmánk [“Cementerio”].
   Tras haber embalsamado el cadáver de Bel, dice nuestro autor, Haik ordenó transportarlo a Armenia y enterrarlo en una altura a la vista de su mujer e hijos. Y nuestro país se denomina Haik’ por el nombre de nuestro antepasado Haik”.
Movsés Jorenatsí.
 

Símbolos de Navasárt.

Toda festividad tradicional y la de Navasárt en particular tiene sus adornos tradicionales, sus platos típicos y además una manera muy propia de arreglar la mesa.
El Número Siete

 En la más remota antigüedad los festejos de Navasárt duraban 7 días y era precisamente el número 7 el que dominaba en derredor.  Heredado de esa vieja tradición vemos que en la mesa con que se va a recibir el Año Nuevo Armenio se repite el número 7: debe haber en ella 7 clases de frutas secas (nueces, almendras, avellanas, pistachos, piñones, etc.), 7 clases de frutas frescas de estación, 7 clases de comida tradicional, y finalmente clases de postres.  Además durante la cena se realizarán obligatoriamente 7 brindis con oghí (anís o vodka según la región).

Es realmente una suerte que la fecha del comienzo del año, casi mediados de agosto, coincida en Argentina con un clima relativamente adecuado para semejante despliegue gastronómico ya que somos testigos de los problemas que se suscitan para las fiestas que se extienden desde el 24 de diciembre al 6 de enero.  Mientras que en Europa es pleno invierno con sus platos acordes al clima riguroso, en Argentina hasta nos parece ridículo ver a un Papa Noel abrigado, renos, nieve, chimeneas, arbolitos de Navidad y trineos durante el sofocante verano porteño.

Centro de mesa: El Lúis

Preside la mesa de Navasárt el centro de mesa tradicional llamado lúis; un llamativo arreglo que era generalmente regalo de un amigo o vecino.

El lúis consiste en primer lugar en una bandeja grande sobre la cual se colocará una vistosa jarra de vino, un botellón de oghí, variedad de frutas y en el medio, indefectiblemente, una manzana o granada con una vela parada encima.  El lúis incluirá también un pollo asado, trigo cocido, una vistosa pañoleta y toda una hilera de velas con adornos dorados alrededor de la bandeja como decoración.

Por supuesto, cada ama de casa se ingeniará para presentar el lúis más llamativo o el decorado de mayor habilidad, pues como hemos mencionado, era muy común que los amigos y allegados se enviasen de regalo estos arreglos especiales.

Adornos de color rojo.


La casa estará engalanada por adornos de color rojo, color que reinará durante toda esta semana pues es el distintivo del Navasárt.  Se cuidará especialmente en colgar en el exterior de la casa, en las puertas y ventanas cintas y moños de ese color arreglados para la ocasión.

Debemos recordar que el color rojo para los armenios simboliza la felicidad. No en vano existe el tradicional saludo:

-¡Garmír orér unenás!

-¡Que tenjas días rojos!

Es decir: -¡Que seas muy feliz!

Este saludo hoy en día se utiliza para saludar a la novia tras la ceremonia de casamiento.

El Plato Típico de Navasárt.

Mientras que en la elección de los platos y postres para la celebración del Navasárt reina una libertad casi total, debemos hacer notar que es infaltable el harisá de navasárt un plato ritual imposible de olvidar. Para prepararlo se necesitan paradójicamente muy pocos ingredientes: trigo burgol grueso y carne de cordero o chivito; en primer lugar se coloca una capa de trigo previamente remojado en una olla grande, sobre esta se coloca una segunda capa pero de carne, luego se cubre con agua o caldo y se pone en fuego moderado por lo menos  dos horas cuidando que la preparación no se queme tras haber absorbido toda el agua.

Se condimenta con sal y pimienta (ají molido y comino opcional) y abundante cebolla rehogada preparada aparte.  Se cuida muy especialmente en no revolver la preparación, el cucharón ni siquiera debe tocarla mientras se está cocinando.  Esto no tiene ninguna razón culinaria sino que se deberá respetar la tradición, tal vez, como dicen las abuelas, “para que el nuevo año no sea revuelto”.

La Trompeta de Navasárt.

Dentro del protocolo real de la antigua Armenia, tenía un lugar destacadísimo el hecho de anunciar el comienzo del Año Nuevo. Esto se llevaba a cabo haciendo sonar el pogh, especie de cuerno-trompeta, que era acompañado por el batir ensordecedor de los tambores.

Las celebraciones de Navasárt se extendían por espacio de siete días consecutivos con un despliegue inusitado tanto en su aspecto festivo y de diversión como en la solemnidad de los rituales. En esa semana se concentraban  una infinidad de actividades  artísticas, militares, religiosas, deportivas y recreativas que sumadas a los solemnes rituales hacían de estos siete días algo inolvidable para el resto del año. El impacto debe haber sido de tal magnitud que cuando el rey  Artashés fue traicioneramente apuñalado por el príncipe Anák, en medio de su agonía balbuceó las siguientes palabras:

¡Ah! Quien me podrá dar ahora

el humear de los altares

y la mañana de Navasárt,

el correr de los ciervos

y el correr de las gacelas.

