La oportunidad del territorio



Fuente:Pagina/12

Por Alicia Kirchner *

Trabajamos en nuestro país, a lo largo y a lo ancho de su territorio, en los pueblos, parajes y ciudades, espacios de menor y mayor distribución poblacional. En ellos el barrio, el sindicato, la escuela, los clubes, las plazas, las organizaciones sociales, los partidos políticos expresan desde el “territorio geográfico” las diversas maneras donde se construyen las relaciones sociales y los proyectos de vida. En sociedades menos complejas la comunicación era posible sin que hubiera intermediarios. Hoy en las sociedades modernas la complejidad de las relaciones sociales se canaliza en la democracia representativa.

Vemos cómo crecen día a día los niveles de participación popular tangibles e intangibles. Esa participación también se observa en la utilización de herramientas informáticas, de lenguajes y códigos que provienen de esas nuevas tecnologías. “Ciberparticipación”, “cibermilitancia”, redes, son algunas de estas expresiones. Un ejemplo, diariamente más de 6000 millones de mensajes de texto se envían por celular en el mundo. Por eso la necesidad de interactuar se da no sólo en el territorio geográfico, se extiende a los “territorios digitales”, como nuevos instrumentos. Estos también intervienen en la construcción de la realidad y esas nuevas formas de participación son tan comprometidas y tan “físicas” como las de las geografías más “reales”.

También somos conscientes de la existencia de franjas de la población que no acceden a ninguna de estas tecnologías y aún debemos seguir trabajando, más allá de la responsabilidad directa de cada jurisdicción, para superar la pobreza estructural. La Asignación Universal por Hijo, la extensión de las jubilaciones y pensiones contributivas y no contributivas, el monotributo social, son medidas concretas de generación de ingresos para mejorar la calidad de vida. El programa del gobierno nacional Conectar Igualdad, avanza también desarrollando una política de inclusión social y digital en todos los “territorios geográficos” de nuestro país. Consiste en la distribución de más de 3 millones de netbooks a cada alumno y docente de educación secundaria.

El desafío es lograr que estos nuevos instrumentos sirvan al ejercicio de la libertad y el respeto de los derechos humanos y sociales. Es decir, servir al conocimiento logrando una mejor educación y sobre todo una participación democrática activa y solidaria. Deben ser un medio para romper con las barreras culturales que nos propone el neoliberalismo indicándonos lo que debemos consumir e imponiéndonos patrones estéticos que intentaron modelarnos en los ‘90 y que pretenden seguir haciéndolo. Quebrando esa coacción, las nuevas tecnologías permiten además romper con los monopolios informativos.

Hace poco decíamos que la política como instrumento permite abrir o cerrar caminos de desarrollo humano. Puede transformar las realidades territoriales y mejorar la calidad de vida o violentar seriamente esos derechos humanos y sociales. En Argentina estamos haciendo un gran esfuerzo para conectar igualdad y superar la brecha digital.

Digitalizados extremos, iletrados digitales, “chicos globales” coexisten en nuestra sociedad y en esa tensión también se aplican las políticas públicas. Los municipios urbanos y rurales pertenecen a “territorios geográficos” y a ello se va sumando el “territorio digital”. Ambos son espacios comunes en algunos casos, espacios disímiles en otros. “Paralelas que se cortan en el infinito” en algunas situaciones, lugares comunes en otras.

Veamos un ejemplo: en la Argentina estábamos frente a una sociedad fuertemente impactada por medios de comunicación y digitales concentrados. Ellos no son vehículos de intermediación neutros, asépticos entre información y ciudadanos, sino verdaderos protagonistas que seleccionan, editorializan y organizan los temas.

La ampliación democrática de la información por la Ley de Servicios Audiovisuales está permitiendo la participación activa de las personas en los territorios en tanto sujetos de derechos explorando al máximo las posibilidades comunicativas y de interacción.

El “territorio digital” nos permite explorar nuevas formas de relación entre los ciudadanos y nuevas formas de intervención.

Por ello se ha dicho que el “territorio digital, si fuera un país, sería el más grande del planeta, siendo su construcción la más rápida de la historia. No hay fronteras y sus límites empiezan donde no hay Internet”.

Este será, sin duda, el siglo del saber.

Obras públicas, de infraestructura, viviendas, caminos, autopistas, puentes, escuelas, centros integradores comunitarios, hospitales, promoción y organización de cooperativas, generación de polos productivos de bienes y servicios, apoyo a la industria nacional, centros de nuevas tecnologías, desarrollo tecnológico, cultural, son políticas que se implementan en espacios geográficos donde se cruzan con un universo digital. La comunicación “aleatoria” o no cartesiana, es así muy rápida, no lineal, puede crear cohesión social o crear exclusión social.

“Territorio geográfico y territorial digital” son, por último, un desafío y una oportunidad. Hay que abordarlos desde la política pública integralmente, sin perder de vista al hombre y mujer argentinos, sujetos de carne y hueso que como personas deben realizarse en un proyecto colectivo, nacional y popular.

* Ministra de Desarrollo Social.

Guerras, vampiros, niños calcinados y desequilibrios disparatados La decadencia total de EEUU en un mundo nuevo


Francesco d'Este Coat of Arms

Image via Wikipedia

TomDispatch.com
Traducido del inglés para Rebelión por Sinfo Fernández
Este es un momento global como no recuerdo ningún otro aunque los haya habido en la historia. Sí, pueden hacerse comparaciones con la oleada de poder popular que barrió Europa Oriental cuando la Unión Soviética se vino abajo entre 1989 y 1991. Para los que tienen recuerdos más antiguos, quizá les venga a la mente 1968, ese momento abortado cuando en EEUU, Francia, Alemania, Japón, México, Brasil y algunos lugares más, incluida Europa Oriental, masas de gentes misteriosamente inspiradas las unas en las otras tomaron las calles de las ciudades del planeta para proclamar que el cambio estaba en camino.Quienes están buscando en los libros de historia, quizá se detengan en el año 1848 cuando, en una época en la que también se mezclaban las tinieblas económicas con los nuevos medios de difusión de noticias, los vientos de la libertad parecieron barrer brevemente Europa. Y, desde luego, si siguen cayendo más regímenes y el torbellino se profundiza aún más, siempre nos queda por considerar 1776, la Revolución de EEUU, o 1789, la Revolución Francesa. Ambas sacudieron el mundo a lo largo de bastantes décadas.

Pero la verdad es que hay que esforzarse mucho para poder encajar el momento actual en Oriente Medio en algún paradigma anterior, incluso aunque –desde WisconsinChina- esté ya amenazando con sobrepasar el mundo árabe y extenderse como una fiebre por todo el planeta. No recuerdo nunca que tantos gobernantes injustos, o sencillamente despreciables, se hayan puesto tan nerviosos –o, posiblemente, se hayan sentido tan indefensos (a pesar de estar armados hasta los dientes)- en presencia de una humanidad desarmada. Y sólo eso es ya motivo de esperanza y de alegría.

Incluso ahora, aún sin entender qué es a lo que nos enfrentamos, es una gran fuente de inspiración observar cómo cantidades asombrosas de seres humanos, muchos de ellos jóvenes e insatisfechos, toman las calles en Marruecos, Mauritania, Djibuti, Omán, Argelia, Jordania, Iraq, Irán, Sudán, Yemen y Libia, por no mencionar Bahrein, Túnez y Egipto. Ver cómo se enfrentan a las fuerzas de seguridad que utilizan porras, gases lacrimógenos, balas de caucho y, en demasiados casos, balas de verdad (en Libia, incluso helicópteros y aviones) y cómo van haciéndose cada vez más fuertes es poco menos que increíble. Ver a los árabes exigiendo algo que estábamos convencidos era un derecho de nacimiento y propiedad de Occidente, en particular de EEUU, pone la carne de gallina a cualquiera.

La naturaleza de este fenómeno que potencialmente sacude al mundo sigue siendo desconocido y, probablemente, en el momento actual, incognoscible. ¿Están a punto de estallar por doquier la libertad y la democracia? Y si es así, ¿qué implicará ese cambio? ¿Qué bombilla es ésa que se ha encendido inesperadamente en millones de cerebros con ayuda de Facebook y Twitter? ¿Por qué ahora? Dudo que quienes estén protestando, y en algunos casos muriendo, lo sepan ellos mismos. Y eso son buenas noticias. Que el futuro siga siendo –siempre- la tierra de lo desconocido debería inundarnos de esperanza, especialmente porque ésa es la cruz de las elites gobernantes que quieren, pero no pueden, apropiarse de él.

Sin embargo, debería esperarse que una elite gobernante, al observar los desarrollos que sacuden el planeta, pudiera volver replantearse su situación, al igual que deberíamos hacer todos nosotros. Después de todo, si la humanidad puede alzarse de repente de esta forma frente al poder armado de un estado tras otro, entonces, ¿hasta dónde podemos realmente llegar en este planeta nuestro?

Al ver cómo esas escenas se repiten constantemente, ¿quién no volvería a replantearse los conceptos más básicos? ¿Quién no sentiría la necesidad de reinventar nuestro mundo?

Permítanme ofrecer como candidato no a los diversos y variopintos regímenes desesperados o moribundos del Oriente Medio, sino a Washington.

La vida en la caja de resonancia

Ha quedado claro ya que gran parte de lo que Washington ha imaginado todos estos últimos años no eran sino estupideces, incluso antes de que el momento presente arramblara con todo. Sólo tienen que coger alguna vieja frase de los años de Bush. Esa de “¿Estáis con nosotros o contra nosotros?” Lo que resulta impactante es lo poco que eso significa ya. Al rememorar las suposiciones desesperadamente equivocadas de Washington sobre cómo funciona nuestro planeta, este parece ser el momento perfecto para mostrar un poco de humildad frente a lo que nadie podría haber predicho.

Sería también un buen momento para que Washington -que, desde el 12 de septiembre de 2001, no capta ni media de los desarrollos reales del planeta y en diversas ocasiones ha calculado mal la naturaleza del poder global- diera un paso atrás y volviera a considerar las cosas.

Pues resulta que no vemos prueba alguna de que así se apreste a hacerlo. En realidad, eso está más allá de las actuales posibilidades de Washington, sin que importe cuantos miles de millones de dólares derrame en “inteligencia”. Y, por “Washington”, no sólo quiero referirme a la administración Obama, o al Pentágono, o a nuestros comandantes del ejército, o a la inmensa burocracia de la inteligencia, sino a todos esos expertos y habitantes de los think tanks que pululan por la capital y a los medios de comunicación que nos informan de lo que a ellos se les ocurre contarnos. Es como si el elenco de personajes que componen “Washington” viviera ahora en algún tipo de cámara de resonancia en la que sólo son capaces de escucharse a sí mismos.

Como consecuencia, Washington parece aún notablemente determinado a esperar a ver qué pasa en una era que quedará rápidamente incorporada a los libros de historia. Aunque muchos se han dado cuenta de la desventurada lucha de la administración Obama para ponerse al día de lo que acontece en Oriente mientras sigue aferrada a un círculo familiar de nefastos autócratas y jeques del petróleo, permítanme que ilustre enteramente este punto en otra zona: la guerra, en gran parte olvidada, en Afganistán. Después de todo, esa guerra, que casi pasa desapercibida y enterrada bajo las noticias que durante veinticuatro horas siete días a la semana nos llegan de Egipto, Bahrein, Libia y otros lugares del Oriente Medio, prosigue su curso destructivo y costoso sin un parpadeo.

