Soy un inmortal roble injertado en tierras ajenas.


El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Los otomanos eran hordas salvajes de Asía Central que se establecieron en Anatolia y desde entonces no hicieron más que aniquilar a los pueblos originarios

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Raymond Berberian 

Los peces, las víboras y los insectos
no llevan corazón.
el hombre, sí. ¡Qué paradoja!
Existe un pájaro cuya conducta particular es la de colocar su huevo en un nido ajeno. De ese huevo surge un monstruo descomunal que se apodera del nido y va arrojando uno tras otro fuera del nido a sus otros hermanitos. Ese, es el turco otomano.
Los otomanos eran hordas salvajes de Asía Central que se establecieron en Anatolia y desde entonces no hicieron más que aniquilar a los pueblos originarios de la región imponiendo su doctrina o la muerte.
Aprovechando el alboroto de la Primera Guerra Mundial, el Estado turco perpetró el Primer Genocidio del siglo XX contra la familia armenia, con un saldo de un millón y medio de mártires y ahora cien años después intenta repetir su hazaña contra quienes fueron sus aliados, los kurdos.
Sensibilizado por su obra macabra, Arabia sionista acaba de cederle su aviación para seguir con su cometido, ofreciendo cátedra de su salvajismo otomana al mundo.
Total, los monarcas del golfo utilizan a su antojo pilotos y bombarderos norteamericanos de Israel para sus obras educativas de beneficencia contra el mundo árabe. Lo triste es que los yemenitas ya le derribaron uno.
Antes de la invasión otomana a Asia Menor, los armenios, los asirios, los caldeos, griegos, siríacos, árabes, kurdos y demás minorías vivían en armonía y en paz. Cada pueblo se complementaba con el otro. Yo soy parte de todo aquello, la resurrección, la historia; parte de las raíces de mis ancestros, del árbol de los pájaros perdidos y aquí me planto. Exijo. ¡Exijo una reparación! He sido arrojado fuera del nido y sobreviví porque Dios es Grande. Aztvatz Menz-e. Los pueblos que me cobijaron compartieron su pan y su techo conmigo. Soy un inmortal roble injertado en tierras ajenas. Los idiomas se entremezclan en mi boca. Tuve que aprender el silbo de las víboras para confundir mi canto de pájaros: mi idioma del Paraíso…..
Patria de náufragos…
Naufrago de mi patria…
Extravié la razón en mi largo peregrinaje…
No sé leer en los ángulos la futura historia… El hueco de sangre que con mi sangre roza……….
Raymond. Poeta de la Patria Robada. Respetuosamente
raymond_berberian14@yahoo.com.ar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s