Nosotros hacíamos sonar

las trompetas,

y hacíamos redoblar

los tambores,

tal como era la usanza

de los reyes.

Este precioso documento fue recopilado por el erudito Grigor Magistros en el siglo XI, plasmando para la posteridad en sus prestigiosas obras, este fragmento antiquísimo.

El instrumento en cuestión debe haber sido alguna variedad del llamado hoy en día iejcherapógh (“trompeta de cuerno”), y que en el armenio antiguo se denominaba pogh ejcheriá (“instrumento de viento de cuerno”) término documentado ya en el   siglo V.

Estas trompetas naturales sobrevivieron largos siglos como instrumentos para producir señales a larga distancia, llegando al siglo XX en ambiente folklórico como ser los borozón de los armenios de la costa del Mar Negro.

Constituidos por una pieza única, estos instrumentos consisten en un cuerno vacuno o de carnero, al que en primer lugar se secciona su extremo puntiagudo. Luego se procede a perforar la capa córnea de grosor variable según el ejemplar elegido, hasta llegar a la parte hueca. El corte de la punta se presenta en forma perpendicular al eje central del tubo, condicionado tanto por la posterior perforación como por la posición de ejecución.

Para ejecutar el instrumento, se toma el cuerno firme con las manos para asegurar la correcta posición de los labios sobre el orificio. El sonido se produce por la vibración de los labios acompañada de la exhalación de aire. Por ley acústica este tipo de instrumentos produce los grados de una tríada perfecta mayor, dependiendo la posibilidad de combinación melódica tanto de la destreza del ejecutante como de la construcción apropiada de la embocadura.

Es evidente el hecho de que los pogh usados en rituales solemnes tuvieran una factura muy especial, ni que hablar del pogh de Navasárt utilizado por los reyes. Esto se puede deducir fácilmente analizando tanto los actuales cuernos que se utilizan como vaso para beber fundamentalmente vino por un lado, como los ritones arqueológicos de varios milenios de antigüedad. Estos tomados en conjunto presentan características comunes a pesar de la distancia que los separa en el tiempo; en primer lugar sobre un cuerno alisado y pulido encontramos una sección metálica ricamente decorada en la terminación del pabellón, en segundo lugar se encuentra otro tramo igualmente trabajado en la punta del instrumento y que haría de embocadura y finalmente, cuando el ejemplar es de gran tamaño, uno o dos aros a distancias regulares en la sección media del asta.

Golpeando sobre el yunque…

El monte Ararat, llamado Masís en armenio, con sus mitos y leyendas no podía estar ausente en esta celebración en la que esta presente toda la tradición armenia.

De acuerdo con las antiguas creencias precristianas del pueblo armenio los espíritus kachk vigilaban la inviolabilidad del Ararat y apresaban, arrastrándolos al vacío a quienes no respetaban esta condición. El primer historiador armenio, Movsés Jorenatsí cuenta cómo a su muerte el rey Artashés fue enterrado con gran pompa; siguiendo la antigua costumbre pagana, muchos amigos del rey se lanzaron a su sepulcro y se suicidaron. Viendo este espectáculo, Artavázd, su hijo, exclamó:

“Te vas y te llevas todo el país contigo,

¿Acaso yo reinaré sobre las ruinas?” 

Al oír esta insolencia Artashés maldijo a su hijo desde su tumba:

“Cuando montado al caballo vayas a cazar

al libre e inconquistable Masís,

que los espíritus kachk se apoderen de ti

y te conduzcan a las profundidades de la montaña,

donde no verás más la luz”

De acuerdo con la maldición, durante una cacería Artavázd cayó por un desfiladero del monte y allí vive encadenado en una gruta por toda la eternidad, sus dos fieles perros muerden constantemente estas cadenas para liberar a su amo, quien ha jurado destruir el mundo cuando salga. Sin embargo los armenios han conservado a través de los siglos  hasta un pasado reciente, un interesante rito: el día del Año Nuevo Armenio, los herreros abrían sus talleres y tras atizar el fuego golpeaban con sus mazas o martillos varias veces sobre el yunque, fortaleciendo así las cadenas que aprisionan al príncipe Artavázd.

 La Bendición de Uvas.

Entre las tradiciones populares armenias de mayor vigencia, figuran las relacionadas con el agradecimiento al Creador por el éxito del trabajo fecundo que se materializa en los frutos de una cosecha abundante.  Estos sentimientos de gratitud extrema toman cuerpo en una ceremonia de Acción de Gracias por la cosecha que se denomina Jaghoghornék –ʳÕáÕûñÑÝ¿ù, es decir “Bendición de las Uvas”, que se realiza todos los años a mediados del mes de agosto.