Cinco pruebas del mal oído de Washington

Vds. pueden pensar que mientras franjas inmensas del Gran Oriente Medio están en llamas, alguien en Washington debería echar un vistazo a nuestra Guerra en AF/Pak y preguntarse, sencillamente, si ya no tendrá mucho sentido. Pues no tenemos suerte, como indican los siguientes cinco diminutos aunque elocuentes ejemplos que captaron mi atención. Considérenlos como una prueba del buen funcionamiento de la cámara de resonancia estadounidense y una muestra de la forma en la que Washington está demostrando ser incapaz de volver a considerar su guerra más larga, más inútil y más estrambótica.

  1. Empecemos con un reciente editorial del New York Times: “The ‘Long War’ May Be Getting Shorter[Es posible que la ‘Larga Guerra’ se acorte].Se publicó el pasado martes mientras Libia traspasaba “las puertas del infierno”, se trataba de un relato optimista acerca de las operaciones de contrainsurgencia en el sur de Afganistán lanzadas por el comandante de la guerra afgana, el General David Petraeus. Sus autores sonNathaniel FickJohn Nagl, miembros de la cada vez más militarizada intelligentsia de Washington, que dirigen conjuntamente el Center for a New American Security en Washington. Nagl formó parte del equipo que escribió en 2006 el manual revisado de contrainsurgencia del ejército al que Petraeus dio tanto crédito, convirtiéndose en asesor del general para Iraq. Fick, un ex oficial de la Marina que dirigió tropas en Afganistán e Iraq, y que después fue instructor de civiles en la Academia de Contrainsurgencia de Afganistán en Kabul, realizó recientemente una visita de primera mano al país (desconocemos bajo qué auspicios).
    Los dos son los típicos expertos, entre otros muchos, en temas bélicos de Washington que tienden a desarrollar relaciones incestuosas con el ejército, y también están pluriempleados como facilitadores o animadores de nuestros comandantes de guerra, y es a ellos ante quienes siguen acudiendo los medios de comunicación en búsqueda de fuentes de información.
    En otra clase de sociedad, su editorial se habría considerado sencillamente un panfleto propagandístico. Este es el párrafo más sustancioso:
    “Es difícil decir cuándo se produce un momento de cambio en una campaña de contrainsurgencia, pero cada vez hay más evidencias de que Afganistán se mueve en una dirección más positiva de lo que muchos analistas piensan. Ahora parece mucho más probable que el país pueda conseguir el nivel modesto de estabilidad y confianza en sí mismo necesarios para permitir que EEUU reduzca responsablemente sus fuerzas de 100.000 a 25.000 soldados a lo largo de los próximos cuatro años.”
    Este es un ejemplo clásico de cómo Washington mueve los postes de la portería. Lo que realmente están anunciando nuestros dos expertos es que, incluso si todo fuera bien en nuestra Guerra afgana, el año de 2014 no será la fecha final. Ni por asomo.
    Por supuesto que esta es una posición que Petraeus ha apoyado. Cuatro años a partir de ahora para que nuestros planes de “retirada”, según Nagl y Fick, dejen aún 25.000 soldados en el lugar. Si su artículo persiguiera decir la verdad o la exactitud, debería haberse titulado: “The ‘Long War’ Grows Longer” [La ‘Larga Guerra’ se alarga aún más].
    Mientras Oriente Medio estalla y EEUU se hunde en un “debate” presupuestario significativamente propulsado por nuestras escandalosamente caras e inacabables guerras, estos dos expertos proponen de forma explícita que el General Petraeus y sus sucesores sigan combatiendo en Afganistán a un coste de más de 100.000 millones de dólares al año durante un tiempo ilimitado, como si en el mundo no estuviera cambiando nada. Esto parece ya la definición del colmo de la inconsciencia y un día, indudablemente, nos parecerá algo delirante, pero lo único que sucede es que Washington se enfrenta a un nuevo mundo con la típica mentalidad de siempre.
  1. O bien consideren dos sorprendentes observaciones que el mismo General Petraeus hizo en ese paréntesis de nuestro nuevo momento histórico. En una reunión informativa ofrecida en la mañana del 19 de enero, según el periodista del New York Times Rod Nordland, el General se mostraba exultante, incluso triunfalista acerca de su guerra. Fue pocos días antes de que los primeros manifestantes egipcios tomaran las calles, y sólo días después de que autócrata tunecino Zine Ben Ali se hubiera enfrentado al poder conseguido por los pacíficos manifestantes y huyera de su país. Y aquí está lo que Petraeus dijo de forma tan exuberante a su equipo: “Tenemos cogido ya al enemigo por la yugular, y no vamos a dejar que escape”.
    Es verdad que el general había estado durante meses no sólo enviando hacia el sur a las nuevas tropas estadounidenses, sino aumentando también el uso del poder aéreo, incrementando los ataques nocturnos de las Operaciones Especiales y, en general, intensificando la guerra en el territorio-hogar de los talibanes. Sin embargo, en el mejor de los casos, su imagen no era precisamente exultante. Obviamente, evocaba la idea de un depredador hundiendo sus dientes en la garganta de su presa, pero, seguramente, en algún lugar del inconsciente militar acechaba una imagen cultural popular estadounidense más clásica: la del hombre-lobo o vampiro. Es evidente que la idea que el general tiene del futuro estadounidense implica un extendido festín sangriento en la versión afgana de Transilvania y, al igual que Nagl y Fick, planea claramente clavar esos dientes en esa yugular durante un tiempo muy, muy largo.
    Un mes más tarde, el 19 de febrero, justo cuando desataba todo un infierno en Bahrein y Libia, el general visitaba el palacio presidencial afgano en Kabul y, despreciando las reclamaciones afganas de que los últimos ataques aéreos estadounidenses en el noreste del país habían asesinado a decenas de civiles, incluidos niños, hizo un comentario que dejó estupefactos a los ayudantes del Presidente Hamid Karzai. No tenemos tal comentario al pie de la letra, pero el Washington Post informa que, según los “participantes”, Petraeus sugirió que “los afganos atrapados en un ataque de la coalición al noroeste de Afganistán podían haber quemado a sus propios niños para exagerar las reclamaciones por las víctimas civiles”.
    Un afgano presente en la reunión comentó: “Me quedé pasmado al escuchar eso. La cabeza me daba vueltas. Era alucinante. ¿Qué padre haría eso a sus niños? Era realmente asqueroso escucharle decir eso”.
    En la cámara de resonancia estadounidense, los comentarios del general pueden sonar, si no razonables, sí comprensiblemente exuberantes y categóricos: ¡Tenemos al enemigo cogido por la yugular! Nosotros no causamos víctimas afganas; ¡se lo hacen ellos mismos! En otras partes, seguramente aparecerían como obtusamente faltos de sentido musical o simplemente vampíricos, prueba de que quienes están dentro de la caja de resonancia no tienen ni idea de lo que parecen en un mundo en transformación.
  1. Ahora, vayamos a través de la mal definida frontera afgano-pakistaní hacia otro escenario de la estupidez estadounidense. El 15 de febrero, sólo cuatro días después del derrocamiento de Hosni Mubarak como presidente de Egipto, Barack Obama decidió abordar un problema que cada vez se complica más en Pakistán. Raymond Davis, un antiguo soldado de las Fuerzas Especiales de EEUU armado con una pistola semiautomática Glock, cuando iba solo en un vehículo cruzando una barriada pobre de la segunda mayor ciudad de Pakistán, Lahore, disparó y mató a dos pakistaníes que, según afirmó, le habían amenazado a punta de pistola. (Resultó evidente que a uno le habían disparado por la espalda.)
    Al parecer, Davis salió del vehículo disparando su pistola, después fotografió los cadáveres y pidió refuerzos. El vehículo que acudía hacia allí, a una velocidad exagerada y saltándose las normas de tráfico, atropelló a un motociclista, matándole antes de huir. (Posteriormente, la esposa de uno de los pakistaníes a los que Davis asesinó se suicidó ingiriendo matarratas.)
    El policía pakistaní detuvo a Davis con un cargamento extraño. Nadie debería sorprenderse de que todas esas circunstancias no le granjearan precisamente las simpatías de una población ya alienada de sus supuestos aliados estadounidenses. De hecho, hubo una explosión de furor popular mientras los pakistaníes reaccionaban a lo que parecía ser la definición de la impunidad imperial, especialmente cuando el gobierno de EEUU, al afirmar que Davis era un “funcionario técnico y administrativo” agregado a su consulado en Lahore, exigió que se le liberara sobre la base de la inmunidad diplomática y empezó a presionar con prontitud a un gobierno ya débil e impopular con la pérdida de ayuda y apoyo.
    El Senador Kerry realizó una visita apresurada, se hicieron llamamientos y por los pasillos del Congreso se oyeron una serie de amenazas de cortarle los fondos estadounidenses a ese país. A pesar de lo que ocurría en otros lugares y en un tumultuoso Pakistán, las autoridades estadounidenses no acertaban a imaginar que esos pobres pakistaníes que tanto les deben no fueran a doblegarse.
    El 15 de febrero, con Oriente Medio en llamas, el Presidente Obama intervino, sin duda para estropear aún más las cosas: “Con respecto al Sr. Davis, nuestro diplomático en Pakistán”, dijo, “hemos llegado a un principio muy simple, que cualquier país del mundo que sea parte de la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas ha mantenido siempre en el pasado, y debería defender en el futuro, que si nuestros diplomáticos están en otro país, no están sujetos a ningún procesamiento local en tal país”.
    Los pakistaníes se negaron a ceder ante ese “tan simple principio” y no mucho después, el británico Guardian identificaba a “nuestro diplomático en Pakistán” como un antiguo empleado de Blackwater y actual empleado de la CIA. Estaba implicado, como informaba la publicación, en la guerra secreta de la Agencia en Pakistán. Esa guerra, especialmente los tan cacareados y costosos ataques “secretos” de los aviones no tripulados en las zonas fronterizas tribales pakistaníes, cuyos resultados Washington valora excesivamente, continúa generando unas consecuencias que los estadounidenses prefieren no entender.
    Desde luego que el presidente sabía que Davis era un agente de la CIA, incluso cuando le llamó “nuestro diplomático”. Como era de esperar, elNew York Times y otras publicaciones dijeron lo mismo, absteniéndose de escribir acerca de su puesto real a petición de la administración Obama, incluso cuando continuaron informando (evasivamente cuando no faltando sencillamente a la verdad) sobre el caso.
    Teniendo en cuenta lo que está aconteciendo en la región, esto no representa precisamente una forma razonable de hacer política ni tampoco un periodismo razonable. Si sucediera que el difunto Chalmers Johnson, que introdujo en nuestro lenguaje de cada día la palabra “represalia”, estuviera observando desde algún nicho en el cielo la política estadounidense, tiene que sentirse lúgubremente divertido por la forma estúpida de hacer política de nuestras altas autoridades en su despreocupado intento de continuar arrasando a los pakistaníes.
  1. Mientras tanto, el 18 de febrero, de nuevo en Afganistán, el Departamento del Tesoro de EEUU impuso sanciones a una de las “mayores casas de cambio de moneda” de ese país, acusándola de “haber utilizado miles de millones de dólares en transferencias dentro y fuera del país para ayudar a ocultar las recaudaciones procedentes de las ilegales ventas de drogas”.
    Aquí va la forma en que Ginger Thompson y Alissa J. Rubin, del New York Times, contextualizaron ese hecho: “La medida es parte de un delicado acto de equilibrio de la administración Obama para acabar con la corrupción, que llega hasta los niveles más altos del gobierno afgano, sin que descarrilen los esfuerzos de contrainsurgencia que dependen de la cooperación del Sr. Karzai”.
    En un mundo en el que la palabra de Washington se propaga cada vez con menos autoridad, la respuesta a esta descripción estilo cámara de resonancia, y especialmente su imagen central –“un acto delicado de equilibrio”- sería: No, no es así, ni mucho menos.
    En relación con un país que es el principal narco-estado del planeta, ¿qué es lo que podría ser realmente “delicado”? Si Vds. querían describir el extraño galimatías de la relación de la administración Obama con el presidente Karzai y su gente, habría que echar mano de palabras como “retorcida”, “confusa” e “hipócrita”. Si prevaleciera el realismo, la frase más apropiada sería “desatinado desequilibrio”.
  1. Finalmente, el periodista Dexter Filkins escribió hace poco un artículo sorprendente: The Afghan Bank Heist[El atraco del banco afgano], en la revista New Yorker, acerca de los chanchullos que pusieron al Banco Kabul, una de las altas instituciones financieras de Afganistán, al borde del colapso. Mientras se dedicaba a financiar a Hamid Karzai y a sus compinches deslizándoles asombrosas sumas de dinero en efectivo, los directivos del banco se escapaban con los depósitos de sus clientes. (Piensen en el Banco Kabul como el Bernie Madoff institucional de Afganistán). En su artículo, Filkins cita a un anónimo funcionario estadounidense que describió de esta forma los deshonestos tejemanejes que observó: “Si esto fuera EEUU, estarían ya arrestadas al menos cincuenta personas”.
    Consideren esa línea como una versión de la cámara de resonancia de un monólogo cómico, así como un recordatorio de que sólo los perros locos y los estadounidenses pueden quedarse en la sombra afgana. Como muchos de los estadounidenses que están ahora en Afganistán, hay que traer a ese pobre diplomático a casa, y pronto. Ha perdido el contacto con la naturaleza cambiante de su propio país. Mientras proclamamos nuestro deber de llevar “la construcción de la nación” y “la buena gobernanza” a los ignorantes afganos, en casa, los EEUU se están derrumbando, a la democracia se la llevó el viento, los oligarcas se han ido de campo, el Tribunal Supremo ha asegurado que la afluencia masiva de dinero será lo que determine cualquier futura elección, y los mayores estafadores han conseguido, cuando se lo han propuesto, que los tribunales les libren de la cárcel. En realidad, el fraude del Banco Kabul –un gran problema en una sociedad enormemente depauperada- es un espectáculo de feria de importancia menor si se compara con lo que los bancos, agentes de valores, compañías de seguros e hipotecarias estadounidenses, y otras instituciones financieras hicieron a través de sus “esquemas Ponzi de titularización” cuando, en 2008, llevaron a la debacle a EEUU y a la la economías global.
    Y ninguno de los individuos responsables ha ido a prisión, sólo algún intrigante tipo Ponzi a la antigua como Madoff. A ninguno se le ha sometido siquiera a juicio.
    Justo el otro día, los fiscales federales soltaron a uno de los posibles últimos casos de la debacle de 2008. Angelo R. Mozilo, el ex presidente de Countrywide Financial Corp., en otro tiempo la compañía hipotecaria más importante de la nación, tuvo que enfrentar una demanda civil acerca de sus “irregulares ganancias” obtenidas en la debacle hipotecaria de las subprime por valor de 67,7 millones de dólares, pero, al igual que en el caso de sus colegas, no se va a presentar ninguna acusación penal.

