¿dónde están cuando los turcos bombardean a nuestra gente?


 
«Había comprado ropa kurda muy especialy me disponía a visitar a mi familia. Pero tuve la mala suerte de ser otra víctima más del genocidio que los turcos están llevando a cabo contra los kurdos. Los países europeos se califican a sí mismos como `democráticos’, pero, ¿dónde están cuando los turcos bombardean a nuestra gente?», se pregunta
 
 

22-03-2008
Agresión a Kurdistán sur

Sueños destrozados por las bombas genocidas de Turquía

Karlos Kurutuza

El ruido horrible de los aviones militares nos despertó en mitad de la noche. Mi madre nos gritó que saliéramos de casa, pero fuera también era peligroso: nos caían piedras y cristales encima a causa del bombardeo, pensé que estaba soñando. Pero todo era real».

Así comienza el testimonio de Suzan Mushir, una joven de 28 años del pueblo de Lewzha, en las montañas Qandil. Su pueblo fue uno de los 25 que bombardeó la aviación turca el pasado 12 de diciembre. Cinco civiles resultaron heridosy una mujer, muerta. Asimismo, casas, escuelas, hospitales, mezquitas… todo quedó arrasado, y cientos de animales, muertos.

Suzan cayó al suelo tras ser herida a escasos metros de su casa. Al oír sus gritos pidiendo auxilio, sus hermanos se acercaron a ellay , tras vendarle la pierna, la trasladaron a un sitio a cubierto. El resto de su familia se había refugiado en una zanja a 50 metros de ese lugar, por lo que hasta el día siguiente no supieron que Suzan estaba herida.

«Mi pierna no dejaba de sangrar, así que mi padre tuvo que volver a lo que quedaba de nuestra casa en busca de algo más para cortar la hemorragia,y de mantas para pasar la noche a la intemperie. El bombardeo continuó durante dos horas: cayeron decenas de bombas sobre nuestra aldea. Ninguna otra sufrió tantos daños como la nuestra», recuerda esta joven kurda de Qandil. 

El pequeño pueblo de Lewzha esta formado por unas veinte casas, construidas en ambas márgenes de un río. El padre de Suzan tiene tres mujeres, por lo que son 24 en la familia. Cuando cesó el bombardeo su padre,con la ayuda de dos de sus primos, la llevaron en coche al hospital de la ciudad de Soran. Tuvieron que conducir con las luces apagadas por miedo a ser vistos por los aviones militares turcos. Tras recibir allí asistencia médica de urgencia fue trasladada al hospital Rizgary, en Hewler, para ser sometida a un tratamiento completo.  

Las lágrimas obligan a Suzan a interrumpir su relato con frecuencia. Con la voz entrecortada y la mirada fija en la pierna que ha perdido, rememora aquellos momentos terribles: «El hueso estaba completamente destrozado; colgaban pedazos de carne,y el dolor era insoportable. Mi familia y yo pedi- mos a los doctores que no me amputaran la pierna. Al final, los médicos comunicaron a mi padre que no quedaba otra opción,y me hicieron firmar un documento que ni siquiera llegué a leer por la angustia que sentía en aquellos momentos».

Recuerda que eran las 6 de la tarde cuando despertó de la anestesia tras la operación. «Sentí que podía mover el tobillo, y me puse muy contenta al pensar que había salvado la pierna. Levanté la manta y ví que, efectivamente, me habían cortado la pierna…Deseé con todas mis fuerzas que todo fuera un sueño otra vez», relata.

Suzan se encontraba en esta terrible situación a apenas tres días del Kurbam Bayram, una de las celebraciones más importantes para los musulmanes. «Había comprado ropa kurda muy especialy me disponía a visitar a mi familia. Pero tuve la mala suerte de ser otra víctima más del genocidio que los turcos están llevando a cabo contra los kurdos. Los países europeos se califican a sí mismos como `democráticos’, pero, ¿dónde están cuando los turcos bombardean a nuestra gente?», se pregunta. Lamenta que ni Europa ni tan siquiera el Gobierno de Kurdistán Sur se acuerden de ellos. «Hasta el momento hemos gastado más de 7000 dólares en medicinasy tratamientos. Es todo el dinero que hemos podido reunir entre toda la familia», afirma.

Ahora vive en una casa de alquiler en Sangasar. Mientras espera la prótesis que le ha prometido la Cruz Roja Internacio- nal, contempla desde su ventana las montañas del Qandil. Allí quedaron destrozados su hogary sus sueños.

Anuncios

Sanciones por exportar a Iran


 
Las compañías británica y armenia re-exportaron "a sabiendas"  tres aviones estadounidenses a Irán
 
EEUU impone sanciones a firmas extranjeras

 

22.03.2008 Actualizado a las 14:45:23

 

     WASHINGTON, 21 mar (Xinhua) — Estados Unidos anunció hoy que  impondrá sanciones a una firma británica y otra armenia por re- exportaciones no autorizadas de aeronaves a Irán. 