Esta ceremonia se lleva a cabo el día de la Ascensión de la Virgen María, después de la Santa Misa.  En la ocasión, los feligreses traen como ofrenda los primeros frutos de la vid para ser bendecidos. Es bien sabido que en Armenia desde tiempos inmemoriales, incluso antes de la adopción del Cristianismo, era costumbre del pueblo ofrendar los primeros frutos de la cosecha a los templos, como muestra de  profunda gratitud.

En la Armenia antigua, esto se llevaba a cabo en la primera semana del Año Nuevo, que, según el calendario antiguo, correspondía aproximadamente a la semana en que se realiza la ceremonia de la Bendición de las Uvas en la actualidad. En aquellas épocas, la festividad de Año Nuevo o Navasárt era el máximo acontecimiento del año; cientos de miles de personas se concentraban en los grandes centros religiosos del país junto con los nobles, los jefes militares, los sacerdotes y el mismísimo rey, quien presidía la celebración.

La celebración de Navasárt  se prolongaba por espacio de 7 días consecutivos e incluía música, cantos, danzas, representaciones teatrales, prácticas militares, competencias deportivas, ceremonias religiosas y, como ya hemos mencionado, la ofrenda de los primeros frutos.

Esta tradición milenaria ha sido mantenida por la Iglesia Armenia y se ha desarrollado hasta tomar la forma de la ceremonia actual. No olvidemos que las antiguas festividades paganas fueron reemplazadas por sus similares cristianas, en muchos casos sin cambiar las fechas, de la misma manera que se construyeron iglesias y catedrales sobre los templos paganos destruidos. Sin embargo, la variedad múltiple de frutos de la cosecha se ha reducido a solamente una: la uva. Esto tiene, evidentemente una justificación de índole práctica; además, la elección de la uva y no otro fruto obedece a las connotaciones simbólicas que vinculan este fruto con las enseñanzas bíblicas. Cristo frecuentemente se comparaba a sí mismo con el árbol de la vid; además, durante la Última Cena, donde nació el Sacramento de la Comunión, el vino que era el producto de la elaboración de la uva fue proclamado por Jesús: “Esta es mi sangre”. Lógicamente, estas razones llevaron a dar preferencia a este fruto que además se convirtió en un motivo típico del arte decorativo tradicional. Hasta un pasado reciente y allí donde era posible, la Bendición de las Uvas se realizaba en medio de los viñedos. El sacerdote tomaba en su mano izquierda la cruz y en la derecha las tijeras; se formaba una procesión y los participantes se adentraban en los viñedos cantando el himno-sharagán Arevélk kerarpín… Una vez en el sitio elegido se procedía a la ceremonia.

 

Es importante tener en cuenta que las uvas bendecidas se reparten a todos los presentes, quienes las llevan a sus hogares y las comparten con aquellos que por algún motivo no han participado de la ceremonia. También era costumbre separar una parte para los pájaros; con esa finalidad se colocaban pequeños racimos en lugares altos, o sobre los monumentos jachkár, o cerca de una fuente de agua.

Con la consumición de estas primeras uvas concluye una de las restricciones alimentarias de los armenios, según la cual no se puede comer uvas antes de la ceremonia del Jaghoghornék.

 
Durante la Ceremonia de la Bendición de las Uvas.

El Símbolo de la Eternidad.

Las celebraciones del Año Nuevo Armenio Navasárt son acompañadas en todo momento por un símbolo representativo. Se trata del símbolo armenio de la eternidad presente en la iconografía armenia desde épocas prehistóricas.

El símbolo armenio de la eternidad deriva del antiguo símbolo solar de los pueblos indoeuropeos. En la más remota antigüedad el hombre en la simpleza de la vida cotidiana y su contacto directo con la naturaleza que lo dominaba todo, notó que el Sol nacía por la mañana llegaba a su plenitud al mediodía y terminaba muriendo por la noche.

 

El símbolo de la eternidad junto a la llama eterna del Monumento a las Víctimas del Genocidio Armenio en Dzidzernagapert, Ereván, Armenia.

Sin embargo inexplicablemente resucitaba la mañana siguiente. Este comportamiento cíclico del Sol llevó al nuestros antepasados más remotos a concebir la idea de la eternidad del sol con su consecuente muerte y resurrección. Con el tiempo el signo solar tuvo una aplicación directa en el arte, aplicado a todo tipo de objetos cotidianos, construcciones arquitectónicas, monumentos memoriales, etc.

En la Edad Media con el afianzamiento y desarrollo inusitado de la arquitectura tradicional armenia, el símbolo de la eternidad es absorbido por el arte cristiano y representado en todo tipo de construcciones. Entre estas se destacan los jachkár en los cuales el símbolo fue evolucionando hasta convertirse en tallas tan complejas y trabajosas que parecen encajes. Estas representaciones en forma de roseta, junto a la cruz y el árbol de la vida le confieren a los jachkár una unidad en su mensaje simbólico basado en las enseñanzas del cristianismo: la vida eterna a través de la fe.