Nosotros no somos los buenos

Imagínense esto: por primera vez en la historia, un movimiento de árabes está inspirando a los estadounidenses en Wisconsin y posiblemente en más lugares. En este preciso momento, es decir, hay algo nuevo bajo el sol y no lo hemos inventado nosotros. No es nuestro. Ni siquiera somos –recuperen el aliento aquí- los buenos. Los buenos eran los que pedían libertad y democracia por las calles de las ciudades del Oriente Medio mientras EEUU perpetraba otro de esos desatinados desequilibrios a favor de los matones a los que tanto tiempo llevamos apoyando en el Oriente Medio.

Se va a remodelar ahora la historia en modo tal que los anteriores importantes acontecimientos de los últimos años del empequeñecido siglo estadounidense –la Guerra de Vietnam, el fin de la Guerra Fría, incluso el 11/S- pueden quedarse eclipsados por este nuevo momento. Y sin embargo, en el interior de la cámara de resonancia de Washington apenas se van alumbrando nuevos pensamientos acerca de esos desarrollos. Mientras tanto, nuestro atribulado, confundido y perturbado país, con su viejadesintegradora infraestructura, es cada vez menos un modelo a seguir para nadie en parte alguna (aunque de nuevo aquí no se enteren de nada).

Ajeno a los acontecimientos, Washington intenta claramente seguir con sus perpetuas guerras y aprovisionar sus perpetuas bases, creando aún más represalias y desestabilización en más lugares, hasta que se lo coman vivo. Esta es la definición de la total decadencia de EEUU en un mundo inesperadamente nuevo. Sí, puede que tenga puestos los dientes en las yugulares, pero queda abierto a la especulación de quién son los dientes y de quién son las yugulares, piense lo que quiera el General Petraeus.

Mientras el sol asoma por el horizonte del mundo árabe, la oscuridad se cierne sobre EEUU. En la penumbra, Washington juega a las cartas tratando de hacerse trampas a sí mismo a la vez que el resto de los jugadores va levantándose de la mesa. Mientras tanto, en algún lugar de la tierra de allá afuera se escuchan débiles aullidos. Es la hora de comer y el olor de la sangre está en el aire. ¡Tengan cuidado!

Tom Engelhardt, es co-fundador del American Empire Project, dirige el Nation Institute’s TomDispatch.com. Es autor de “The End of Victory Culture”, una historia sobre la Guerra Fría y otros aspectos, así como una novela: “The Last Days of Publishing”. Su último libro publicado es: “The American Way of War: How Bush’s Wars Became Obama’s” (Haymarket Books).

Fuente:

http://www.tomdispatch.com/post/175359/tomgram%3A_engelhardt%2C_washington%27s_echo_chamber/#more

 

 

Investigación revela origen de error en alerta de tsunami hace un año


Tsunami warning

Image by kimubert via Flickr

Un informe reservado de la Armada en manos de la fiscal Solange Huerta, detalla las declaraciones de los marinos que levantaron la alerta.

Fuente:LA TERCERA

por Sebastián Labrín

1. Teniente no informó peligro

Un informe de 440 páginas, firmado por el vicealmirante Enrique Larrañaga, reveló que uno de los tenientes del Servicio Hidrográfico y Oceanográfico (Shoa) no entregó a sus superiores información que podría haber evitado la cancelación de la alerta de tsunami la madrugada del 27 de febrero del año pasado. Mario Andina Medina declaró en la investigación de la Armada que a las 4.00 envió el fax de confirmación de alerta a la Oficina Nacional de Emergencia (Onemi) y que ” posteriormente, a las 4.05, al verificar el momento sísmico que entrega el Tremors (sistema para evaluar peligro de maremoto), constató que éste registraba un índice que indicaba que tenía el potencial para generar un tsunami. Esta situación no fue informada a sus superiores”. En su testimonio indica que no participó en el levantamiento de la alerta a las 4.56, pero que “reconoce que fue el primero en pensar en la cancelación”.

2. Temor a los cuestionamientos

Los marinos del Shoa esgrimieron para cancelar la alerta que no querían caer en inexactitudes frente a la población y alarmarla sin fundamentos. Así lo explicó el capitán de corbeta Andrés Enríquez Olavarría, ex jefe de Oceanografía del Shoa, quien declaró que “tras ser asesorado por el teniente Andina sobre la cancelación del mensaje de alerta, coincidió con su apreciación, sin considerar el momento sísmico ni el boletín 1 y 2 del Pacific Tsunami Warning Center”. Agregó “que estuvo de acuerdo, al igual que el comandante Mariano Rojas, en cancelar la alerta y no tener en la incertidumbre a la población por más de una hora y media. Manteniéndola, hubiésemos sido cuestionados por inexactitud. Por ejemplo, el terremoto de Pisco, Perú, el 2007, fue 7,9 grados Richter, y el PTWC dio alarma para todo Chile y nosotros no. Al final no hubo tsunami. Por lo anterior, no es llegar y obedecer la información del PTWC”.

3. La versión del ex director del Shoa

En su declaración, el ex director del Shoa, capitán de navío Mariano Rojas, dijo que a las 4.19 el teniente Mario Andina le informó que había dado la alerta de tsunami tras analizar el comportamiento del mar. Pese a ello, a las 4.56, es decir, 37 minutos después, decidió levantar la alerta de maremoto basándose en el análisis de las estaciones de marea y considerando “que no se recibió ninguna comunicación de la Onemi que señalara alguna anormalidad en el borde costero que llevara a cambiar su decisión”. Junto con ello, destacó que una de sus preocupaciones era que “podía ser perjudicial para la población mantener la alerta (de tsunami) por mucho tiempo, considerando que el epicentro había sido a 55 kilómetros de profundidad”. Además, a las 8.00 recibió un llamado de la ex Presidenta Michelle Bachelet para preguntar por la llegada de olas a las costas, ante lo cual le pidió “tranquilidad”, ya que, dijo, sólo eran “variaciones de marea”.

4. No se autorizó chequeo en terreno

Una de las medidas que también pudieron evitar la cancelación de la alerta era un chequeo en terreno de las olas. Así lo manifestó en la investigación el cabo primero Jorge Araya Leal, quien declaró que a las 3.50 llegó vestido de franco al Shoa y le sugirió al teniente Andina “enviar mensaje naval solicitando a las capitanías de Puerto observar in situ los medidores de marea, lo cual finalmente no se materializó”. En su testimonio a la Armada, el marino dijo que “solicitó autorización para utilizar vehículo fiscal y enviar a un marinero a verificar en tiempo real la altura de la marea, acción que no se realizó”. Araya les dijo a los investigadores que no tuvo participación en ninguna decisión de cancelar la alerta. “Recibió un llamado telefónico del PTWC en idioma inglés y, según su traducción, le indicaban ‘que venía tsunami’, por lo que solicitó en inglés que la misma información fuese dada en idioma español, acción que fue realizada posteriormente”, declaró.

