EL MUNDO HABLA DE LA FORMACIÓN DE UN SISTEMA DICTATORIAL CON FORMA CIVIL EN ARGENTINA


UNIDOS Y ORGANIZADOS

Casa Rosada

 

Se trata de la formación de un sistema dictatorial con la cara civil que tiene claro fondo internacional y está dirigido por el aparato de inteligencia de EE.UU.

Se ha señalado a la fatiga que por primera vez en un siglo, el 10 de diciembre de 2015, la derecha asumió el cargo sin ocultar su rostro, sin fraude, sin golpe de estado a través de elecciones justas, supuestamente, es un . gran noticia, pero es necesario aclarar tres cosas: En primer lugar, es evidente que se trataba no de “elecciones limpias”, sino un proceso asimétrico, totalmente distorsionada por una manipulación mediática sin precedentes en Argentina, permitió durante varios años y que finalmente caído en una operación sofisticada y abrumadora. Consumar el proceso electoral, el presidente que sale fue despedido apenas unas horas antes de entregar la banda presidencial a través de un golpe de estado “legal” fuerza de la demostración del poder real que estableció así un precedente importante, de hecho, el primer paso . el nuevo régimen Esto nos lleva a una segunda explicación: el kirchnerismo no produjo cambios estructurales decisivos del sistema, introducido reformas que incluían amplios sectores de las clases bajas, apagada populares demandas insatisfechas (como el juicio de los protagonistas de la última dictadura militar), puso en marcha un la política internacional que se distanció del país de la subyugación completa a los Estados Unidos y otras medidas que se han impuesto a las estructuras y pre grupos de poder existentes. Pero no generó un plebeyo avalancha capaz de neutralizar las bases sociales de derecho, no se rompió los pilares del sistema (su aparato judicial, los medios de comunicación, financiera, transnacional, etc.) no desmantelado la ofensiva reaccionaria. La alternativa transformadora radicalizado estaba completamente fuera del guión progresiva, la astucia, el juego hábil y sus buenos resultados en el corto y mediano plazo se maravilló kirchnerismo, liderado por un sinuoso camino, acumulando contradicciones marchando hacia una derrota final. El gobierno propuso una transgresión sin fin de los límites del sistema, un salto sobre las instituciones elitistas mafiosas, camarillas judiciales influenciados por parte los medios de comunicación, los personajes prominentes de una burguesía lumpen que tomó la restauración de la gobernabilidad de post 2001-2002 para sanar sus heridas, recuperar fuerzas y renovar su apetito. No es sorprendente que las clases medias, principales beneficiarios de la prosperidad económica del primer progresiva, no tuvieron una reacción agradecido con el kirchnerismo, sino todo lo contrario. Animado por el poder mediático, reanudó los viejos prejuicios reaccionarios, su promoción social reproduce formas culturales latentes desde el viejo gorilismo, desprecian los “negros”, en sintonía con la aproximación de la onda regional y occidental de esas clases medias al neo-fascismo. No fue, por tanto, una simple manipulación de medios, gestionado por un aparato de comunicación bien organizado, pero el uso de irracionalidades anclados en las profundidades del alma país burgués. La tercera observación es que el fenómeno no es tan nueva. Es cierto que el proceso de manipulación electoral está dentro de la decadencia del progresismo latinoamericano, que se realizó sin problemas por expertos de primera clase, sin duda controlados por el aparato de inteligencia de Estados Unidos, no hay que olvidar que antes de la llegada del peronismo en 1945, la sociedad argentina ha sido formada por cerca de un siglo de república oligárquica (que no fue abolida durante el período de los gobiernos radicales entre 1916 y 1930), dejando huellas culturales e institucionales y profundo, cruzando las sucesivas transformaciones de las élites gobernantes como una especie de referencia mítica un momento en que supuestamente la parte superior envía a través de estructuras autoritarias estables. En este sentido, se trata de una coincidencia curiosa, llena de simbolismo, el hecho de que era el presidente “instantánea de precaución”, Federico Pinedo impuesta por mafia judicial, el encargado de entregar el bastón de mando presidencial a Macri. Federico Pinedo: nieto de Federico Pinedo, una de las figuras más representativas de la restauración oligárquica de los años 1930, bisnieto de Federico Pinedo Rubio, el alcalde de Buenos Aires a fines del siglo XIX y adjunto a continuación nacional durante mucho tiempo, representante del viejo Partido Conservador. Siga la trayectoria de esta familia permite observar el surgimiento y consolidación del país aristocrático colonial, construido desde mediados del siglo XIX. El descendiente lejano de esa oligarquía fue el encargado de entregar los atributos del mando presidencial de Mauricio Macri, que en parte es heredero de un clan de la familia de la mafia de las raíces italo-fascista, traído por un “administradores del gobierno”. Los avatares de un Estado instantánea golpe de Estado, estableciendo un vínculo histórico entre la actual burguesía lumpen y la vieja casta oligárquica. La crisisEl contexto económico internacional es una crisis deflacionaria motorizado