     Las compañías que caerán bajo las sanciones estadounidenses son  el Balli Group PLC de Gran Bretaña y compañías relacionadas, Blue  Airways de Armenia y Mahan Airways de Irán. 

     Las compañías británica y armenia re-exportaron "a sabiendas"  tres aviones estadounidenses a Irán en violación de las Regulaciones  de la Administración de Exportaciones de Estados Unidos y se  preparan para re-exportar otros tres aviones estadounidenses a Irán,  según funcionarios norteamericanos. 

     Estados Unidos ha impuesto sanciones contra Irán por tratar  presuntamente de desarrollar armas nucleares bajo la cubierta de  programas nucleares civiles. Irán ha rechazado reiteradamente dichas  acusaciones. Fin 

Asaltaron Sociedad de Beneficencia la mayor de Palestina


 
 
“Somos una sociedad de beneficencia, no tenemos nada que ver con la política. Llevamos funcionado desde 1964, antes de la ocupación israelí, y el ejército y los servicios de inteligencia israelíes nos han instigado muchas veces, pero nunca han encontrado prueba alguna que sugiera actividades ilegales. Así que la verdadera razón de esta odiosa campaña es que quieren martirizarnos y debilitar a la sociedad palestinas.
 
 

Miles de huérfanos palestinos protestan contra el saqueo por parte del ejercito israelí de su comida y ropa

Khalid Amayreh
Palestine Info

Traducido del inglés por Beatriz Morales Bastos

El pasado martes [11 de marzo] miles de huérfanos palestinos tomaron las calles en Hebrón, la ciudad del sur de Cisjordania, para protestar contra las recientes incursiones del ejército de ocupación israelí en sus orfanatos e internados.

A principios de esta semana cientos de soldados israelíes, respaldados por sus carros blindados, asaltaron la Sociedad de Beneficencia Islámica del centro de Hebrón, destrozaron las propiedades y saquearon alimentos, ropa, zapatos, muebles por valor de cientos de miles de dólares donados por donantes locales y extranjeros a beneficio de los huérfanos.

Esta sociedad de beneficencia, la mayor de Palestina, dirige dos orfanatos y varios internados que cuidan de 7.000 niños que han perdido a ambos padres o a uno los dos.

“Israel nos trata como los nazis trataron a los judíos’, se leía en una de las pancartas de los manifestantes. “Israel representa a los nazis de nuestra época”, se leía en otra. En una tercera, “Venceremos”.

Escoltados por la policía palestina, los manifestantes caminaron casi un kilómetros por la calle Ein Sara, una de las vías principales de Hebron.

Uno de los manifestantes, Ahmed Natshe, acusó a Israel de querer “aniquilar a los musulmanes”.

“Israel trata de justificar estos ataques criminales contra huérfanos palestinos citando supuestos vínculos con Hamas. Sin embargo, Israel ha sido completamente incapaz de presentar ninguna prueba creíble que corrobore estas acusaciones sin fundamento. Israel está actuando como juez, parte y policía, las tres cosas a la vez”.

Natshe afirmó que estaba “un mil por cien” seguro de que la sociedad de beneficencia no tenía “absolutamente ninguna” conexión con Hamas o con cualquier otro partido político palestino.

“No son tontos. Desde un principio sabían que las relaciones con Hamas les traerían problemas. Por lo tanto, se han asegurado meticulosamente de que no existieran tales relaciones”.

Cuando se le preguntó si la sociedad de beneficencia no podría llevar al ejercito israelí a los tribunales, Natshe respondió: “¿Está de broma? Si uno no es judío, es inútil apelar a un tribunal sionista. Los no-judíos no pueden esperar justicia de un tribunal sionista. Además, todo el sistema judicial israelí está supeditado a la clase dirigente del ejército israelí, lo que significa que los palestinos son culpables aunque demuestren ser inocentes”.

Según afirmaron altos cargos locales y testigos, el 6 de marzo soldados del ejército israelí tomaron al asalto edificios en los que se almacenaba comida y ropa, saquearon gran cantidad de comida congelada, de productos frescos, de ropa y zapatos, así como congeladores y material de cocina. El material saqueado estaba destinado a alimentar y vestir a los huérfanos.

Ahmed Farrah, un responsable del establecimiento, negó contundentemente que éste estuviera dirigido por Hamas.

“Somos una sociedad de beneficencia, no tenemos nada que ver con la política. Llevamos funcionado desde 1964, antes de la ocupación israelí, y el ejército y los servicios de inteligencia israelíes nos han instigado muchas veces, pero nunca han encontrado prueba alguna que sugiera actividades ilegales. Así que la verdadera razón de esta odiosa campaña es que quieren martirizarnos y debilitar a la sociedad palestinas. Creo que esto es una expresión del odio al Islam y a los musulmanes. Hoy en día Israel está llevando a cabo una guerra horrible contra nuestra religión”.

