En nombre de sus becerros de oro…


Raymond Berberian 

“IN GOLD WE TRUST”
LA BATALLA DE LOS CERDOS
No sabría decir si conviene estar al tanto de las atrocidades que hombres “a imagen y semejanza…” acometen a favor de los Venerables Hermanos de Guantes Blancos: Honorables Tesoreros de las Finanzas del Mundo; en nombre de sus becerros de oro, negro, o; mirar para otro costado.
El hecho de enterarse de los últimos acontecimientos, hace que uno se sienta con las manos atadas y, el mirar para otro costado, hace que uno, quiera o no, sea cómplice, amparado en su propia cárcel de muchedumbre.
Ahora bien, me pregunto: ¿cuál es la formula para no estar involucrado? ¿La pérdida de la razón…? ¿La inconsciencia?
Había pensado que la crueldad entre los hombres pertenecía a tiempos idos, que aquello de la Salomé y la cabeza decapitada gracias a sus encantos, sería sólo una leyenda prohibida para menores de edad.


Tendría 17 años, apenas cumplidos, cuando me topé por primera vez con una cabeza decapitada, sujeta del cabello por unos hombres, mientras a gran velocidad recorrían en un vehículo blindado las calles de Jaffa (Yafa) Palestina, amenazando a la población de abandonar la ciudad o recibir el mismo trato. De aquel entonces pasaron muchas aguas bajo los puentes. Y me vuelvo a enterar de que existen bípedos, parecidos a aquellos invasores, sujetos de su ignorancia folklorica generacional y de una exacerbada estupidez racista, que siguen cometiendo iguales bestialidades que sus antecesores, en honor a sus Cerdos Mandamases, sumisos y en cuatro patas ante los Venerables de Guantes Blancos: Honorables Tesoreros y Propietarios de la economía mundial.
Había leído sobre el salvajismo de los mongoles, de los hunos, de los bárbaros otomanos turcos, de los tártaros; de los Mayas y sus sacrificios humanos… Había leído… Pero para mí, el mundo de los poderosos se había modernizado. Había practicado el arte de defenderse “fuera de casa” y con ello la democracia y su ponderosa civilización; bombardeando hospitales, “por error”, destruyendo países, “sin error”, asaltando sus tesoros milenarios y masacrando sus poblaciones y que otros… acaso los más sofisticados super-celestiales galácticos, defendiéndose contra las malas lenguas y haciendo alarde de su holocausto, estuvieran lanzando su ejército tras los malos niños “terroristas” palestinos para llevarlos de trofeo a sus cárceles.
Vuelvo a decir; no sabría si lo mejor, lo más terapéutico es quedarse al margen e ir creyendo que la plaga jamás habrá de tocarnos la médula.
Por esas causalidades, imprevistamente cayera la langosta y se derrumbara el cielo sobre nuestras espaldas, mejor pensar a lo grande, que “Estaba Escrito…” (Mektub).
Se me hace que la humanidad debería despertarse de una vez por todas de su profundo y prolongado letargo de cinco mil años; tomar conciencia de quienes son sus verdaderos verdugos; aplastar la cabeza de la “Honorable Serpiente de Guantes Blancos”, para que el mundo pueda volver a gozar en paz otros “cinco mil años”, hasta la siguiente puesta en escena de un nuevo episodio de una misma parodia intitulada: “La colonización de la Tierra… Prometida” (Léanse, Globo Terráqueo) por los Venerables Hermanos de Guantes Blancos.
Raymond. Respetuosamente. raymond_berberian14@yahoo.com.ar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s