APARÁN Y ABARÁN TIENEN PUEBLOS VICTORIOSOS


EL ALCALDE DE ABARÁN (ARMENIA) QUIERE ESTRECHAR LAZOS CON LA LOCALIDAD MURCIANA DE ABARÁN


Gor Abrahamyan.

El alcalde de la localidad armenia de Abarán, Gor Abrahamyan, ha
dirigido un escrito en exclusiva para los lectores de Abarán y la Región
de Murcia. A través de la sección Armenia Press, dimos a conocer la
existencia de esta localidad del mismo nombre que nuestro Abarán, en el
corazón del Valle de Ricote. Ahora, Abrahamyan ha expresado su deseo de
estrechar lazos de amistad con la localidad murciana, y propiciar un
hermanamiento. El texto, escrito originalmente en armenio, ha sido
traducido por el coordinador de Armenia Press, Arthur Ghukasian.

Aparán (o Abarán) es una ciudad de la región de Aragatsotn, en la
República de Armenia. Durante la antigüedad  fue el centro
administrativo de la entonces denominada provincia de Nig, y también
residencia oficial de la casa principesca de los Gthunyanc. Fueron estos
los que, en el siglo IV, construyeron la basílica de la Santa Cruz de
Kasagh. El templo sigue aun en pie y ha continuando siendo lugar de
culto hasta la actualidad. Debemos puntualizar que en el pasado, Aparan
recibió sucesivamente los nombres de Kasagh y de Bash Abarán.

alcalde.jpgEs
Ptolemeo el primero en mencionar la existencia de nuestro pueblo ya en
siglo II A.C. denominándolo “Casala”. A lo largo de su existencia Aparán
sufrió numerosas pruebas. La mas dura, la de la invasión turca del año
1918.  Pero su agresión fue detenida por las fuerzas de la milicia
formada por los habitantes de la ciudad, transformando esta en una
aplastante victoria de los lugareños.

Debemos decir, que la batalla de Bash Abarán jugo un papel primordial
para decidir el futuro de Armenia, pues su aportación a la defensa de la
patria y su mantenimiento fue decisivo. En honor a la victoria y en
recuerdo a los mártires caídos en la acción, se construyo un complejo
conmemorativo llamado “Renacimiento” en el año 1979.  Y todo esto solo
con las donaciones y el esfuerzo de los habitantes de la zona.

Dentro del recinto del monumento se encuentra también el panteón de los
valientes hijos del pueblo armenio, incluyendo aquellos que perdieron su
vida en la heroica liberación de Artsaj. Entre los mas destacados
héroes que allí descansan esta el General Dro, comandante en jefe de las
fuerzas armenias durante la batalla de Bash Abarán. En honor de la cual
se celebra, cada 28 de Mayo, la fiesta del renacimiento de la ciudad.

Aparán se encuentra en la zona central de nuestro país, concretamente en
la parte superior de la cuenca del rió Kasaj. Se eleva 2050 ms. sobre
el nivel del mar y la defienden los macizos montañosos de Aragats y
Tsjkunyants.

El invierno es frió (en Enero la temperatura media es de 10º C bajo
cero, pudiendo alcanzar los – 30º C). Sin embargo los veranos son suaves
(la media en Agosto es de 17º C, pudiendo alcanzar los 37º como
máxima). La temporada cálida dura unos 134 días al año. Las
precipitaciones anuales varían entre 550 y 660 mms. El sol brilla
durante casi 300 días y durante los inviernos una gruesa capa de nieve
lo cubre todo, teniendo su grosor un metro de promedio.

El rió Kasaj atraviesa la ciudad y en su parte baja se construyo un
embalse con una superficie de, aproximadamente, 8 kms cuadrados. El
territorio del distrito cubre unas 2816 hectáreas,
unas 435 de las cuales las ocupa la zona urbanizada, siendo su
población de unos 7500 habitantes. También se reparten por el territorio
unas 200 granjas. La mayoría de la población esta compuesta por
armenios que conviven pacíficamente con rusos, griegos y kurdos.