deflactando las principales potencias económicas. Los Estados Unidos, la Unión Europea y Japón navegando entre crecimiento anémico, el estancamiento y la recesión, China frenar su crecimiento y Brasil en recesión determinar un entorno marcado por el enfriamiento de la demanda mundial, lo que deprime los precios de las materias materiales y se estanca o disminuciones de los mercados de productos industriales. En definitiva, una visión global negativo para un país como Argentina, que vive de la exportación de materias primas y, en menor medida, los productos industriales de nivel tecnológico medio y bajo. Antes, para no caer en la recesión por los ciclos internacionales adversos – desde el punto de vista teórico – la economía argentina tuvo que depender cada vez más de la expansión y la protección de su mercado interno, su tejido industrial, su autonomía financiera. Pero el gobierno de Macri comienza su mandato haciendo exactamente lo contrario: la disminución del mercado interior a través de una drástica reducción en términos reales de los salarios y las pensiones, el aumento de la deuda externa, la desprotección de la mayor parte de la estructura industrial. Es en esta dirección que vinculan sus primeras decisiones económicas iniciales como el mega-devaluación del peso, la eliminación o reducción de los impuestos a las exportaciones, el aumento de las tasas de interés, la liberalización de las importaciones, a continuación, la eliminación de los subsidios a los servicios públicos, con el Por lo tanto, el aumento de sus tarifas. Es una transferencia gigantesca de ingresos en favor de los grupos más concentrados económicos (grandes exportadores agrícolas, las empresas y los especuladores financieros que posee fondos en dólares, etc.), un proyecto extraordinario, que continuarán en el tiempo a ritmo de aumento de los precios , la depresión de los salarios, devaluaciones y aumentos de tarifas. El desempleo crece, así como la pobreza y la indigencia, la concentración de las rentas anticipadas (ya avanzar) de forma rápida y cero o negativo crecimiento económico será inevitable. Según algunos expertos, nos adentraremos en un vórtice completamente irracional, marcado por la mayor parte de la disminución de la industria y la desintegración de la sociedad, resultante de la aplicación ortodoxa de las políticas neoliberales “equivocada”. Sin embargo, el gobierno no hace errores, actos de acuerdo a la dinámica de una burguesía lumpen lleva una racionalidad instrumental cuyo propósito no es otro que la rápida acumulación de riquezas, saqueando todo lo que se cruzan en el camino. La racionalidad que surge de la mente de algunos economistas es el de los bandidos, los dueños del poder económico, no es el desarrollo económico armonioso y resultados que benefician a toda la sociedad. Así es como hemos pasado de una versión suave de la política económica anticíclica (ya la vista de la tendencia económica global) a una nueva política procíclica, que se ha incorporado con notable ferocidad a la degeneración general (financiera, institucional, ideológica, etc.) del mundo capitalista. El progresismo gobernó Argentina entre 2003 y 2015 la restauración de la gobernabilidad del sistema, todo ha ido bien, mientras que la bestia estaba lamiendo sus heridas en un contexto de relativa prosperidad, se está recuperando de los años 2001-2002 terremoto, pero desde 2008 las cosas han cambiado: el aplanamiento del crecimiento económico exacerbó su deseo de arrebatar una porción más grande del pastel, y, en consecuencia, el día 10 de diciembre 2015 pueden ser vistos como el punto de inflexión, ya que el poder de un salto cualitativo draculesco de las elites gobernantes, la apertura de una etapa de decadencia de la sociedad argentina. Las fuerzas entrópicos, devastando, finalmente lograron imponer su dinámica. Dos escenarios Nos encontramos en los primeros pasos de una aventura autoritaria de trayectoria incierta. No es el resultado de la casualidad, sino el resultado de un largo proceso de maduración (degeneración) de las elites gobernantes de Argentina, se convirtió en paquetes de depredadores, en línea con el fenómeno global de la financiarización y la decadencia. Sólo ver el propio gobierno y sus partidarios, un grupo en el que se destacan personajes acusados ​​de crímenes especulativas, como Alfonso Prat Gay, Carlos Melconian y Juan José Aranguren, o “jefes poderosos”, como Cristiano Rattazzi, Paolo Roca, Franco Macri (padre Presidente), u otros agentes de la CIA sospechosos, como el nuevo ministro de Relaciones Exteriores Susana Malcorra y Patricia Bullrich, se den cuenta de que la tragedia local es sino un apéndice periférico de un capitalismo global se embarcó en una loca carrera liderada por lobos pared streeet , políticos y militares corruptos delirantes destruir países enteros, haciendo crujir las instituciones, el saqueo de los recursos naturales y la imposición de un proceso de destrucción en una escala global. La burguesía argentina lumpen, con su conjunto de la mafia en la cumbre del poder (comerciales, legales, medios de comunicación) y sus prolongaciones institucionales y abiertamente ilegal, ya no es la fuerza dominante en las sombras, que conspiraron, acondicionado, bloqueo y imponen, de comenzar a