CFK Jamás lee un discurso, no se olvida lo que está por decir y nunca le tiembla la voz .


Cuando se sabe de lo que se habla ….

1979477_802599049786809_8764700609073624975_n      10641020_802599216453459_2478117000816263638_n

Ejecutivos aprenden oratoria con los discursos de Cristina como modelo

Es interesante escuchar a CFK, y siempre vuelvo a caer en el mismo elogio, gran oratoria y cintura comunicacional

Jamás lee un discurso, no se olvida lo que está por decir y nunca le tiembla la voz o genera bostezos entre su auditorio. Más bien todo lo contrario: de acuerdo con el manual De Oratore del célebre Tulio César Cicerón, Cristina Fernández de Kirchner cumple como pocos con las reglas del “ars bene dicendi”, el arte del bien decir o de hablar en público.

10685572_805870932810777_7273381223029022919_n

10351735_805870839477453_6524018493849703577_n

10670243_805870909477446_6550901443806095466_n

Con una extensa carrera política y cientos de discursos en su haber, la Presidenta es considerada uno de los líderes mundiales que más eficazmente utilizan las técnicas de comunicación humana tanto en tierra propia como en rodeo ajeno.

Los movimientos de sus manos, del pelo, su afilada mirada, las bromas y los ojos llenos de lágrimas cuando recuerda al ex presidente Néstor Kirchner generaron una impronta personal plagada de recursos dramáticos. Sin lugar a dudas, su estilo fue perfeccionándose a través del tiempo, aseguran los especialistas.
Pero no sólo en la política el poder de persuadir con la palabra es clave. En el álgido mundo de los números y los negocios crece la tendencia de los ejecutivos a asesorarse con coachs expertos en comunicación que la toman como ejemplo a seguir.

Los cursos se dictan también en universidades e institutos, y buscan que los directivos superen dificultades como el pánico escénico, las lagunas mentales y tics que denotan ansiedad, como aferrarse fuertemente al púlpito, al micrófono, o a los papeles.

Luego de proyectar breves fragmentos de discursos de Evita, Juan Perón, John F. Kennedy o la ex primera mandataria chilena Michelle Bachelet, los instructores detienen la cinta en la mandataria argentina y enumeran los rasgos singulares de su retórica.

10515133_762620143784700_5482532346261320032_o

El método comenzó a aplicarse recientemente en algunas compañías automotrices, empresas vinculadas con la industria de la alimentación, laboratorios, redes de gimnasios, y compañías de telecomunicaciones. Luego de ver las escenas los alumnos intentan imitar determinadas características de un líder que les sea cercano o familiar.

BsXeWVDCAAAL714

10485503_759433250770056_7589996134595135135_o

10492446_759969750716406_4311557684766696536_n

“En las capacitaciones se menciona a la Presidenta y se la toma como ejemplo ya que, además de usar perfectamente los recursos, habla con convicción y sensibilidad”, reveló el empresario Fernando Storchi, director de la red de gimnasios Megatlón luego de asistir a clases de retórica. “Ella dice todo con mucho sentimiento y persuasión, cuenta anécdotas personales y por eso llega a todos los sectores. Creo que algunos empresarios deberían tener un discurso auténtico como ella”, agrega.

10494978_759433187436729_8629774252186878156_o

Para Marcela Gola, titular del programa de Comunicación Efectiva y Oratoria de la Escuela de Negocios de la Universidad Torcuato Di Tella, el objetivo de mostrar a la mandataria hablando es que los alumnos entiendan que “ella no improvisa. Es exitosa porque sigue al pie de la letra las reglas del discurso. Demuestra haber recibido algún tipo de entrenamiento, ya que los cambios que hizo son notables”.

cbeea561-6a2e-4d1e-bcd7-ef8aabd00a13-1

10649720_10153623859938539_5383608171646318431_n

Desde Ilvem, tradicional instituto que ofrece cursos dirigidos a ejecutivos, su director, Horacio Krell, asegura que CFK cumple correctamente con los tres elementos funcionales de la retórica: “Posee las características propias de una buena oradora: la voz, el tono y los movimientos del cuerpo. Tiene un mensaje organizado que denota estrategia y calidad. Y, finalmente, un auditorio al cual logra cautivar gracias a que adapta sus palabras a la circunstancia”.

Contenidos. “No hay nada tan increíble que la oratoria no pueda volverlo aceptable” (De Oratore, Marco Tulio Cicerón. Si bien en un mensaje el 85 por ciento de lo que se transmite corresponde al lenguaje no verbal, aquello que se dice –o se omite– es más que relevante. Para el escritor y semiólogo de la Universidad de Buenos Aires Oscar Steimberg, la Presidenta “es una gran oradora que tiene un estilo que la diferencia y en el cual hay una voluntad de construir una proposición conceptual abarcativa. Su estilo es eficaz”. Para el experto, “La manera en la que hila las frases implica tensión discursiva y da lugar al componente emotivo en la medida en que es visible el esfuerzo por el mantenimiento del vínculo con el auditorio”. El humor “también es un rasgo de su estilo”.

¿Es posible hablar de un discurso “cristinista”, superador incluso del propio discurso peronista? Para el semiólogo, “esto es imposible, ya que el peronismo nunca tuvo un solo discurso. Perón tuvo más de un discurso. En Evita había una primacía del énfasis. Cristina es tan particular que no se pueden establecer similitudes”.

En cuanto a la estructuración del contenido, en las clases privadas los instructores explican que, si bien utiliza gran cantidad de recursos, sigue de cerca el orden de la retórica clásica: primero exhorta y persuade, luego da paso a la narración y argumentación, y finalmente recapitula lo dicho con apelaciones al auditorio. “Jamás lee lo que va a decir, mantiene el feedback, logra que el auditorio esté atento y se la ve muy concentrada. En los actos hay gente que grita, se mueve y pasan todo el tiempo cosas, pero ella nunca divaga”, asegura Krell. “La oratoria es como la frutilla del postre. No puede ser buen orador quien no tiene capacidad de leer, de escuchar y de recordar.”

Según sus diferentes biografías, desde su época de senadora acostumbraba a leer absolutamente todo y a subrayar lo que le interesaba memorizar. “No me hagan resúmenes”, solía decir a sus colaboradores. Esto es clave para comprender que “ella quiere apropiarse del discurso y por eso no le interesa que otro se lo prepare”, afirman.

VER MAS http://opencms01.editorialperfil.com.ar/ediciones/elobservador/-201112-637-0081.html

Anuncios

3 comentarios el “CFK Jamás lee un discurso, no se olvida lo que está por decir y nunca le tiembla la voz .

  1. Sabe hablar, tiene las ideas claras y el valor necesario para defenderlas. Es la diferencia entre una estadista como ella, y un este-dista como Mauricio -alias “necesito un soplanacu”- Macri, o Hermes -alias “vamos a llevarnos bien con EEUU, ya traje la vaselina”- Binner, entre otros (no está Víctor Heredia en la lista, aclaro).

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s