Con el tiempo y fundamentalmente en nuestros días al símbolo de la eternidad se le ha “agregado” un nuevo significado: la de representar la perennidad del pueblo armenio, es decir la perpetuación de los armenios a través del tiempo a pesar de todos los avatares de la historia. A tal punto esto se ha arraigado que tras la independencia de la República de Armenia y ante la necesidad de nuevos símbolos nacionales, se pensó mantener el escudo de la época soviética, diseñado por el pintor Mardirós Sarián, cambiándole solamente la hoz y el martillo por el símbolo de la eternidad.

¿Es una festividad pagana?.

Para muchos la noticia de la celebración del Año Nuevo Armenio según el antiguo calendario armenio fue obviamente una sorpresa, una grata sorpresa. Teniendo en cuenta que para algunos ha traído aparejado una duda acerca de que esta festividad es una festividad pagana quisiéramos hacer aquí unas pequeñas aclaraciones que serán de ayuda.

En primer lugar la definición de año es: “Período de doce meses, a contar desde un día cualquiera”. Una segunda acepción que complementa la anterior es: “Tiempo que tarda la Tierra en dar una vuelta alrededor del Sol. Equivale a 365 días, 5 horas, 48 minutos y 46 segundos”.Obviamente de esto se deriva que el año es una unidad de medición del tiempo, por lo que si nos encontramos ante expresiones como “año chino”, “año árabe”, “año incaico”, “año armenio”, etc., lo que se quiere decir es “Unidad de tiempo que tarda la Tierra en dar una vuelta alrededor del Sol, según la medición de los chinos, árabes, incas, armenios, etc.….”.

A su vez el año como unidad de tiempo está organizado por un calendario. Calendario significa puntualmente: “Sistema de representación del paso de los días, agrupados en unidades superiores, como semanas, meses, años, etc.”  Si hablamos de calendario armenio nos referimos a como los armenios organizaron esta enorme cantidad de tiempo. El particularismo del calendario armenio es que consta de 12 meses, todos de igual duración, es decir todos de 30 días y un mes complementario de 5 días.

Estas definiciones nos muestran que una unidad de tiempo, el año y su organización en un sistema, el calendario no tienen más contenido que cualquier sistema de medición. Claro está que cada pueblo en cada momento de su historia marcará en su calendario las festividades civiles y religiosas que desea festejar por lo que el sistema de medida “año” tendrá connotación religiosa, militar, social, civil, etc., cambiante como lo es la historia de cada rincón del planeta.

La adopción del cristianismo en Armenia y la proclamación del mismo como religión oficial de Estado en el año 301 no trajo aparejado un cambio en el calendario por lo que el año nuevo se siguió festejando el 11 de agosto hasta el siglo XVIII. Claro está que se le fue incorporando varios rituales de la tradición cristiana, por ejemplo la Navidad (Nacimiento de Cristo) se festejaba el día 29 de Kajóts es decir el 6 de Enero, la Bendición de las Uvas el 5 de Navasárt (15 de agosto) sin ningún problema ni contradicción.

El calendario armenio estuvo en vigencia hasta que el katolikós Simeón Erevantsí –que encabezó la Iglesia Apostólica Armenia entre 1763 y 1780- decidió adoptar oficialmente el calendario internacional como forma de universalizar el criterio de medición del tiempo anual. Analizando el contexto socio-político de la época, vemos que a fines del siglo XVIII y principios del XIX se comienza a vislumbrar el comienzo del despertar nacional, un lento pero seguro camino hacia el progreso y la liberación nacional, teniendo a Europa como modelo. Este hecho y otros posteriores fueron medios para tratar de romper la aislamiento forzado por siglos de dominación turca y persa.

Tapa y primera página del calendario-almanaque oficial de la Iglesia Apostólica Armenia de este año 2007. La fecha según el calendario armenio está en el segundo lugar con el título de Verdadera Fecha Armenia 4499-4500.

Paradójicamente fue la misma Iglesia Armenia quien mantuvo vigente el recuerdo del calendario tradicional. Desde hace décadas inclusive en la época soviética, la Santa Sede de Echmiadzín publica el calendario-almanaque oficial en el que se detallan las conmemoraciones y festividades eclesiásticas día por día. En todas estas publicaciones en la primera página siempre figuró y aún figura junto con el año internacional, el año tradicional armenio.

Lejos de ser un signo de snobismo, el calendario propio es parte del patrimonio cultural de un pueblo y  un legado de su propia historia. En la actualidad varios pueblos como los judíos, los chinos y los árabes mantienen su propio calendario junto al calendario internacional, como expresión de su identidad cultural y religiosa.

Sergio Kniasián.

FUENTES: 

http://festividadarmenianavasart.blogspot.com.ar/2011/08/es-una-festividad-pagana.html

http://www.sardarabad.com.ar/wp-content/uploads/2013/08/1716color1.pdf

http://guiamenc.blogspot.com.ar/2015/08/video-11-de-agosto-feliz-ano-nuevo.html

Antigua Armenia-El calendario empieza el día en que Hayk venció a Bel y la caída de Babilonia


Ruben Demirjian

fue el 11 de agosto de 2493 A.C., cuando Haik, el legendario antepasado de los armenios, triunfó en su lucha por la libertad de la nación. Durante la
contienda, Haik derribó con un certero flechazo al tirano Bel de Babilonia.

Residentes Armenios

EN EL MES DE LA CULTURA :::” HISTORIA CALENDARIO PAGANO ARMENIO”……………………..El calendario pagano armenio (arm. Հին հայկական տոմար) — calendario solar, que se utilizaba en la antigüedad antes de adoptar el cristianismo, está basado en el mismo modelo que el antiguo calendario egipcio, contenía 365 días en un año.

El año nuevo , según el calendario pagano armenio es el 11 de agosto. Historia

Hayk señala con el dedo el cadáver de Bel, el cual se llevo consigo después de matarlo, detrás se puede observar la Montaña Ararat con el Arca de Noé.
Según los datos de Ananiá Shiragatsí, primer calendario en antigua armenia fue el calendario lunar. Es bastante probable ya que en la mayoría de los monumentos y arquitecturas con el sol,también viene tallado una luna, que es la continuidad de las tradiciones y creencias paganas. Aunque existen lagunas y carece de mucha información de como se ha formado el calendario antiguo de armenio , existen manuscritos y legado arqueológico , gracias a lo que podemos resolver algunas dudas.

Así, en uno de los manuscritos de Movses(Moisés) Jorenatsi dice, que el rey Ardashes I (189 – 160 a. C.) especialmente se interesa por las ciencias y al estudio de los calendarios.

Muchos armenios han oído hablar de Hayk y Bel y la mitológica batalla que libraron pero pocos saben que ése fue el momento del nacimiento mismo de Armenia como Nación. Según la tradición el calendario armenio comienza el día en que Hayk venció a Bel (Ba´al , rey de Babilonia Nimrod) en el año 2492 a. C. Este año fue calculado por Ghevont Alishan retrocediendo dos ciclos armenios (ciclos de Hayk) , escogiendo el año 428 , 11 de agosto , restando le el primer ciclo de Hayk (1460), y después restando le otro ciclo , obtuvo el año 2492, el años cuando el patriarca Hayk mato al tirano rey Bel de babilonia. Según la leyenda con la victoria de Hayk, empezó el calendario armenio y fue entonces la creación del pueblo armenio.

Hayk , en el campo de batalla , dispara con su arco y alcanza a Bel
Cuenta la leyenda que tras el Diluvio Universal y la división de las lenguas que sobrevino durante la construcción del Torre de Babel, Hayk reunió a su gente y persiguiendo el deseo de vivir libres marchó hacia el norte, llegando a lo que hoy es Armenia, para tomar posesión de las tierras que había heredado de su abuelo Torkóm, nieto de Noé. El hecho no pasó inadvertido para los babilonios, la potencia hegemónica de la zona, quienes al mando del tirano Bel llegaron con un poderoso ejército que se enfrentó a Hayk y sus hombres. Valiéndose de las ventajas estratégicas que ofrecía la geografía montañosa de la zona y de sus dotes militares Hayk venció a Bel y logró instaurar así la primera independencia de Armenia.

La actual denominación de Armenia -Hayastán en idioma armenio-se debe a “Hayk” o “Haikatzunk” y de aquí surge “Hay” como forma singular de denominar. Hayk fue uno de los grandes líderes de los armenios que estaban asentados a los pies del Monte Ararat. Luego de su viaje para la construcción de la Torre de Babel , derrotó al rey babilonio Bel en 2493 a. C., cerca de las montañas del Lago Van, en la parte suroeste de la histórica Armenia (actual Turquía oriental).En ese entonces Nairi, (que significa “tierra de los ríos”), solía ser el nombre de Armenia y los armenios, utilizado por los asirios y los egipcios. Aun así, muchos historiadores ponen en duda los cálculos de Alishan, tradicionalmente el año 2492 a. C. se considera el primer año del calendario armenio. Esta ceremonia se siguió festejando en forma interrumpida hasta fines del siglo XVIII, incorporando varios rituales de la tradición cristiana a partir del año 301 cuando se adopta el cristianismo como religión de Estado.El 11 de agosto del 2007 en Armenia celebraron el año 4500 según el calendario pagano como un día festivo.

El calendario pagano fue rechazado en Armenia después de adoptar el cristianismo como la religión oficial del Estado en 295 d. C. (oficialmente 301 d. C. ) , y solo volvió a recordarse en la época medieval por Ghevont Alishan y otros historiadores, los que lo conservaron hasta hoy en día.

Características
Los días establecidos en el calendario armenio eran 365, de esta manera el calendario armenio era un poco corto respecto al calendario solar (tropical), que es 365,2422 días. Según el calendario el año estaba formado por 12 meses donde cada uno contenía 30 días y de un mes de 5 días (30 x 12 + 5 = 365). El calendario armenio según su estructura recreaba uno de los sistemas antiguos de calendario, el egipcio.

El calendario armenio al igual que egipcio , carencia de los años bisiesto

s, los dos calendarios adelantaban el calendario juliano por un día cada cuatro años. Al pasar 1460 años el calendario armenio adelantaba al calendario juliano por 1 año (365 días). Cada 1460 años el calendario termina su ciclo y vuelve a empezar nuevo ciclo, este ciclo se llama “el ciclo de Hayk”.

Como origen de la era, en la cronología de la antigua Armenia , es el 11 del julio 552 año , existe otro sistema cronológico que considera el origen de la era un año más tarde , el 11 de julio del año 553.

Los meses del año
El año nuevo armenio comenzó el 11 de agosto que corresponde al 1º de Navasárt, primer mes del calendario armenio, por lo tanto la noche del 10 de agosto de 2008 fue el último día del año 4500.Según la tradición, el calendario se inició el día en que Hayk venció a Bel .

El mitológico Hayk, dividió el año en doce meses a los que denominó con los nombres de sus descendientes. El calendario armenio consta de 12 meses, todos de igual duración, es decir todos de 30 días y un mes complementario de 5 días:

1. Navasárt

2. Horrí

3. Sahmí

4. Dré

5. Kajóts

6. Aráts

7. Mehegán o Maheguí

8. Arék

9. Ahegán

10. Marerí

11. Markáts

12. Hërodíts

13. Aveliáts

Los días de la semana
Según la tradición los nombres de los meses corresponden a los nombres de los hijos y de las hijas del mítico Hayk. Cuatro eran sus hijos: Dré, Kajóts, Aráts, Hërodíts y seis sus hijas: Navasárt, Horrí, Sahmí, Maheguí, Arék, Marerí.Con el tiempo se adoptó el uso de la semana de 7 días, en el que los días se denominaban según su orden, es decir el lugar que ocupaban en la semana: día primero, día segundo, día tercero, etc.:

1.- Mishaptí

2.- Iergushaptí

3.- Ierek-shaptí

4.- Chorek-shaptí

5.- Hink-shaptí

6.- Vets-shaptí

7.- Shapát

En el siglo IV la Iglesia decidió trasladar el día de descanso al primer día de la semana en honor al día de la resurrección de Jesucristo. De esta manera el mishaptí se transformó en guiraguí, (del armenio antiguo kirakí, a su vez del griego kiriakos).Teniendo en cuenta que el año solar dura 365 días y un cuarto, cada cuatro años, en los años bisiestos (en armenio nahánch) se agrega un día al mes complementario Aveliáts. En épocas más antiguas no se tenía en cuenta ese cuarto de día que posee el año solar, por lo que se producía un desfasaje entre el año real y el de los cálculos oficiales que duraba 1461 años, período en el que el calendario “se corregía” a si mismo. Este ciclo se llamaba “Ciclo de Hayk”. Los años en los que se producía la fiscalización del Ciclo de Hayk con la consecuente autocorrección del calendario se denominaban nahanchíts-nahánch.

Por ejemplo sabiendo que el año 428 fue fin del Ciclo de Hayk, es decir nahanchíts-nahánch, se puede calcular cuando comenzó el calendario armenio o si se desea saber cuándo tuvo lugar la legendaria batalla entre Hayk y Bel. Los cálculos dan el año 2493 antes de Cristo.

Los años del calendario, comparando con el calendario de nuestra era
11 de agosto 2492 a. C. – 1 год

11 de agosto 2000 a. C. – 492 año

11 de agosto 1500 a. C. – 992 año

11 de agosto 1000 a. C. – 1492 año

11 de agosto 500 a. C. – 1992 año

11 de agosto año 1 – 2494 año

11 de agosto año 50 – 2993 año

11 de agosto año 1000 – 3493 año

11 de agosto año 1500 – 3993 año

11 de agosto año 2000 – 4493 año

https://www.facebook.com/profile.php?id=100004235506433

Ruben Demirjian

Haik organiza su ejército a las orillas del lago Van y los arenga diciendo que ellos deben vencer y matar a Bel, o morir en el intento, antes que convertirse en sus esclavos.

Feliz Navasard : Hayk derrota al ejército del tirano babilónico Bel, dando así lugar al estado armenio.


Fuente :  Soy Armenio

Edita: Klaus Lange Hazarian

Feliz año nuevo armenio o feliz Navasard

11 de agosto se celebra el día de fiesta de Navasard, el antiguo Año Nuevo Armenio.

Feliz año nuevo armenio o feliz Navasard

La leyenda dice que en 2492 antes de Cristo en un día como hoy, Hayk Nahapet, el fundador de la dinastía Haykazuni, derrotó al ejército del tirano babilónico Bel, dando así lugar al estado armenio.

images (8)

La palabra Navasard consta de dos partes: ‘nava’, que significa nuevo y “sard ‘, que significa año.

También se creía que un día como este el Arca de Noé se posó en la cima del monte Ararat y así las celebraciones anuales de Navasard eran para reconfirmar el comienzo de la nueva era de la humanidad.

Navasard se convirtió en una de las fiestas pre-cristianas favoritas del pueblo armenio y era celebrada a lo largo de Armenia para honrar a los dioses paganos.

La gente creía que los dioses bajaron a la tierra y se bañaban en el río Aratsani y luego subían al cielo, donde se celebraba la fiesta. Un buey era generalmente sacrificado a los dioses y su sangre se utilizaba para marcar la frente de los participantes de la fiesta.

Los textos antiguos confirman que Año Nuevo o Navasard estaba coronada con festividades solemnes y espléndidas, que duraban varios días. Había carnavales, cabalgatas, varios juegos con la participación del rey, nobles y la plebe. Diversas celebraciones al aire libre a menudo se llevan a cabo en la noche alrededor del fuego en los santuarios sagrados.

e7a93-vahagn3

Después de la adopción del cristianismo en Armenia esta fiesta, junto como muchas otras, fue oficialmente abandonada. Los templos paganos fueron y las celebraciones y peregrinaciones fueron prohibidas. Navasard no encontró su lugar ni en la iglesia ni en el calendario cívico, pero el pueblo no se olvidó de su tradición y siguieron celebrando desde hace muchos siglos.

descarga (19)

Navasard todavía se celebra hoy en día en el antiguo templo pagano de Garni, donde la gente degusta de diversos platos armenios y disfruta de bailes, juegos y canciones.

  http://www.soyarmenio.com.ar/2014/08/feliz-ano-nuevo-armenio-o-feliz-navasard.html

 

NACÍA ARMENIA CAÍA BABILONIA 4505 ATRÁS


Ruben Demirjian


Publicado el 07/09/2012
fue el 11 de agosto de 2493 A.C., cuando Haik, el legendario antepasado de los armenios, triunfó en su lucha por la libertad de la nación. Durante la
contienda, Haik derribó con un certero flechazo al tirano Bel de Babilonia.

HISTORIA ANTIGUA DE LOS ARMENIOS


The Coat of arms of Armenia

The Coat of arms of Armenia (Photo credit: Wikipedia)

 


El pueblo armenio
Los orígenes y la historia antigua de los armenios, quienes se autodenominan hai y a su país Haiasdán, no son muy conocidos por la ausencia de datos arqueológico suficientes y de fuentes escritas propias. El primer milenio de su historia hasta la invención del alfabeto en el siglo V de nuestra era, no se conoce sino por medio de fuentes extranjeras, fragmentarias y contradictorias.La leyenda cuenta que, luego de la destrucción de la Torre de Babel, Haig, el antepasado epónimo, hijo de Torgom, nieto de Gomer, él mismo, nieto de Noé, escapando de la opresión del rey de Babilonia, Bel, se instaló con su tribu en un valle al pie del Ararat. Haig mató a Bel y se transformó en jefe de la nación armenia. Este relato que otorga a los armenios un serio preeminente en la tradición bíblica atestigua sobre todo la antigüedad de su radicación en una región de antiguas civilizaciones.

 

Diversas son las versiones que ofrecen los estudiosos.Algunos admiten que los proto-armenios habrían penetrado en Anatolia, desde la península de los Balcanes hacia el 1.200 a. C. en la época de las invasiones de los “pueblos del mar”, contemporáneas de la guerra de Troya. Ellos formaban parte de las tribus traco-frigias que avanzaron hasta el centro del Asia Menor. Los armenios, que se habían apoderado del reino de Urartú, impusieron la lengua de los conquistadores que constituye, como el griego, una rama aislada de la familia indoeuropea, con algunos rasgos atípicos (ausencia de género, tendencia aglutinante) que ciertos lingüistas atribuyen a un eventual sustrato urartiano.Investigaciones más modernas, en su mayoría basadas en consideraciones lingüísticas, concluyen que los pueblos indoeuropeos se habrían originado en la región situada entre la parte norte de Mesopotamia y el este de Asia Menor, es decir, una parte de la Armenia Histórica.

 

Luego de la conquista greco-macedónica (siglo IV a. C.), los autores helénicos mencionan a Armenia como el país de un pueblo que hablaba el idioma armenio. Sobre la base de esa identidad lingüística, en el año 189 a. C., Ardashés I declaró la independencia de la dominación griega, constituyó el reino de Armenia Mayor y fundó la dinastía Ardaxiata (Ardashesian), que se mantuvo en el trono hasta el año 1 d. C. Alcanzó el apogeo territorial con Dicrán, el Grande, cuya autoridad se extendía desde el Mar Caspio hasta Palestina y desde el Ponto hasta Mesopotamia.

 

La dinastía Arsácida (Arshakuní), segunda de la historia de la monarquía armenia, gobernó el país entre los años 66 y 428. En ese período, Armenia fue evangelizada por los apóstoles Tadeo y Bartolomé.En el año 301, Armenia adoptó el Cristianismo como religión oficial, siendo el primer pueblo en hacerlo.En el 387, fue dividida entre Bizancio y Persia. La creación del alfabeto en el año 406 afianzó la identidad nacional y la guerra de Vartanantz en el 451 contra los persas concluyó con el reconocimiento de las libertades religiosas y nacionales consagradas en el Tratado de Nvartzak (484).

 

Luego de la dominación árabe (701 – 885), la dinastía Bagrátida (Bagratuní) consolidó la unidad nacional (885–1.045) hasta la pérdida de la soberanía en el territorio patrio como consecuencia del expansionismo bizantino y las invasiones de turcos seljúcidas y mongoles.El estado armenio se restableció en el año 1.080 en las costas del Mediterráneo, donde el Reino Armenio de Cilicia constituyó, hasta su caída en 1.375, uno de los principales centros comerciales de la época y base de las Cruzadas que se dirigían a Tierra Santa. A partir del siglo XV, Armenia estuvo dividida entre Turquía y Persia.

 

En 1.828, Rusia se anexó parte del territorio armenio. Simultáneamente, el despertar cultural y nacional crearía entre los armenios la firme conciencia de sus derechos que ingresaron en el marco de la diplomacia internacional con los Tratados de San Estéfano y Berlín (1.878). El resurgir nacional condujo a la creación de los partidos políticos que orientaron el movimiento armenio de la liberación nacional. El gobierno turco respondió al clamor de mejoras con las matanzas de 1.895 – 1.896, con más de 300.000 víctimas. Las persecuciones y matanzas continuaron. En 1.915, y más específicamente a partir del 24 de Abril, se inició la máxima tragedia de la nación armenia. Un millón y medio de armenios fueron asesinados por el gobierno turco en el primer Genocidio del siglo XX. Sin embargo, la nación armenia se repuso frente a la adversidad y, luego de las batallas de Sardarabad, Pash-Abarán y Gharakilisé, el 28 de mayo de 1.918, declaró la Independencia. Se constituyó la República de Armenia y se estableció la capital en la ciudad de Ereván. La independencia fue efímera, pues el 2 de diciembre de 1.920 Armenia fue sovietizada y pasó a integrar la Unión Soviética, con lo que se inició un período de sometimiento a la dominación extranjera y a uno de los regímenes totalitarios más crueles de la historia de la humanidad, caracterizada por las persecuciones políticas y las purgas que costaron la vida de cientos de dirigentes e intelectuales.

 

Las reformas de Mijail Gorbachov en la década de 1.980 pusieron al descubierto la fragilidad del sistema económico social. Las manifestaciones multitudinarias en Ereván fueron las primeras en la Unión Soviética y tuvieron gran repercusión internacional. El 23 de agosto de 1.990, por declaración expresa del Parlamento, se inició el proceso de la Independencia, tomando como base los principios de la República fundada en 1.918 -cuyos símbolos adoptó-, el derecho de autodeterminación, la Declaración de los Derechos Humanos y las normas internacionales. Excepcionalmente entre las ex repúblicas de la U.R.S.S., Armenia se ajustó a las leyes soviéticas en esta etapa, caracterizada por dificultades agravadas por el bloqueo económico, el terremoto en una vasta zona del norte del país (7de diciembre de 1.988) y el conflicto de Nagorno-Karabagh, territorio arbitrariamente incluido en 1.923 dentro de la entonces República Soviética de Azerbaiján. Precisamente, el aislamiento aceleró el movimiento independentista. El fracasado golpe de estado del 19 de agosto de 1.991 en Moscú precipitó los acontecimientos en las ex repúblicas soviéticas. En un histórico referendo, el 21 de septiembre, el pueblo armenio expresó su voluntad de separarse de la Unión Soviética y declarar la Independencia con el 97 por ciento de los votos. La Independencia fue definitivamente declarada el 23 de septiembre. El 16 de octubre de 1.991, en elecciones democráticas, fue elegido el primer presidente de la historia de Armenia, Levón Ter-Petrosian, quien obtuvo el 83 por ciento de los sufragios.
Fuente : centroarmenio

 

Por Ruben Demirjian

 

4505 AÑOS ATRÁS NACÍA ARMENIA CAÍA BABILONIA…


 

es: Babilonia durante la dinastía Casitas Sigl...

es: Babilonia durante la dinastía Casitas Siglo XIII adC A map of the Babylonian Empire during the time of the Kassites, roughly the 13th century BC. This map shows the probable river courses and coastline at that time. (Photo credit: Wikipedia)

 

Русский: Памятная монета Армении 2007 года &qu...

Русский: Памятная монета Армении 2007 года “Хайк” – 5000 драм – золото 900 (Photo credit: Wikipedia)

 


Fue el 11 de agosto de 2493 A.C., cuando Haik, el legendario antepasado de los armenios, triunfó en su lucha por la libertad de la nación. Durante la
contienda, Haik derribó con un certero flechazo al tirano Bel de Babilonia.

 

Ruben Demirjian