tomar abiertamente sobre el gobierno. Esto se puede atribuir a varios factores, tales como la ausencia de una lista de “política” con capacidad de decisión para aplicar las previstas mega-sirven, lo que lleva sus propios gerentes a tomar esa responsabilidad directamente – es decir, la “técnica “nada que ver con la situación electoral. El nuevo esquema es muy eficaz cuando se trata de adoptar fuertes medidas contra la mayoría de la población, sino que parece ser el momento menos útil para amortiguar el descontento popular inevitable (incluyendo una porción significativa de los votantes ingenuos Macri). Las camarillas sindicales pueden generar la falta de acción por un tiempo, algunos políticos provinciales empujan para ese mismo sentido, y también los medios de comunicación para buscar comunicación distraer, confundir, justifican (ya lo están haciendo), la intensificación de la campaña idiotización, pero todo esto no es suficiente para contener la magnitud del desastre actual. Por otra parte, la naturaleza lumpen e inestable del régimen macrista, afectado por luchas internas predecible, fraudes financieros, perturbaciones exógenas de todo tipo y es dueño de un sistema mundial de la deriva, y presionó por una base social cuya insatisfacción crecerá para formar una avalancha gigantesca, revelando la única alternativa posible de la gobernanza de la mafia. Tiene que ver con la formación de un sistema dictatorial con la cara civil y configuración variable, que tiene clara la historia reciente de internacional, es guiado por el aparato de inteligencia de Estados Unidos y se basa en la doctrina llamada la guerra de cuarta generación, cuyo principal objetivo es la transformación de la sociedad, atacar el objeto, una masa amorfa, degradado, acosado por las erupciones prolijas de violencia caótica, indefensos ante el robo que sufre. Irak, Libia y Siria aparecen experiencias extremas y distantes, a diferencia de México y Guatemala, los paradigmas latinoamericanos a tener en cuenta, a pesar de la especificidad argentina ciertamente incluye sus características originales al nuevo caso. Tenemos que pensar en una combinación pragmática de diferentes dosis de represión directa “clásica” o la legalización de la oposición de los sindicatos y bombardeo mediático político (desvío y / o demonizador), la represión ilegal, incentivos a las rivalidades sociales (la más sanguinaria mejor), grupos arrebato Ellos están aterrorizando a la población (como “maras” en Centroamérica o los batallones narcos en México), el fraude electoral, etc. Por lo tanto, Argentina presentaría todos en el siglo XXI marcado por la escalada de Tana tico capitalismo. Sin embargo, esta estrategia no puede instalar totalmente de un día para otro, requiere tiempo y algunas bases iniciales de pasividad, y encontrar serias dificultades para sociedad compleja como la Argentina, con una amplia gama de clases bajas y medias que llevan culturas, habilidades de organización, historias que visión superficial de los administradores financieros y expertos de control social dejar de ver cómo las amenazas visibles (o parece ser la resistencia o nostalgia impotente), pero que son las latencias, enorme poder de bombas de tiempo que puede explotar en cualquier momento. El reto de hacer frente a la baja puede converger con el viejo temor de que los de arriba tienen las hordas pobres incontrolables, formando grandes preguntas gelatinosas que generalizan las incertidumbres de las élites, el deterioro de su psicología. La inviabilidad de este sombrío panorama, el posible rechazo sería dejar espacio abierto para el desarrollo de un segundo escenario: el de una crisis mucho más devastador de la gobernabilidad la de 2001. En este caso, la fantasía elitista restauración dictadura mafia del poder político no era más que una ilusión burguesa acompañado a la final de la gobernabilidad, el comienzo de un período de alta turbulencia de duración impredecible de la desintegración social. El progresismo tan despreciados por las elites había sido un paraíso capitalista destruida por sus principales beneficiarios. Como vemos, el infierno mafioso no es inevitable, pero no debemos subestimar la capacidad operativa de sus artistas locales y su padrino imperial de mega, porque Estados Unidos está determinado recuperar su patio trasero latinoamericano. ¿Qué camino debe pasar esta historia? La resistencia popular tendrá la respuesta.Traducción: Gustavo Veliz
Anuncios

3 comentarios el “EL MUNDO HABLA DE LA FORMACIÓN DE UN SISTEMA DICTATORIAL CON FORMA CIVIL EN ARGENTINA

  1. Reblogueó esto en Gustavo Hortay comentado:
    “ENGANAR É … (666 – e não é por acaso!)”
    >> https://gustavohorta.wordpress.com/2016/03/31/enganar-e-666-e-nao-por-acaso/

    ENGANAR É …

    FAZER VOCÊ ACREDITAR QUE NÃO SEJA GOLPE, PORQUE
    É GOLPE!

    ISTO SIM É ENGANAR! ISTO SIM É GOLPE!

    SABOTADORES, TRAIDORES, GOLPISTAS, LADRÕES REUNIDOS PARA DERRUBAR A ÚNICA HONESTA NESTE COVIL!

    VAMOS MOSTRAR A NOSSA CARA.

    #ÉGOLPE
    #BRASILCONTRAOGOLPE
    #RENUNCIATEMER

    Me gusta

  2. Pingback: EL MUNDO HABLA DE LA FORMACIÓN DE UN SISTEMA DICTATORIAL CON FORMA CIVIL EN ARGENTINA — Rey de reyes -Tigran el grande | O LADO ESCURO DA LUA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s