“Cuando te atacan los perros, no pidas ayuda a los lobos”


“Para la inteligencia turca, los armenios eran enemigos de Alá-h. Para los islamitas del califa Simón, los enemigos de Alá-h son los cristianos.
Cuando los descerebrados eligen un héroe, toman sus errores por virtudes de la divinidad celeste”.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Raymond Berberian 

Religión = arma de combate político
“Hacer daño, por hacer un bien… ¡Es hacer daño!” (Rupén)
“Cuando te atacan los perros, no pidas ayuda a los lobos”
(Proverbio ruso)
Acabo de leer que La biblioteca de Alejandría en los años 641 ha sido destruida por orden del entonces Califa Omar 1º, aludiendo con que el Sagrado Corán reunía la palabra de Alá-h impartidas al Profeta Mahoma por el Ángel Gabriel, que superaba en conocimiento a los innumerables pliegues de papiro conservados en la biblioteca. Así fue que los archivos históricos sirvieron de combustible a los 4000 baños públicos durante seis meses. Yo ya lo había mencionado en una de mis reflexiones anteriores y recuerdo que hubo quien me lo retrucó.
Cuatro mil y más años de historia antigua, un incomparable tesoro echado al desperdicio por la ignorancia y el capricho de un mandamás.
Me imagino la inmensa perdida que sufriera nuestra cultura y civilización; nuestro modernismo, careciendo de relatos fehacientes sobre aquellas antiguas civilizaciones, sus ciencias, su medicina, sus creencias, sus predicciones; refiriéndose a los sumerios, los Anunnakis… los hititas, los urartú, los de la Atlántida… las mitologías mesopotámicas y tantos otros que los escribas modernos tuvieron a duras penas remendar como conocimiento generalizado de la humanidad.
De los antiguos egipcios se pudo conservar ciertas memorias vivas, gracias a sus escrituras talladas en las tumbas de sus faraones, sus monumentales templos y estatuas rescatadas al olvido.
Otro Califa, de nuestra actualidad, (Made in Islamitas; elaboración siglo XXI), con igual mentalidad retrógrada, se ensañó con los museos de Siria y de Iraq, destruyendo las reliquias milenarias como la de Palmira, en Siria. De paso comercializar los destrozos con los mercaderes de aguas sucias en Turquía.
Con permiso. Debo interrumpir mi relato para enfocar otra de las barbaridades: hechos de lesa humanidad cometidas, esta vez por “los sionistas, dioses en la tierra” contra los presos palestinos en las cárceles de Israel. Un vídeo escalofriante; deprimente… Jóvenes palestinos ensangrentados, humillados, torturados y pateados salvajemente por los guardias, contra una pared manchada con sangre. Lo que no logro comprender, menos digerir, es enterarme que existen seres déspotas, supuestamente civilizados, al igual que los turcos, en estado salvaje, puestos al amparo de los dueños de la batuta. Allí los niños palestinos de 14 años son igualmente encarcelados y torturados al igual que los mayores.
Estando al tanto de ese vídeo pude fácilmente interpretar los impulsos malignos y racistas del ministro de educación israelí: Naftali Bennett, incitando a matar a todos los palestinos… También a la de “cara de ángel”: Ayelet Sheket, ministra de justicia de Israel, que abogó por matar a todas las madres palestinas y tildó de viboritas a sus niños.
Existe tres clases de estúpidos: Los que saben que lo son. Los que ignoran que lo son y los que saben que lo son y prefieren ignorarlo.
Por otro lado, Turquía quiere acabar cuanto antes con los kurdos y a modo de desmerecerlos, los tildan de armenios.
¡Pobre Papa Francisco; ya no sabe a quien ofrecer la otra mejilla!
…Las mujeres y las niñas eran raptadas y violadas. Las hacían desfilar desnudas. Muchas eran crucificadas en cruces de madera. “¡Que tu Cristo venga y te salve…!” Miles fueron quemadas vivas… Eso sucedió durante el Genocidio de armenios perpetrado por el Estado turco cien años atrás. Parece mentira; la historia se repite con energúmenos de similar cultura y despotismo. Para la inteligencia turca, los armenios eran enemigos de Alá-h. Para los islamitas del califa Simón, los enemigos de Alá-h son los cristianos.
Cuando los descerebrados eligen un héroe, toman sus errores por virtudes de la divinidad celeste.
Lamentablemente convivimos entre monstruos que se alimentan de carroña e hipocresías. ¡Sálvese quien pueda!; o nos devoran…
…Me preguntaron quien era yo y de dónde venía…
Entonces…; me preguntaron por mi nombre… Y les sonreí…
Raymond. Poeta de la Patria Robada. respetuosamente
raymond_berberian14@yahoo.com.ar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s