CONTACTO EN LA HABANA


Fuente : Pagina/12

Tapa de la fecha 27-01-2014

REUNIONES CUMBRE ANTES DE LA CUMBRE

Dos encuentros antes de la cumbre regional

Cristina Fernández y Dilma Rousseff coincidieron en que los países emergentes están sufriendo movimientos especulativos.

La reunión de las presidentas se extendió durante una hora.

Por Victoria Ginzberg

Desde La Habana

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner está aprovechando los días previos a la II Cumbre de la Comunidad de Estados de Latinoamérica y el Caribe (Celac) en La Habana. Ayer almorzó con Fidel Castro y su familia: según trascendió, hablaron sobre seguridad alimentaria y los conflictos que atraviesa Latinoamérica. Luego, CFK mantuvo una entrevista bilateral con la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, quien la recibió en el hotel donde se hospeda casi enseguida después de bajar del avión. “Ambas coincidieron en que hay movimientos especulativos sobre los países emergentes”, contó un funcionario argentino.

La Presidenta salió al mediodía del Hotel Nacional. Su primera reunión fue con una niña argentina de nueve años que la había estado esperando en la puerta para saludarla y le hizo llegar una cartita (ver aparte). A las doce y media, mientras los huéspedes salían a sus excursiones en micros, autos antiguos y coco taxis (una mezcla de moto con auto: tres ruedas y un techo), CFK, vestida con un saco blanco y negro, se subió a un Jaguar oscuro. Antes de abrir la puerta, confirmó el encuentro que hasta ese momento se había mantenido en reserva.

–¿Va a ver a Fidel? –alcanzaron a preguntarle los periodistas.

–Sí, me invitó a almorzar –contestó sonriente.

Tres horas después, regresó, pero no dio detalles. “Muy rica la comida”, dijo simplemente. El menú había sido tasajo de cordero, un pescado al que aquí le llaman perro, ensaladas y tamales.

El encuentro, en un domingo a pleno sol pero no demasiado caluroso, fue familiar. CFK fue con su hija Florencia. Fidel estaba con toda su familia: su mujer, sus hijos, su nuera, sus nietos y un bisnieto. La Presidenta recibió un libro de fotos de uno de los hijos de Fidel, que es fotógrafo. Cristina Fernández le llevó unos vinos que el líder cubano considera los mejores del mundo y a su esposa una chalina hecha por asociaciones cooperativas argentinas.

Según informó la agencia Prensa Latina, CFK y Fidel “hablaron sobre seguridad alimentaria, los conflictos armados que amenazan la paz en la región y recordaron al fallecido presidente venezolano Hugo Chávez y su esfuerzo por consolidar la unidad latinoamericana con la creación de la Celac en 2011”.

Alejado del gobierno desde 2006, cuando le cedió el mando a su hermano Raúl, no son muchas las apariciones públicas del líder revolucionario, que ya tiene 87 años. La Presidenta se encontró con él el año pasado, cuando estuvo en la isla para ver a Chávez, que había sido operado aquí. Y antes se entrevistaron en 2009, cuando CFK hizo una visita de Estado con la que se retomaron y normalizaron las relaciones con Cuba. Una de las últimas imágenes que se conocieron de Fidel fue cuando, en febrero del año pasado, votó en una escuela del Vedado.

Jon Lee Anderson, en su biografía del Che Guevara, dice que tres rasgos característicos del joven Fidel eran “hacerse esperar hasta el hartazgo”, el “gran carisma personal” y la “capacidad para pontificar durante horas”. Sesenta años después, no hizo esperar a la Presidenta argentina, pero parece conservar sus otros dos atributos.

Luego del almuerzo, CFK fue al Hotel Meliá Habana, donde se hospeda la presidenta brasileña. A diferencia del Nacional, que es tradicional e histórico, el Meliá fue inaugurado en 1998 por Fidel Castro y tiene un lobby de mármol lleno de plantas. Rousseff acababa de llegar a La Habana desde Davos. También vino antes de que empezara la cumbre, ya que hoy inaugurará junto a Raúl Castro el puerto del Mariel, construido con inversión brasileña.

En la reunión con Rousseff, estuvieron los cancilleres Héctor Timerman y Luis Alberto Figueredo, el ministro de Industria brasileño, Fernando Pimentel, y el asesor de temas internacionales Marco Aurelio García. Por la Argentina, además de Timerman, participaron el embajador en Brasil, Luis María Kreckler, el subsecretario de Desarrollo de Inversiones y Promoción Comercial de la Cancillería, Carlos Bianco, y el gobernador de Entre Ríos, Sergio Urribarri.

La reunión se extendió durante una hora. Un funcionario argentino señaló que el principal tema analizado por las presidentas fue la situación de los países emergentes y que en ese marco coincidieron en apreciar movimientos especulativos sobre esos Estados. En ese contexto, Rousseff mencionó que todos los países emergentes ajustaron su moneda respecto del dólar y que Brasil estaba séptimo en un ranking sobre esa materia.

Mientras se producía la reunión, funcionarios brasileños recordaron que cuando en Davos Rousseff fue consultada por la situación de la economía argentina, dijo que la miraba con atención y que esperaba que cuando se liquide la cosecha (la zafra) haya un flujo de dólares. Recalcaron que no se refirió a la existencia de una “crisis”.

CFK y Rousseff mantienen un diálogo fluido. Se habían visto en septiembre del año pasado, en el marco de la Asamblea General de Naciones Unidas, y antes, en abril, habían mantenido una reunión bilateral en la Casa Rosada.