La zona posee fuentes de agua mineral, minas de piedra pomez, canteras y
zonas boscosas. Funcionan cuatro colegios de enseñanza general, un
centro de formación profesional, escuela de arte, dos guarderías
infantiles.  Están en actividad un polideportivo, una Casa de la
Cultura, centros recreativos para niños y jóvenes, una biblioteca,
centro medico, cuatro oficinas de correos, cuatro sucursales bancarias,
así como varios negocios de alimentación tanto públicos como privados.

Tienen su sede aquí todas las instituciones de la administración del
estado. Mantenemos los servicios de agua potable y alcantarillado.
Funcionan bien los medios de transporte que nos enlazan con la capital
del Estado. El 75% de las viviendas disfrutan de servicio de gas.
También funciona un canal de televisión local.

Dentro de una zona boscosa, la zona de Aparán conserva numerosos
monumentos así como parajes muy hermosos que son las bases para el
desarrollo turístico en el futuro. Actualmente, y para fomentar este,
los planes de desarrollo urbano están siendo muy cuidados.

Durante la época soviética, Aparán fue una ciudad industrial que daba
ocupación no solo a los habitantes de esta, sino a los de toda la
región. Actualmente, la mayor parte de nuestra industria ha
desaparecido, aunque se mantiene una mínima actividad de la misma. La
principal causa de la situación la hay que buscar en la ausencia de
mercado para nuestros productos.

Actualmente se mantienen en funcionamiento las fabricas siguientes:

“Nig”: produce mercancías radiotecnias y con un nivel de actividad de un 5% sobre su potencial.
“Empresa quesera”: se dedica a  productos lácteos, funcionando a un 30% 
“Fabrica de confección”. 
“Fabrica de tapices”. 

Todas nuestras empresas tienen un gran potencial para aumentar el
numero de puestos de trabajo, con grandes aptitudes de adaptación para
cambios de su perfil productivo. 

Viviendo bajo condiciones climáticas  complicadas, los habitantes
de la ciudad sufren grandes dificultades para ganarse el pan de cada
día. Dado que faltan los puestos de trabajo en la industria, la gente ha
vuelto a la agricultura, donde el esfuerzo es muy alto y el beneficio
obtenido muy bajo. El 50% de los habitantes de la zona están en paro y
el 20% de las familias cobran subsidios por pobreza. Así, la mayoría de
los habitantes, subsisten  gracias a la agricultura, la ganadería y a
pequeños negocios.  Otra minoría esta empleada en los diferentes
servicios administrativos y sociales. 

Debido al terrible terremoto de diciembre de 1988, las condiciones
de habitabilidad de la ciudad sufrieron terriblemente. Lo mismo les
paso al hotel y a la guardería de Aparán. Las calles están en mal
estado. Falta maquinaria agrícola…. Pero el aparanero no se amilana ante
estas dificultades y con perseverancia y fidelidad, se aplica con
esfuerzo en lograr la urbanización y el confort de la vida cotidiana de
sus vecinos. 

Con el objetivo de mejorar de las condiciones socio-culturales de
la zona y el fomento de todas las actividades económicas de la misma, se
creo el programa de desarrollo socio-económico para la ciudad de Aparán
abarcando el periodo 2009-2012.

Como base de este programa, se esta efectuando una valoración de la
situación social y económica de nuestra comunidad. Se busca conocer el
estado exacto de los problemas existentes, y se va formando un plan de
acción para hacerles frente con  pasos bien pensados en todos los
aspectos: financieros, de funcionamiento y recursos humanos.  Con ello
se espera alcanzar la solución de los actuales problemas llevando a cabo
toda una política estratégica  y con los pasos concretos necesarios.

El actual presupuesto municipal es de unos 120 millones de drams
anuales. De ellos, un 60% los aporta el estado y el 40% restante
proviene de recursos propios.  Ademas se cuenta con otras inversiones
estatales para la solución de problemas concretos no asumibles por la
comuna. 

Siendo personas trabajadoras, gentes hospitalarias,  hombres leales con
su montañoso país, los aparaneros desean de corazón tejer un lazo de
amistad con la Abarán de España. Y mediante la colaboración, hacer mas
profundo este vinculo.

Con mi mas sincero respeto.

Gor Abrahamyan
Alcalde de Aparán.

Interesante
descubrimiento de VMPress y de ese fantástico periodista que es Arthur
Ghukasian. Un hombre inteligente y de gran corazón, que va haciendo
amigos.Escrito por Invitado el 2010-08-01 12:33:54

Estimado
Adrián. Entiendo vuestra intención que quiere ser pionero en este caso.
Pero no es así ¿no?. O sea, que sobre Aparán de Armenia usted mostro
interés después de leer mi articulo en Vega Media Press. Luego ha
escrito a mi compatriotas de España, pidiendo alguna información sobre
el tema, que no conseguía sacar del ordenador. Es muy clara la história:
leí el nomre de la sección en Vega Media Press y quede sorprendido que
en Murcia existe un pueblo que se llama Abarán.U me fijé en esto porque
soy armenio y … conozco mi Aparán. Entonces pensé sobre el
hermanamiento de los dos pueblos y escribí dos articulos. Uno, en
armenio, donde contaba sobre el Abarán de Murcia y uno en castellano,
sobre el Aparán de Armenia. Ha empezado el proceso sobre que usted no
tiene, por supuesto, ninguna información, aunque sigue buscando, porque
se ha informado algo sobre esto en Vega Media Press. Ha escrito, si
recuerda bien, a mi también, queriendo saber más. Todos los mensajes que
ha escrito a la gente de la comunidad armenia de España, reenviarón a
mi. LA INVESTIGACIÓN DE ESTE TEMA ES DEL PERIODISTA ARTHUR GHUKASIAN. Y
EL MEDIO, DONDE SE HABLADO POR PRIMERA VEZ SOBRE EL ASUNTO, ES VEGA
MEDIA PRESS. 
Esto es todo y hay que ver la verdad y la realidad como son. 
Con mi respeto, 
Arthur Ghukasian


Ellos creen que son la tierra


Los dueños de las tierras se identifican con su propiedad privada, y es así en todo, claro, ellos son los que han tenido el poder durante casi toda nuestra historia. Todas las luchas populares de estos doscientos años se libraron contra los intereses que representan Biolcati y su Mesa de Enlace. El discurso de ayer lo consagra también para eso: es el que tiene la estancia más larga.

Gula

FUENTE PAGINA/12

Por Sandra Russo

“Los
gobiernos pasan, son un mero episodio, pero la tierra permanece.” Tal el
sustrato del discurso del liderazgo opositor más consolidado y visible
hasta el momento. El mechón rebelde de Biolcati, que flameaba mientras
al anochecer él leía su pieza oratoria y política, colaboraba en la
pantalla, tan colocada en el primer plano, para ubicarlo en ese papel.
Un papel, según definió, histórico: él, el más poderoso del núcleo duro
opositor, viene a ser el heredero de las otras grandes luchas que libró
la Sociedad Rural Argentina.

¿Qué luchas libró la Sociedad Rural Argentina? Todas y cada una,
contra el pueblo. Todas y cada una, para sí. ¿Cómo llegamos a esta
escena, en la que casi todos los dirigentes políticos opositores se
arrastran a los pies de la gran corporación? Estaban allí, escuchando
los insultos a la política. ¿Qué hacían Duhalde y Chiche escuchando que
los pobres son la basura que genera la política para rejuntar votos, esa
escoria que si es explotada por alguien, es por la política? Digo que
es la clase política que se arrastra a los pies de la corporación,
porque para alinearse ahí hace falta tragarse el sapo completo de la
antipolítica. Ese sujeto histórico que dice representar Biolcati es el
antipolítico por excelencia. Lo único que florece a su alrededor es
servilismo y entrega.

Ese sujeto histórico embrionó en los financistas de la Campaña del
Desierto. El país del que hablan no tiene pasado: lo fundaron ellos
cuando les entregaron las tierras ya liberadas de indios de los que no
hace ni falta acordarse, puesto que confirmó ayer, nosotros bajamos de
los barcos. El embrión de ese país fue un pacto entre ricos y militares.
Fue el Roca militar el primer político que aceptaron. Están
acostumbrados a que les hagan esa clase de favores, y a que los pactos
con los políticos sean de esa especie: con los políticos jugando para
ellos y un territorio inmenso para ser sus dueños.

Los gobiernos pasan, la tierra queda. Ellos creen que son la tierra.
Los dueños de las tierras se identifican con su propiedad privada, y es
así en todo, claro, ellos son los que han tenido el poder durante casi
toda nuestra historia. Todas las luchas populares de estos doscientos
años se libraron contra los intereses que representan Biolcati y su Mesa
de Enlace. El discurso de ayer lo consagra también para eso: es el que
tiene la estancia más larga.

Si la política tiene sentido para millones de argentinos,
ciudadanos, militantes, dirigentes, es precisamente para que gente como
Biolcati tenga menos poder. Ellos no quieren ser sectores que pugnen con
los otros, como en cualquier democracia. Quieren ser lo que han sido
siempre, menos en los gobiernos peronistas: los que tutelan que lo mejor
para todos, ese abstracto invocado por los políticos, siempre sea lo
que les convenga a ellos. No quieren entrar en discusión. Desde el 2008
que se niegan a bajarse del caballo del dueño. No quieren negociar. No
saben ser una parte. Siempre han hablado en nombre de la Patria, incluso
cuando cobijaron a los asesinos o cuando eran amigos de Menem. Todos
pasaron, la tierra queda. La tierra no son ellos, la Patria no son
ellos. Tarde o temprano tendrán que darse cuenta.

Y si se preparan para una más de sus grandes luchas, Biolcati será
el verdadero comandante. Tiene el carácter, la gula y el impudor que
suelen enamorar a la derecha golpista argentina.

de Ruben Demirjian Publicado en Sin categoría

A él le resultaría útil mantener vivo el odio residual.


Un relato sesgado por el interés corporativo

El ruralista afirmó que la Patria alcanzó su esplendor hace cien años, entró en decadencia en la segunda mitad del siglo XX y desbarrancó con el kirchnerismo, al que calificó como “autoritario”, “soberbio”, “egoísta”, “crispado”, “arrogante” y “confrontativo”.


FUENTE PAGINA/12
Por Fernando Krakowiak

El
intelectual marxista Raymond Williams definió la tradición como una
versión del pasado que se pretende conectar con el presente para
condicionar el futuro. El titular de la Sociedad Rural, Hugo Biolcati,
posiblemente no haya leído la frase, pero su discurso de ayer en la
Exposición de Palermo constituye una muestra perfecta de ese ejercicio.
En este caso destinado a mostrar a los “hombres de campo” como los
forjadores de la patria, la cual supuestamente alcanzó su esplendor hace
cien años, entró en decadencia en la segunda mitad del siglo XX y
desbarrancó con el kirchnerismo. “Cada vez que castigamos al campo nos
equivocamos. En el Centenario éramos el granero del mundo y una de las
naciones más prósperas del planeta. En el Bicentenario somos un país
vapuleado por la corrupción, la imprevisión, la exclusión y la pobreza”,
sostuvo. Luego fue más allá y calificó al Gobierno de “autoritario”,
“soberbio”, “egoísta”, “crispado”, “arrogante”, “confrontativo” e
“intemperante”. A su lado, aplaudieron sus compañeros de la Mesa de
Enlace y una pléyade de opositores, donde sobresalieron el jefe de
Gobierno, Mauricio Macri, y el ex presidente Eduardo Duhalde. El
ministro Aníbal Fernández calificó al discurso como “espantoso” y
retrucó que “no hay mayor corrupción que la de la persona que, al ser
beneficiada con rentas extraordinarias, se niega egoístamente a
compartirlas”.