5. Los problemas al interior de la Onemi

En paralelo a la situación que afectaba al Shoa, en Valparaíso, los funcionarios del Centro de Alerta Temprana (CAT) de la Onemi de Santiago declararon que a las 4.07 reciben por fax una alerta de tsunami, la cual no fue divulgada, ya que no correspondía “al formato establecido por el Shoa (…), en otras palabras, el Shoa debió emitir, si hubiese tenido seguridad de que se produciría un tsunami o maremoto en las costas de Chile, una alarma y no una alerta de tsunami”, dijo el jefe del CAT, Johaziel Lebi, en el sumario interno que realizó el organismo. Debido a la falta de comunicación entre la Onemi y el Shoa, este último decidió levantar la alarma de maremoto. Según reveló la indagatoria del Ministerio Público, el 27 de febrero había 16 teléfonos satelitales con que la Onemi contaba para el día de la tragedia, de los cuales cuatro estaban operativos con sus “chips de activación”, y que pese a ello estaban guardados en la Bodega de Telecomunicaciones del CAT y no fueron utilizados para alertar a la población.

La extranjerizacion de tierras en Argentina -La Patagonia es argentina de casualidad.


Lago Puelo, Argentina. 23 de Marzo de 2008.

Image via Wikipedia

Si tienes “money” puedes comprar el cielo, y ser vecino de Luciano Benetton, Ted Turner, Douglas Tompkins, Joseph Lewis o Ward Lay. Welcome to Patagonia, el “país” más rico del mundo, donde conviven las banderas y por lo que el mundo entrará en guerra en una fecha indeterminada: recursos hídricos.El libro La Patagonia Vendida, escrito por Gonzalo Sánchez, del cual se basan todos los datos de este post y el cual recomiendo altamente a quien no lo haya leído, comienza con una frase premonitoria: -La Patagonia es argentina de casualidad.La Secretaría de Seguridad Interior (SSI) argentina es el organismo que se encarga de autorizar las compras forasteras en las llamadas zonas de seguridad. Estas áreas cubren 150 kilómetros desde la Cordillera hacia el centro del país y 50 kilómetros desde las costas en la misma dirección. Son los espacios de mayor concentración de recursos naturales estratégicos.Entre 1996 y 1998, la SSI aprobó la venta de 8 millones de hectáreas a extranjeros, particulares o sociedades anónimas. No existe en el país una ley federal que regule la venta de tierras a extranjeros. Se puede comprar lo que sea. Fuentes del Ejército argentino señalan que el 10% del territorio nacional (270.000 kilómetros cuadrados) está en manos extranjeras. Detengámonos un segundo, para convertir en imagen ese número frío.270.000 kilómetros cuadrados. Inglaterra entera tiene 244.820 km2 (sin territorios ni reclamaciones)La superficie ya vendida es mayor que una enorme cantidad de países. Los recursos hídricos de la Patagonia rondan los 230.000 km2 de cuencas con vertiente atlántica y con 4.000 km2 de superficie sobre los Hielos Continentales y Glaciares y las reservas de agua dulce son incalculables.Una Patagonia independiente estaría escasamente poblada, pero sería una nación próspera. A pesar de que menos del 5% de los 37 millones de argentinos viven allí, la región tiene casi la mitad del territorio argentino, muchas de sus reservas de agua dulce, energía hidroeléctrica el 80% del petróleo y el gas. Los números son devastadores ¿no? Asombrosos… por eso al leer el libro me dije que más gente tiene que conocer esto.RICOS, FAMOSOS Y “PATAGÓNICOS”Sin contar al estado, dueño de las tierras fiscales, la multinacional compañía de ropa Benetton es el mayor poseedor de tierras privadas de Argentina: 970.000 hectáreas.El filántropo estadounidense Douglas Tompkins, fundador de las textiles The North Face y Esprit, es el mayor propietario privado de recursos naturales de la Patagonia de Chile, con tierras también en los Esteros del Iberá de Corrientes, Argentina. Lo llaman “El dueño del agua”.El británico Joseph Lewis, a quien inicialmente todos los argentinos, confundieron con Sylvester Stallone, es dueño de la mitad de las tierras que bordean el lago Escondido, en la frontera con Chile. Sus 14.000 hectáreas de Edén incluyen alerces de 4.000 años de antigüedad. El inglés también domina la cuenca del río Azul, el más maravilloso curso de agua de la comarca andina del paralelo 42.El magnate Ted Turner, fundador de la CNN, no ha dejado de sumar tierras desde que lloró por Argentina, cuando conoció sus bellezas naturales allá por 1995. Un año después compró 5.000 hectáreas al sur de Neuquén, 35.000 hectáreas sobre el río Collón Cura (Neuquén) y otras 5.000 en las inmediaciones de Río Grande (Tierra del Fuego). Dice que lo hizo impulsado por una pasión: la pesca deportiva de truchas.Otros ricos y famosos completan el lote. Ward Lay, dueño de las papas fritas Lay y de Pepsico Inc. también compró tierras.Joseph Lewis: Sabe cultivar el bajo perfil, colecciona obras de arte y suele ser noticia cada vez que destina dinero a múltiples proyectos de investigación científica.- ¿Qué opina sobre la venta de tierras en la Patagonia y las polémicas que ha despertado?, logró preguntarle el autor del libro.- Que es una cuestión que debería estudiarse, pero no me parece que deba hacer comentarios sobre eso. Si algo se puede comprar pues entonces cuál es el problema.Douglas Tompkins: nació en California y entre Chile y Argentina posee 900.000 hectáreas (630.000 sólo en Chile). Es defensor de un movimiento llamado Ecología Profunda, que al contrario del ambientalismo tradicional cuestiona las bases estructurales del desarrollo industrial. En vez de ver al mundo como una pirámide con los seres humanos a la cabeza, lo concibe como una telaraña donde la vida está en el centro. No sin polémicas, e inspirado en esta filosofía, Tompkins donó 270.000 hectáreas. Parque Pumalín es hoy en Chile un parque nacional de acceso público y control privado. En Argentina hizo algo similar, desde 2004 Monte León (62.000 hectáreas) es el parque nacional más joven del país.EL ACUÍFERO GUARANÍ, LA TERCERA RESERVA MUNDIAL DE AGUA DULCETompkins llegó al Iberá en 1.998, invitado por el gobierno de Carlos Menem. Posee 230.000 hectáreas en los Esteros del Iberá. La ONU presagia que para el 2025 la demanda de agua será un 56% mayor que la oferta disponible. 3.500 millones de personas padecerán la escasez. Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay parecen estar exentos de esa carencia. El Acuífero Guaraní corre como un océano subterráneo por debajo de los cuatro. Ocupa alrededor de 1.190.000 km2, más que España, Portugal y Francia juntos; la ciencia dice que es capaz de abastecer de agua al mundo por 200 años.Luciano Benetton: La Compañía de los Benetton suma 970.000 hectáreas, posee 16.000 cabezas de ganado bovino y 260.000 de ganado ovino. Produce alrededor de 1.500.000 kilos de lana por año.Ted Turner: El fundador de la CNN llegó en 1996 a la Patagonia y compró 5.000 hectáreas, La Primavera, sobre la embocadura del río Traful.Ellos hacen lo que probablemente haría cualquiera si tuviera el dinero. Comprar tierras en lugares increíbles de un país que lo permite. Es tema de Argentina ponerle un freno a estas facilidades y crear una ley correcta y que se cumpla, que no deje decidir libremente a cada municipio. Para que el viento, siga siendo el único dueño de la Patagonia.

Una ayudita a los amigos para acusar a Irán/La pregunta seria el porque de la protección de los Estados Unidos a Menem?


Carlos menem with wife janet

Image via Wikipedia

La embajada norteamericana en Buenos Aires presionó para que el fiscal Alberto Nisman no investigara a Menem, Galeano, Anzorreguy y otros amigos por desviar la causa AMIA. Las fuentes dentro de la DAIA, la obsesión por culpar a Irán.

