Para dominar la efervescencia de nuestra sangre, es menester medir la distancia que nos separa del objetivo


Raymond Berberian

Artículo -62-
Desde que el mundo es mundo hemos conocido centenares de miles, de fórmulas políticas sociales y religiosas que fueron agotándose una tras otra según el despertar de la humanidad. Como ya se sabe, todas ellas fueron pasajeras, por más que algunas se empecinaron en resistir siglos; al igual que toda su parentela, están condenadas a desaparecer. La única disciplina que no fue adoptada hasta ahora es la de la “Hermandad de Amor”, por más que haya sido profetizada por los visionarios que dejaron su estela marcada en la memoria del tiempo. Ellos han sembrado su sabiduría con intención de que resistan la intolerancia y el descreimiento. Algunos las vieron oportunas y las comercializaron y con ello llenaron sus arcas de gold & silver. Tomaron la sartén por el mango y el mundo se reclinó y se arrodilló ante ellos. Jesús, por ejemplo, sigue siendo el mayor de los explotados y el más rentable negocio, se han hecho películas, se han vendido estampas, se han escrito cualquier cantidad de libros tanto a favor como en contra, luego, mucho más aquí del almanaque y en otra escala de valores está la imagen del Che, que superó al ídolo e idealista revolucionario argentino-cubano que murió con los ojos abiertos.

JEWISH_GAMBLE_by_Free_Palestine
Adquirir tendencias y partidismos para el común de la gente es casi una necesidad social e incluso moral, no siendo fuera de la época y mucho menos, lejos del territorio. Se me hace que mis hermanos, poseen innumerables virtudes, pero fallan con su política, sus pasiones se sobreponen a su razón y con ello se les nubla la vista y yerran su propósito.
Para dominar la efervescencia de nuestra sangre, es menester medir la distancia que nos separa del objetivo, luego, la posibilidad de alcanzarlo y por último asestar el golpe de la manera más certera posible. Más allá de la innata inteligencia y la valentía indiscutible, hay que manejarse con pie de plomo, astucia de zorro, sutileza del tigre y la frialdad de un témpano. Tener presente que la amistad de los pueblos es interés y conveniencia. Que el león que muestra sus colmillos no sonríe. En otras palabras; aprender de otros pueblos que han sabido poner el mundo en sus bolsillos. Nunca arrojarse a ciegas a una pileta desde un trampolín sin verificar si tiene agua. Ejercer politiquerías y exhibir pasiones estando en el exilio es desgastar energías que nos harían falta el día de mañana, es jugar a la ruleta sin contemplar la posibilidad de contraer vicios. Oponerse a un adversario político fuera de la propia órbita es perder un hermano. El mismo criterio podría aplicarse al tema religioso.
Salgamos de una base: nadie es mejor que otro, nadie vale más que otro, ninguna creencia es absolutamente transparente, ni totalmente pura, ninguna política es salvadora, la fe no congenia con el propósito de la eternidad. Los dioses han sido modificados al correr del tiempo y no sería descabellado pensar que mañana otros seguirán librando su guerra de resistencia en el cerebro de cada uno. Llevar agua al propio molino es marginarse. El único partido que reúne fe, esperanza, amistad, amor, humildad, generosidad, solidaridad y comprensión es el de la “Hermandad de Amor”. En él entramos todos, ocupamos bancas de igualdad, somos privilegiados y nuestra moneda fuerte: sentimientos genuinos. La “Hermandad de Amor” encierra la verdadera grandeza que nos quedó en el tintero.
“Los buitres no son ángeles que descienden del cielo”
raymond_berberian14@yahoo.com.ar
***

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s