El mes pasado el ejército israelí irrumpió y saqueó varios edificios, negocios y otros locales propiedad de la Sociedad de Beneficencia Islámica en la zona de Hebron.

El ejército confiscó propiedades, incluyendo un orfanato, dos escuelas, un supermercado y varios edificios multi-usos así como cuatro autobuses.

En camiones enormes el ejército se llevó a una base militar cercana el material saqueado, incluyendo ordenadores, armarios, sillas, útiles de cocina y material escolar.

Una estudiante que participaba en la manifestación del martes y que hablaba inglés con fluidez, acusó al Estado de Israel de “comportarse de manera bárbara”.

“¿Quién, sino unos bárbaros, podrían irrumpir en orfanatos y robar comida donada a los huérfanos? Es una pregunta que hago a los judíos que tiene conciencia y moralidad”.

Hejazi al Jabari, un dirigente cívico de Hebron, dijo a los manifestantes que esperaba que “se resuelva pronto esta terrible experiencia vuestra. Estamos en contacto con gobiernos y organizaciones dentro y fuera de Palestina. Esperamos poder ejercer suficiente presión sobre el gobierno israelí para que cancele estas brutales medidas salvajes”.

Al-Jabari describió las acusación israelíes de que las sociedades de beneficencia estaba vinculadas a organizaciones de Hamas como “una completa mentira, de la A a la Z. Desafiamos al gobierno israelí a presentar un ápice de prueba de sus acusaciones”.

Un escritor y poeta local acusó a la Autoridad Palestina de Ramala de “actuar en connivencia con Israel y de coordinar con éste el cierre de los orfanatos e internados”.

“No tengo la menor duda de que (el ministro del Interior de la AP) Abdul Razzak al Yahya está detrás de todo esto”, afirmó un hombre que pidió permanecer en el anonimato.

“Están actuando como colaboracionistas de Israel. Si no, ¿por qué permanecen callados cuando se ha dejado en la calle a 7.000 huérfanos?”.

Enlace con el original: http://www.palestine-info.co.uk/en/default.aspx?xyz=U6Qq7k%2bcOd87MDI46m9rUxJEpMO%2bi1s7MJ3PVKUPOGeUpZ1zd2ESA8yxYQHWyNq6NmR73LmkxLjpzvDWINOPXiCRa7po2a3ga9DMiB87vdg%2fD%2fkKCuP2TrOmqNkIR900SrerSr0dDYQ%3d

de Ruben Demirjian Publicado en Sin categoría Etiquetado

El Frankeisten turco: Azerbaiyán


 
 
"El ataque contra Khalil parece ser otro episodio de la incesante campaña de acoso e intimidación contra el periódico ‘Azadlig’, una publicación extremadamente crítica hacia el Gobierno en ejercicio de Azerbaiyán", dice el IRFS.
 

 

Acuchillan a un reportero del diario opositor azerbaijano Azadlig

 

IFEX.- Un reportero que trabaja con el diario de oposición de Azerbaiyán "Azadlig" fue acuchillado mientras salía de su oficina la semana pasada; en el más reciente en una serie de ataques contra los periodistas y los periódicos, informa el Instituto para la Libertad y Seguridad de los Reporteros (IRFS).

[21-03-2008]

Cuatro agresores no identificados rodearon a Agil Khalil, quien cubre los temas sociales y ambientales para "Azadlig", mientras salía de su oficina en Bakú el 13 de marzo. Uno de los atacantes lo acuchilló en el pecho y no acertó por poco a su corazón, según IRFS.

Según el Sindicato de Periodistas (JuHI), la Federación Internacional de Periodistas (FIP) y ARTICLE 19, Khalil está convencido de que el ataque está vinculado con su investigación de la participación de funcionarios públicos en ventas ilegales de terrenos.

Éste fue el segundo ataque contra Khalil en un mes. Dos hombres no identificados atacaron al periodista el 22 de febrero y robaron su identificación mientras filmaba la tala ilegal de árboles en Bakú y lo amenazaron con dañarlo más si no detenía su investigación, dicen el IRFS y el Comité por la Protección de los Periodistas (CPJ). El periodista informó del incidente a la policía, pero hasta el 14 de marzo, no se había abierto un caso.

"El ataque contra Khalil parece ser otro episodio de la incesante campaña de acoso e intimidación contra el periódico ‘Azadlig’, una publicación extremadamente crítica hacia el Gobierno en ejercicio de Azerbaiyán", dice el IRFS.

A principios de este mes Genimet Zakhidov, el editor en jefe del periódico, fue sentenciado a una pena de cárcel de cuatro años por vandalismo. En 2006, el hermano menor de Zakhidov, Sakit, quien es un corresponsal del periódico, fue sentenciado a tres años de cárcel por cargos de drogas no comprobados.