Fuente:Página/12

Por Raúl Kollmann Los cables emitidos por la Embajada de Estados Unidos en Buenos Aires y filtrados por Wikileaks a Página/12 revelan que Washington presionó a lo largo de varios años para que no se siguiera adelante con la investigación contra Carlos Menem, el ex juez Juan José Galeano, el comisario Jorge “Fino” Palacios y otros funcionarios por haber frenado y desviado la investigación del atentado a la AMIA. “Los oficiales (norteamericanos) de nuestra Oficina Legal le han recomendado al fiscal Alberto Nisman que se concentre en los que perpetraron el atentado y no en quienes desviaron la investigación”, se sostiene en un cable del 22 de marzo de 2008 que hoy da a conocer este diario. La Oficina Legal era, en realidad, un eufemismo, ya que se trataba de la cobertura usada por los hombres del FBI, que eran quienes verdaderamente presionaban para proteger a los que encabezaron la investigación inicial –Menem, Galeano, Palacios–, tradicionalmente afines a las posturas de Estados Unidos. “Esto podría ser usado por Irán para cuestionar la credibilidad e imparcialidad de la investigación”, señala en el cable el por entonces embajador de Estados Unidos Earl Anthony Wayne, a quien no parecía preocuparle que la pesquisa por el desvío de la investigación del atentado había sido ordenada por el propio Tribunal Oral que juzgó el caso AMIA. Poco tiempo después, el pedido de procesamientos que emitió Nisman fue convalidado por el juez Ariel Lijo y luego confirmado por la Cámara Federal. El 22 de mayo de 2008, el fiscal pidió la detención del ex presidente Menem, de su hermano Munir, del ex juez Galeano, del titular de la SIDE Hugo Anzorreguy, de su segundo Juan Carlos Anchézar, y del jefe de la Unidad Antiterrorista de la Policía Federal, Palacios. Todo se centraba en una investigación iniciada diez días después del atentado sobre Alberto Jacinto Kanoore Edul, un ciudadano de origen sirio, cuyo padre fue amigo de Carlos y Munir Menem. Kanoore Edul realizó, ocho días antes del atentado contra la AMIA, por una llamada a Carlos Telleldín, el último tenedor de la Trafic que estalló en la mutual judía. Kanoore nunca pudo explicar aquella comunicación y fue cambiando su versión varias veces. Además, en la hoja de ruta de una empresa que dejó un container delante de la AMIA cinco minutos antes de la explosión, también figuraba un predio vacío en la calle Constitución, contiguo a varios domicilios de Kanoore. Con esas evidencias en la mano, Galeano ordenó el allanamiento de las propiedades, así como la intervención de todos los teléfonos de Kanoore. Sin embargo, como determinó Nisman y luego confirmó el juez Lijo, toda la investigación se frenó no bien Alberto Kanoore Edul padre fue a la Casa Rosada y habló allí con Munir Menem, entonces asistente del Presidente (ver página 4). El cable del 22 de mayo fue emitido casi a las 23 del día en que Nisman pidió las capturas y está firmado por el propio embajador Wayne. Revela que los oficiales del FBI le venían insistiendo a Nisman que dejara la causa del encubrimiento. “Cuando la oficina de Legales (en verdad, el FBI) le hizo notar a Nisman que su anuncio podía llevar, otra vez, a que el gobierno iraní cuestionase la credibilidad o imparcialidad de la investigación, Nisman dijo que no debería, aunque luego concedió que no había considerado las implicancias que el pedido de detención podría tener en la investigación internacional”. Había otra cuestión que también molestaba al embajador: que los medios consideraban a Kanoore Edul como la punta de la llamada pista siria. La preocupación fundamental de la embajada, reflejada todo a lo largo del cable, era que no se abriera la más mínima posibilidad de duda sobre las acusaciones contra Irán planteadas desde el inicio mismo de la investigación. Desde su óptica, cualquier cuestionamiento sobre si hubo un desvío intencional de la investigación o sobre la posible existencia de otra pista que no fuera la iraní sólo serviría para complicar el avance de la causa. Lejos de las minucias tribunalicias, como la necesaria investigación del encubrimiento, la piedra angular de la postura de Estados Unidos era no moverse de lo que sirviera para acusar a Irán. Washington ha usado la causa AMIA como una punta de lanza contra el régimen de Teherán, pese a que éste nunca fue acusado con anterioridad de atentados masivos contra civiles fuera del Medio Oriente. Sí hay imputaciones por asesinato de figuras opositoras en Alemania o Francia, pero no de la colocación de artefactos explosivos o coches bomba. Las únicas dos acusaciones de ese tenor son las de Buenos Aires, la de la Embajada de Israel y la de la AMIA. En un cable emitido cinco días más tarde –también filtrado por Wikileaks y dado a conocer por el diario El País de Madrid–, Wayne dice que van a tratar de averiguar qué otra información desclasificó Nisman de la SIDE y cómo frenar cualquier intento de uso de la nueva investigación por parte de Irán. También destaca las opiniones de dos informantes de la embajada: un importante dirigente de la comunidad judía y un funcionario del Ministerio de Relaciones Exteriores de la Argentina. El dirigente de Familiares y Amigos de las Víctimas del Atentado contra la AMIA, Sergio Burstein, remarcó ayer la dudosa objetividad de la fuente comunitaria citada en los cables de Wayne: Alfredo Neuburger, cuya identidad fue dada a conocer por lo publicado por El País. Al dar a conocer el cable de la embajada, el diario español tachó el nombre de Neuburger en numerosas oportunidades, pero en el punto 8, cometen el error de no hacerlo, con lo que quedó claro que la fuente de Estados Unidos es el funcionario de la DAIA, quien figura nombrado aunque con tachadura en varios tramos del cable del 27 de mayo. Lo llamativo es que Wayne lo cita todo el tiempo, siempre abogando en contra de que se investigue el desvío de la causa AMIA. No era para menos. Neuburger era la mano derecha de Rubén Beraja, titular de la DAIA en el momento del atentado y también imputado en la causa por las irregularidades en la investigación del ataque contra la mutual judía. “Nuestra preocupación es mayúscula dijo ayer Burstein. Queremos saber si fue en nombre de la DAIA o en forma personal a la Embajada de Estados Unidos a argumentar a favor de los que desviaron la investigación del atentado. No me sorprende que esta persona sea nombrada en el cable. Creo que hay que denunciarlo ya que no hizo más que tomar una postura que afectó a todos los familiares y a cada decisión que tomábamos. Siempre que dijimos algo lo tuvimos a Neuburger criticando, es histórico”, aseguró. La otra fuente de la interpretación de que se pretendía utilizar el dictamen de Nisman para distraer la atención de los problemas de aquel momento provino de lo que el cable identificó como una alta fuente de la Cancillería. Esa fuente también sostiene que, en su opinión, no existió un desvío de la pesquisa con el argumento de que “es difícil creer que Menem haya sido tan estúpido”. A fuentes judiciales consultadas por este diario no les resultó difícil identificar al funcionario de la Cancillería que hablaba con Wayne. Se trataría de Guillermo González, ex embajador argentino en Washington durante el gobierno de Fernando De la Rúa. En el propio cable se habla de que es un hombre que ayudó con la presentación argentina ante Interpol en 2007 y ese papel lo jugó González. En los últimos días, el diario El País, seguido luego por La Nación y Clarín, interpretaron que el cable del 27 de mayo señalaba que, según la opinión norteamericana, Nisman, en combinación con Néstor y Cristina Kirchner, pretendieron tapar, con el pedido de detención de Menem y los demás, el problema que por entonces estaba en el centro de la escena: el conflicto con las entidades del campo. En el cable del día 22 queda claro quién sostiene esa hipótesis: los propios Menem y Galeano. Ambos dijeron públicamente que la acusación en su contra era una maniobra política. Sin embargo, todo fue confirmado en las dos instancias judiciales superiores, el juez y la Cámara. Los otros dos que abonan esa teoría del desvío de atención fueron Neuburger y González. Los cables traducen esas opiniones y, sobre el final, Wayne más bien expresa sus dudas. Más allá de las especulaciones, la noticia relacionada con la investigación AMIA no podía tener, ni tuvo, el peso suficiente para desplazar la caliente actualidad de aquel momento. La oportunidad de la noticia parece haber tenido otra explicación. Nisman según transcribió entonces este diario buscó hacer la presentación antes de empezar el mes de junio porque, de lo contrario, considerarían que estaba preparando una novedad especialmente orientada a evitar críticas en los actos por el aniversario del atentado, el 18 de julio. Además, el propio cable del 22 de mayo cuenta que “Nisman explicó que tenía a los familiares de las víctimas presionándolo para que se investiguen los desvíos en la primera investigación”. Ningún diario publicó el pedido del fiscal en su tapa y hasta los propios norteamericanos ironizan sobre esa interpretación: “Si alguien pensó que con el pedido de Nisman se iba a desviar la atención, se equivocó miserablemente. La ruptura de negociaciones entre el Gobierno y las entidades del campo sigue al tope de las noticias”, culmina el cable del 27 de mayo. Página/12 consultó a Nisman sobre una frase del “garganta profunda” de la Embajada: “Nisman está totalmente dominado por el jefe de Gabinete Alberto Fernández. Obedece sus ordenes sin discusión y no descarto que todo sea una maniobra política de Alberto Fernández”. El fiscal respondió brevemente a Página/12. “Vi a Alberto Fernández dos veces en mi vida. Ambas en 2005, cuando se estableció la fiscalía especial para el caso AMIA. En ese momento gestioné ante el jefe de Gabinete la compra del sistema Excalibur de entrecruzamiento de llamadas. El presupuesto dependía de él y por ello lo fui a ver. Nunca más lo vi.”La oficina del FBI, que presionó durante dos años para que no se investigue a los investigadores ni el desvío de la causa AMIA, estaba en aquel momento bajo la conducción de William Godoy, un cordobés que tenía magnífica relación con quienes resultaron imputados por las irregularidades: Palacios, Galeano, Anzorreguy. Algunos dicen que hoy sigue viviendo en la Argentina y que está a cargo de la seguridad de una conocida empresa de venta de hamburguesas.

Mr. Wayne, el equilibrista


Dialogo Telefonico con Barack Obama

Image via Wikipedia

Un cable filtrado por Wikileaks al que tuvo acceso Página/12 revela jugosos detalles de la trastienda en la Embajada de Estados Unidos y por qué la esperanza era Obama.

Fuente.Pagina/12

Por Santiago O’Donnell

La relación entre la Embajada de los Estados Unidos, sus mecanismos de información interna y los medios argentinos llegó a ponerse tan complicada que en diciembre de 2008 Earl Anthony Wayne debió encomendarse a Barack Obama y cambiar su estrategia de difusión pública.

Wayne parecía buscar un equilibrio para no pelearse inútilmente con el gobierno argentino a pesar de algunas críticas hacia gestos de los Estados Unidos por parte de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y del ex presidente Néstor Kirchner.

“No faltaron enemigos políticos, reales o imaginarios en las palabras de Néstor Kirchner”, dice un cable filtrado por Wikileaks al que tuvo acceso exclusivo Página/12. Y continúa: “Durante su presidencia y llegando a la de su esposa criticó a los medios por descarrilar la agenda kirchnerista, y ahora ha agregado al vicepresidente Cobos y a Elisa Carrió a su lista negra”.

Agrega Wayne que antes “las críticas de Kirchner hacia Estados unidos habían sido más indirectas, pero en meses recientes tanto él como CFK fueron más puntuales en sus críticas”. Con un agregado: “La prensa argentina también ha sido más creativa en su uso de los dichos del embajador para describir más conflictos de los que realmente existen, por ejemplo en el tema de lavado de dinero, y el manejo esta semana de las Notas de Archivo”.

El embajador resumió, entonces, sus objetivos: “Buscando preservar los intereses de largo plazo de los Estados Unidos en este país grande, hemos buscado dejar pasar sus provocaciones enfatizando los aspectos positivos de la relación…”. Para eso, Wayne se prometía a sí mismo “seguir trabajando duro” para combinar “una política de libertad de prensa” con la “honestidad periodística, mientras mantiene una buena relación de trabajo con el gobierno de Argentina”.

Según el despacho enviado entonces al Departamento de Estado, “la buena noticia es que según observadores bien informados, será difícil para los Kirchner seguir usando a Estados Unidos como bolsa de boxeo (punching bag, en el original), una vez que asuma Obama”.

En diciembre de 2008 la asunción era inminente: Barack Obama se haría cargo de la Casa Blanca el 20 de enero de 2009 en reemplazo de George W. Bush.

El cable permite acceder a la trastienda de las decisiones de la Embajada de los Estados Unidos en su trato diario con el Gobierno y con medios de comunicación y periodistas.

El caso que despertó las reflexiones y el plan interno de Wayne surgió a partir de un título de tapa de Clarín, a su entender falso, que hablaba de tensiones entre los gobiernos de Argentina y Estados Unidos. Según el cable, si se atendía a esa tapa el gobierno argentino había recibido un “fuerte reclamo” de Washington cuando en realidad, para la embajada, se trataba de frases sueltas extraídas de un informe anual mundial del Departamento de Estado. El despacho indica que el informe es tan rutinario que se llama Notas para el Archivo, o “Background Notes”. Más aún, muy lejos del tono de reproche, el informe sobre Argentina en general había sido positivo y destacaba varios logros del Gobierno, empezando por el fuerte crecimiento económico.

En páginas interiores, Clarín publicó un artículo de su corresponsal en Washington, Ana Barón. Señalaba que era un “informe anual” escrito por “una mano diplomática” y marcaba algunas “advertencias” que aparecerían en el capítulo económico.

“Aunque el informe destacó la naturaleza positiva de la relación entre Estados Unidos y la Argentina y señaló el crecimiento continuado de la Argentina, el diario de mayor circulación, Clarín, caracterizó el informe como una ‘dura advertencia’ al gobierno de Argentina y agregó una columna editorial afirmando que las Notas de Archivo desnudaron las tensiones latentes en la relación”, escribió el embajador.

La obsesión de Wayne –parecía ser– era quedar al margen, al menos, de conflictos que él no buscara. “La edición de la mañana del 18 de diciembre, por ejemplo, llevó un título en letras de molde rojo debajo de la historia principal: ‘Fuerte reclamo de Estados Unidos por tarifas, bonistas y empresas’. Tales titulares de Clarín, muchas veces injustificados, como en este caso, provocan en los Kirchner una reacción pública, que castiga a los Estados Unidos”.

Como justo habría una recepción anual para periodistas por el fin de año, la embajada hizo lo más sencillo en estos casos: informar.

“El embajador revisó el discurso que había preparado para la recepción anual de periodistas por las fiestas (que para mayor conveniencia justo estaba convocada para el mismo día en que salió la historia de Clarín) para incluir frases afirmando que ‘ciertos medios’ habían ‘inventado tensiones’ de las Notas de Archivo, y presentó ejemplos de cómo el informe sobre la economía argentina había sido positivo”, dice el cable. “El embajador Wayne subrayó que la relación bilateral es estable y balanceada pese a los desacuerdos sobre temas específicos que pueden aparecer cada tanto. Dio un fuerte mensaje sobre la importancia de la prensa libre para la democracia. La sección de Asuntos Públicos distribuyó copias de las Notas de Archivo a los periodistas presentes en la recepción, así como un ayudamemoria que describe los elementos positivos del informe, así como su neutralidad.”

Con cien periodistas presentes la noticia se difundió rápido. Pero eso no fue todo. “Funcionarios de prensa de la embajada también llamaron y entregaron en mano el discurso, el ayudamemoria y las Notas de Archivo a voceros de la Casa Rosada y el Ministerio de Relaciones Exteriores, muchos de los cuales estaban acompañando a CFK en Brasil. Prensa de la embajada le mandó el mismo paquete al editor jefe de Clarín, quien en una llamada telefónica para acusar recibo del paquete, preguntó tímidamente si la relación del diario con la embajada seguía intacta. El diario cubrió la declaración del embajador a toda página en la mañana del 17 de diciembre, pero el editor en jefe escribió un editorial defendiendo el artículo del día previo, sugiriendo que la diferencia era más bien semántica: lo que la embajada llama ‘desafíos’ el diario llama ‘tensiones’.”

Al día siguiente del título de Clarín, Kirchner habló en un acto del Frente para la Victoria. En su discurso criticó a Cobos, a Lilita Carrió y a la llamada prensa opositora. Pero no a la embajada. “Kirchner reconoció que había querido criticar el informe, pero dijo que ‘estaba muy enojado con el Departamento de Estado, iba a dedicarle un párrafo entero (de mi discurso a este tema). Pero, embajador, quería ser leal. Sus rápidos reflejos, me ganó de mano, como usted dijo, todo esto fue una fabricación de la prensa”, transcribió, satisfecho, Wayne.

sodonnell@pagina12.com.ar

Independencia-Karabaj no viola la integridad territorial de Azerbaiyán


Map of the Southern Karabakh

Karabaj Image via Wikipedia

Robert Avetisyan 

WASHINGTON (ArmRadio)-El de Nagorno-Karabaj de la República Representante reiteró el compromiso de su país para encontrar una solución pacífica al conflicto y señaló que el reconocimiento de la independencia de Karabagh no viola la integridad territorial de Azerbaiyán, ni pone en peligro su existencia.

Como parte del 23 aniversario del movimiento de liberación nacional-Karabaj, Robert Avetisyan impartido conferencias en el Instituto de Análisis de Conflictos y Resolución de la Universidad George Mason y Universidad de Nueva York.

“Karabaj y Azerbaiyán pueden ser buenos vecinos, pero su convivencia en una entidad común político-administrativa es imposible”, dijo Avetisyan dijo, agregando que la República de Nagorno-Karabaj está abierto para un diálogo constructivo con Azerbaiyán y expresó su esperanza de que por fin oficial de Bakú adoptar una postura constructiva, haciendo así una solución al conflicto posible.

En sus discursos, Avetisyan referido a la historia del conflicto de Karabaj de Azerbaiyán, aspectos jurídicos y humanitarios de la formulación de la República Nargorno-Karabaj, la guerra desatada por Azerbaiyán, el proceso de negociación, así como la situación actual en Karabaj y en la región en general.

“Desde la proclamación de independencia en 1991, la República de Nagorno-Karabaj sigue la construcción de una sociedad estable, abierta y democrática, un Estado, que puede proteger a su población y darles los derechos universales y las libertades. Mientras tanto, Azerbaiyán sigue aumentando su retórica militar, afirmando constantemente de sus planes para resolver el problema por la fuerza “, dijo Avetisyan.

Al mismo tiempo, consideró que es necesario volver al formato original de la negociación con la participación directa de Artsaj.

“Sólo una solución civilizada, justa y global del conflicto de Karabaj promoverá la estabilidad en toda la región y prevenir nuevas hostilidades”, señaló Robert Avetisyan.

Libia: danza macabra de cinismo


Egyptian President Anwar Sadat and Israeli Pri...

oriente en llamas

Reflexiones del compañero Fidel

por Fidel Castro Ruz*

El comandante Fidel Castro nos da su punto de vista de los trágicos sucesos que están aconteciendo actualmente en Libia, pensamos también que la prensa comercial puede una vez más estar manipulando la información a la ciudadanía y no decir lo que realmente ocurre, por eso es prudente guardar distancia e investigar con calma para descubrir poco a poco lo que en verdad está en juego.

Fuente:Red Voltaire

JPEG - 17.3 KB

Gadafi haciendo un llamado a sus partidarios, imagen de la televisión estatal libia, viernes 25 de febrero 2011 en Trípoli. La política de saqueo impuesta por Estados Unidos y sus aliados de la OTAN en el Oriente Medio entró en crisis. Esta se desató inevitablemente con el alto costo de los cereales, cuyos efectos se hacen sentir con más fuerza en los países árabes donde a pesar de sus enormes recursos petroleros, la escasez de agua, las áreas desérticas y la pobreza generalizada del pueblo contrastan con los enormes recursos derivados del petróleo que poseen los sectores privilegiados. Mientras los precios de los alimentos se triplican, las fortunas inmobiliarias y los tesoros de la minoría aristocrática se elevan a millones de millones de dólares. El mundo arábigo, de cultura y creencia mayoritariamente musulmana, se ha visto humillado adicionalmente por la imposición a sangre y fuego de un Estado que no fue capaz de cumplir las obligaciones elementales que le dieron origen, a partir del orden colonial existente hasta fines de la Segunda Guerra Mundial, en virtud del cual las potencias victoriosas crearon la ONU e impusieron el comercio y la economía mundiales. Gracias a la traición de Anwar El-Sadat en Camp David el Estado árabe palestino no ha podido existir, pese a los acuerdos de la ONU de noviembre de 1947, e Israel se convirtió en una fuerte potencia nuclear aliada a Estados Unidos y la OTAN. El Complejo Militar Industrial de Estados Unidos suministró decenas de miles de millones de dólares cada año a Israel y a los propios estados árabes sometidos y humillados por éste. El genio ha salido de la botella y la OTAN no sabe cómo controlarlo. Van a tratar de sacarle el máximo provecho a los lamentables sucesos de Libia. Nadie sería capaz de saber en este momento lo que allí está ocurriendo. Todas las cifras y versiones, hasta las más inverosímiles, han sido divulgadas por el imperio a través de los medios masivos, sembrando el caos y la desinformación. Es evidente que dentro de Libia se desarrolla una guerra civil. ¿Por qué y cómo se desató la misma? ¿Quiénes pagarán las consecuencias? La agencia Reuters, haciéndose eco del criterio de un conocido banco de Japón, el Nomura, expresó que el precio del petróleo podría sobrepasar cualquier límite: «Si Libia y Argelia suspenden la producción petrolera, los precios podrían llegar a un máximo por encima de 220 dólares por barril y la capacidad ociosa de la OPEP sería reducida a 2,1 millones de barriles por día, similar a los niveles vistos durante la guerra del Golfo y cuando los valores tocaron los 147 dólares por barril en el 2008’, aseveró el banco en una nota». ¿Quiénes podrían pagar hoy ese precio? ¿Cuáles serían las consecuencias en medio de la crisis alimentaria? Los líderes principales de la OTAN están exaltados. El Primer Ministro británico, David Cameron, informó [la agencia de noticias italiana] ANSA, «…admitió en un discurso en Kuwait que los países occidentales se equivocaron en apoyar gobiernos no democráticos en el mundo árabe.» Se le debe felicitar por la franqueza. Su colega francés Nicolás Sarkozy declaró: «La prolongada represión brutal y sangrienta de la población civil libia es repugnante». El canciller italiano [neo-facista ndlr] Franco Frattini declaró «creíble’ la cifra de mil muertos en Trípoli […] ‘la cifra trágica será un baño de sangre’». Hillary Clinton declaró: «…el ‘baño de sangre’ es ‘completamente inaceptable’ y ‘tiene que parar’…» Ban Ki-moon habló: «Es absolutamente inaceptable el uso de la violencia que hay en el país’». «…‘el Consejo de Seguridad actuará de acuerdo a lo que decida la comunidad internacional’.» «Estamos considerando una serie de opciones». Lo que Ban Ki-moon espera realmente es que Obama diga la última palabra. El Presidente de Estados Unidos habló en la tarde de este miércoles y expresó que la Secretaria de Estado saldría para Europa a fin de acordar con sus aliados de la OTAN las medidas a tomar. En su cara se apreciaba la oportunidad de lidiar con el senador de la extrema derecha de los republicanos John McCain; el senador pro israelita de Connecticut, Joseph Lieberman y los líderes del Tea Party, para garantizar su postulación por el partido demócrata. Los medios masivos del imperio han preparado el terreno para actuar. Nada tendría de extraño la intervención militar en Libia, con lo cual, además, garantizaría a Europa los casi dos millones de barriles diarios de petróleo ligero, si antes no ocurren sucesos que pongan fin a la jefatura o la vida de Gaddafi. De cualquier forma, el papel de Obama es bastante complicado. ¿Cuál será la reacción del mundo árabe y musulmán si la sangre en ese país se derrama en abundancia con esa aventura? ¿Detendrá una intervención de la OTAN en Libia la ola revolucionaria desatada en Egipto? En Iraq se derramó la sangre inocente de más de un millón de ciudadanos árabes, cuando el país fue invadido con falsos pretextos. ¡Misión cumplida! proclamó George W. Bush. Nadie en el mundo estará nunca de acuerdo con la muerte de civiles indefensos en Libia o cualquier otra parte. Y me pregunto: ¿aplicarán Estados Unidos y la OTAN ese principio a los civiles indefensos que los aviones sin piloto yankis y los soldados de esa organización matan todos los días en Afganistán y Pakistán? Es una danza macabra de cinismo.Fidel Castro Ruz Febrero 23 de 2011 hora: 7 y 42 p.m.

Semneby concluye la Tenencia de la UE en el Cáucaso del Sur Rep.


The Coat of arms of Armenia

Image via Wikipedia

Semneby se reúne con el Presidente Sarkisian

Ereván (RFE / RL)-Un alto diplomático de la Unión Europea el jueves volvió a expresar su preocupación por la intensificación de la carrera de armamentos entre Armenia y Azerbaiyán, y advirtió que las escaramuzas mortales en el conflicto de Nagorno-Karabaj podría derivar en más peleas graves.

Peter Semneby, saliente representante especial de la UE para el Cáucaso del Sur, también instó a dirigentes de Armenia y la oposición a “pasar página” en su enfrentamiento trágico 2008.