El relato de Biolcati fue la contracara de la selección que realizó
el Gobierno para la película que proyectó sobre la fachada del Cabildo
durante los festejos del Bicentenario. Allí las conquistas sociales del
peronismo tuvieron un lugar destacado. Sin embargo, el discurso del
ruralista pasó por alto esa historia a la que simplemente englobó como
parte de esa segunda mitad del siglo XX que supuestamente marcó el
declive del país. Su recorte destacó a Manuel Belgrano en la “tarea de
promoción de la agricultura, a la que consideraba un pilar del progreso
económico de las naciones”, y al Mariano Moreno que escribió la
Representación de los hacendados y “luchó por la libertad de comercio,
contra los altos gravámenes exigidos por el cabildo virreinal”. Incluso
se comparó con Moreno al decir que 200 años después “estamos luchando
contra otros gravámenes exigidos por otros mandatarios”.

Luego de esa breve mención referida al período de la Revolución de
Mayo, se concentró en el Centenario, la etapa que más le gusta. “En
1919, las exportaciones superaban los mil millones de dólares, récord
recién superado en 1946. El 50 por ciento del comercio exterior de toda
América del Sur era argentino. ¿Dónde equivocamos el camino?, ¿por qué
perdimos el rumbo?”, se preguntó Biolcati. Su historia contrastó un
mundo feliz despojado de conflictos con un presente casi apocalíptico.
“Hace cien años, el debate era si debíamos ser como los grandes países
de Europa o como Estados Unidos. Hoy compartimos con los países más
humildes y castigados de la Tierra los últimos puestos del ranking de
calidad institucional”, remató.

Cualquier desprevenido que ayer escuchó al titular de la Sociedad
Rural podría haber pensado que los historiadores mienten cuando dicen
que la buena performance exportadora de comienzos del siglo XX se
combinó con profundas desigualdades sociales, altos niveles de pobreza y
el fraude como herramienta política sistemática. De hecho, en 1910 se
registró el número más elevado de huelgas y disturbios sociales de la
época, pero Biolcati prefirió obviar esa parte de la historia y
rápidamente se trasladó al presente. Entonces sí habló de la pobreza e
incluso precisó qué porcentaje hay en la actualidad de hogares sin
cloacas, hacinados y ubicados en zonas inundables. Si bien no precisó la
fuente, es muy probable que no haya sido el Indec, pues aseguró que sus
encuestadores son “barrabravas” y sus funcionarios “mitómanos”.

Cuando intentó profundizar en las causas de este “empinado tobogán
por donde se fueron deslizando las expectativas, los sueños y los
proyectos de aquellos que bajaron de los barcos”, le apuntó al Gobierno
con un párrafo de colección que vale citar completo para apreciar la
superpoblación de adjetivos calificativos peyorativos que incluyó: “Sólo
los autoritarios, los soberbios, los egoístas descalifican al otro para
dominar la escena. Es que el egoísmo es pariente cercano de la
ambición, la avaricia y el poder. Esperábamos de las autoridades
nacionales un pequeño gesto en el Bicentenario de la Patria, quizá que
se acercaran hasta aquí. Que comprendieran que la sociedad ya no admite
ese estilo crispado, arrogante y confrontativo. Que abandonen por un
instante el sesgo autoritario, la mirada soberbia y el gesto
intemperante. Hace falta abrir una ventana en esa muralla de
intolerancia”, sostuvo para el regodeo de las plateas, que lo
ovacionaron.

Para reafirmar la idea, luego aseguró que los pobres y excluidos son
“esclavos de territorios electorales que conforman el feudo de una
federación de gobernantes, intendentes, caudillos y punteros políticos
que se hacen fuertes y poderosos a medida que los pobres son cada vez
más pobres y dependientes de sus favores. Le llaman clientelismo, pero
es una humillante manipulación de conciencias”.

La esperanza la depositó en la Mesa de Enlace que él integra. “La
Mesa de Enlace es un ejemplo. Un ejemplo de diálogo que construye y no
descalifica. Un paradigma que debieran imitar nuestros actuales
gobernantes”, sostuvo, aunque parecía estar pensando más en los próximos
que en los actuales ya que su opinión sobre el gobierno actual la cerró
diciendo que “al fin y al cabo son un episodio pasajero de esta
historia de 200 años”.

