Son los que se animan a torcer el brazo de la mayoría, quienes, en definitiva, se postulan de Cristo, para que sean crucificados, conforme a la mayoría.


Raymond Berberian 

Los Muros de la incomprensión
Si la gran mayoría piensa igual no significa que tenga razón. Piensa igual, porque no le cabe pensar distinto y porque prefiere, por comodidad, respaldarse en los demás. El hombre ha sido disciplinado y sometido, consciente o inconscientemente a dudar de sus propios criterios.
Quienes han impulsado cambios en la mentalidad generalizada fueron atacados, envidiados y hasta asesinados, pero luego fueron llorados y comprendidos.
Si un transeúnte levanta los ojos y hace que observa un punto fijo en el cielo, todos aquellos que lo cruzarían lo imitarían por reflejo y hasta creerían ver lo inimaginable.
Sabemos que la excepción no hace a la regla, pero la regla nadie la sostiene, más que la “excepción”. Son los que se animan a torcer el brazo de la mayoría, quienes, en definitiva, se postulan de Cristo, para que sean crucificados, conforme a la mayoría.
El ser humano se reproduce y se multiplica sin entender los reales motivos de su existencia, ni cual es su verdadera misión en la Tierra, mucho menos le interesa recuperar su esencia mística, descubrir los innumerables mundos de su interior que lo vinculan con lo desconocido.

 

imperialismoSe olvida que es sólo un grano de arena en la inmensidad del universo y que solo, jamás podrá atravesar el horizonte de los misterios salvo hermanándose con su otro yo. Crecer, ganarse la vida y tener un buen pasar no es más que un paso sobre un largo camino que conduce al infinito. Y la vida es corta para despreciarla maniobrando en sentido contrario a las virtudes que nos fueran concedidas.
Se maniobra con odio, porque obrar con amor es mucho más fácil, no consume energía creativa, no desgasta, no agota. Porque no se entiende que amar a los demás sea una manera de amarnos en ellos mismos y porque… no nos damos cuenta que navegamos a la deriva de nuestro propio destino, que es imprescindible corregir el rumbo, caso contrario, estaríamos al igual que ahora, condenados a estrellarnos contra los muros de la incomprensión.
Raymond raymond_berberian14@yahoo.copm.ar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s