“La carrera armamentista en curso en la región sólo puede tener un efecto desestabilizador”, dijo Semneby.”Esto es algo que nos preocupa seriamente. Hemos visto una gran cantidad de incidentes a lo largo del año pasado. “

“En el contexto de este tipo de carrera armamentista, tememos que el umbral para el uso de la fuerza en el conflicto poco a poco se puede bajar”, dijo a los periodistas durante un viaje de despedida a Ereván.

“Yo no estoy hablando de acciones deliberadas, pero no podemos descartar que alguno de estos incidentes en algún momento se intensifica más allá del control”, dijo Semneby cuando se le pidió comentar sobre la probabilidad de una guerra a gran escala entre Armenia y Azerbaiyán por el territorio en disputa.

Semneby ya expresó su preocupación por ejemplo en septiembre pasado. Él dijo a Reuters el alto el fuego en torno a Karabaj debe ser fortalecida, posiblemente con el despliegue de más observadores internacionales.

El enviado especial señaló el jueves que las partes en conflicto “avanzado menos de lo que había esperado” en sus conversaciones de paz que dijo que están atrayendo a un creciente interés de la UE. “El conflicto de Nagorno-Karabaj se está convirtiendo en un problema cada vez más graves para la Unión Europea”, dijo.

La UE espera superar su dependencia de los recursos energéticos de Rusia mediante la importación de petróleo y gas de Azerbaiyán y de Asia Central a través de nuevos gasoductos sin pasar por Rusia. El conflicto sin resolver Karabaj cuelga ominosamente sobre la ejecución de esos proyectos.

Semneby desestimó las pretensiones de la oposición armenia que la UE ha tolerado abusos contra los derechos humanos en Armenia se derivan de los disturbios de 2008 después de las elecciones con la esperanza de facilitar una solución Karabaj. “No estamos haciendo la vista gorda sobre las consecuencias del estado de 2008, de emergencia”, dijo. “Es un tema que está constantemente en nuestra agenda.”

“En lugar de hacer la vista gorda, lo que se está asesorando a dar vuelta la página y dejar que estos asuntos sean asuntos del pasado. Y con el fin de hacer que una serie de medidas sería de gran ayuda “, dijo el diplomático sin dar más detalles.

Semneby añadido en este contexto que las autoridades armenias han liberado a la gran mayoría de los partidarios del líder opositor Levon Ter-Petrosian detenido en 2008. Pero él no llegó a pedir la liberación de una docena de partidarios de Ter-Petrosian siguen en prisión.

Mientras tanto, Sarkissian elogió cinco años la misión diplomática Semneby en la región cuando se reunieron más tarde en el día. “Creo que nuestras relaciones, el diálogo político [con la UE] se han fortalecido también gracias a sus esfuerzos,” dijo el presidente.

 

Van der Kooy, el fabulador editorialista de Clarín.


MAFIA

Héctor Magnetto y Eduardo Van der Kooy

Fuente: Blog de anibalfernandez

Lejos de esa mezcla de adivinación y chismografía que alimenta hoy las columnas políticas de nuestro país, el análisis (de coyuntura y de prospectiva) es una de las herramientas de la ciencia política y, como tal, utiliza categorías de pensamiento para tamizar la información que recibe. Por eso, difícilmente, un analista político sobreviva a la pérdida de sus fuentes. La única posibilidad que existe para que esto ocurra es que sus patrones encuentren una utilidad especial para su pluma alquilada.

Tal es el caso de Eduardo van der Kooy quien, de un tiempo a esta parte, golpea infructuosamente a las puertas que hace un tiempo atrás se abrían para confiarle datos, opiniones y hasta alguna “operación política”. Y eso parece haberlo sacado de quicio. Sus editoriales y columnas parecen hoy extraídas de las páginas de algún comic de Marvel: hay malos malísimos y buenos buenísimos… y todo está dibujado sobre una escenografía fantástica coloreada en tonos planos, sin volumen, sosa.

A él, de verdad le han “sellado la puerta” de la confianza. Nadie con peso político real lo recibe. Ninguno de los llamados que entran a su celular es relevante. Sólo habla con aquellos a los que él y el medio en el que escribe, le hacen los libretos. Y esos dirigentes, además, lo detestan. Detestan su modo alcahuete y su prosa vacilante y, entonces, ya ni siquiera le dan ideas.

Así, esta sombra del Van der Kooy al que algunos funcionarios del menemismo le dictaban sus columnas dominicales (era patético ver cómo él y Morales Solá escribían lo mismo en dos diarios aparentemente antagónicos), pulula entre la fábula canalla, la literatura de pasquín y el comadreo de redacción. Una redacción en la que ni siquiera sirve de “figura decorativa” porque sus compañeros, los pocos que conservan una mirada crítica, también lo desprecian.

Pero él no se preocupa. Sabe que es útil a la causa de la calumnia permanente… Y sabe también que un día, un simple día, cuando ya no sea de “utilidad”, será arrumbado en el freezer de la “séptima” del diario, le quitarán su “programa/alcancía” en cable y pasará a vivir de la “dicha pasada” (como el tango de Guillermo Desiderio Barbieri), “refritando” cables de Agencias y preguntándose por qué ya no lo dejan mentir como antes.

Pero no se preocupa porque es fatalista. Sabe de los destinos inexorables. Conoce la lógica del Poder. Y está bien al tanto de que “las águilas no cazan moscas” así que, mientras tanto, continúa con su novela por entregas sobre las intimidades de la Casa Rosada (a la que no accede desde hace meses), haciendo gala de su más supina ignorancia sobre las cuestiones que de verdad ocurren puertas adentro.

Pero aun escribe… porque muy pocos se animarían a mentirle al Pueblo como le miente el.

Medios, redes y trampas


Firma del ex presidente argentino Carlos Menem

Image via Wikipedia

Por Sandra Russo : Durante los ’90, hubo un lenguaje que acompañó a esa coreografía económica mundial, la que disciplinó a la política hasta convertirla en algo irritante y fastidioso, en eso que había que sacarse de encima. Se hablaba entonces de “lo inevitable”. Era “inevitable” ajustar la economía, y para eso había que tener “coraje”. Durante dos décadas las dirigencias y los medios de comunicación ya globalizados prepararon a los pueblos para poner el cuello allí donde caería la guadaña. Inevitablemente. El “coraje”, la “valentía” y “la audacia” eran sustantivos que no necesitaban ser calificados, de modo que fuimos entrenados para asumir que todo aquello que el neoliberalismo nos tenía reservado era impopular: los líderes del sistema eran los que tenían el temple para hacer añicos las estructuras productivas y los lazos sociales, y eso era “inevitable” porque no había ninguna otra cosa que hacer. El Muro había caído, el socialismo real había fracasado y el Pensamiento Unico se alzaba como el único puerto adonde llevar nuestros destinos de náufragos. Lo que ya estalló en América latina sigue estallando en otras latitudes, y es extraño, como resaltó Carlos Heller ayer en este diario, que en los profusos análisis que se han hecho sobre las crisis de los países árabes no hayan aparecido los correlatos entre este sorprendente 2011 norte africano y el 2000 latinoamericano, cuando comenzaron a caer los gobiernos neoliberales. Posiblemente la falta de conexión entre una cosa y la otra se deba a que la crisis egipcia es leída casi sin excepción como una rebelión contra un régimen opresivo. Es un dato duro de la realidad que el de Mubarak era un régimen de esa especie, pero no es un dato más blando que ese régimen viniera aplicando a rajatabla las recetas económicas del FMI. Lo curioso es que la prensa hegemónica internacional se limite a recargar el sentido de la crisis egipcia en la demanda ciudadana de libertades políticas y civiles, y que recorte el capítulo en el que los egipcios gritan a viva voz que quieren también y en concordancia otra política económica. No bien asumió el actual gobierno militar, los egipcios volvieron a salir a la calle para pedir aumentos salariales. Como eso no encaja en el relato sobre el autarca derrocado, sino más bien echa luz sobre el tipo de autocracia que llevó adelante Mubarak, esos reclamos no son televisados: el foco pasa directamente a la plaza ya vacía por la fuerza, y se hace silencio sobre el estado de la economía egipcia, tan neoliberal como fue la de Menem, Bucaram, Collor de Melo, Fujimori o Carlos Andrés Pérez. Las coberturas sobre Egipto replican ahora ese relato, que no es antojadizo ni inocente, sobre millones de ciudadanos de clase media que merced a las redes sociales lograron imponer su voluntad democrática a un régimen cuya naturaleza dictatorial fue no obstante negada, tapada, encubierta y eclipsada por sus socios mundiales. Pese a que las coberturas de los grandes medios no abundaron en esos detalles, pudo saberse, como informó el sitio canadiense The Global Research, levantado a su vez por el periódico digital Rebelión, que Estados Unidos no fue tomado por sorpresa, sino que más bien fue un actor importante en los movimientos políticos egipcios. En un artículo titulado “Los dictadores no ordenan, obedecen”, se indicaba que desde noviembre de 2010, el Departamento de Estado venía manteniendo reuniones con la oposición a Mubarak, y el Freedom House, incluso, capacitó a decenas de los blogueros que luego fogonearon la protesta. Ahora se menciona como un posible candidato a la presidencia al director de Google regional. Quizá tenga que ver. La protesta no fue inventada, claro. Y los millones de egipcios que salieron a la calle y los centenares de muertos que dejó atrás el régimen dan sobradas muestras del caldo de cultivo extraordinario que había en ese país. La pregunta es quién capitalizará esa fuerza política sin líderes claros por el momento, y de qué manera intentará Washington que cambie el gobierno pero no la política neoliberal que llevaba adelante Mubarak. Lo que aparece claro en Africa del Norte es la anticipación en el uso de las nuevas tecnologías, un globo de ensayo para instalar en ellas discursos y relatos que encaucen voluntades de un modo que ya no pueden conseguir los medios de comunicación tradicionales, toda vez que en todo el mundo los ciudadanos son cada vez más conscientes de que no es de ellos de donde proviene la información, sino que apenas son transmisores de intereses. Los poderes constituidos, políticos allá, fácticos aquí, chocan contra esas nuevas tecnologías y se esfuerzan por hacer nido en ellas. Nada es lineal ni, ya, “inevitable”. Es obvio que desde la cúpula del poder globalizado se intentará generar en Egipto una democracia tutelada, que guarde las formas pero no cambie el fondo. Un cronista de noticias de C5N comentaba la semana pasada que “el nuevo gobierno egipcio deberá contar con el visto bueno norteamericano”, a lo que la conductora de la tarde le respondía con un simple “desde ya”. Pero los medios tradicionales son actualmente impotentes para que la información que dan sea tomada como cierta, completa o seria. Lo hemos visto aquí en el caso del avión norteamericano: el abc de cualquier esbozo periodístico obliga al menos a contrastar fuentes. El impudor y la torpeza para dar sólo una fuente, la que se apega a sus intereses, día a día alejan a ciudadanos que buscan información en otra parte. Y la hay. Y cada vez hay más gente que sabe buscarla. Por eso la jugada de anticipación: copar las redes e inocularlas, al tiempo que la protesta era “respetada” porque no era “antinorteamericana”. Un mecanismo: usted quéjese del tirano de turno, pero sólo de ese tirano, no de las directivas extranjeras que cumplió. En la Argentina, un caso extraño por el desembozado tenor político y faccioso de los medios hegemónicos, no fue posible la penetración preventiva de las redes, pero después del golpe en Honduras y de los intentos de golpe en Venezuela, Paraguay, Bolivia y Ecuador, hay un intento que se irá vislumbrando con los meses, y que intenta oponer a las respectivas batallas culturales el de la “cultura estratégica” que baja desde Estados Unidos. Esa operación se sirve de las nuevas tecnologías, que es donde hoy se libra la nueva pelea de sentido, allí donde la comunicación está horizontalizada y se testean las sociedades, donde surgen día a día nuevos comunicadores que dan otras versiones, reflexionan distinto, multiplican artículos de medios alternativos, se discute en foros y se forjan contrarrelatos para oponer al relato del statu quo. Nunca como hoy en el mundo la pelea por el sentido fue tan ardorosa y tan crucial. Y nunca como hoy los ciudadanos han debido ser tan astutos y tan veloces como para sacar a tiempo sus mentes de las trampas cazabobos que les tienden tanto desde el “periodismo independiente” como ahora también desde la red. No está de más decirlo y repetirlo: esa pelea por el sentido se libra palabra por palabra.Compartir: Twitter

Activista turca dice, Genocidio Reconocimiento elevará la dignidad de Turquía


 

Fuente:Asbarez Armenian News.

Library director Sargsyan (l) presents Zarakolu with medal

Ereván (Fuentes Combinadas)-Reconocimiento del genocidio armenio por parte de Turquía aumentará su dignidad, en lugar de humillar a él, dijo turca activista de derechos humanos Ragib Zarakolu martes. Fue honrado por la Biblioteca Nacional por su contribución a condenar el genocidio armenio y los crímenes de lesa humanidad, informó ArmRadio. “El Genocidio Armenio se ajusta a” genocidio “el plazo mencionado en todos los documentos internacionales. Es fuera de toda duda “, dijo a los reporteros Zarakolu en Ereván. Director de la Biblioteca Nacional Armenio Davit Sargsyan honró al escritor turco mediante la presentación de la “Hakob Meghapart” medalla por sus contribuciones. “Estamos hablando de una persona comprometida con las ideas del humanismo”, dijo Sarkisian en una ceremonia celebrada en Ereván. “Desafortunadamente, no es una cifra deseable en la actual Turquía a causa de sus actividades, los principios y el pensamiento”, informó RFE / RL. “Este es el premio más importante de mi vida”, dijo Zarakolu en un breve discurso. Zarakolu saltó a la fama en la década de 1970 como columnista de prensa y editor de relieve los abusos de derechos humanos cometidas en Turquía. Fue encarcelado dos veces por los gobiernos militares en Ankara, antes de fundar, junto con otros prominentes turcos, la Asociación de Derechos Humanos de Turquía en 1986. Por aquel entonces, Belge comenzó la publicación de libros sobre temas tabú, como los asesinatos en masa Una Guerra Mundial-era y deportaciones de armenios en la Turquía otomana. Desde entonces se ha traducido a más turcos que una docena de libros de autores armenios de la Diáspora cuestionar la versión oficial turca de los hechos. Al menos dos de esas traducciones Zarakolu aterrizó en la corte. Un tribunal de Turquía falló en junio de 2008 que la publicación de uno de esos libros, escritos por el autor británico-armenio George Jerjian, insultado “las instituciones de la República de Turquía.” Recibió el editor una sentencia de cárcel con suspensión de cinco meses. Escuchar Leer fonéticamente Diccionario – Ver diccionario detallado Utilizar el Traductor de Google para:BúsquedasVídeosCorreo electrónicoMóvilChatEmpresa

La izquierda perfumada que escribe para Clarín


Brasília - Presidente Lula e os presidentes Hu...

Esta es la izquierda que su aroma perdurara por siempre Image via Wikipedia

Fuente: Aníbal Fernández

Susana Viau, ponzoña y pocas ideas

Siempre he sostenido que en nuestra Argentina existe, existió y existirá una Izquierda Perfumada. Sólo que por estos días ha mudado perfume por hedor y asola los espacios mediáticos –de cualquier tamaño- que el poder de la derecha le asigna, como una manada de rumiantes con síndrome de vaca loca.

Uno de esos espacios, abiertos, casi vírgenes, son las páginas en blanco que le ofrece el impresentable de Magnetto y El Monopolio Clarín… capaces de receptar cualquier libelo, siempre y cuando esté dirigido a vilipendiar la memoria de Néstor Kirchner… o la tarea de Cristina al frente de la presidencia…. O la gestión del gobierno. El tema es hacer daño.

El último oprobio fue por cuenta y orden de Susana Viau, fiel exponente de esa izquierda perfumada que reniega de su condición de ex PRT, ex guevarista, ex biógrafa apócrifa, ex especialista en obituarios… Y, naturalmente, escribió desde las páginas del nunca bien ponderado Clarín del pasado domingo, donde si no.

En esa columna, con su otrora prosa filosa y hoy llena de clichés, Viau hace gala de su “enano fascista” (brillante definición de Oriana Fallaci). Habla de la BBC, de la RAI, de la Televisión española… cita al sociólogo italiano Giussepe De Rita, a Umberto Eco, revolea el lugar común sobre el “discurso oficial” y… poco más. “Denuncia” que el Gobierno “mal utiliza” los medios oficiales… la pucha!!!

Se ha quedado sin ideas, Susana.

La presión de explicar lo inexplicable la ha echado hacia lo remanido, a lo trillado… La ha hundido en la necesidad de repetir a sus editores y jefes, a  van der Kooy, a Eduardo Duhalde (porque entre otros trabajos sucios opera de gacetillera de “Negro”)… personajes con los que la veterana Susana Viau no hubiera cruzado un comentario en un cóctel hasta no hace mucho… en realidad, hasta que Jorge Lanata la sacó de Página 12 para llevársela a Crítica, más seducida por la posibilidad de criticar a nuestra Presidenta que por el dinero que le ofrecían.

En fin. Tenemos en claro que aún queda alguna “mano de obra desocupada” de los ochentas que, aunque no muy entrenada en el terrorismo de Estado, está preparada para otro tipo de terrorismo… Y está en oferta…

Bueno, por lo menos Magnetto/Clarín, la han comprado por poca plata.

Y una reflexion sobre la izquierda inconsecuente,la antitesis de su forma de actuar sobre los Derechos Humanos

Ruben Demirjian 04-02-2011 10:40

Como puede ser que esa izquierda tenga miedo de ofender al genocida turco.Es tanto el miedo o el NEGACIONISMO que acompañan,que cuando los veo renegar de este gobierno La manera egosta e individualista en un tema de ESTADO , solo muestran la nula consecuencia con un tema que les queda Grande,los espero un 24 de abril cuando la comunidad armenia marche pidiendo por un millon y medio de almas que nunca supieron (esa izquierda)recor dar y mucho menos pedir justicia

“Movimiento Positivo” Karabaj reclamación mediadores, ‘Acción decisiva “


Fuente: Noticias de Armenia Asbarez

Ereván (RFE / RL) mediadores-Internacional ha pedido una “acción decisiva” para resolver el conflicto de Nagorno-Karabaj, la noche del viernes después de terminar una gira de frescos de Armenia y Azerbaiyán en Bakú conversaciones con el Presidente Ilham Aliyev de Azerbaiyán y otros funcionarios de alto nivel.

En una declaración conjunta, los EE.UU., Rusia y Francia diplomáticos co-preside el Grupo de Minsk de la OSCE dijo que “ha habido una evolución positiva como consecuencia del trabajo que se ha hecho desde octubre de 2010 Cumbre de Astracán” de los armenios de Azerbaiyán y Rusia presidentes.

“En ese contexto, instó a las partes de seguir avanzando para que el proceso de paz para proceder a su siguiente fase”, dijo el comunicado. “Los Co-Presidentes se comprometieron a apoyar a los lados, ya que tomar las decisiones necesarias para alcanzar una solución pacífica.”

“Para promover un clima propicio para la paz, los Copresidentes de nuevo instó a las partes a mostrar moderación, tanto en el suelo y en sus declaraciones públicas”, agregó.

Fuentes oficiales de Azerbaiyán no dio detalles de las conversaciones con los mediadores de visita. El ministro de Defensa de Azerbaiyán Safar Abiyev fue citado sólo por su oficina de prensa diciendo a los mediadores que Bakú está haciendo “preparativos serios para dar de baja ocupación de sus tierras.” La oficina no dio más detalles.

Oficial Ereván fue similar con los labios apretados sobre los resultados de sus conversaciones el miércoles con el presidente Serge Sarkissian y otros dirigentes de Armenia.

Los co-presidentes tenían previsto viajar a Nagorno-Karabaj el jueves. Sin embargo, el viaje fue cancelado en el último momento, aparentemente debido al mal tiempo.

Bernard Fassier, el co-presidente francés, dijo a los periodistas en el aeropuerto de Bakú el jueves que la troika mediadora sigue tratando de obtener la aceptación por ambas partes de “principios básicos” de una solución Karabaj propuesto por él.

La agencia de noticias Itar-Tass cita a embajador de Rusia en la sede de la OSCE en Viena, Anvar Azimov, diciendo que el mismo día en que los mediadores están “sentando las bases adecuadas” para una nueva reunión de los presidentes de Armenia, Azerbaiyán y Rusia. Él no dijo cuándo dicha reunión podría tener lugar.

El presidente de Rusia, Dmitry Medvedev, que ya organizó tres rondas de negociaciones cara a cara entre Aliyev y Sarkisian el año pasado. Ellos no dieron un gran avance.

Ministro de Asuntos Exteriores armenio Edward Nalbandian no mencionó la posibilidad de una nueva cumbre entre Armenia y Azerbaiyán, mientras hablaba en una conferencia de prensa conjunta con su homólogo ucraniano, Konstantin Grishchenko, el viernes. Él volvió a acusar de Bakú que impiden seguir avanzando en el proceso de paz.

Nalbandian también rechazó el último informe del International Crisis Group, la alerta de un riesgo creciente de una nueva guerra entre Armenia y Azerbaiyán por Nagorno. “Diferentes expertos pueden tener opiniones diferentes sobre el mismo tema, que están lejos de la realidad”, dijo.

Nalbandian agregó que los observadores extranjeros deben consultar con los mediadores antes de tratar de “derramar gasolina sobre el fuego.” “Incluso en términos de las evaluaciones de expertos, los pronósticos, uno debe en primer lugar conocer la opinión de los copresidentes del Grupo de Minsk de la OSCE, -dijo-.

El ministro no especificó qué partes concretas del informe que considere inexactos.

“La escalada de los enfrentamientos de primera línea, una carrera de armamentos en espiral, la retórica mordaz y un desglose virtual en las conversaciones de paz aumentar la posibilidad de Armenia y Azerbaiyán se remontan a la guerra de Nagorno-Karabaj”, dice el informe del ICG publicado el martes. Se insta a las partes a aprobar formalmente los principios básicos propuestos, “reducir la retórica beligerante”, y reforzar el alto el fuego en la zona de conflicto.