En esta oportunidad, Biolcati dejó para el final de su discurso los
reclamos sectoriales de coyuntura. Criticó a la Oficina Nacional de
Control Comercial Agropecuario. “Hoy parece que tenemos administradores a
los que parece que les gusta tener a nuestros productores sometidos,
encadenados llenando un montón de formularios. Haciendo cola en los
mostradores de la Oncca”, dijo y pidió que no se insista con una
política agropecuaria que derivó “en la peor cosecha de trigo del último
siglo” y “el incumplimiento de la Cuota Hilton”. También afirmó, en lo
que fue un claro guiño a la Federación Agraria, que “no queremos un
desierto verde de soja que produzca riqueza para pocos. Queremos
agricultura con agricultores”. El federado Eduardo Buzzi festejó la
ocurrencia.

El discurso también fue seguido con atención por el ex presidente
Eduardo Duhalde, la senadora Hilda “Chiche” Duhalde, el jefe de Gobierno
Mauricio Macri, el diputado Francisco de Narváez, y sus otros
compañeros de la Mesa de Enlace: Mario Llambías (Confederaciones
Rurales) y Carlos Garetto (Coninagro), quienes acompañaron con aplausos.
En un lugar destacado también estuvo el secretario general de la Unión
Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores, Gerónimo “Momo”
Venegas, quien tuvo el dudoso privilegio de ser ovacionado por las
plateas donde se ubicaron los patrones de sus representados.

Además dieron el presente los diputados Lidia “Pinky” Satragno
(UCR), Federico Pinedo (PRO), Ricardo Buryaile (UCR), Ricardo Gil
Lavedra (UCR), Jorge Srodek (PRO), Cristián Gribaudo (PRO) y Alfredo
Olmedo (Salta Somos Todos). Este último aportó, como acostumbra, una
nota de color al repartirles gorritas amarillas con su nombre a un par
de camarógrafos que estaban filmando el evento. Del mundo empresario
estuvieron Gregorio Werthein (Grupo Werthein), Cristiano Rattazzi
(Fiat), Jorge Zorreguieta (presidente de la Copal), Héctor Méndez
(titular de la UIA) y Cristian Amuchástegui (presidente de la Bolsa de
Comercio de Rosario).

Una vez que Biolcati terminó de hacer lo suyo, todos se quedaron a
disfrutar de un espectáculo de luces, entonaron el Himno Nacional
haciéndole coro a la cantante Patricia Sosa y vieron pasar a los
ejemplares campeones, como si no hubiera pasado nada.

fkrakowiak@pagina12.com.ar

Como historiador, Biolcati pasaría hambre

FUENTE PAGINA/12

Por Martín Granovsky

El
discurso pronunciado anoche por Luis Biolcati pareció buscar un gran
objetivo: polarizar. De un lado debía quedar el Gobierno, “un feudo, una
federación de gobernantes, intendentes, caudillos y punteros
políticos”. Del otro lado, él mismo. Un dirigente que pudiera articular
el orgullo por la Argentina del primer Centenario, el de 1910, “un
momento colosal”. Que fuese capaz de definir a la Argentina como “este
maravilloso suelo donde se asienta nuestra patria”. Que pudiera decir:
“La tierra, como la patria, permanece”. Que reclamase cloacas y se
quejase del índice de pobreza, pero no sucumbiese a ningún recuerdo
popular, plebeyo o igualitario, lejano o cercano como la Asignación
Universal por Hijo.

Biolcati habló contra la “crispación”. Pero su frase sonó fuera de
foco. Por lo menos desde los festejos del Bicentenario, la táctica del
Gobierno es evitarla. Enfrenta los conflictos sin ataques públicos que
agudicen las situaciones de polarización. Y cuando alguien quiere
acumular poder desde una posición beligerante –por ejemplo una “guerra
de Dios” contra el matrimonio igualitario–, la respuesta suele ser una
construcción transversal sin tono épico, pero con resultados más
eficaces. Así pasó con el voto de diputados y senadores en la ley de
matrimonio sin restricciones.

El propio Bicentenario tuvo el mismo tono. El Gobierno organizó la
fiesta, de Fuerza Bruta a Horacio Salgán, de Agarrate Catalina a Fito
Páez. Sin embargo, en lugar de apropiarse de la buena onda esperó que
ella decantara como un bálsamo sobre la sociedad.