SUBNOTAS

http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-238586-2014-01-27.html

ANTICASTRISTAS EN BUENOS AIRES

Boicot a la Celac

Imagen: EFE

Por Gustavo Veiga

La secuencia del boicot a la cumbre de la Celac es larga y compleja. Sus artesanos tomaron como plataforma a Cadal (el Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina), una ONG con sede en Buenos Aires y fluidas relaciones con los contrarrevolucionarios cubanos que operan desde Miami. Gabriel Salvia, su presidente, confirmó que asistirá a La Habana para participar en un evento que se denomina II Foro Democrático en Relaciones Internacionales y Derechos Humanos. Y que pretende coincidir con la reunión de la organización que agrupa a 33 países latinoamericanos y del Caribe. “Allá vamos, a ver si podemos llevar un poco de solidaridad democrática a quienes promueven pacíficamente la apertura política en Cuba y que tan poco respaldo reciben de América latina”, convocó desde su Facebook. El primer encuentro de este espacio, denunciado como financiado por entidades satélites de la CIA, se realizó en Chile el 24 de enero de 2013.

Desde un artículo publicado en el diario La Nación, en coautoría con el cubano Manuel Cuesta Morúa, de la fuerza Arco Progresista, Salvia comprometió al gobierno de Raúl Castro y a todos los Estados miembro de la Celac por “la seguridad personal de los asistentes, como la garantía al derecho humano universal a la libertad de reunión y expresión durante el Foro convocado por Cadal y sus contrapartes cubanas”.

La organización derechista estimula una discusión de la “declaración especial de defensa de la democracia de la Celac y su incompatibilidad con el sistema político de partido único de Cuba”. Se anotaron al encuentro la bloguera Yoani Sánchez a Berta Soler, de las Damas de Blanco.

Salvia es un periodista con intereses comerciales en Uruguay –en ese país figura en el registro de importadores–, que se acostumbró a enviar de manera gratuita columnas de opinión a diferentes diarios o agencias de noticias donde salen o no publicadas. Después las sube a la página principal de Cadal como si fueran editoriales que representan a esos medios. Con esa apariencia de legitimidad periodística, consiguió difundir el ideario de la organización que encabeza, que hoy denuncia en un título de su web: “Nuestro Foro en La Habana amenazado por la dictadura cubana”.

Describe que si se impide el ingreso al país “a los asistentes del exterior, como principalmente el hostigamiento e impedimento a los actores democráticos locales para participar en esta actividad pacífica”, la organización “considerará corresponsables de la violación a los derechos humanos universales a la libertad de reunión, asociación y expresión, a los jefes de Estado, cancilleres y autoridades de organismos como la ONU y la OEA que asistan a la Cumbre de la Celac y no reclamen públicamente ante las autoridades del gobierno cubano en caso de que se concreten las amenazas que viene realizando la policía política de ese país a los organizadores y participantes del II Foro Democrático en Relaciones Internacionales y Derechos Humanos”.

Lo que no dice el principal organizador del evento es que si logra ingresar a Cuba lo haría con visa de turista, sin respetar el status migratorio de la isla. En la Embajada de La Habana en Buenos Aires no pidió ni la de periodista ni la A-6 que se expide a los extranjeros que viajen para participar en eventos no gubernamentales atendidos o auspiciados por organismos o instituciones civiles cubanas. El caso del II Foro está fuera de este parámetro. Su objetivo político es cuestionar al gobierno de Castro por su sistema de partido único. Y tomar contacto con los funcionarios que asistan a la cumbre de la Celac para denunciar al organizador en su propia casa.

En el sitio oficial de Cadal se auspicia el denominado “turismo solidario en Cuba”, el mismo que estimula incidentes migratorios como el que ocurrió en diciembre pasado con dos militantes del PRO: Pedro Robledo y Valentina Aragona fueron deportados por ingresar a la isla con visado de turistas y participar de un autodenominado encuentro por los derechos humanos. Robledo es el joven al que recibió la presidenta Cristina Fernández en la Casa Rosada cuando sufrió una agresión por ser gay en una fiesta junto a su pareja.

La relación de Salvia con cuadros políticos del partido de Mauricio Macri se robustece a pasos acelerados. El anticastrismo que profesan los unió en un acto realizado en la Legislatura porteña cuando se cumplió un año de la muerte del disidente Oswaldo Payá, promotor del Proyecto Varela. La diputada nacional Cornelia Schmidt-Liermann leyó un comunicado firmado como presidenta del grupo de “Parlamentarios por la Democracia en Cuba”. Según ella, son unos cuarenta legisladores de la Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, México, Nicaragua, Paraguay, Perú, Uruguay y Venezuela.

Cadal decidió jugar muy fuerte con el II Foro que pretende montar en La Habana y utilizar la cumbre de la Celac como una caja de resonancia de sus propósitos tan funcionales a los intereses de Estados Unidos. La presencia de viajeros desde el exterior, y que menciona la ONG en su página oficial, ¿acaso está basada en el anuncio de Salvia de que se hará presente en la capital cubana? Sus socios políticos de Miami, por lo pronto, es improbable que puedan llegar a la isla. El sábado organizaron una contracumbre en la Universidad Internacional de La Florida (FIU), en su Facultad de Leyes.

Ofelia Acevedo, la viuda de Payá, declaró que Miami “es un buen lugar” para celebrar un encuentro como ése. Cuestionó a los secretarios generales de la ONU y la OEA, Ban Ki-moon y José Miguel Insulza, respectivamente, por asistir a la reunión continental sin la presencia de Estados Unidos y Canadá, y definió a la Celac como “un bochorno”. El exilio de Miami la escuchó extasiado. El próximo acto de esta campaña política es la movida más audaz de Cadal. Su presidente sabe que en La Habana no será bienvenido. Si pone un pie en el aeropuerto José Martí, corre el riesgo de ser deportado, según fuentes diplomáticas cubanas.

gveiga12@gmail.com

http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-238587-2014-01-27.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .