No se confundan, no son las hienas quienes ríen de nosotros; son los disfrazados…


Raymond Berberian en Ruben Lázaro Demirjian

A MEDITAR, LAS BESTIAS
La histeria colectiva del fundamentalismo, es aferrarse a la ignorancia untada con petrodólares, como que fuera el mástil de un emblema de un “Sálvese quien pueda”.
Las tradiciones sirven de refugio a las mezquindades ancestrales.
Salgamos de una base: Dios, Alá o lo que fuere, no son propiedad de nadie, tampoco se adquieren en los mercados de pulgas.
Con la idea de la salvación, donde debieran estar las verdades más absolutas, están las suposiciones.

11203128_10152731215586441_8098239663158576995_n

Las doctrinas no se agreden entre sí, es el cuchillo del carnicero.
Sujetarse de los escritos de épocas vetustas, es empantanarse.
Todos los credos fueron confeccionados a necesidad de sus respectivas épocas. Su proyección a la nuestra, es un error de cálculo.
La moral debía haber avanzado a escala de la evolución tecnológica y sin embargo quedó atrancada tras una elección humana.
La fe debiera ser una brújula, no un machete.
Ya no habrá más mesías, profetas, ni sabios, si no aprendemos verlos en nosotros.
Tal vez el mayor de nuestros errores es no saber descubrir en el amor toda su potencialidad y aprovechar todas sus profecías.
Nos revolcamos en las cenizas de nuestros antepasados, en vez de rescatar y honrar el néctar de su legado.
No se confundan, no son las hienas quienes ríen de nosotros; son los disfrazados…
Raymond; Poeta de la Patria Robada
raymond_berberian14@yahoo.com.ar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s