Sobre los temas agrarios el Gobierno ya no emite los mensajes de
2008, los tiempos de la 125, que a veces nombraban a “la oligarquía” sin
segmentar políticamente la realidad.

¿Qué pasó en 2008?

Hipótesis uno: todo sucedió, en la versión conservadora, porque las
retenciones debían ser eliminadas sin vueltas y las fuerzas del mercado,
liberadas de todo límite, llenarían a la Argentina de alimentos y
divisas.

Hipótesis dos: el Gobierno debió defenderse ante un ataque que, si
seguía, domesticaría a la democracia y la dejaría en estado vegetativo.

Hipótesis tres: el Gobierno podría haber resuelto el conflicto
antes, como hizo al fin en Diputados cuando ya había pasado demasiado
tiempo de tensión. La demora exacerbó la rispidez y terminó asustando a
un segmento importante de la clase media que ya venía siendo azuzado
para que se distanciara de los sectores más humildes.

¿Por qué Biolcati busca polarizar hoy? Porque el Gobierno no
polariza y procura no crispar. Porque está bajo discusión pública un
Plan Estratégico Alimentario impulsado por el Ministerio de Agricultura.
Porque en 2007 Cristina Kirchner fue presidenta con el 45 por ciento de
los votos gracias a que hizo la diferencia en dos sectores: el Gran
Buenos Aires y ciudades de entre 50 y 100 mil habitantes. En algunas de
éstas, el voto por Cristina superó el 65 por ciento.

Si en 2008 la simpatía quedó reemplazada por el odio, con miras a
2011 al Gobierno le conviene sustituir odio por simpatía. Y si no, al
menos por cierta indiferencia. El entusiasmo escaso podría convertirse
en votos si la situación económica continúa mejorando y se mantiene el
año próximo. Como suele decir el consultor Enrique Zuleta Puceiro,
“siempre que queden claros el rumbo y el sentido, los ciudadanos votan
con el bolsillo del futuro”.

Biolcati busca ser el arzobispo de la oposición conservadora. A él le resultaría útil mantener vivo el odio residual.

En cualquier caso, si Biolcati dejara la política sería bueno que se
dedicase a lo suyo. Mejor el tambo. Como historiador se moriría de
hambre. Anoche dijo que la Representación de los hacendados escrita por
Mariano Moreno era una pieza “contra los altos gravámenes del Cabildo
virreinal”. Rudimentario, Biolcati. De alcance más amplio, el documento
de Moreno era una proclama contra el monopolio español y el contrabando,
y a favor del intercambio libre con los comerciantes ingleses. El
virrey Baltasar Hidalgo de Cisneros aceptó la posición de Moreno. Así,
paradójicamente, el virrey permitió que se fortalecieran las posiciones
que llevarán a la autonomía en mayo de 1810.

Y ya que Biolcati jugó a los nombres, un divertimento menor que la
Historia, ¿por qué no jugar un ratito? Dijo Biolcati que en mayo de 1810
hubiera estado con Moreno, con Manuel Belgrano y con Hipólito Vieytes.
En el Cabildo Abierto del 22 de mayo, Vieytes votó por el cese de
Cisneros. También lo hizo, entre otros, Cornelio Saavedra, que pidió el
gobierno para el Cabildo hasta que se formase una junta. Y dijo: “No
quede duda de que el pueblo es el que confiere la autoridad o mando”.

La mayoría fue expresando su voto en sintonía con el de Saavedra o
con el mensaje de Pascual Ruiz Huidobro, uno de los que exigieron el
cese del virrey. Hasta que le llegó el turno a un vecino. Dijo, según
consta en las actas del Cabildo, “que no encuentra bastantes datos para
considerar necesaria la remoción del Exmo. Sr. Virrey; pero que para
evitar todo recelo, gobierne con asociación de dos individuos que tenga a
bien nombrar el Exmo. Cabildo”. El autor del voto era comerciante.
¿También contrabandista? Quién sabe. Lo seguro es que le horrorizaba la
autonomía al ilustre vecino don José Martínez de Hoz.

de Ruben Demirjian Publicado en Sin categoría Etiquetado como